Skip to main content

Full text of "La Literatura Espanola Resumen De Historia Critica Tomo IV"

See other formats


g60.9 S26L 

Sal cede 7 E 



La literature, essahola, 

Sp-860.9 S26L v.t 

Salcedo ;/ E.iii-3 

La lit.erata-a esparlola, 



66-21108 




UDLIU UBflAMY 




D 0! 



La Literatura Espanola 

iesiimen de Historia Crifica 
(Segunda edicidn) 



ANGEL SALCEDO Ruiz 

DE LA REAL ACADEMIA DE CIENCIAS MORALES Y POLITICAS 



RESUMEN DE HISTORIA 
= c=c= CRfTICA =1==. 

Segunda edicion refundida y muy aumentada. = Ilustrada con 

profusion de retratos y de reproducciones de documentos, 

monumentos, etc., etc. 



TOMO IV 

NUESTROS DfAS 




CASA EDITORIAL CALLEJA. MADRID 

MCMXVII 



ES PROPIEDAD 

Reservados todos los derechos 

literarios y artfsticos para todos 

los paises. 

Copyright 1917 by 

Casa Editorial Calleja 



TIPOGRAFIA ARTfSTlCA. - Cervantes, 28. - MADRID 






n I. ~ 





<Qtfe cfo&e ser enfendido por Literatura con- 
fcmporanea. Propenden algunos a fijar el co- 
mienzo del periodo contemporaneo en nuestra Historia 
literaria coincidiendo con el de la tendencia o escuela 
denominada modernlsta, o, como dicen otros, de la ge- 
neration de 1898. Mas atras, todo es pasado y antiguo. 
A lo sumo transigen con que, a titulo de precursores, se de hospitalidad 
en el cuadro contemporaneo a ciertos escritores, v. gr., Larra, en que 
reconocen los modernistas con mas o rnenos fundamento algo de su sen- 
tido de la vida y del arte, y, mas especialmente, su concepto del patriotismo. 
Si adoptasemos este criterio, el tomo IV de nuestro Resumen de His- 
toria Critica podria ser un libro semejante a la Galena de la Literatura 
Espanola, de D. Antonio Ferrer del Rio, escrita para servir de introduccion 
o preambulo biografico-critico a un album o breve antologia de los Htera- 






iowy&ttift 

(1) 1. Que debe ser entendido por Literatura contempordnea. 2. A) Menos- 
precio de algunos escritores por la Literatura contempordnea anterior al moder- 
nismo (Los viejos y losjduenes). B) Causa fundamental de este menosprecio. La revi- 
si6n de ualores de Nietzsche. El inualor de Espdna. C) El invalor de la Literatura 
espanola contempordnea. D) Nuestra oposicidn a esta tendencid pesimista. E) in- 
consistencia de la critica negatiua y demoledora. 3. Dificultades para escribir 
imparcialmente de Lileratura contempordnea: A) Las inepcias ajenas y las propias 
del escritor. B) La vanidad de los literatos. C) Las diferencias religiosas y politicas. 
4. Influencia de las Literaturas extranjeras, y especialmente de la francesa, en la 
espaHola contempordnea. 5. Cardcter de esta influencia en America Espanola: 
A) Opinidn de Anibal Latino y Don Manuel Ugarte. B) Examen critico de estas opi- 
niones. 6. Oposicidn castiza a la influencia extranjera. 



6621108 



SAiCEDO-LA LITERATURA ESPANOLA * TOMO IV 




T> E 
documentos autenticos. 




MADRID. 

PANTAUEON AZNA& 



Vida del Dr. Benjamin Franklin. Madrid, 1798. 
Portada. 

Caballero (D. Fermin). Ex libris usado en la 
primera mitad del siglo XIX 



tos biograiiados (1), o a Los Con- 
tempordneos, de D. Andres Gon- 
zalez Blanco (2); pero no seria 
una historia organica, comple- 
mento de la contenida en los to- 
mos anterlores: no fuera historia, 
porque esta es relato de hechos 
pasados, y lo que va o esta pa- 
sando es actualidad, argumento 
propio de la cronica periodfstica 
y no de la historia; y no seria 
organica porque las mas actuales 
manifestaciones literarias a que 
puede alcanzar un tratado histo- 
rico, cual el presente, estan enla- 
zadas organicamente con las que 
les precedieron, y asl la Condesa 
de Pardo Bazan ha podido defi- 
nir el modernismo como un cm- 
zamiento del naturalismo con el 
ideal romantico, y esta misma 
sabia mujer, recientemente nom- 
brada profesora de Literaturas 
neo-latinas modernas en la Uni- 
versidad Central, empieza con El 
Romanticismo su estudio de La 
Literatura francesa moderna (3). 
Igual debemos hacer nosotros 



(1) Segiin declara su autor en la misma obra, la escribio en dos meses. El P. Blanco Garcia (La Lite- 
ratura Espafiola en el sigh XIX. Tomo I. Prdlogo. XII) la califica de "serie inconexa de apuntes hiogrd- 
"ficos, con algunas noticias de las obras de cada autor . . . ligerisimo trabajo en el que Ferrer del Rio 
*solo tratd de cumplir un compromiso apremiante". Es juicio demasiado severe. Estas biografias, o sem- 
blanzas literarias que diriamos hoy, tienen, ademas del merito de estar bien escritas, el valor de documen- 
tos histdricos contempordneos, ya que Ferrer del Rio era aniigo y compafiero en letras de todos los poetas 
y escritores de que traz6 las semblanzas. tJnicamente Larra y Espronceda habian muerto cuando Ferrer, 
intimo de toda su generacidn literaria, escribio el libro. 

(2) Los Contempordneos^ Apuntes para una historia de la Literatura hispano-americana a 
principios del sigla XX. Paris. Gamier Hermanos, libreros^editores. Rue des Saints-Peres, 6. Primera 
serie, 1906; segunda, 1908; tercera, MCMX. Otros estudios de la misma indole del Sr. Gonzalez Blanco: Salva- 
dor Rueda y Ruben Dario, Ruben Dario, Campoamor, Trueba, etc., que se citaran en sus correspondientes 
lugares. 

(3) La Literatura Francesa Moderna, ires volumenes. El Romanticismo, La Transicidn y El Natu- 
ralismo (voliimenes 37, 39 y 41 de Obras completas. Renacimiento, Sociedad anonima, Madrid). 



- PRELIMINAR 



tratando de nuestras Letras contem- 
poraneas, y para comenzar por el 
Romanticismo espanol, acomodan- 
dose, segiin el plan seguido en esta 
obra, a las epocas de la historia 
polltica, la fecha divisoria obligada 
es la de la muerte de Fernando VII, 
conque acabo virtualmente el anti- 
guo regimen y empezo el nuevo en 
Espafia. 




Condesa de Pardo Bazan. 



2. A) Menosprecio de al- 
gunos escrifores por la Lite- 

ratura contemporanea anterior al modernismo (Los viejosy 
los jovenes). B) Causa fundamental de este menosprecio. 
La revision de valores de Nietzsche. El invalor de Espafia. 

C) El invalor de la Literatura espanola contemporanea. 

D) Nuestra oposicion a esta tendencia pesimista. E) Incon- 




Madrid. Universidad Central. 



(Fot "Nuevo Mundo".) 



SALCEDOjJLAJLITERAT^ 

sisfencla de la crftica negativa y demoledora. A) Para pro- 
ceder de este modo hay razon de mayor transcendencia. No es puramente 
por prurito' de actualidad el emp.eiio de prescindir de los poetas y prosistas 
anteriores al siglo xx, o al ultimo decenio del xix, en el cuadro de la Lite- 
ratura contemporanea, sino por considerarlos, salvo rarisimas excepclones, 




Madrid. Paraninfo de la Universidad Central. 



/"of. Lacoste. 



indignos.de figurar en el, creyendo algunos que hasta el advenimiento del 
modernismo no se ha escrito en Espana cosa que valga la pena. 

"En la casa de locos de Sevilla cuenta D. Narciso Alonso Cortes, 
"estaba un hombre que di6 en el mas gracioso disparate. . . Habla nacido 
"en 1861, y sostenia que solamente los que, como el, habian venido al 
"mundo en aquella epoca, eran hombres hermosos y gallardos, y todos los 
"demas unos tristes engendros de fealdad y rareza. Se hablaba de una per- 
tt sona cualquiera, y lo primero que hacla nuestro loco era pregimtar el ano 
a de su nacimiento. Si le decian que el de 1861, se deshacia en elogios de 
*su apostura y gentileza; si le indicaban otrafecha, desatiLbase en insultos 
"y ofensas contra el aludido, a quien desde luego diputaba tan horrible 



- PRELIMINAK 



"como Picio" (1). Achaque de mozos suele ser conslderarse superiores a 
los viejos de su oficio, asi como de viejos menospreciar a los jovenes; pero 
aunque siempre haya ocurrido esto en el arte y en las letras, como en todas 
las esferas de la vida,nunca quizas la oposicion de los nuevos a los antiguos 
ha llegado a los extremes de ahora. El canclller Ayala, ultimo de los poe- 
las del mesfer de clerecia, gozo en su ancianidad gloriosa del afectuoso 
respeto de la nueva generation trovadoresca; los j6venes que seguian esta 
iendencia, considerabanle como un maestro, a quien consultaban y nom- 
braban arbitro en sus disputas, aunque sin imi- 
tarle (2). A los toscanistas del siglo xvi no se 
ocurri6 nunca negar el merito de Juan de 
Mena, y los romanticos del xix tuvieron en 
mucho siempre a Quintana y a Gallego. 

B) El despectivo encono de los modernis- 
las. con sus predecesores, explicase, sin em- 
bargo, por una idea prejuicio a nuestro en- 
lender . , de escuela. Federico Nietzsche (3) 
preconizo la doctrina de que el hombre no 
nace para pensar ni para deleitarse con la be- 
lleza, sino para vivir, y que la vida es accion 
y la accion voluntad; cuanto estimula la volun- 
lad humana, es bueno o tiene un valor positive; 
lo que atrofia o enerva la voluntad es malo, 
no tiene valor, o, mejor dicho, tiene invalor (lo 
contrario.de valor). De aqui la necesidad de re* 
visar todos los ualores admitidos para desechar 

los que no son tales, sino invalores, y quedarse solo con los legitimos o 
estimulantes de la accion o vida. 

Aplicando esta teoria, los intelectuales espaiioles se ban encontrado 
con la ingrata sorpresa de que Espana no ha valido ni vale un pitoche. Don 
Jose Ortega Gasset lo explica perfectamente en subello libro Meditaciones 
del Quijote: "La realidad tradicional en Espana ha consistido en el aniqui- 
"lamiento progresivo de la posibilidad Espana. No, no podemos seguir la 
/f tradicion. . . Tenemos que ir contra la tradicion, mas alia de la tradicion. 
* De entre los escombros tradicionales nos urge salvar la primaria substancia 
<( de la raza, el modulo hispanico, aquel simple temblor espanol ante el 




fose Ortega Gasset. 

(1883) 



(1) "Narciso Alonso .Cortes. Viejo y nuevo. Articulos varios. Valladolid, 1916". Articulo Manias. 

(2) V6asetomol,pdg.293. 

(3) Filosofo aleman, llamado el ultimo de los filosofos alemanes. Nacid en Roecken (1844). Muno 
loco, despues de muchos anos de locura, en 1900. 



SALCEDOIA LITEMTUM&PAftLA - TOMO IV 



"caos. Lo que suele Ilamarse Espafia no es eso, sino justamente el fracaso 
"de eso. En un grande, doloroso tncendlo, habriamos de quemar la Inerte 
"apariencia tradicional, la Espafia que ha sido, y luego, entre las cenizas 
"Men cribadas, hallariamos como una gama iridiscente, la Espana que 
"pudo ser. ft (Pag. 133). 

Presentase y explaya este concepto fundamental de Espafia y de los 
espanoles en otros mucfaos lugares de la misma obrita. "Los espanoles 
ofrecemos a la vida un corazon blindado de rencor, y las cosas, rebotando 
en el, son despedldas craelmente." (Pag. 19). "De esta suerte se ha con- 
vertido para el espaiiol el universe en una cosa rigida, seca, sordida y de- 
sierta. Y cruzan nuestras almas por la vida, haciendole una agria mueca, 
suspicaces y fugitivas como largos canes hambrientos." (Pag. 17). "Dice 
Kant que Espana es tierra de los antepasados. iTierra de los antepasados!. . . 
Por lo tanto, no nuestra, no libre y propiedad de los espanoles actuales. 
Los que antes pasaron siguen gobernandonos, y foraian una oligarquia de 
la muerte que nos oprime. Sabelo dice el criado en las Cceforas , los 
muertos matan a los vivos." (Pag. 49). "Cuando se reiinen, sensibilizados 
por la miseria ideal de su pasado, la sordidez de su presente y la acre hos- 
tilidad de su porvenir. . ." (Pag. 55). "... ha sido la caracteristica de nues- 
tro pueblo haber brillado mas como esforzado que como inteligente". 
"Hombre sin edad ni historia, Goya representa como acaso Espana 7 
la cultura salvaje, la cultura sin ayer, sin progresion, sin seguridad. . ." 
(Pag. 118). "iCuan dificil no sera encontrar una gota de pura sangre hele- 
nica? Pues bien, yo creo que es mucho mas diiicil encontrar ni hoy ni en 
otro tiempo verdaderos espanoles. De ninguna especie existen acaso ejem- 
plares menosnumerosos." (Pag. 131). 

Siendo asi Espana y los espanoles, no hay que maravillarse de nues- 
tra penuria en hombres de verdadero merito. El Sr. Ortega Gasset declara 
que no se hallan, alo largo de nuestra historia, sino "media docena de 
lug;ares en que la pobre viscera cordial de la raza de puros intensos lati- 
dos." (Pag. 134). Uno de esa media docena es Cervantes. Y aunqueno se- 
iiala categ6ricamente a los otros, parece indicar cuatro de ellos, al decir 
que a las Meditaciones del Quijote seguiran otros ensayos sobre Pio Baro- 
ja, Azorin, Lope de Vega y Larra." "El estilo de Baroja dice Azorin 
"puede parangonarse con el de Cervantes en el Quijote" (1). A su vez 
Azorin segiin Pio Baroja "ha conseguido llevar el idioma a ese punto 
"en que lo viejo y lo nuevo se encuentran, dando caracter de actual a la 
"tradicion y al porvenir. Su prosa es la mds clara, la mds lucida, la" mds 



(1) Lectaras Espanolas, pg. 187. 

10 



- PRELIMINAR 



" flexible de los escritores contemporaneos; ha hecho de un instramento 
"decorative y tosco un instramento de precision" (1). 

Don Pio Baroja es mas severo con los clasicos espanoles que el seiior 
Ortega Gasset, el cual excepttia siquiera de su condenacion a Cervantes, y 
parece anunciar el indulto de Lope de Vega. 

^Corno siente Baroja escribe Azorin los clasicos? ^Cual es la ac- 
titud de Baroja ante los clasicos? Pio 
Baroja es casi en absoluto indiferente 
a los clasicos esparioles. Espanoles 
nada mas? Espanoles. . . y extran- 
jeros. Su obra total, la orientacion 
y la polarization de su obra total, 
son completamente modernas. Pero, 
adernas, aca y alia podemos en~ 
contrar alguna confesion explicita 
de Baroja respecto a los clasicos. 
Por ejemplo, en El mayorazgo de 
Labraz. Al final del prologo de esta 
novela, un ingles fantastico que 
vive en una vieja ciudad espanola 
brinda por Velazquez, en compa- 
nia de Baroja. "jBrindemos aho- 
ra exclama por aquel gran ca- 
ballero, por aquel gran samiota, 

pintor unico, que se llama D. Diego Velazquez de Silva!" El autor 
afiade: "Concluimos la ultima botella con este brindis, y el ingles me 
dijo en confianza que la literatura espanola le parecla despreciable. 

Pero Cervantes. . . 

" jPesch! 

" Quevedo. .. 

iPesch! Entre los escritores espanoles, los unicos que me gustan 
son el autor de La Celestina, el hidalgo de la Oda a su padre y aquel cle- 
rigo que cuenta que llego a un prado 




Pio Baroja. 

(1872) 



Verde e bien sencielo, .de flores bien poblado, 
logar cobdiciodero para ome cansado. 



(1) Fiesta de Aranjuez en honor de Azorin, pag. 30. 



11 



- TOMO IV 



" Pero no nos precipitemos: no juzguemos segiin estas palabras de 
1902 a Baroja leyendo La Celestina o los poemas de Berceo. Doce afios 
mas tarde, en 1914, Baroja, en el prologo de la ediclon Nelson de La dama ' 
errante, declaraque los clasicos espafioles y franceses no le dicen nada, y 
solo hace una excepcion, Una excepcion en favor de un escrltor antiguo 
que parece en absolute de hoy: un escritor antiguo que es moderao, mo- 
deraisiino, inactual, y que tiene nuestra sensibilidad. Baroja hace una ex- 
cepcion en favor de Moliere. 

"El teatro clasico castellano, para Baroja, no tiene ningiin interes; par- 
ticipamos enteramente de las ideas de Baroja en este punto" (1). 

C) Claro es que la Literatura contemporanea, anterior a intelectuales 
y modernistas, no sale mejor librada que la 
clasica. Oigamos a D. PIo Baroja: 

"Para usted Zumalacarregui o Zurbano 
"son mas grandes que Castelar y Salmeron? 

a [Ah! Claro; no tiene duda; Del si-. 
"glo xix espaiiol hemos olvidado los heroes, y 
"no nos acordamos mas que de los histriones 
"de la misera Restauracion. 




Caspar Niifiez de Arce. 

(1834-1904) 



* De manera que Canovas, Ruiz Zo~ 
"nilla, Martos, Moreno Nieto, Montero Rios, 
"Maura. . . 

" A mi me parece gente mediocre. Abo- 
"gados, charlatanes. Grandes hombres para 
un pueblo ramplon y decaido. Homfyres ges- 
ticuladores, "buenos para tener estatuas de 
Querol y de Benlliure. 
" ^Estos escultores tambien le parecen a usted malos? 

* i Malos!, no. Vulgares, sin espiritu. 

" ^Y el teatro espanol del siglo xix tampoco valdri gran cosa? 

* A mi no me interesa. 
" ^Yellibro? 

" El libro poco mas o menos lo mismo que el teatro. 

" As! que, segiin usted, aqui todo es pequeno, y unicamente los 
albprotadores, los sanguinarios, los turbulentos, los Aviranetas, son los 
grandes? 

" Eso es." 



(1) Articulo en el A B C (7 Julio 1914). 



12 



- PRELIMINAR 




Ramdn de Campoamor. 

(1817-1901) 



Y en este mismo lugar dice que "era el 

"gran tiempo en que el flatulento Niifiez de 

"Arce escribla versos y Campoamor hacla ale- 

"luyas con su "ingenio de notario" (1). 

Igual idea expone el Sr. Ortega. Durante 

los primeros cincuenta afios del siglo xix no 

tuvieron los espanoles complejidad, reflexion, 

plenitud de intelecto; pero si coraje, esfuerzo, 

dinamismo. "Si se quemaran los discursos y 

"los libros compuestos en ese medio siglo y 

"fueran sustituidos por las biografias de sus 

"autores, saldriamos ganando ciento por uno. 

"Riego y Narvaez, por ejemplo, son como 

"pensadores jla verdad! un par de desventu- 

"ras; pero son, como seres vivos, dos altas lla- 

"maradas de esfuerzo". "Hacia 1854 que es donde en lo soterrano se 

"inicia la Restauracion , se apagan sobre este haz triste de Espana los 

"esplendores de aquel incendio de energias", esto es, acaban la action 

"o el dinamismo, y nada queda." "Cuando nuestra nacion deja de ser 

"dinamica, cae de golpe en un hondisimo letargo y no ejerce mas fun- 

"cion vital que la de sonar que vive." 

Sonar que vivimos es nuestra ocupacion desde que murieron los hom- 

bres dinamicos como Riego y Narvaez. La Restauracion ha sido "un pano- 

"rama de fantasmas, y Canovas el gran empresario de la fantasmagorla." 
"Perdiose en la Restauracion la sensibilidad para todo lo verdadera- 
"mente fuerte, excelso, plenario y profundo. 
"Se emboto el organo encargado de temblar 
"ante la genialidad transeunte.Fue, como Nietz- 
"sche diria, una etapa de perversion en los 
"instintos valoradores. Lo grande no se sentia 
"como grande; lo puro no sobrecogia los co- 
"razones; la calidad de perfection y excelsitud 
"era invisible para aquellos hombres, como un 
"rayo ultravioleta. Y fatalmente lo mediocre y 




Juan Valera. 

(1824-1905) 



(1) Ntimero 2 del semanario Espana. Contra este artfculo es 
el citado Manias, de D. Narciso Alonso Cortes, el cual concluye: 
"Yo no se por que sospecho que nuestros nietos preferiran las ale- 
"luyas de Campoamor a las hazafias de D. Fausto Bengoa, a las 
"memorias noveladas de Avinareta que mas aut6nticamente po- 
"dran leer en la edicion de D. Luis Garcia Pimentel (Mexico) , y a 
"los dialogos de Mariano con "Agueda de Aizgorri". 



13 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 



y/^2 

*t fo? 







C/&L 








Firmas autdgrafas de D. Aureliano F. Guerra y Orbe, D. Manuel Tatnayo y Baus 
y D. Juan Valera. 



14 



/ ~ PREUMINAR 

"liviano parecio aumentar en densidad. Las motas se hincharon como ce- 
"rros, y Nunez de Arce parecio un poeta." 

"Estiidiese la crltica Hteraria de la epoca; lease con detention a Me- 
"nendez Pelayo, a Valera, y se advertira esta falta de perspectiva. De buena 
41 fe aquellos hombres aplaudian la mediocridad porque no tuvieron la 
"experiencia de lo prof undo " (1). 

D) Opuestos per diametrum a esta tendencia, creemos sincera y pro- 
f undamente en la realidad y grandeza de Espafia, en el valor de su raza, en 
su gloriosa historia, en la alteza de sus destines, en la originalidad de su 
caracter national, en el merito de sus grandes hombres, en su pasado, en 
su presente y en su porvenir. Y creemos que 
la Literatura Espanola, desde sus comienzos 
en la edad media hasta el momento actual, 
es una de las mas energicas, esplendidas y 
be! las manifestaciones del genio espanol, 
digna de ser conocida y admirada, no solo 
por nosotros y por ser la nuestra, sino por 
todos los hombres cultos, en atencion a ser 
una de las mas copiosas, originales, fuertes 
y sugestivas que forman el conjunto de la 
Literatura universal. 

Lo cual no se opone a que tambien 

creamos en la necesidad de mejorar y co- jose Martinez RUIZ (Azorin). 

rregir mucho en Espana, y aun de imitar deli- (ISTSJ 

beradamente a los extranjeros en lo que nos 
aventajan y saben hacer mejor que nosotros, 

y en la justicia de censurar no poco en nuestra Literatura antigua y moder- 
na. Reconocemos la buena intention initial de los que acremente denostan 
a la patria y divulgan sus defectos, o los que a ellos se figuran tales, con 
el proposito de sacudir la pereza de los ociosos, despertar a. los dormidos e 
interesar a los indiferentes; pero conviene moderar el impetu de los que, 
arrastrados por la vehemencia del caracter que es uno de nuestros mayores 
y menos disimulables defectos, se pasan de la raya en este punto y llegan 
a extremes de notoria injusticia y contraproducentes al buen fin que, segun 
ellos, se proponen; esas estridencias sin ningiin fundamento ni pretexto 
razonable, injuriosas y calumniosas, hijas del mal humor si no es que me- 
recen el calificativo de flatulentas, tan desconsideradamente aplicado a 




(1) MedUaciones del Quijote, pdginas 84 y siguientes. Algunas de estas ideas habialas ya expuesfo 
su autor en Vieja y nueva polttica. 

15 



SALCEDO "LA L1TERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 




Nunez de Arce, no son estimulantes de la 
energia, sino todo lo contrario: desaniman y 
aplanan. 

E) La inconsistencia y futilidad de esa 
critica ierozmente negativa, y su intima re- 
lation con las cuestiones extraliterarias de 
orden religioso, social y politico, acreditase 
con multiples ejemplos. A quien combatie- 
ron los intelectuales y modern istas con mas 
sana que a Echegaray como autor dramati- 
co? e,A quien ensalzaron con mayor entu- 
siasmo, y por el mismo concepto que a Be- 
jose Echegaray. navente? Vease lo que ahora escribe Azorin: 

(1833-1916) " 

"ABUNDIO. Benavente comenzo sien- 
"do el inspirador de un grupo de escritores 

"independientes: era esto alia por 1892. Pero a poco fue adquiriendo 
"prestigio, fuerza. Se inicio entonccs la reaccion, que Ileg6 a su cul- 
"menalgunos anos mas tarde, en 1905. Pues bien; uno de los factores 
"en el suceso prospero del teatro benaventino 
a fu6 este de que encarnaba otra cosa "distinta 
"de Echegaray." 

"DALMACio. Diga usted "contra" Eche- 
"garay. Habia en Benavente una finura, una 
"delicadeza, en suma y sobre todo, una obser- 
"vacion de la realidad que no habia en Eche- 
"garay. Y luego el procedimiento tecnico nos 
"parecianuevo, inaudito. 

" ABUNDIO. Pero ahora se reconoce que 
"en Echegaray habia algo que no hay en Bena- 
"vente: la fuerza arrolladora, el vigor tragico, la 
tt emocion. Action y reaccion: solo el tiempo se 
*encarga detraer ecuanimidad a la critica. Pero 
"llevabamos entonces veinte anos de domina- 

* cion del teatro de Echegaray y sentimos verda- 
"deras ansias para ver, experimentar otra cosa. 

"DALMACIO. Vengamos al momento presente. Lo curioso es ver.de 
"que manera la trayectoria recorrida por Benavente es an^loga a la seguida 

* por Echegaray. ^Se acuerda usted? 

"ABUNDIO. Echegaray comenzo siendo el dramaturge de los libera- 




Jacinto Benavente. 

(1866) 



16 




/ - PRELIM IMAR 

"les. Los conservadores proiestaban y lo combatlan. Echegaray en 1890 
"representaba la rebeldia y la innovation. Quince aiios mas tarde, en 1905, 
"Echegaray es defendido por los conservadores de los ataques de los escri- 
"tores independientes y liberales. En 1900, Benavente interpretaba las 
"aspiraciones de la literatura joven y rebelde; 
"en 1916, esas mismas literaturas, esos mismos 
"literates, protestan ardorosamente de la litera- 
"tura benaventina. 

"DALMACIO. jPero es que Benavente se 
"ha hecho ultraconservador! 

"ABUNDIO. jPero es que no solo se re- 
"chazan sus ideas, sino sus procedimientos tec- 
"nicos! Vea usted lo que se ha dicho de sus 
"ultimas obras. . . 

"DALMACIO. No he visto las obras de 
"Benavente; las he leido. Yo no se lo que pa- 

"Sara SObre las tablas; pero 10 que a mi no Marcelino Menendez y Pelayo. 

"me place es cierta manera de hablar "poetica (i856-i9i2> 

"elocuente" de los personajes benaventinos. 

"Esa retorica no es de mi predilection. El autor 

"podra hacer lo que quiera, echar por el camino que le plazca: yo no le 

" discuto ahora sus tendencias. A mi lo que me interesa es que en la obra 

"artistica haya verdad, observation, sinceridad. 

"ABUNDIO. En resumen: la pasion politica es el peor cristal para 
" mirar a traves de el una obra de arte. No le extraiie a Benavente la hos- 
"tilidad movida ahora contra el: el arte dramatico es arte de multitudes y 
"de lucha. Pasaran los aiios y su teatro sera juzgado con entera imparcia- 
*'lidad: la imparcialidad con que ahora comenzamos ya a hablar de Eche- 
"garay (1). 

Con esa imparcialidad quisieramos nosotros escribir este libro. 

3. Dificultades para escribir imparcialmente de Litera- 
tura contemporanea: A) Las inepcias ajenas y las prop/as 
del escrifor. B) La van id ad de los literates. C) Las diferen- 
cias religiosas y polfticas. A) Imparcialidad que no es, cierta- 
mente, facil de alcanzar, sobre todo cuando se trata de literates que viven 



(1) La Vanguardia, de Barcelona, 15 Junio 1916. En dos articulos de A B C (Octubre-1916) dice Azo- 
rin, que hay que rectificar tambien la critica modernista sobre Castelar. 

17 

SALCEDO. Ia Literatura Esnanola. -Tomo IV. 2 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 



todavia. Menendez Pelayo nunca quiso escribir de los autores que aiin f ueran 
de este mundo. "En el trato sereno de los muertos decia me re f agio hu- 
yendo de las Inepcias de los uivos." Aun de sus propias inepcias quien 

no las padece? ha de precaverse quien trate de 
juzgar a los que conviven con el. Las dulces im- 
posiciones de la amistad, el justo aprecio profe- 
sado a personas que lo merecen en esferas dis- 
tintas de la literaria, aunque carezcan en esta 
de todo titulo a la estimation, o el no menos 
justo desvio, y aun a veces repugnancia, que nos 
inspiran los canallas y sinvergiienzas, o los pre- 
sumidos, y, en general, los que por cualquier 
motivo nos son antipaticos, o los que nos han 
censurado, a nuestro entender, con acritud y sin 
fundamento, son otras tantas causas, no ya de 
callar lo que sentimos y hasta de decir lo que no 
sentimos, sino de extraviar el propio juiclo. Esti- 
mamos a los que amamos, y no queremos a los 
que nos aborrecen, y todavi^ menos a los que nos 
desprecian. iQue dificultad en admitir sincera- 

mente que quien nos elogia es un necio, y el que nos censura un sabio! Y 
aunque os sobrepongais a vosotros mismos, ^como serdn recibidos vues- 
tros aplausos y censuras? 

B) Cuentan de D, Manuel Fernandez y Gonzalez que despotricaba un 
dla contra cierto literato negandole todo merito, y como uno de los que le 
oian, le interrumpiese diciendo: pues no se } D. Mqnuel, como habla usted 
asi, pues Fulano dice de usted que es el primer nouelista contempordneo, 
contesto el: to que es talento, no le he negadoyo nunca. Hablaba sincera- 
mente, porque era un ingenuo de la vanidad. Merecio que Marcos Zapata 
le compusiese este burlesco epitafio: 




Manuel Ferndndez y Gonzdlez. 

(1850-1888) 



En esta fosa cristiana 
reposa el mayor portento 
de inspiration, de talento 
y de vanidad humana. 



Se publicaba en el folletin de La Discusion, periodico dem6crata 
dirigido por D. Nicolas Maria Rivero, una de sus novelas, y por exceso de 
original o exigencias del ajuste dejo de salir algunos dias. Fernandez y Gon- 
zalez fuese a la redaction, y no habiendo hallado a D. Nicolds, le dej6 este 



18 



/ - PRELIMINAR 

recado: Decid al director que hace dos dias no da mi folletin, j esto es dejar 
a Madrid sin pan. Decia yo soy D. Manuel Fernandez y Gonzalez con la 
misma soberana posesion de si mismo que el Cid yo soy Rodrlgo el de Vi- 
uar, y tan alta era la Idea que tenia de su persona como despectiva la que 
lormaba de los demas. De D. Jose Zorrilla, por ejemplo, escribio en su ho- 
jita: El diablo con antiparras: 



En el lirico tono es medianejo 
y a veces al sublime se levanta; 
suele imitar al cisne y al vencejo, 
si rudo silba o apacible canta. 
De soberbia no cabe en el pellejo 
y de su misma gloria tal se espanta, 
que en su delirio loco exclamo un dia: 
Nadie pase ante mi; la tierra es mia (1) 



Fernandez y Gonzalez era un caso tipico de ingenuidad que, por lo 
descaradamente infantil, hace gracia; pero no lo fue entre la gente de le- 
tras de soberbia, pues tal achaque es comunisimo en la republicaliteraria, 
y as! como se ha dicho que es valiente el que sabe 
disimular el miedo, de los literates en general 
puede afirmarse que son modestos los que acier- 
tan a disimular su propia petulancia. Decir a un 
literato que escribe mal, es como decir a una mu- 
jer que es fea. jAgravios que no se perdonan! Po~ 
ned a un escritor en los cuernos de la luna, ensal- 
zad sus cualidades; pero notadle un defectillo: cree- 
ra que el defectillo advertido es precisamente una 
de sus mas singulares y excelsas prendas, y os 
reputara un zote metido a critico, sin discerni- 
mien to ni juicio, que da palos de ciego para reves- 
tir sus tonterias con apariencias de critica impar- 
cial y desapasionada. 

C) Todavia dimanan otras dificultades para 
este oficio de critico contemporaneo de las diferen- 
cias religiosas y politicas que, desgraciadamente 
separan a los hombres. El insigne ascetico ingles P. Faber aborrecia a Mil- 




Jose Zorrilla. 

(1817-1893) 



(1) Juan Lopez Nunez: Triunf antes y oloidados. Madrid, Renacimiento, 1916. Articulo en El Liberal 
(11 Agosto 1914): Capitulo de anecdotas. 



19 



SALCEDO* LA^LITERATURA^ESPANO^ 

ton por considerarlo enemigo de nuestro Senor Jesucristo, y no podia su~ 
Mr que se le alabase ni como poeta. Don Felix Sarda y Salvany ha siste- 
matizado este sentimiento, elevando a regla de criterio para los catolicos el 
no ensalzar a ningun literato, por eximio que sea en el arte, si es adversa- 
rio de la verdadera religion (1), para no contribuir al acrecentamiento de 
prestigios funestos. Claro que no es esta ensenanza de la Iglesia, y que lo 
que mejor se aviene con el espiritu catolico es la justicia, o sea el dar a 
cada uno lo suyo independientemente de sus ideas, o del uso bueno o 
malo que haga de sus talentos, siendo la unica manera digna y eficaz de 
sostener y propagar la verdad el uso de la verdad misma. Nuestro Senor 
Jesucristo no quiere ser defendido con habilidades diplomaticas, en el fon- 
do siempre maquiavelicas, sino con la noble sinceridad caracteristica de los 
hijos de Dios. Asl ha procedido el gran critico catolico Menendez Pelayo, 
y su conducta debe ser ejemplo y norma. 

Practicamente, son hoy mucho mas tolerantes los catolicos que los an- 
ticatolicos y acatolicos. Los racionalistas actuafes miran a los creyentes con 
menosprecio, como a gentes de cerebro peor conformado y de inferiorisima 
mentalidad. Lo que no lleva la marca de la protesta o la rebeldia contra 
el orden social, basado en los principios religiosos tradicionales, no parece 
a muchos trascendente, ni aun en la esfera literaria. 

Contra todo esto hay que precaverse para conseguir la imparcialidad 
relativa, posible en lo humano, y, por lo menos, en la intention dar a cada 
uno lo suyo. 

4. Influencia de las literaturas extranjeras, y especial- 
mente dela francesa, en la espanola contemporanea. Si en 
todo el curso de nuestro Resumen historico hemos ido comprobando que 
sin algiin conocimiento de las literaturas extranjeras es imposible compren- 
der la nuestra, tratandose de la epoca contemporanea sube de punto esta 
necesidad. Las Letras de casi todos los pueblos han influido ms o menos 
en la espanola e hispano-americana; pero la influencia predominate ha 
sido la francesa por tres modos principales: 

1. Porque no siendo la produccion literaria nacional suficiente- 
mente copiosa para satisfacer al publico, la de Francia ha sido y es su- 
plementaria, y no habra, seguramente, ningun espaiiol o hispano-america- 
no aficionado a leer o asistir a representaciones teatrales que no haya lei- 
do o visto tantas obras, por lo menos, de autores franceses como de nues- 



(1) El liberalismo es pecado. 

20 



I'PRELIMINAR 

tra lengua. Clarln atribuyo a esta causa el predominio de la literatura fran- 
cesa en America. "... cuando menos se queriapor alia a los espanoles 
"escribio - , los literates, especialmente los poetas, solian inspirarse en 
"nuestros autores mas celebres, como Quintana, Espronceda o Zorrilla. 
"Despues se vio que nuevas generaciones iban olvidando esta sugestion 
"espafiola, para entregarse a lade otras literaturas europeas, principal- 
"mente la francesa. No era todo desden para Espana, sino que Espaiia 
"no daba a sus hijos de America suficiente paste intelectuaP (I). 

Es cierto; pero los americanos no ban hecho en este punto sino lo 
que los espanoles peninsulares. En America se continua leyendo a los 
poetas y literatos espanoles; y desde 1890 son 
ieidos, editados, admirados e imitados en Es- 
paiia los americanos, mas ni alia ni aca es bas- 
tante la literatura indigena, en ninguno de sus 
generos o ramos, para satisfacer a los aficio- 
nados, y esta falta.es la que llenan los tra- 
ductores del trances. 

2. Siendo el vehiculo por donde llega a 
nosotros todo lo europeo, y en este sentido 
Francia es para Espafia Europa. Algo se ha 
traducido e imitado directamente del ingles, 
del aleman y del italiano; pero aun lo de es- 
tas naciones es poco, si se compara con lo tras- 
mitido por los franceses, y respecto de otras 
mas apartadas, v. gr., Rusia, Suecia, Norue- 
ga, etc., todo ha llegado a nuestra patria por 
traducciones francesas. Cabe sentar esta regla 

general: del libro extranjero no frances traducido al castellano, se debe 
creer que lo ha sido de una traduccion francesa, mientras no se pruebe lo 
contrario. 

Hay mas. Los espanoles no suelen reconocer valor ni a sus propias co- 
sas si los franceses no le ban puesto su visto bueno. En 1879 el santande- 
rino D. Marcelino de Santuola hizo el portentoso descubrimiento arqueolo- 
gico de las pinturas prehistoricas en la cueva de Altamira (Santillana), y 
auiique trataron de vulgarizar tan importante hallazgo el mas reputado de 
nuestros ge61ogos D. Juan Vilanova y Piera, D, Francisco Quiroga, don 
Rafael Torres Campos y D. Miguel Rodriguez Ferrer, hasta que se descu- 




Leopoldo Alas (Ciarin). 

(1852-1901 



(1) Artieulo en Los Lunes de El Impartial que sirve de pr61ogo a la ediclon de Ariel, por J. R Rodo, 
publicada por Sampere (Valencia). 



21 



TO IV 



brieron pinturas analogas en otras cuevas de Francia, no fueron creldas las 
espanolas. Asl en todo. La mlsma germanolilia que se ha sentido en Espa- 
iia desde 1870, ha tenido su fuente mas copiosa en libros, discursos y ar~ 
ticulos franceses enaltecedores de Alemania. 

3. Determinando el sucesivo imperio de las modas literarias, no 
menos tiranicas que las de los trajes, muebles y costumbres sociales. El 
romanticismo venia lentamente Infiltrandose en Espafia por corrientes ale- 
manas (Bolh de Faber) e inglesas (traducciones de Walter Scott); pero no 
hubo epoca romantica en nuestra patria hasta que el romanticismo hizo 
previamente su explosion en Francia. Este influjo frances ha solido mani- 
festarse primero en la Peninsula, y de aqui ha trascendido a las republicas 
americanas. Otras veces, como en el caso de Echeverria en la Argentina, 
fue alia directamente de Paris. Y en el mas reciente, de Ruben Dario, por 
America ha pasado a Espaiia. 

5. Caracfer de esta influencia en America Espanola: 
A) Opinion de Anibal Latino y D. Manuel Ugarte. B) Exa~ 
men crftico de estas opiniones. A) Parece a muchos este afran- 
cesamiento mas intense en America que en Espaiia. "En la repiiblica Ar- 
gentina escribe Anibal Latino se ha profesado y profesa una admi- 
"racion sin limites al genio frances y se ha hecho gala de imitar sus mo- 
Mas, de adoptar las costumbres y los gustos franceses. Nada mas exacto 
"que las afirmaciones del ministro Mr. Thiebaut, al agradecer las manifes- 
"taciones hechas a Francia con motivo de la inauguration de la estatua 
"del general San Martin, en Boulogne-sur-Mer (I): Teneis con Francia, 
"decia a los argentinos, visibles afinidades: vuestra cultura, vuestro pen- 
"samiento, estdn impregnados de su influencia. Vuestra constitution es 
"americana, pero uuestras almas son latinas y vuestras inteligencias son 
"francesas. Y no necesitaba afiadir: venid a nosotros, y no resistdis nuestro 
"influjo; porque los argentinos no piensan en semejante resistencia, y 
"salvo excepciones, raras todavia, se abandonan complacidos a la influen- 
"cia francesa, la buscan y la desean hasta en los casos en que seria con- 
"veniente repudiarla (2)". 

Don Manuel Ugarte considera la totalidad de republicas latino-ameri- 
canas como una sola verdadera nation. Los distintos Estados alii consti- 



(1) En Octubre de 1909. 

(2) , 
Aires, 1910. 



(2) Anibal Latino: Los f adores del progreso en la Repiiblica Argentina. Segunda edici6n. Buenos 



22 



/_- PREUM1NAR 

tuldos son, en su sentir, el natural efecto de la prlmera ebullition separa- 
tista aguijoneada por los caudillos locales, avidos de la suprema magistra- 
tura en una epoca de rudimentarias comunicaciones. A medida que se 
difunde la ilustracion, va surgiendo el alma colectiva, la conciencia conti- 
nental, el sentimiento nacional latlno-amerlcano. Alii no hay diversidad de 
pueblos, sino un unico pueblo grande cuyo niicleo etnico o base primaria 
es la raza espanola, en torno de la cual se ban ido agrupando los materia- 
les multicolores aportados por la levadura indlgena y por las emigraciones 
africana y europea. El suramericano que reniegue de su origen espanol es 
un suicida moral y parriclda a medias; pero en el siglo xix ha habido en 
America una segunda conquista: lo conquistado materialmente por Espafia 
hace cuatro siglos, ha sido conquistado intelectualmente por la Francia 
moderna. El separatismo fue una de las consecuencias de la sacudida 
de 1793. Los novelistas, poetas, pintores, miisicos y sociologos franceses 
ban infiltrado en America el espiritu frances. Francia es la que ha ayudado 
a los hispanoamericanos a diferenciarse espiritualmente de la metropoli y 
a la vez a reforzar su latinismo en frente de la America sajona, trasmitien- 
doles tambien con la aficion a las reformas la nerviosidad, que es fuerza 
superior a la de los miisculos. En suma, que, para Ugarte, los hispano- 
americanos, etnicamente espanoles, intelectual y literariamente son fran- 
ceses (1). 

Esta teoria es, sin duda, bien intencionada y de aquellas de que se 
deplora en cierto modo la falta de exactitud, pues a no tener este incon- 
veniente, podria esperarse, con algiin fundamento, en la union mas o me- 
nos proxima de nuestra raza en America y el contrarresto por ella de los 
Estados Unidos. Es cierto que el separatismo puede ser considerado como 
una consecuencia de la Revolution francesa, en cuanto que "no fue un 
"empefio popular, sino obra de una minoria impregnada de ideas enciclo- 
"pedistasy revolutionaries" (2), o, como dice con mas precision Garcia 
Godoy, "en su parte principal, fue la obra consciente de una elite, flor de 
"brillante cultura, nutrida en varios de los que la componian con ideas de 
"la Enciclopedia, con algunas de las afirmaciones lanzadas por la Revolu- 
tion francesa y fortificada en sus propositos por el espectaculo de las trece 
"antiguas colonias inglesas constituidas en una repiiblica que por el es- 
"trecho maridaje de la libertad con el orden cumplia provechosamente de- 
"terminados objetivos de vida nacional" (3). El ejemplo de los Estados 



(1) Ugarte: El porvenir de la America Latina. Sampere. Valencia, 1910. 

(2) Ruiino Blanco Fombona: La evolucidn politica y social de Hispano-Amtrica. Madrid, 1911. 

(3) F. Garcia Godoy: Articulo sobre el citado libro de Ugarte, coleccionado en La Literatura Ameri- 
cana de nuestros dtas. (Pdginas efimeras). Biblioteca Andrte Bello. Madrid. Sinaflo de impresion, 1915 (?). 



23 



SALCEDO - LA LITERAJUBA ESPANOLA - TOMO IV 




Rafael Altamim. 

(1860) 



Unidos fue tan decisive factor en la indepen- 
dencia sur-americana como pudieran serlo las 
ideas revolucionarias francesas de varies de los 
directores del movimiento no de todos , 
y lejos de amenguar, se ha fortilicado y crece 
siempre. "Contra los Estados Unidos, y aun 
sin ellos, nada puede hacerse en la America 
Espanola" (1). Es un hecho, como ha cantado 
el mayor de los poetas hispano-americanos: 

Los Estados Unidos son potentes y grandes. 
Cuando ellos se estremecen hay un hondo temblor 
Que pasa por las vertebras enormes de los Andes (2). 



Y es, igualmente, otro hecho que lo linico 
eficaz para contrarrestar en cierta medida esa 

corriente sajona, o, por lo menos, para que America espanola conserve su 
personalidad latina, no es el influjo de la literatura francesa, sino el in- 
destructible espanolismo llevado alia por nuestros comunes ascendientes: 
la religion catolica, la lengua, el inconfundible modo de ser de nuestra 
raza. Ei mismo Ruben, tan sugestionado por los poetas franceses, tan admi- 
rador de Francia, no contrapone a la America 
sajona una America moral e intelectualmente 
francesa, sino la legitima y autentica America 
espanola', la que" se incorporo a los indios y 
nunca penso en aniquilarlos: 

La America del grande Motezuma, del Inca, 
La America fragante de Cristobal Col6n, 
La America catolica, la America espanola, 
La America en que dijo el noble Guatemoc: 
Yo no estoy en un lecho de rosas. Esa America 
Que tiembla de huracanes y que vive de amor, 
Hombres de ojos sajones y alma barbara, vive 
Y suefia, y ama, y vibra, y es la hija del sol. 
Tened cuidado: vive la America espaflola. 
Hay mil cachorros sueltos del Le6n espanol. 




Y, pues contais con todo, falta una cosa: jDios! 



Rub^n Dario. 

(1864-1916) 



(1) Don Rafael Altamira: Las relaciones hispano-americanas. Conferencia en la Academia de 
Legislacion y Jurisprudencia, de Madrid. (13 Diciembre 1915). 

(2) Rub<n Dario: A Roosevelt. Cantos de vida y esperanza. 



24 



/ - PREUMINAR 

Que el espiritu frances influya en esta America Espanola es naturall- 
simo, siendo espanola; porque del mismo modo se manifiesta esa influen- 
cia en la Peninsula. Para que tal espiritu se haya infiltrado hasta cierto 
punto en las bellas letras, en las artes y aun en la sociologia y politica 
americanas, no era necesaria la separation. De continuar unidos con nos- 
otros hubiese sido igual. Lo que Ugarte llama segunda conquista no es 
sino la inevitable y constante accion de Francia sobre nosotros, accion 
que, como hemos visto en este libro, empieza en 
la esfera literaria con la gesta de Mio Cid, se pro- 
longa durante toda la Edad Media, y si declina al 
fin de aquel periodo por virtud de la influencia 
italiana y casi desaparece en el Siglo ,de oro, 
vuelve a reanudarse con el clasicismo del si- 
glo xviii. 

Mas el espiritu espanol, lo mismo allende que 
aquende los mares, no recibe esa constante ac- 
cion francesa, o europea, transmitida por Francia, 
sin resistencia, y a veces sin enojo, y lo que ad- 
mite al cabo, es transformandolo y adaptandolo a 
su manera de ser. Asi la gesta de Mio Cid, por 
ejemplo, habiendo sido inspirada por la chanson 
de Roland, es lo mas castizo de nuestra literatu- 
ra. Si tal adaptaci6n no se verifica, lo frances, 
aunque se trasplante a Espana o America espa- 
nola, vive efimeramente, no trasciende a la multitud, es, como dice Jose 
Enrique Rodo de la que denomina civilizacldn republicana en America, "la 
"capa falaz del objeto ahuecado por el termite" (1). La Vida deRubenDa- 
rio (2) lo demuestra cumplidamente. jQue prof undo espafiolismo palpita 
en las descripciones, en los recuerdos, en su caracter y modo de ser, y 
eso que ha sido el poeta mas afrancesado de nuestra razai Atrajole Paris, 
y alii vivio veinte anos. Pero, luego: "Deje a Paris sin un dolor, .sin una 
"Wgrima. Mis veinte anos de Paris, que yo creia que eran unas manos de 
"hierro que me sujetaban al hogar luteciano, dejaron libres mi corazon, 
"Crei llorar y no llore" (3). Cuando le sorprendio la muerte, pensaba esta- 




Jos6 Enrique Rod6. 

(1872) 



(1) Montalvo (Ensayo). Los termites o carcomas, que en Colombia se llaman come/ones, son tmos 
insectillos que anidan en cualquier objeto y lo roen y consumen por dentro, de modo que del mueble, tabi- 
que o libro, en apariencia ilesos, queda solo un pellejo finisimo, una forma vana, que al empuje del dedo 
cae y se deshace. 

(2) La vida de Ruben Dario, escrita por el mismo. Maucci, Barcelona. 

(3) Idem,pag. 283. 



25 



ESPANOLA - TOMO IV 



blecerse en Madrid, y a un amigo que le hablaba de Paris, dijo: Paris es 
la querlda y Madrid la majer legitima (1). 

6. Oposicion castiza a la influencia extranjera. Tanto 
en la America espanola como en nuestra Peninsula, contra el impulse de 
admiration e imitacion a Francia, actua siempre otro de repulsion y apar- 
tamiento. Los juglares castellanos medio-evicos siguieron, es cierto, el ca- 
mino trazado por los transpirenaicos; pero fue para idear cantares anti- 
franceses como los de Bernardo del Carpio y Fernando I. En la epoca con- 
temporanea, igual que en el pasado reraoto, la corriente francofila estd 
conirarrestada por otra realmente francofbba. 

He aqui como juzgaba de nuestras relaciones politicas con Francia un 
insigne y ecuanime jurisconsulto, siendo su voz eco autorizado de opinion 
espanola: "La historia de esas relaciones, decia, nos presenta a la nacion 
"vecina siempre animada de un mismo pensamiento: dominar moralmente 
"aEspafia. Con ningiin pueblo hemos vivido en mas intimo y frecuente 
"trato, y ninguno nos ha acarreado mayores males y mas repetidos que~ 
"brantos, ora con sus amistades, ora con sus enemistades. Cuando hemos 
"sido fuertes haprocurado Francia debilitarnos; cuando nos ha visto debi- 
"les, ha tenido la pretension de llevarnos atados a su carro para que sir- 
* vieramos exclusivamente a sus miras e intereses" (2). Alguien ve la causa 
y origen de este prejuicio espanol anti-f ranees en la guerra de la indepen- 
dericia (3); pero ya Feijoo hubo de incluir en el Teatro Critico un discurso 
sobre las Causas de la enemistad entre espanoles y franceses que acusa en 
los subditos de Felipe V un estado de opinion identico al que notamos 
ahora. 

Clamar contra Francia, protestar airadamente contra su influencia en 
general, y particularmente la literaria, es lugar comun en muchos de nues- 
tros criticos y escritores modernos. "Francia, ha escrito D. Francisco Fer- 
"nindez y Gonzalez, es palenque abierto a toda clase de exageraciones y 
"vulgaridades" (4). Y D. Francisco Giner de los Rios: "Ha tenido siempre 
"un libro en bianco donde el primer advenedizo hapodido escribir sus de- 
a lirios, y una masa en todas las esferas sociales dispuesta a elevarlos a 
"doctrina, y lo que es mucho peor , a encarnarlos en instituciones" (5). 



(1) Diario de Barcelona,, 22 Febrero 1916. 

(2) Martinez Alcubilia: Diccionario de la Administracidn espanola, articulo Tratados con Alemania. 

(3) L'esprit public et la situation en Espagne. La genese historique des sentiments et des id$es 
(Articulo sin firma en Le Correspondant, 10 Octubre 1915). 

(4) Estetica:Prb\ogo. 

(5) Estudios literarios, pag. 132. 

26- 



/ - PRELIMINAR 



LIBROS DEL SIGLO XIX 

OCIOS POETIC0S 

DEL 

THENIENTE DON VICENTE 

Rico, entusiasmado con la feliz llegada a 
Espana de nuestro Amado Soberano 

EL SENOR 

B. FERNANDO VII. 

CONTIENEN SETECIENTAS 

quartefasse dividen en quairo Capittilos. I/as 

quinienfas cincuenta y seis resumen de la 

Historia de nuestra gloriosa insurreccion* 

Quarenta alusivas al regreso de Pepe 

Botellas a Francia. Treinta a la en- 

irada de Nuestro Soberano en 

JSspana. Setenta y quairo de 

la Patriota Espanola y co- 

mo apendice los dos 

Cores del Pa- 

Iriota. 



Manih / Jw^ffa dt D M. M. An* fo l8i5. 

Rico. Ocios porticos, Manila, 1815. Portada. 



SALCEDO-LA LITERATUBA ESPANOLA ~ TOMO IV 

Este movimiento antifrances es causa de variados fenomenos sociales, 
pollticos y literarios. Hay quien atribuye a la deleterea influencia francesa 
cuantos errores rellgiosos y desvarlos politicos circulan por Espana, y, por 
de contado, la corrupcion de costumbres es un efecto de ese contagio ga~ 
licano. Si no fuera por el mal ejemplo de nuestros vecinos, seriamos un 
pueblo patriarcal en que toda virtud y bizarria de caracter tendrlan su 
asiento indisputado. Aunque la Francia modema ha sido tan fecunda en 
insignes apologistas de la religion catolica y en predicadores de la talla de 
Lacordaire, el P. Felix, el P. Monsabre, etc., cuyos libros y sermones corren 
por nuestra patria traducidos, haciendose de ellos multiples ediciones que 
acreditan el buen acogimiento del piiblico, no hay que fiarse, sino preve- 
nirse "contra la etiqueta academica y algo aseglarada de los ms de los 
"oradores franceses" (1). La piedad solida, la virtud maciza, el sentido 
cristianamente popular no se encuentra en ellos, sino en nuestros asceticos 
y misticos del Siglo de oro. 

" . . . todavia se encuentra quienes juzgan que el hombre ha sido crea- 
*do por Dios para aprenderse el Diccionario de galicismos de Baralt y las 
" Apuntaciones sobre el lenguaje bogotano de D. J. Rufino Cuervo. Dos ca- 
*balleros discuten sobre politica, o sobre no importa que, por la prensa. 
"Desventurado de aquel que, aunque lleno de buena doctrina, escribe, es 
"por esto que o avalancha. Una de las razones que hicieron popular y fa- 
"moso a un escritor ecuatoriano, genial, por otra parte, D. Juan Montalvo, 
*fue su manera de escribir arcaica, su culto por Cervantes y por el Diccio- 
"nario/ Esto que cuenta Ruben Dario de Nicaragua, es igual en todas 
las republicas hispano-americanas y en la Peninsula. Son varies los reper- 
tories de galicismos que se ban publicado, y hay quien ve galicismos en la 
punta detma lanza, y aparta con iorror la vista de todo escrito en prosa o 
en verso que no sea completamente puro, esto es, no contaminado de pa- 
labras, frases o construcciones francesas. 

No debemos censurar esta tendencia, a no ser en sus exageraciones 
mas extremosas. Contrarrestando la otra la que nos impulsa a la imita- 
cion de nuestros vecinos , conservando las tradiciones del Siglo de oro, 
eficazmente contribuye a que nuestro modo de ser nacional, y especial- 
mente las bellas Letras, mantengan su personalidad historica, o sea la ca- 
racteristica fisonomia y razonable originalidad, sin las cuales no hay ver- 
dadera independencia. De Francia o por Francia recibimos el elemento 



(1) P. Quintin Perez: 1814-1914. Recuerdo de un Centenario. (Coleccion de piezas literarias de Jesui- 
tas espanoles modernos). Tomo //. Predicadores: Prdlogo. Gill Barcelona, 1915. 

28 



/ > PRELIMINAR 

europeo o universal, indispensable para que una literatura cualquiera ten- 
ga valor positive extra-nacional. De nuestro propio ser colectivo sacamos 
el elemento propio y castizo, no menos necesario para que cualquier lite- 
ratura sea original. La nuestra lo es. Lo fue siempre y continiia siendolo 
en la epoca contemporanea. 




Millis Guillermo. Marca usada 

en Medina del Campo en el 

siglo XVI. 



29 



* IL - RESUMEN DE HISTQRIA 



POLfxicA - LA PENINSULA 




Minorfa de Isabel II: A) Regencia de Harm 
Cristina. B) Progresistas y moderados. 
C) Regencia de Espartero. En otro libro (2) 
esta expuesta con relativa extension nuestra historia 
cantemporanea general, y especialmente la polltica. 
Aqul nos limitamos a brevlsima referenda. Los perio- 

dos en que para mas pronto recuerdo y facil inteligencia del lector se pue- 

den dividir, son: 

A) Minorla de Isabel IL Desde 29 de Septiembre de 1833 hasta 8 de 

Noviembre de 1843. Quedo la reina nina bajo la tutela y regencia de su 

madre dona Maria Cristina, la cual continue con el ministerio Cea Bermu- 




(1) 7. Minoria de. Isabel II: A) Regencia de Maria Cristina. B) Progresistas y 
moderados. C) Regencia de Espartero. 8. Tipos y costumbres de esta epoca refle- 
jados por Espronceda en "El Diablo Mundo". $. De 1843 a 1854: A) Resumen de 
historia politica. B) Cardcter general delperiodo. Una an&cdota de Ventura de la Vega. 
C) Viajes a Espana de Literatos Franceses. Unapdgina de Azorin. D) Juicio de Azorin 
sobre estos viajes. Mai efecto del de Alejandro Dumas en la opinidn espanola. 
10. La revolucidn de 1854: A) Resumen politico. B) Cdnovas del Castillo. C) La coro- 
nacidn de Quintana. ll. IJltimo periodo delreinado de Isabel IL 12. Revolucidn 
de 1868. 13. Nuestros dias: A) Reinado de Alfonso XII. B) Regencia de Dona Maria 
Cristina. C) Reinado de Alfonso XIII. 

(2) Historia de Espana: Resumen critico, por A. Salcedo, e Historia grdfica de la civilizacidn espa- 
Xtofa, por M. Angel. (Publicacion de la Casa Editorial Calleja). Los Anales Contemporaneos, que deben ser 
consultados como complemento de lo que aqui se apunta (arios de 1833 a 1912), comprenden desde la 
pag. 659 a la 911. 



30 



// - RESUMEN DE HISTORIA POLITICA - LA PENINSULA 




Maria Cristina de Borb6n. 

(1806*1878) 

(Retrato por Vicente Lopez.) 



(Fot Lacoste.) 



31 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

dez, representante del despotismo ilustrado. A tftulo de liberal moderado, 
subio al Poder Martinez de la Rosa (15-Enero-1834), que dio el Estatuto 
Real (Constitution en forma de carta otorgada), pero que ni con esta medi- 
da ni con otras de caracter anticlerical satisfizo a los liberales exaltados. 
Combatiase safiudamente al Gobierno por la prensa, distinguiendose Larra 
en esta campana; conspirabase continuamente, estallaban motines y corae- 
tieronse grandes excesos revolucionarios, como la matanza de los irailes 
en Madrid (17~Julio~1834) con pretexto del colera, o, mejor dicho, de la di~ 
vulgada patrana de que los frailes habian envenenado las fuentes y que 

tal era la causa de la epidemia. 

La guerra carlista, que habla empezado el 3 
de Octubre de 1833, tomo extraordinario incre- 
mento. Valdes, general en jefe del ejercito del 
Norte,expuso al Gobierno la necesidad de una 
intervention militar deFrancia elnglaterra para 
acabar con los carlistas, y Martinez de la Rosa, 
que, aunque habia ajustado con dichas nacio- 
nes y Portugal el iratado de la Cuddruple 
Alianza (23~Abril4835), no era partidario de 
la intervention directa, tuvo que allanarse a 
solicitarla; pero no habiendose accedido a su 
solicitud, dimitio (7~Junio-1835). 

Le sucedio el Conde de Toreno, y su mi- 
nisterio, de tres meses y siete dias, fue uno de 
los periodos mas anarquicos de nuestra historia 

contemporanea. Sublevaronse todas las provincias, form^ndose juntas revo- 
lucionarias; cometieronse inauditos crimenes, como las matanzas de frailes e 
incendios de conventos en Zaragoza, Murcia, Reus y Barcelona (1); aun 
en Madrid, unico lugar en que se mantuvo la autoridad del Gobierno, hubo 
que sofocar un levantamiento de los milicianos nacionales. El embajador in- 
gles, sir Jorge Williers, aconsejo a la Reina conferir el Poder a Mendizabal. 




Juan Alvarez Mendizdbal. 

((1790-1853) 



(1) Sobre estos sucesos en Cataluna y, en general, la persecucion de los religiosos en el Principado* 
poseemos hoy dos obras completlsimas, honra de la erudicion moderna, y que, con razon, han sido compara- 
dascbn las del P. Florez. Tales son las del chantre de la Catedral de Barcelona, D. Cayetano Barraquer y Ro- 
viralta: La&Casas de Religiosos en Catalu.no. durante el primer tercio del siglo XIX (1906). Dos tomos.en 
folio de 572 y 626 paginas respectivamente, y Los Religiosos en Catalufia (1915-1916), dos tomos en folio 
de 1.290 y 1.299 paginas. Todo editado lujosamente y con magnificos fotograbados y artisticas litografias, a 
costa del autor. "El ST. Barraquer no es imparcial en el sentido de indiferente. . . bien claro muestra su incli- 
'nacion por los realistas...; pero es un investigador del dato histdrico completamente desinteresado. Un 
"liberal podra interpretar o juzgar los dates de otro modo que el; pero los hechos son los hechos. El sefior 
"Barraquer escribe muy bien; su estilo es correcto, f^cil, claro, jugoso, acornodado alosasuntos que trata 
"y sin digresiones. . ." (Articulo del autor de este libro en el Diario de Barcelona, 20 Julio 1915). 



32 



II-RESUMEN DE HISTORIA POLIT1CA-IA PENINSULA 



Goberno este desde el 15 de Septiernbre de 1835 al 15 de Mayo 
de 1836. Continue la anarquia y continuaron los crimenes revolucionarios, 
como la matanza de 133 prisioneros carlistas en Barcelona (4-Enero-1836). 
La guerra civil crecia 
siempre, y aunque desde 
28-Abril-1835 regia en 
Navarra y Vascongadas 

F I 



ENGENHOSO 
D A L G O 



DOM QUIXOTE 

DE LA MANCHA, 

QR MIGUEI, DE CERVANTES SAAYEDRA, 
TR4DVZIDO EM VVLGAR. 

T O M O L 



el Convenio Elliot, en vir^- 
tud del cual no eran fusi- 
lados los prisioneros, en 
las otras regiones, espe- 
cialmente Cataluiia y Va- 
lencia, tomo un caracter 
de ferocidad sin ejemplo. 
Mendizabal suprimio to- 
dos los Institutos religio- 
sos (ll-Oct-1835). Com- 
batido en las cortes o es- 
tamentos, segun la tecno- 
logia del Estatuto Real, 
por Istiiriz y Alcala Ga- 
liano, que habian vuelto 
de la emigration con sus 
ideas muy moderadas, di- 
mitio el 15 de Mayo,cons- 
tituyendose el gabinete 

Isturiz- Alcala Galiano-Du- 

que de Rivas, y el 12 de 

Agosto fue el motin de la 

Granja, por el que la sol- 

dadesca de guarnicion en 

el Real Sitio, acaudillada 

por Higinio Garcia y otros 

sargentos, obligo a laRei- 

na a decretar el restable- 

cimiento de la constitu- 
tion de 1812 y conferir a Calatrava la formation de un nuevo ministerio. 
B) Hasta este momento las palabras moderado y exaltado significa- 

ban dos tendencias, dos grados o temperamentos en la profesion del libe- 

ralismo; pero no dos partidos opuestos. No habia ms partido que uno: el 



LIS B O A, 



1794. 



Cervantes. Don Quijote ... (en portugues). Lisboa, 1794. 
Poriada. 



33 



SALCEDO. La Literatura Espafiola. Tomo IV. 



SALCEIDO^LA LITERATURA ESPANOLA-JOMOJV ' 

liberal. Mas ahora, los exaltados, a que D. Salustiano de Olozaga puso el 
nombre de progresistas (1), constituyeron en torao de Mendizabal y Gala- 
trava un partido, y los moderados agruparonse, formando otro que aspiro 
al titulo de mondrquico constitutional y al de conservation, aunque luego 
prevalecio el de moderado. La historia polltica rediicese ya a la lucha 
entre ambos partidos. 

Los progresistas gobernaron con Calatrava y Mendizabal, y despues 
con D. Eusebio Bardaji, hasia el 16 de Diciembre de 1837, en que ganadas 
las elecciones generales por los moderados, subieron estos al Poder, suce- 

diendose los gabinetes presididos por el Conde 
de Ofelia, el Duque de Frias y D. Evaristo Pe- 
rez de Castro, en cuyo tiempo se hizo el Con- 
venio de Vergara (31-Agosto-1839) y acab6 la 
guerra civil por la entrada de Cabrera en Fran- 
cia (7~Julio-1840). Con pretexto de la ley de 
ayuntamfentos, sublevaronse los progresistas, 
y Espartero, general en jefe de los ejercitos que 
habian concluido la guerra civil, se puso de su 
parte. La reina Cristina tuvo que abandonar la 
regencia y el suelo patrio (17-Septiembre), y 
Espartero fue presidente de un ministerio-regen- 
cia y elegido por las cortes regente del reino. 
C) Esta regencia es tambien uno de los 
perlodos mas anarquicos de nuestra historia. 
Los progresistas, de que era obra, se dividie- 

ron en dos bandos: los trinitarios, que no habian querido que se confiriese 
la regencia a una sola persona, sino a tres, y los unitarios o partidarios del 
regente unico (2), de que hacian cabeza los ayacuchos o intimos del regen- 
te. Los moderados organizaron una vigorosa oposici6n, organizadora de 
pronuntiamientbs, y atrajeronse a muchos carlistas y a los catdlicos fervien- 
tes f irritados por la politica anticlerical de los ministros de Espartero. Motines 
de progresistas mas avanzados en sus ideas que la masa del partido, algunos 
de caracter republicano y socialista, otros en sentido proteccionista, suble- 
vaciones militares promovidas por los moderados, combates en campos 
y ciudades, bombardeos como el de Barcelona, fusilamientos de genera- 
les y ex ministros, persecucion del clero, ruptura conla Santa Sede, etce- 




Baldomero Espartero. 

(1793-1879) 



(1) En discurso pronunciado en una logia masonica, segiin D. Miguel Morayta: La Masoneria en 
Espafia. Madrid, 1915. 

(2) En las Cortes votaron 151 unitarios, contra 138 trinitarios. En la eleccidn <le regente tuvo Espar- 
tero 179 votos, contra 110 a favor de otros candidates. 



34 




Isabel II de Borbon. 

(1830-1904) 
(Retrato por Federico Madrazo.) 



(Pot. Lacoste), 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPAftOLA^TOMOJV 

tera. Nada ialto* Entendieronse, por fin, todos los enernigos de Espartero, se 
formo una coalition national para derribarle, estallo la definitiva insu- 
rreccion en. Malaga (23-Mayo4843), y el 30 de Julio tuvo el regente que 
embarcarse para Inglaterra. Los vencedores en el alzamiento declararon 
de mayor edad a la Reina, que solo tenia trece anos. 



EX LIBRIS DEL SIGLO XIX 




8. Tipos y eostumbres de esta epoca reflejados por Es- 
pronceda en el :/ Diablo Mundoy>. En ningiin periodo como 
en la minoria de Isabel II ha sido mas intense y desconcertado el dina- 
mismo de que habla Orte- 
ga Gasset. (Vease I-2-C.). Ni 
en la revolution de 1868. 
Espafia parece desde Sep- 
tiembre de 1833 hasta Julio 
de 1843 como presa de un 
vertigo; los elementos so- 
ciales chocan unos contra 
otros furiosamente: guerra 
civil asoladora en campos 
y montanas,pronunciamien- 
tos, insurrecciones de la mi- 
licia nacional, tumultos po- 
pulares, batallas en las ca- 
lles, bellos ejeraplos de 
fortaleza y heroismo; otros 
feisimos de repugnantisima 

crueldad: matanzas, incendios, asolamientos, conspiraciones, intrigas, 
cabildeos; lo tragico confundido con lo comico, lo sublime con lo ri- 
diculo. De todo ello quedan reflejos en la literatura de la epoca. Los 
mas expresivos, a nuestro juicio, por lo menos del aspecto comico de 
las cosas, son los de Espronceda en El Diablo Mando. He aqui c6mo 
el poeta revolucionario, progresista de los mas extremosos y a ratos re- 
publicano, se burlaba sarcasticamente de los milicianos nacionales de 
Madrid, de los publicistas, conspiradores, diputados y aun de los literates 
de su tiempo: 

jOh gloria! job gloria! ilisonjero engano, 
Que a tanta gente honrada precipitas! 
Tu el rnercader pacifico en extrano 
Guerrero truecas, y a lidiar le excitas; 



Ex libris, impreso en papel azul, de la primera mitad 
del siglo XIX. 



DE HISTORIA POLITIC A - LA PENINSULA 



Su rostro vuelves bigotudo, hurano, 
Con entusiasmo militar le agitas, 
Y haces que sea su mirada horrenda 
Susto de su f amilia y de su tienda. 

Tu, al que otros tiempos acertaba apenas 
A escribir con fatigas una carta, 
Animas a dictar paglnas llenas 
De verso y prosa en abundante sarta. 
Politico profundo en sus faenas, 
Folletos traza, articulos ensarta, 
Suda y trabaja, y en manchar se emplea 
resmas para envolver aicarabea. 

Otros joh gloria! sin aliento vagan 
Solicitos huyendo aca y alia, 
Suponen club, y con recelo indagan 
Cuando el Gobierno a aprisionarlos va: 
A 6stos, si los destierran, los halagan. 
Nadie en ellos pens6 ni pensara, 
Y andan ocultos y mudando trajes, 
Crey6ndose terribles personajes. 

Estos por lo comun son buena gente, 
Son a los que llamamos infelices, 
Hombres todo entusiasmo y poca mente 
Que no ven mas alia de sus narices. 
Raza que el pecho denodado siente 
Antes que |oh fiero mandarin! atices 
Uno de tus legales ramalazos, 
Que les doble ante el rey los espinazos. 

Otros te siguen, enganosa gloria, 
Que alia en sus pueblos son pozos de ciencia, 
Que creyendose dignos de la historia, 
Varones de gobierno y experiencia, 
Ansiosos de alcanzar alta memoria, 
abusos corregir con su elocuencia, 
Diputados al fin se hacen nombrar, 
Tontos de buena fe para callar. 

Estos viven despues desesperados, 
Del ministro ademas desatendidos, 
En el mundo politico ignorados 
Y del pueblo tambi&n desconocidos; 
Andan en la cuesti6n extraviados, 
Siempre sin tino, torpes los sentidos; 
Dando a saber con pruebas tan acerbas, 
Que pierden fuerzas en mudando hierbas. 



37 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

A todos, gloria, tu perdon nos guia, 
Y a todos nos excita tu deseo: 
^Apellidarse socio quien no ansia, 
Y en las listas estar del Ateneo? 
,?Y quien, aficionado a la poesia, 
No asiste a las reimiones de Liceo, 
Do la luz brilla dividida en paries 
De tanto profesor de bellas artes? 

Es cierto que alii van tambien profanos 
En busca de las lindas profesoras, 
Hombres sin duda en su pensar livianos, 
Que de todo hacen burla a todas horas, 
Sin gravedad, de entendimiento vanos, 
Gentes de natural murmuradoras, 
Que se mofaran de Villena mismo 
Evocando los diablos del abismo (1). 

Con no menos acre donosura pintaba el tipo del burgues madrileno* 
racionalista, progresista y enemigo de tumultos: 

Frisaba ya el patron en sus cincuenta, 
Hornbre grave y sesudo, 
Tenido entre sus gentes por agudo, 
Con lonja de algodones por su cuenta, 
Elector, del sensato movirniento 
Partidario en politica y nombrado 
Regidor del heroico ayuntamiento 
Por fama de hombre honrado 
Y odiar en sus doctrinas reformistas 
No menos al partido moderado 
Que a los cuatro anarquistas, 
Aunque 6stos le incomodan mucho mas; 
Por no verlos se diera a Barrabas, 
Y tiene persuadida a su mujer 
Que es gente que no tiene que perder. 

Leyendo esta las ruinas de Palmira 
Derras del mostrador a aquellas horas 
Que cuenta libres, y a educarse aspira 
En la buena moral, 
Y a la patria a ser util en su oficio, 
Habiendo ya elegido en su buen juicio, 
En cuanto a religion, la natural; 
Y mirando con lastima a su abuelo, 



(1) Diablo Mundo, canto I. 



// - RESUMEN DE HISTORIA POLJTICA - LA PENINSULA 

Que fue al fin un esclavo, 

Y el mezquino desvelo 

De los pasados hombres y porfias, 

Rlnde gracias a Dios, que el mundo al cabo 

Ha logrado alcanzar mejores dias. 

Asi filosofando y discurriendo, 

Sus cuentas componiendo, 

Cuidando de la villa y su limpieza, 

Solo tal vez alguna ligereza 

Turba su paz dom6stica, que ha dado 

En darle celos su mujer furiosa; 

Y aunque sobremanera 

Los celos sin raz6n ella exagera, 

Suena en el barrio como cierta cosa, 

Que aunque viejo, es de fuego, 

Corriente en una broma y mujeriego. 



Y mas iigeramente, pero no con menos colorido, olios tipos de la 
epoca : 

Acudio a la par de ella 
Un pint or joven, cuya mala estrella 
Trajo a Madrid, con mas saber que Apeles; 
Mas no llego a pintar, porque el dinero 
A su llegada le gano un fullero, 
Y no compro ni lienzos ni pinceles; 
Y en la buhardilla vive 
Lejos del ruido y pompas de este mundo, 
Junto a Dios nada menos, que el profundo 
Genio de Dios la inspiration recibe; 
Mas tanto genio por caudal tan fiitil 
Est6ril es, la inspiration inutil. 
Y job prosa! joh mundo vil! no inspiraciones 
Pide el pintor a Dios, sino doblones. 

Un cachazudo m6dico, vecino 
Del cuarto principal, materialista, 
Sin turbarse subio; y entre ellos vino 
Un romantico joven periodista, 
Que en escribir se ocupa folletines, 
De alma gastada y botas de charol, 
Que ora canta a los muertos paladines, 
Ora escribe noticias del Mogol, 
Cada linea a real, y anda buscando 
Mundo adelante nuevas sensaciones, 
Las ilusiones que perdio llorando, 
Lanzando a las mujeres maldiciones. 

39 



SALCEDO ~ LA LITER AT UR A ESPANOLA - TOMO IV 

Traza, por ultimo, el poeta un caricaturesco y animadisimo cuadro de 
las asonadas, que eran en la corte el pan nuestro de cada dla. El alboroto 
armado -en la vecindad por la presencia del loco Adan trasciende a la 
calle, 



Y acude gente, y el rumor se aumenta, 
Y llenase el portal, crece el tumulto, 
Su juicio cada cual por cierto cuenta, 
Y se pregunta y se responde a bulto. 
Dicen que es un ladron; hay quien sustenta 
Que al pueblo de Madrid se hace un insulto, 
Prendiendo a un regidor, y que el resiste 
A la ronda de esbirros que le embiste. 

Llega la multitud formando cola 
Al sitio en que se alza Mariblanca (1); 
Y la nueva fatal de que tremola 
Ya su pend6n, y que asomo una zanca 
El espantoso monstruo que atortola 
Al mas audaz ministro, y lo abarranca, 
El bd de los gobiernos, la anarquia, 
Llego aterrando a la Secretaria. 

Ordenes dan que apresten los canones, 
Salgan patrullas, doblense los puestos, 
No se permitan piiblicas reuniones, 
Pesquisas ejecutense y arrestos, 
Queden prohibidas tales expresiones, 
Observense los trajes y los gestos 
De los enmascarados anarquistas, 
Y de sus nombres que se formen listas. 

Que luego a son de caja se publique 
La ley marcial, y a todo ciudadano 
Cuyo caracter no le justifique 
Luego por criminal que le echen mano. 
Que a vigilar la autoridad se aplique 
La mansion del Congreso soberano, 
Y bajo pena y perdida de empleos, 
Sobre todo la Casa de Correos (2). 



(1) Estatua de la fuente que habia en la Puerta del Sol, trasladada luego a la plaza de las Descalzas 
Reales, y reemplazada hoy por la estatua del fundador del Monte, Piquer. 

(2) Hoy Ministerio de la Gobernacion. 

40 



y/ " R SUMEN DE HISTORIAWLfrlCA - LA PENINSULA 



Pasanse a las provlncias circulares, 
Y en la Gaceta, en lastimoso tono, 
Imprimense discursos a iniliares 
Contra los clubs y su rabioso encono. 
Pintanse derribados los altares, 
Rota la sociedad, minado el trono, 
Y a los cuatro mate volos de horrendas 
Miras mandando y destrozando haciendas. 

jOh, cuadro horrible! jPavoroso coadro! 
Pintado tantas veces y a porfia 
Al sonar el horrisono baladro 
Del monstruo que han llamado la anarquia. 
Aqui su elogio para siempre encuadro, 
Que a ser llegaste el pan de cada dia, 
Cartilla eterna, universal registro 
Que aprende al gobernar todo ministro. 

Viene luego una soflama contra los gobernantes, a los que llama 
"turba de viejas que ha mandado y manda", "tropel asustadizo de repti- 
les" , gentes "sin plan, sin noble pensamiento", "funesta plaga", "gusanos 
que roeis nuestra semilla", en suma, cuanto dicen contra los que mandan 
los revolucionarios e inadaptados de todos tiempos; y sigue describiendo: 

Mientras al arma el ministerio toca, 
Y se junta la tropa en los cuarteies 
Y ve la gente con abierta boca 
Edecanes a escape en sus corceles 
Cruzar las calles, y al motin provoca 
El Gobierno con bandos y carteles, 
Y andan por la ciudad jefes diversos 
Cuyos nombres no caben en mis versos, 

Como el jeie politico y sus rondas, 
Capitan general, gobernador, 
Los que por mucho \6h monstruo! que te escondas 
Daran contigo en tu mansion de horror. 
Como del mar las agolpadas ondas 
Al impetu del viento bramador, 
La calle entera de Alcala ocupando, 
Se va la gente en multitud juntando. 

Y ya el discorde estr^pito aumentaba. 
Y la mentira y el afan crecia, 
Y la gente a la gente se empujaba, 
Codeaba, pisaba y resistia. 

41 



SALCEDO ~ M LA LITERATURE ESPANOLA - TOMO IV 

El semblante y los ojos empinaba 
Cada cual para ver si algo veia, 
Y en larga hilera estan ya detenidos 
Gentes, carros y coches confundidos. 

Y alii la voz aguardentosa truena, 
Grita asustada la afligida dama, 
Ladran los perros, y las calles Ilena 
La gente que en tumulto se derrama, 
Suspende el artesano su faena, 
Cuidoso el mercader sus gentes llama, 
Puertas y tiendas cierranse, anadiendo 
Nuevo rumor al general estruendo. 
Y la prisa es de ver con que asegura 
Cada cual su comercio y mercancia, 
Y como alguno entre el tropel procura 
Mostrar sereriidad y valentia, 
Y en torno de el la multitud conjura 
A reunirse con calma, y sangre fria 
Aconseja, mirando alrededor 
Con ojos que desmienten su valor. 

Y otros audaces, de intencion danina, 
Gr6zanse en el tumulto, y de repente 
Donde la gente mas se arremolina 
Prontos acuden a aturdir la gente; 
Y huyen por aumentar la tremolina 
Y confusion, y contra el mas paciente 
Espectador pacifico se estrellan, 
Y con fingido espanto le atropellan. 

Y en tanto que unos y otros alborotan, 
Perora aquel y el otro hazanas cuenta; 
Paranse en corro y furibundos votan, 
Y un solo grito acaso el corro ahuyenta; 
Y aquellos de placer las palmas frotan; 
Y este el sombrero estropeado tienta, 
Parase, y el aliento ahogado exhala; 
Y el tambor va tocando generala. 

Y algunos nacionales van saliendo, 
El animo a la muerte apercibido, 
El motin y su suerte maldiciendo 
Con torvo ceno y gesto desabrido; 
Y con voz militar, Adios, diciendo 
A su aterrada c6nyuge el marldo, 
Al son del parche y a la voz de alarma 
Carga el fusil y bayoneta arma. 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 



Tal era el aspecto de Madrid durante la minorla de Isabel II; el Madrid 
de la epoca romantica. 

9. De 1843 a 1854: A) Resumen de his to Ha po/iffca. 
B) Caracfer general del perfodo. Una anecdofa de Ventura 
de la Vega. C) Viajes a Espana de liter atos franceses. Una 
pagina de Azorfn. D) Juicio de Azorfn sobre estos viajes. 
Mai efecto del de Alejandro Dumas en la opinion espa- 
nola. A) Habia derribado al Regente una coalici6n en que llevaban la 
voz cantante moderados y progresistas. Los primeros no tardaron en elimi- 
nar a los segundos, derribando al minisierio presidido por D. Salustiano de 
Olozaga (l.-Diciembre"1843). Los moderados gobernaron solos hasta 
la revolution de 1854; pero divididos en varias fracciones, entre las que 
conviene recordar a los puritanos, asi denominados por alardear de rigidos 
observantes del regimen constitutional y de la moral politica y privada y 
cuyos caudillos fueron D. Joaquin Maria Pacheco y D. Nicomedes Pastor 

Diaz; los polacos, que tuvieron por jefe a D. Luis 
M. Sartorius, conde de San Luis, a los que se atri- 
buyeron los vicios opuestos a las virtudes de que 
alardeaban los puritanos, de donde aiin se llame 
polacada a todo acto gubernativo arbitrario, ex- 
tralegal o contralegal, realizado con la mira de 
favorecer a los amigos y paniaguados, v. g., dar 
un empleo a quien no tiene, con arreglo a la ley, 
condiciones ni meritos para obtenerlo; los casi- 
absolutistas o que aspiraban a restringir las liber- 
tades constitucionales y aumentar las atribucio- 
nes del Poder real, siendo tanibien enemigos de- 
clarados del militarismo o caudillaje, esto es, de la 
influencia de los generales en el gobierno por el 
mero hecho de ser generales, o sea por el temor 
a que se sublevasen e impusiesen su voluntad por 
la fuerza, de los cuales el representante mas auto- 

rizado fue D. Juan Bravo Murillo; la masa del partido moderado reconocia 
por jefe al general Narvaez. Dibujase ya la tendencia denominada neo- 
catolica despues de 1854; pero que alento ya en este periodo con el Mar- 
ques de Viluma y D. Juan Donoso Cortes, marques de Valdegamas: su ob- 
jetivo era cimentar las instituciones sociales y politicas sobre la base de 
la doctrina catolica. 







Juan Donoso Cortes. 

(1809-1853) 



44 



//- RESUMEN DE HISTORIA POLITICK -LA PENINSULA 




Luis Gonzalez Bravo. 

(1817-1871) 



Combindronse estas divergencias ideologi- 
cas con las rivalidades y ambiciones personales, 
segiin acontece siempre, y desarrollaronse en un 
ambiente de intrigas palatinas, del peor genero 
que cabe imaginar, y que dieron muchas veces a 
la situation color y tono de regocijante sainete. 
Los gabinetes que se sucedieron en el Poder fue- 
ron: de Gonzalez Bravo (hasta 3-Mayo-1844). Nar~ 
vaez (hasta 12-Febrero-1846). Marques de Mira- 
f lores (solo duro un mes). Narvaez (diez y nueve 
dias). Istiiriz (hasta 28 de Enero-1847). Duque 
de Sotomayor (hasta 28-Marzo del mismo afio). 
Pacheco (hasta 10-Septiembre del mismo ano), Mi- 
nisterio presidido por D. Florencio Garcia Goye- 
na, pero de que fue la verdadera cabeza el ban- 

quero y contratista de obras publicas D. Jose Salamanca. No duro mas que 
veintidos dias, y el 4 de Octubre formo gabinete Narvaez, que se mantuvo 
en el Poder hasta el 10 de Enero de 1851, con la interruption de un dla 
el 19 de Octubre de 1849 , en que fue substituido por otro ministerio pre- 
sidido por el Conde de Cleonard, al cual llamaron ministerio reldmpago 
por no haber subsistido mas que veinticuatro horas. A Narvaez sucedieron 
Bravo Murillo (hasta 19-Septiembre~1852); Rqncali (hasta 4-Abril4853); 
Lersundi (hasta 19-Septiembre del mismo afio), y el Conde de San Luis, 
contra el que estallo la revolution de 1854. 

B) No faltaron en este tiempo sus insurrecciones y algaradas; pero 
comparado con el anterior periodo fue de gran tranquilidad y de reorgani- 
zacion politica y administrativa: la constitucion de 1 845, el concordato con- 
la Santa Sede, el plan de Estudios, la reforma tri- 
butaria, la cjeacion del Consejo Real y de los Pro- 
vinciates y de la Guardia civil, la reorganization 
de las Reales Academias, la legislacion y ejecu- 
cion de obras publicas y de ferrocarriles, etc., etc., 
son gloria efectiva de la administration mode- 
rada. Lo peor repitamoslo , fueron las intrigas 
cortesanas de que se aprovechaban los politicos 
para conseguir el Poder. He aqui como muestra 
una muy tipica relacionada con la literatura. 

El gabinete presidido por el Duque de So- 

Famdn Manuel M. Narvaez. tomayor quiso alejar de Madrid, o, mejor dicho 
(1800-1868) de Palacio, al general Serrano, cuyo favorrasmo 




45 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPAROLA^OMOJV 

daba pabulo a la maledicencia, y para dislmular o decorar el acordado des- 
tierro confiriole la capitania general de Navarra. El general se resisti6 a 
cumplir la orden alegando su calidad de senador, y hubo que llevar al 
Senado la cuestion; mientras se resolvia, el Gobierno procure tener como 
aislada o incomunicada a la joven y poco perspicaz soberana, incapaz de 
comprender cuanto interesaba el negocio a su buen nombre y al prestigio 
de la monarquia; pero los purltanos que se habian conquistado este mote 
a fuerza de aspavientos y remilgos en cosas de harto menor transcendencia 
moral, no vacilaron entonces en intrigar en Palacio para persuadir a la 
Reina de que no debia sufrir la humiliation que trataban de imponerle el 

Gobierno y la mayoria de las camaras. Valie- 
ronse del siguiente medio: Ventura de la Vega 
no figuraba en politica, solo era conocido como 
literato insigne, estando aiin frescos los laure- 
les de El Hombre de mundo, y Ventura de la 
Vega fue a Palacio con el pretexto de invitar a 
la Reina a una velada del Liceo; pero en reali- 
dad a decirle que debia echar a unos ministros 
que la humillaban y escarnecian; asi lo hizo el 
poeta, y con tan buena fortuna que Isabel II 
pidio la dimision al Duque de Sotomayor, y 
por procedimiento tan poco puritano fueron los 
puritanos encargados de formar gabinete. 

C). Las bodas de la Reina con su primo don 
Francisco de Asis y de la entonces princesa he- 
redera dona Maria Luisa Fernanda con el Du- 
que de Montpensier, no solo fueron ocasion de complicaciones internacio- 
nales, sino de suntuosas fiestas para su celebration (Septiembre y Octu- 
bre 1846). Con este motivo vinieron a Espana varios literatos franceses: Teo- 
filo Gautier, que habia estado ya en 1840, a cuyo primer viaje refierese su 
famosa relacion y las poeslas de asunto espanol que compuso; Alejandro 
Dumas, Cuvillier-Fleury, critico literario de Le Journal des Debats; Amadeo 
Achard, autor del libro Un mois en Espagne; etc. Azorin ha escrito uno de 
sus mas bellos artfculos.(l) evocando la memoria de estos viajes. He aqui 
como extracta admirablemente un fragmento de la relacion de Achard: 

"El autor nos pinta la vida que el tropel de artistas franceses hacia en 
^Madrid. Teofilo Gautier, paraba en la calle del Carmen, en la fonda de 




Jose de Salamanca y MayoL 

(1811 - 1883) 



(1) Los franceses y el Guadarrama, coleccionado en el Ubro Cldsicos y modernos, paginas 269 y 
siguientes. 



46 



II-RESUMEN DE HISTORIA POLIT/CA ~ LA PENINSULA 



EX LIBRIS DEL SIGLO XIX 



UBRERIA 

BE 



Ex libris de la primera mitad del siglo XIX. 



"Paris; Alejandro Dumas y ties companeros mas, en casa del llbrero 

"Mennier; Desbarolles y Giraud los andariegos bohemios , en el fondo 

"de un barrio extrauiado, no se donde escribe el cronista ; Achard y 

"Guinain, en la calle de Alcala, en una casa de persianas verdes, /rente a 

41 una iglesta de color de rosa. El punto de reunion para todos era la 

"morada de Dumas. Dumas ocupaba una vasta sala: la amueblaban dos 

"anchas mesas, cinco o seis sillas, un canape de enea y una comoda. 

"Sobrelas mesas, en formidable 

"y pintoresco revoltijo, se veian 

*petacas, pinceles, plumas, cepi- 

"llos, navajas de afeitar, panue- 

*los, dijes, periodicos, paletas, 

"fiascos, corbatas, pastillas de ja- 

"bon. Arrimados a las paredes se 

"mostraban cofres, maletas y lios 

"de to do tamano, y en los angu- 

"los, escopetas, pistolas, cuchi- 

"llos, cartucheras, frascos de p61- 

"vora. Al anochecer, todos los 

"viajeros se reunlan en el cuarto 

" f de Dumas; de alii se marchaban 

"en tropel a comer. Los prime- 

*ros dias fueron a casa de Lardi. 

u Lardi escribia Achard , es 

"un restaurador de Burdeos o de 

"Milan, >no lo se con exactitud. 

"En su establecimiento habia tres 

*o cuatro copias de Velazquez y 

"Murillo y cinco o seis lamparas 

"muy relucientes. Sin embargo, 

"los mozos eran lentos, torpes, remisos en el servir; no tenian la diligencia 

"que estos subitaneos franceses reclamaban. Acabaron por marcharse todos 

"a una fonda llamada de Los Leones de oro, situada en el postigo de San 

"Martin. Nadie conoce esta fonda en Madrid; es un arriero de Seviila quien 

"le ha dado las senas a Giraud. Atendieronles alii solicitamente a losfran- 

"ceses, y alii acudieron todas las noches a comer." 

D) Observa Azorin que debemos gratitud a estos viajeros franceses, 
especialmente a Gautier y a Dumas, por haber sentido la soberana belleza 
de los paisajes de Guadarrama; que sus paginas descriptivas son una ense- 
iianza para los espanoles, y que el viaje y las poesias de Gautier ban 




PERTEtfECiNT A LA 

BIBLIOTECA PARTICULAR 

de 

ESCRICH 



Ex Hbris usado en el siglo XIX. 



47 



SALCEDO ~ LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 



EX LIBR1S DEL SIGLO XIX 



BIBLIQTKA 
08D.V.BARRANTES. 

Qbran* 

Volumenn* _ 



C- 

. 

V. 



. de 
delS 



Barrantes (D. Vicente). - Ex libris 
usado hacia 1870. 



tenido considerable influencia en los lite- 
rates de la generation de 1898 "que pu- 
"sieron su erapeiio en observar, sentir y 
"describir el paisaje castellano." "De 1900, 
"afiade, es el Camino de perfection, de 
"Pio Baroja, que no es otra cosa sino una 
"coleccion de paisajes . . . En las prime- 
"ras paginas se alza la silueta del Guada- 
"rrama/ 

Exacto es todo esto, y en cuanto a 
sentir o hacer sentir la belleza de los pai- 
sajes, nadie como Gautier, el poeta-pintor; 
pero tambien es cierto que el Viaje de 
Dumas por Espana, lejos de haber sido 
agradecido por los espanoles, ha sido, y 
es todavia, una de las causas mas efica- 
ces de la enemistad y recelo con que se 
mira aqui a los franceses. Seguramente 
que Dumas no tuvo intention de burlar- 
se de nosotros; pero, sin duda tambien, 
vino a Espana imbuido de la leyenda de 

la guitarra y de la pandereta, imaginada por Montesquieu, Voltaire, Mas- 
son de Morvillers y otros escritores franceses del siglo xvm (vease 

tomo III-IV-21-Pag. 67), y que su fantasia, enamorada de lo raro y pin- 

toresco, as! como su deseo de agradar al piiblico para ganar dinero, hi- 

cieron que la exagerase. Se puede creer que Dumas se figurara que nos 

agradaba presentandonos con rasgos que a el 

se antojaran originales y artisticos siendo real- 

mente caricaturescos; pero es innegable que 

su Viaje a Espana es una Espana puesta en 

ridiculo y cruelmente zaherida y maltratada. 

Pocos ban leido en nuestra patria el texto com- 

pleto del viaje; a lo sumo, la traduccion extrac- 

tada de Ayguals de Izco (1847), la cual lleva 

un apendice censurando duramente a Dumas 

por las injurias con que habla pagado la hos- 

pitalidad espaiiola; pero iquien no sabe lo de 

nuestras mujeres, aun las de elevada clase, 

con el punal o navaja en la liga, o la frase el Francisco Rodrigue2 Mad*. 

Africa empieza en los Pirlneos, que se atribu- (1854) 




48 



// - RESUMEN DE HISTORIA POLITICA - LA PENINSULA 




Leopoldo O'Donell. 

(1808-1867) 



ye, ignoramos si con fundamento, a ese libro de trlste fama entre nosotros? 

Todavla, en las . recientes polemicas .entre francofilos y germanofilos 

con motivo de la guerra europea, persona de tan 

superior entendimiento y tan ecuanime, cual don 

Francisco Rodriguez Marin, recordaba el libro de 

Dumas como uno de los motivos que tienen los 

espafioles para no querer a Francia, y asi lo ha 

reconocido Le Correspondant, en su articulo L } 

Esprit public et la situation en Espagne: Le Ge- 

nese historique des sentiments et des idees (10- 

Octubre-1915). 

10. La revolution de 1854: A) Resu- 
men politico. B) Canovas del Castillo. 
C) La coronation de Quintan a. A) La 
revolution de 1854 fue un pronunciamiento militar 
dirigido por D. Leopoldo O'Donnell y secundado 

mas o menos publicamente por casi todos los generales politicos, induso 
el mismo Narvaez. La conjuration venia urdida desde el ministerio Bravo 
Murillo, uno de cuyos fines era extirpar el militarismo. Deciase de el que 
habia prometido ahorcar a los generales con sus mismas fajas. No tuvo, 
sin embargo, la energia suficiente para imponerse en el mdmento crlti- 
co, y los generales se.coaligaron contra el, y man- 
tuvieron su actitud contra sus sucesores. Favore- 
cioles la oposicion que se hizo al ministerio del Con- 
de de San Luis por causa de momlidad, o sea acu- 
sando a los polacos, no solo de las polacadas propia- 
mente dichas, sino de toda suerte de chanchullos o 
negocios sucios en las concesiones y administracion 
de obras publicas. 

O'Donnell se sublevo el 28 de Junio de 1854 
al frente de los regimientos de caballeria de la guar- 
nicion de Madrid, y al grito de lAbajo el ministerio! 
/Reunion de cortesJ y /Suspension del emprestito 
forzoso! El dia 30 chocaron en Vicalvaro los cuerpos 
pronunciados con los demas de la guarnicion, y vien- 
do que ninguno respopdia al movimiento, se puso en 
retirada por Aranjuez, Villarrubia y Manzanares, donde, por consejo del 
entonces joven revolucionario D. Antonio Canovas del Castillo, dejo a este 




Juan Bravo Murillo. 

(1803-1873) 



SALCEDQ.-~a Literature* EspaHola. Tomo IV. 



SALCEDO * LA LITERATURA ESPANOLA- TOMO IV 



redactar el Manifiesto de Manzanares (7- Julio), en que se pedia el trono 
sin camarillas que lo deshonren, todo genero de libertades, rebaja de 
impuestos, juntas revolucionarias, cortes constituyentes y milicia national, 
esto es, se llamaba no solo a los progresistas sino a todos los elementos 
avanzados para que se levantasen y viniesen en auxilio de un movimiento 
politico que sin ese apoyo estaba fracasado sin remedio. 

B) Canovas del Castillo, el mas famoso de nuestros politicos contera- 
poraneos y el mas digno de serlo, nacio en Malaga el 8 de Febrero de 1828. 
Hijo de un profesor de Matematicas de la Escuela de Comercio, sin otro 
haber que su corto sueldo, encontrose cuando aiin no habia salido de la 
adolescencia, huerf ano de padre y con madre y dos hermanos nienores de 
que debia ser el unico amparo en la vida. Arrimose valientemente al tra- 

bajo para sacar adelante a los suyos, y sinti en- 
dose con alientos para escalar las cimas, vinose 
a Madrid a estudiar Leyes, contando con la pro- 
tection de su tio D. Serafin Estebanez Calde- 
ron, el Solitario, de que ya se ha hablado en 
el tomo III de esta obra, y el cual, en este tiem- 
po, figuraba como personaje secundario pero 
importante y de prestigio en el partido mode- 
rado. Canovas se manifesto siempre agradecidi- 
simo a los favores de su pariente, e indudable- 
mente los recibio; pero no ha de creerse que 
lo mantuviera y le hiciese la carrera. Aquello fue 
dar la mano a uno que sabe trepar. Canovas paso 
lo suyo, o sean muchisimos trabajos y apuros en 
su juventud. Un dia le oyo decir el autor de este 

libro: "a mi me ha ocurrido, y no una vez sola, salir de un baile, en las 
frias madrugadas de invierno, correctamente vestido de frac y gabdn, y 
no tener casa en que ir a descansar; tenerme que andar vagando por las 
calles, y pararme a veces junto a los braseros de los puestos matinales 
buscando en su fuego el calor que necesitaba." Cuentase tambien que a la 
luz de los escaparates de las tiendas estudio mas de una vez sus lecciones. 
Eso si, estudiaba siempre, y su tio le puso el mote de Traga-leyes. 
Segun refirio el mismo, en un discurso ante la Academia de Jurispruden- 
cia, su Ideal juvenil era llegar a ser un abogado de gran bufete, y con esta 
base economica y de posicion social dedicarse a la politica, doctrinal, y 
practicamente, a la historia, a la literatura y a la poesia; llevarlo todo por 
delante como habian hecho otros. En 1849 era redactor de La Patria. 
En 1850 de El Oriente. En 1854 publico La Campana de Huesca, cronica 




Manuel Jcse Quintana. 
(1772-1857) 



50 



n~RESUMEN 



LA PENINSULA 



del siglo xu, con clerto prologo cortad al uso y ajustado con mano amiga 
al cuerpo de la obra por El Solitario, desmayada novela del genero de 
Walter Scott, en que se reflejan, sin embargo, los buenos estudios histo- 
ticos y la intention politica de su autor. Canovas entro en la conspiracion 
de O'Donnell por abrirse camino en el mundo, por llegar, segun se ha 
dicho despues. Sus ideas en aquel tiempo eran ya conservadoras, y creyo, 
sin duda, como la mayoria de los conjurados, que no se trataba mas que 
de un pronunciamiento mode- 
rado para derrocar la corrom- 
pida administration de los po- 
lacos. Atribiiyesele haber co- 
laborado con Gonzalez Bravo 
en El Murcielago, periodico 
landestino contra el Conde de 
San Luis, de que solo salieron 
echo niimeros, y de cuyo tono 
se puede formar idea por este 
pensamiento: Para dar una lec~ 
don de moralidad basta con 
colgar a D. Jose Salamanca 
del balcdn principal de la Casa 
de Correos. Andando el tiem- 
po, y ya en la ciispide, o, me- 
jor dicho, en el declinar de su 
carrera, hubo de sufrir el los 
embates de otra oposicion 
la silvelista fundada tam- 
bien en motives de moralidad. 
Canovas se manifesto muchas ^ . _ A ^ _ _ , _ . 

CAnovas del Castillo (D. A.). Ex ilbris grafcado 

veces arrepentido de su inter- hacia isso, 

vencion en el pronunciamien- 
to de 1854 que por su consejo 

maquiavelico se convirtio en revolution: un hombre de bien, decia, no 
puede haber tornado parte mas que en una revolution, y esto por no saber 
lo que era (1). 

C) Triunfante la revolution por haberse unido a los pronunciados los 
progresistas y deraocratas, hubo cortes constituyentes , persecutions, 




(1) Marques de Lema: Un testigo de importances sucesos. El general O'Lawlor. En Estudios hist6~ 
ricos y criticos (primera serie). 



51 



SALCEDO^IA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

motines, esbozo de guerra civil carlista, y todo acabo por dividirse los revo- 
lucionarios en dos bandos: el genuinamente revolucionario o mas avanzado 
y el moderado que se liberalize, y a que se unieron muchos progresistas, 
formandose asi un nuevo partido denominado la Union Liberal, que reco- 
nocio por jefe a D. Leopoldo O'Donnell. Ungolpe de estado (14Junio-1856) 
dio el Poder a los unionistas. 

Un episodio de este periodo debe tener, por su caracter literario, reso- 
nancia en estas paginas: tal es la coronation de Quintana. En Abril de 1854 
habia cumplido el poeta ochenta y dos afios. Venerabanle los progresistas 
como a la ms pura gloria literaria de su partido. En Septiembre de aquel 
ano se representaba en el teatro de Variedades, de Madrid, el Pelayo 

(vease tomo III-XII-106), alcanzando clamoro- 
so exito no menos politico que literario, o mds 
de lo primero que de lo segundo. El dia 14 del 
mes publico la recien fundada Iberia un arti- 
culo editorial firmado por su director Calvo 
Asensio (1) y todos sus redactores, en que se 
decia: 

"Y donde esta ese genio divino, ese sa- 
"cerdote de la gaya ciencia, ese ap6stol de la 
"fe de los pueblos? 

"D6nde? AM le teneis en el rincon de su 
"hograr domestico, pobre, modesto, humilde; 
"abandonado; ahi le teneis, sin fausto, sin teso- 
"ros, sin titulos, en medio de su grandeza; ahi le 
"teneis, encanecido por la nieve de ochenta y 
"dos afios, postrado bajo el peso de la edad, 

"pero con la frente altiva, con el corazon brioso, con la conciencia tranquila 
"y serena. Venid, y le vereis, ciudadanos, digno en sus maneras, grave en 
"sus palabras, noble y afectuoso en su trato, escuchando a quien le habia, 
"respondiendo a quien le pregunta, ensenando a la juventud que se le 
"acerca el camino de la virtud y de la sabiduria. 




Antonio Canovas del Castillo. ' 

(1828-1897) 



(1) Don Pedro Calvo Asensio nacio en la Mota del Marques (31 Enero 1821), y murio en Madrid (17 de 
Septiembre 1863). Era boticario, y en 1844, recien acabada su carrera, fundo El Restaurador Farmac&utico> 
periodico de su facultad; pero al afio siguiente carnbio de rumbo, fundando El Cinife, de bella Hteratura, y 
escribiendo para el teatro La accttn de Villalar, l,a cuna no da nobleza, Ferndn Gonzdlez (en colaboraci6n 
con D. Juan de la Rosa Gonzalez), La venganza de un pechero (tambien en colaboracion), etc. La literatura 
dramatica y no dramdtica de Calvo Asensio, toda inspirada en el mas ferviente progresismo, did no poco 
que reir a moderados, unionistas y neocat61icos y aun a los democratas y republicanos. De su prosa es 
muestra el trozo del articulo que va copiado en el texto. Fundo La Iberia al triunfar la revolucion del 54, la 
cual tuvo redactores de harto mas fuste literario que el fundador, como Victor Balaguer, Carlos Rubio, etc. 



52 



- LA PENINSULA 



"lY habra de bajar al sepulcro ese majestuoso anciano sin reclbir de 
"la generation que le contempla atonita de admiration y de pasrao, el pre- 
4< mio debido a sus grandes servicios?" 

Al dfa siguiente, en una reunion politica de directores de periodicos 
quedo acordado que el prernlo debido a Quintana fuese una corona de oro 
construlda por suscripcion nacional y ofrecida piiblica y solemnemente al 
poeta. Nombrose la indispensable comision, compuesta por los directores 
de La Iberia, La Nation, El Tribuno, El Esparterista, El Miliciano, La 
Union Liberal y Las Novedades. El director de la Plateria de Martinez, don 
Jose Ramirez de Arellano, fue encargado de fabricar la corona. El Duque 
de la Victoria dijo a la comision: Con mi dinero y con mi persona puede 
contar para todo aqaello que redunde en honra y gloria de nuestro queri- 
do vate, e indico que la Reina debia ser la que coronase a Quintana; fue a 
Palacio otra comision presidida por Hartzenbusch y dijo la Reina: Amo yo 
a Quintana, no solo como a mi ayo y maestro, sino como al ingenio mas 
grande de mi reino; estoy, pues, pronta a coronarle, y se suscribio con seis 
mil reales para la corona, costeando ademas la bandeja, que costo mil 
quinientos duros. El claustro de la Universidad de Salamanca coadyuvd 
lambien a la suscripcion con respetable oirenda. Vinieron luego las discu- 
siones sobre donde debia ser coronado Quintana: querian unos que al aire 
libre, en el Salon del Prado; otros que en la basilica de Atocha; otros que 
en el paraninfo de la Universidatf. Por fin se acordo que fuera en el Sena- 
do que, como a la sazon, habla Cortes constituyentes, reunidas en el Pala- 
tio del Congreso, estaba vacante. Se fijo la fiesta para el 19 de Marzo de 
1855; pero por un luto de corte defiriose para el dia 25. 

Desapacible amanecio, con viento fuerte y lluvia Ma y menuda; pero 
aquel acto que, como escribio La Epoca, "no tenia precedentes en losfas- 
"tos de la historia, a no remontarse a epocas lejanas, a los tiempos de Tas- 
"so y de Petrarca", movio, no solo la proverbial curiosidad de los madrile- 
nos, sino verdadero entusiasmo. Los rigidos aristarcos que nunca faltan, los 
moderados y aun los incipientes unionistas mirarian de seguro aquel apa- 
rato como una progresistada mas; pero aun no habla sohado la hora en 
que habian de parecer de buen tono intelectual, de superioridad perso- 
nal o de sana oposicion politica oponerse abiertamente al homenaje a una 
gloria nacional, y esto de las glorias nacionales se tomaba en serio por to- 
dos. A Quintana se le consideraba asi, y no habia mas que hablar. Los 
franceses ban seguido con este criterio que califican hoy muchos en nues- 
tra nation de cursimente patriotico, y aun de funesto, y precise es convenir 
que en la hora del peligro estan demostrando como ese amor a la patria, 
representada por sus hombres grandes, o los que mas o menos justamente 

53 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPAftOLA - TOMO IV 




Juan Eugenia Hartzentmsch. 

(1806-1880) 



pasanpor tales, es un sentimiento eficaz para pro- 
ducir el heroismo. 

Cubrieronse los balcones de colgaduras. Innu- 
merable multitud de todas las clases sociales in- 
vadio las calles. El presldente de las cortes, el di- 
rector de la Academia Espanola (Martinez de la 
Rosa) y el Alcalde de Madrid fueron en una carro- 
za de Palacio, seguida por otros muchos carruajes 
en que iba distribuida la comitiva, a la modesta 
casa del poeta para llevarlo al Senado, El salon de 
sesiones estaba imponente: la Reina, vestida de 
seda verde con encajes, y el Rey, de capitan gene- 
ral, ocupaban el trono, y a su alrededor agrupaba- 
se la mas brillante corte. Quintana entro apoyado 
en el brazo de Martinez de la Rosa, bes6 la mano 
de la Reina y tomo asiento. Calvo Asensio leyo un 
discurso. Hartzenbusch tomo de una mesa la corona con su bandeja, y la 
entrego a Espartero, y este a Isabel II, la cual cino con ella la frente 
del poeta, diciendo: Yo me asocio a este homenaje en nombre de la patria 
como Reina, y en nombre de las letras como discipula. Quintana, que 
habia recibido de rodillas el honor supremo, tremulo, llorando, balbu- 
ciente, leyo o intento leer un discursito de gracias. La Reina se llevo a 
los ojos el panuelo. El concurso grito: jViva la Reina! jViva Quintanat 
Y los artistas del teatro del Circo que con la orquesta ocupaban la tribuna 
piiblica, rompieron a cantar el himno escrito por Ayala y puesto en miisica 
por Arrieta. Despues, Gertrudis Gomez de Avella- 
neda leyo una oda, y concluyo la fiesta solemne. 
La Reina fue a estrechar la mano de Quintana, 
y ella misma lo condujo al salon del refresco, 
donde le obsequio como una nieta carinosa al 
venerado abuelo. Por concurso fue elegido el pin- 
tor D. Luis Lopez para perpetuar en el lienzo la 
memoria del acto. 

Quintana sobrevivio poco menos de dos anos 
a este inusitado homenaje. Muri6 cristianamente 
el 11 de'Marzo de 1857, dejando por unico caudal 
una numerosa y selecta biblioteca. Tuvieron que 
venderla sus sobrinos y herederos para pagar sus 
deudas, y entre estas deudas figuraba la de 50 Adelardo L6pez de Ayala ^ 
duros prestados por un amigo, dos anos atras, (1329- 1379) 




54 



// - RESUMEN DE HISTORIA POL/T1CA- LA PENINSULA 




Francisco Serrano y Domingaez. 
(1810-1885) 



para pagar el traje de frac con que aslstio al 
solemne acto de su coronation (1). 



11. Oltimo periodo del reinado de 
Isabel II. De 1856 a 1868, el reinado de 
Isabel II nos ofrece la lucha por el Poder entre 
dos partidos turnantes: el moderado y el unio- 
nista. El progresista esta fuera de turno, y cons- 
pira; mas avanzado que el progresista, coad- 
yuva a su action el democrata, el cual tiene 
por bandera la soberania nacional no recono- 
ciendo mas base legitima del Poder piiblico que 
el voto popular. Entre los democratas los hay 

republicanos y otros que admiten, o transigen, mejor dicho, con la mo- 
narqula. O'Donnell gobierna de 14 de Julio a 12 de Octubre de 1856: Nar- 
vaez hasta el 15 de Octubre de 1857. Despues de los efimeros gabinetes 
de Armero e Istiiriz, constituyose el presidido por O'Donnell (30- Ju- 
nto- 1858) que duro hasta el 3 de Marzo de 1863; son los famosos 
cinco anos de la Union liberal, en que sucedieron la guerra de Africa, 
anexion de Santo Domingo, expedition a Mejico, etc. El Marques de Mi- 
raflores, jefe de la izquierda del partido moderado goberno hasta el 17 
de Enero de 1864. Sucedieronle: Arrazola (un mes y dope dias); Mon (sels 
meses y quince dias); Narvaez (del 16-Septiembre-1864 a 21 -Junto- 1865); 
O'Donnell (hasta 10-Julio-1866); Narvaez hasta su muerte ocurrida el 23 de 

Abril de 1868; quedo de presidente del con- 
sejo Gonzalez Bravo, estallando en Sep- 
tiembre la revolution que arrojo del trono 
a Isabel II. 




Juan Prim. 

(1814-1870) 



(1) Hemos seguido en este relate el animadisimo de don 
Tomas Luceno en el precioso articulo que ligura al frente de 
los coleccionados en el libro Memorias. . . a la familia (volu- 
men XTV de la coleccion Alegria). Madrid, 19CB. Luceno asMid 
a la ceremonia vestido de miliciano nacional. "Debo advertir 
"dice quealasazon contaba yo diez anos de edad, y qne si 
"vestiaeltrajereferido eraporque entonces todos los hifos de los 
*liberales usabamos por gracia el unifonne correspondieMte 
*al batallon a que pertenecian nuestros padres o nuestros her- 
"manos mayores". No fiandose Luceno de sus recuerdos infan- 
tiles, los contrast6 con el mimero de La Epoca del 26 de Maizo 
de 1855. Lo de haber muerto Quintana cristianamente, o sea con 
todos los sacramentos de la Iglesia, esta documentado por don 
Rufino Blanco en su Bibliografiapedag6gica espafiola, articulo 
Quintana, publicado tambien en f olieto aparte. 



55 




Amadeo I. 

(1845-1890) 
(Retrato de C, L. Ribera.) 



(Fot. Moreno.) 



// - RESUMEN DE HISTORIA POL/TICA LA PENINSULA 




Manuel Ruiz Zorrllla. 
(1834-1895) 



12. Revolution de 1868. La Revolution 

de 1868 se desarrollo de este modo: gobierno provi- 
sional presidido por Serrano (de 8-Octubre-1868 

al 15 de Junio de 1869). Promulgada la Constituci6n 

de 1869, Serrano ocupo la regencia, y Prim fue pre- 

sidente del consejo hasta su muerte por asesina- 

to (30-Diciembre-1870). Don Amadeo de Saboya, 

elegido rey por las Cortes Constituyentes (16-No- 

viembre-1870), desembarco en Cartagena (30- No- 

viembre), goberno sucesivamente con Serrano, Ruiz 

Zorrilla, Malcampo, Sagasta, Serrano y Ruiz Zorri- 

lla, y renuncio la corona 
(ll-Febrero-1873). La repii- 
blica duro desde esta fecha 
hasta' el fin del periodo; gobernaron priinero los 
monarquicos radicales con los republicanos faisto- 
ricos; el 16 de Abril fueron eliminados aquellos; 
se sucedieron en la presidencia del Poder Ejecu- 
tivo Figueras, Pi Margall, Salmeron y Castelar. En 
la madrugada del 3 de Enero de 1874, el capitan 
general de Castilla la Nueva, D. Manuel Pavia, 
disolvio violentamente las Cortes, y aun conser- 
vandose el nombre de republica, el Poder fue ejer- 
cido por monarquicos. El 29 de Diciembre de 
este aiio se pronuncio Martinez Campos por Don 
Alfonso XII. El dia 30 
toda Espana recono- 

cia la Restauracion, y funcionaba el Ministerio- 

Regencia, presidido por D. Antonio Canovas del 

Castillo/La Revolution dejo encendida en la 

Peninsula la guerra civil con los carlistas, de 

no menos proporciones que la de 183340, y 

en Cuba la separatista. 

13. Nuestrosdfas: A) Reinado de Al- 
fonso XIL B) Regencia de Dona Maria 

Cristina. C) Reinado de Alfonso XIII. FranC iscaPiyMar g aiL 
A) El reinado de Alfonso XII duro hasta la 




Estanislao Figueras. 

(1819-1882) 




57 




Alfonso XII. 

(1857-1885) 
(Retrato de Federico Madrazo). 



(Fot Lacoste.) 



II-RESUMEN DE HISTOR1A POLITICA-LA PENINSULA 




Nicolas SalmeroH. 

(1838-1908) 



muerte del Key (25-Nov.-1885). Desde su co- 

mlenzo faasta el 10 de Febrero de 1881, go- 

berno el partido liberal-conservador, dirigldo 

por Canovas, en cuyo periodo termino la gue- 
rra civil con los carlistas, se hizo en Cuba la 

paz del Zanjon, dominandose otra insurrection 

posterior denominada la guerra chiquita, fue 

promulgada la constitution de 1876, y se caso 

el monarca, en 23 de Enero de 1878, con su 

prima dona Mercedes de Orleans, la cual mu- 

rio a los cinco meses de casada; y en 29 de No- 

viembre de 1879 con dona Maria Cristina deAus- 

tria. Sucedio al partido 
conservador el liberal, 
titulado entonces lu- 

sionista; el gabinete presidido por Sagasta dur& 
en el Poder, con varias crisis, hasta el 13 de Oc- 
tubre de 1883, en que se formo el que presidio 
Posada Herrera y en que entraron elementos de 
un nuevo partido ultra-liberal, que habia surgido 
en las cortes con el titulo de izquierda dindstica* 
Derrotado este gobierno en las cortes por la mayo- 
ria sagastina (17'Enero-1884), volvio Canovas a 
los consejos de la corona, y en ellos permanecia 
cuando murio el Key. 

B) No bien expiro D. Alfonso XII, Canovas 
hizo que la reina Cris- 
tina llamase a Sagasta, y se formo una situation 

liberal que duro hasta el 5 de Julio de 1890. La 

conservadora que le sucedio acabo (12-Diciem- 

bre4892) por la disidencia de D. Francisco Sil ve- 
la. Gobierno liberal, presidido por Sagasta, hasta 

el 23 de Marzo de 1895. El 24 de Febrero ante- 
rior habia empezado la guerra de Cuba. Canovas 

del Castilio hizo frente a esta y a la insurrection 

de Filipinas; el 8 de Agosto de 1897 fue asesi- 

nado en el balneario de Santa Agueda por el 

anarquista italiano Miguel Angiolillo. El 23 de 

Septiembre subio Sagasta de nuevo al Poder y en Emilio Castelar . 

este periodo fue la guerra con los Estados Uni- (1832-1809) 




Prdxedes Mateo Sagastd. 

(1827-1903) 




59 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 




Maria Crlstina de Austria. 

(Retrato por M. de Ojeda,) 



(Fot. Moreno.) 



// - RESUMEN DE HISTORIA POLIT1CA - LA PENINSULA 




Eugenio Montero Rios. 
(1832-1914) 



dos, en que perdimos las Antillas y las Filipinas, 
y lo que es mas sensible, las ilusiones que abri- 
gaban muchos, a la verdad sin ningun fundamen- 
to razonable, sobre el poderio de Espana. Firmado 
el desastroso tratado de paz con los Estados Uni- 
doS, constituyose un gabinete de union conser- 
vadora presidido por Silvela (4~Marzo~1889), a que 
sucedio el de Azcarraga (22-Octubre'1900). Los 
liberales fueron otra vez Poder (5-Marzo4901). 

El 17 de Mayo de 1902 juro Don Alfon- 
so XIII la Constitution, entrando en el ejercicio 

de su soberania. 

C) Los gabinetes que 
se han sucedido en este 

reinado son: Sagasta (hasta el 6 de Diciembre 
de 1902). Silvela (hasta 19 de Julio de 1903). 
Villaverde (hasta 5 de Diciembre del mismo aiio). 
Maura (hasta 14 de Diciembre de 1904). Azcarra- 
ga (hasta 27 de Enero de 1905). Villaverde (hasta 
el 21 de Junio del mismo aiio). Montero Rlos 
(hasta 30 de Novlembre del mismo aiio). Moret 
(hasta 4 de Julio de 1906). Lopez Domfnguez. 
(hasta el 29 de Noviembre del mismo afio). Moret 
(solo duro cuatro dias). Marques de la Vega de 
Armijo (hasta 24 de Enero de 1907). Maura (hasta 
Octubre de 1909). Moret (hasta 9 de Febrero 
de 1910). Canalejas (hasta 

el 12 de Noviembre de 1912, que fue asesinado 
en la Puerta del Sol). Conde de Romanones (hasta 
Octubre de 1913). 

La formation del gabinete presidido por el 
Conde de Romanones disgusto al jefe del partido 
conservador D. Antonio Maura, el cual creia, sin 
duda, llegado el momento del cambio de politick, 
y debio de atribuir el no haberse verificado a la 
oposicion personal que se le hacla desde 1909, 
expresada o foramlada por el grito de [Maura, 
no! Asi, que al principiar el aiio de 1913 escribio 
una carta a D. Eduardo Dato y al general Azca- 
rraga separandose del partido y de la politica. 

61 




Francisco Silvela. 

(1843-1905) 




Marcelo de .Azcarraga. 

(1833-1915) 




Alfonso XHI 

(1886) 



(Pot. Franzen.) 



62 



II-RESUMEN DE HISTOR1A POLITICA - LA PENINSULA 




Marques de la Vega de Armijo 
(1824-1908) 



Creyeron entonces algunos conservadores que 

este paso era irreparable; pero la masa de pro- 

hombres, excitada por D. Alejandro Pidal, tra- 

bajo por repararlo, consiguiendo que Maura vol- 

viese a la jelatura. Tambien en el partido liberal 

prodiijose otra excision: D. Manuel Garcia Prie- 
to, a quien habia el Rey conferido interina- 

mente la presidencia del Consejo a la muerte de 

Canalejas, y que cedio el puesto al Conde de 

Romanones, muy satisfecho de cederlo, segiin se 

dijo entonces por sus intimos, se puso en fren- 

te de su sucesor y fue jefe o micleo de una 

numerosa disidencia. 

Parece que D. Anto- 
nio Maura favorecia o apoyaba esta actitud, y aun 
que su plan era que Garcia Prieto sustituyese al 
Conde de Romanones, y no pudiendo gobernar 
contra los romanonistas hubiese de plantear la 
cuestion de confianza para disolver las cortes, y 
no alcanzando de la corona el indispensable de- 
creto, aconsejase el llamamiento de los conser- 
vadores. Parece tambien que este plan no agra- 
daba a muchos primates del partido, los que 
veian en el una pretericion injusta del Conde 
de Romanones, del mismo genero que la inten- 
tada por los radicales contra Maura. 

En Octubre de 1913, 
los garciprietistas derrota- 

ron en el Senado al gabinete Romanones, y este 

planted la '.crisis, aconsejando al Rey que llama- 

se a sus consejos al partido conservador. Don An- 
tonio Maura dijo al Monarca que debia constituir- 

se un gabinete con otros elementos del partido 

liberal, aludiendo indudablemente a los de Garcia 

Prieto, pues los conservadores no podian suceder 

a Romanones, y, segiin posteriormente ha decla- 

rado en las cortes ; D. Alfonso XIII le replied 
que no era esa la opinion del partido, en el que 
sabia el habia personajes dispuestos a aceptar 
desde luego el Poder. Comprendiendo D. Anto- 




Jose Lopez Dominguez. 

w (1829-1911) 




segismtmdo Moret. 



63 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO I\ 




Raimundo F. Villaverde. 

(1841-1905) 



nio la falsa posicion politica en que le habfan 
colocado, se ausento de Madrid sin dejar las se- 
fias de su paradero, y en estas circunstancias se 
dio a D. Eduardo Dato el encargo de formar mi- 
nisterio, lo que verified con la aquiescencia de 
casi la totalidad de los magnates conservadores. 
Ossorio y Gallardo, gobernador que habia sido 
de Barcelona en el anterior periodo conservador, 
levanto la bandera del maurismo, o sea de la opo- 
sicion a Dato a nombre o en def ensa de Maura, 
originandose de aqui controversias y disputas 
entre datistas y mauristas, que continiian toda- 
via, y en cuyo desarrollo f lie proclamado D. Eduar- 
do Dato jefe del partido. 
A liltimos de Julio de 1914, estallo la guerra 

europea. Alemania, Austria y Turquia, por un lado, 

y Francia, Rusia, Servia y Montenegro por el otro, 

acometieronse con fiereza. Queriendo Alemania 

reducir a Francia con una rapidisima campana 

ofensiva que diese por resultado la inmediata 

ocupacion de Paris, antes que los franceses tuvie- 

ran apercibidas sus fuerzas, y no pudiendo reali- 

zarlo entrando por las fronteras, formidablemente 

fortificadas, discurrio hacerlo atravesando el reino 

de Belgica, camino mas corto y sin fortificacio- 

nes modernas. Habia de atropellar para esto la 

neutralidad belga, esta- 
blecida y garantizada en 

1830 por todas las potencias de primer orden, 
incluso Alemania; pero el gobierno aleman juz- 
go que la necesidad militar, o sea la razon de 
Estado proclamada por Maquiavelo como norma 
fundamental de las relaciones internacionales, jus- 
tificaba el atropello. Asi lo proclamo el Canciller 
del Imperio en el Reichstag, diciendo que deplo- 
raba mucfao tener que ceder a esta necesidad mili- 
tar, pero que Belgica seria esplendidamente in- 
demnizada. El gobierno belga se nega a fran- 
quear el paso por su territorio a los alemanes y 

Jose Canalejas. . , . , , , T , , 

1854-1912) resistio con las armas a los invasores. Inglaterra 




Eduardo Dato. 

(1856) 




64 



// - RESUMEN DE HISTORIA POL/TICA - LA PENINSULA 




Antonio Maura. 



tomando por pretexto esta violation del 

Derecho International, segiin los ale- 
manes, o no pudiendo consentir, segiin 

sus propias declaraciones, que el Im- 

perio aleman ocupase las costas iron- 

teras a las britanicas, rompiese en pro- 

vecho suyo el equilibrio europeo y me- 

nospreciase las protestas diplomaticas 

inglesas, lo que significaba prescindir 

del Imperio britanico en Europa, decla- 

ro la guerra a los alemanes. Posterior- 

mente, Italia y Rumania unieronse tam- 

bienaFran- 
cia, Inglate- 
rra y Rusia, 

y Bulgaria a los imperios centrales y Turqula. 
Tan magnos acontecimientos ban tenido, 
necesariamente, quereflejarse ennuestrapatria. 
Cinendose al orden politico, consolidaron la 
situation del gabinete presidido por D. Eduaiv 
do Dato, el cual se hizo paladin de la neutra- 
lidad absoluta de Espana, grata a toda la na- 
tion, ydesataronlas mas vivas polemicas entre 
german6filos y francofilos. En Enero de 1916 
ha sido sustituido en el Poder el partido con- 
servador por el liberal unidos ya roinanonis- 
tas v garciprietistas , representado por un mi- 

Conde de Romanones. * & r ' _f . , _ 

(1863) nisterio que preside el Conde de Romanones. 





65 



SALCEDO. La Literature* Espafiola. Tomo /F, 



LA LITERATURA ESPANOLA CONTEND 

PQRANEA * ill - RESUMEN DE HISTQRIA 



. - AMERICA ESPANOLA 





La Republica Argentina. Dicfadura de Ro- 
sas. Signification social de los partidos fe- 
deral y unitario. El eaudillaje. Desde 1830, 
y, aiin mas, desde 1835 en que fue reelegido con facul- 
tades extraordinarias gobernador y capitdn general de 
la provincia de Buenos Aires, hasta 1852, D. Juan Ma- 
nuel Rosas gobierna en la Argentina como dictador o tirano. Ya queda 
indicado (Tomo III~pag. 359) que, una vez conseguida la independencia y 
establecida la repiiblica como forma de gobierno, dividieronse los argen- 
tinos en unitarios y federates. Para comprender la signification de estos dos 
partidos, es menester conocer la situation del territorio argentine en el 
momento de convertirse el virreinato espanol de Buenos Aires o del Rio 



(1) 14. La Republica Argentina. Dictadura de Rosas. Significaddn social de los 
partidos federal y unitario. El eaudillaje. 15. Rosas y los gauchos. 16. Emigra- 
cidn de los intelectuales argentinos durante la dictadura de Rosas. 17. La Consii- 
tucidn de 1853. 18. Progresos de la repiiblica. 19. Espanolismo de la Argentina. 
20. Uruguay, Paraguay y Bolivia: A) Causas de su atraso* B) Uruguay. C) Paraguay. 
D) Bolivia. 21. El Peru. 22. Chile. 23. Las republicas que constitayen la gran 
Colombia: A) Venezuela. B) Colombia. C) Panama. D) El Ecuador. 24. Mejico: A) Lu~ 
chas entre conservadores y liberales. B) El imperio de Maximiliano. C) Porfirio Diaz 
y ultimas revoluciones. 25. Las republicas centro-americanas: A) Guatemala. B) Ni- 
caragua. C) Honduras, Costa Rica y El Salvador. D) Tendencia a la unidad politica. 
26. Cuba: A) Dominacidn espanola. B) Relativa independencia. 27. Santo Domingo. 
28. Puerto Rico. 

66 



III-RESUMEN DE HISTORIA POLITICA -AMERICA ESPANOLA 

de la Plata en el Estado soberano a que el Congreso de Tucuman did el 
titulo de Prouincias unidas de la America del Sur. 

Componiase tal territorio de una ciudad (Buenos Aires) que merecia el 
calificativo de grande para lo que eran entonces las ciudades en America, 
y aim en Europa con pocas excepciones, y una campiiia Inmensa y desier- 
ta, en la que aqul y alia, a muy larga distancia unos de otros, hablan sur- 
gido diferentes grupos de poblacion rodeados de sus correspondientes zo- 
nas cultivadas. En la ciudad predominaba el elemento espafiol criollo, y 
con el la cultura espanola de los primeros aiios del siglo xix; considerabaa- 
se las otras poblaciones y la campiiia o pampa como mera prolongation 
o complemento de la ciudad. Buenos Aires llevaba en todo la voz cantante. 
La revolution separatista fue obra del ayuntamiento de la ciudad. Las 
provincias y los campos siguieron el camino trazado por la urbe soberana, 

Partido unitario en el Rio de la Plata es el que ha tendido a conservar 
este predominio politico de la ciudad, tan semejante al que en los tiempos 
antiguos ejercieron las ciudades helenicas y latinas, y en la Edad Media los 
municipios aut6nomos. Partido federal, es el que ha representado la opo- 
sicion al predominio ciudadano. Al antagonismo localista linese que los 
unitarios, criollos espanoles cultos, estaban impregnados del liberalismo do- 
ceanista, heredero legitimo del filosofismo del siglo xvm; propendiendo al 
fomento de los intereses materiales, a la cultura popular laica, y a separar al 
Estado de la Iglesia, tendencia que represento, como ningiin otro, antes 
del triunfo de los federates, D. Bernardino Rivadavia. 

Los federates, gente mas ruda, no entendia de estas cosas; pero se 
opuso instintivamente a ellas por impulse de tradition o por inercia de es- 
tatismo y por llevar la contra a los ciudadanos. Asi la lucha entre ambos 
partidos tom6 en ocasiones aspecto de solemne controversia politico-reli- 
giosa; pero otro elemento harto mas grosero ingiriose en ella: el caudillaje 
militar engendrado por la guerra de la indepeBdentia. Los jefes que habian 
levantado por si mismos tropas para combatir al poder metropolitano, y 
adquirido la costumbre de mandar en las provincias o comarcas, donde por 
largo tiempo batallaron, no se avienen a obedecer a los doctores y litera- 
tos de Buenos Aires, o a volver, nuevos Cincinatos, alavidaprivada: oser 
los amos de toda la Repiiblica, o, por lo menos, del rincon en que dispo- 
nian de la fuerza. De aqui la permanente y espantosa guerra civil con que 
purgo la America meridional el p^cado o el error de su emancipation pre- 
matura. 

En semejante caos surgio Rosas como uno de tantos caudillos, y tuvo 
la energia, habilidad y fortuna de dominarlos a todos o de suprimirlos, 
siendo por este aspecto como uno de aquellos reyes europeos de los si~ 

67 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

glos xiv y xv que con inauditas crueldades debelaron a los oligarcas feu- 
dales, preparando asi una era de monarquia templada. En la Argentina 
realize Rosas este beneficio. "Su tirania marca en la historia del federalis- 
"mo criollo una tendencia unitaria, que si bien surgio merced a la discipli- 
"na de la barbarie, no por eso fue menos pronunciada... El pais unificose... 
"Rosas lo entrego a sus sucesores unido y centralizado. Lo hizo en su pro- 
"vecho personal, por miras de ambicion y por medios tragicos; pero la 
"fitosofia de la historia no se preocupa de la moral pura" (I). 

15. Rosas y los gauchos. De Rosas y de su despotismo se 
cuentan cosas estupendas, algunas de las cuales parecen inverosimiles. El 
doctor Jose M. Ramos Mejia le ha consagrado un libro Rosas y su tiempo 
en que presenta al dictador como personification del tipo criminal descrito 
por la moderna escuela antropologica.Eduardo Acevedo Diaz, en un estudio 
sobre este libro, y, con ocasion del libro, sobre el personaje y epoca que 
son su objeto (2), le llama el gran trdgico argentine, el formidable trdgico 
que templo nuestra raza en el dolor, tipo emblemdtico que entenebrece con 
su sombra cinco lustros de vida argentina, etc. Es posible que algo se exa- 
gere en lo que se dice de Rosas. Al fin y al cabo, las fuentes historicas mas 
copiosas desus fechorias son los escritos de sus adversaries politicos; pero 
aun descontando mucho de las relaciones corrientes y admitidas, queda 
bastante para asombrarse de que en pleno siglo xix, y en una nacion de 
raza europea, hayan podido acontecer tales sucesos. 

Rosas era de pura y aristocratica sangre espanola, descendiente del 
primer conde de Poblaciones, que fue gobernador del Rio de la Plata y 
presidente de Chile en la primera mitad del siglo xvni. Antes de cumplir 
los veinte afios, el futuro dictador escapose de su casa, o fue expulsado de 
ella por su mala conducta, y f uese a la pampa a vivir con los gauchos. 
Conviene, pSfra 16s desconocedores de America, decir en pocas palabras 
quienes son los gauchos. 

Originariamente asi fueron llamados ciertos maleantes, mestizos de 
espaiiol con India o con negra, habitadores de la llanura argentina, y des- 
pues extendiose el nombre a todos los que nacen y viven en la pampa, 
fruto de aquella mezcla etnica, sirviendo de peones en las estancias tin- 
eas dedicadas a la cria de ganados . Viven, o en la casa principal de la 
finca con el propietario o el mayordomo, o en ranchos, que son unas cho- 
I 

(1) Eduardo Acevedo Diaz (hijo): Los Nuestros (Estudios de critica). Buenos Aires, 1910. Estudio 
sobre El unipersonalismo politico argentino sobre la base del libro de Rodolfo Ibarrola Del regimen fede- 
rativo al unitario. 

(2) Incluido tambien en el libro Los Nuestros. 

68 



lU-'RESUMEN DE^USTOR^PQUTTCA^AM^RICA ESPANOLA 

zas construidas de barro y paja. Para beber, jugar y charlar juntanse en las 
pulperias (tabernas o ventorros campesinos). Tienen sus deportes tlpicos: 
carreras de caballos y las yerras en que marcan el ganado. Son aficionadi- 
simos a la guitarra y al canto; payador es el cantor profeslonal, y cielltos 
son las coplas que se van inventando apropiadas a las circunstancias. 
Grandes jinetes, capaces de galopar tres dias y tres nocfaes sin descanso, 
manejan admirablemente el lazo cuerda trenzada de treinta a cincuenta 
varas de largo con argolla en el extremo que sirve de contrapeso para lan- 
zarlo , las bolas tres esferas de piedra o hierro del tamano del pufio 
sujetas a un centre por cordeles, y que se tiran cogiendo la mas pequena y 
haciendo girar las otras por encima de la cabeza y el punal. Los gau- 
chos son buenas gentes; los bandidos de la pampa son los gauchos malos; 
pero todos ellos tipos algo salvajes, amantes sobre todas las cosas de su 
libertad y de la igualdad, no reconociendo superioridad sino en aquellos 
que se captan sus simpatias, y a que se adhieren espontaneamente. Uno 
de sus axiomas fundamentals es: naide es mas que naide. 

Fueron los gauchos el nervio de los ejercito argentinos en la guerra 
de la independencia, y despues la masa de donde sacaron sus mejores sol- 
dados los caudillos en las luchas civiles. Sarmiento, en su novela Facundo, 
ha trazado vigorosamente la silueta de estos hombres de la campana, como 
el dice, que sienten repulsion por el civilizado vivir urbano, que no simpa- 
tizan con el caudillo que viste de frac, sino con el que se les presenta de 
chaqueta y de poncho, y los domina a fuerza de energia, acaudillandolos, 
montado a caballo, con su lanza de manga de ebano, y sin otra estrategia 
que las cargas de caballeria. Asi eraFacundo Quiroga, el heroe de la nove- 
la de Sarmiento, y asl fue Rosas, mas astuto que aquely que supo quitar- 
lo de en medio en la sazon oportuna para ser el linico amo de los gauchos. 

Por este aspecto, la dictadura de Rosas fue el predominio de la plebe 
campesina sobre la clase ilustrada e hidalga de Buenos Aires. El tirano asis- 
tia con su hija dona Manueltta a reuniones en que se bailaba la media 
cana danza propia de los negros y mujercillas de mala vida , y se can- 
taban coplas como estas: 

Al que con salvajes 
Tenga relation, 
La verga y degiiello 
Por esta traici6n, 
Que el santo sistema 
De la Federacion 
Le da a los salvajes 
Violin y vio!6n. 

69 



SALCEDO * Hk LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

iViolin y violon significa degollar! 

Hablan los gauchos un castellano que conserva algimas palabras del 
Siglo de oro, v. gr., nation por extranjero , naciones se llamaban los sol- 
dados al serviclo de Espana que no. eran espanoles , y que altera el sen- 
tido de ciertos vocablos, por ejemplo, sumida por pufialada, quiebra por 
valiente, admitiendo tambien algunos indices , como changango por guita- 
rra mala y nacurutu por feo. En esta jerga tienen una poesia popular co- 
piosisima. Cyro Bayo (1) hace notar que se ban olvidado los cantares pa- 
trioticos, o cielitos de la guerra de la independencia; pero que aiin se can- 
tan en las pulperias tres de la epoca de Rosas: 



En la puerta de mi casa 
Tengo una silla dorada, 
Para sentarse las ninas 
De la cinta colorada. 



A la puerta de mi casa 
Tengo una piedra verdosa 
Con un letrero que dice: 
jViva don Juan Manuel Rosas! 



En la puerta de mi casa 
Tengo una piedra punzo 
Con un letrero que dice: 
[Viva la Federation! 



Lo de la cinta colorada alude a ser el rojo el color emblematico del 
partido federal, asl como el verde y el celeste lo eran del partido unitario. 
Todo el mundo, hombres y mujeres, habfan de llevar escarapelas, corbatas 
o cintas rojas, si no querlan pasar por desafectos al federalismo y al tirano. 
Acevedo Diaz, explicando esto a la moda de la escuela antropologica, dice 
que Rosas era un monocromaniaco, o sea que no podia soportar otro color 
que el rojo, simbolo de su domination. Cuentase que en las iglesias se 
vestia de rojo a las imagenes, que se puso en los altares el retrato de Rosas, 
que los federales se persignaban asi: Por la serial de la Santa Federa- 
tion... y que se predicaban sermones por este tenor: Feligreses mios, si hay 



(1) Romancerillo del Plata. Madrid, 1913. 

70 



in"RESUMENDE t HISTORIA POUT 1C A - AMERICA ESPANOLA 

entre uosotros algun saluaje unitario, qae reviente. Rosas llamo a los je~ 
suitas; pero no habiendose prestado a estas sacrilegas bufonadas, los expul- 
so inmediatamente. Matanzas de unitarios, suplicios y craelisimos tormen- 
tos estaban a la orden del dia, y, como es uso, recrudeciase la persecu- 
cion a cada nueva tentativa de los proscriptos para sacudir el yugo. 

16. Emigration de los infelecfuales argentinos durante 
la dicfadura de Rosas. Toda la intelectualidad argentlna se puso 
en frente del tirano y tuvo que emigrar, por lo cual, la literatura nacional 
no se desenvolvio hasta 1852 en Buenos Aires, sino en Bolivia, Chile y 
Montevideo. Juan de la Cruz Varela murio en Montevideo, adonde faabfa 
buscado refugio (24-Enero-1839). Su faermano, Florencio Varela, autor de 
medianos versos y de exaltada prosa politica, tuvo menos fortuna, pues 
murio asesinado por los federates. El romantico Esteban Echevania fundo 
en 1837, la Asociacion de Mayo, sociedad secreta contra la dictadura en 
que se afiliaron muchos estudiantes capitaneados por Alberdi y Gutierrez, 
la cual, descubierta, hubo de expatriarse el poeta, primero al Sacramento 
y despues a Montevideo y en esta ciudad estaba durante el largo sitio que 
le pusieron tos rosistas; en ella escribio copiosamente, en verso y pro^ 
sa, contra el tirano de Buenos Aires, y murio (19-Enero-1851) sin el gusto 
de verle derrpcado. 

Al grupo de emigrados en Chile pertenecen: Juan Maria Gutierrez (na- 
cio 6-Mayo-1809 y murio 26-Febrero-1878), el conocido autor de Ame- 
rica Poetica, que alcanzo en Valparaiso el puesto de director de la Escuela 
Naval; D. Felix Trias, "fervoroso campeon del catolicismo en la prensa y 
en la tribuna" (1); Alberdi, D. Vicente Fidel Lopez, y el mas famoso de to- 
dos, Sarmiento, que en la emigration compuso su yacitada novelaFacundo, 
o Civilization y barbarie, terrible diatriba contra el tirano argentine y los 
gauchos que le sostenian. Otra novela contra Rosas, muy conocida en Eu- 
ropa, es Amalia, de Jose Marmol (nacio 4-Dic.-1818, murio ciego 12-Agos- 
fo-1881), literariamente inferior a la de Sarmiento; pero de mas seguro 
efecto politico. Amalia es la historia anecdotica de la dictadura, escrita al 
modo de Soulie y de Sue. Quizas muchos de los detalles estupendos de 
aquella tirania no tengan otro fundamento historico que la relacion de 
Marmol, y no porque el poeta unitario haya inventado los episodios, sino 
por haberles dado en su novela mayor realce que el que tuvieran en la 
realidad. 



(1) Menendez y Pelayo. 
71 



SALCEDO-LA LITERATURA -ESPANOLA - TOMO IV 



17. La Constitution de 1853. Tras muchas tentativas infmc- 
tuosas para derrocar a Rosas, y que afianzaron y exacerbaron su domina- 
tion, lo consiguio el general Urquiza en la batalla de Monte Caseros (1852). 
No fue esta insurrection el triunfo de los unitarios sobre los federates, sino 
el de una coalition de todos los enojados por la extravagante tirania de 
Rosas. El mismo Urquiza pertenecia por sus antecedentes personales al 
regimen federal. Asi, al recobrar la clase intelectual y elevada el Poder que 
le habian arrebatado el dictador y sus plebeyas huestes, encontrose la na- 
ci6n en plena crisis constituyente. Por fortuna, tuvo entonces un hombre 
docto y sensato, de los que no lo estudian todo en los libros, como habian 
sido los unitarios por el estilo de Rivadavia, anteriores al triunfo del fede- 
ralismo de las aldeas y de las estancias, sino de los que se dejan ensenar 
por la realidad viva: tal fue D. Juan Bautista Alberdi (nacio 1814; mu- 
rio 1884). El antiguo estudiante afiliado a la Asociacion de Mayo, el inci- 
piente poeta que escribio en prosa El Ed&n para que Gutierrez lo pusiera 
en verso (1), el imitador de los articulos de costumbres de Larra, que fir- 
maba con el seudonimo de Figarillo, encontro al fin el sendero de su 
vocation en los estudios juridicos, el Derecho Politico especialmente, y 
es el autor de las Bases para la organizacion politica de la Confedera- 
tion Argentina, obra maestra de que es expresion prctica o positiva la 
constitution vigente, promulgada por el congreso nacional el 25 de Mayo 
de 1853. 

Alberdi era doctrinalmente unitario; pero comprendio que con el me- 
dio geografico y costumbres de su pais, la unidad no podia ser mas que un 
ideal, y que el linico medio de prepararlo era asegurar la paz interior, fo- 
mentar la riqueza piiblica y con ella las comunicaciones. De ahi su celebre 
frase: el ferrocarril unificard a la Argentina me/or que todos los congre- 
sos. Por lo pronto, habia que aceptar una constitution federal, procurando 
eliminar del federalismo historico los elementos anarquicos que lo hicie- 
ron tan aborrecible, asi como del unitarismo anterior a Rosas la rigidez 
centralizadora a la francesa, inaplicable en aquellas vastas y poco pobladas 
regiones. 

A tal idea obedeci6 el codigo constitucional de 1853, y, juzgando las 
cosas en conjunto, y desde lejos, como podemos hacerlo nosotros, es in- 
discutible que sus frutos ban sido magnamente beneficiosos. Verdad es que 
las guerras civiles no concluyeron; que las hubo singularmente peligrosas, 
como la originada por la insurrection de la provincia de Buenos Aires, que 



(1) Obras completas de Juan Bautista AlberdL Buenos Aires, 1886, tomo IL 

72 



HI : RESUMEN DEHISTORIA POLITIC^AMERICA ESPANOLA 

se constituyo en estado independiente, y permanecio asi hasta que, en 1859, 
la batalla de Cepeda la oblige a entrar en la confederaci6n, y otras, que 
fueron lamentables retrocesos a la epoca del caudlllaje; pero comparadas 
estas revueltas con las anteriores a 1853 significan muy poco, y la tendencia 
constante ha sldo a la paz interior, a la consolidation de la unidad natio- 
nal y a su perfeccionamiento. 

18* Progresos de la republics. El progreso material de la 
repiiblica causa asombro. En 1810 calculabase la poblacion de cuanto es 
hoy Argentina en poco mas de 500.000 habitantes, y la de Buenos Aires 
en 55.000 segun unos, y 45.000 segiin otros. La estadistica de 1914 asigna 
a Buenos Aires la cifra de 1.449.330 habitantes, esto es, que si Madrid y 
Barcelona se juntaran en una sola ciudad, aiin faltarian cientos de miles 
de moradores para llegar a la populosa ciudad del Plata. De la repiiblica 
no tenemos datos exactos; pero seguramente debe ya pasar mucho de los 
siete millones. Los Estados Unidos tenian en ISlO.siete millones y medio 
habitantes; en 1910 habia aumentado esta poblacion doce veces. La de la 
Argentina ha crecido en igual periodo de tiempo trece veces, y la de Bue- 
nos Aires veinticuatro veces. 

Factor importantisimo de tal crecimiento ha sido la emigration. Ya en 
la epoca colonial emigraban extranjeros a las orillas del Rio de la Plata, y 
fueron mas desde la independencia; pero despues de la caida de Rosas es 
cuando el movimiento se ha regularizado y adquirido enormes proporcio- 
nes. Desde 1857, en que comenzo a llevarse la estadistica, hasta 31 de 
Diciembre de 1909, ban llegado al pais 4.559.972 extranjeros; la reinmi- 
gracion ha sido de 1.867.267, lo que arroja un saldo de 2.699.705 forasteros 
incorporados a la vida national. La estadistica de 1912 arroja las siguien- 
tes cifras: 

Espafloles 165.662 

Italianos 80.583 

Rusia 20.838 

Turquia 19.792 



19. Espanolismo de la Argentina. Anibal Latino considera 
que la inmigracion italiana es, en conjunto, la mas considerable y la que 
ejerce mas benefico influjo en la repiiblica (1). Un escritor espanol Jose 
M. Salaverria escribe que " sin apariencia alguna, sin un plan manifiesto 



(1) Los f adores del progreso en la Reptiblica Argentina. 
73 



SALCEDO ~ LA LITERATURA ESPAftOLA - TOMO IV 

de influir en las cosas publicas, antes mas bien, manteniendose en una 
position discreta de huesped, el italiano se va apoderando del espiritu de 
la nacion; y la nation argentina, ajena al peligro que la amenaza, se va 
italianizando mas de lo que fuera menester" (1). No participamos de estos 
temores; creemos, por lo contrario, quelos italianos acabaran en la Argen- 
tina por incorporarse al elemento espanol, que es el substractum noble de 
la raza criolla, d, descendiente remoto de los conqulstadores y pobladores 
y el descendiente proximo de los libertadores o fundadores de la republica. 
Ese factor hispanico no es etnicamente puro, si es que hay en el mundo 

pureza etnica. "En Buenos Aires y en Montevi- 
deo, aunquela masa de la poblaeion parezca 
absolutamente blanca, hay un factor oculto, de 
pura cepa africana, que para un observador 
habil se revela en todo momento: en la politica, 
la literatura, los salones, el comercio... " (2) A 
la elimination progresiva de este factor oculto, 
cada vez mas oculto, contribuy en, no solo la emi- 
gration espanola peninsular, sino toda la euro- 
pea, y principalmente la italiana, tan afin de la 
nuestra, y que en la misma Peninsula iberica es 
elemento de la poblaeion actual, ya por efecto 
de la conquista romana, ya por la constante 
relation historica entre italianos y espanoles. 
No debemos ver en la nacion argentina un 
pueblo ya formado, sino que se esta formando. 
Si hay alii actualmente masas que hablan en ita- 
liano, masas hubo en la Peninsula durante la Edad Media que hablaron 
frances; si influyen alii la ciencia filosofica y juridica de los franceses e 
italianos modernos, si lo mismo sucede en la esfera literaria y artistica, no 
acontecio igualmente, y sigue aconteciendo en la Espana peninsular? Por 
mucho eco que encuentren en la Argentina las doctrinas de Lombroso, 
Garofalo y Ferry, mayor fue el que hallaron en la Peninsula las doc- 
trinas de la escuela de Bolonia; si los artistas italianos y los escritores fran- 
ceses son admirados e imitados a las orillas del Plata, admiradisimos e 
imitadisimos fueron aca, y lo son aun, flamencos, alemanes, franceses 
e italianos. Pero ac como alia, todo ello no tarda en ser asimilado por el 




Jos6 Maria Salaverria. 
(1873) 



(1) Tierra argentina. Psicologia, tipos, costumbres, valores de la Repiiblica del Plata, por Jos6 
M. Salaverria. Madrid, 1910. 

(2) Carlos Bunge: Nuestra America. Prologo de Rafael Altamira. Barcelona, 1903. 



74 



III-RESUMEN DE HISTORIA POLITIC A- AMERICA ESPANOLA 

nucleo national, y ese nucleo es hispano aquende y allende el Oceano. 
"Si la Argentina escribe Anibal Latino , como no cabe dudarlo, llega 
a ser una gran nacion y a desempenar en el mundo, en las manifestaciones 
del arte, de las letras y de las ciencias un papel tan brillante como ban 
desempefiado sus hermanas mayores de sangre y de raza, Espaiia tendra 
motivo para estar satisf echa, y Rafael Calzada podra afirmar con razon que 
este pueblo hidalgo y generoso es el orgullo de la famllia espanola . . . Es 
curioso observar como tras eclipses mas o menos prolongados retofian las 
cualidades primitivas . . . Los argentinos no pueden negar su parentesco 
estrechisimo con los espaiioles. Tienen las mismas virtudes y los mismos 
defectos . . . Con razon Rafael Calzada ha podido decir que "el elemento 
espanol sigue predominando, debido a los que fueron, a los que estan y a 
los que llegan, y que en el fondo del hervoroso cosmopolitismo que aqui 
se presencia, siempre noble y siempre creadora esta Espaiia, la augusta 
madre." 

La emigration espanola contribuye poderosamente a este predominio, 
o, mejor dicho, al aumento de su importancia e influjo; pero no es su causa. 
Aunque no fueran emigrantes; es mas, aunque nuestra raza desapareciese 
en Europa, la Argentina seguiria siendo espanola, por serlo el nucleo 
criollo de su poblacion e independencia, nucleo considerable por su mime- 
ro, y todavia mas, por su energia antropologica, que no le consiente asimi- 
larse a otros elementos, sino que le hace asimilarselos. El italiano, el Iran- 
ces, el ingles, el ruso, son extranjeros en la Argentina siempre, hasta que 
se hacen espaiioles; el espanol peninsular se hace espanol-criollo desde 
que pisa el suelo de la repiiblica, y no hay mas diferencia entre el y los 
criollos autenticos que la forrnalidad administrativa de la naturalization. 
El criollo cuando quiere ser frances, cuando deja invadir su mentalidad 
por ideas o formas literarias extra-hispanicas, no hace sino seguir el impul- 
so natural de la raza, imitadora de todo lo extranjero que le choca; pero 
' que conserva siempre un fondo autonomo, refractario a lo mismo extrano 
que adopta. La Argentina, en conclusion, es hoy la verdadera Nueva Es- 
pana, y quizas sea la Espaiia de lo porvenir. 

20. Uruguay, Paraguay y Bolivia: A) Causas de su 
atraso. B) Uruguay. C) Paraguay. D) Bolivia. A) Las otras 
tres repiiblicas, desprendidas del antiguo virreinato espanol del Rio de la 
Pl a t a Uruguay, Paraguay y Bolivia no ban alcanzado el mismo pro- 
greso que su hermana mayor la Argentina, y no ha sido, ciertamente, por 
falta de amplio y feraz territorio y de buenas vias de comunicacion mariti'- 

75 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 

mas o fluviales, ni de talento y virtudes civicas en muchos de sus hijos; les 
ha faltado emigration europea, y sobradoles diversidad de razas y ambi- 
ciones caciquiles. Contemplando a estas y otras naciones hispanoamerica- 
nas, comprendese lo que con profundo desaliento ha escrito el boliviano . 
Arguedas: "Desengafiado Bolivar de su obra, entristecido por haber preci- 
"pitado la liberation de pueblos de composition casi primitiva, tarde ya, 
*cuando todo remedio era imposible, y las turbas, ebrias de efimera glo- 
"ria, se conceptuaban inmensamente superiores, capaces, conscientes, vio 
a el heroe que habia arado en el mar, y cometido grave error al excitar el 
"entusiasmo belico de masas ignaras y poco dispuestas a gobernarse. Y 
"arrepentido, decepcionado, escribe, algunos dias antes de morir, estas 
"tremendas palabras, que se han cumplido al pie de la letra: "America es 
"ingobernable; los que han seruido a la revolution, han arado en el mar. 
"Lo unico que se puede hacer en America es emigrar. Estos paises caerdn 
"infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para pasar despues 
u a las de imperceptibles tiranuelos, de todos colores y razas, devorados 
u por todas las pasiones criminales y extinguidos por la ferocidad. Si fuera 
"posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, este seria el 
"ultimo periodo de America. Es el vidente que anuncia. Los pueblos cons- 
"tituidospor el potente esfuerzo de su brazo y de su genio han caido en 
"manos de multitudes barbaras, de tiranuelos surgidos en momento de 
"convulsion guerrera, animados, la generalidad, de pasiones violentas e 
"incontenible angurria monetaria" (1). 

El ejemplo de Argentina y Chile basta para persuadir de que si Ame- 
rica ha pagado, y aun paga en muchas de sus regiones, el apresuramiento 
en declararse independiente, mas o menos tarde fallara en toda ella latris- 
te profecia de Bolivar, y lejos de volver al caos primitivo, se asentaran sus 
pueblos sobre solidas bases de orden, prosperidad y cultura. Aun en los mas 
anarquicos, adviertense sintomas inequivocos de que los tiempos de reor- 
ganization social no estan lejanos. 

B) Terriblemente agitada y sangrienta es la^historia moderna del Uru- 
guay. Blancos y colorados han hecho todo lo posible para que la repiibli- 
ca no levante cabeza, y, sin embargo, dados su territorio (186.925 kilo- 
metros) y su poblacion (mas de 1.100.000 habitantes) es la mas rica y co~ 
mercial de America del sur. Montevideo es una hermosisirna capital, y la 



(1) A. Arguedas: Pueblo enfermo. Contribucidn a la psicologia de los pueblos hispano-america- 
nos. Carta-prologo de Ramiro de Maeztu. Barcelona, 1909. Sobre el estado de Bolivia ha escrito tambien 
una novela, o, quizas mejor, un estudlo social en forma de novela, el Dr. Mendoza: En tierras del Potosi. Y 
nuestro compatriota Giro Bayo en Peregrino en Indias y La Plata perulera, este ultimo no lo hemos 
visto ni sabemos si esta publicado; da noticias de <! EmiUo H. del Villar, en Nuevo Mundo (1812). 

76 



11I~RESUMEN DE HISTORIA POLITIC A- AMERICA ESPANOLA 

vida intelectual y literarla se ha desarrollado tan Intensa y ricamente que 
ha de ocupar en nuestro libro lugar de preierencia y puesto de honor. 

C) Mas desgraciada ha sido la faistoria del Paraguay. A la muer- 
te del dictador Francia (1840), sucedieronse en elPoder Supremo dos jun- 
tas de gobierno, los consules Mariano Roque Alonso y Carlos Antonio Lo- 
pez, y este mismo Lopez como presidente unico, con cuyo titulo goberno 
diez y ocho afios, desde 1844 hasta su falleclmiento en 10-Sept.4862. Dejo 
instituido por testamento para sucederle a Francisco Solano Lopez, y fuele 
conferidala presidencia por election (16-0ct-1862). Los largos aiios de 
paz y dictadura habian vigorizado al pueblo paraguayo, y su poderio mili- 
tar era indudablemente mayor que el de cada uno de sus vecinos. Solano 
Lopez quiso aprovecharse de ello, no para extender las fronteras de su re- 
piiblica, sino para mantener el equilibrio politico en el continente contra las 
ambiciones del Brasil y Argentina. Su intento fue desgraciado, pues no pro- 
dujo otro efecto sino que estas dos naciones y el Uruguay se coaligaron 
contra el Paraguay (1. Marzo 1865). Contando la Triple Alianza con fuer- 
zas numericamente diez veces mayores que las paraguayas, el resultado no 
era dudoso; pero la resistencia de las segundas es uno de los episodios 
guerreros mas heroicos, no ya de la historia americana sino de la universal. 
Al romperse las hostilidades dijo el general Mitre, presidente de la Argen- 
tina: "Dentro de veinticuatro horas estaremos en los cuarteles, dentro de 
"quince dias en campaiia, y a los tres meses en Asuncion*. Lejos de ser 
asi, la guerra duro cinco aiios, "En los campos de batalla, dice Reclus, los 
u vencedores brasilenos y argentinos no liallaban sino cadaveres. Los para- 
"guayos se ataban por la cintura a la silla del caballo, para que si eran 
"muertos o heridos, el animal los llevase a su tierra aunque luera en peda- 
ls. Los heridos que caian prisioneros arrancaban sus vendajes para 
"morir. La nation entera quiso caer como Numancia y Zaragoza*. Asi 
cayo. El ejercito quedo reducido a 470 hombres, que sucumbieron con 
el presidente en Cerro Cora (l.-Marzo~1870). La nacion, que en 1857 
tenia 1. 337.439 habitantes, en 1873 solo contaba231.079, y de ellos uni- 
camente 28.746 hombres. Los aliados impusieron su voluntad, y el Para- 
guay no ha salido aiin del periodo reconstructivo de tan iremendo desastre. 
El pasado heroico es prenda creemos nosotros de halagtieno porvenir. 

D) Para formarse idea de la historia de Bolivia, nada mejor que los 
vigorosos trazos descriptivos del ya citado Arguedas: "En ochenta anos de 
"vida independiente, mas de treinta mandataries gobiernan el pais bajo los 
"retumbantes titulos de Presidente constitutional, Presidente provisorio, 
"Encargado del Poder Ejecutivo, Junta de Gobierno o Consejo de minls- 
"tros, es decir, cada dos anos y medio salta un nuevo personaje sobre el 

77 



SALCEDO - LA_UTERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

"escenario politico para satisfacer sus aspiraclones, no atemperadas por 
"ningun correctivo de orden moral, y ese incesante cambio de tipos y figu- 
"ras explica de manera logica la decadencia del pais. . . Si por algo se ha 
"distinguido este hasta hacemuy poco, es por su vida de convulsion gue- 
"rrera, provocada por la amblcion incolmable de caudillos y heroes de oca- 
"sion, alucinadores de las masas indigenas. . . En esta carrera desfilan 
"toda clase de hombres, confundidos los buenos con los malos y los regu- 
" lares... Hubo graades talentos, tambien hermosos caracteres, pero unos 
"y otros naufragaron en iucfaas y odios mezquinos. . . De 1825 a 1898 pro- 
"movieronse mas de sesenta revueltas y una serie de guerras internaciona- 
"les, hechas sin motivos poderosos, casi por insignificancias, para calmar 
tt los ardores del pueblo. . . La mayor parte fueron dirigidas por los menos 
"intellgentes y los mas ambiciosos, en el sentido bajo de esta palabra, fra- 
"casando desastrosamente aquellas en que tomaron parte los hombres de 
"buena voluntad. . . No hay un solo gobernante hasta Pando (1899) que 
"haya Hevado su periodo tranquilamente. . Todos tuvieron que recurrir a 
"las armas para sostener su vacilante poder. . . Muchos pagaron con la vida 
"su pueril ambiclon de gobernar: Blanco muere asesinado a estocadas en 
* un convento; Belzu es asesinado por Melgarejo, en el Palacio de la 
"Paz (1); Melgarejo es asesinado por uno de sus favoritos en Lima; Mora- 
les es asesinado por su sobrino; Daza es asesinado por un piquete al pisar 
"el territorio patrio; Cordoba es asesinado en el Loreto de la Paz* (2), 

Arguedas cuenta varias anecdotas para pintar el caracter de estos cau- 
dillos que han ensangrentado a Bolivia. Muy expresiva nos parece la si- 
guiente. A uno de los aspirantes a la presidencia dijeron: 

Pero a que se toma usted tantos afanes, cuando sin necesidad de 
ser presidente, ocupa usted una posiciontan brillante? 

Verdad es, amigo mio, respondio, pero cuando monto en mi caba- 
Ho bianco, y paso ante mis tropas, siento una fruition tan grande y tan 
dulce que compensa todas mis fatigas. 

21* El Peru. El Peru es una de las grandes naciones hispano- 
americanas; su territorio pasa de un inillon de kilometros cuadrados; su po~ 
blacion de cuatro millones, de los que solo unos 350.000 son indios barba- 



(1) Rasgo tipico es este asesinato: batianse en las calles las tropas del Presidente Belzu con las de 
Melgarejo, y aquellas triunlaban; entonces Melgarejo se dirige casi solo al Palacio, mata al centinela, sube 
arriba y mata a Belzu, que estaba en tin salon rodeado de su Estado Mayor y cortesanos; en seguida se 
asoma al balcdn y grita a la muchedumbre, que vitoreaba al difunto: jBelzu ha muerto! . . . iQuien vive 
ahora? Y la multitud responde: j Viva Melgarejo! En una comedia pareceria esto inverosimil, y, sin embargo, 
sucedid. 

Pueblo enfermo, Cap. IX. 

78 



Ill- RESUMEN DE HISTORIA POLJTICA - AMERICA ESPANOLA 

ros; su capital, Lima, es una hermosa ciudad de mas de 400.000 habltantes 
y sobre la que "flota aiin, como dice Ruben Dario, algo del buen tiempo 
de la epoca colonial", y "hay familias de noble y pura sangre espano- 
la* (1); la tradicion de los virreyes y de aquel perlodo en que el virreinato, 
firme sosten de la union con la metropoli, ejercia la hegemonia milltar en 
el continente, inspira todavia costumbres aristocraticas y una literatura le- 
yendaria, exotica en America (2); el elemento intelectual es considerable y 
selecto, no cediendo a ningiin otro del nuevo mundo, y sin embargo, esta 
repiiblica, digna de la mejor suerte, la ha corrido muy mala. El caudillaje, 
los pronunciamientos, la falta de sentido politico y la sobra de ambiciones 
han sido su azote. 

En Septiembre de 1833 es elegido presidente el general Orbegoso. Su 
mando fue una continua guerra civil; para dominar a sus competidores, es- 
tipulo la confederation peru-boliviana con el presidente de Bolivia Santa 
Cruz; los chilenos le declararon la guerra y ocuparon a Lima. El general 
Gamarra, que habia sido ya presidente, ayudo a los chilenos, y voivio al 
apetecido cargo, para seguir batallando hasta morir en un combate con los 
bolivianos (18-Nov.-1841). For este tenor es toda la historia, sucediendose 
los generates Castilla, Echenique, San Roman, Pezet, Prado, Canseco, 
Balta, Pardo, etc., etc. El ultimo pronunciamiento de que tenemos noticia 
es el de Febrero de 1914: el presidente Billinghuroh resolvio disolver las 
camaras; en seguida el coronel Benavides se sublevo y depuso al presi- 
dente. 

22. Chile. Aunque tambien agitada por las convulsiones pro- 
pias de la sociedad humana, y mas en un regimen democratico y en una 
epoca como la moderna, es muy distinta la historia contemporanea de 
Chile. 

Los conservadores, autores de la constitution de 1833, gobernaron 
hasta 1861 con el general Prieto, el general Bulnes y D. Manuel Montt. Los 
liberates no dejaron de hacer ruda oposicion, y aun de promover varias 
veces la guerra civil; pero f ueron siempre vencidos por las annas. Durante 
la dictadura de Rosas en Buenos Aires, la emigration argentina, de que ya 
se ha tratado, contribuyo poderosamente a agitar los espiritus en Chile. 
Despues de la revolution francesa de 1848, Francisco Bilbao, Santiago Ar- 
cos y Eusebio Lillo, que f undo el periodico El Amiga del Pueblo, propaga- 



(1) Ricardo Palma. Biografia. 

(2) "La tradicion en el sentido que Palma la ha impuesto en el mundo literaiio es f lor de Lima. 
La tradicion, cultivada fuera de Lima y por otra pluma que no sea la de Palma, no se da bien, tiene poco 
perfume, se ve falta de color". Rub6n Dario. 

79 



SALCEDO'LA LITERATURE ESPANOLA^TOMO II 

ron las ideas democraticas y socialistas, formando el partido que se llamo 
de los igualitarios. 

Los liberates subieron al Poder legalinente con el presidente Perez 
(1861). De 1879 a 1884 se desarroll6 la guerra entre Chile y las dos repii- 
blicas coaligadas de Bolivia y Peru, concluida de la manera mas ventajosa 
para los chilenos que aseguraron su supremacia militar en el Pacifico. Los 




Danza chilena. Estampa del libro Relacidn histonca de Chile, por Ovalle, en 1646. 



gobiernos liberaies de Santa Maria y Balmaseda trajeron, con beneficiosas 
reformas en el orden material, las enojosisimas luchas politico~religiosas, y, 
por el intento de Balmaseda de robustecer la autoridad presidential, la 
guerra civil que aseguro la omnipotencia parlamentaria. La situacion ao 
tual social y politica de Chile es muy semejante a la de Espana: existe alii 
un fortisimo elemento tradicionalista, catolico y conservador, que serefleja 
en el articulo 4. de la Constitucion, segun el cual, *la religion de la repii- 
blica es la catolica, apostolica, romana, con exclusion del ejercicio pii- 

80 



III-RESUMEN DEJOISTORIA^POLlTICA ~ AMJMCAJSSPAftOLA 

blico de cualquiera otra", precepto constitucional que interpreta la ley de 
27 de Junio de 1865, permitiendo el culto en edificios de propiedad parti- 
cular y iundar y sostener escuelas privadas, lo que viene a resultar en la 
practica igual de lo que previene el articulo 11 de nuestra constitncion. 
Abundan los partidos politicos: conservador, democrata, liberal, liberal-de- 
mocratico, nacional y radical. Las camaras son, por lo menos en teoria, 
omnipotentes, la discusion periodistica liberrima, y sobre las diferencias 
meramente pollticas que van perdiendo su interes, dibiijanse cada vez con 
mas claridad dos tendencias, una de derecha y otra de izquierda, cnyo 
punto de separacion radica, principalmente, en las creencias religiosas. 

23. Las republicas que constituyeron la gran Colombia. 
A) Venezuela. B) Colombia. C) Panama. D) El Ecuador. 

Las tres republicas constituidas sobre las ruinas de la Gran Colombia tara- 
bien ban sido victimas del caudillaje y experimentado una larga serie de 
revoluciones y reacciones politicas. 

A) La revolucion de 1858 que elev6 al general Julian Castro a la pre* 
sidencia de Venezuela, desarrollo en esta nacion las ideas federal es, bande- 
ra adoptada por el partido liberal, y que llego al triunfo en 1863. Desde 
entonces Venezuela se ha transformado en los Estados Unidos de Vene- 
zuela. Con el regimen federal goberno el jefe del partido liberal, general 
Falcon, cinco arios, o, mejor dicho, sostuvo cinco anos la mas espanto- 
sa guerra civil; su vicepresidente y brazo derecho en la guerra fue Antonio 
Guzman Blanco, el cual, despues de veneer a la revolucion titulada de la 
Federation genuina, es decir, de los que no encontraban verdadero o ge- 
nuinamente federal el regimen establecido en 1863, bizo un viaje por el 
extranjero, y, aprovechandolo, estallo la revolucion de los azules que aca- 
bo por derribar a Falcon* Guzman Blanco volvio a Venezuela, entro en Ca- 
racas triunfante (27-AbriM870), y goberno como presidente siefe anos (el 
Septenio). Sucediole constitucionalmente Linares Alcantara (1877), y Guz- 
man Blanco se vino a Europa; al aiio estaba de vuelta, estallaba la revolt 
don reivindicadora, y gobernaba de nuevo cinco anos seguidos (el Quin~ 
quenio). Ocupo su puesto el general Crespo; pero antes de dos anos, Guz- 
man, que tambien habia vuelto de otro viaje por Europa, era de nuevo 
presidente (gobierno de la adamacion), conservando el Poder desde Sep- 
tiembre de 1886 a Julio de 1888. Los acontecimientos posteriores no difie- 
ren de los precedentes. 

B) En Colombia, o sea Nueva Granada, la tendencia federalista era mas 
antigua que en Venezuela, y habia servido ya de bandera contra Bolivar, 

81 

SALCEDO. La Literatura Espn/iola. - Tome IV. 6 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

Las guerras civiles entre federates y unitarios no ban sido, empero, menos 
crueles y devastadoras. En 1837 dominaron los conservadores con el gene- 
ral Marquez, y el regimen fue unitario; en 1845 los progresistas con el ge- 
neral Mosquera, y se volvio al regimen federal; en 1849 el general Jose Hi- 
larion Lopez hizo politica radical, singularmente contra la Iglesia Catolica; 
en 1854 volvieron los conservadores a ser dueiios del Poder; en 1 861 pre- 
dominaron de nuevo los liberales acaudillados por el general Mosquera, 
dandose la constituclon de RIonegro (1863) muy elogiada por Victor Hugo; 
en 1878 los Estados de Antioquia y Tolima, gobernados por los conserva- 
dores, sostuvieron terrible lucfaa con el Estado federal gobernado por los 
liberales, y asi hasta nuestros dias. 

C) Parte integrante de la repiiblica de Colombia fue desde su inde- 
pendencia, conseguida pacificamente (28-Noviembre-1821) la region del 
Panama, la cual constituyo estado o provincia, segun que la constitution 
colombiana fue federal o unitaria, aunque siempre hubo alii un gerrnen de 
separatismo que se manifesto por actos de rebeldia diferentes veces (1830, 
1831, 1841 y 1860). Parece, sin embargo, que tal tendencia no hubiese lle- 
gado a predominar, y que Panama no se hubiera separado nunca de Co- 
lombia, a no ser por la apertura del Istmo, o, mejor dicho, por la continua- 
cion de los trabajos para ella, despues del fracaso de la Compania francesa 
iniciadora de las obras. Los Estados Unidos quisieron tener sobre el Istmo un 
dominio equivalente a la soberania, y como a eso se opusiera el congreso 
colombiano, estallo en seguida en Panama el movimiento separatista. El 3 
de Noviembre de 1903, el Consejo municipal de la ciudad de Panama de- 
claro que la region constituia una repiiblica libre y soberana, nombrando 
una junta de gobierno y reduciendo a prision a las autoridades de Colom- 
bia que no aceptaron el nuevo orden de cosas. 

D) Semejante a la historia de Venezuela y Colombia es la del Ecua- 
dor, que forma repiiblica independiente desde 1832. Lo caracteristico y 
propio de esta ultima es la figura del jefe del partido catolico, D. Gabriel 
Garcia Moreno, presidente desde 1861 a 1865 y desde 1869 a 1875. Nacio 
Garcia Moreno en Guayaquil (24-Diciembre-1821), y fue asesinado el 6 de 
Agosto de 1875, al salir de la Catedral; uno de sus matadores, al descar- 
garle el machetazo de gracia, dijo: Muere, uerdugo de la libertad. El mori- 
bundo respondio: {Dios no muerel Todos rinden tribute al desinteres, inte- 
gridad y buena fe de Garcia Moreno, asi como a su talento y energia para 
dirigir su partido y sostenerse en el gobierno; pero los liberales conside- 
ranle como un fanatico que llego a terribles crueldades por defender la re- 
ligion, al paso que sus partidarios ven en el a un campeon de la Iglesia y 
un martir de la fe catolica. 

82 



III-RESUMEN DE HISTORIA POLITIC A- AMERICA ESPANOLA 



24. Mejico: A) Luchas entre conservadores y liberates. 
B) El imperio de Maximiliano. C) Porfirio Diaz y ultimas 
revoluciones. A) Anarquica y triste, como la que mas, ha side la 
faistoria contemporanea de Mejico. Las luchas proplas del caudillaje enve- 
nenaronse con la contienda politico-religiosa (anticlericalismo) y con la IIL, 
gerencia extranjera. Mientras que los presidentes se sucedian vertiginosa- 
mente, subiendo y bajando del Poder a fuerza de armas, Tejas se declare 
independiente, o, mejor dicho, se unio a los Estados Unidos; el general 
Santana, que ocupabala presidencia, fue derrotado por los separatistas te- 
janos en la batalla de San Jacinto (1836) y hecho prisionero. Este mismo 
afio una escuadra francesa bombardeo a Veracruz, 
y obligo a la repiiblica a pasar por un humillante 
ultimatum. En 1849 estallo la guerra con los Es- 
tados Unidos; los yanquis se apoderaron de la ca- 
pital, imponiendo una paz desastrosa (2 Febrero 
1 848); y es de notar que durante la guerra, los me- 
jicanos que se batian con extraordinario valor 
contra los invasores, no desistieron de sus pro- 
nunciamientos y luchas civiles. 

Retirados los extranjeros, la discordia civil si- 
guio creciendo sieinpre. La revolucion de 1854 de- 
rroco al general Santana y planted la titulada Re- 
forma, o sea la secularization completa de la repii- 
blica. Con el presidente Coinonfort fue despojada 
la Iglesia de sus bienes y expulsados los jesuitas; 
la constitution ref ormista (5-Febr ero- 1857) merecio 

ser condenada por Pio IX. Los conservadores levantaronse en armas y lie- 
varon a la presidencia al general Miramon, su caudillo; pero los refonnistas 
no se sometieron, sino que continuaron la lucha hasta derrotar a su vez a 
Miramon. Entonces subio al Poder Benito Juarez. Francia, Inglaterra y Es- 
pana acordaron enviar una expedition a Mejico para garantizar los creditos 
de sus naturales; pero Napoleon III llevaba otras miras: apoyar a los con- 
servadores derrotados y fundar una monarquia. El general Prim, jefe del 
cuerpo expedicionario espanol, al conocer estas intenciones, tomd por si la 
resolucion de abandonar la empresa, siguiendole los ingleses. El ejerdto 
frances, mandado por Lorencey, ataco a Puebla, defendida por el general 
Zaragoza, y que opuso a los franceses una resistencia heroica. En Jimio 
de 1863 ocuparon los invasores a Mejico. 

B) Una junta de notables proclanio la monarquia, ofreclendo la corc~ 




Pio IX. 

(1846-1878) 



83 



SALCEDO - LA LITERATURE" ESPANOLA - TOMO IV 




Napoleon III. 
(1808-1873) 



na al principe Maximiliano de Austria. Para los catolicos y conservadores, 

este suceso solo aparentemente fue favorable. En el fondo no pudo ser mas 

adverse; porque, realizado a la sombra de las ba- 
yonetas extranjeras, permitio a Juarez- excitar en 
su provecho el sentimiento nacional de indepen- 
dencia, y la inmensa mayoria de los mejicanos 
se puso de su parte. Los franceses, ayudados por 
los conservadores, ocuparon las principales ciu- 
dades; pero Juarez, sostenido por los Estados 
Unidos, falzo guerras de partidas, y cuando Na- 
poleon, amenazado por los Estados Unidos y te- 
meroso de los acontecimientos que comenzaban 
a desarrollarse en Europa, retiro sus tropas, el 
iniperio de Maximiliano cayo rapidamente y el 
emperador fue fusilado con sus fieles Megia y 
Miramon el 19 de Julio de 1867. 

C) Juarez conserve la presidencia hasta su 
muerte (17-Julio-1871). Le sucedio Lerdo de Teja- 
da, derrocado por el general Porfirio Diaz, el 

cual ocupo la presidencia, y teas el general Gonzalez, volvio de nuevo al 

Poder, en 1. de Diciembre de 1884, man- 

teniendose en el hasta el 25 de Mayo de 

1911. Este largo periodo es el linico de 

orden y florecimiento economico del anti- 

guo virreinato de Nueva Espaiia; aumento 

prodigiosamente la riqueza del pais, cons- 

truyeronse ferrocarriles y otras obras publi- 

cas, afluyo una numerosa emigration extran- 

[era. Mejico iba con rapidez a emular la 

prosperidad de la Argentina. El general Diaz 

gobernaba energicamente, respetando las li- 

bertades civiles, protegiendo el trabajo y 

manteniendo las formas democraticas, aun- 

que ejerciendo en el fondo una verdadera 

dictadura. Tal manera de gobierno era en 

realidad imperfecta; pero cabia otra en Me- 

jico? Los acontecimientos posteriores a su 

caida persuaden a cualquiera de que no 

habia otra y de que aquella heraiosa repiiblica no esta todavia para un 

ejercicio sincero del regimen democratico. Con la caida de Porfirio Diaz 



EX LIBRIS DEL SIGLO XIX 




Maximiliano I, emperador de Mejico. 
Ex libris grabado hacia 1866. 



84 



III-RESUMEN DE HISTORIC POLITICA- AMERICA BSPANOIA 

solo se ha conseguido voiver a los peores tiempos del caudillaje,y sumir a la 
nacionenunbarbaroestado anarquico, que pareceinveroslmil en el sigloxx. 
En Febrero de 1911 empezo la revolution contra Diaz, y el 25 de Mayo 
renunciaba este. En Octubre era elegido para sustituirle D- Francisco Ma- 
dero. La revolution, o, mejor dicho, un conjunto de revolutiones de diver- 
so caracter y tendencias, ensangrienta y devasta el pais, Felix Diaz, sobrino 
de Porfirio, se apodera de la capital; Madero es preso y asesinado, y ocura 
la presidencia el general Huertas (Febrero-1913). La guerra sigue, los Es- 
tados Unidos ban intervenido, ocupando durante algun tiempo a Veracruz; 
Huerta ha tenido que retirarse, y la nacion, tan tranquila y floreciente bajo 
el gobierno de Porfirio Diaz, es hoy un campo de Agramante, en que se 
derrama la sangre a torrentes y se cometen a diario los mas feroces aten- 
tados y horribles crimenes con pretexto del bien piiblico. 

25. Las republicas centro-americanas: A) Guatemala. 
B) Nicaragua. C) Honduras, Costa Rica y El Salvador. D) 
Tendencia a la unidad politics. Poco se debe-apuntar en este 
cuadro tan sornero de la historia de las cinco republican centro-americanas. 

A) En Guatemala, el Dr. D. Mariano Qalvez represento en la presiden- 
cia al liberalismo anticlerical hasta 1848, en que subid al Poder el partido 
conservador con el general Carrera. Carrera goberno mas de veinticinco 
afios, hasta su muerte. Sucediole Cerna, en cuyo tiempo alzaronse en ar- 
mas los liberates, promoviendose una larga guerra civil. Los liberales 
triunfaron en Junio de 1871, y fue presidente D. Miguel Garcia Gran ados; 
despues el general Barrios, quien intento realizar por la fuerza de las ar- 
mas la union de las cinco repiiblicas (28-Febrero-1885), lo que le costo la 
vida, pues murio en el asalto de Chalchuapa. 

B) El acontecimiento mas importante de la historia de Nicaragua, in- 
dependiente desde 1838, es la invasion de Walker. Era este un aventurero 
yanki, que organize una banda de mas de 20.000 hombres y al frente de 
ellos se apodero del pais, haciendose nombrar presidente y cometiendo los 
mas vituperables excesos. Guatemaltecos y costarricenses acudieron en de- 
fensa de sus hermanos de Nicaragua, y entre todos batieron a la banda 
filibustera, obligando a Walker a rendirse (1857) y fusilandole en Tru- 
jillo (I860). 

C) Honduras ha defendido felizmente su independencia contra varios 
ataques de los guatemaltecos, ha tenido cuatro constituciones (1848, 1865, 
1880 y 1895), y no ha podido substraerse a las discordias civiles, plaga de 
todo el continente. 

85 



SALCEDO - LA LITER AT UR A ESPANOLA - TOMO IV 

Costa Rica, estado soberano e independiente desde 1838, es una re- 
piiblica esencialmente pacifica; su gloria militar esta cifrada en la justa 
guerra contra los filibusteros de William Walker, en que se distinguieron 
mucho los costarricenses, acaudillados per su presidente Juan Mora; un mo- 
mimento en el Parque Nacional de la capital San Jose conmemora el 
hectic glorioso, y su recuerdo, engrandecido e idealizado por el entusias- 
mo, constituye la epopeya popular. Mas agitada por discordias intestinas 
es la historia de Ei Salvador; pero, como sucede en casi toda America, si 
tal plaga ha impedido que el progreso intelectual y economico no alcance 
las proporciones debidas, no lo ha impedido en absoluto. 

D) En las cinco repiiblicas centro-americanas es ya general el con- 
vencimiento de que la Union federal es necesaria a todas ellas para dar a 
sus gobiernos estabilidad y segura base a su desenvolvimiento social. No 
estan menos convencidas sus clases directoras de que la Union no puede 
conseguirse por el procedimiento puesto en practica varias veces, o sea 
por la action militar de caudillos que la impongan a fuerza de armas, sino 
que tiene que venir por una evolution a la vez espontanea y reflexiva, y, 
por tanto, gradual, en que se vayan sucesivamente amalgamando los inte- 
reses y desvaneciendose las preocupaciones. En esa labor andan los patrio- 
tas de las cinco repiiblicas, y no es dudoso que al fin consigan constituir 
una sola nation con la fuerza indispensable para imponer respeto en lo 
exterior y disfrutar en lo interior de paz solida y fecunda en cultura y pros- 
peridad. 

26. Cuba: A) Domination espanola. B) Relativa inde- 
pendence. A) La isla de Cuba ha estado unida a la metropoli has- 
ta 1899; pero union violeitta, sostenida por la fuerza delgobierno metropo- 
litano y el apoyo de los peninsulares alii establecidos. La poblation criolla 
tendio casi unanimemente, desde antes de mediar el siglo xix, a la inde- 
pendencia. Durante el reinado de Isabel II urdieronse multitud de conspi- 
raciones separatistas: el Aguila negra, la Cadena triangular, Soles de la 
llbertad, la Escalera, la Mina de la Rosa cabana, la Sociedad libertadora 
del Gamagmy, etc., son otros tantos nombres de asociaciones y conjuras 
sucesivas. En 1850 el general espaiiol Narciso Lopez, al frente de 600 horn- 
bres, se apodero de Cardenas, e hizo por primera vez ondear la bandera de 
la Estrella solitaria. Joaquin de Aguero, Araienteros y Lopez, por segunda 
vez, acaudillaron intentonas que, aunque malogradas y ahogadas en san- 
gre, llevaban dentro de si el gernien de las largas y terribles guerras sepa- 
ratistas. 

6 



III-RESUMEN DE HISTORIA POLITIC A - AMERICA ESPAffOLA 



Estallo la primera el 9 de Octubre de 1868, en el ingenio de Demaja- 
gua, junto a Yara, propiedad del rico hacendado D. Carlos Manuel de Ces- 
pedes, caudillo de la insurrection, Duro hasta Febrero de 1878, en que 
ajusto el general Martinez Campos la paz o convenio del Zanjon con los 
jefes cubanos que aiin permanecian en armas, habiendo costado a Espana 
tan prolongada lucha mas de 140.000 hombres y unos 700 millones de 
pesos fuertes. La segunda es la denomlnada guerra chiquita, circunscrita a 
la provincia de Santiago de Cuba, desde Junio de 1879 hasta el mismo mes 
de 1880; fue chiquita esta guerra, gracias a la habilidad del general Po- 
lavieja que no la dejo hacerse grande. La tercera, preparada por Juan Marti, 
empezo en Baire (24~Febrero4895), y aunque Espana envio a la Isla mas 
de 200.000 hombres y a los generales Martinez 
Campos y Weyler, y a ultima bora se instalo un 
gobierno autonomico (l.-Enero~1898), la inter- 
vention de los Estados Unidos decidio la con- 
tienda contra la madre patria. El 1. de Enero 
de 1899 entregose el mando por el ultimo go- 
bernador genered espanol al jefe del ejercito 
yanki. 

B) Los Estados Unidos establecieron provi- 
sionalmente un regimen militar. La Convencion 
nacional proclamo la independencia de la Isla; 
pero no absoluta, pues por exigencias de los nor- 
teamericanos hubo que agregar a la constitu- 
cion cubana la enmienda Platt, segun la cual 
Cuba tiene que contar con los Estados Unidos 
para sus relaciones internacionales, y reconoce 

a esta nacion el derecho de intervenir, no solo para defender su inde- 
pendencia, sino para sostener los gobiernos amenazados por el espirltu 
de revuelta. El 20 de Mayo de 1902 tomo posesion de la presideneia don 
Tomas Estrada Palma. En los ultimos tiempos de su gobierno estallo una 
insurreccion que duro nada mas que cuarenta dias; porque, conforme a lo 
establecido en la enmienda Platt, desembarcaron inmediatamente los 
yankis a imponer la paz, Mr. Taft, general del ejercito de ocupacion, 
invito al Congreso a elegir presidente, en reemplazo de Estrada Palma; 
pero no habiendo concurrido los diputados, asurnio el gobierno con esta 
formula extrana: Republica de Cuba bajo la administration provisional de 
los Estados Unidos. 

Duro este regimen de intervention hasta el 28 de Enero de 1909, 
posesionandose del Poder como presidente el general D. Jose Miguel Go- 




Arsenio Martinez Campos. 
(1826-1900) 



87 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

mez. En 1. de Noviembre de 1912 fue elegido para sustituirle constitu- 
cionalmente el general D. Maria Menocal. 

Moriificante para el amor propio espaiiol es que la Isla de Cuba no 
tenga una Independencia completa, sino que viva bajo la tutela de los 
Estados Unidos; pero iorzoso es reconocer que esta tutela ha sido conve- 
niente para evitar el caudillaje con su sequito de sangrientas y devastado- 
ras luchas civiles. La tutela yanki ha Impuesto la paz interior, y esto es lo 
que necesitan las naciones amerlcanas para prosperar y progresar. Asi ha 
sucedido a Cuba. 

27. Santo Domingo. La repiiblica de Santo Domingo, o sea 
la parte espanola o europea de la isla del mismo nombre, cayo bajo el 
dominio de los negros haitianos en 182L El 27 de Febrero de 1844 los 
patriotas Juan Pablo Duarte y Francisco del R. Sanchez proclamaron la 
independencia, y la consolidaron con gloriosas victorias. Haiti, sin embar- 
go, no se conforrno con la liberacidn, y Santo Domingo hubo de sostener 
larga y crudisima guerra; el heroe nacional fue el general D. Pedro San- 
tana, que con los triunfos de Mata de Tarfan, Santome, Sabana Larga y 
Paso de las Carreras aseguro la libertad de su patria y el honor de su raza. 
Por desdicha, no bien termin6 la lucha heroica, empezaron las revoluciones 
partidistas, y la anarquia, mil veces peor que la dominacion haitiana, se 
apodero del pais. Entonces Santana concibio la idea, verdaderamente noble 
y grande, aunque por ella le hagan tantos injustos cargos sus compatriotas, 
de unir Santo Domingo a Espana; lo mismo habian hecho los patriotas 
en 1809, y si en 1821 se proclamo la independencia, solo duro nueve sema- 
nas, al cabo de las cuales hubo que sufrir el yugo haitiano. Por desgracia, 
ni los gobiernos espanoles tomaron la empresa con el calor suficiente para 
que resultara fecunda, ni la opinion publica espanola comprendio su impor- 
tancia, ni los agentes metropolitanos enviados a Santo Domingo tuvieron 
el debido tacto, ni tampoco estaba ya la isla en condiciones de soportar un 
gobierno normalizado; el caudillaje, el partidismo y el gusto por la vida 
aventurera de las guerrillas habian inficionado hasta la medula del cuerpo 
social. Asi la anexion que en otras circunstancias y con otros hombres 
hubiera podido ser beneficiosisima para Santo Domingo, gloriosa para 
Espana y un paso decisive en la reconciliation de la raza espanola, no fue 
nada de eso, sino un episodic mas en la inacabable serie de nuestras des- 
venturas. El unico que no quedo mal, y algiin dia habran de reconocerlo 
sus obcecados compatriotas, fue Santana, mostrandose con su iniciativa 
digno ciudadano de la Espana mayor que, quizas algiin dia, exista para 
bien de la raza y del mundo. No lo comprendieron, ni en Espana donde se 

88 



III-RESUMEN DE HISTORIA POLITIC A- AMERICA ESPANOLA 

PO EM A 

EN 

VERSO HERO1CO 

^EcOPlLJCtON B NOTlCUS EXT^AID. 
D GjfCETjffS IHGIESJIS. 

ENCONTKAPOSIC1ON 

D E LOS 

FALSOS Y ARTIFIC1OSOS BVLETlMlS 
VEN1DOS DE LA YSLA DEFRANCIA a 



da a 1uz D. Francisco Abaorre y Labayru 

Ofictal m^yor de la Contadum de Excrcito^ 

y Real Hacienda de las Yslas Filipinas cp 

vista dc la imptesioo rnelaacolica 

que cscos causa ron. 



OON LAS LICENCTAS NECESAKIAS. 




PEL $&J[L COLEG10 
de eft* Ciudad de Manil&t Tor Carf&sFtdan/co 
Id Cruz, 



Abaurre. Poenia en verso heroico. Manila, 1809. 
Portada algo reducida. 



89 



SALCEDO'LA LITERATURA 



tomo su obra por Intento de restaurar el regimen colonial, ni en Santo 
Domingo, donde fue tildado de traidor. 

Verificose la anexion el 18 de Marzo de 1861, y terrnino con la retirada 
de las tropas espanolas el 11 de Julio de 1865. Santo Domingo cayo, o me- 
jor dicho, permanecio en la sima de donde quiso sacarla Santana: no se 
habia peleado por la independencia, sino por la anarquia. Y tal es el regi- 
men que ha regido alii desde entonces, y que, desgraciadamente, continiia 
imperando. 

28. Puerto Rico. De tamaiia desventura se libra Puerto Rico; 
pero a costa de otra gravisima de orden moral: la perdida de su personal*- 
dad, la sumision a los Estados Unidos, no ya en concepto de repiiblica in- 
tervenida como Cuba, sino en absolute. Puerto Rico ni siquiera es estado 
dentro de la Federacion norteamericana. Es pura y simplemente un terri- 
torio conquistado; una colonia. Mas el espiritu espanol no se ha extinguido 
por eso; antes, por lo contrario, la raza iberica en contacto con la sajona 
parece sentirse cada vez mas latina, mas espafiola, y los mismos que salu- 
daron a la bandera norteamericana como emblema de independencia, 
comprenden perfectamente que es la bandera de un pueblo muy grande; 
pero que no es ni puede ser la suyar'la de los espanoles de ambos 
mundos. 




90 



LA LITERATURA ESPANOLA CONTEM- 

PORANEA * IV, - LAS IDEAS. - RELIGION 



E IRRELIGlON (1) 




Luchas religiosas en la Espana confempo- 
ranea: en el orden politico: en el religioso 
en sentido estricfo: en el de las con trover- 
sias fllosoficas, cienffficas y Hterarias. Rup~ 
tura de la unidad catdlica en la revolution 

de 1868. No cabe decir de nuestra epoca y lite- 
ratura contemporaneas, como dijimos del Siglo de oro (Tomo IHII-19) que 
se caractericen, salvo excepciones rarisimas, por el odio a la herejia y el 
profundo conocimiento, digno de teologos, en todo lo referente a la reli- 
gion catolica. Mas si se puede afirmar que las ideas religiosas ban sido las 
mas discutidas y las que verdaderamente ban apasionado en la Espana de 




(1) 29. Luchas religiosas en la Espana contempordnea: en el orden politico: en 
el religioso en sentido estricto: en el de las controuersias filosd fleas, cientificas y lite- 
rarias. Ruptura de la unidad catdlica en la revolution de 1868. 30. Los liberates, 
aun los mds auanzados, partidarios de la unidad catdlica en los comienzos del pe- 
riodo. 31, Preocupaciones antirreligiosas: A) El odio a los frailes. B) Ideas des- 
amortizadoras y regalistas, 32. Protestantes: A) Blanco White. B) Sus cartas sobre 
Espana. C) Otras obras suyas en ingtes y en castellano. 33. Propaganda extran- 
jera: A) Jorge Borrow. B) Rule, Thompson, Parker, etc. f Matamoros. 34. Usoz y 
Calderdn: A) Usoz. B) Calderdn. 35. Despues de la revolution del 68: A) Libertad 
de cultos. B) Estado actual del protestantismo en Espana. 36. Otras tendencias 
heterodoxas: Garcia Blanco, Torres Amat, Morgdez, el "Cum de Brihuega", Aguayo, 
Medina, Escudero. 37. D. Fernando de Castro. 38. El anticlericalismo con- 
tempordneo. 

91 



SALCEDO-LA L1TERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 



nuestros dias, y que todas las controversias docirinales y luchas pollticas, 
reflejadas en las letras, han tenido nn fondo religiose. El periodo historico 
que ahora estudiamos, caracterizase por el choque constante y hartas veces 
violento, en la esfera de las ideas y en la de los faechos politicos y sociales, 
entre el modo de ser catolico tradicional en Espafia y los que han aspirado 
a destruirlo, unos radicalmente, o sea acabando con la religion misma, que 
es su base, y otros modificandolo mas o menos, sobre todo en sus deriva- 
ciones a la vida civil. Lo mismo acontece en America. 

En tres ordenes se desenvuelve esta contienda: en el de la politica; en 
el de las controversias estrictamente religiosas, y en el de las polemicas 
filosoficas, cientificas y literarias. En los tres se refleja constantemente en 
la literatura, aun en sus manifestaciones mas amenas (poesia, dramatica, 

novela). En los tres aparecen los espanoles di- 
vididos en tres campos: espanoles que piensan 
y sienten como los del Siglo de oro, y creen po- 
sible, o, por lo menos, ponen su ideal en el modo 
de ser de la Espana de Isabel la Catolica y Fe- 
lipe II; espanoles enemigos de la religion cato- 
lica, o que consideran funesta su influencia en 
nuestra patria, y que apetecen, o acabar con ella 
por incompatible con el progreso de los tiem- 
pos, o reducirla a la vida puramente individual 
sin ningun influjo en la publica, siendo aque- 
Hos los anticatolicos genuinos, y estos los que 
se titulan antidericales; y, por ultimo, los eclec- 
ticos, o partidarios del justo medio, tal como 
ellos lo conciben, y los cuales propenden a la 
conservaclon del modo de ser tradicional en 

cuanto les parece compatible con las exigencias de los tiempos actua- 
les y la necesidad de mantener la solidaridad moral y de cultura con el 
mundo moderno. La declaracion que puso Canovas en el manifiesto de 
Sandhurst (l.-Dic.-'l 874) firmado por D. Alfonso XII; no dejare de ser, como 
todas mis antepasados, buen catolico, ni, como hombre del siglo, verdade- 
ramente liberal, es la mas sintetica formula que se ha ideado como expre- 
sion generica del sentido politico, religioso y aun literario de los eclecticos 
espanoles. 

La revolution de 1868, con su ruptura oficial de la unidad catolica, es 
la fecha capital que divide en dos epocas la historia de estas complejas y 
trascendentales controversias. Pedro Antonio de Alarcon explica muy bien 
el cambio operado en el translto de una a otra epoca: 




Pedro Antonio de Alarctfn. 
(1833-1891) 



92 



W-LAS IDEAS - RELIGION E IRRELIG10N 

"Antes de aquella revolution dice ser cristiano, catolico, aposto- 
"lico romano no implicaba impopularidad alos ojos de nadiejtodo el mundo 
"lo era o lo parecia: careclase de libertad o autoridad para demostrar lo 
"contrario: el descreimiento no militaba piiblicamente como dogma pollti- 
r 'co: ihabla tolerancia en los incredulos para los creyentes! For eso nadle 
'me hizo la guerra, durante mi primera epoca literaria, aunque todas mis 
"obras respirasen, como respiraban, espiritualismo, religiosidad, culto a 
'* Jesiis crucificado y a su moral divina. Pero vino la Revolution: estallaron 
"todas las pretensiones del racionalismo aleman y todos los rencores con- 
*tra la Religion cristiana; y mientras los conservadores transiglamos en evi~ 
f 'tacion de mayores males, y estampabamos la tolerancia en la Constitu- 
tion del Estado, los impios propasaronse a declarar ex cathedra que las 
"creencias religiosas eran incompatibles con la libertad y contrarias a la 
"filosofia y a la civilization. . . Y aqui teneis explicado, con toda clari- 
"dad, por que, en 1874 (1), meatrajeron la nota de neo-catolico, teocrata 
"y obscurantista, ideas y creencias que nadie aprecio de tal modo en 
"1862 (2), y por que se me llamaba variable, apostata y converse, cuando 
"no era yo, sino las circunstancias, las que faablan cambiado" (3). 

30. Los liberates, aun los mas avanzados, parfidarios 
de la unidad catolica en los comienzos del perfodo . 
En veridicas relaciones de la matanza de los frailes en Madrid ctientase 
que por las cercanias de los Estudios de San Isidro oiase cantar a un ciego 
en la noche del 16 de Julio de 1834: 



Muera Cristo, 
Viva Luzbel, 
Muera don Carlos, 
Viva Isabel. 



No es inveroslmil el hecho; pero injustisima la deduccion de mu- 
chos escritores antiliberales presentando esta copla blasfema y luciferi- 
na, tosco precedente del Himno a Satands, de Carducci, como formula 
de las ideas religiosas de isabelinos y carlistas. Si hubo realmente un cie- 



(1) Ano en que publicd La Atpujarra. 

(2) Cuando publico De Madrid a Ndpoles. 

(3) Historia de mis libros. XL Parintesis. 



93 



SALCEDO^LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

go que cantara semejante copla, o fue por encargo de los enemigos de la 
Reina para desacreditar la causa de esta (1), o expresaba las ideas de algiin 
grupo exiguo de rebeldes o de alguna particular sociedad secreta, uno u 
otra extranos a las ideas del partido a que se arrimaban. 

No todos los isabelinos eran Jiberales, a no ser porque asi acabaron 
por denominarse todos, pero no dando a la palabra otro sentido sino el 
contrapuesto a cailista o absolutista, o sea de partidarios del regimen cons- 
titucional. Con Isabel II estuvieron.muchisimos que con su padre Fernan- 
do VII combatieron a los verdaderos liberates durante su reinado. Aun 
entre los genuinamente liberales eran poquisimos los que no hubieran 
protestado contra quien los hubiese supuesto, no ya luciferianos, sino anti- 
catolicos. Por catolicos se tenian los moderados y los progresistas, y aun 
los que alardeaban de republicanos o de anarquistas como Espronceda. 
En las cortes constituyentes de 1837 solo una minoria de 34 exaltados se 
atrevio a sostener una formula de tolerancia religiosa concebida en estos 
terminos: Ningun espanolpodrd ser perseguido ni inquietado por motivos 
de religion, mientras respete las ideas catolicas y no ofenda la moral 
publica. La mayoria progresista voto por la unidad catolica. Y D. Salus- 
tiano de Olozaga fue su campeon. "Tambien a mi, decia, me sedujeron en 
"otro tiempo las ideas del siglo xvin, y crei que erafuente de riquezay 
"prosperidad para un Estado lo vario de los cultos. Pero luego que sali de 
"mi patria, y vi mas de cerca las diferentes sectas, llegue a entender que 
"uno de los mayores males que afligen a otras naciones es la libertad de 
"creencias, y me felicite de que Espana conservara esta unidad de opinio- 
"nes, que jojala no se pierda jamas! . . . Yo compadezco a los que tienen 
"que legislar en paises donde hay diversidad de creencias... Nosotros 
* tenemos, por fortuna, una religion que, entre todas, es la mas favorable a 
"las instituciones libres. .. No hay nacion en Europa donde la dignidad 
"personal este mas alta que en Espana, donde la pobreza sea mas honra- 
"da, donde a cada cual se le estime mas por lo que es y en si mismo vale". 

31. Preoeupaciones antirreligiosas: A) El odio a los 
frailes. B) Ideas desamortizadoras y regalistas. Claro es 
que Olozaga no interpretaba con rigor la unidad catolica, y que en este 



(1) Fernando VII empled muchas veces esta maniobra en el periodo de 1820-23 para desacreditar a 
los iiberales: mandar agentes suyos que dijesen cosas espantables contra la Iglesia y la monarquia, y aun 
contra su propia persona en los motines y reuniones publlcas: en el periodo revolucionario de 1868 a 1,874, 
literatos conservadores y alfonsinos escribian Los Descamteados, periodico que afectaba la mayor crudeza 
revoludonaria. 

94 



IV -LAS IDEAS -RELIGION E IRRELIGION 

mismo discurso advertia que "en el estado actual de la sociedad es- 
"pafiola nadie puede temer seriamente ser molestado por sus opinio- 
"nes religiosas". Y expresaba bien su pensamiento Intimo al decir: "Si tras 
"la tolerancia de hecho consignamos la de derecfao, sera solo un estimulo 
"mayor a los que no profesen nuestra religion, para que un dia nos halle- 
"mos con la pluralidad de cultos, o mas bien de sectas." Claro tambien que 
faabia progresistas mas avanzados o, mejor dicho, mas irreligiosos que 
Olozaga; pero en aquel periodo estaban en minorla. Lo que no estaba en 
minoria, sino, por lo contrario, extendiase a casi todos los moderados que, 
a la sazon, estaban en candelero, o sea a los que ya figuraron de 1820 
a 1823, era: 

A) El odio a los Institutes Religiosos. "La fuerza de la civilization, 
decia a las cortes el ininistro de Gracia y Justicia Landero (24-Oct-1836) 
rechaza a los regulares. La sociedad civil les debe la corruption de las 
buenas doctrinas, la interruption de saludables tradiciones y la propaga- 
tion de errores groseros y de practicas esterlles pagadas con la sustancia 
del pueblo." Aun muchos que consideraban buenas en si mismas las Orde- 
nes Religiosas, conceptuabanlas degeneradas y corrompidas por la ri- 
queza que poseian, por el excesivo numero de conventos y regulares, 
y por su falta de ciencia y de celo; era lugar comun que los que abrazaban 
la vida monastica, lo hacian para vivir sin trabajar y regaladamente. A lo 
quese aiiadia el convencimiento general de ser los frailes partidarios del 
regimen absolutista y de D. Carlos, y, por tanto, enemigos de la constitu- 
tion y de Isabel II. Por eso escribia Larra, refiriendose a la matanza de los 
frailes: "Muchos liberales se afligieron, y yo tambien me afiigf, fvaya!, pero 
"no precisamente en cuanto liberal, sino en cuanto hombre" (1). Esto es: 
f tie una inhumanidad matar a los frailes; pero fue ua bien para el partido 
liberal destruir a sus enemigos. 

Breton de los Herreros, que no era un exaltado, decia en su Letrilla 
joco-funebre (LaAbeja, l.-Noviembre-1839): 



Alii en aquel matorral 
yace otra fiera alimana, 
la capucha monacal 
langosta un dia de Espaiia, 
y dandose el parabi&n 
claman millares de victimas: 
descanse en la nada, am6n. 



(1) Articulo Dios nos asista (Abrii, 1836). 
95 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 

El Duque de Rivas, aunque protestando en las notas de que "no es su 
intento satirizar al estado monastico, sino pintar las costumbres del siglo x", 
y justificandose con textos de San Bernardo y del canciller Ayala (Rimado 
de Palacio), traza, en el Romance decimo de El Mow Exposito, un cuadro 
de la vida conventual que no podia ser tornado a ultimos de 1833 como 
mera description historica, dandole las opinlones y pasiones del momento 
una palpitante actualidad. Rui- Velazquez llega a un monasterio, decidido 
a la penitencia de sus pecados, y all! topa con un abad que el poeta des- 
cribe asl: 



Sexagenaria edad pero robusta, 
Regular talla, obesidad notoria, 
Gravedad afectada, paso tardo, 
Fuerte resplracion, mas trabajosa. 

Son sus ojos alegres y vivaces, 
Brota salud su faz fresca y redonda, 
Y sus ancfaas mejillas rubicundas, 
Y su nariz, hacia la punta roja, 

Que sabrosos manjares, suculentos 
Y abundantes, su pasto son, denotan; 
Y que a sus digestfones siempre ayudan 
Vinos anejos de poder y aroma. 



El abad era un gloton. He aqul como se desayunaba: 



En medio de una cuadra, cuyos muros 
Ricas molduras y follaje adornan, 
Cuyo arteson altisimo de cedro 
Timbres ostenta de mundana pompa, 

Y cuyos muebles eran los mas ricos 
De aquella edad, estaba una redonda 
Mesa entallada con primor y esmero, 
A su frente un sillon de rara foraia, 

Y sobre ella un jam6n, pan como nieve, 
Un anade, dos tmchas y una torta, 
To do en fuentes de plata repartido; 
Y al lado del cubierto una gran copa 



96 



IV -LAS IDEAS- RELIGION E I R RELIGION 

De oro, y qoe media azumbre contendria, 
Segun era capaz, erguida y honda, 
Con un frasco de vino de Alaejos, 
Y de leche de anis una redoma. 

Resplandeci6 de jubilo la frente 
Del Abad a la vista apetitosa 
De su ordinario desayuno. Manda 
Otro sil!6n poner y franco exhorta 

AI hu^sped a que tome alguna parte 
De so almuerzo frugal, diciendo: "Todas 
Las penas, los cuidados mas enormes, 
Asi que Megan de yantar las horas, 

"Deben desparecer, ponerse a un lado. 
Tener el vientre lleno es lo que importa 
En cualquiera ocasion: con el vacio 

El mas leve trabajo nos agobia. 

Los otros fralles que aparecen en escena son dlgnos de su abad. Con 
razon dice Azorin que "son del mismo pergeno de los que mas tarde faabia 
de pintar el dibujante Ortego" (1). Especlalmente este: 



El padre despensero era rechoncho, 
Su panza abultadisima y redonda. 

Y cuellicorto tanto, que empotrada 
Iba en los hombros su cabeza gorda. 
Su corte todo en fin tal, que cualquiera, 
De las despensas y bodegas hondas 



Mirandole salir, pensar podia 
Ver un pipote, una tinaja u orza, 
Que por arte diab61ica o encanto 
Lograba andar como andan las personas. 

Su ancho rostro bermejo y rabicundo, 
La nariz chata, respingada y roma, 
Los ojazos alegres y brillantes, 
Negras pobladas cejas, y la boca 



(1) Azorin: Rivets y Larra, pg. 132. 

97 

SALCEDO. La Literatura Espafiota. Tomo IV. 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

Espumosa, grandisima, con dientes 
Ralos y llenos de amarllla toba, 
Su condicion pacifica mostraban, 
Y que era hombre de chiste, risa- y broma. 



Estos frailes glotones y ridicules reducian su vlda monacal al programa 
del abad: 

Era todo su afan del monasterio 
Aumentar los domlnios, y su sola 
Ambiclon disfrutarlos en reposo, 
Gozando las ventajas deliciosas 



Que el derecho feudal le concedia, 
A la verdad extranas y no pocas: 
Y su gusto, asistir a los banquetes 
Y tambien darlos en su ceida propia. 



Asl en cuanto Rui- Velazquez, despues de referir al abad en confesion 
su infernal y abominable historia, 



Paso a mostrarle que dispuesto estaba 
A dar todos sus bienes de limosna, 



Como compensacion de sus pecados, 
Para lograr que el clelo le socorra 
En el presente apuro; y que al momento 
Hara cesion de sus riquezas todas 



Al monasterio aquel, si se le aplican 
Las penitencias y las santas obras 
De la comunidad, para alcanzarie 
Eh la lid inmlnente la victoria. 



Volviole el alma al cuerpo al buen prelado, 
Descuajose su sangre, se recobra 
Su ahogado corazon, y se convlerten 
Las gualdas de su faz en frescas rosas. 



98 



IV^LAS_IDEAS ~ RELIGION^ | < E IRRELIGION 

El codlcloso abad asegura a Velazquez que, aunque sus culpas ban 
sido enormes, le seran perdonadas por su airepentimieiito y por la cesion 
cie bienes, y que triunfara de Mudarra, 



. . . aunque tenga 

Mas o menos razon, no ha de ser cosa 
De que veneer consiga a un buen cristiano 
AI momento en que acaba de dar todas 

Sus riquezas a un santo monasteries 

Que es la mayor de las piadosas obras. 
Animo, pues, el tiempo no perdamos, 
Firmadme al punto donacion en forma, 

Y confiando en el cielo y en las preces 
De mis monjes, voiad y sin zozobra 
Entrad en lid, y fulrninad la lanza, 
Que aunque aprieta el Senor, jamas ahoga. 



Justiiica en las notas el Duque de Rivas la veracidad Mstorica de esta 
captacion escandalosa con un parrafo del Conde de Campomanes, quien, 
en su Tratado de la regalia de Amortization, recuerda tales abuses, y que 
emperadores, no paganos o implos, sino religioslsimos y catolicos, hubleron 
en su vista de revocar a los eclesiastlcos y monjes, y despues a las iglesias, 
la capacidad de adqutrir, ley que amargo a San Jeronimo, no porque 
pusiera en duda la potestad imperial para dictarla, sino pof haberla faecho 
necesaria la avaricia de los eclesiasticos. Tambien se fundaba el Duque en 
el auto acordado, del tiempo de Carlos III, profaibiendo a los moribundos 
legar nada a sus confesores, ni a sus parientes, iglesias o comunidad. En 
suma, que El Moro Exposito refleja, en este pasaje, las ideas de los libe- 
rates de su tiempo contra los frailes y contra la amortizacion eclesiastica. 

Y que son las escenas primera y segunda de la quinta Jornada del Don 
Alvaro o la Fuerza del Sino, mas que una sangrienta burla de la sopa de 
los conuentos, o sea del reparto de la comida a los pobres practicada por 
los religiosos, y que tanto censuraron los economistas del siglo xvm y los 
liberates del xix? El tan repetido argumento de que la sopa iomentaba la 
holgazaneria, exponelo crudamente el grotesco hermano Meliton cuando 
dice al Padre Guardian: 

" . . . Y bendito sea el Senor, que nos da bastante para que nuestras 
"sobras sirvan de sustento a los pobres. Pero es precise ensenarles los 

99 



SALCEDO LA LITERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 

"dientes . . . Viene entre ellos mucho pillo . . . Los que estan tullidos y vie- 
"jos, vengan enhorabuena, y les dare hasta nil ration, el dla que no tenga 
"mucha hambre; pero jastiales que pueden derribar a punadas un Castillo, 
" vayanse a trabajar. Y hay algunos tan Insolentes . . . hasta llaman bazofia 
"a la gracia de Dios ..." (1) For otra parte, pinta el Duque el reparto de la 
sopa con un colorido tan grotesco, carlcaturesco y repugnante que bien se 
ve que no refleja la realidad de ninguna epoca, sino las preocupaciones de 
los liberates, en el tiempo de la composition del Don Aluaro. El hermano 
Meliton no ha existido mas que en la fantasia de los enemigos de los frai- 
les. Lo mismo que el padre Froilan, de Carlos II el Hechizado, fingido por 
Don Antonio Gil y Zarate para personificar todos los crimenes a que puede 
llegar la reconcentrada lujuria de un sacerdote, especialmente si es religioso 
y jesuita. El aplauso tributado a esta y otras piezas de la misma indole 
demuestra como mucho antes de la revolution de 1868 el odio al religioso 
habia prendido en gran parte del piiblico espaiiol; piiblico que, en su 
inmensa mayoria por lo menos, seguia teniendose por buen catolico. 

B) Con el odio a los frailes, incubado en el siglo xvm, uniase la con- 
viccion, tambien heredada de la lilosofia y economia individualista de 
aquella centuria, de que habia que desamortizar y desvincular la propiedad 
inmueble para arrancarla de las manos muertas de corporaciones civiles y 
eclesiasticas y de los mayorazgos, y entregarla a las manos vivas de hom- 
bres ganosos de enriquecerse, y que, impulsados por su propio egoismo, 
hiciesen prosperar la agricultura y beneliciasen con la mayor riqueza pro- 
ducida a la sociedad entera. Esta idea, comiin a progresistas y moderados, 
acabo por ser una de las que los diferenciaron profundamente: los primeros 
concibieron su realization como un despojo de la propiedad colectiva; los 
segundos, como una expropiacion forzosa por causa de utilidad publica, 
indemnizable en titulos de la Deuda publica o en una dotation de culto y 
clero y saneada por un concordato con la Santa Sede. 

Tambien heredaron los liberates la doctrina del regalismo tal y como 



(1) Don Vicente Lafuente en su opfisculo La sopa de los conventos, y D. Cristobal Botella en otro 
del mismo trtulo, publicado por el Apostolado de la Prensa, pmeban que la sopa de los conventos no eran 
sobras, sino comida que ya se hacia a proposito para el reparto; y que si algun holgazan encontraba en este 
recurso lo suficiente para sostener su holgazaneria, en camblo mucfaos verdaderamente necesitados se apro- 
vechaban de el. Hasta hombres insignes en las letras y profesiones liberales pudieron seguir sus carreras 
raerced a la sopa. Por otra parte, nadie abriga hoy la ilusion de que desapareciendo la comida gratuita des- 
apareceran los que no quieren trabajar, ni tampoco que, al menos en la actual organizacidn social, los mas 
trabajadores se vean libres de acudir alguna vez al reparto gratuito de comidas. Lejos de haber desapare- 
cido con los conventos, se ha perpetuado en los cuarteles (reparto del rancho), y cada vez se echan mas de 
menos y se procuran mas instituclones semejantes (bonos, tiendas-asOos, cantinas populares, comedores de 
caridad, etc.). Por ultimo, restablecidos los conventos, la sopa, en una u otra forma, funciona en casi 
fodos ellos, 

100 



W- LAS IDEAS ~ RELIGION E IRRELfGIQN 

la llevaron a la legislation los politicos de Carlos III, y la ban sostenido 
todos, extremandola algunos hasta convertirla en otra distinta. Segun los 
liberales, salvo raras excepciones, las regalias no son concesiones del Papa, 
sino atributos Inherentes a la soberania temporal, y no corresponden, por 
tanto, a la corona, sino a la nation. En el antlguo regimen tratabase de 
amparar con las regalias al gobierno por una parte, y por otra al clero na- 
cional contra las intromisiones de la curia romana; en el nuevo de lo que 
realniente se trata es de escudar con la autoridad del Estado contra las cen- 
suras y predicaclones de la Iglesia la libertad de palabra hablada y eserita 
en el orden religioso y la propaganda contra la religion. De aqui brota 
no en todos los liberales, sino en algunos, las ideas de la independen- 
cia del Poder civil, de la secularization de la vida 
civil, de la reduction de la Iglesia a mera sociedad 
particular, sin otro poder que el de la opinion de 
sus adeptos, y aun en esta esfera subordinada al 
Estado para evitar sus extralimitaciones. AKTaMBT 




32. Protestantes: A) Blanco White. 
B) Sus carfas sobre Espana. C) Ofras 
obras suyas en ingles y en casfellano. 

Los politicos y literatos espanoles de tendencias 
anticatolicas, o se tienen por catplicos, o son 
racionalistas o indiferentes en religion. Vea- 
mos ahora los formalmente heterodoxos, empezando por los protestantes. 

A) Aunque Blanco White no tomo parte personal en el movimiento 
protestante en Espana, es aqui el lugar mas a proposito para concluir su 
noticia biografica. (Vease tomo III, XIII, 111; XVI, 145; XVIII, 167). VM6 
hasta 20 de Mayo de 1841. Convertido, segiin quedo indicado, al unitaris- 
mo o protestantismo liberal, tan enemigo de la iglesia anglicana corao de 
la catolica, fue rapidamente dejandose arrastrar a un completo raciona- 
lismo o puro deismo, que el apellidaba cristiano. Influyeron en estas ul- 
timas evoluciones de su inquieto espiritu las doctrinas germanicas de 
Kant, Fichte y Strauss, a que se aficiono en los postreros anos de su vida 
y que le hicieron despreciar a la lengua inglesa, por figurativa, poetica, 
pobre de lenguaje tecnico y abstracto, como antes habia despreciado a la 
castellana. 

Continuo, sin embargo, cultivando ambas, ya en prosa ya en verso. Y 
siempre fluctuando, unas veces reiteraba sus virulentos ataques a nuestra 
nation, como cuando escribio a Chenring: "Es imposible que Espana pro- 

101 



SALCEDO ~ LA LITER ATURA ESPANOLA - TOMO IV 

duzca nunca ningiin grande hombre* (carta de 10-Mayo-1840). Y otras em- 
pezaba a cornponer una novela titulada Luisa de Bustamante o la huerfa- 
na espanola en Inglaterra (1), impregnada de amor a sus hermanos los ca- 
tolicos espanoles, o poeslas castellanas como estas: 



iOh traidores recuerdos que desecho, 
De paz, de amor, de maternal ventura, 
No interrumpais la cura 
Que el infortunio comenzo en mi pechol 

jlmagen de la amada madre mia, 
Retirate de aqui, no me deshagas 
El corazon que he men ester de acero, 
En el tremendo dia 
De angustia y pena que azorado esperol 

el himno a la resignation, que empieza: 

iQue rapido torrente! 
jQue proceloso mar de agitaciones 
Pasa de gente en gente 
Dentro de los humanos corazonesl . . . 

La mas famosa poesia de Blanco no es castellana, sino inglesa: el so- 
neto Primer despertar de Addn, que Coleridge consideraba como una de las 
poeslas mas delicadas que se ban escrito en Ingles, que muchos criticos 
moderaos tienen por el mejor de Inglaterra, despues de los de Shakespea- 
re, y que iigura en la mayor parte de las antologias britanicas. El colom- 
biano D. Rafael Pombo lo tradujo asl: 

Al ver la noche Adan por vez primera 
Que iba borrando y apagando el mundo 
Creyd que, al par del astro moribiindo, 
La creacion agonizaba entera. 

Mas luego, al ver lumbrera tras lumbrera 
Dulce brotar, y hervir en un segundo 
Universe sin fin. . . vuelto en profundo 
Pasmo de gratitud, ora y espera. 



(I) PubMcaronse los capitalos escritos mucho despues de la muerte de Blanco, en la Reuista de 
Ciencias, Literaiura y Artes (Sevilla) dirigida por Fernandez Espino (1^5). 

102 



IV -LAS IDEAS - RELIGION E IRRELIGION 

Un so! velaba mil; fue un nuevo orlente 
Su ocaso; y pronto aquella luz dormida 
Desperto al mismo Adan pura y fulgente. 

^Por que la muerte el animo intimida? 
Si asi engana la luz tan dulcemente, 

que no ha de enganar tambien la vida? 



Como prosista ingles no es menos celebrado Blanco White que conio 
poeta. En sus primeros tiempos de emigration siguio escribiendo en caste- 
llano; publico ElEspanol (ocho tomos-1809-1814), periodic contra Espafia 
y cuya introduccion en nuestra patria prohibio laRegencia (decreto 13-No- 
viembre-1810), calificando al renegade sacerdote de reo de lesa nation y 
eterno adulador de Godoy. Arriaza, a la sazon en Londres, dio a luz El An- 
tiespanol, combatiendo el periddico de Blanco. De 1822 a 1825 publico 
este la revista trimestral Variedades o Mensajero de Londres, donde llamo 
agradable noticia la de la batalla de Ayacucho, enalteclo a Bolivar y de- 
mas jefes del separatismo americano, dijo que Espana es incurable y que 
se avergonzaba de escribir en nuestra lengua; en suma, que si, como ahora 
dicen algunos, la flor del patriotismo es insultar a la madre patria, Blanco 
es el patriota por excelencia o en grado heroico. En el aspecto literario hay 
cosas buenas en la revista: traducciones en verso de algunos trozos del 
Hamlet y de Ricardo ///, en prosa de otros del Invanhoe, inserciones del 
Conde Lucanor y otros documentos de nuestra literatura medioeval, un 
estudio sobre La Celestina, en que sostiene haber sido compuesta por un 
solo autor, y un sentido critico favorable al romantlclsmo historic*) y 
opuesto a los romanticos franceses. 

B) Su primera obra en prosa inglesa son las Cartas sobre Espana 
(Letters from Spain), publicadas en una revista y coleccionadas en 1822. 
Las firmo con el seudonimo de Leucadio Doblado: leucos en griego es 
bianco, y con lo de doblado signified que se hacia llamar Blanco White 
(bianco-bianco). Respiran furor contra la Iglesia Catolica y la nacion espa- 
iiola; pero tienen sumo valor como documento historico, en cuanto que su 
autor, libre de censuras, escribio todo lo que sabia de la corrupcion corte- 
sana y gubernativa en la epoca de Carlos IV. Mai servicio presto con ello 
a Godoy, su protector; mas no significa esto ciertamente que hayan de to- 
marse como articulos de fe historica todas las aseveraclones de Blanco, 
muchas de las cuales no tienen otro f undamento positivo que el rumor po- 
pular o las murmuraciones de tertulia contra los gobernantes. 

Como pintura de costumbres andaluzas en el siglo xvm y primeros 

103 



SALCEDO^LA LITERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 

afios del xix, tienen las Cartas un valor literario inapreclable. "Nunca dice 
"Menendez y Pelayo antes de Fernan Caballero, ban sido pintadas tales 
"costumbres con tanta frescura y tanto color, con tal rnezcla de ingenuidad 
"popular y de delicadeza aristocratica, necesaria para que el libro penetrase 
"en el severo hogar ingles, cerrado a las imitaciones de nuestra desgarrada 
"novela picaresca. Sin perder Blanco su lozana fantasia meridional, habia 
"adquirido algo mas prof undo y sesudo y una finisima y penetrante obser- 
"vacion de costumbres y caracteres, que se juzgo digna del Spectator de 
"Addisoo, al paso que la gracia senoril y no afectada de lenguaje hizo re- 
"cordar a muchos las Cartas de Lady Montagne" (1). Las Cartas que Ticknor 
calilica de admirables tuvieron inraenso exito y pusieron a su autor en la ca- 
tegoria de los prlmeros prosistas ingleses. Hoy no estan olvidadas, como las 
novelas inglesas de Traeba y Cosio, y "pasan por cuadros magistrates el 
*de la corrida de toros (que no ha superado Estebanez Calderon ni nadie), 
"el de una representation de El Diablo Predicador en un cortijo andaluz, 
"el de la profesion de una monja y el de las fiestas de Semana Santa en 
"Sevilla, cuadros todos de opulenta luz, de discreta composition y agrupa- 
"miento de figuras y de severo y clasico dlbujo" (2). 

C) En ingles escribio tambien sus libros y opusculos de propaganda 
anticatollca. Observaciones preparatorias para el estudio de la religion, 
publicado antes que las Cartas coleccionadas; Preseruativo de un pobre 
hombre contra Roma, que tenia el por su mejor obra, traducido al castella- 
no en 1856, traduccion que se reprodujo en 1868 con el titulo de La verdad 
descubierta por un espanol, y fue profusamente repartida por los agentes 
protestantes; Euidencia prdctica e interna contra el Catolicismo (refutacion 
de otro libro catolico del irlandes Carlos Butler); El segundo viaje de un 
caballero irlandes en busca de religion, con que por encargo del clero an- 
glicano, a que aiin pertenecia, intento refutar el hermoso libro de Tomas 
Moore Viaje de un irlandes en busca de religion; pero con tan nial exito, 
que disgusto a los mismos anglicanos; Nuevas consideraciones sobre la ley 
del libelo antirreligioso y Cartas sobre herejia y ortodoxia, en que aboga 
por la tolerancia con todas las sectas, y el Anti-Kempis racionalista a el es* 
cepfico religioso en presencia de Dios, escrito en 1840, un afio antes de su 
muerte, y que fue publicado por John Hamilton Thon en la biografia de su 
autor. De Blanco White es el articulo Spain en la Enciclopedia Britdnica y 
muchos algunos muy notables en las mas importantes revistas inglesas. 
Escribio, entre otros asuntos, sobre las novelas espaiiolas (3), sobre el es- 



(1) Men&idez y Pelayo, tfeterodoxos, tomo III, pag. ^4 y siguiente. 

(2) Menend^s y Pelayo, Heterodoxos, tomo IH, pag, 564 y siguiente. 
(3> Quaferlg Reuiew, (1SB). 



104 



IV^ASJDEAS - RELIGION E IRRELJGION 

tado de la education en Espafia (1), sobre las Memories del Principe de la 
Paz (2), etc. Trazo varlas veces su autobiografia: en cartas al Dr. Wfaateley, 
arzobispo protestante de Dublin, en la parte referente a su vida en Espafia; 
en las Cartas sobre Espafia en una especie de memoria, y en las Varieda- 
des o Mensajero de Londres con el titulo de Despedida a los americanos. 
Con estos elementos y su copiosisima correspondencla compuso su 
amigo John Hamilton Thon la prolija biografla en tres tomos (1.375 pagi- 
nas), publlcada en Londres (1845). En el misrno ano apareclo en Quaterly 
Review el articulo Blanco White de W. E. Gladstone. Don Bartolome J. 
Gallardo escribio Apuntes biogrdficos de Blanco, publlcados en la obra 
de D. Leopoldo A. de Cueto sobre Poetas liricos del siglo xvm. De lo me- 
jor que tiene Menendez y Pelayo en la Historia de los Heterodoxos espa- 
noles es la monografla de Blanco (tomo III, pag. de 547 a 583). Don Mario 
Mendez Bejarano ha sido premiado por la Academla Espanola por un es- 
tudio biografico-critico sobre Blanco White, que, segiin hemos oldo, con- 
tiene muchos e interesantes documentos ineditos y que aun no ha sido 
publicado. 

33. Propaganda extranjera: A) Jorge Borrow. B) Rule, 
Thompson, Parker, etc., Matamoros. Desde principios del 
siglo venian las socledades biblicas de Inglaterra tratando de introdu- 
cir en Espafia el protestantismo por medio de traducciones oastellanas de 
la Biblia. La mas antigua de estas ediciones modernas es de 1806, y las 
hay de 1811, 1817, 1820, 1823, 1828 y 183L En 1834 empieza otro genero 
de propaganda: el de agentes enviados para repartir biblias y predicar la 
religion reformada. Hasta 1868 esta propaganda es mas viva, y mas o 
menos tolerada en los periodos de gobierno progresista (1834 a 1838, 1840 
a 1843 y 1854 a 1856), y mas o menos perseguida cuando mandaban los 
moderados y los unionistas. 

A) De 1835 a 1839 vago por la Peninsula el cuakero Jorge Borrow, de 
cuyas correriasquedan dos documentos de orden literario:uno, la relation de 
su viaje en el libro La Biblia en Espafia (The Bible in Spain, Londres-1843), 
y el otro la traduccion del Nuevo Testamento en calo, que en vez de con- 
cluir con un amen, termina con un chachipe. Borrow viajaba en borrlco, tra- 
tando con toda suerte de personas con que tropezaba por campos y aldeas, 
habiendo encontrado en su camino muchos gitanos. En Madrid imprimio 



(1 The Journal of Education. 
(2) Revista de Westminster. 

105 



SAICEDO- LA LITERATURA ESPANQLA ~ TOMO IV 

una edicion del Nuevo Testamento y otra del Evangelic de San Lucas, 
iundando una libreria en la calle del Principe; estuvo preso en la carcel de 
la villa, donde tuvo por companero a Luis Candelas. Un tal Lopez serviale 
como de escudero. Su libro da la impresion de ser su autor faombre de bue- 
nafe, poca cultura y excesivamente credulo; su description de las costum- 
bres espanolas es tan disparatada como la francesa que lo sea mas, aunque 
deba decirse, en honor del cuakero ingles, que desbarro por ignorancia y 
fiarse de la gente maleante que le informaba, no por hacer sensacional y 
pintoresco su relate a la manera de los viajeros franceses. 

B) Por el mismo tiempo recorria las provincias andaluzas, y procuraba 
inundarlas de libros y folletos protestantes desde Gibraltar, su habitual re- 
sidencia, el metodista William H. Rule (el Dr. Rule), quien pidio a las Cor- 
tes de 1840 una declaracion de libertad de cultos, consiguio fundar en Ca- 
diz una mision evangelica y publico varias obritas de propaganda, impresas 
casi todas en Gibraltar, entre ellas los Himnos para uso de los metodis- 
fas (1835). Menendez y Pelayo no cree que sean de Rule ni de ningun otro 
extranjero los himnos originales o traducidos, entre los que hay algunos 
bien versificados y de grato sabor de antigiiedad, v. gr., el que empieza: 

Suenen en vuestra boca 
Del Senor Dios altisimos loores 
Dar a vosotros toca 
Que sois sus servidores, 
A su nombre inmortal gratos loores. . . 

Solo ligerisima mencion en esta obra merecen: James Thompson, que 
vino a Madrid en 1845, y, antes de 1854, fundo en Escocia la Sociedad 
Euangelica Espanola de Edimburgo, de que era organo la revista Spanish 
Evangelical Record, dirigida por la presbiteriana lady Peddie. Tomas Parker, 
que tradujo al ingles el libro de D. Adolfo de Castro Los Protestantes espa- 
noles, y publico o repartio en Espajia El Alba, periodico o coleccion de 
folletos protestantes. Andres Fritz, que establecio en Sevilla una capilla 
metodista. Ramon Montsalvatge, del que no sabe bien si existio real- 
mente o si la biografia que corre como suya es un cuento de propagan- 
da (I). Don Lorenzo Lucena, que fue rector del Seminario de San Pelagio, 



(1) La biografia esta Impresa en Londres (1845), y, segiin ella, naclo Montsalvatge en Olot (17 de 
Octubre-1815). Fue capachino; cuando la exciaustradon (18> se fu6 con los carlistas; arrestaronle los solda- 
dos franceses en la frontera, Ilevandole a Grenoble; escapose y volvid al ejercito de D. Carlos. Despu6s de 
la guerre, entro en el Seminario de Besan^on a estudiar Teologia, y alii se convirtio al protestantismo. 
Misian6 en Espafia, y en 1843 emigro a America. Usoz creia que todo esto es novela. 

106 



IV -LAS IDEAS -RELIGION E IRRELIGIQN 

en Cordoba, y apostato en Gibraltar, dedicandose a revisar la traduccion de 
la Biblla por Torres Amat y traducir librillos ingleses protestantes. Y, por 
ultimo, Manuel Matamoros y sus compafieros, condenadcs unos a echo 
afios de presidio y otros a cuatro por los delitos de apostasia piiblica y ten- 
tativas contra la religion catolica; la sentencia condenatoria de las audien- 
cias de Granada y Sevilla fue perfectamente legal, como fundada en los 
articulos 128, 130 y 136 del Codigo Penal, a la sazon vigente, y ademas, ne- 
cesaria y justa para la inmensa mayoria de los espanoles; pero, como habia 
de suceder muchos aiios despues con el fusilamiento de Ferrer, en todos 
los paises protestantes, especialmente Inglaterra y Alemania, hubo explo- 
sion de sentimentalismo y protesta contra el martirio asl se decia de los 
cristianos espanoles, solo comparable, segiin se pregono en Inglaterra, a las 
matanzas de los cristianos en Siria. En la camara de los comunes se llega 
a pedir la intervention en Espana para imponernos la tolerancia religiosa. 
El gobierno de la Union liberal ensayo una resistencia firme a la pre- 
sion extranjera, y hasta se intento sostener que la propaganda protestante 
en Andalucia estaba intimamente relacionada con el movimiento socialista 
de Loja, que acaudillo el albeitar Perez del Alamo. Mas no cejaron por esa 
los protestantes extranjeros y aun muchos catolicos liberates. Vino a Madrid 
a gestionar el indulto: primero el mayor general Alexander, apoyado por 
los embajadores de Inglaterra y Prusia, y despues una numerosa comision 
de representantes muchos linajudos y grandes personajes de Austria, 
Baviera, Dinamarca, Inglaterra, Francia, Holanda, Prusia, Suiza y Suecla. 
Entonces broto la idea, aun en conspicuos conservadores, de que la unidadt 
catolica, garantizada por leyes penales, era insostenible; porque no podia 
Espana ponerse enfrente de Europa, o ser una exception en ella. Persona- 
jes tan intimamente relacionados con la Corona como el Duque de Mont- 
pensier, declararonse por la libertad religiosa. El gobierno cedio, y el 29 de 
Mayo de 1863 salieron de la carcel de Granada Matamoros, Alfaaraa y Trigo* 
conmutada su condena por nueve afios de extranamiento. Entonces perdio 
realmente nuestra patria la unidad catolica, que habia sido desde el siglo xv 
como alma de su ser colectivo. Para Matamoros el extranamiento fue un 
triunfo europeo; algo como una canonization protestante. En un pueblo de 
Alemania le recibieron en triunfo cantando himnos. Murio tisico cerca de 
Lausana (31-Julio-1866). William Greene escribio su vida y muerte como 
las de un santo. 

34. Usoz y Calderon: A) Usoz. B) Calderon. Dos pro- 
testantes espanoles de este periodo tienen especial importancia literaria; 
Usoz y Calderon. 

107 



&ALCEDO^AJLITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

A) Don Luis de Usoz y Rio, originarlo de ilustre y Men acomodada 
familia navarra, nacio en Madrid (1806). Estudio la carrera de Derecho; pero 
sus aficiones fueron a las hnmanidades y a la eradicion, y como era rico, y 
por su matrimonio lo fue mucho mas, pudo satisfacerlas cumplidamente 
no dedicandose sine a buscar, leer y celeccionar libros viejos, con especia- 
lidad los castizos espanoles del Siglo de oro. Estaba perfectamente prepara- 
do para ello, pues sabia latin, griego y hebreo, habiendole enseiiado esta 
liltima lengua el celebre Orcliel, arcediano de Tortosa, maestro tambien de 
Garcia Blanco, La lectura de la Biblia en su original hebraico, el prurito de 
interpretarla libremente a lo filologo y critico, y el auxilio que se procuro 
para ello con el estudio de autores o interpretes protestantes, hicieron a 
Usoz emanciparse intelectual y privadamente de la autoridad doctrinal de 
la Iglesia y caer en el protestantismo. Decia el fiscal de la Inquisici6n en 
el proceso del Brocense que eran de desconfiar los gramdticos; Usoz, que 
tenia el temperamento y el saber de los gramaticos salmantinos del 
siglo xvi, es una prueba de no ser infundada aquella sospecha. 

Cuenta Borrow en el prologo de su libro La Biblia en Espana: "Don 
"Luis de Usoz y Rio ayudome mucho en la edicion del Nuevo Testamento. 
"He recibido de este caballero todo genero de pruebas de amistad; cuando 
"yo salia de Madrid suplia diiigentemente mis ausencias, y trabajaba, 
"secundando las miras de la Sociedad Biblica, sin otro estimulo que la 
u esperanza de contribuir a la paz, dicha y civilization de su patria." No 
solo hermanaban Usoz y Borrow en el libre examen y en el odio al catoli- 
cismo, sino en la secta cuakera que abrazo nuestro erudito despues de leer 
la Apologia de Barclay, traducida por Felix Antonio de Alvarado, que le 
llevo a su casa un librero de viejo. En 1839 fue Usoz a Inglaterra a conocer 
personalmente a los cuakeros con una carta de Borrow para uno de sus 
principales corifeos. 

En Inglaterra conocio a BenjaminBarronWiffen,entendido en literatura 
espanola y hermano del traductor ingles de Qarcilaso, e hizo imprimir con 
suma elegancia el Cancionero de burlas provocantes a ma, publicado en 
Valencia 1519 (Londres-Pickeridg-1841), el libro mas desvergonzado y des- 
honesto de la literatura espanola; el fin que se llevo al sacar a plaza estas 
suciedades, fue desacreditar a los frailes, pues, como dice en el prologo, 
frailes poetas fueron los autores de lo mas brutal que hay en el libro, espe- 
cie inexacta ya que de los poetas conocidos, cuyos versos licenciosos estan 
coleccionados en el Cancionero, apenas se cuenta algiin que otro fraile. 

De vuelta a Espana emprendio con Wiffen la publicacion de los Refor- 
mistas espanoles, o sea de los libros de los protestantes de Espana en el 
Siglo de oro, escritos unos en castellano y otros en latin, ingles o italiano. 

108 



IV ~ LAS IDEAS -RELIGION 1RRELIGION 



Algunas de estas obras tenlalas Usoz en su biblioteca, adquirldas por el en 
todos los mercados europeos de libros: Londres, Ediraburgo, Paris, Lisboa, 
Augsburgo, Amsterdam, etc. Otros fueron copiados de manuscritos del 
Museo Britanico, del Coleglo de la Trinidad o de otras bibliotecas inglesas, 
Usoz tradujo lo que no estaba en nuestra lengua, depuro gramatlcal y criti- 
camente los textos, investigo la biografia de los autores, perfecciono los 
libros con introducciones y notas y los hizo imprimir con verdadero y artfs- 
tlco lujo tipografico, los primeros tomos en Madrid (Imprenta de D. Martin 
Alegria) y despues en casa de Spottiswoode (Londres). LIterariamente solo 
aplausos merece Usoz por su mal intencionada empresa; es verdadero mo- 
delo de ediciones criticas la del Dialog o de la lengua, de Juan de Valdes, y 
es lo cierto que sin esta biblioteca hubiera sldo imposible a Menendez y Pe- 
layo escribir gran parte de su Historia de los Heterodoxos espanoles, asl 
como tambien que mas ha beneficiado a la causa catolica en Espaiia la 
obra apologetica del maestro santanderino que perjudicadole la resurrection 
editorial de los protestantes antiguos. 

El primer libro publicado por Usoz fue el Carrascon (1848) y el ultimo 
la Muerte de Juan Diaz (1865), el mismo afio que murio en Madrid, el 17 
de Septiembre. La obra ha sido continuada por el doctor Eduardo Boeh- 
me, de Strasburgo. 

B) Auxiliar de Usoz fue D. Juan Calderon, nacido en Villafranca, cerca 
de Alcazar de San Juan (19-Abxil-1791). En 1806 entro de novicio en los 
Franciscanos, de Alcazar, y en el convento se hizo incredulo con el trato 
de otros frailes contagiados de enciclopedismo. Recuerdese lo que se ha 
dicho (Tomo III-pag. 118) de los asaltos que sufria en su Convento de Ca- 
puchinos el venerable Fr. Diego de Cadiz, siendo novicio, para que leyese 
los libros de los enciclopedistas. Fray Diego resistio; Calderon cayo en el 
racionalismo. De 1820 a 23 distinguiose como liberal exaltado y fue cate- 
dratico de Derecho constitucional, o de Constitucion, segiin se decia en- 
tonces. Emigrado en Francia, tomo para vivir el oficio de zapatero de se- 
iioras, y despues el de maestro de lengua castellana simultaneandolo con 
el de repartidor de biblias y propagandista por cuenta de la Sociedad Bi- 
blica. En 1829 era pastor en Inglaterra de una congregacion fundada para 
catequizar a los emigrados espaiioles, y que no tuvo exito. De 1842 a 45 
residio en Madrid como profesor de Humanidades y Literatura castellana 
y haciendo secretamente propaganda protestante. En 1845 volvio a Fran- 
cia, y en 1846 a Inglaterra, donde vivio hasta el 28 de Enero de 1854, ga- 
nandose pobremente la subsistencia como copista de manuscritos espaiio- 
les en el Museo Britanico, por cuenta de Usoz, para la coleccion de Refor- 
mistas espanoles. 

109 



SALCEDO : LA L1TERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

Las obras protestantes de Calderon fueron: Tratado de lecdones fdci- 
les sobre la evidencia del Cristianismo, traducldo de la lengua francesa a 
la castellana (Tolosa de Francia, de 1846); el original es del arzobispo de 
Dublin, Wately. Didlogos entre un pdrroco y un feligres sobre el derecho 
que tiene todo hombre para leer las Sagradas escrtturas, y formar segun 
el contenido de ellas su propia creenda y religion; fue galardonada con 
accesit en el concurso de Montauban en Francia (1841) y el manuscrito an- 
logralo enviado a Usoz esta en la Biblioteca National. El opuscule Res- 
puesta de un espanol emlgrado a la carta del P. Aresso. Y dos periodicos 
castellanos publicados en Inglaterra: El Catollclsmo neto (Marzo de 1849 a 
1851) y El examen libre (1851 a 1854). 

Las llterarias son: Revista gramatlcal de la Lengua espanola, publica- 
da en Madrid por cuadernos de a 32 paginas en 4.; salieron siete niimeros 
{1843) Andlisls Logica y Gramatlcal de la Lengua Espanola, que vio la 
luz en la revista y en tomo aparte. Y Cervantes vindicado en dento y quin- 
ce pasajes del Ingenloso Hidalgo Don Qvijote de la Mancha, que no han 
entendtdo o han entendldo mal algunos de sus comentarlstas o criticos 
{Madrid 1854). Lleva un prologo de Usoz. 

Como gramatico era condillaquista; pero, segun dice Menendez y Pela- 
yo, excelente maestro, rico de buen sentido, muy claro, muy seguro, muy 
precise, libre de las exoticas manias de Gallardo y de Puigblanch, y no 
mal escritor, aunque Hanamente y sin afectaciones de purismo. Entendia y 
sabia aplicar raaglstralmente el procedimiento analitico o desmenuzamien- 
to de la frase. Quiza no conocia mas lenguas que la propia y el ingles y el 
latin! y no se le puede llamar filologo en el sentido moderno de la palabra. 
SB Cervantes vindicado, de los comentos gramaticales de Clemencin, es 
una obra excelente que hace presentir las magistrales de Rodriguez Marin. 

35. Despues de la revolution del 68: A) Libertad de 
cultos. B) Estado actual del protestantismo en Espana. 
A) Con la revolution de 1868 la propaganda protestante hizose piibli- 
camente. Habiase formado en Gibraltar un pequeno niicleo de protes- 
tantes espanoles. Estaba entre ellos D, Juan Bautista Cabrera, natural de 
Gandia (nacio en 1837), alumno que habia sido de los escolapios y 
despues religiose de esta Orden, en la que no dejo de distinguirse como 
profesor, Al estallar la revolution, Cabrera se presento al general Prim y 
le pidio permiso para propagar el protestantismo, contestandole el caudillo, 
segun cuentan los protestantes, que podia recorrer Espana entera con la 
Biblia debajjo del brazo. 

110 



E IRRELIGION 



Lo clerto es que las juntas revolucionarias, adelantandose a las Cons- 
iituyentes, apresuraronse a decretar la libertad de cultos a la vez que ha- 
cian derribar iglesias catolicas, expulsaban a los jesultas y demas ordenes 
religiosas, desterraban a los obispos, prohibian las proceslones y el toque 
de campanas; la junta de Barcelona concedio expresamente a los fieles de 
la Iglesia Cristiana Evangelica, a Instancias del consul suizo, la facultad de 
levantar templos y ejercer en publico su culto, y por otro decreto (29-Oci), 
tomo bajo su protection a to das las religiones. Asf Cabrera, despues de ha- 
berse agitado en Sevilla predicando en clubs, casinos, cafes y casas par- 
ticulares, pudo abrir la primera capilla protestante en dlcha cludad (L~Ene~ 
ro-1869). 

Otros muchos imitaron su ejemplo, abriendose capillas en casi todas 
las poblaciones importantes y en algunos pueblos, fundandose escuelas e 
inundandose Espana de bibllas en lengua vulgar, sin notas y segun el 
canon protestante, asi como de libros, opiisculos y periodicos de propagan- 
da. Los ingleses lo pagaban todo con esplendidez; solo de una seiiora de 
un famoso embajador britanico que hubo en Madrid sabemos que teniendo 
por su padre una renta de 20.000 duros anuales para alfileres, gastabalos 
Integramente, y a veces quedaba empenada, en esta empresa de euange- 
lizar a Espana. Despues de 1871, y cuando ya los ingleses empezaban a 
cansarse de gastar en balde, vinieron de refuerzo los alemanes, Instalando 
un centro en la corte el pastor prusiano Fliedner, empleado en la Legaclon 
de Prusia, y el cual se hizo la ilusion de convertir a los espafioles por pro- 
cedirnientos habiles y metodlcos de organization alemana; procure atraerse 
al clerigo D. Tristan Medina y a liberales avanzados y de talento como 
Javier Galvete (1) y Jose Zahonero (2). Obra de Fliedner es el titulado 
Coleglo del Porvenir, en la carretera de Francia o calle de Bravo Murillo, 
junto a los Cuatro Caminos, donde instalo la segunda ensenanza por el 
metodo ciclico, y al lado de cuyo establecimiento, centro de propaganda 



(1) Javier Galvete de Molina nacio en Granada (1833). Murio en Madrid (27-Octubre-l877). Redactor 
de El Impartial y El Tiempo. Colaborador de Los Sucesos, La Politica, El Bazar y El Diario de Barcelona. 
Orador facil, tomo parte activa en las discusiones del Ateneo. En 1875, discutiendose el problema religiose, 
defendio con calor las leyes eclesiasticas de Prasia (Kalturkampf), siendo uno de los muchos germanofilos 
de aquella epoca con un sentido anticatolico, secularizador y racionalista. Viajo por Alemania. En 1879 
publicose un tomo de Fragmentos y ensayos suyos, con una noticia bibliografica por Francisco de A. 
Pacheco. 

(2) Hijo de un magistrado de Valladolid, nacio en esta ciudad (1847). Empezo a estudiar Medicina 
carrera que luego cambio por la de Derecho. En la revolucion del 68 rnilito en el partido republicano, 
tomando parte activa en una insurreccion cailejera (1874), io que ie obiigo a emigrar a Buenos Aires; alii la 
necesidad le obiigo a actuar en una ocasion de pastor protestante. A su regreso a Espana, distinguiose 
pronto por su ingenio, simpatias y extravagancias, corao orador de Ateneo y como escritor. Nunca hizo- 
profesion de protesiantismo aunque auxili6 a Fliedner en sus trabajos editoriales, Hace afios que Zahonero 
s fervorosisimo catolico. 

Ill 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

protestante y seminario de pastores, y como protesta, se ha erigido por el 
parroco D. Manuel Capuchino la hermosa iglesla de Nuestra Seiiora de los 
Angeles. 

B) Hieieronse la ilusion los protestantes extranjeros de que siendo el 
espanol un pueblo religloso y cristiano, y apartandose mas o menos los 11- 
berales de la Iglesia Catollca por odio a su Intranslgencla doctrinal, incom- 
patible con la libertad de pensamiento, adoptarian el protestantismo como 
un termino medio que satisficiese a la vez sus creencias y sus tendencias 
Hlos6ficas y politicas. Equivocaronse: si faubo un periodisfa republicano 
D. Francisco Cordoba y Lopez (!) que como director de El Amiga del 
Pueblo y con los redactores y personal del diario, hizo acto de apostasla 
aceptando y prodamando la reforma de Lutero y poniendose bajo la di- 
rection espiritual del capelldn de la Embajada inglesa, fue un caso aislado 
y sin otra trascendencia que provocar la rlsa de sus propios correligiona- 
rios. La unidad catolica ha penetrado tan profundamente en los espiritus 
espafioles, que el catolicismo es para ellos la religion unica; si la dejan es 
para caer en el racionalismo o en el indiferentismo. El elemento principal 
de los atraldos por la propaganda protestante constitiiyenlo aquellos sacer- 
dotes y religiosos que habiendo faltado a la ley del celibato o al voto de 
castidad, anhelan legalizar de algiin modo la union anticanonica contraida 
y legitimar, por lo menos civilmente, a sus hijos; asl se han visto multitud 
de casos como del que actuo de pastor en Cordoba (1869), y el cual, en 
cuanto murio la mujer, motivo ocasional de su apostasla, se apresuro a 
dejar la capilla y abjurar, saliendo para Roma con grandes muestras de 
arrepentimiento. Y de uno de los mas famosos pastores se cuenta que 
fluctuo durante muchos meses entre abandonar la Iglesia o la familia que 
irregularmente se habia creado; opto al fin por lo ultimo, y fuese a la es- 
tacion del ferrocarril decidido a huir muy lejos; en la estacion encontrose 
con la mujer y los hijos, y la crisis se resolvio alii pasionalmente en sen- 
tido contrario a como habia el resuelto en la soledad de sus reflexiones 
religiosas. 

Aparte de este elemento, que da un caracter dramatico a la lucha re- 
ligiosa por el conflicto intimo entre las creencias y el sentimiento humano, 
y con la excepcion de algunos extravagantes, las limosnas de los protes- 
tantes extranjeros han tenido mas eficacia que los argumentos para llevar 
gente, nunca mucha, a las caplllas evangelicas. En los primeros afios de la 



(1) Antes de la revolucion figure en la redaccion de La Salud Publica, y despues de dirigir El Amigo 
del Pueblo (1868-69), en las de La Revolution, El Huracdn, La Democracia Republicana j El Combate. El 
gobierao repubHcano le hizo gobernador de Pontevedra, y en esta ciudad murio (2-Julio-1873). 

112 



IV^LAS IDEAS -RELIGION E IRRELIGION 

propaganda libre, asociaciones catolicas dedicaronse con celo a impe- 
dir la caida de los atraidos o volver al redil las ovejas extraviadas; a 
tal fin daban tambien limosnas a los inlelices, hasta que D. Vicente 
Lafuente cayo en la cuenta de que algunos desaprensivos necesitados 
hacian de esto negocio abjurando y reabjurando sucesivamente pro pane 
lacrando. 

La propaganda protestante por medio del libro y del periodico ha sido 
y es copiosa; pero no menos infecunda que la de la predicacion en las 
capillas. Antes de la revolucion, a principios de 1866, lundo Matamoros en 
Pau un colegio para educar nifios espanoles en la religion protestante, 
magnificamente instalado por la generosidad sectaria de la viuda norte- 
americana Mac-Kuen; durante el periodo revolucionario a este colegio fue- 
ron mandados muchos niiios de familias pobrisimas. En varias ciudades 
espanolas se ban establecido escuelas, y es indudable que algunas ban 
adquirido credito teniendo, generalmente, profesores mejor dotados que 
otras; pero para lograr relativa concurrencia de nines ban necesitado pro- 
meter a los padres de familia no atacar las creencias catolicas ni exigir la 
filiacion religiosa, y es sintoma muy significativo que los maestros no suelen 
ser protestantes, sino racionalistas o catolicos forzados por la miseria, siendo 
frecuentisimo que maestros y maestras gestionen de las asociaciones cato- 
licas la colocacion en escuelas de la religion que verdaderamente profe- 
san, aunque no con el fervor necesario para sufrir por ella el martirio del 
hambre. 

Los protestantes espanoles, a pesar de su exiguo numero, estan divi- 
didos en muchas sectas. Las dos principales en que ban venido a congre- 
garse casi todas las capillas son la presbiteriana y la episcopal. La primera 
que lo fue tambien en organizarse por D. Juan Bautista Cabrera con el 
titulo de Iglesia presbiteriana espanola, titiilase hoy Iglesia euangelica 
espanola, y su principal pastor o presidente es el ex escolapio D. Cipriano 
Tornos. La segunda,obra tambien de Cabrera, constituyose en Sevilla (1880) 
con el nombre de Iglesia Espanola Reformada, eligiendo obispo al mismo 
Sr. Cabrera, eleccion confirmada en Madrid (sinodo de 1883) y por la 
consagracion del electo que hizo elarzobispo de Dublin lord Plunket( 1894). 
Cabrera ha sido tenido por obispo en el reducido grupo de sus adeptos 
hasta su muerte (Mayo-191). 

Escasisima influencia social, y, por tanto, literaria, ha tenido hasta hoy 
el Protestantismo en Esparia. Don Juan Bautista Cabrera, hombre muy labo- 
rioso y no desprovisto de conocimientos historicos, ha intentado constituir 
su Iglesia Espanola Reformada sobre la base de las tradiciones mozarabes 
o visigoticas. Sus adeptos le tienen hasta por buen poeta, presentando 

113 

SALCEDO. La Uteratura Fspaflola. Tomo IV. 8 



SALCEDO -_LA_LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

como modelos de poesia religiosa sus traducciones y composiciones de 
himnos sagrados. 

Muestra de las primeras: 



Santo, Santo, la inmensa muchedumbre 
De espirltus puros que hacen tu voluntad, 
Ante ti se postran banados en tu lumbre, 
Ante ti que has sido, que eres y seras. 

Santo, Santo, Santo. For mas que estes velado 
Con sombras, y el hombre no te pueda mirar, 
Santo tu eres solo, y nada hay a tu lado, 
En poder perfecto, pureza y caridad. 



Y de las segundas: 



Si cuando en torno mio 
No encuentro humano ser 
Que mis dolores pueda 
Calmar ni aun coinprender, 
jComo curar la herida, 
Como aliviar la cruz, 
Si el alma no inundara 
De fe la santa luz! 

Es grato si sufrimos 
En horas de ansiedad, 
Saber que desde el cielo 
Nos niiras con piedad; 

Que cuentas nuestras penas, 
Que ves nuestro dolor, 
Que escuchas nuestros ayes 
Y envias tu favor. 

For eso yo te adoro, 
For eso creo en ti, 
De quien dadivas tantas 
Sin precio recibi. 
Confirma y acreeienta, 
Senor, mi humilde fe; 
Y cual soy tuyo ahora, 
For siempre lo sere. 

114 



IV-LAS IDEAS - RELIGION E IRRELIGION 

36. Ofras tendencies heterodoxas: Garcia Blanco, To- 
rres Amat, Morgaez, el Cura de Brihuega>y, Aguayo, Me- 
dina, Escudero. En las cortes de 1836 distinguiose por su extra- 
moso regalismo, o, mejor dicho, por sus tendencies cismatlscas, el presbl- 
tero D. Antonio Garcia Blanco, al que corresponde mas decoroso puesto 
en esta Historia como sabio hebraista. Durante la regencia de Espartero, 
en que el ministro Alonso intento Ilevar a la legislation positiva las doctri- 
nas de Garcia Blanco y otros regalistas exagerados, el obispo de Aster- 
ga D. Felix Torres Amat, sobrino del celebre arzobispo de Palmira, de que 
se ha tratado en el tomo anterior, enojado por la inclusion en el Indice 
de las obras de su tio, publico una pastoral (6-Agosto-1842) que hizo mucho 
ruido y suscito agrias controversias por sus ataques a la Santa Sede. Este 
prelado es autor de una traduccion de la Biblia "muy superior dice 
Menendez y Pelayo por la pureza del lenguaje y el conocimlento de los 
textos originales a la del Padre Scio, aunque tildada de escasez de notas", 
y a cuya difusion ha perjudicado el incidente de la pastoral, prohibida en 
Roma, y de cuyo contenido no quiso nunca retractarse. 

Fray Braulio Morgaez, dominico exclaustrado y profesor que hahia 
sido de Teologia en la Universidad de Alcala, publico (1853) un folleto 
contra la potestad de los obispos de suspender a sus siibditos sin forma de 
juicio (ex informatct consciencia), y en 1854 varios contra la declaration 
dogmatica del misterio de la Inmaculada Conception. Por El Cum de Bri- 
huega, ministerio que habia desempeiiado, es conocido D. Jose M. Mora- 
lejo, catedratico suplente de Teologia en la Universidad de Madrid, el cual, 
ermgrado en Paris (1824) afiliose a la secta fundada por el abate Chatel 
(Iglesla francesa) y a la sociedad secreta de los Templarios, y vino a Es- 
pana en 1840, con los rimbombantes titulos de obispo y legado maestral 
del Temple en los relnos de Espana, bailio y ministro honorario del Consejo 
del Gran maestrazgo, a implantar tan ridiculas extravagancias. En 1846 
publico las Bases para el establecimiento de la Sociedad Militar y Bern- 
merita del Temple. Retractose luego ante la Curia eclesiastica de Toledo, y 
murio casi loco. 

Cuando estaban en su mayor auge las polemicas sobre la unidad ita- 
liana, poder temporal del Papa y reconocimiento del reino de Italia, apa- 
recio una Carta a los presbiteros espanoles (l.-Agosto-1865) lirmada por 
Don Antonio Aguayo, sacerdote granadino, en que no solo se sostenlan 
las soluciones mas liberates en los citados puntos, sino que se atacaba 
violentamente a los obispos y canonigos obesos canonigos y obispos 
que visten piirpura y oro, arrastran lujosas carretelas y habitan suntuosos 

115 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

palaclos y se defendia la democracia crlstiana oprimida por los fariseos. 
Fue tremendo el escandalo (1). Algunos tuvieron por cierto que Aguayo 
no era sino testaferro de un elevado personaje de la Union Liberal. El 
sacerdote granadino hlzose democrata. Luego adjuro ante su arzobispo, y 
mas tarde abjuro de su adjuracion, profeso el republicanisms despues 
de 1868, y recorrio los pueblos a modo de misionero anticatolico predi- 
cando contra el Papa. 

Otro clerigo contemporaneo de Aguayo dio tambien mucho que faablar, 
y por analogo estilo : tal iue D. Tristan Medina y Sanchez, natural de Baya- 
mo (Cuba), y que habiendose ordenado despues de enviudar se hizo famo* 
so predlcador en Madrid por su elocuencia sentimental, imaginativa y 
florida. Un sermon suyo en Alcala, en que vagamente negaba la eternidad 

de las penas del infierno, 

valiole un proceso cano- 
EX LIBRIS DEL SIGLO XIX nico y p j da de 



CO- 

g o mulgar. Habla sido tenido 

o DE LA BIBLIOTECA hasta entonces por neo- 

g Ijjg^ o catolico y ultramontano; 

o fuese con los democratas, 

o EXC M0 SENOR g intimo con Castelar, escri- 

g D. MARIANO LUIS DE UKQUIJO. g ^ ^ L " Discusi6n ? en 
o o La Democracia usando el 

seudonimo de Andres Mat- 
fl/2f se convirtio despues 
de una larga correspon- 
dencia epistolar con el 

presbitero D. Jose Salamero, volvio al pulpito, y en otro sermon, des- 
cribiendo con demasiados pormenores la corporal hermosura de la Vir- 
gen, escandalizo al auditorio, quitaronle de nuevo las licencias, y se 
hizo protestante, o se arrimo a ellos, para volver a reconciliarse con la 
Iglesia, tambien por mediation del Sr. Salamero. Murio el 2 de Enero 
de 1886. Habia viajado mucho, y sucedieronle hartas aventuras, v. gr. un 
proceso en Lausana, de que salio absuelto. Menendez y Pelayo vio una 
colecci6n de cartas suyas que se lo mostraron como a alma debil, apasio- 
^nada, impresionable y versatil, no anticatolica en el fondo, pero si echada 
"a perder por cierta manera sentimental, lemenina y romancesca de con- 



(1) I^ mayor parte de lo que se dijo y escribio con este motive esta colecdtonado por el mismo 
Aguayo en Hiatoria de una Corfu {Madrid, Imprenta de La Dissension, 1866). 



116 



^ RELIGION E IRRELIGION 



*cebir la religion ". No serla mal argumento la vida de este presbltero para 
tin estudlo psicologico del sentimentalismo imaglnatlvo que han padecido 
tantos csplritus en el siglo xix, y que tanto influjo ha tenldo en la poesla 
lirica de la segunda mltad de esa centuria. 

For la epoca de la revolution del 68 se presento en Cadiz HE joven 
llamado D. Jose Agustin Escudero, provisto de Hcencias que le acreditaban 
como sacerdote mejicano ordenado en Roma. Piisose a predicar en la 
iglesia de San Agustin, y con tal exito que horas antes de comenzar sus 
sermones estaba niaterialmente lleno el espacioso templo con sus acceso- 
rios de coro, tribunas y sacrlstla. No se hablaba en la ciudad de otra cosa 
que de los sermones del P. Escudero. Sospechando de el la autorldad ecle- 
siastica instruyole expediente, y el abrio una capilla con el titulo de Iglesia 
cristiana espanola, no protestante, slno inspirada en los principios de los 
viejos catolicos de Baviera (1), a cuyas oplnlones arrimose tamblen un 
grupo declerigos liberates que redactaban en Madrid La Armenia. For el 
mismo tiempo que Escudero, escandalizaba, como furibundo revoluclonario 
religiose y politico, el presbltero D. Enrique Romero Gimenez (el cura 
Romero, como vulgarmente se le llamaba), el cual emigro a Buenos Aires 
en 1870, fundo y dirigio alii El Correo Espanol, con un sentido sectario (2) f 
y murio (22-Agosto-1860), a consecuencia de las heridas que le infirid en 
duelo su antiguo amigo y correligionario Paul y Angulo (3). 



37. Don Fernando de Castro. Don Fernando de Castro 
nacio en Sahagiin (1814). Fraile gilito en San Diego de Valladolid, orde- 
nado de presbitero despues de la exclaustracion, orador sagrado de justo 
renombre, profesor en el Seminario de San Froilan (Leon) y despues de 
Historia en el Institute de San Isidro de Madrid y en la Universidad Cen- 
tral; autor de las Nociones de Historia, que fueron texto en muchos Ins- 
titutes y Seminaries, y del Compendio razonado de Historia General 



(1) Sects, fundada por el doctor Juan Jose Ignaclo Doalinger, profesor de la Facultad de Teoiogia de 
Munich. Vivio el fundador de 1799 a 1890. Partiendo de que la declaraclon dogmatica de la infaliMlidad 
pontificia era una innovation en el catolicismo, Doelinger se aparto de la obediencia a la Santa Sede, y 
lormd el partido de los viejos catolicos, en contraposition a los nueuos o neo-catolicos o neos que se ha 
dicho en Espafla, o scan partidarios de las novedades que, segiin aquellos, ha introducido el Pontificado en 
la Iglesia. Escudero publico un libro: La Religion catdlica del siglo XIX, o sea su examen critico ante la 
moral, el Evangelic, la razon y la filosofia. Madrid, 1870. 

(2) En 1903 ha perdido este caracter el periodico, y desde entonces elimlno de su cabecera el nombre 
del fundador, que antes publicaba. 

(3) Jose Paul y Angulo, de acaudalada familia jerezana, lanzose exaltadamente a la revolucion del 68, 
ligurando a la cabeza de los mas exaltados como redactor de El Amigo del Pueblo y director de La IgtuaMad 
y El Combate. Atribuyosele el asesinato del general Prim, y emigro a la Argentina. Murio en Paris (23 de 
Abril-1892). 

ii? 



SALCEDO- LA LITERATURA ESPANOLA : TQAfO IV 

(tomo I en 1863, 11 en 1866, III y IV en 1870),^academico de la Histo- 
ria (1866) leyendo en su reception el Discurso sobre los caracteres histo- 
ricos de la Iglesia espanola, Castro perdio la fe, segiin cuenta en su Me- 
moria testamentaria, por la lectura de toda suerte de libros. 

Desagrado en Palacio el sermon pronunciado en la Real Capilla el 
1. de Noviembre de 186LSu dlscurso en la Academia de la Historia re- 
velo que habia tornado decldidamente rumbos heterodoxos. En 1867 se 
nego a declarar si era o no catolico, por lo que hie separado de su catedra, 
y en 1868 nombraronle rector de la Universidad, marcando su rectorado el 
apogeo del krausismo en Espaiia. 

En 1871 faizo el Sr. Castro solemne homenaje a D. Nicolas Salmeron* 
declararidose fervoroso partidario de la teoria de lo Inmanente, punto de 
arranque para la afirmacion del derecho en lo humano y para la negation 
de lo sobrenatural en lo divino, y ofreciendole una pluma de oro, "monu- 
mento historico del ultimo sermon de un sacerdote que ha perdido la vir- 
ginidad de la fe; pero que ha ganado la maternidad de la razon. Murio el 
5 de Mayo de 1874, dejando una Memoria testamentaria en que declaraba 
su proposito de morir "en la comunion de todos los hombres creyentes y 
a no creyentes" (1), disponia que se le enterrase "religiosa y cristianamente, 
"en el sentldo mas amplio, universal y humano" , "que sobre su tumba se 
"leyeran las Bienaventuranzas, la Parabola del Samaritano y los Manda- 
"mientos del Ideal de la Humanidad de Sanz del Rio", y, finalmente, dejo 
esbozada una Iglesia universal de los creyentes, en que habian de ser sa- 
cerdotes los ancianos, y santos los hombres celebres desde Buda y Zo~ 
roastro hasta San Francisco de Asis y Lutero, San Jose de Calasanz y Des- 
cartes, etc. 



38. El anficlericalisrno confempomneo. La Restaura- 
cion convirtio la libertad de cultos, proclamada en 1868, en mera to- 
lerancia religiosa, y prohibio las manifestaciones piiblicas o callejeras 
de las sectas disidentes (procesiones, letreros en los muros exteriores de 
los templos y cementerios, banderas, emblemas, anuncios y carteles (2) r 
y se mantuvo esta prohibicion con mas o menos rigor hasta 1910, en 
que la derogo Canalejas por otra real orden. Mas a la sombra de la liber- 
tad de la catedra se sostuvo la de los profesores para declararse he- 



(1) La publico su albacea y legatario Sales y Ferre, continuador ademas de su Historia de Espana r 
en 1874 

(2) Real orden de 23 de Octubre de 1876, 

118 



W -LAS IDEAS -RELIGION E IRRELIGION 

terodoxos y explicar en este sentido (1); a la de la libertad de ensenanza 
la de fundar escuelas protestantes, lalcas o librepensadoras y faasta franca- 
inente anarquistas, como la titulada Moderna, de Ferrer, en Barcelona; y a 
la de la libertad de Imprenta la de publicar en perlodlcos toda suerte de 
ataques contra la Iglesia y la religion catolica. Para garantir estas liberta- 
des no fue reformado el Codigo penal librecultista de 1870, y, por tanto, 
solo pudieron perseguirse judicialmente los insultos a la Religion en dis- 
cursos y periodicos cuando constituyesen escarnio publico (2), y aun esto 
rara vez se ha llevado a la practica. 

Desde 1876 a 1900, tanto el partido conservador como el liberal pro- 
curaron vivir en paz con la Iglesia rehuyendo las cuestiones religiosas. 
La presentacion de obispos y otros oficios eclesiasticos se faizo siempre de 
perfecto acuerdo con la Santa Sede. Con la Santa Sede se negociaron pre- 
viamente las reformas legislativas relacionadas con la Iglesia, v. gr., las 
formalidades civiles del matrimonio canonico. Ya en el perlodo revolucio- 
nario los partidos mas liberales, incluso los republicanos, habian hecho de- 
claraciones favorables a la libertad de asociacion aplicada a los Institutes 
religiosos (3). En la Restauracion, los conservadores anadierou a esto el 
caracter eclesiastico de tales corporaciones que los sujetaba, no sdlo a la ley 
comiin, sino al regimen concordatorio, y es lo positivo que en 11 de Enero 
de 1877 comienza una larguisima serie de reales ordenes autorizando la 
fundacion de conventos, y a los religiosos para dedicarse a la ensenanza, 
eximiendoles, ademas, las leyes de reclutamiento (1882 y 1885) del sera- 
cio militar. La obra antimonastica de 1834 quedo enteramente deshecha. 

En 1899 empezaron republicanos y socialistas a promover tumultos 
callejeros de indole religiosa (pedreas contra las placas del Corazon de Je- 
sus colocadas en el exterior de las casas). En 1900 (14-Dic.) pronuncio un 
discurso Canalejas en el Congreso, repitiendo otro de Waldeck-Rousseau* 
en Francia, en que dijo que "el enemigo de Espaiia es el dericalismo* , y 
que es precise evitar la educacion de la juventud en los institutes religio* 



(1) Por una circular del gobierao conservador (1876) se prescribio a los catedraticos oficiales respeto 
en sus explicaciones a la religion y a la monarquia, y los que no se conformaron con ella, fueron separados 
de sus catedras. La circular fue derogada.por el primer ministerio liberal (3-Marzo-l^i) y repuestos los cate- 
draticos separados. Canovas era partidario de la libertad de la catedra, sobre todo en la ensenanza superior 
o universitaria. 

(2) El Codigo Penal de 1870 no conoce los delitos contra la religion catolica, sino linicamente contra 
el libre ejercicio de los cultos (articulos 236 a 241), y pena el escarnio publico de los dogmas y ceremonias 
de cualquier religion que tenga proselitos en Espafia. La critica razonada y cientifica de los dogmas es Hcita- 
Asi lo declara el Tribunal Supremo en muchas sentencias: cuatro de 1888 (4 de Mayo, 30 de Junio, 27 de No- 
viembre y 29 de Diciembre). 

(3) Candau (7-Octubre-1871), Garrido (16 id.), Castelar (id.) Calderon Coliantes (id.), proposicion de 
Nocedal (17-Noviembre id.) defendida por Montero Rios, Figueras Romero Ortiz, Moreno Nieto, Ruiz Zo- 
rrilla, Martos, etc. 

119 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 



EX LIBRIS DEL SIGLO XIX 







Ex librls grabado por B. Maura en 1881. 
(Hay otra variante de menor tamaAo.) 



120 



IDEAS-; REllGIQN^ E IRRELIGION 

sos para evltar que se formen dos juventudes: una clerical y anticlerical la 
otra. De aqui la politica anticlerical que se ha proIoBgado, con variedad de 
peripecias, hasta nuestros dias, y de la que solo recordaremos aqui, como 
muestra de su intima relation con la historia iiteraria, uno de sus puntos 
iniciales culminantes: el estreno del drama Elecfra (30-Enero~1901), a que 
ban seguido otros del mismo caracter y muchas Imitaciones mas o menos 
fellces. 

Las palabras clericalismo y anticlericalismo, clerical y anticlerical fue- 
ron usadas primeramente por el politico fiances Rouland, en una Memoria 
sobre la linea de conducta que conviene seguir enf rente de la Iglesia, es- 
crita en 1862. Aceptaronlas e hicieron enorme consumo de ellas los perio- 
dicos racionalistas y republicanos que combatlan al segundo Imperio: La 
Tribuna, de Pelletan, El Elector libre, de Pelletan, La Linterna, de Roche- 
fort, Le Rappel, de Victor Hugo. Escribia este: Debemos maldetir al cleri- 
calismo y bendecir a la Iglesia. Era un equivoco conveniente para la pro- 
paganda librepensadora y laicista en las naciones catolicas. " Nos llamdba* 
"mos anticlericales, escribe Nakens, para no alarmar demasiado a los /&- 
"cales" (1). "Que es el clericalismo?. . . la vida del clero. El que va contra 
"el clericalismo va contra el clero, y, por consiguiente, contra la Iglesia y 
"contra la Religion, toda vez que el clero es el instrumento consagrado por 
"la Iglesia, y sin el cual no pueden practicarse ni cumplirse los preceptos 
*de la Religion " (2). 

El juego de estos vocablos ha servido desde la Restauracion aca para 
la politica, el periodisrno y la literatura contra la Iglesia catolica. Asi como 
se ha intentado cubrir la mercancla literaria pornogralica con la etiqueta 
de sicaliptlca o sicalipsis, vocablos sin sentido, se ha querido cubrir, para 
los tontos, como dice Cintora en el articulo citado, el catollcismo atacado y 
escarnecido con la palabra clericalismo. Sin tales eulemismos, o usandolos 
muy poco, D. Ramon Chies (3) fundo Las Dominicales del libre pensa- 
miento, en cuya direction murio, y en que tuvo por principals colaborado- 
res a D. Fernando Lozano (Demo f Ho) (4), y a D. Jose Ferrandiz (Constan- 
cio Miralta) (5). Don Jose Nakens (nacio en Sevilla-1848), cabo de carabi- 



(1) Nakens: Trozos de mi vida. 

(2) Cintora: El Motin, Febrero, 1901. 

(3) Nacid en Medina de Pomar (1846). Murio en Madrid (1893). Fu6 redactor de La Dtecuszon y de 
El Voto National. 

(4) El seudonimo de Demdfito (amigo del pueblo) lo habia usado el doctor D. Antonio Machado y 
Alvarez, padre de los poetas Machado, muerto en Sevilla el 4 de Febrero de 1893. Machado fue tambien pe- 
riodista republicano (EL Obrero de la Civilization, 1868, y La Justitia, de Madrid, 1889). Tiene Importancia 
literaria como fundador del Folk Lore Espanol (once volumenes), de 1880 a 90. 

(5) Nacido en Lorca (1855). Huerfano de padre desde muy nifio, estudio con grandes trabajos suyos 
y de su madre la carrera menor eclesiastica; pero suplio la falta de carrera academica con muchas y varia- 

121 



SAICEDO- LA LITERATVRAj^PAffOLA - TOMO IV 

neros cuando estallo larevolucion de 1868, escribio (1869-70) en Jeremias, 
periodico de Martinez Villergas, con el seudonimo de Un soldado, fundo 
con Moya y Bolivar los semanarios El Resumen y Fierabras, dio luego mu- 
chas piececitas al teatro, fue despues redactor de El Globo, donde llamo la 
atencion por unos articolos en que denunciaba los pensamientos de Victor 
Hugo intercalados por Campoamor en sus poesias, sin decir nuestro poeta 
de donde los faabia tornado (1); mas tarde publico una edicion de las Do- 
loras, con un prologo titulado Reparation debida, reconociendo que el odio 
politico del republicano al monarquico y el afan de notoriedad le faabian 
impulsado a sacar a relucir aquellos plagios. En 1879 abandono El Globo, 
estuvo en la redaccion de El Bunuelo, y en Abril de 1881 fundo El Motin, 
prototipo de periodico anticlerical, en que con las mayores zafiedades y 
desvergiienzas se ha venido insultando y zahiriendo a sacerdotes y religio- 
sos, so pretexto de desacreditar y destruir el carlismo. Es lastimoso que 
hombres, corao los citados, hayan despilfarrado sus dotes en tales em- 
presas. 

El anticlericalismo no se ha ceiiido a estas manifestaciones o desbor- 
damientos periodisticos: en la novela y en el teatro ha hecho explosiones 
multiples, de algunas de las cuales se dara sumaria cuenta en este libro. 



das lecturas. Por el deseo, segiin ha declarado mil veces, de niantener a su anciana madre, careciendo en la 
Iglesia de beneficio adecuado, lanzose a la prensa sectaria, y mientras que en las Dominicales escribia con 
dicho seudonimo en sentido librepensador, publicando ademas muchos libros: 05 Secretos de la Confe- 
sidn, El Sacramento espnreo, etc., en El Resumen, con el de El Devoto Parlante, publicaba articulos mas 
moderados de critica de! cuito y abuses que pueden ser censurados sin salirse del gremio de la Iglesia. Ins- 
truyosele proceso canonico y no pudiendosele probar la identidad con Constancio Miralta, lo sobreseyo el 
obispo Sancha, el cual le protegio e hizole escribir en El Mouimienfo Catolico. Satisfecho andaba Ferrandiz 
por esta via, cuando se le presento un empleado de Las Dominicales manifestandole que deseaba reconci- 
liarse con la Iglesia y bawtizar a sus hijos. Ferrandiz lo encamino a la curia eclesiastica; pero el empleado lo 
denuncio entregando los manuscritos de Las Dominicales al Provisor. Nuevo proceso, excomunion, etc. 
Lanzose de nuevo al periodismo sectario, y en El Pais y en El Radical ha sido de los peores enemigos de la 
Iglesia en Espana. Pero como sus convicciones, aunque Hberales, no eran esas, ha vuelto a reconciliarse y 
practicar la Religion que nunca abandono completamente. 

(1> *Como yo era desconocido y mi apellido extrano, muchos lo creyeron un seudonimo, y hubo 
"necios que achacaron mis escritos a Valera, Nunez de Arce, Fernandez de los Rios y otros de buena cepa 
literaria.* Nakens: Reparacion debida. 




122 



PORANEA * V. - PILOS6PICAS, PO 



LlTICAS, SOCIALES Y ECONOMICAS 



(i) 




EscoMsfica y tradicionalismo f/Iosofico* 
Al inaugurate la epoca contemporanea, la filosofia 
escolastica (Santo Tomas y Suarez) segula profesada 
en Espana, pudiendo decirse, sin embargo, que mas 
bien vegetaba que vivia, confundida con la Teolo- 
gia y solo ensefiada en los Estudios de algunas orde- 
nes religiosas. Los Dominicos, especialmente, conservaban esta tradicion* 
En lengua castellana no se manifestaba sino en la esfera de las contro- 




(1) 39. Escolastica y tradicionalismo filosdfico. 40. Sensualismo, frenologia 
y positiuismo, El doctor Mala. 41. A) Escuela escocesa. Mora. B) La escuela cata- 
lana. C) Eclecticismo francos. Laromigulere y ArbolL D) Otros ed&cticos. Cousin. 
E) Garcia Luna. 42. Balmes. A) Biografia y obras. B) Camcter de sa filosofia. 
C) Critica (opiniones de Valera, Canalejas, Unamuno e Ingenieros). Los catdlicos. 
43. Donoso Cort&s. A) Sus Lecciones de Derecho politico (Las paradojas). B) "Pio IX a 
(articulos) y el "Ensayo". C) Rastro de Donoso en Espana. 44. Filosofia alemana. 
A) Hegelianos: Benites de Lugo, Fabte, Pi y Margall, Castelar. B) Krausistas. Sam 
del Rio. C) Obras de Sans del Rio } su estilo. D) Krausistas principales. 45. A) El 
tomismo italiano. B) El P. Ceferino Gonzalez y D. Antonio Cornelias. C) El tomismo 
italiano en Espana. 46. A) Neo Kantismo. B) Neo Kantistas espanoles, Perojo, Revi- 
lla y Maeztu, Baroja, Unamuno, Ortega Gasset. C) Viaje de Lutoslowski a Espana. 
47. El positiuismo en Espana. Fldrez, Rey, Pompeyo Gener, Efassen. 48. Filosofia 
histdrica espanola. A) D. Gumersindo Laverde. B) Men&ndez y Pelayo, como fildso- 
fo. C) Bonilla y San Martin. D) Otros: Fr. Marcelino Gutierrez, Fr. Conrado Muinos, 
Conde Luque, Hinojosa, P. Getino, Picatoste. E) Los arabistas D. Julidn Ribera, don 
Miguel Asin. 49. A) Neo escolasticismo o escuela de Louaina. B) Lovainistas espa- 
noles. 50. Filosofos no dasificables en escuelas. A) Letamendi. B) C&nouas del 
Castillo. C) Moreno Nieto. 

123 



SALCEDOLA 



ESPANOLAWMO IV 



versias sociales y politicas, v. gr. en el libro del Padre Vidal Orlgen de 
Jos errores revolutionaries de Europa y su remedio (1827-1829). Las obras 
didacticas continuabanse escribiendo en latin, como la Philosophie Ru- 
dimenta, del P. Cuevas ( 1 858) . 

A la generalidad de los estudiosos catolicos agradaban mas que los 
venerables infolios de la Edad Media y del Siglo de oro espanol las bri- 
llantes paginas de los modernos apologistas franceses de la epoca del pri- 
mer imperio y de la restauracion. La Blblioteca de la Religion, protegida 
por el cardenal Inguanzo, habla publicado en castellano, durante el periodo 

anterior, las principales obras de Bonald (1), De 
Maistre (2) y Lamennais (3), y su elocuencia ro- 
mantica seducia los espiritus con mas eficacia 
que las secas argumentaciones escolasticas. En 
todos los modernos polemistas catolicos espano- 
les, sin exceptuar a Balmes, es notoria la influen- 
cia de estos escritores en cuarito a la forma inter- 
na y extern a. A varios de los nuestros llego tarn- 
bien por ellos el tradicionalismo filosoftco, o sea 
el sistema que "deprime y rebaja mas de lo justo 
las fuerzas de la razon* (4). Segiin Bonald, "la 
"razon humana es incapaz de conocer ninguna 
"verdad; solo los Padres de la Iglesia pudieron 
"hallar la verdad por virtud de la divina reve- 
"lacion que es el supremo criterio de la cer- 
"teza y la base de todos nuestros conocimien- 

""tos". Lamennais sostiene que "el hombre individualmente no puede 
*saber nada con certeza; para la seguridad de sus juicios ha de consul- 
*tar a la razon general o consenso comun*. En los comlenzos del perlo- 
do> el tradicionalismo filosoftco se manifesto en Espana como vaga ten- 
dencia polemica y oratoria, y no sin protesta de nuestros teologos y 
iilosofos chapados a la antigua. El Ensayo sobre la indiferencia religiosa, 




Jaime Balmes^ 

(1810 - 1848} 



(1) Vizconde Luis de Bonald, escritor francos aunque nacido en MiMn (1754-1840). Su libro fundamen- 
tal es el Ensayo analitico de las leyes nattzrales del orden social 

(2) Jos6 De Maistre (nacio en Chambery en 1754 y murio en 1821). Libros: Del Papa (1819-1821). Vela* 
das de San Petersburg (1821), Considera la revolucidn francesa como un azote providencial y purificador 
4e la especie humana. Para defender la pena de muerte dice que el verdugo es un sacerdote. No hay que 
-confundir a Jose con su hermano Javier, el ameno autor del Viage alrededor de mi cnarto, La joven side- 
j'iana y El Leproso del valle de Aosta. Javier fiorecio de 1763 a 1852. 

(3) Sacerdote francos nacido en Saint-Malo en ITffi y murio en 1854. Algunas de sus doctrinas fueron 
condenadas por la enciclica Mirari DOS (15-Agosto-1832). Apartose de la Iglesia, publicando (1834) Palabras 
de un creyente, libro condenado por el Papa en 25 de Junio del mismo aflo. 

(4) Ceferino Gonzalez: Histaria de la Fil&sofia, tomo III, pag. 438 de la primera edicion. 



124 



de Lamennais, fue publicado en castellano con notas explicativas y ate- 
niiadoras de la crudeza del original Larra, tradujo las Palabras de un 
creyente, con el titulo de El dogma de los hombres libres; y D. Cayetano 
Cortes, escribio un Ensayo critico sobre Lamennals y sus dlas. Estos 
dos liltimos interpretaron ya, no al Lamennais catolico, sino al revolu- 
cionario. 



40. Sensualismo, frenologfa y positivismo. El doctor 
Mate. En las universidades y hasta en los seminaries seguia predo- 
minando la filosofia sensualista del siglo xvm (Locke, Condillac, Condor- 
cet, Destutt-Tracy, etc.), si bien con las distinciones y atenuaciones con- 
venientes para no contradecir al espiritualismo cristiano. Donde mas se ex~ 
tremaba el sentido o tendencia materialista era en las catedras de Medici- 
na y en los clrculos medicos, donde tenian por la ultima palabra de la cien- 
cia el libro del medico frances Jorge Cabanis (1757-1808), publicado en 1802 
con el titulo de Rapports da phisique et du moral de I'homme. Cabanis 
admitia un principio vital distinto del cuerpo; pero sus observaciones sobre 
la influencia de la edad, sexo, temperamento, enfermedades, etc., en el 
entendimiento y en la voluntad del hombre, parecen de un antropologo 
contemporaneo. 

Esta ensefianza prepare bien las cosas para que f uese recibida con 
entusiasmo la doctrina frenologica, o de la localizacion de las facultades 
espirituales en distintas regiones o protuberancias del cerebro, ideada por 
el medico aleman Francisco Jose Gall (1758-1828) y perfeccionada y divul- 
gada por el tambien aleman Juan Gaspar Spurzhein (1776-1832) y por el 
frances Francisco Jose Broussais (1772-1838). Ya en 1806 habiase publicado 
en Madrid una Exposition del sistema de Gall, y otra en 1822 por Ernesto 
Cook, colaborador de El Europeo. En el periodo contemporaneo acrecen- 
tose la propaganda frenologica, publicando una socledad de naiuralistas 
y literatos el Resumen analitico del sistema del [Dr. Gall (Madrid-1835)^ 
y D. Jose Zerber de Robles la Naeua clasificacion de las facultades cere- 
brales, que es un compendio de la obra de Spurzhein (Valencia-1837). El 
medico Catalan D. Mariano Cubi y Soler nacio 1800 y murio 5-Diciem- 
bre-1875 , lanzose por todas las poblaciones de Espaiia a predicar y pro- 
pagar la Frenologia como la buena nueva de la ciencia y del progreso; 
daba conferencias, sostenia solemnes polemicas con s los adversaries de la 
doctrina, fundaba sociedades psicologicas en que se hacian experimentos 
freno!6gicos. En Santiago de Galicia lo denuncio a la autoridad eclesiastica 
como propagandista del materialismo el sacerdote D. Aniceto Severo Bo- 

125 



LA^ LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

rrajos; instruyose proceso canonico, y Cub! protesto de su ortodoxia (1). En 
Barcelona publico el semanario cientifico La Antorcha (1848), y dio a luz 
el Sistema complete de Frenologia con sus aplicaciones al adelanto y 
mejoramiento del hombre (2. a edicion-1854) (2). 

Como entusiasta partidario de la doctrina de Gall empezo su brillante 
carrera de orador y escritor D. Pedro Mata y Fortanet Nacido en Reus (14- Ju- 
nio4811), fallecido en Madrid (27-May 0-1877), el Dr. Mata fue un hombre 
de potente actlvidad mental, en el trabajo incansable, de -facil, clara y 
sugestiva expresion, exuberante fantasia, y mas apto para comprender, 
resumir y exponer que para investigar y analizar por su cuenta. Pinta su 
caracter el hecho de que pasandose la vida en el encomio del metodo ex- 
perimental, en su catedra de Toxicologia no hacia ningiin experiment. 
Compuso Mata poesias-y novelas que son francamente malas; pero como 
didactico nada deja que desear. Aparte de su libro de texto (Medicina legal 
y Toxicologia), son notables sus lecciones en el Ateneo Criterio medico- 
psicoldgico para diagnostico diferencial de la pasion y la locura, Examen 
critico de la Homeopatia (1853), Filosofia espanola, Tratado de la razon 
humana (1858-1860) , y sus discusiones en la Real Academia de Medicina 
y en la prensa con los doctores Quintana, Nieto Serrano y otros (1863) 
sobre la doctrina medico-filosofica de Hipocrates, o, mas bien dicho, sobre 
el materialismo y el espiritualismo. 

No puede decirse que Mata fuese absolutamente materialista. Siempre 
reconocio en el hombre un principio distinto de la materia; pero no le veia 
manifestarse mas que en la masa encefalica y en el sistema nervioso, y la 
conciencia del Yo carecia para el de valor positivo. De la doctrina freno- 
logica fue poco a poco evolucionando al positivismo, y formo escuela en 
la juventud universitaria y en la clase medica; este grupo que, en 1868,f undo 
la revista El Pabellon Medico es el mas antiguo positivista en nuestra patria. 

41. A) Escuela escocesa. Mora. B) La escuela catalana. 
C) Eclecticismo trances. Laromiguiere y Arbolf. D) Otros 
eclecticos. Cousin. E) Garcia Luna. Contra el sensualismo del 



(1) "Polemica Religioso-Freeologico-Magntetica sostenida ante el Tribunal Eclesiastico de Santiago, 
""en el expediente qoe ha seguido con motivo de los libros y lecciones de Frenologia y Magnetismo de don 
Mariano Cubi y Soler, cuya causa ha terminado por sobreseimlento, dejando a salvo la persona y senti- 
"mientos del senor Cubl. Redactada y publicada, segiin ofrecimiento que hizo el autor y admitio aquel 
^tribunal, por D. Mariano Cubi y Soler. Barcelona, 1848.* 

(2) Durante el periodo de la revolucion del 68 daba lecciones y hacia experimentos de Frenologia 
dona Florentina De Craenne en el Ateneo de la Mujer presidido por dona Faustina Saez de Melgar, que se 
reunia en el Oceo Piquer. 

126 



V~ IDEAS FILOSOF1CAS, POLITICAS, SOCIALES Y ECONOMIC AS 

siglo xvin actuaron en sentido espiritualista dos tendencias: la fllosofia 
escocesa o escuela de Edimburgo y el eclectlcismo frances. 

A) Laprimera esla ensenada en el siglo xvm porTomasReid(1704-1796) 5 
profesor en Glasgow (1), que siguieron mucfaos discipulos insignes como 
Dugalt Steward, y perfeccionada en el siglo xix por Hamilton (17884856). 
Reducen los escoceses la Filosofia a la Psicologia, concibiendo esta como 
disciplina de observation por medio de la conciencia; y huyendo de vanas 
cavilaciones que suelen llevar al escepticismo, fundan la verdad de los 
primeros principios en el sentido comiin. Mucho antes de que Hamilton 
fuera conocido en Espana, siquiera de nombre, florecio aqui la Filosofia 
escocesa. Don Jose Joaquin de Mora publico en Lima (1832) Cursos de 
Logica y Etica segdn la escuela de Edimburgo. En 1843 reimprimio este 
libro en Sevilla. 

B) Ala vezque en el Peru yen Andalucia,surgianlasdoctrinasescocesas 
en Cataluna. Explicabalas D. Ramon Marti de Eixala fallecido en 1857, 
abogado y profesor en la Academia de Ciencias Naturales y en el Institute 
de Barcelona, autor del Curso de Filosofia elemental (1841) y del Manual 
de la Historia de la Filosofia (1842). "La Metafisica y la Ontologia es- 
"cribe en este ultimo libro son ciencias imaginarias bajo el punto de 
"vista que se estudlan en la Escuela/ Marti de Eixala inicio un movimiento 
filosofico que se prolongo muchos anos, y al que pertenecen el catedratico 
de Metafisica en la Universidad de Barcelona D. Francisco J. Llorens y 
Barba, D. Pedro Codina, autor de Lecciones de Psicologia y Logica y don 
Jose Ferrer y Subirana (2), a los que se debe afiadir otro grupo de juriscon- 
sultos y sociologos (Samponts, Permannier, Anglarell, Reynals, etc.), que 
siguieron la misma direction filosofica. A todos ellos suele hoy llamarse 
en conjunto ftlosofia o escuela catalana, mereciendolo en cuanto no fueron 
meros discipulos o serviles secuaces de los escoceses sino que en algo 
modificaron, ampliando en unas cosas y restringiendo en otras, el pensa- 
miento de sus maestros. 

C) Mayor influjo que la escuela escocesa alcanzo en Espana el eclec- 
ticisrno trances. Inicio esta tendencia Pedro Laromiguiere (1756-1837), dis- 
cipulo de Condillac, y modificador del sensualismo en sentido espiritualista; 
sus obras principales son: Proyecto de Elementos de Metafisica (1793), 
Sobre lasparadojas deCondillac (1805) y Lecciones deFllosofia (1815-1818). 



(1) Sostienen muchos que Reid tomo sus ideas lundamentales de! jesuita francos P. Boffier, autor dd 
Tratado de las primeras verdades. Balmes, aunque no decide la cuestion, titula su parrafo correspondientc 
a esta escuela: Buffier y la escuela escocesa (Historia de la Filosofia). 

(2) Ferrer y Subirana fu colaborador de Baimes en La Ciuilizacidn, catedratico de Derecho ei 
Barcelona, fundador del periddico La Paz, etc, Murio en Vich (25-Diciembre-1^8). 

127 



SALCEDO^LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

El sistema de Laromiguiere fue reflejado en nuestra patria, aunque no ser- 
vilmente, por D. Juan Jose Arboli (1) en su Carso de Filosofia (cinco 
voliimenes). Es curiosa la historia de este libro. Arboli era catedratico de 
Filosofia, en el Colegio de San Felipe Neri, de Cadiz, dirigido a la sazon 
por D. Alberto Lista. Lista, siguiendo la moda de su tiempo, profesaba el 
sensualismo, y asi bubo de chocarie, en unos examenes del Colegio, como 
los alumnos de Filosofia, en vez de repetir las doctrinas de Condillac, las 
refutaban en parte, y en parte las modificaban o anadian. Pregunto al pro- 
fesor Arboli que novedades eran esas, y Arboli le dio los apuntes de que 
se servia para sus explicaciones. Llevoselos a su cuarto Lista, y los leyo 
atentamente. A los pocos dias, dando una prueba inequivoca de la flexibi- 
lidad de su entendiiniento, a pesar de sus anos, y de su buena fe, proclamo 
que la filosofia ensenada por Arboli era muy superior a la que habia el se- 
guido toda su vida, y fue quien animo a D. Juan Jose para que imprimiera 
sus apuntes, Seguramente, Menendez y Pelayo no habia leido, ni probable- 
mente visto siquiera, el texto de Arboli, cuando escribio (2) que "se ajusta 
estrictaraente a las doctrinas de Laromiguiere", lo cual jno es exacto, omi- 
tiendo, ademas, todo elogio a las condiciones literarias del libro, que son 
excelentes (3). 

D) A Laromiguiere siguieron en Francia otros filosofos por la senda 
del eclecticismo: Maine de Biran, que al morir (1824) solo habia publicado 
tres opiisculos Memoria sobre elhdbito (1803). Examen de las lecciones 
de Laromiguiere (1817) y Leibnitz (1819), y llamado poco la atencion; pero 
que cobro intensa fama postuma merced a Cousin, que publico sus Nuevas 
considerations sobre la relation de lo fisico con lo moral (1834) y Obras 
postumas (1841); a Naville, que lo hizo de sus Pensamientos y otros tres 
tomos de Obras ineditas; y a Bertrand, que dio a luz Ciencia y Psicolo- 
gia (1889). De Maine de Biran se ban escrito muchas monografias; una de 
ellas la de Marilier (1893). Degerado, otro de los maestros del eclecticis- 
mo, fu6 autor de la Historia Comparada de los sistemas filosoficos (1804), 
Sobre la generation de los conocimientos hamanos, Tratado de la existen- 
cia de Dios, Critica de la filosofia de Locke, Del perfeccionamiento moral 
y De la education de los sordomudos. Y Royer Collard, jurisconsulto y po- 



(1) Nacio en Cadiz (29-Octubre-1795), hijo de un modesto sombrerero. El celebre magistral Cabrera 
reparo en el entendimlento y aplicacion delM|odelartesano,yleprotegio para seguirlacarreraeclesiastica. 
Fue canonigo doctoral, obispo de Guadix (11) y de Cadiz (1854), donde murio (l.-Febrero-1863). Dejo fama 
de elocuentisimo orador sagrado. 

(2) Historia de los Heterodoxos, tomo III, pag. 6^1. Hasta equivoca el apellido; sin duda es errata, 

(3) Don Servando Arboli, sobrino del obispo lilosofo, refuto las ligeras aseveraciones de Menendez 
y Pelayo en sn opiisculo Pdginas gaditanas. De ello trata y elogia justamente el texto de Arboli Leon 
Dominguez en sus Recuerdos gaditanos. C&diz, ISffl. 

128 



SOCIALES YECONOMICAS 

litico, que acabo en profesor de Hlstorla de la Filosofia en la Facultad de 
Letras de Paris. 

Ninguno, sin embargo, de la nombradia e importancia de Victor Cou- 
sin (1792-1867). De 1815 a 1820 publico la prlmera serle de lecciones del 
Curso de Filosofia moderna, completado en 1841 (clnco voliimenes). Su 
libro mas popular es Lo uerdadew, lo bueno y lo bello, publicado en 1837, 
Tipo de fiiosofo parisien, puso de moda la filosofia como los sastres y mo- 
distas ponen los trajes. A su catedra de la Sorbona concurrla una multitud, 
no solo de estudiantes, sino de gentes del gran mundo. Los elegantes com- 
praban sus libros para darsetono. Durante un perlodo no breve, todos los 
profesores de Francla siguieron fielmente la doctrlna del maestro, y asl po- 
dia decirse que en todas las catedras francesas resonaba a la vez la palabra 
de Cousin. Como comerciante celoso del credito de su establecimiento, re- 
novaba todos los anos los articulos, y para ello cuentase que hacia en va- 
caciones su viaje allende el Rhin, trayendo de las universidades alemanas 
las ultimas novedades filosoficas. For sabio hicieronle ministro de Instruc- 
cion Piiblica, y sus planes y programas cobraron tanto credito como sus 
lecciones. 

El eclecticismo de Cousin es atrevidisimo y extraordinariamente pinto - 
resco. En un mismo libro os dice, por ejemplo, que el panteismo es en el 
fondo un ateismo, y que si Dios no es todo, es nada, y que no hay que 
confundir a Dios con el Universo, y que no puede haber ms que una 
substancia. Asi en todo; pero siempre con el encanto caracterlstico del in- 
genio frances. En el mundo entero, y muy especialmente en Espafia, influ- 
yo Cousin: 1. Por la atraccion inmediata y directa a su sistema especial de 
eclecticismo. 2. Por el ejemplo que dio de armonizarlo todo, o, por lo me- 
nos, de creer que se armonizan, con quererlo, las ideas y las cosas menos 
armonizables. 3. Por la divulgacion de los filosofos alemanes. Y 4. Por 
los planes de estudios y programas copiados de los redactados por Cousin 
para Francia (1). 

E) Las Lecclones de Filosofia Eclectica, en el Ateneo de Madrid (1843), 
por D. Tomas Garcia Luna (2), aunque no fueran mas, como dice Menen- 
dez y Pelayo, sino "palido reflejo de los libros de Cousin", o, mejor dicho, 
por ser reflejo de ellas aunque palido, alcanzaron tal boga en la juventud 



(1) Se ban escrito muchas monografias de Cousin. Son notables las de Saint Hilalre y Janet, ambas 
de 1885, y la de Julio Simon (1887). 

(2) Murid en Cadiz (18-Noviembre-1880), donde habia nacido. En Madrid lue redactor del Heral- 
do (1846) y director de la Revteta Universal de Administration (1848), y de la Revista PoZi#ea{1856). Esaibi6 
una Gramdtica general y una Historia de la Filosofia, inspiradas, como las Lecciones, en el eclecticismo 
de Cousin. 

129 

SALCEDO. La Literatura Espanola. Tomo IV. 9 



IV 

estudiosa que, segiin cuenta D. Eduardo Benot (1), varies jovenes gadita- 
nos formaton una sociedad titulada La Amistad, sin otro objeto que reunir- 
se semanalmente para oir al socio de turno explicaruna de las Lecciones 
de Garcia Luna (2). Aunque los expositores castellanos del espiritualismo 
"eclectico brillan con luztan escasa y mortecina, no es posible dejar en 
"olvido la influencia de esta escuela que hasta el advenimiento de las doc- 
"trinas alemanas domino casi sola en los centres oficiales de ensenanza 
"con sus cornpendios buenos o malos y con los programas que Gil y Zara- 
"te dio, copiados a la letra, de los publicados por Cousin cuando era mi- 
bistro de Instruction Piiblica en Francia" (3). 

42. Balmes. A) Biograffa y obras. B) Caracfer de su 
filosofia. C) Crffica. Opiniones de Valera, Canalejas, Una" 
muno e Ingenieros. Los catolicos. A) Don Jaime Balmes nacio 
en Vich (28- Agosto481Q)f Murio en la misma ciudad (2~Julio-1848). Su ca- 
rrera de publicista comienza con el opiisculo Observations sociales, politi- 
cas y economicas sobre los bienes del clero, premiado en concurso por El 
Madrileno Catolico (1839). En 1840 dio a luz otro folleto: Consider aciones 
politicas sobre la situation de Espana, y el librito La Religion demostrada 
al alcance de los nifios. En 1842 fundo con Roca y Cornet (4) y Ferrer y 
Subirana, La Civilization, y publico el primer tomo de El Protestantismo 
comparado con el Catolicismo en sus relaciones con la civilization euro- 
pea, en que venia trabajando desde antes de 1839, y que no termino de 
publicar hasta 1844; al salir el IV tomo hubo que hacer segunda edicion de 
los tres primeros, los cuales estaban ya traducidos al frances. Fue a Paris 
a revisar la primera version francesa completa de su obra, y al regreso 
fundo otra revista, La Sociedad, en que aparecieron las catorce primeras 
Cartas a un esceptico en materia de religion. En el mismo ano de 42, refu- 
giado en una casa de campo durante el bombardeo de Barcelona por Es* 
partero, escribio, en treinta dias y sin ningiin libro de consulta, El Criterio. 
Desde Enero de 1844 a fin de Diclembre de 1846 dirigio El Pensamiento 



(1) Nacio en Cadiz (22~Novierabre-1822). No siguio carrera ninguna, sino que por la lectura alcanzo 
un prodigioso saber enciclopedico. Arboli, en 1850, encomendole la catedra de Filosofia en el colegio de San 
Felipe, del que fu6 luego diredor hasta 1868. Este ano -vino a Madrid como diptitado republicano, fu6 minis- 
tro de Fomento y despues segundo jefe del partido federal. Academico de la Espafiola. Murio el 27 de 
Julio de 1907. 

(2) Leon y Dominguez: Recmrdos Gadltanos. 

(3) M. y Pelayo: Heterodoxas, tomo IE, pag. ^5. 

(4) Joaquin Roca y Comet Murio en Barcelona (10-Enero-1873). Uso el seudonimo de Juarco 
Corfejano. 

130 



V~ IDEAS F/LOSOFICAS, POLITICAL SOCIALES Y ECONOMICAS 

de la Nation. En todas estas empresas habla sido Balmes un propagandls- 
ta y apologista de la religion catolica, elevandose en El Protestantism*) 
a una conception fiiosoflco-historica muy digna de aprecio, y un escritor 
politico que tuvo por programa fundamental un tradicionallsmo mltigado: 
*Un gobierno, como el decia, que ni desprecie lo pasado ni desatienda lo 
presente, ni pierda de vista el porvenir." Laboro practicamente, agitandose 
mucho y sin frato, por realizar este Ideal seductor e imprecise. Fuera de El 
Criteria, que es un libro de Logica no de Logica escolastica, sino natu- 
ral , encaminado a despertar y perfeccionar por medio de anecdotas y 
ejemplos la facultud de discurrir, nada escribio de Filosofia faasta los lilti- 
mos anos de su vlda. En 1846 publico la Filosofia Fundamental (estudio 
de las cuestiones filosoficas fundamentales); y en 1847 la Filosofia Elemen- 
tal, libro de texto o para la ensefianza que contiene Logica, Metafisica 
(Estetica, Ideologla pura, Gramatica general o Filosofia del lenguaje, Psi- 
cologia y Teodicea) y Etica e Historia de la Filosofia. Posterior a este libro, 
unicamente dio a luz el ruidoso folleto Pio IX. 

B) Balmes tiene, sin embargo, en el de fildsofo su mejor titulo a la 
consideration de la posteridad, y por el es conocido; no se le llama el apo- 
logista, ni el politico, ni el periodista, sino el fildsofo de Vich. No lo fue 
como los profesores alemanes, y, en general, todos los modernos, encasti- 
llados en su catedra y en el perenne discurrir profesional sobre los prime- 
ros principios, sino a la manera de Descartes, viviendo en el mundo, pro- 
fundamente preocupado por las cuestiones practicas que agitaban a sus 
contemporaneos y por las teoricas de todas las ciencias. Tratando de cual- 
quier cosa, v. gr., el matrimonio de Isabel II con el Conde de Montemolin, 
es filosofo Balmes; porque no se contenta con el examen superficial y di- 
recto de los hechos, sino que aspira siempre a una explication transcen- 
dental. 

Aplicadisimo al estudio desde la infancia (1), despertosele muy pronto 
el ingenium curiosum que decia Seneca, y con el la aficion a conocerlo 
todo per altiores causas. Leyo un dia el pensamiento de Hobbes: si yo hu- 
biese leid tanto como ellos, seria tan ignorante como ellos (2), y se ded- 
dio a leer poco y meditar mucho. Imitando a Mallebranche, encerrabase 
en su cuarto largas horas, que consagraba a la meditation. Durante 
cuatro anos manejo linicaniente dos libros: la Suma, de Santo Tomas, y el 



(1) Estudio Latin, Filosofia y primer afio de Teologia en el Seminario de Vlcfa. Concluyo su carrera 
como becario del Colegio de San Carlos en la Universidad de Cervera. En 6sta fue profesor substituto, y des- 
pu6s en Vich de Matematicas (1837-1841). Se doctoro en Teologia (7-Febrero~1835). 

(2) "Al leer esto decia Balmes salte de la silla creyendo haber descubierto un gran tesoro": Gar- 
cia de los Santos, Vida de Balmes. Madrid, 1848. 

131 



SALCEDO ~ LA LITERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 

Genio del Cristianismo, que, con las Matematicas, estudiadas por el sin 
maestro, fueron la base inconmovible de su cultura. Santo Tomas, "si no 
el fundador, el organizador de la filosofia escoldstica, expositor de las 
doctrinas peripateticas con profundidad y lucidez a que no han llegado 
sus sucesores, y libre de las cavilaciones fiitiles con que las enredo mas 
de una vez el espiritu de sutileza y disputa u (1), fue su maestro, si bien la 
siguio como discipulo inteligente que,. sin ser rebelde, no ha renunciado a 
su facultad de discurrir. En cuanto a la forma, en el estilo figurado y elo- 
cuente del autor del Genio del Cristianismo molded el suyo, repugnandole 
de los escolastlcos la negligencia en la manera de expresarse, asi como el 
descuido de las Matematicas y ciencias naturales (2); el era matematico, 
aunque no naturalista. Tambien con el tiempo perdio su preocupacion con- 
tra la lecture comprendiendo que el pensa- 
miento necesita de la erudition; y leyo mucho, 
informandose de la filosofia alemana por tra- 
ducciones y exposiciones francesas, pues no 
sabia el aleman. 

Asi resulto el filosofo de Vich un escolasti- 
co en cuanto que siguio a Santo Tomas en casi 
todas las cuestiones metafisicas, logicas y mora- 
les; pero no un escolastico como Cornoldi, que 
creia iniciado con Descartes un periodo de co- 
rrupcion de la filosofia, sino, por lo contrario, 
Miguel de Unamtmo. admiiador de Descartes, y que tomo mucho de 

(1864) Mallebranche y de la escuela escocesa, compren- 

diendo la trascendencia del problema critico 

del conocimiento planteado por Kant; asi como Kant lo resolvio con la razon 
practica que nos Impone admitir como ciertas verdadesquenopuede demos- 
trar la razon pura, o sea el rigoroso raciocinio, y Bergson, en nuestros dias, 
se acoge a la intuicion para explicar lo racionalmente inexplicable, Balmes, 
con los escoceses, funda en elsentido comunla certeza delo que, siendo in- 
cierto para nuestro entendimiento, es indispensable para nuestra actuation 
intelectual. Unainuno censura y hasta parece burlarse de esta idea de Bal- 




(1) Balmes: Htetorfa de la Filosofia, XXXIX, Filosofia Bacoldstica. 

(2} "Dos lados flacos tenian las escuelas peripaticas: la negligencia en las f ormas, o sea en el estilo y 
"lenguaje, y su descuido de las matematicas y ciencias naturales, y precisamente a fines del siglo XV y prin- 
"cipios del XVI se habian despertado las dos aficiones opuestas: renacio el amor a la literatura y bellas 
"artes. . . y el gusto por las matematicas y ciencias de observacion. De aqui que fuesen combatidas, no solo 
"por los innovadores en religidn y moral, sino por los que deseaban sinceramente la conservacion de las 
*sanas ideas junto con los progresos cientificos y Hterarios": Balmes, Historia de la Filosofia, XLI, Epoca 
de transition. 

132 



V- IDEAS t FIW^ SOCMLES 

mes con argumentos que no son para expuestos en un libro como el pre- 
sente, pero de los que cabe indicar que se lundan en la confusion del sen- 
tido comun apllcado a esferas como las de las cienclas naturales, en que 
caben otros medios comprobalorios, con las de las alturas o profundida- 
des ontologicas, en que no hay tal poslbilidad y si la necesidad de adoptar 
un temperamento sobre la certeza de ciertas cosas fundamentals, no sien- 
do accesible una conviccion (1). Mas razonablemente, Ingenieros dice que 
el sentido comun de Balmes es lo que llaraan otros sentido practice (2). 

El filosofo de Vich explico muy bien esta noclon: "Yo creo, dice, que 
41 la expresion sentido comun significa una ley de nuestro espiritu, diferente 
*en apariencia segun son diferentes los casos a que se aplica; pero que, en 
"realidad, y a pesar de sus modificaciones, es una sola, y siempre la mis- 
*ma, y consiste en una inclination natural del espiritu a dar asenso a cier- 
*tas verdades no atestiguadas por la conciencia ni demostradas por la ra- 
*zon y que todos los hombres ban menester para satisfacer las necesidades 
* de la vida sensitiva, intelectual y moral/ ^.Resultan mas claras y mejor 
iundadas la razon practica de Kant o la intuicion de Bergson? Pues todo va 
a lo mismo: a que hay cosas que no se entienden, y que es menester dar- 
las y tomarlas por entendidas. 

C) La resonancia de la obra de Balmes en Espana y en el extranjero es 
notoria. No han faltado, ciertamente, espanoles que le ban menospreclado. 
Don Juan Valera, al que ahora menosprecia Ortega Gasset "aplaudia, 
dice, la mediocridad porque no tenia la experienda de lo prof undo* (3) , 
cuando era joven tambien hablaba de los escritores y de la literatura de 
Espana con petulante desden, sin perdonar a Balmes. En 3 de Mayo de 1850 
escribla D. Juan a su padre: "En espafia se estudia poqulsimo, y se sabe 
""menos de lo que se estudia, porque se estudia mal; a fuerza de Ingenio, 
*algunos han logrado hacerse perdonar su ignorancia; no se si yo tendre 
*bastante para que me perdonen la mia . . . Pero, jcuan triste recurso para 
*buscarse la vida es el de escribir tonterias confiado en la necedad y poca 
"doctrina de los lectores! jCuantos escriben asl! Fuera de Toreno, Quinta- 
*na, Navarrete y otros varies, que han escrito de cosas especiales a mies- 



(1) Miguel de Unamuno: Un filosofo del sentido comun (en el libro Contra esto y aquello. Madrid. 
Renacimiento, 1912). En un paraje dice donde imo solo conociese y usase el telescopic y el microscopio, 
lo que 1 dijese de las dimensionjes y forma de los objetos seria contra el sentido comun de los demas. En 
realidad, sin telescopic ni microscopio, el sentido comun basado en la mas vulgar experienda basta para 
saber que los objetos a distancia cambian de dimensiones y hasta de color y figura para nuestra vista, 

(2) Jose Ingenieros: La cultura filosdfica en Espafia (Colecci&n Cervantes), 1916. As! como otros 
muchos libros mo demos omiten la fecha de su publication, sin duda para evitar que si no se venden pronto 
parezcan anticuados, 6ste omite el lugar, diciendo s61o: "Imprenta de M. Garcia y G. Saez. Mes&n dePanos, 
niim. 8, bajo*. jVaya usted a buscar por el globo terr&queo la calie de Meson de Pafios! 

(3) Meditaciones del Quijote, pag. 87. 

133 



SALCEDO * LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

**tro pals, no creo que haya en este un prosista distinguido desde princi-* 
"plos del slglo aca, y menos ahora que nunca. El unico economista que te* 
"nemos es Florez Estrada; el unlco filosofo, Balmes, y ambos no pasan de 
"medianos* (1). 

Don Francisco de P. Canalejas tildo a Balmes de mas sutil que profun- 
do, y algo hay de eso, a nuestro juicio, en sus escritos politicos, donde 
para concillar el antiguo regimen con el nuevo recurre rnuchas veces a su~ 
tilezas, de que nadie con buen sentido podra nunca extraer la substancia. 
No es una sutileza lo de la Constitucion en dos articulos: L, El Rey es so 
berano; 2., La nation, en Cortes, otorga los tribufos e Interulene en los ne- 
gocios arduos, y el pretender que esta Constitucion se escribiera en las 
monedas? (2). No es sutileza el augurar que no se faarla la unidad de Ita- 
lia porque lo que no habian podido hacer veinte siglos no lo podrian ha- 
cer las sociedades secretas? iNo es sutileza la de que no podria consolidar- 
se en Francia la repiiblica (1848) porque solo pueden ser repiiblicas los 
Estados pequenos, y los grandes tienen que ser reinos, cosa dicha por 
Aristoteles y Santo Tomas, pero cuando las palabras repiiblica y reino te- 
nian signification muy distinta que en nuestro tiempo? No es sutileza el 
mismo empeno de conciliar en Espafia el antiguo con el nuevo regimen 
por medio de un matrimonio regio? Pero si en politica peco de sutil y aun 
de futil en ocasiones, no consiguiendo de sus arduos afanes sino que los 
liberales no le hicieran caso y los carlistas le abandonaran y le diesen mu- 
chos disgustos en el ultimo periodo de su vida, como filosofo, ninguna su- 
tileza se halla en sus escritos; todo es razdn atemperada por sentido co- 
mun o prctico y mas alia de donde llega el, si que comienzan las profun- 
didades tenebrosas en que el espiritu humano no ve sino sus propias y 
esteriles cavilaciones convertidas en vagos fantasmas. 

Por ser tan aficionado a este cavilar sin tino, es naturalisimo que don 
Miguel de Unamuno no haya podido leer a Balmes en la edad madura, y 
que M cuando lo ha Intentado le haya saltado a la vista la irremediable vul- 
^garidad de su pensamiento, su empacho de sentido comun; y el sentido 
"comun es, como dlcen que decia Hegel, bueno para la cocina; con senti- 
**do comiin no se hace filosoBa". Sin sentido comun, a nuestro entender, 
solo se puede hacer filosofia imaginativa, Incoherente y excentrica, la 
que unicameate cabe justificar dlciendo como el andaluz del cuento: des- 
pues de todo, la cuestion es pasar el rato. El Sr. Ingemeros, aunque mate- 



(!) Odms CQmpleias de D. Juan Valem. Correspondenda, 1, 1913, p^ 94 

*NoKjtros no queremos las consmadiooes en papel, las des^unos en dinero: lo que bien se alcanza 
"no carece de agEificdo. iQu& m&s qirisieran los pueblos que ana constitacidn en plata y oro? Todo lo- 

demfc es papel y demda sin mteres. . ." paimes; Escritos politico*). 

134 



V- IDE AS FILOSOF1CAS, POLITIC AS, SOCIALES Y ECONOMIC AS 

rialista, reconoce que "Balraes es un bello ingenio, que agrego malices a 
clertos problemas de su doctrina, que su Filosofim fundamental es una obra 
de merito", y que "en constante comercio intelectual con la filosofia euro- 
"pea (que tanto hablan evitado los escolasticos espafioles de los ultimos 
siglos), fue, sin quererlo (1), un europeizante". 

En el campo catolico, Balmes ha sido siempre honrado y enaltecido, 
aunque durante el predominio de la escuela escolastica Iniclada por San- 
severino no haya sido seguido, y aun se le haya considerado como un 1116- 
sofo bien intencionado; pero no blen formado, porque para esa escuela no 
faubo buena formacion sino en el acomodamiento rigoroso atodas las rail- 
nas medioevales. Con la neo- escolastica lovainista, Balmes recobra de su- 
bito su esplendor; porque realmente fue un lovainista anticipado. Balmes 
y Mercier estan en el mismo piano, y en la depresion que hay entre am- 
bos quedan escondidos el tradicionalismo fiances y el escolasticismo 
italiano (2). 

43. Donoso Cortes. A) Sus Lecciones de Derecho po- 
Jftico (Lasparadojas). B) Pfo >> (artfculos) y el Bnsayoy>. 

C) Rastro de Donoso en Espana. El mayor agravio que los 

criticos catolicos ban hecho a la memoria de Balmes como apoiogista de 
la religion y como filosofo, ha sido poner a su nivel a D. Juan Donoso Cor- 
tes, marques de Valdegamas. Nacido en Villanueva de la Serena (6 de 
Mayo de 1809), estudiante de Derecho en Salamanca y Sevilla, dedicado a 
la ensenanza en su juventud, poeta romantico (En la Corona funebre de la 
Duquesa de Frias, El Cerco de Zamora, poema), fue siempre orador y es- 
critor oratorio. 



(1) ^Por que sin quererlo? 

(2) Es copiosa la bibliografia sobre Balmes espanola y extranjera. Blanche Raffin, Jacques Balmes; 
sa vie et ses ouurages (Paris, 1860). Beaussire: articulo en el Diccionario Filosofico de Franck. Hay biogra- 
fias de Balmes por Quadrado, Roca y Cornet, Garcia de los Santos y Cordoba. E! autor de este libro visitd al 
insigne Quadrado, en Palraa de MaHorca, y le halld mas satisiecho de haber colaborado con Balmes en El 
Pensamiento de la Nacidn y de haber sido designado por el maestro para dirigir El Conciliador, dlario que 
solo vivid tres meses, que de haber escrito los tomos de Recuerdos y bellezas de Espana. El ultimo libro 
f ranees sobre Balmes es el del abate Lugan, en la coleccidn La Pensee et faeuvre sociale du Christianlsme. 
En 1910 ha sido celebrado el centenario del Fildsofo de Vich, publicandose con este motivo el Botetin del 
Centenario y muchos libros, como La Vida y las Obras de Balmes y Las Ideas de Balmes, de D. Nareiso 
Roure; Apologetica de Balmes y Reliquias literarias de Balmes, del P. Casanovas; Politico de Balmes, de 
Pages de Climent, etc. Adem&s multitud de discursos y articulos: El catalanlsmo de Balmes, de Maspons y 
Anglasell; Balmes politico, de Herranz; Dos palabras sobre el centenario de Balmes, de Men&idez y Pela- 
yo, que habia ya tratado de Baimes en la Historia de los Heterodoxos .(tomo III), el prdiogo de D. Ale- 
jandro Pidal a El Criterio, en la edici6n de homenaje por la casa Brusi, etc., etc. El cardenal Mercier 
elogia a Balmes en los dos prologos de los libros espaiioles: del P. Arnaiz (Los origenes d& la psicologia 
contempordnea) y de G6mez Izquierdo (Historia de la Filosofia del siglo XIX). 

135 



SALCEDO ~ LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

A) Su primer trabajo dldactlco Memoria sobre la situacion de la 
monarqula (1832) es un folleto politico de circunstancias, defensa de 
Isabel II contra D. Carlos, que valio a su autor un destino en Hacienda. 
Redactor de La Abeja (1834-1836), diputado por Cadiz (1837), nombrole 
Mendizabal secretarlo del consejo de ministros, cargo que rehuso, decla- 
randose moderado y fundando El Porvenir para combatir al ministerio pro- 
gresista. Sus Lecciones de Derecho Politico en el Ateneo de Madrid (1836), 
son una de tantas lucubraciones eclecticas, a lo Cousin, a la sazon de 
moda: la razon nos lleva a unirnos con nuestros semejantes, esto es, a la 
sociedad y al acatamiento de la autoridad; el libre albedrlo a separarnos de 
ellos, o lo que es igual, a la vida solitaria y anarquica. Luego la razon es el 
fundamento de la sociabilidad y del Poder; pero como no cabe suprimir la 
libertad, menester es que la razon la reprima, pero sin aspirar a destruirla, 
sino solo en el grado necesario para que la sociedad no se disuelva. 

En estas Lecciones, harto mas notables por su forma literaria que por 
su contenido doctrinal, aparece ya la aficion de Donoso a la paradoja. Pa- 
radoja, segun la Academia Espanola, significa, en nuestro idioma, especie 
extrana o fuera de la comiin opinion y sentir de los hombres, y asercion 
falsa o inexacta que se presenta con aparlendas de verdadera. La primera 
acepcidn es la etimologia: de los vocablos griegos para (al lado o contra) y 
doxa (opinion). En este sentido, dice Unamuno que la paradoja "es el mas 
"eficaz correctivo delas ramplonerias y perogrulladas del sentido comiin... 
*lo que mas se opone al sentido comiin, y toda verdad cientifica nueva 
*tiene que aparecer como paradoja a los del sentido comun en seco* (1). 
Es cierto: la doctrina de Copernico hubo de ser una paradoja, o sea una 
especie extrana o fuera del comiin sentir, faasta que fue demostrada por la 
ciencia, Mas de aqul no se slgue que todas las paradojas echadas a volar 
en el mundo teegan la misma suerte; por lo contrario, la mayoria de ellas, 
mientras mas y mejor son examinadas, mas paradojas parecen, y acaban 
por serlo evidentemente en la segunda acepcidn, esto es, en la de asercion 
falsa o f nexacta. Y hay otras, meras figuras retoricas, que al ser enunciadas 
con aparato dentifico u oratorio y chocar con el comiin sentir, parece que 
llevan dentro algo de substancla t y luego se ve, al examinarlas, que son 
verdaderas perogrulladas, A este genero pertenecen muchas de las para- 
dojas de Donoso y no pocas de Unamtmo. 

B) En 1847, Donoso saludo con entuslasmo, como Balmes, el movi- 



(1) En el ya dtailo articmlo Un fU&wfa del smtido mm&n CSta Unamuno en su apoyo a G. Vailati, 
qae en el segnncio Congn^o dentffico de Qinebra, presentd ana memorla sobre El papvl de la paradoja en 
el desamli de las feorlos filoriflea*. 



' SOCIALES Y ECQNQM1CAS 



miento reformista inlciado por PIo IX en la politica temporal de la Santa 
Sede. La politica del nuevo Papa significaba, segiin el, el triunfo definitive 
de la libertad. Hablan incurrido los cat61icos en el error de fiar la defensa 
de la Iglesia a las monarquias corrompidas y decrepitas, las cuales Ibae a 
ser destruidas por las cataratas de la democracia. Ya no quedaban en el 
mundo mas que dos fuerzas vivas: los pueblos que quieren ser libres y la 
Iglesia que quiere hacerlos santos. Censuraba duramente al Austria por su 
despotismo, y ensalzaba con enfasis a Francia, tlerra fecundisima, donde 
han germinado todas las Ideas emancipadoras de los pueblos. Lo que le 
parecia mal en los franceses, es "haberse entregado a las closes medtano- 
mente acomodadas, las cuales tlenen en poco las gloriosas aventuras de 
los patrictados heroicos, y llaman msensatez y locum a las asptractones 
inmensas que suelen tener las democraclas en sus arrebatos sublimes* (I). 

La revolution tomo aspecto alarmantisimo para la causa catollca y 
conservadora, y Donoso reacciono, buscando, como el decia, nuevas orien- 
taciones a las ciencias morales y politicas, las cuales consistieron en hacer- 
se tradicionalista a lo Bonald. Fruto de esta postrera evolution de su espiritu 
es el Easayo sobre el catolicismo, el llberalismo y elsocialismo. En este libro 
aboinina de la razon humana con mas vehemencla que ningiin tradicionalista 
fiances; "Entre la razon humana y lo absurdo hay una afinidad secreta,un pa- 
"rentesco estrechisimo." "El hombre prevaricador no ha sldo faecho para la 
"verdad, ni la verdad para el hombre prevaricador y caido. , "Enfre la verdad 
*y la razon humana, despues de la prevarication del hombre, ha puesto 
*Dios una repugnancia inmortal y una repulsion invencible.* *La razon 
"sigue al error adonde quiera que va, como una madre tiernisima sigue 
"adonde quiera que va, aunque sea al abismo mas prof undo, al hijo de sus 
*entranas." "Jesucristo no vencio al mundo ni por la santidad de su doo 
"trina, ni por los inilagros, ni por los milagros y profeclas, slno a pesar de 
* todas estas cosas." 

El catolicismo es, para Donoso, no ya la verdad religiose y moral reve- 
lada por Dios a los hombres, sino la suma de todas las verdades, de las 
unicas verdades que podainos alcanzar en este mundo. Siendo la razon no 
sdlo impotente para conocer la verdad, sino enemiga de la verdad y amiga 
del error, no puede haber verdades de orden natural Todas las verdades 
tienen que ser sobrenaturales o reveladas. Por eso, asi como Dios es el 
oceano a que van a parar todas las cosas, la Teologia es el oceano a que 
van a parar todas las ciencias, y en el fondo de todas las cuestiones, espe- 
cialmente las politicas, hay siempre una cuestion teologica. De aqul que 



(1) Pto IX, serie de articulos en El Faro. 
137 



SALCEDO-LA L1TERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

los buenos politicos practices que ban sido en el mundo, son los teologos 
(Cisneros, Richelieu, Alberoni) y no por ser politicos ademas de teologos, 
sino por su misma Teologia. 

El socialismo es para Donoso la teologia del dlablo, a pesar de lo cual, 
y sin duda por ser Teologia, el audaz paradojo lo prefiere al liberalismo, 
que tiene el grave inconveniente de no ser un sistema teologico. Liberalis- 
mo en el Ensayo, significa eclecticismo politico, o sea el sistema de los 
partidos medios a que Donoso pertenecid siempre. Estos partidos medios 
"son impotentes para el Men, porque carecen de toda afirmacion, y para el 
a mal porque les causa horror toda negacion intrepida y absoluta". Mas en 
el pecado llevan la penitencia; porque aunque todos veamos que los parti- 
dos medios son los que gobiernan siempre, salvo rarisimos y efimeros in- 
tervalos en que se sobreponen los extremes, esto debe ser una alucinacion,. 
ya que Donoso nos revela lo contrario, es, a saber, que el predominio de 
los eclecticos y moderados es brevisimo: "solo dura hasta el dia en que 
"apremiadas las turbas por sus instintos se derraman por las calles pidiendo 
"a Barrabas o pidiendo a Jesus resueltamente y volcando en el polvo las- 
"catedras de los sofistas". 

C) Luis Veuillot, otro paradojo por el estilo de Donoso, tradujo el En- 
sayo al frances, y lo defendio, en union de otros, contra el abate Gaduel y 
otros hombres ecuanimes y sensatos en que el talento y la imagination no 
habian perturbado el sentido comiin o practico, tan caro a Balmes. Impug- 
naron a Donoso en Espana: D. Rafael M. Baralt, su sucesor en la Academia 
Espanola, en el discurso de recepcion en la misma; D. Nicomedes Martin 
Mateos, autor de las Veintlsels carfas al Sr. Marques de Valdegamas, en 
contestacion a los veintiseis capitulos de su Ensayo (Valladolid-1851) (l) r 
y D. Juan Valera, con algo de burla despectiva, en su continuacion a la 
Historia de Espana, de Lafuente (2). Menendez y Pelayo (Heterodoxos- 
Tomo III-Pag. 756 y siguientes) elogia ditirambicamente a Donoso; pero- 
leyendo con atencion sus elocuentes parrafos extraese de ellos una critica 
bastante severa (3), que no se compagina con los elogios. 



(1) Nacld en B^jar |15-Septiembre-1806). Murio en la misma poblaclon (7-Enero-1890). Fue juez, regis- 
trador de la Propiedad, catecWtico y director de la Bsoiefa Industrial de Bjar periodista y autor de varias- 
obras. Como fiidsofo profesd el caartesaanlsmo, 

(2) Ya en la dtada carta a su padre (3-Mayo-lS5fy decia que aspiraba a refutar a Proudhon, y que 
estaba preparando soMdameuie para ello; porque "para declr mndeces contra &1, y Uamarle Anticristo^ 
efdMem, m&$ pole mUarse , lo que parece una altKaon satlrica al Ensayo. En la Historia de Espafia 
recnerda qne a Bonos !e pmsieron de mote Qnlqulriqui aladiendo a! canto del gallo tan entonado y rim- 
bombante oomo falto de sentido. Qnizas el mote sea tambiea invendon satlrica de Valera. 

(3) *La parte metafM^ca del Ensayo no es lo mas feHz. . .* *Cas! toda puede y debe discutirse y quizas. 
no hayB entre los catolicos e^jafioies quien la fmtrocine y profese Integra, . . "La exposition de la doctrina 
de la ilberfad poede indncfr a error. . . *La educacion de Dono era francea y sus lecturas de publicistas de 

138 



V- IDEAS FILOSOF1CAS, PQLITICAS, SOCIALES F 

La Influencia de Donoso en el periodismo catolico espafiol ha sldo 
grande; ha iormado escuela. Los principals redactores de El Padre Cobos^ 
perlodico satlrlco fundado para combatir a progreslstas, democratas y unlo- 
nlstas en el perlodo revolucionario de 1854 a 56,, eran tradiclonalistas do- 
noslanos; asi Gabino Tejado, que habia sido disclpulo del Marques de Val- 
degamas (1), y colecciono sus obras, precediendolas de un discurso preli- 
minar (2); Eduardo Gonzalez Pedroso, autor del discurso preliminar a los 
Autos Sacramentales de Calderon en la BIblloteca de Rlvadeneira, y de 
cuyo saber y facundia hacianse lengnas sus contemporaneos (3), y Fran- 
cisco Navarro Villoslada (4), a los que se jimtaron y slguieron otros, coma 
los Nocedal (Candido y Ramon) (5). Todo este elemento, en que abundabao 
las personas de talento y castiza pluma, fue denominado, en los ultimos 
afios de Isabel II, de los neo-catolicos. Al estallar la revolucion de 1868 
uniose a los carlistas, aunque sin confundirse nunca con ellos absoluta- 
mente, y despues de la guerra civil obtuvo la direccion del partido 
en la persona de D. Candido Nocedal, a cuya muerte, como D. Carlos no 
transmitiese al hijo del difunto la jefatura, se organize el partido lntegrisfa y 
manifestation politica de la escuela donosiana que ha tenido y tiene en El 
Siglo Faturo su organo perlodistlco, y en el libro D. Feliz Sarda y Sal- 
vany (6) El liberalismo es pecado, su mas perfecto texto doctrinal. 

Ciertas diferencias separan la doctrina en estas sus postreras expreslo- 
nes de su primera exposition en el Ensayo. Para Donoso la teologia del 
diablo opuesta a la catolica o de Dios era el socialism. Para estos ultimos 
interpretes, la teologia luciferiana o diabolica es el liberalismo considerado 



aquella nadon; de aqul la falta de rigor de su lenguaje. . .* "'Son pocas en 61 las ideas originates." "Sus 
opiniones teologicas son las de una escuela siempre sospecfaosa, para mnchos vltanda, que la Igiesia no ha 
hecho mas que tolerar Ham^ndola al orden en muchas ocasiones.* "Parece en el mis cmdo e! tradiciona- 
lismo por las extremosidades meridlonales de la expresion. . ,* "Se refugid en un escepticismo mistico. . .* 
"Impropiedades de lenguaje teologico. . .'* "Calamidad del estilo oratorio que por lograr un efecto sacrifica 
lo exacto a lo bzillante. . .'* etc. 

(1) Nacio Tejado en Badajoz (27-Abril-1819). Murid en Madrid (9-Octubre-189!^. Fiiudd 1 Pensa- 
miento Espafiol (i860). Despues de la guerra civil escribio El Catalicismo liberal y una serie de artlciilos en 
El Siglo Futuro sobre organizacion catolica, verdadera base doctrinal de la escuela integiista. 

(2) Obras de D. Juan Donoso Cort&s. Madrid, 1854 (5 tomos). Hoy corre una segunda edlcion por 
la casa Quilez. 

(3) Nacid en Madrid (Enero-1822). Murio el 27 de Diciembre de 1862. Llego a dirigir H Padre Goto* 
y en 1860 El Pensamiento EspafioL 

(4) Nacid en Viana (Havana) el 9 de Octubre de 1818. Murio el 30 de Agosto de 1886. 

(5) Don Candido Nocedal nacid en la Coruna, el 11 de Marzo de 1821. Murio en Madrid el 18 de Julio- 
de 1885. Liberal en sus mocedades, fue luego moderado, ministro de la Gobemacidn en e! gabinete que 
siguio a los unionistas despues de la revolucion de 1854. Su hijo Ram6n Noeedal y Romea fu6 redactor de 
La Constancia (1866), fundador y director hasta su muerte de El Siglo Futuro. 

(6) Nacio en Sabadell (23-Mayo-1841) y aili murio (4-Enero-1916). Fundd la Revista Popular de Bar- 
celona (1870), la Biblioteca ligera para uso de todo el mundo, Propaganda catdlica* etc. Se le liamo el Beti- 
mes popular. Aqui solo nos referimos a su discutido libro El Hberalismo es pecado, 

139 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

en abstracto, el cual no es sino la rebellion contra Dios que Inlcio Satanas 
en el cielo, slguleron Adan y Eva en el paraiso terrenal y continiian hoy 
los liberates, desde los mas moderados hasta los mas exfremosos y desver- 
gonzados, siendo estos mas brutales que aquellos; pero no peores ni mas 
perfidos y pellgrosos, sino todo lo contrario. Las tremendas imprecaciones 
donoslanas contra los partidos medios y eclectlcos slguen continuamente 
resonando en los periodicos y discursos de esta escuela que se cree depo- 
sitary de la genuina tradicfon catolica, especialmente en la esfera politica. 

44. Pilosofm alemana. A) Hegelianos: Benffez de Lugo, 
Fabie, Pi y Mar gall, Castelar. B) Krausistas. Sanz del 
Rio. C) Obras de Sanz del Rio, su esfilo. D) Krausistas 

principales. La dictadura filosofica de Cousin tuvo en Espana, entre 
otros efectos, la vulgarization de las escuelas alemanas, inicladas por 
Kant (1), y de las que antes solo se tenlan en nuestra patria vagas noti- 
das, y por muy pocos (2). Al alborear la epoca contemporanea empezaron 
a sonar los nombres y las doctrinas de aquellos fllosofos y a ser leidos por 
los avidos de novedades en traducciones francesas. Nuestros vecinos, que 
tanto truenan afaora contra la cultura alemana, debieran recordar que son 
ellos sus vulgarizadores. En 1837, D* Juan Alvarez Guerra publico un abs- 
truso libro titulado Unidad slmbollca y destlno del hombre en la tierra o 
filosofia de la razon por un amigo del Hombre; asegura el autor que no 
hay nada en su obra de ajena procedencia, sino todo sacado de su cabeza; 
pero cabe sospechar que hay alii un reflejo, seguramente indirecto y leja- 
no, de filosofia alemana (3). 

El mismo Baltoes no parece que conociera esta filosofia hasta los ill- 
timos anos de su vlda, cuando escrlbio la Fundamental y la Elemental. Em- 
pezd a tomar carta de naturaleza en nuestro pais ya mediado el siglo xix. 
Don Isaac Niifiez de Arenas (N. en Huete-M. 2-Abril4869), catedratico de 



(1) Manuel Kant nado en Koenfgsbeig (1724), de cnya aniveradad fue* catedrdtico.de Fiiosofia, y donde 
ranrio (1804). Sus obras principales son: Crltica de la mz&m pura, Crltica de la razdn pr&ctica y Critica del 

juicio. Toda la fflosofia modenxa dice el P. Ceferino Qonz&lez (Hlstona de la Filosofia, tomo III) ~ pro- 
cede de Kant, ya por derivaciou directs, ya por evolnd6n de sus doctainas* ya por contrapcmcidn o reaccion 
contra ellas. 

(2) **Tengo para mi ~ dice M. y Pelayo (Heierodoxm, tomo ffl, pag. 7CB| que el primer espanol 
que cito el nombre de Kant (ponienclole al lado de los de Vives, Bacon y Herder) fn6 el Duque de Frias, en 
una oda que compiiso e imprimid en 1807.** 

(3) No nemos podido comprobar si este D. Juan Alvarez Gu-erra es el redactor del Semanario Pa- 
frMc <1SQ$, que rnnrid el 12 de Abril de 184& Esta fecha nos lo liace dudar por afirmar M. y Pelayo 
que poseia ME cuarto tomo de la Unidad &im&&lica f impresa en Seviila en 1855. No parece probable que 
<!iez aflos despiies de sa maerfe se oontinnase pnblicaaido sn ex:trafia obra. 

140 



V- IDEAS FILOSOFICAS, POLITIC AS : SOCIALES Y 

la Central y academico de la Espafiola, Impregno de ideas kantianas su li- 
bro de Estetica. El kantismo Inspire tambien el Bosquejo de la dencla vi- 
ulente, del medico D. Matlas Nieto y Serrano, Marques de Guadalerza y pre- 
sldente que hie de la Real Academia de Medicina (M. muy anclano, 3-Ju- 
lio~1902). Kant ha tenido en Espafia muchos admlradores y panegiristas; 
pero su doctrina, al menos en su integridad, no ha inspirado a nlngiin gru* 
po de pensadores. Las dos escuelas que consiguleron acllmatarse aqui son 
la hegellana y la krausista. 

A) Hacia 1851 explicaba el hegelianismo (1) en la Universldad de Sevi- 
lla el doctor Contero Ramirez. El canario D. Luis Benitez de Lugo, marques 
de la Florida (1835-1876), fue su dlsclpulo, exponiendo stis doctrinas sobre 
la filosofia del Derecho. No parece que fuera dlscipulo de Contero D. An- 
tonio M. Fable, el mas famoso de los hegelianos espanoles. Fable nacio 
en Sevilla (27-Julio-1832) (2). Hizo sus primeros estudlos en el Colegio 
Hispalense, dirigido por D. Alberto Lista; curso en Madrid las carreras de 
Farinacia y Ciencias FIsico-Naturales (1846 a 1851), y despues la de Dere- 
cho (hasta 1856). Estudiosislmo desde sus primeros aiios, de Intensa y uni- 
versal curiosidad cientiflca (3), en muchas esferas del saber dejd impresa 
su huella. Como filosolo, dlscutio muchas veces en el Ateneo con Moreno 
Nieto, escrlbio El Materialisrno moderno y tradujo al castellano la Logica 
de Hegel con una extensa y razonada Introduction. Fable armonizaba el 
hegelianismo con la doctrina de la evolucion natural, que haMa llegado 
a el mucho antes de que la expusiera Darwin, por su maestro de Ciencias 
Naturales D. Lucas de Tornos (4) y con la mas pura ortodoxla catollca. 

No hizo esto ultimo, slno todo lo contrarlo f D. Francisco PI y Mar- 
gall (5), hegeliano de la extrema Izqulerda, o, mejor dlcho, pradhoniano. 



(1) Sistema de Hegel, fildsofo nacido en Stuttgart, y que florecio de 1770 a 1813, 

(2) El 28 de Octubre de 1914 se ha colocado por el Ayuntamiento una lapMa conrnemoratia en la 
casa del barrio de Triana donde nacio. 

(3) "Creo que no hufoo dia en su vlda que no estudiase cuatro o clnco floras. Estlrnando, como Gra- 
cian, que no habia cosa mejor que una buena blblioteca, la reiinio numerosisima, selecta y I'arlada, y con su 
catalogo pubiicado por Rodriguez Villa podria reconstitute la bibllografia de la civilizaddn moderaa. No- 
en un ramo o en varios, sino en todos, que tal fue otro de sus caracteres distintivos: interesarle por igmal todas 
las ramas del saber, y querer estar al tanto de la ultima palabra escrita en cada una de ellas. Cuando dijo 
que se habia asomado a las ventanas de todas las ciencias, con lo que tuvieron para reir estopldamente 
gacetilieros y frivolos, no dijo mas que la verdad, y con sums, modestia, porque en mochas ciencias no se 
habia asomado a la ventana, sino entrado dentro y vivido." Don Antonio M. Fabi^: Dlario de Barcelona* 
10 de Noviembre de 1914. 

(4) Profesor de Historia Natural y director del Museo. Era abogado y medico. En 1823 9 siencio ya lo 
primero, concurrio, como miliciano de Madrid, a la def ensa de Cadiz contra los franceses. El celebre magis- 
tral Cabrera le acogio en su casa, librandole de la persecucion absoiutista, y bafo sus auspicios hizo lacarrcra 
de Medicina y se af iciono a las ciencias naturales. Tornos explicaba la docirina transformiste siguieado al 
precursor de Darwin, Juan Bautista Lamarck, que florecio de 1744 a 1829, 

(5) Nacid en Barcelona (29-Abril-1824). Estudio Derecho en Madrid. Empez6 a escribir en el pcriddieo. 
LI Rznacimiento y en la obra Recuerdos y bellezas de Espafia. 

141 



SALCEDO - LA LITERATURA | ESPANOLA^ 7*0 AfO < IV 

En sus llbros Historia de la pintura espanola, pubiicado en 1851, conde- 
nado por varies oblspos y prohlbido por el Gobierno, y en Reaction y Re- 
volution (1855) expuso la filosofia de la historla segiin Hegel, con un sen- 
tido radicalmente heterodoxo y rechazando del maestro la doctrina ultra*- 
conservadora o cesarista del Estado. La substancia faegellana de ambos 
libros esta reproducida en los Estudios sobie la Edad media (l873~Biblio~ 
teca Universal). El ideal fllosofico de Pi y Margall, dijo, con gracia, Menen- 
dez y Pelayo, es HE hegelianismo con gorro frigio y repiiblica federal. 

Hay mucho de hegelianismo en las lecciones que dio en el Ateneo 
D. Emilio Castelar (1) sobre la historia de la civilization en los cinco pri- 
meros siglos del Cristianismo (1858), con esfuerzos de conciliarlo con las 
creencias catdlicas; y hegeliano, al menos en un sentido amplio, puede ser 
considerado el libro de D. Miguel Lopez Martinez (2), Armonia del mundo 
rational en sus tres fases, la humanidad, la sociedad y la civilization 
(1851). 

B) Harto mas Importante que el hegelianismo ha sido el krausismo (3) 
en nuestra patria. Tiene razon Azorin cuando dice que ha sido verdadera 
filosofia espanola durante un periodo, ya que los krausistas llegaron a ocu~ 
par multitud de catedras de universidades e institutes, y, en el lenguaje 
comun, la palabra krausista vino a ser sinonima de filosofo racionalista, 
en contraposlclon al escoldstico o filosofo catotieo. Y esto ha sido asi, aun 
despues de abandonado el krausismo como sistema por los raciona- 
listas. Los krausistas ban inlluldo decisivamente, ademas, en poderosos 
partidos politicos, creado instituciones importantes e impreso su huella 
en las leyes de Instraccion piiblica y en la direction oficial de la ensenan- 
za. Formaron, por ultimo, un grapo organizado, especie de estado mayor 
cientifico del liberalismo, en la acepcion mas transcendental del vocablo, o 
sea como lo emplea el Sillabus de Pio IX, sinonimo de naturalismo cienti- 
fico, social y politico, o, faablando mas propiamente, de racionalismo en 
cuanto este nlega o prescinde de lo sobrenatural revelado. 



(1) Nactd en Cddiz |8-Septiembre-1832|. Murio en San Pedro de Pfnatar (Murcia) el S-Mayo-1899. 

(2) Colaborador del Semamario Ptntores&s Espafiol (1846), director de la Gaceta Agricola y de 
otrosperiddicos, unos nioderados en politica y otros de iatereses mateiMes. Fue diputado a Cortes y sena- 
dor, y publlco varios libros de diversas materias. 

(3) Carlos Gristi&ti Federfco Kranse nacio en Eisenbeig (1781). Foe alomno de la Universldad de Jena, 
profesor en Dresde, ona corta temporada en Berlin y otra en Gottinga, Fervoroso fracmason, hasta el punto 
de esperar la redenci6n de la hiimanidad de las praeticas ritaales de esta sociedad secreta; hombre nada 
practico en la vida, de gustos exqulsitos per o sin aptitud para saiMacrios cayo en gran pobreza. Su sistema 
fllosofico tiende a armonizar el individuallsmo o sabjettvismo de Kant y Ficfate con el concepto eminente- 
inente objetivo y social de HegeL Sus principales discipnlos y propagadores son Ahrens y TIberghien. El 
piinaero (1806-1874), profesor en Paris, Braselas y Leipzig, es e! atitor del Carso de Derecho Natural o Filo- 
3ofta del Derecho (Pazis, 1838f y del Carm de Filosofia de la Htstana |BraseIas, 1840). El segundo (1819-190l) > 
profesor de la Universidad de Braselas, ha ado el gran vulgarizador del krausismo en los paises latinos. 

142 



V- IDEAS FILOSOFICAS, POUT/CAS, SOCIALES Y ECONOMICAS 

Balmes no tuvo noticia del krausismo hasta el fin de sos dias, cuando 
escribio la ultima parte de su Filosofla Elemental, y Ilego a el la noticia de 
este sistema por Athens. Escribio, en efecto: a Basta la simple exposicion 
de los sistemas liiosoficos de la moderna Alemania para convencerse de 
que son un conjunto de hipotesis sin fundamento alguno en la realidad; 
pero AHORA se trata de hacernos creer que se les ha encontrado un pun- 
to de apoyo, que se ha descubierto el secreto para convertirse en verdade- 
ra ciencia, y que en adelante la filosofia alemana podra satisfacer todas las 
necesidades y explicar los misterios del hombre, del mundo y de Dios. E! 
autor de esta maravilla filosofica es Krause, segiin afirma, con pasmosa se- 
guridad, su discipulo Ahrens" (1). 

Cuando asi escribia Balmes del krausismo, como de la ultima novedad 
filosofica que Ilego a conocer en su vida, estaba ya puesta la primera pie- 
dra del florecimiento de la escuela en Espafia. En 1843 el gobierno envio 
pensionado a estudiar Filosofia y Literatura alemanas en toda su integridad 
a D. Julian Sanz del Rio, natural de un pueblecito de las cercanlas de Are- 
valo, antiguo colegial del Sacro Monte de Granada, donde habia dejado 
fama de piadoso y de algo excentrico de caracter, y que ya la tenia de 
aficionado a las especulaciones abstractas Su protector, y probablemente 
quien aconsejo la pension y el viaje, fue D. Jose de la Revilla, padre del 
critico D. Manuel y alto empleado, a quien ya se cito en el tomo HI como 
biografo de Maiquez (2), y que era hombre muy culto y avido de nove- 
dades. 

Sanz del Rio visito en Paris a Victor Cousin, y no le satisfizo. En Bra- 
selas Ahrens y Tiberghien iniciaronle en la doctrina de Krause, y para es- 
tudiarla Men, fue a la Universidad de Heidelberg, donde hubo de aprender- 
la con los profesores Leonhardi y Roeder. En Heidelberg dejo tamblen la 
fe cristiana, y profeso el racionalismo. En 1847 volvid a Alemania. Nom- 
brado profesor de Historia de la Filosofia, en la Central, explico durante 
largos aiios el sistema krausista, llevandose a casa a los alumnos mas 
aventajados, con los que constituyo, cuando ya eran varies, el titulado 
Circulo filosofico de la Unioersidad que celebraba sus juntas, por las no- 
ches, en el domicilio del maestro, y despues, como socledad ya organi- 
zada, en la calle de Caiiizares. A la primera generation de sus discipulos 



(1) Filosofia elemental, tomo IV. Historia de la Filosofia, LXIL Es el ultimo capltalo dedicado a fa 
exposicion de sistemas fiiosoficos. 

(2) Su Vida artistica de hidoro Mdiquez, primer actor de los teatros de Madrid se publlco en el 
S&manario Pmforeseo (1838). Aparte, y con retrato del celebre actor (1845|. Por su hijo D. Manuel (1875). 
D. Jose era tambien artista; se le atribuye el retrato al 6ieo de Maiquez que regald su hifo al Ateneo c!e Ma- 
drid. D. Manuel publico (en 1875) las Cartas in&ditas de D. Julian Sanz del Rio, dirigidas a D. Jose; por 
son conocidos muchos detalles de la excursion cientifica del introductor del krausismo en Espafia. 

143 



SAMXSDOj-JA L1TERATURA ESPA^OL^TVMOJIV 

pertenecleron Castelar y D. Francisco de P. Canalejas, y a la segunda Sal- 
meron, Giner de los Rios, Federlco de Castro, Ruiz de Quevedo y Tapia. 
En el perlodo inmediatamente anterior a la revolucion de 1868, la catedra 
de Sanz del Rio era concunida por los economisfas, o sea per el grapo en 
que figuraban Echegaray, Moret, Figuerola, D. Gabriel Rodriguez, D. San- 
tiago Diego Madrazo, Sanroma, etc., y que tenian por programa las doctri- 
nas de Adam Smith y el establecimlento del libre cambio (1), mientras que 
combatlan sus explicaciones Orti Lara, Navarro Villoslada en El Pensa- 
miento Espanol y Moreno NIeto en el Ateneo. Esta sociedad y la Univer- 
sidad, donde ademas de Sanz del Rio eran profesores D. Fernando de 
Castro, Castelar, Garcia Blanco, etc., fueron miradas por los catolicos como 
focos de propaganda heterodoxa y por los conservadores de accion revolu- 
cionaria. A principios de Abril de 1865 se formo expediente a Sanz del 
Rio, y fue separado de la catedra. La Universidad de Heidelberg enviole 
con este motive un mensaje de simpatia firmado por sesenta y tres docto- 
res, y elcongreso de filosofos, reunido a la sazon en Praga, otro no menos 
entusiasta. 

Triunfante la revolution volvio Sanz del Rio a su catedra con el deca- 
nato de Filosofla y Letras. En 1869 murio. Como una seiiora amiga suya le 
exfaorfase a reconciliarse con la Iglesia, recibiendo los sacramentos, contes- 
to: muero en comunidn con todos los seres racionales finitos. Estuvo ex- 
puesto su cadaver en el paraninfo universitario, y fue enterrado civilmente. 
Dejo renta para dotar una catedra de Ststema de la Filosofla. 

C) Las obras de Sanz del Rio son: Compendio de Historia Universal, 
del Dr. Weber, traducido del aleman con consideraciones generates y no- 
tas del traductor (1853). Dlscurso en la inauguration del curso de 1857 a 58 
en la Central Krause Sistema de la Filosofla. Metaflsica. Prlmera 
parte. Andlisls (1860). Esta obra se ha llamado despues simplemente 
Analitica. Krause Ideal de la fiumanidad para la uida, con introduction 
y comentarios (1860). Postumas: Lecciones del Sistema de la Filosofla, 
Analisis del pensamienfo rational. Filosofla de la muerte (estudio hecho 
sobre los manuscritos del maestro por D. Manuel Salas y Ferre). 

Krause fue censurado en Alemania por la oscuridad y extravagancia 
de su lenguaje; imagino, dice Ueberwer Helnze, un vocabulario especial, 
en pugna con las leyes del idloma, que, lejos de facilltar, ha sido un obs- 
taculo para la propagacioa de sus ideas. NI Ahrens ni Tibeighien siguieron 



(1) Baban conferencias p^blieas en el edificio de la Bolsa (Plaaa de la Lefia) y se les llamaba la liga 
de la plaza de to Lefta, recordando la Mga cfe Manchester, luodada |K>r los economistas ingl^es para conse- 
guir la reionna arancelaria eu seotido iibrwambista. 

144 



V- IDEAS FILOSOFICAS, POLITIC AS, SOCIALES Y ECONOMIC AS 

a su maestro por este camino tan absurdo como propenso al ridlculo; pero 
Sanz del Rio llevo los defectos de Krause en este punto a inconcebibles 
extremos. Veanse algunas ligeras muestras. 

En la traduccion del Weber, trabajo de los que llamaba el populares, 
dice: "El espiritu simple de los primeros pueblos no tenia mas que un ojo. w 

La Analitica esta compuesta de parrafos como este: 

"Luego lo fundado es del fundamento, y en el y segiin 61, y la rela- 
tion de fundar dice propiedad, continencia y conformidad de lo fundado al 
fundamento. . . Lo particular es del todo, en y segiin el todo, luego lo fun- 
dado es, respecto de lo fundante, lo limitado, lo finite. * 

En carta familiar a D. Jose de la Revilla (19~Marzo-1849), carta de 47 
paginas de letra menudisima, enderezada a pedir aumento de la pension 
que disfrutaba, escribia: 

"Ahora, pues, en el proseguimiento de este proposito, con la resolu- 
tion de que hablo a usted, ocurreseme de suyo considerar lo que me resta 
de personalidad exterior, digamoslo asi, en el sentido del objeto propuesto 
y de relaciones con elgobierno bajo el mismo respecto.. . cuanto mas que 
en el caso presente, el todo que en ella versa trae su principio y conexion 
directa del gobierno. . . En conformidad de eso, he debido yo preguntar- 
me: ten que position me encuentro afaora con el gobierno, y cdiuo obrare 
en correspondencia con ella, en la condicionalldad y ocasion presente? 
e,C6mo y por que genero de medios conviene que sea cumpiido a lo exte- 
rior el objeto de mi encargo? Y como parte contenida en este generico, 
que fin inmediato, aun bajo el mismo respecto de aplicacion exterior, 
llevo yo propuesto en la resolution de viajar?" 

D) intimo amigo de Sanz del Rio y auxiliar del krauslsuio fue D. Fer- 
nando de Castro, de que se ha tratado en el anterior capitulo. Verdadero dis- 
cipulo, D. Francisco de P. Canalejas (1), elogio la Analitica del maestro en 
sus Estudios criticos de Filosofia, Politlca y Liferatura (1872) y en las Doc- 
trinas religiosas del racionallsmo eontempordneo (1875); pero su espiritu 
literario y su propension oratoria llevaronle a un niisiicismo o pietismo 
racionalista en filosofia y al cultivo preferente de la critica literaria. 

Mas fiel a la doctrina de Sanz del Rio fue D. Nicolas Salmeron Alon- 
so (2); escribi6 poco: Concepto de la Metafisica, La Idea del fiempo y va- 
rios prologos, uno para los Estudios de religion, de Tiberghien, tradutidos 



(1) Nacio en Escacena (1834). Murid en Madrid (4-Mayo-1883). Catedratico de Literatura Espaftola en 
la Universidad Central. 

(2) Nacid en Almeria (1838). A los veinte anos profesor auxiliar del Instituto de San Isidro. A los 
veinticinco. de Historia Universal en la Universidad de Oviedo. Trasladado a la Central, gan6 despues por 
oposici6n la c^tedra de Metafisica. En el periodo revolucionario uno de los jefes ssiperiores del partido repu- 

145 

SALCEDO. La Literatura Espanola. Torn IV. *^ 



SALCEDO- LA t LITER^^R^ESPA^OLA^ TOMOJV 

por Calderon Llanes; otro para ios Estudios de Llteratura y Arte, de don 
Hermenegildo Glner de Ios Rios, y otro para la traducdon de Ios Conflictos 
entre la religion y la ciencia, de Draper. El clerigo D. Tomas Tapia desem- 
peno la catedra de Sistema de la Filosofia, creada por Sanz, y fue autor 
del discuf so Socrates (Tesis doctoral), del Ensayo sobre la Filosofia funda- 
mental de Balmes (En el Boletin-revista de la Universidad) y de La Reli- 
gion y las religiones (conferencla para la ensenanza de la mujer, de las 
organizadas por Castro). Don Manuel Ruiz de Quevedo presidio el Circulo 
filosofiGQ, dirigio la Asoclacion para la Ensenanza de la mujer, fundada 
por D. Fernando de Castro, fundo la Escuela de Institiitrices y escribio va- 
rios estudios sociologies y politicos (1), Don Juan Una y Gomez dirigio 
La Ensenanza y la Revlsta de Instruction Publica. Don Gumersindo de Az- 
carate, excelente profesor, tildado por Menendez Pelayo de protestante 
liberal, catolico sin dogmas segiin se ha declarado el mismo, es autor de 
varias obras filosofico-juridicas (2). Don Francisco Giner de Ios Rios, a 
quien ya senalaba Menendez Pelayo, en la Historia de Ios Heterodoxos, 
como la mayor lumbrera del krausismo despues de Salineron, fue iniciado 
en la escuela por las explicaciones esteticas de D . Francisco Fernandez y 
Gonzalez, y mas que por sus libros (3) ha influido primero a favor de esta 
escuela, y despues del racionalismo en general, por el desinteres personal, 
basado en un estoicismo raro de conducta, y la constancia de su propa- 
ganda por la secularization de la ensefianza piiblica y privada (4). Menen- 
dez Pelayo le llamaba hombre honradisimo, seetario conuencido y de hue- 
na fe. Sus correligionarios le veneran como a un santo laico. 

De otros krausistas conspicuos conviene hacer referencia, tales como 
don Manuel Sales y Ferre, continuador de la Historia General, de Castro, 



biicano y presidente del Poder ejecutivo. Expatriado en Paris se dedicd con gran exito a la abogacia, que 
continii6 luego en Madrid. Al regresar de Paris faabia evolucionado en Filosofia hacia el positivismo. Murio 

el X de Septiembre de 1908. 

(1) Muri6el3deAbri!de!898. 

(2) Estudios emn&micos y soelales (1876). El Self-gooernemmt y la Monarquia doctrinaria (1877). 
Ensayo sobre la historia del derecho de pmptedad y su estado actual en Europa, ires tomos (1879). Trata- 
dos de polffica, Resumen y juicias critims (1883). 1 Regimen partam&nfario en la prdctiea (1885). Concepto 
de la Sociologla (Discurso de recepcion en la Academla de Clencias Morales y Pollticas el 7 de Mayo de 1891). 
Cardcfer cientlfico de la historia de Espafta (Biscurso de recepcion en la Academia de la Historia el 3 de 
Abril de 1910). Menendez Pelayo le atribuye el f olleto andiilmo anticat<6Iic0 Minufa de un testamento. 

(3) Traducclon de las Conrndemciones sobn el delito y la pena, de R5der (1871, segunda edicion). 
Principios de Derecho Natural (1873). Traducdon de la Estetwa, de Krause (1874$. Estudios Juridicos y 
VQlitieos (1875). Estudios filo^ofieos y reliffiosos (1876). Estiudias de literafnra y arte (1876). Lecciones su- 
marias de P&icologia, primera edicidn en 1874; en la segunda, que es de 1877, marcase la evolucion doctrinal 
del autor que ya no era krauslsta, sino positivista, o kmum-positioista, como dice D. Adolfo Posada en 
Liferatura y Problemas de Sociologia. 

(4) Nacid diner de ios Rios en Ronda |10-Octubre-lSS). Estndio en Cadiz, Alicante y Barcelona donde 
ta disciputo de Llorens* De este profesor recordaba siempre este dicho: Se gue/an de fo poco que paga el 
Estado a las catedr&tico, y yo huMem dado foda mi fortana por serlo. Mario en Febrero de 1915, 

146 



V t * IDEAS FILOSOFICAS,POLITICAS, SOCIALES 

de quien faabla sido auxiliar en la catedra y fue fldelcomlsarlo y legatario, 
y fecundo escritor y traductor, autor de un Tratado de Sociologla (1889); 
don Urbano Gonzalez Serrano, catedratlco de Psicologia, Logica y fitica 
en el Institute de San Isidro y autor de muchos estudlos fllosoficos y lite* 
rarlos (1); D. Hermeneglldo GIner de los Rlos, catedratlco del Institute de 
Barcelona, colegial que fue de Bolonla, de cuyo colegio escribio una inte- 
resante monografia El Colegio de Bolonia. Centon de noiidas relati* 
vas a la fandacion hispana de San Clemente (1880) (2), traductor de 
Amlcis y autor de Fllosofia y arte (1878); por ultimo, D. Federico de Cas- 
tro, catedratico y rector en Sevilla, hombre respetable y generalmente res- 
petado, autor de un Compendia de la Analitlca de Sanz del Rio y de mul- 
titud de monografias fllosoflcas, hlstorlcas y literarias. No debe omitirse en 
este libro la titulada Cervantes y la filosofia espanola, en que trata de pro- 
bar que el Quijote es una obra de Fllosofia: Don Quijote es nada menos 
que Platon, y Sancho Panza es Aristoteles; Cervantes los armonlza y con- 
cilia, resolviendo asi elproblema onfo-psicologico. jLo que se puede ocurrir 
a un fildsofo para estropear las cosas mas lindas! 

45. A) El tomismo italiano. B) El padre Ceferfno 
Gonzalez y D. Antonio Cornelias. C) El tomismo 

en Espana. A) Kleutgen en Alemania (1860-63) y Sanseverino en 
Italia (1862) iniciaron un movimiento de restauracion del tomismo en las 
escuelas catolicas, cuya tendencia puede slntetlzarse asi: con Santo Tomas 
llego la filosofia a su apice de perfeccion; no hay mas alia. Cuanto se ha 
hecfao despues en el orden filosofico, o ha sido condensar y exponer las 
doctrinas del maestro insuperable, o desvariar. Descartes, que se aparto 
del camino seguido por Santo Tomas, abrio la senda por donde se ban pre- 
cipitado de error en error, de locura en locura, los filosofos modernos. 

Nada mas opuesto a esta conception tomista que el verdadero tomis- 
mo, o sea el sistema seguido por Santo Tomas. Marca este, ciertamente, la 
mas alta cumbre de los estudios filosoficos en el siglo xm. Pero por que? 
Porque Santo Tomas puso a su pensamiento por base todo el saber de los 



(1) Gonzalez Serrano naclo en Navalmoral de la Mata (1848). Muri6 en Madrid (13-Enero-l904|. Obras, 
ademas de su libro de texto: Estudios de Moral y Filosofia (1881). Ensayos de critica y filosofia (188t), 
Cuestiones contempordneas (1^3). La sociologla clentlflca (1884). La sabiduna popular (scgmida edlci6n 
en 18^). La Psicologia fisiologica (1886). Critica y Filosofia (1888). La amcfaci&n eomo ley general de 
la educacidn (1888). Estudios criticos (1892). Estudios psicolo>gico>s(im2).PsKolagia del amor (tm^(ktetke, 
ensayos criticos (tercera edicion en 1900). La Literatura del dia (1900 a 1903). Tradafo La Psicologia con- 
tempordnea, de EmHio Villa, y La filosofia de Tolstoi, de Ossip-Lourifc 

(2) En colaboracidn con D. Pedro Borrajo y Hen-era. 

14? 



SALCEDO n - LA LITERATURE ' ESPANOLA - TOMO IV 

antiguos griegos y romanos y de los arabes; a ningiin filosofo de los que 
conocla desden6 por idolatra o por mahometano, sino que los estudio cri- 
ticamente a todos, no para rechazarlos a bulto incluyendo sistematicamen- 
te sus opiniones en el catalogo de los errores, sino para incorporar a su 
doctrina lo que en todos ellos hay de bueno y aprovecfaable. Los tomistas 
de nuevo cuno, por lo contrario, daban de mano a la historia de la Filoso- 
fia; y para ellos no faabia mas que verdad y error: la primera en las obras 
de Santo Tomas, complementadas en lo qne no trato el angelico Doctor 
con las ensenanzas de Alberto Magno, San Buenaventura, Suarez y otros 
principes de la antigua escolastlca; error todo lo deraas, Y fijandose en una 

epoca, como el siglo xm, en que, aunque se 
distinguian, no se separaban perfectamente en 
libros.y catedras las esferas de lo sobrenatural 
y de la naturaleza, y la Filosofla era estudiada 
como preparation de las clencias sagradas, con- 
fundlan transcendentalmente el campo de la re- 
velacion con el de la razon, diciendo con el pa*- 
dre Cornoldi que la Filosofla es divina, revela- 
da por revelacion natural; con Satolli, que debe 
limitarse a ser la sierva o esclava de la reli- 
gi6n, y con Lorenzelli, que para preservarse de 
error debe aceptar las propositions reveladas y 
las que se derivan de ellas inmediatamente 4 (l). 
Todo esto era retroceder mucho, no solo del 

pretiso, amplio y lumlnoso concepto filosofico de Balmes, sino de la ver- 
dadera y genulna tradiclon tomista, siempre conservada por los dominicos. 
No se conclbe, sino por la propension espanola a enainorarse ciegainente 
de todo lo extranjero, que tiabiendo florecido aqui Balmes y mantenldose 
siempre con brillo la tradicion domlnica, fuese aceptada la nueva escuela 
italiana con tanto entusiasmo, Quizas fuera por su facil concordia con el 
sedlmento tradicionalista dejado por Donoso. 

B) Tuvlmos un gran escolastico domlnico que blen pudo hacer harto 
mejor que Saeseverino la yerdadera restauracion del tomismo. Tal fue el 
padre Ceferino Gonzalez (2). Para la enseianza escribio su Filosofia ele- 
mental, primero en latin y despues en castellano; en su Historia de la Fi~ 




P. Cefetino Gonzdlez. 
P83.!- 1894) 



(1) Sobre estas cnestiones qne aqui solo se indicaa, vifese Gdmez foquierdo: Historia de la Filosofia 

R el siglo XIX Zaragoza, 1MB. P4g. 454 y sigaiente 

(2) Naci6 en Yilloria |Asturias| el 23 de Enero de 1831. Muri6 en Madrid el 29 de Noviembre de 1894. 
Fiie pmfesor de FiSosofia en la Uuivetsidad de ManBa, obispo de Cordoba, arzobis^o de Sevilla, cardenal, y 
acad<&mico de Clencias Morales y Polldcas. 



148 



V; l^ t SffLOS6FICAS, POLITICAS, SOCIALES 

losofia y en sus Estudlos sobre la Filosofia de Santo Tomds revelase su 
arapiio criterio. Para el filosoffa escoldstica es frase sinonlma de filosofia 
cristiana; pero todo el que admite la revelacton, scan las que quieran sus 
opiniones meramente filosoficas, inerece el titulo de fildsofo cristiaoo; asl 
se lo reconoclo a Fable, a Canovas del Castillo y a ottos que para los esco- 
lastlcos a la italiana son vitandos. Y no tuvo miedo a declarer que toda la 
filosofia moderna procede de Kant, aun la que le es radlcalmente opuesta. 
A pesar de lo cual, en los seminarios espanoles suele preferirse al texto 
de Fr. Ceferino el Italian o de Zigliara. jCosas nuestras! 

De la misma tendencia que el cardenal Gonzalez, y en ciertos aspec- 
tos de mas independiente espiritu, fue el presbitero Catalan D. Antonio Co- 
rnelias (I), que se manifesto enteradlsimo de las mas modernas doctrinas 
filosoficas: la hipotesis de lo inconsciente de Hartmann, las teorias de Ha- 
milton, Corate, Spencer, Stuart Mill, etc., y no para rechazarlas de bulto, 
sino para examinarlas serenamente, y elogiar, por ejemplo, el metodo ex- 
perimental de Stuart Mill o utilizar la logica de Ueberweg. 

C) La coniente no iba por ese cauce. Los escolasticos de la Edad Me- 
dia juraban por la palabra de Aristoteles. Los modernos itallanos que se 
decian continuadores de aquellos, por la palabra de Santo Tomas. Los es- 
panoles, Inspirados por los italianos, en la palabra de stos. No bubo mas 
f ilosofo que Santo Tomas ni otros interpretes del fildsofo linico que Sanse- 
verino, Cornoldi, Zigliara, Frisco, Liberatore, Taparelli, etc., los cuales Ile- 
garon a ser tan conocidos en Espana como en Italia, y con ellos algunos 
alemanes como Meyer y Costa Rosseti (2). Orti Lara declara en su Psicolo- 
gia: *. . . he ordenado el presente compendio con los ojos fijos en el texto 
44 de Sanseverlno, sin apartarme por eso de mi primer guia el ilustre Libe- 
"ratore". El libro de Metaflsica que did a sus discipulos de la Unlversidad 
Central es casl una traduccion de Zigliara. Don Luis Mendizibal, catedrati- 
co de Derecho Natural en la Universldad de Zaragoza, escribe en el prolo- 
go de su libro de texto: "No terminare sin dedlcar un recuerdo al padre 



f(l) Nacio en Berga el 16 de Enero de 1832. No salio de su pueblo natal sino para estudlar la carrera 
eclesiastica en Vich y Solsona y las brevisimas temporadas que pasaba en las bibliotecas de Barcelona. 
Mario el 23 de Julio de 1883. Obras: Dlscurso de apertura en el Semwario de Solsona sobre el dogma de la 
Trinidad, 1866. Demostraci&n de la arm^nia entre la religion cat&lica y la ct&icia (1880). Introduccidn a 
la filosofia o doctrina sobre la direccitin del ideal de la ciencia (IS83). Vease: "Albert G&mez Isquierdo. 
Un fildsofo Catalan, Antonio Cornelias y Cluet*, en la revista Cultura Espanola, j aparte: Madrid, 1907. 
(2) Conviene advertir que en Alemania la escnela derivd CB gran parte hacia la invesagacidn credits 
y criiico-paieograflca de los textos teoI6gicos y filosoficos de la Edad Media. A eso responde la pubilcacidn 
(desde 1^1) de Beitrttge zur Geschichte der Philosophie des Mittefatten, dirigida por Btomker, profeswr 
-de Breslau, y a la que debemos notables esclarecimientos de la tiistoria de la Slosofia en Espafia: Correns ha 
publicado el texto del tratado De anitate que se venia atribuyendo a Boeclo, y resalta ser de! arcecfimno sie 
Segovia Domingo Gonzalez o Gundissalinus, inscrto despues en la Revue Tkomiste, tie Lovaiaa ( 
Max Doctor ha expuesto las doctrinas de Jos6 Zaddik, judio cordobfe. 

149 



SALCEDO * LA LITERATURA ESPANOLA * TOMO IV 

"Taparelli . . Me faonro presentandome como el ultimo de sus dfscipulos." 
Las tradiicciones de estos itaiianos menudearon: Gabino Tejado tradujo Io& 
Elementos de Filosofia de Frisco. El mismo Tejado. y Orti Lara el Derecho 
Natural de TaparellL Mientras que los catedraticos krausistas ponian de 
texto en esta asignatura el Arhens (1), los catolicos el Taparelli u otro autor 
de su escuela, o unos y otros refundiciones castellanas de sus respectivos 
gulas Intelectuales. 

Y no era esta servil docilidad efecto de limitacion de entendimiento,, 
slno de prejuicio de escuela o de ofuscacion del fervor religiose que les 
faabia hecfao concebir la extrana idea de que para ser catolico es menester 
ser escolastico, y que la linica manera de serlo es no apartar los ojos de 
Sanseverino o de Liberatore, como decia Orti Lara. Don Juan Manuel era 
persona de grandisimo entendimiento, tan perspicaz como laborioso, y su 

obra expositiva y polemics es formidable (2). Lo 
mismo debe decirse de otros muchos, como los 
jesuitas P. Jose Mendive y P. Urrabura (este ultimo 
inclinado a Suarez), el citado D. Luis Mendizabal, 
Rodriguez Cepeda, ilustre catedratico de Valen- 
cia, etc. 




46. A) Neokanfismo. B) Neokan- 
tistas espanoles. Pero/o, Revilla, Maez- 
fii, Baroja, Unamuno, Ortega Gasset 
C) Viaje de Lutoslowski a Espafia. 

El sistema de Kant, continuado y modificado por 
Fichte, decae en la primera mitad del siglo xix, 
eclipsado por la filosofia de Schelling, y mas prin- 
dpalmente por la de H^el; pero en los primeros anos de la segunda mitad 
de la centuria pasada, el fcantismp renace con extraordin'aiio vigor. Manifes- 
taciones de tal renaclmlento son: I. a El entusiasmo insplrado por el filosofo 



Federico Guflterfflo Scfeelllng. 
(1775-185^ 



(1) Curso de Derecfto Natural o Filosofia del Dei-echo. La primcia.edici6n francesa es de Bruse- 
Ias 1837. La primera traducclois espafioia es de D. Ropcrto Navarro Zamorauo, autor de varias obras de 
admlnlstracidn y redactor de la JR&v&la economic, alM por los aftos de 1842 a 47, y se publico en 1S51, D'es- 
pues se ban hecho innmnerables. 

(2) Nacid en Marmolefo (29-Octnbre-1826). Mmi6 en Madrid f7-Enero-1904). Prolesor en el Instituto 
de Granada y despnes en la Universidad Central. Colaboro en El PenscmimtQ Espaftol, dlrigio El Siglo 
Fntaro y fundo y dirigld EL Universe. Coa D. Francisco A. Agnilar la revista La Cindad de Dios, en los anos 
de la revolution del 68, y que no hay que confundir con la actaa! de los Padres Agustinos; en los primeros 
aflo's de la restanracion, otra revista, La Ciencia Cnstiana* cuya o>Iecci6n es Interesante. No s61o deiendia 
la Inqnisidon, sino qe hasta sostnvo (El Catolic!sm& y el iibre-eambio) que la doctrina iibrecambista es 
anticatolica, Escribia muy coirectamente. 



150 



V - IDEAS FILQSOFICAS, POL/TICAS, SOCIALES Y 




Hegel. 
0770 - 1831! 



de Koenisberg. La Academia de Berlin prepara 

una editidn critica de sus obras; el doctor Vahin- 

ger funda (1886) la revlsta Kantsstudien para es- 

tudiar por todos sus aspectos las obras del maestro 

y su influencia en el mundo, enviando con tal ob~ 

jeto redactores o corresponsales a todas las nacio- 

nes a Espafia vino el polaco Lutoslowski . 

2. a Los nuevos sistemas filosoficos que parten 

del subjetivismo kantiano. El primero, y quien 

inicid el movimiento hacla Kant, lue Schopen- 
hauer (1788-1860), autor de la fllosofia peslmista: 

u Querer dice es sufrir, y coma vivir es que- 

rer, to da vlda es, por su esencia, dolor. 1 " Asl pre- 

tendia este filosofo descifrar el misterio de las CO- 
SES, el ndumena de Kant. Comprendese facilmente 
que los poetas quejiimbrosos, Horones y pesimis- 
tas habian de hallar aqui una base transcenden* 
tal para su perenne desconsuelo. La filosofia de 
Federico Nietzsche (1844-1900), de que ya hemos 
tratado (I-2-B), derivada, segiin Vahinger, de Scho- 
penhauer y de Darwin, y que es la suprema exal- 
tacion del Yo kantiano, de la propia personal!-* 
dad, mas grande cuanto mas vigorosamente sa 
destaca y mejor impone a las demas el imperio 
de sus instintos. 3. a El neokantismo o eeocriticis- 
mo, representado en Alemaoia por Lange, Cohen, 
Otto Liebmann, Kuno Fischer, etc.; en Francia* 

por Renouvier, Sachelier, Boirac, etc.; en Inglate- 

rra, por Bradley, James Ward, etc.; en Italia, por 

Cantoni y otros. Derivaciones del neokantismo 

son el idealismo loglco de Weber, el sistema de 

Bergson, la llamada filosofia Inmamnte, el em- 

pirio-criticismo, etc. 

B) No es del presente libro exponer las doo 

trinas de tan varias escuelas, sino tan s6Io apun- 

tar ligeramente su reflejo en nuestra patria. Don 

Jose del Perojo estuvo en Alemania estudiando en 

la Universidad de Heidelberg, donde tuvo por 

maestro a Kuno Fischer; vuelto a Espafia publicd 

unos Ensayos sabre el movimiento inteleetual en cue - mm 




Carlos Roberto Darwin. 
(1809-1882) 




151 



SALCEDO ~ LA LITERATURA ESPANQLA - TOMO IV 

Alemania (1875), una traduccion de Kant, con estudio prelimlnar y blogra- 
fia de Fischer, y en 1880 fundo la Revista Contempordma, iniclando una 
reaccion contra el krausismo, que tuvo completo exito. Ei neokantismo se 
puso de moda en el Ateneo y en todos los medios Intelectuales iibre-pensa- 
dores. Ayudole lelizmente D. Manuel de la Revilla (1). Nunca lue la do- 
mination del neokantismo como faabla sido la del krausismo: el krausis- 
mo es doctrlna prganizada y determlna naturalmente en sus adeptos la 
constitution de un coto ceirado, partido mas bien que escuela. El cri- 
ticismo, por lo contrario, no siendo mas que un criterio, impulsa a la 
variedad en la doctrina y a la dispersion en los adeptos, permitiendo las 

mas extrafias combinaciones ideologicas. Perojo 
no tardo en abrir las columnas de la Revista Con- 
tempordnea a todas las ideas racionalistas; horn- 
bre de muy amplio criterio y de un temperamen- 
to mas editorial que idealista, no solo acogio a los 
restos del krausismo y al positivismo, sino que 
ofrecio a Menendez Pelayo, candentes todavia 
sus polemicas con la Revista Contempordnea, la 
direction de una biblioteca de filosofos espanoles. 
Casi todos los krausistas fueron inclinandose 
mas o menos al criticismo kantiano, mas o menos 
uei Kant. complicado con el positivismo, y en pocos escrito- 

(1724-180^ res c j e fiiosofia del ultimo periodo del siglo xix y 

primero del xx deja de notarse aquella influencia. 
Azorin senala como uno de los tres in&ujos predominantes en la genera- 
don de 1898 el de Nietzsche (2). Despues de indicar que sobre Maeztu influ- 
yeron Nietzsche y Spencer, esto es, una de las modalidades del neokantismo 
y una de las modalidades del positivismo, dice: "Nietzsche era en 1898 des- 
"conocido en.su verdadero caracter; comenzaba a asomar en Francia; sele 
18 habia expuesfo en un estimable libra en Italia. Pero Nietzsche era en la epoca 
"titada para la juventud, tanto en Espana como en Francia, un rebelde, un 



(1) Nacl6 en Madrid (26-Octubre-1846). Murio en el Escftrial con ia IBZOH un poco trastomada o de- 
bilitada (S3-Septiembre-l88>). Hijo de D. Jos de la Revilla, e! protector de Sanz del Rio y autor de la Vida 

deMdiquez, ya en 186BfandabaiArn470 del PweWo, y muy pronto se distirtguio en los periodicos como 
critico literario, especialmente de teatros, y en el Ateueo como orador. Gano en brillantes oposiciones la 
catedra de tiferatura General y E$pa/$ola en la Oniversidad Central; D. Francisco de P. Canalejas, 
que presidia el tribunal, dijo al concSoir los ejerclcios: me ha emtmiasmado Reoitta contestando, no a,, las 
preguntas que sabia, sino a las que no sabla. No era hombre de gran eradlclon, sobre todo antigua, y, 
mm como muchos de su tlempo y tendencias, afectaba despreciar las mlnuelas que decia D. Jo ( s6 Cana- 
lefas contra Menendez "Pelayo cuando Mzo con el opoaci-ones a Htstoria t de la Lit&ratura Esparlola; pero- 
si de perspicacisirao talento y natural elocueEcia. 

(2) Los otros dos son los de Teofilo Gaiitler y Verlaine. 

152 




, POLfTICAS, SOCIALES Y 



^anarquista. Pocos aiios despues, cuando se le tradujo integramente al iran- 
"ces y se le estudio con culdado, la Idea de Nietzsche sufrio una transmit- 
""tacion considerable... Agreguemos a las influencias librescas las persona- 
ges, ejercidas por algunos extranjeros que convivieron coa literates del 98- 
*Uno de esos extranjeros... fue el doctor sulzo Pablo Smith, entuslasta de 
* Nietzsche. Un ejemplar aleman de Nietzsche poseia Smith, y sobre su 
^traduccion a viva voz escribio Baroja unos articulos en El Impardal (1).* 

En este mismo perlodico escribia, no ha mucho, D. Miguel de Unamu- 
no, que la generation de 1898 es acusada de poco modesta, y no ha poclldo 
ni debldo esa generacion ser modesta; porque su papel fue aflrmar y exa!- 
tar su personalidad individual idea faija de Nietzsche y nieta o .biznleta 
-de Kant. Por otra rama tambien proceden de Kant muchas de las ideas 
iundamentales que animan las Meditaciones del Quijote, de Ortega Gasset. 

C) Episodio curioso de la historia del kantismo en Espana es el ya 
cltado viaje del profesor Lutoslowski, como redactor de la revista Kanfs- 
studien. Fue en 1887, y visito en Madrid a Orti Lara, Salmeron* Giner de los 
Rios, Gonzalez Serrano, Menendez Pelayo y D. Matlas Nleto y Serrano, 
Marques de Guadalerzas (2). Menendez Pelayo le dijo que el tinico kan- 
tiano espanol era el medico Nieto y Serrano, y los linicos espafioles que 
habian estudiado Filosofia en Alemania, Sanz del Rio y Perojo. Lutoslowski 
saco de sus visitas el convencimiento de que Kant era casi absolutamente 
desconocido en Espana. fDespues de tanto escribir y hablar del fi!6sofo de 
Kcenisberg! (3). 

47. El posftivismo en Espana. Florez, Key, Pompeyo 

Gener, Estassen* Escuela positivista, o positivlsmo propiamente 
dicho, es el sistema ensenado por Augusto Comte (1798-1857) (4): el pro~ 

(1) La generacldn de 1898. En Cldslcos y Mcdernos, pdg. 309. 

(2) Irnpresas en 190? (aflo de su fallecimieiito, 2 de Julio) estan sus memorias awtoblograflcas titula- 
das Vejeces. Nacid en Madrid (1813). Estudio la segunda enseiiaiiza con los Escolapios iSan Antony de que 
ic^ia el material cientifico de! gabinete de Fisica y los experimentos con que se faace la enseSanza. Signi6 
la carrera de Medicina como alumno intemo del Coleglo de San Carlos, y concliilda, ingreso en Sanidaii 
Militar. Socio del Ateneo en 1836. Cuenta que fue mateiialista era sus mocedades, que Cousin le aparf<6 des- 
pu6s de todo excluslvlsmo sistematico, que inventd un sistema filosdflco, y la leetara atenta de las atoms de 
Kant y mas aim las del medico Renouvier, kantiano qe degeBero en posltivista, incllnaronle a este sistema, 
y, por ultimo, para salvarse de caer tamblfe en el positlvismo, se refugld en lo a&s-oliilo. Las expEeaeiwies 
filosoficas de Nieto, en Viq/eces, nos parecen algo vagas y confusas. No hemos leido SES otros libros. 

(3) No hemos visto el artlculo Kant en Espafia del esciitor polaco, sino su referenda en* la 
Philosophique y en la Neoseolasfique de Lovaina. Esta Ultima critica duramente a Orti Lara por 
dicho a Lutoslowski que Kant no le interesaba y que como fildsofo catdllco no qiieria oontribulr a sa 
El escritor polaco dice de Orti Lara: un seflor que me parecio un ecleaastico. 

(4) Nacio en Montpellier. Su obra capital es el Cours de philosophic posffiw, sels volumenes. La pri- 
mera edicion es de 1834-1842. La quinta de 1^3-94. Presdndimos en esta smerisima indimcl6ii de la Jfeil- 
4jr/6n de la Humanidad que intento Comte f undar y cuyas reuniones en Paris y otras clttdasles son fe paife 
amena y pintoresca por no decir festiva o ridicula de su eseuela. 

153 



SAWEDO - LA LITERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 

greso de !os conocimientos humanos se desarrolla en tres estados: 1. Teo- 
logico, en que la Naturaleza es explicada sobrenaturalmente. 2. Metafisico, 
en que la razon qulere darse cuenta del Universe por conceptos abstractor 
(substancla, causa, esencla, etc.). Y 3. Positlvo, en que desengafiado el 
hombre de la vacuidad de la Teologla y de la Metafisica, se contenta con 
observar los hecfaos o fenomenos, estudiar las relaciones entre ellos para 
descubrir la ley que los rige, agraparlos por sus semejanzas para constituir 
las clencias particulars (Matematicas, Astronomia, Fisica, Quimica, Biolo- 
gia y Sociologia), cuyo conjunto e ideas mas comprensivas y generales es 
la Filosofia o interpretacion positiva del Unlverso. t 

Este sistema, de que se hizo poco caso en vida de su autor, fue propa- 
gado por Emilio Littre (1801-1802) (1), aplicado a la historia y a la filosofia 
del arte por el gran escritor frances HIpolito Taine (2), y a las ciencias juri- 
dicas, especialmente al Derecho Penal, por los Itallanos Lombroso (3), Ferri 
y otros, debe su auge a su union con la doctrina transformista de las espe- 
cies naturales o evolucion natural, explicada por el naturalista Juan Bau- 
tista Lamark (1744-1829), la cual, ya en 1830, provocaba ruidosas polemicas 
en la Acadeinia de Ciencias de Paris y tenia divididos en dos bandos a los 
academicos; pero que con Carlos Darwin (1809-1882) llega a su mas esplen- 
dido lorecimiento. Antes que Darwin tratara de explicar por la evolucion. 
el origen de los seres vivientes, Herbert Spencer (4), hombre prodigioso, al 
decir del cardenal Mercler, la empleo como expresion de la ley fundamen- 
tal del Universe, y de afai que su sistema se denomine filosofia de la evo- 
lution, y sea, mas que la de Comte, substancia del positivismo contempo- 
raneo, si bien una y otra tienen por principio comiin la impotencia de la 
faumana razon para elevarse a un conocimiento superior al fenomenal. 
Cuanto no sean fenomenos, y fenomenos que se repitan invariablemente 
siguiendo las leyes, pertenece dice Spencer a la esfera de lo Incognos- 
tible. El positivismo tiene manifestaciones absolutamente materialistas en 



(1) Fn tainbien notable filoiogo, autor del Didtionnaire de la langue franqaise que mas aprecian 
mucfaos doctos. La Impiedad de sus conclusiones positlvlstas hizole para los cristianos singularmente odioso^ 
y al ser el^ido de la Academla Francesa, presento su dfmision, como protesta, el celebre obispo de Orleans 
monsenor Dupanloup, 

(2) Nacld en Vouziers (1829). Morlo (1893). Su obra Origines de la France contemporaine (1876-1893> 
en que no solo condeno duramente los crimenes cometidos en la revolution francesa^ sino que rebajo la 
Importancia de esta como hecfao Mst6rico, dictendo que la tlnica relorma positiva que habia implantado 
era el sistema metrico decimal, y juzg6 a Napoleon como un condottiere iteliano de gran fortuna, enajena- 
ronle las simpatias de muchos democratas y patriotas franceses. Azorin (A B ONoviembre-191^ dice que 
Taine en Fraocia, como Castelar en Espafia, estan injustamente olvidados y que ambos merecen gloiiosa 
rehabilitaci6n. 

(3) Medico iMiarao fnacio en Venecia 1836), de raza jndia, 

(4) Nacid en Derby <t820>. Murio (1903. Todas las obras de Spencer estan traducidas al castellana 
(La Espafia maderna). 

154 



V- IDEAS FILOSOFICAS, POdT/CAS, 

Huxley, Tyndall, Buchner, Heecke!, etc., y otras que no lo son. Convicne 
advertir, por ultimo, que el positivlsmo, comblnandose COE el neokantis- 
mo en Espafia, con el krausismo ha dado y da lugar constantemente 
a raras concepclones sincronicas indlviduales o de grupo; y que, en con- 
junto considerada esta tendencia, ha Impulsado el estudlo general de los 
hechos o fenomenos y originado clencias nuevas, como la Pslcofislca, COE 
algunos de cuyos principios y procedimientos estan actualmente confonnes 
todas las escuelas. 

Un espaiiol D. Jose M. Florez maestro normal, autor de una Gra- 
mdtica Castellana y de una Historla del general Espartero, vivla en Paris 
en los ultlmos anos de Augusto Comte, y fue de sus araigos, contertolios y 
mas entusiastas secuaces; hasta en los plntorescos cuitos de la Religion de 
la humanidad. Don Andres Poey, naturallsta cubano, publlco en la mistna 
capital de Francia y en lengua francesa una Bibliotheque Positiuiste, Vul- 
garisation da Posiliuisme (Germer Bailliere-1879). El primer tomo titulase 
Le Positivisme; el segundo, Mr Littre et Auguste Comte. Para Poey, Littre 
no fue buen discipulo, sino corruptor de la doctrina de Comte. Tambien en 
Paris, y en frances, publico D. Pompeyo Gener (1) su libro Le Mort et le 
Diable. Histoire et phllosophie de deux negations suprttmes, par Pompeyo 
Gener, de la Societe d'Antropologie de Paris. Prec^dees d'ane lettre a 
I'anteur, de E. Littre (Reinwald-1880). Al contrarlo de Poey, Gener es parti- 
dario de Littre, como D. Pedro Estassen, el primero que did conferencias 
sobre doctrina positivista en el Ateneo de Barcelona. El de Madrid discutio, 
en su seccion de ciencias morales y pollticas (de Nov. 1875 a Junlo 1876), 
el siguiente tema: "&EI actual mouimiento de las ciencias naturales y filo- 
soficas en sentido positiuista, constituye un grave peligro para los grandes 
principios morales, sociales y religiosos en que descansa la cMlizacidn? u 

La marea del positivismo fue subiendo sin cesar y atrayendo a casi 
todos los maestros krausistas, Incluso Salmeron y Giner de los Rios. Como 
en el perlodo anterior profesor o filosofante que no fuera escolastico era 
krausista, en este el racionalismo hizose positivista, aunque con extrema 
variedad de matices: medicos y naturalistas propendieron en general ai 
materialismo de Btichner y Hseckel; juristas y fllosoios a Herbert Spencer. 



(1) Porapeyo Gener nacio en Barcelona (1846). Posteriormente a La Muerfe y el Diablo ha 
Herejias, Amigos y maestros, Inducciones, etc, Ei relationado con nuestro libro, y a Que feat>remos cie rele- 
riraos en el, es Literaturas malsanas, Estadios de Patologia liferaria contempordme. |14 segnnda edi- 
cion 1900), f ormado por estudios publlcados en Paris de 1884 a 85 y de 1889 a 92 (revista Le Livre, Z/Qpfoion, 
L'Estafette, Le T&l6graphe), en El Liberal de Madrid (de 188? a 1889) y en el Dicctonario Enelctop&Uco, de 
Muntaner y Simon. Pocas semanas antes de salir Litemtaras malsanas fue pubEcado !>%^7i^rccii lie 
Max Nordau, y de aqui tomaron algunos pretexto para considerar como un plagio el libro de Gener; de to- 
que se defiende este con razones decisivas en el Anteprologo de la segunda edici 6w. 

155 



- TOMO IV 



48, Filosofia historic espanola. A) Don Gumersindo 
B) Menendez Pelayo, como filosofo. C) Bonilla y 

Martin. D) Otros: Pr. Marcellno Gutierrez, Pr. Conrado 
Muifios, CondeLugue, Hlnojosa, A Getino, Picafoste. E) Los 
arabistas D. Julian Ribera, D. Miguel Asm. A) De hlstoria 
de Filosofia general escribieron Balmes y Ceferlno Gonzalez. La Filosofia 
fundamental del primero es, en gran parte, un tratado de Filosofia por el 
metodo hlstorlco-crltico, o sea basado en el examen de las mas acreditadas 
opinlones lilosoficas. Alguna tentativa hablase ya hecho de rehabilltar la 
fama de nuestros antiguos filosofos; pero no de un modo sistematico. Qulen 
asl lo intento fue el montages D. Gumersindo Laverde Ruiz, catedratico de 
Filosofia y Letras en la Universidad de Santiago, y despues en la de Va- 
lladolid murlo 12-0ctubre-1890 , hombre cultisimo, atildado poeta y 
entusiasta de las glorias cientificas espanolas. En 1859 publico el prospecto 
de una Blblioteca de filosofos ibencos que no ilego a editarse, y propuso 
despues la creation de una catedra de Filosofia iberica; y en 1868 (Lugo- 
Soto Freire) dio a luz sus Ensayos crificos sobre Filosofia, Literatura e Ins- 
trucddn publica espanolas. 

En Junlo de 1874, Menendez Pelayo aprobaba en la Universidad Cen- 
tral las ultimas asignaturas que le restaban del periodo de Licenciatura en 
la Facultad de Filosofia y Letras, menos la de Metafisica, de que traslado a 
Valladolid su matricula (1). En Valladolid la aprobo, asi como los ejercicios 
para la licenciatura (27-Septiembre), siendo uno de sus examinadores el 
senor Laverde Ruiz. De aqui broto una entranable amistad entre el cate- 
dratico viejo y el licenciado mozo, verdaderamente fraternal, pues llegaron 
a tutearse, y tan intiraa que ya en conversaciones ya por cartas se comuni- 



(1) Don Miguel Garcia Romero Apuntes para la biografia de D. Marcellno Menendez y Pela- 
j/o t 1&78 ciienta que el 31 de Mayo D. NicoMs Salmeron "prometid suspender a cuantos discipulos entrasen 
a examen, dado que ni uno habla comprendldo las sublimldades de la ciencia kmusista", y que por eso Me- 
nendez Pelayo se trasladd a Valiadolid. Boniila y San Martin Mdreelino Menendez y Pelayo, Boletin de 
la Academia de la Hlstoria, numero extraoritinario, Mayo 1914 - dice: "No esta bieirdaro lo que ocurrid 
con ese motlvo. . . Meneodez Pelayo aseguraen cartas particulares que la falange kraaslsta le hlzo pasar 
may mal&s ratos en aquel mes de Jnnio de infausta recordactdn*. iQwnik esto decir que fu6 suspendido por 
5almer6n? Nos reastimos a creerlo; porque noestro inolvidable queridislmo amigo Garcia Romero no podia 
ignorario, y nos parece seguro que de saberfo !o hublese dicho, y aiin ponderado, para desacreditar a Sal- 
meron. Que era fete intolerante en los exameties con los que no seguian su doctrina, es cierto: recordamos 
que mna vez examlno a tres buenos atumnos de los Estudios de la Asofia&on de Cafdttcos, los cuales le 
presentaron us progrania tomista; primero se resistio a examinarlos, y lo hizo al cabo porqae el presidente 
del tribunal D. Francisco de P. Canalejas no pas6 por tat golpe de intolerance despues el examen no fu6 
tal, sino una disputa, en que el examinador agoto sas recursos dlalecticos y oratorios para refutar a los 
alumnos; por Ultimo* snspendid a dos que co-nfundid o desconcertd ^con sms aigucias, y si aprobd al otro, 
que era on mucfaaeiio Catalan de gnandisim'O entendimento y de no me&or s^renidad, fu6 tambien porque 
ol Sr. Canaiejas, hombre de htarto mas ani|rfio espMtn qae 1>. Nicolas, se op-uso terminantemente. 

156 






caban todos sus proposltos y trabafos literarios. "Muchas veces en el cerso 
a de su correspondencia epistolary Pelayo se olvidaba de la pa- 

"teraidad de sus proplas obras, y solia decir trabajo, refiriendose 

"a cualqulera de los libros que llevaba publicados" (1). La de 

Laverde sobre su amigo fue tal que cuando murio, ei caracter de las 
de D. Marcelino varlo; el humanista e historiador de la Filosofia 
y lo que brillo en el fue el historiador de la Literatura. 

B) Laverde atrajo a Menendez Pelayo a su punto de vista de rehabi- 
litation de nuestro pasado filos6fico, y ya en Febrero de 1875, 
por aquel a D. Juan Valera, obtenia la promesa de hablar al sucesor de 
RIvadeneira para que publicara en su Bi- 
blloteca uno o dos tomos de Itlosofos es- 
paiioles. Laverde comunico a Menendez 
Pelayo el artlculo de D. Gumersindo de 
Azcarate, en la Reulsta de Espafia, que 
con otros de Revilla y de Perojo en la 
Contempordnea dio lugar al Interesanti- 
slmo libro La Ciencia Espanola (2). Ya en 
la prlmera edicion de este libro insertaba 
una Noticta de algunos trabajos relatives 
a heterodoxos espafioles, y Plan de una 
obra critlca y bibllogrdfica sobre esta ma- 
teria, esto es, el germen de la Historia de 
los Heterodoxos espafioles,de quesalieron 
los dos primeros tomos en 1880 y el terce- 
ro en 1882, y que contiene mucha y buena 
ration de historia de filosofla espanola (3). 

Incomparable es la Historia de las ideas Esfeticas en 




Otimerslncio de Azcdrate, 



(1) Bonilla y San Martin. Obra citada. 

(2) La primera edicidn es de 1876, y se tituUu Pol&mieas, indicaciones y proyectos sobre fa ciencia 
espaftota* Pr6Iogo de Laverde. Las cartas de que consta fueron publicadas en la Revista Biiropea, tomos VII 

y VIII, 1876. La segunda, corregida y auraentada, es de 1879: La Ciencia espaAola. P&lemicas, 

y proyectos. La tercera, ref undida y aumentada, es de 1887*88, consta de tres tomos y pertenece a la Golec- 

cidn de Escritores Castellanos. TItiilase: La Ciencia espattola (Pol&mi&ut, pmyectos $$ bibliogmfim). 

(3) En 1911 sali6 el primer torao de una segunda edicion reftindida, como primero de IBS 
completas de M&n&ndez y Pelayo. EI tomo es enteramente nuevo. En las Admrfenclas preliminary dice el 
insigne maestro: "Nada envejece tan pronto como un libro de historia. ... La inateria Msidtica es y 
movii de suyo, y el historiador debe resignarse a ser urn estadiante perpetao. . .* Censiirase a si propio por 
fetlta de depuracion de los hechos y excesiva acrimO'iila e interoperancia en calificar tendendas y hombres. 
"De casi todos pienso hoy lo mismo que pensaba entonces; pero si afaora esoibiese* lo liaiim con tem- 
"planza y sosiego^spirando a la serena elevacion propia de la historia, aanque sea coBtemporanea, y qe 
*mal podia esperarse de un mozo de veintitres afios, apasionado e Inexperto, contagiado por el 

*de la polemica, y no bastante duefio de su peosamieoto ni de su palabra. 1 * Coaodo asi habtan los 
qu& debenios pensar y decir los pigmeos? 



157 



SALCEDO - LA LITER AT UR A ESPANOLA - TOMO IV 

plan faabia tamblen comunlcado y consultado con Laverde. El primer tomo 
sallo a luz en 1883, y trata de las ideas esteticas entre los griegos, roma- 
nos, escritores hispano-romanos, padres de la Iglesia espanola, arabes y 
judios espanoles, escuela luliana e ideas generales del arte en la Edad Me- 
dia (1). El segundo tomo (1884) comprende las doctrinas esteticas en los 
.siglos xvi y xvn (2). El tomo tercero, dividido en dos voliimenes de pagina- 
tion distinta (1886), explana las doctrinas esteticas en el siglo xvin y pri~ 
mera raitad del xix (3). El cuarto (1888 y 1889) contiene la reseiia historica 
de las doctrinas esteticas en Alemania, Inglaterra y Francia, durante el 
siglo xix; tiene tambien dos voliimenes (4). Y el tomo quinto (5) es un com- 
pletisimo y magnifico estudio del romanticismo en Francia, quedando aqul 
delinitivamente interrumpida la obra; con lo publicado resulta un monu- 
mento de primera magnitud- Que seria si la poseyesemos concluida? 

Menendez Pelayo escribio mucho mas de historia de la Filosofia espa- 
iiola: Arnaldo de Vilanova (1879). San Isldoro: su importancia en la histo- 
ria intelectual de Espana (1881). Estndio sobre el Blanquerna de Raimundo 
Lulio (1883). Francisco de Vitoria y los origenes del Derecho de Gen- 
tes (1889). De los origenes del criticismo y del escepticismo y especial* 
mente de los precursores espanoles de Kant (1891). De las vicisitudes de la 
Filosofia platonica en Espana (1892). De la moral sensualista (1892). Dos 
palabras sobre el centenario de Balmes (1910), etc. 

La idea fundamental historico-critica de Menendez Pelayo es que 
nuestro pasado intelectual nada tiene que envidiar al de ninguna otra 
nacion, acreditandose asi que nuestra raza es tan apta, como la quelo sea 
mas, para todo genero de especulaciones cientificas. Seneca, Averroes, 
Abengabirol, Raimundo Lulio, Francisco Suarez y Luis Vives representan 
creaciones del pensamiento iberico verdaderaniente originales y fecundas 
en el orden filosofico; jsolo de Vives dimanan el peripatetismo clasico (Se- 
piilveda, Pedro Juan Niinez, etc.), el ramismo espaiiol (Herrera, Pedro 
Nunez Vela, etc.), el onto-psicologismo (Fox Morcillo) y el cartesianismo 
ante-cartesiano (Gomez Pereira, eta). Para D. Marcelino, Santo Tomas no 
tuvo mas originalidad que la del metodo: sus ideas son de Aristoteles, de 
los aristotelicos y platonicos, de San Agustin y de todos los escolasticos 
que le precedieron o de los filosofos musulmanes y judios; ni siquiera pudo 



(1) De este tomo hay segimda ecMdon en clos voMmoscs: piimem (1800) y segundo (1^1). Tercera 
edicidn (I900-1&10). 

(2) La segoada edidon de este tomo se hizo en dos tomos (no volOmenes), embarallando la nume- 

radon de la obra, 

(3) La segunda edia^n ClOB-1904) ninnera estos valtimenes como tomos V y VI. 

(4) Qae en la segonda edicidn (19W-19JB) son tomos VII y VIIL 

(5) En la segmada ediddn (1912) cs tomo IX. 

158 



y - IDEAS FJWS6FlCAS m , POLITICAS^ Y 

leer a los griegos en su original pot no poseer la iengua. El termlno filoso- 
iia escolastlca es Imprecise y vago; y parte considerable de la filosofia me- 
dloeval, v. gr., las especles inteligibles, se reduce a quimeras o abstraccio- 
nes Idealizadas; por estas cosas sostuvo recias acomelidas del P. Fonseca, 
de D. Alejandro Pldal y Mon y otros escolasticos, y e! se declare 
siendo sincronico y armonicista y hasta HE poco esceptlco y vlendo en el 
krausismo y en el escolasticlsmo de sutlempo dos verbalismosrafecundos. 

a La generacion presente, decla en La Ciencia Espafiola, se formd en 
44 los cafes, en los clubs y en las catedras de los krausistas; la generacion 
^slguiente, si algo ha de valer, debe formarse en las bibllotecas; faltan estu- 
a dios solidos y macizos." Hacla la erudlcioB intento orlentar a la juventud, 
y la eradicion filosofica es parte fundamental de la literaria. " Hasta hoy, 
"escribio en el libro citado, no se ha entendido bien la historia de nuestra 
a literatura, por no haberse estudlado a nuestros teologos y fiMsofos.* 

En la Historia de los Heferodoxos arremetio con los krausistas pin- 
tandolos con colores arrancados de la paleta de los autores de novelas 
picarescas. Mientras que para algunos, ^decir en Espana un es 

' a como era en Roma decir un estoico, esto es, senalar a un virtuoso 
""el puritanismo" (1), Menendez Pelayo los describia, m^s que como una 
cscuela, como "una logla, una sociedad de socorros miituos* una tribu, un 
"clrculo de alumbrados, una fatria, lo que la pragmatlca de Juan II llama 
"^cofradia y monipodio, algo, en suma, tenebroso y repugnante a toda alma 
"independiente y aborrecedora de trampantojos. Se ayudaban y se prote- 
"gian unos a otros; cuando mandaban, se repartlan las catedras como botin 
""conquistado: todos hablaban igual, todos se parecian en su aspecto exte- 
*rior, aunque no se pareclesen antes, porque el krausismo es cosa que 
""imprime caracter y modlflca hasta las flsonomlas, asimilandolos al perl! 
Me D. Nicolas (2). Todos eran tetricos, cejljuntos, sombiios; todos respon- 
^dian por formulas hasta en las insulseces de la vlda practlca y diaria, 
"siempre en su papel, siempre sabios, siempre absortos en la vista real 
"de lo absolute, . / 

Ocho anos mas tarde, en el tomo IV de la Historia de las Ideas Esie- 
ticas, arremetia con no menos brios contra los escolasticos espanoles, 
equiparandolos a los krausistas. 

"iPobre juventud nuestra decia tan despierta y tan capaz de todo, 
"*y condenada, no obstante, por pecados ajenos a optar entre las lucubra- 



(1) Campeyr^: Etudes sur I'enselgnement et sur F&dacafion* Paris,, 1891. 

(2) Cuenta BoniMa y San Martin que, en 1910, hizo Kaulak dos fotografias de Maniiez Pdayo 

la edicion de las Obras completas. El maestro rechazo una de ellas "porqme la expm&iom se pa^ece axacbi- 
slmo a la de D. Nicolas". 

159 



ESPAftOLA TOMO IV 



"clones de Krause, interpretadas por el Sr. GIner de los Rios, y las que con 
"el titulo de La Belleza y las bellas Artes, publico en 1865 el jesulta Jose 
"Jungmann, profesor de Teologia en Inspruck, y tradujo al castellano 
"en 1874 el Sr. Ortl Lara!. . . Ei que quiera cerrarse para siempre los cami- 
"nos de toda emocion estetica, no tiene mas que aprenderse cualquiera de 
"estos manuales. El resultado cientifico es poco mas o menos el mismo. . . 
"No son tratados sobre el arte, slno contra el arte, ciiya peculiar esencia y 
"valor propio niegan por dl versos camioos; no dan luz ni gula al artista ni 
"al crltico para sus obras y juiclos, y, en cambio, lo mismo Krause que 
"Jungmann, cada cual por su estilo, propenden a cierto imsticismo senti- 
" mental, que confunde y borra a cada paso los teraiinos de la moral, de 
"la religion y del arte, sin provecho ni ventaja alguna para el arie, para la 
"religion, ni para la moral, que son lo que son, y pueden vivir en armonia 
"jerirquica, sin necesidad de estas absurdas mescolanzas ni de estas reel- 
u procas intrusiones." 

"No basta que un autor tenga apellido aleman para que pase por una 
^biblia cuanto escriba. En Alemania, como en todas partes, se escriben 
"libros buenos y malos, y estos en mayor cantidad que los primeros, por 
a lo mismo que se escribe muchisimo. Coger a la ventura uno de estos 
"libros, que en Alemania nadie ha leido, y traducirle porque halaga nues- 
a iras propensioaes, no es comprender ni traducir la ciencia aleroana. Pero 
a es ya calamidad irremediable que esta ciencia, y aun que toda la ciencia 
"extranjera, ha de llegar a nosotros por el intermedio de esos espiritus es- 
"trechos y dogmaticos, bomb res de un solo libro, que ellos en seguida con- 
"vierten en breviarlo, ll&mense Krause o Sanseverino, Taparelli o Ahrens." 

En la semblanza de MH4 y Fontanals (1908) (1), expresaba esta misma 
idea con mas viveza. Decia: * A esta escuela (la de Llorens) debi, en tiem- 
*pos verdaderainente criticos para la Juventud espaiiola, el no ser ni krau- 
"sista ni escolastico, cuando estos dos verbalismos, menos distantes de lo 
44 que parece, se dividian el campo filosofico y convertian en garrulos sofis- 
*tas o en repetidores adocenados a los que creian encontrar en una habili- 
a dosaconstrucclon dialectica el secrete de la ciencia y la ultima razon de 
"todo lo humano y lo divino/ 

C) Discipulo y continuador de Menendez Pelayo es D. Adolfo Bonilla 
y San Martin (2). Cuando recuerdo decia'el maestro al contestar el dis- 



ci) LeSda en e! Ateneo y en la Univensidad de Barcelona (Mayo-1908t. Reproducida en la quinta serie 

de Estudios de critic literaria. 

(2) Nacl<5 en Madrid (27-Septienibre-1875i Estudio la s^unda ensefianza en varies instttutos. En Ma- 
drid las Faoiltades de Derecho y Filosofia y Ldtras. Profescw por oposlcion, primero de Berecho Mercantil 
en Valencia, y ciespufe de Historfa de la FHosofia en la CentiraL Acad6mic de Cienclas Morales y Politicas 
{>DIdembre-!9il}. De la Hi^oria (26-Blaizo-191I). 

160 



V- FILOS O F1 ^i^^ TlCAS ^ SOCIAIES 

curso de reception del dlscipulo en la Academia de la Historia , que por 
mi catedra ban pasado "D. Ramon Menendez Pidal y D. Adoifo Bonilla, em- 

"piezo a creer que no ha sido imitil mi transito por este mendo, y me atrevo 
"a decir, como el Bernardo del romance, que 



si no venci reyes moros 

qoien los venciera." 



Bonilla supera a Menendez Pelayo en amplitud de cultura, la 

suya dllatase soberana, no sdlo por los campos de la filosofia y de las be- 
llas letras en que dominaba el maestro, slno por los del Derecho, especial- 
m-ente del Mercantil; y queda por debajo de D. MarceMno en grandeza de 
pensamlento y riqueza de fantasia, y, por tanto, en la expreslon literaria, no 
participando tampoco de la pura y ferviente fe rellglosa de su inslgne an- 
tecesor. Lo mismo debe declrse de D. Ramon Menendez Pidal, que no ha 
tratado de Filosofia, con la salvedad de que en cuanto a la forma literaria 
queda muy por debajo, no solo del comiin maestro slno del condlscipulo. 
Bonilla escribe perfectamente, auaque sin la elocuencia incomparable de 
Menendez Pelayo. Sus principales estudios sobre Mstoria de filosofia es- 
panola son: Luis Vives y la filosofia del Renacimiento (1903) (1); Fer 
nando de Cordoba y los origenes del renacimienfo filosdfico en Espa- 
na (2); Historia de la Filosofia espanola (Desde los tiempos primiflvos 
hasta el siglo XII) (1908); Historia de la Filosofia espanola. Slglos VI 11 
alXIL Judios (IQll). 

D) Estudio muy notable de historia de filosofia espafiola es tambien 
el titulado Fr. Luis de Ledn y la Filosofia espanola del siglo XVI (Vallado- 
lid, 1884; 2. a edicion, Madrid, 1891), elogiado por Menendez Pelayo y tra- 
ducido al frances por Mr. Bollaert, del agustino Fr. MarceMno Gutierrez (3). 
Otro insigne agustino, el P. Conrado Muiiios (4), completo el trabajo bio- 



(1) Premiado por la Academia de Cienclas Mobiles y Politicas en el coocnrso de 1901. 

(2) Discurso de recepcidn en la Academia de la Historia. 

(3) Nacio en Ampudia, provincia de Palencia (1^8). Morio en el Escorial (1803). En la c!eeclda lie 
La Ciudad de Dios hay muclios trabajos excelentes de este malogrado historiador de la filosofia: Idea* de 
San Agustin acerca de la Filosofia de la historia, Fray Diego de Z&IUga, Numa tearia de la persomalMad, 
Euolmdones de la Filosofia Moderna, La libertad de pensar. El realismo idealisfa, La Filosofia cristmno, 
El e&piritualismo de las escaelas contetmpordneas, El carazon y las pastimes. En la misma revisia pabtt- 
caronse sas articulos sobre El misticismo orfodoxo en sm relaci&ne con la FU&mfia? o>leccioBaiia5 en 
libro |Vai3adolid-188S) que provocaron una polemica con Orti Lara y otra con el Sr. Seisdedos. 

(4) Naci6 en Almarza (Soria) el 19-Febrero-lffiS. Muri6 en Madrid el 28-DIciembce-1913. Profc^ir de 
Filo3fia y de Literatura en so, Orden, y escritor fecundo, director dmrante mudhos afios de la 

de Dios. 


161 

SAJLCEDQ. La Lltemtura EspaMola. Torn TV. ^ * 



SALCEDO^LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

graflco-crltico de aquel sobre Fr. Diego de Zuniga (I). Digno de encomio 
es, igualmente, el de D. Rafael Conde y Luque, catedratico de Derecho 
International en la Universldad Central, sobre Francisco Sudrez (2), asl 
como los de D. Eduardo HInojosa y el P. Getlno, que con los anteriores 
quedan citados en el tomo II (paginas 150, nota I, y 158, notas 1 y 2). 
Verdadero compleraento de La Ciencia espanola, de Menendez Pelayo, 
son los Apuntes para una Biblloteca dentiflco-espanola, obra premlada por 
la Biblloteca National en el concurso de 1891, del estudiosisimo D. Felipe 
Plcatoste y Rodriguez (3). 

E) Ramo especial e Interesantlsimo de estos estudios son los referen- 
tes a la fllosofla arabigo-espafiola; geografica o territorialmente puede ser 
esta conslderada como nuestra, y la Iniluencla de los musulmanes, tanto 
espanoles como de otros palses, en la escolastica de la edad media que ha 
sido la doctrina mas segulda en Esparia, es notoria y cada vez se va viendo 
mas claramente, Al insigne arabista D. Julian Ribera corresponde la gloria 
de haber iniciado estas investigaciones con sus Origenes de la filosofia de 
Raimundo Lulio (4), que sefiala en los escritos del murciano Mohidin 
Abenanabi. Al Insigne discipulo de Ribera, D. Miguel Asm Palacios (5), la 
de estar desarrollando ampliamente la labor initial del maestro. Ademas 
de su magnifico trabajo sobre el lilosofo persa Algacel (1901), Asin tiene 



Pi Celebre agustlno contemporaneo de Fray Luis de Leon que admitio y enseno el sistema de Co- 
p^mico en la Universldad de Salamanca. Sobre su Hbro Philosophies prima pars escriblo Sanz del Rio una 
nota, publicada por Perez Pastor en La imprenfa en Toledo <Madrid-1887), en que asigna a Fray Diego de 
Zuiiiga el primer iugar entre los filosofos espanoles, igual a Platon y Arisfoteles, superior a Spinosa, igual a 
Krause y Hegel, etc. Se ha creldo que este gran tratadista fue uno de los que depusieron contra Fray Luis de 
Leon en los procesos, y a desvanecer esta opinion dirigese prfncipalmente el Hbro del P. Conrado Muinos 
que, desgraciadamente, de|6 sin concluir. Se publicd como obra postuma: Fray Luis de Leon y Fray Diego 
de Zuniga con una necrologia del autor. Escorial, 1914. 

(2) Discurso de recepcion en la Academia de Ciencias Morales y Politicas (3-Mayo-1914). 

(3) Nacio en Madrid <3&-Abril-1834>. Murid (29-Septiembre-1^2). Mientras cursaba la Facultad de 
Ciencias exactas en la Central, era profesor auxiliar en e! Institute de San Isidro, donde habia hecho la 
sepinda enseflanza. Fu6 director de la Gaceta j elevado funcionario de Instruction Piiblica. Escribio de 
todo: religi6n, ciencias, literatura. Citaremos aqui linicaraente Memoria sobre las bibliolecas popiilares 
(1870), La fitosofia y el universo (1871), 1 tecnicismo matemdfico en el Diccionario de la Academia Espa- 
ftola (1873), Los didloffos del backiller Juan Perez de Moya <1875) v El unioerso en la ciencia antigua (1881), 
Calderdn ante la ciencia (1881), Biografia de Calderon de la Barca (Iffil), La Esftfca en la naturaleza, la 
ciencia y el arte (1881), Diceionario popular dela lengua castellana (1882), Don Juan Tenorio (1883), Poe- 
sias a&ceticas y religiosas (1884), Estudio sobre la grandeza y decadencia de Espana. Los espanoles en 
Italia. 1 ejercito. Siglo XVII (1887^ La casa de Cervantes en ValladoUd (1888). Despues de sis muerte publi- 
caronse Ulfimos escrlfos de Felipe Picatoste (articulos periodisticosl y dejo Ineditas Estudios sobre el Cris- 
tianismo. La Virgen, El Personalismo en Espana j Diceionario gmmatical. 

(4) En el Homenaje a Men&ndez Pelayo (1896). 

(5) Nacio en Zaragoza (5-Julio-iWlK Estudio la segunda ensefianza con los Escolapios y Jesuitas, y 
en la misuia capital de Aragon la can-era eclesiastlca y la Facultad de Filosolia y Letras. Profesor de arabe 
en la Central. Academioo de Clemcias Morales y Politicas (22-Ociubre^ldl2}. Elecio de la Espanola. Por inicia- 
tiva de Bonflla y Asin, la Academia de Ciencias Morales y Politicas ha acordado (Marzo-1917) la publicacioii 
de nn& bi-blioteca de antlguos filosofos es|3aoles, comprendieaio entre ellos arabes y judios. 

162 



V- IDEAS FILOSQFICAS, POUTICAS^ Y ECONOMJCAS 

ya en su haber estudios tan documentados y profundos como 

y su escuela. Origenes de la filosofta hispano-musulmana (Disc, de recep- 

clon en la Acad. de Cieiiclas Morales, 19 Marzo 1914); Elfildsofo 
Auenpace (Rev. deAragon, 1900-1901); Elfllosofa (Idem 1901); 

ElaverrolsmoteologlcodeSanto TomdsdeAquino(HomenajeaCodera 1904); 
La indiferencia religiose, en la Espana musulmana, Abenhazdn, 

histortador de las rellglones y de las sectas (Culfura espanola, 1906), etc. 
En esta parte del movlmiento contemporaneo de erudicidn filosdfica, 
Asin sostiene gallardamente el pabellon de Espana 
a la altura del de las naciones mas adelantadas (1). 

49. A) Neo escolasticismo o es- 
cuela de Lovaina. B) Lovainistas espa- 
noles. A) El Papa Leon XIII prescrlbio que la 
ensenanza de la filosofia en seminaries y colegios 
catolicos fuese con aireglo a las doctrinas de Santo 
Tomas de Aquino (Enctclica Aeternl Patri 4-Agos- 
to-1879). Este documento pontificio, en qoe vieron 
los escolasticos seguldores de Sanseverino el triun- 
fo de sus tendencias, no Iue sin embargo, sino la 
serial de su transformacidn. For indication del 
Papa crearon los obispos de Belglca una catedra 
de Filosofia tomista en la Unlversidad de Lovaina, 

confiriendola al joven sacerdote Desiderio Mercier (2); tambien por inicia- 
tiva de Leon XIII se ampllo esta catedra formandose tin Institute Superior 
de Filosofia bajo la presidencla de Mercier y en que entraron como prime- 
ros profesores Thierry (3), Nys (4), Deploige (5) y De Wulf (6); asi nacio la 




Ledtt XIIL 
(1810 - I9CI3I 



(1) Sobre los estudios de Asin vease Estudios de Asin Palacios sobre to Filosofia musulmana por 
Alberto Gdmez Izquierdo. Artlculo en la Ciencia Tomista. Opiisculo aparte (Madrid-1914). Posterlores a este 
articulo son la Introduction at arte de la Ldgiea por Abenfombus de Alcira y Los caracteres y la con- 
ducta. Tratado de Moral practica por Abenhaz^n de Cordoba, ambos tradiicciones del arabe con sendos 
prologos de Asin, publicados por el Centro de Estudios Hist&rieos. Madrid-1916. 

(2) Nacio en Braine FAIland, lugar del Brabante frances o valdn |21-Noviembre-1851>. Fiiealumno 
del Seminario de Malinas y de la Univereidad de Lovaina. Despu^s profesor en el primero, de donde fue 
sacado por los obispos para la catedra que se dice en el texto. 

(3) Armando Thierry (nacio en 1868), sacerdote, doctor en Derecho, Filosofia y Ciencias fisicas y 
materaaticas, director del Laboratorio de Psicologia experimental en Lovaina. Es digno de mention su dla- 
cipulo Leroux. 

(4) Nacid en 1859. Doctor en Filosofia y eminente quimico, autor de un libro de Cosmologia. 

(5) Nacio en 1868. Era doctor en Derecho y Letras al inaugurarse el Institato, del que es presMeate 
desde la elevacion de Mercier ai arzobispado de Maltoas, Su obra de Sociologies, esta tradiicida al castellano 
en la biblioteca de La E&pana Modema. 

(6) MauriciO 1 De Wtilf (nacio en 1867), Mstoriador de la Filosofia: su primer libro, premlaclo por la 



163 



SAICEDO-LA LITERATURA ESPANOLA-TOMO IV 

neo-escolastica o escuela de Lovaina, qtie concibe la filosofia como una 
ciencia tradicional o historlca con sus raices ea lo pasado (griegos, 
romanos, santos padres, filosofos medioevales), y que se va de continue 
acrecentando y perfecclonando con los estudios de las nuevas generacio- 

nes: el filosofo, lejos de rechazar sistematicamente nlnguna doctrina por 
erronea que parezca, debe someterlas to das a critica para separar y apro- 
piarse las verdades que lleven envueltas en sus mlsmos errores. Santo To- 

mas fue quien con mas perfeccion empleo este metodo historico-crltico, no 
desdenando m a los grlegos por gentiles nl a los arabes por mahometanos, 
y, debemos seguir su sistema y practicario, no como el pudo hacerlo en el 
siglo XIH, slno como lo harla hoy, si vlvlera, aprovechandose de lo especu- 
lado por los maestros que ban florecido despues de el, como Descartes, 
Kant y otros, y de los grandes descubrlmientos de las cienclas flsicas y na~ 
turales. En este sentido, la filosofia de Santo Tomas o escolastica es la filo- 
sofia perenne, y tambien la cristiana. Del legado medioeval debemos repu- 
dlar la confusion de la Filosofia con la Teologia, y, aun mas, el considerar 
a la prlmera sierva o crlada de la segunda (ancillam); cada una tiene su 
campo propio, y su instramento adecuado, aquella la razon y esta la fe. 

DIvulgada esta conception armonica por las obras de Mercier (1) y 
demas profesores de Lovaina, y por las revlstas publicadas por el Institute 
Superior de Filosofia: Revue Neo scolastique (2), Revue soclale catholi- 
que (3) y Revue cafholique de drott (4), no tardo en dejar sentir su influen- 
cia en Espana ni en atraer a Lovaina disclpulos espaiioles. El primero de 
que hay noticia, es el jesuita P. Antonio Vicent que, recien fundado el Ins- 
titute, aslstio a la clase de Biologia, en que tuvo por condiscipulo al mismo 
Mercier (5), y fruto de aquella ensenanza fueron los Estudios biologicos, 
de que no salio mas que el primer tomo. Al P. Vicent atrajeronle las cues- 
tiones sociales, escribiendo libros como Sodallsmo y anarquismo (Valen- 

Academla Real de Beigica, es Histotre de la phllosophie scolastigue darts les Pays-Bos et la Principaute 
de Ltege (18B5. La mas importante: Histotre de la Phifosophie et principalement de la Philosophie me- 
dievuls (1869). 

(1) Logique (1S79>, Ontologm ou mtthaphysique general (1^4), Psychologie (1892), Crtteriologie 
ffntrale 118941, Les engines de la Psychologic contemporaine etc. Traducicias al castellano: Les 
ongines. . . , por el P. Am&lz (1901), Logique, por Lombardia, y Pzycholagie, p OT Portiilo, las dos liffimas en 
La EspaAa Moderna. 

(2) Tnmestral. fundada en 1863. Su primer director Mercier, y De Wulf primer secretario de la 
redaccidn. Desde 186& ptiblica un siimarfo de articalos, obras y revistas de fflosofia, Desde Mayo de 1900 una 
secc!6n sodoiogtca. Internimpida por la guerra enropea en 1914 

(3) MensuaL Fnudada en 1897. 

(4) Mensaal.Fundadaeiit^ 

(5) -...el coal, no sintiendose basfante faerte o doctimentedo en la materia biologica, ocupo el 
'banco de los alomaos en las catedras por el creadas.* (BOgiea y Espafia, Articnlos publication por. el ' 
autor de esie Hbro.. . m ei Diarto de Barcelona y otrm peri6dico&. Madrid, Gran Imprenta CatdUca Al- 
diinyaenyiie, 12, 191 G. Pag, 84,> 

164 



v- 



eia-1895) y a y dirigir circulos catollcos de obreros, 

sindlcatos agricoias e industriales y otras Institucioees 

Bj El P. Marcelino Arnaiz (1) publlco en La de 

(1890) serle de articulos sobre "1 experimental en Psieologia* 

y en Enero de 1891 otro sobre El Institute de Louaina, En el ano 

salio a luz su traduccion de Los Origenes de la Psicologia 
y empezaron a publicarse sus obras originales (2). Don Alberto Gomez Iz- 
qulerdo publlco, en 1903, la Historia de la Fllosofia del XIX, 

rada en criterio lovalnista. iOjala pronto e! tomo prometldo por su 

autor referente a EspaSa! El mismo sentido two D. Antonio Hernandez de 
Fajarnes (3), y tienen D. Juan Zaragiieta Bengoechea (4), Fr. Francisco de 
Barbens (5), D. Federico Daiinau y Gratacos (6), etc. El Sr. Arzoblspo de 
Tarragona D. Antolin Lopez Pelaez ha declarado que el cardeeal Merrier 
tiene hoy tanta autorldad en las escuelas catolicas espanolas como 
Tomas. Por efecto de la guerra europea, los proiesores de Lovaina, disper- 
ses por las naciones alladas y acogldos por las celebres unlversida- 
des de Francla, Inglaterra, Italia, y aim de los Estados Unidos, dan 
rencias y cursos de filosofla neo-tomista divulgando su conocimlento y des- 
pertando la aficlon a ella aun en protestantes y racionalistas. 

50. Filosofos no clasificables en escuelas. A) Lefa/nen- 
dL B) Canovas del Castillo. C) Moreno Niefo. Mo hay que 

tratar en este lugar de Campoamor, de Ntinez de Arce y otros poetas que 
llevaron la filosofia a la bella Hteratura o slmultanearon el cultivo de am- 
bas, nl de criticos, pensadores o intelectuales, como ahora se dice, que hi- 
cieron o hacen lo propio, v. gr. f Valera, Unamuno, Ortega Gasset, etc. SE 
puesto esta entre los didacticos. AquI citaremos a Letamendl, Canovas 
del Castillo y Moreno Nieto. 



(1) Nacio en Villayerno, a una legua de Burgos <2y-AbriI-18fi7>. Profeso en su Orden l27-Agosto-l^3 
y hoy es rector, por segunda vez, de la Universidad libre del Escorial. 

(2) Los fendmenos psicoldgicos: Cuestiones de Psicologia contemporanea. Perception visual de la 
extensidn. Las metdforas en las clencias del esptritu. Elementos ae Psicologia fundada en la expertencla, 
primer tomo La vida sensible; segundo (1914) La inteligenda. 

(3) Profesor de Metafisica y rector en la Universidad de Zaragoza; profesor de Ldgiea en la Central 
Obras: La reforma de la Cosmologia Imemoria en el primer Congreso Cientilio> Intemacional de Cafcdllce* 
ceiebrado en Paris, 1888). La Restauraddn de la Filosofia Escolastica (dlscurso). Pnmlpms de Atetafitica. 
Principles de Loglea (1906). 

(4) Rector del Seminario de Madrid. Nacio en San Sebastian. Estudid tres afios en Lovaiaa. ObK 
Introduccidn general a la Filosofia (1909). El problema del alma ante la Pticotoffto. experimental* etc. 

(5) Capochino. Redactor de ios Estudios Franciscanos., de Barcelona. Autor de El eerdbro, to* mar- 
mots y el alma en sus mtituas relaciones (Barce!ona-1912|, 

() Catediatico del Instituto de Gerona. Autor de Psicologia, L&gtca y tictL 

165 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPANOLA - TQMO IV 

A) Don Jose Letamendl y Manjarres el Doctor Letamendl nacio 
en Barcelona (ll-Marzo-1828), de cuya universidad iue insigne catedrati- 
co, y despues de la de Madrid, donde murio (6-Julio-1897). Pocos hombres 

ban sido de mas varladas aptitudes intelectuaies ni de mas Intensa orlglna- 
lidad; verslficaba, componla miislca, pintaba, sabla de todo y todo bien. 
Conceptuoso y excentrico en su pensar y en la manera de expresarlo, filo- 
sofo siempre vagando de escuela en escuela, faasta que paro en fervoroso 
espiritualista, y sostuvo batallas campales con materialistas, darwlnistas y 
posltivistas defendiendo la dualldad del ser humano. Siempre seran lei- 
dos con gusto y provecho su discurso sobre el Origen, nataraleza y anti- 
gfiedad del hornbre y su critica, o mejor dicho, arremetlda contra el doc- 
tor Mata y sus discipulos, en los Archiuos de la Medicina Espanola. Como 
muestra del vigor y agudeza de su frase, vease lo que escribio de Mata: 
* Tuvo fuerza dlalectica, tan robusta de suyo, pero tan mal empleada, que 
no parece slno encaballada de hlerro construida para sostener tejados de 
esteras*. 

B) Don Antonio Canovas del Castillo fue presidente del Ateneo de 
Madrid desde 1870 a 1873, y sus cuatro discursos inaugurales son de 
capital importancia para el conocimiento del rumbo de las ideas en aque- 
llos anos. 

En el primero (26-Nov.-71), impresionado Canovas por los dos gran- 
des acontecimientos europeos que acababan de consumarse, la caida del 
Poder temporal de la Santa Sede y la victoria de Alemania sobre Francia, 
vio en arabos faedios la seiial inequivoca del triunfo de la raza germanica 
sobre la latina. *Roma, decia, no puede ser cabeza real del mundo catoli- 
co ni asiento del Pontifice infalible, desde el punto y faora que se transfor- 
me en corte de una sola nacion, ahora constituida en monarquia, y mana- 
na quiza en repiiblica/ Hasta temia que el Papa hubiese de huir de la 
Roma italianizada, o que fuese atraido por los nuevos emperadores ger- 
manicos. "Tampoco condenara la logica por absurda, si, cual sospecho, 
aparece algiin dia, la pretension de que los hombres que ocupan el primer 
lugar, entre todos, por la inexorable ley de la victoria, posean juntamente 
con el cetro politico, en tan sangriento pleito ganado, el eclesiastico, y 
doten de papas al mundo, como estan llamados a darle verdaderos empe- 
radores*. Canovas entreveia en las lontananzas del porvenir, no muy re- 
moto, al emperador alemte convertido en un Carlomagno protestante, ora 
atrayendo a su territorio al Papa despojado de su Poder temporal, ora 
tomando pretexto de tal despojo para conquistar el a Roma, o como jefe 
del Protestantismo germanico, padre del de toda Europa, asumiendo direo 
tamente la direcci6n religiosa y moral del mundo entero. 

166 






La victoria militar de Alemaeia conslderabala ? no azar de guerra, sino 
frato maduro de lejanos germenes historicos, y habfa de consolidarse por 
lo Men que saben armonizar !os alemanes la discipllna social con las liber- 
fades indivlduales. Cuareota y seis anos despues de haber escrlto y leido 
Canovas este discurso, vemos que Alemanla lucha con una formidable 
coalition de potencias, y si consiguiese victoria seme] ante a la de 1870-71, 
nadie podrla dudar de que sus emperadores serian, como dijo el presldente 
del Ateneo de Madrid, los del mundo. **Las biografias de Napoleon I, es* 
crlbia entonces Canovas, BO son los linlcos libros de historia, aunque 
los linlcos que suelen leer los franceses 44 . SI en la guerra actual tocase la 
de perder a los alemanes, podria declrse que la historia de la carapana 
del 70 no es tampoco el linico libro de historia que hay en el mundo t por 
mas que en los ultimos cuarenta y seis anos haya sido el unico que pare- 
cen haber leido los germanos y muchos que no lo son. 

El segundo discurso (25~Nov.~1871) esta dedicado a la necesidad trans- 
cendental de creer para explicar raclonalmente al hombre, y como base del 
orden social y de las ciencias morales y politicas. En el tercero (26-No- 
viembre-1872) resueltamente aborda el problema religioso y sus relaciones 
con la Economia politica, el concepto de humanidad y el del estado y la 
ciencia en general, proclamando la superloridad del catollclsmo respecto 
del protestantismo; que sin f e religiosa toda notion de Justicia llegaria a ser 
incompatible con las leyes economicas naturales; que la resolution del 
problema social esta en el cristianismo, que la religion y la moral son in- 
disolubles y que la religion cristlana es el fundamento del orden social. 
Examino en el cuarto discurso (25-Nov.-1873) las ideas de libertad y pro- 
greso en el mundo moderao, estudiando a este proposlto la filosola de 
Hegel, coino negacion de la libertad individual y afirmacion rotunda de la 
tirania colectiva, la doctrina de Spencer, identlca en el fondo a la hege- 
liana, las de Haeckel, Hartmann y Strauss, la krausista tan en boga en Espar 
na por entonces, y, finalmente, la de Kant 

El capitulo dedicado a Kant tuvo especial resonancla; porque Orti Lara 
y otros escolasticos lo censuraron con acritud en muchos articulos y confe- 
rencias, tratando de acreditar con su texto que Canovas del Castillo era 
kantiano. 

C) Nacido en Badajoz, donde sus paisanos le ban erigido una esta- 
tua, fallecido en Madrid (24-Febrero-1882), donde se le Mzo un entieiro a 
lo Lope de Vega, segiin lo cuenta Montalvan, fue D. Jose Moreno Mieto 
catedratico de arabe y de filosofia, orador academico incomparable, amigo 
de la controversia doctrinal y de estar en las ciencias de su predileotidn 
al tanto de la ultima palabra dicha o escrita en las naciones mas adelan- 

167 



ESPAOLA - 



tadas. Tenia el espiritu de aquellos atenienses y inoradores de Atenas 
que, segiin dlcen las Actas de los Aposfoles, no querian sino hablar u oir 
hablar de algo nuevo (1). Valera debio de referirse a el, cuando conto la 
graciosa historia de un amigo suyo, inieligente y cultisimo, a quien no 
podia contar ninguna doctrina o idea, pues slempre le salia con esta 
replica: eso estd ya mandado recoger, pasado de moda, ahora lo que pri- 
va e$ esto otro. Y nunca, dice Valera, pude atinar con la ultima novedad 
en filosofia o clencia social; siempre mi amigo faabia leido algo mas re- 
ciente. 

Sus doctrinas fundamentals no variaron nunca sin embargo; era cato- 
lico, no solo en la vida sino en la clencia, y tolerante no solo con las per- 
sonas sino con las ideas que tendia a coordinar y armonizar por opuestas 
e Irreductibles que fuesen. En Granada, de cuya Universidad fue catedrati- 
co, discutio mucho con Orti Lara, y despues en Madrid Hego a ser el alma 
del Ateneo debatiendo constantemente con los racionalistas de la izquier- 
da. Presidio durante muchos afios la seccion de Ciencias morales y politi- 
cas, y la corporacion de 1875 a 1878. Sus discursos inaugurales sobre los 
principals errores de la ciencla filosofica moderna (1875), El destino de la 
religion cristiana (1876), El espiritu del Cristianismo (1877) y La democra- 
da moderna (1878) revelan un espiritu creyente y curioso, un buen pensa- 
dor algo fluctuante, un catedratico logico y claro en la exposicion; pero lo 
mejor de su obra se ha perdido. Fueron las magistrates y elocuentes im- 
provisaciones con que salia al paso de los oradores de la izquierda que 
ofendian a su arraigada ortodoxia, y al de los de la derecha que ponian en 
duda la integridad de su fe y la sinceridad e inocencia de su liberalismo. 



fl) Aetas de IOB Aptistotes. Cap. XVII, pag. 21. 




168 



LA LITERATURA ESPANQLA CONTEM- 
PORANEA * VI. - INSTRUCCION POBLICA 
Y ACADEMIAS OFICIALES (1) * ^ 





La Instruction publica: A) Indication de los 

planes de ensenanza. B) Los en 

la epoca contemporanea. C) Lo malo y lo 
bueno de nuesfra ensenanza actual. A) En 
el tomo II de este libro (VI - pag. 116 y stguientes) se 
ha tratado de la Instruction publica en el SIgio de oro 
de nuestras Letras. En el III, de la reforma de la ensenanza en tlempo de 
Carlos III (VI - 52 - pag. 131), de las supuestas reioraias de Godoy (X - 86 - 
B - pag. 235 y siguientes), y de la Instruction piiblica en el reinado de Fer- 
nando VII (XV- 132 -E- pag. 350 y sigulentes). Al comenzar la epoca 
contemporanea nombrose una comlslon (31*Enero-1834) para redactar un 
nuevo Plan de Estudios, y otra (31-Agosto) para un Plan general de Ins- 



(I) 51. La Instruccidn publica: A) Indicaddn de los plane de ensenanza. B) Los 
esfudiantes de la epoca confempordnea. C) Lo malo y lo bueno de nuestra 
actual. - 52. A) Extensidn unluersitarta. B) Extensidn confra-iinlverslfarla. 53. La 
Academia Espanola: A) Breve Mstoria en la epoca contempordnea. Eleccldn de Bn~ 
tdn de los Herreros. Enojo de Qutntana. B) Menendez Pelayo aspirante a 
su enojo por no haberlo conseguldo. C) Oposlcion a la Academia por la elecctdn de 
sus miembros. Defensa de la Academia por Azonn. D) Elecclones rechasadas. La de 
Asortn. E) La de dona Emilia Pardo Bazdn. F) Oposicidn por el ejercicto de sas funeio- 
nes. Valbuena. G) Servicios positivos de la Academia. Sus publicaciones. H) Creadon 
de las Academias Americanas* Esptritu de estas corporadones. 54. La Academia de 
la Historia. 55. Ofras Academias: A) La de San Fernando. B) La de Buenas Letras 
de Barcelona. C) La Seoillana de Buenas Letras. D) La Hispano-Americana de Clem- 
cias y Artes de Cadiz. 

im 



SALCEDO - LA LITERATURE ESPANOLA - TOMO IV 

traccion primaria. Dos aiios despues (4 de Agosto-1836) publico aquel el 
Duque de RIvas, calcado en el de 1821, aunque modiflcado; pero la revo- 
lucion o motln de La Qranja lo suspendio (Real orden 4-Septiembre-1836), 
substituyendolo por un Arreglo provisional (Real orden 29-Septiembre 
de 1836). Desde 21 de Octubre de 1834 regla la Instruccidn para el regi- 
men y gobierno de las escuelas de primeras letras del Reino (I). La pri- 
mera Escuela normal la de Madrid fue inaugurada el 29 de Enero 
de 1839. En 1845 las faabia ya en cuarenta y dos provincias. 

El plan de Calomarde segula rlgiendo. La Inspeccion de Instruction 
piiblica convirtiose en Direction General de Estudios (21~Septiembre4834). 
La Universidad de Cervera fue trasladada a Barcelona (1837), y un afio 
antes lo habla sido a Madrid la de Alcala de Henares. Con la supresion de 
los conventos acabaron en muchas poblaciones los unicos establecimientos 
existentes de enseiianza media y superior. El Gobierno que no habia conse- 
guido la aprobacidn de un plan general, aunque lo intento varias veces, 
implanto algunas reformas parciales: reiundicion en una sola Facultad de 
Jurisprudence las dos de Canones y Leyes(l.-Octubre-1842); estableci- 
miento en la Universidad de Madrid de la Facultad de Filosofla (8 Junio 
de 1843); supresion de la Direction General y su reemplazo por un Consejo 
de Instruction piiblica y una Section en el Ministerio de la Gobernacion 
(l.-Junio-1843); y estos organisraos prepararon el Plan de 1845 (Real de* 
creto 17-Septiembre). "Nada de lo que quedaba en las universidades 
"espanolas el afio 45 merecia vivir... En este sentido el plan de estudios era 
Me necesidad urgentisima, y fue gloria de D. Pedro J. Pidal haberle man- 
*dado formar a (2). Ei Plan Ilev6 a sus ultimas consecuencias la centraliza- 
tion a la francesa o, quiza raejor, a lo napoleonico, haciendo de universida- 
des e institutes oficinas de ensenanza dependientes faasta en lo mas menudo 
de! Gobierno, y la secularization que no fue sino un aspecto de la centra- 
lization raisma, to da vez que siendo el Gobierno linico rector de todos los 
centros docentes, no quedaba sitio para la traditional intervention de la 
Iglesia. Si algo ban podido influir en Instruccion piiblica en algunos pe- 
riodos, no la Iglesia, sino los catolicos espanoles, ha sido por medio del 
Estado, esto es, como un reflejo de su influjo politico. 

Han mantenido estos principios los innumerables planes que ban su- 
cedido al de 1845: el primero fue el de D. Nicomedes Pastor Diaz (1847), 



(11 La comisidu redaetora componiase de! famo-so Comisaiio general de Cruzada D. Manuel Fer- 
n&ndez Valera qae no pndo tomar mudia imrte en los trabajos por su lallecimiento, el Duque de Gor, don 

Jc6 Escario, el celebre coroael D. Pablo Moztteslna que, segiiii Gil de Zarate, fue el ms activo de todos; y 
como secretario D. Alefaudro OUvAo. 

(2) Mentodez Pelayo, Heferorfoxos, III, p^g, 6 . 

170 



YACADEMIAS OFICIALES 



y el unico con caracter el de D. Claudlo Moyano (Ley 9-Septiem- 

bre-1857), que aun se considera vigente, aunque no sea determiner a 
que articulo, parrafo o religion pueda referirse esta supuesta vlgencia. 
La revolution de 1868 proclamo la de enseoanza (Decreto 21-Oc- 

tubre) y suprimlo la Facultad de Teologia en las univereidades: la prlmera 
no respetaba ni orden de prelacion en ios estudios, pudiendo los alumnos, 
por ejemplo, matrlcularse en Facultad sin ser bachilieres, aunque para licen- 
clarse fuera condicidn preclsa el bachiilerato. El Decreto-ley de 29 de Sep- 
tiembre de 1874 empezo a correglr este exceso, y de ententes aca multitud 
de reformas, todas por decreto, y de tentativas de reforma se ban sucedldo t 
corrigfendose o derogandose unas a otras, y constituyendo entre todas HE 
caos legislative en que resulta dificilisima la orlentaclon, y de que es im- 
posible la exposition somera en un libro como este. 

B) Todavia en el perlodo de 18334845 quedaban muctios rastros de 
la vida estudlantil de los antiguos tlempos. El latin segulase aprendiendo en 
estudios partlculares regenteados por los domines, y donde realmente se 
aprendia, aunque no con el aparato filologico de tiempos mas reclentes; el 
Nebrija contlnuaba siendo el texto Insubstitulble, y sus reglas en lengua 
latina eran recitadas de memoria por los escolares, a fuerza, es cierto, de 
pescozones de los maestros, fieles todavia al axioma pedagogico de to letra 
con sangre entm; el entendlmiento desarrollabase ordenando las oraciones 
y traduciendo. Algunos frailes exclaustrados metieronse a domlnes, y fue- 
ron los mas acreditados del gremio. El minimum de tlempo invertido en el 
aprendizaje del latin, tres afios, y realmente aquella generacion que en el 
ultimo tercio del siglo xix aiin brillaba en las proleslones liberales, sabia 
latin, esto es, traducir de corrldo o cast de corrido la prosa o los versos de 
la edad clasica, y leer como castellano, o poco menos, el latin eclesias- 
tico. A inedida que se fueron organizando Ios institutes y el Gobierno 
senalando los plazos para la ensenanza de la lengua madre (prlmero tres 
cursos, luego dos, y, por ultimo, uno) se fue haciendo mas dificil encontrar 
en Espana un hombre de carrera literaria capaz de entender, no ya 
oda de Horacio o un parrafo de Ciceron, slno el Pater noster o el Introito 
de la Misa. 

La segunda ensenanza, al comenzar la epoca conteinporanea, reducia- 
se generalmente al Latin (Gramatica) y a la Logica (Filosofia). Los mejores 
colegios, y el mejor parece haber sldo los Estudios de los Jesuitas, en Ma- 
drid, extendianse al Griego, Matematicas (dos cursos), Fislca Experimental 
y Retorica y Poetica; en los Estudios rf el material era bastante complete. 
*Nada faltaba en el gabinete de Fisica Experimental, donde se enseiaba, en 
*efecto, experimentalmente, haciendonos manejar las maquinas pneumatfca 



171 



SALCEDO'LA LITERATURA ESPANQLA ~ TOMO IV 

tt j electrica y todos los demas aparatos que entonces se conocian" (1). Los 
que apetecian mas extensa cultura, podian asistir de oyentes, segiin nos 
cuenta el mlsmo Marques de Guadalerzas, a las catedras de la Facultad de 
Farmacia o de la Esciiela Central de Artes y Oflcios, o a la Escuela de Co- 
mercio (calie de Carretas) en que eran ensenados fiances e ingles. En las 
ciudades marltimas aprendlanse estas lenguas y las Matematicas en los 
Consulados de Comercio. 

Segiin D. Eduardo Benot, el primer plan moderno de segunda ense- 
iiaiiza, es el redactado por D. Alberto Lista para el Colegio de San Felipe 
Neri, de Cadiz (1839), y que comprendla: Latin, Geografia, Historia, Mate- 
maticas, Retorica y Poetica, Fisica, Quimica, Historia Natural, Psicologia, 
Logica, Moral, Teodicea, Frances, Ingles, y como clases complementarias 
el canto, el dibujo y la gimnasia (2). 

En Los espanoles pintados por si mismos (Madrid-1843) incltiyese un 
articulo de D. Vicente de Laf uente titulado El Estudiante en que se 
ecfaa de ver cuanto restaba todavia de los antiguos usos universitarios. Des- 
de 1834 estaba-prohibido el manteo y el trlcornio de los escolares de Fa- 
cultad; pero estos lo echaban todavia de menos: apodaban esfudiantes de 
caballeria a los que vestian de lechuguinos (frac o levita), y a los que, si- 
guiendo la moda de 1835, festoneaban de pieles sus pantalones, lucian en 
los zapatos espolines de cangrejo, usaban capote y se dejaban patillas de 
chuleta* La mayoria seguia con el manteo, faabiendo substituido el tricornlo 
por goiras de f uelle. Algunos Intentaron aclimatar el sombrero faongo, reci- 
bido con rechifla por la sociedad madrilefia que puso a los osados innova- 
dores el mote de monicongos (monos con bongos). "Hasta las autoridades 
*tuweron la bondad de chulearse con ellos, dando a los presidiarios som- 
^breros de aquella hechura, como sucedio en Zaragoza". Aun era la guita- 
rra el instramento predilecto de los estudiantes. "Un estudiante sin guitarra 
**es un cometa sin cola, y rara sera la universidad en que no haya, cuando 
* menos, media docena que la toquen con primor, y todos los restantes 
*asi, asi*. Improvisabanse tertulias, en que se cantaban la cancion de Atala 
o otras de moda, y alguna picaresca, a veces improvisada, y con muecas, 
visajes y estrafalarias modulaciones de voz. Subsistia tambien el estudiante 
de la tuna, trovador y juglar, que en cuanto 1 acababa el curso emprendia 
la caminata por los pueblos, en pandiila con otros companeros, y que con 
lo ganado en este oficlo juglaresco se costeaba o ayudaba en sus estudios. 
Poco a poco han ido borrandose estos vestigios del tiempo viejo uni* 



(1) MaKas Nieto Serrano* mareptfe de Gnailalerzas: V^jecm f p&g. 22. 

{^ Coflfereocias ea el Ateueo de Madrid (188^ Extmcto en el Kbro J?nenfos gadttan&s. 



172 



v^^^ 

versitario. Uno muy lamentable ha perseverado: e! de los motines y alga- 
estudlantiles. Algunos han tenido caracter y aun transcendencia poli- 

tlca, como el coBOcido por La noche de San Daniel (10-Abril-1865) II) y 

La Santa Isabel (27-Noviembre-1885) (2); los mas commies y frecoeotes 
- no hay curso sin varlos motines por pedir anticipadas vacaciones 

por motives mas Mtiles. En el segundo de los citados se saco la 

estrafalarla especie de que por fuero universi- 

tario no puede enter la fuerza piiblica en e! 
'local de la universidad a imponer el orden, 

aunque sea gravlslmamente perturbado. 

C) Esta indisclpllna escolar, la lenidad en 

los examenes, mayor en unas Facultades que 

en otras, el uso casl excluslvo de la ensenan- 

za oral un discurso o discursete por lec- 

cion , el abuso de los libros de textos consi- 

derados generalmente mas que como elemen- 

to instructive, como aumento de la retribucion 

del profesor, la imposition por este no solo del 

cuestionario o programa sino de sus particu- 

lares opiniones (3), y otros abusos que no es 

preciso enumerar aqui, son otros tantos vicios 

que han contribuido y aun contribuyen al des- 

credito de la ensenanza oficial, y por reflejo al de la privada, redutida a la 

preparation de los examenes oficiales, y a la formation de generaciones 

de profesionales sin ciencia o con una ciencia def icientisima y en gran parte 

equivocada. Desde los iiltimos anos del siglb xix viene notandose sin em- 
bargo una efectiva mejora en los estudios. 

Don Ramon Menendez Pidal, en declaradones publicadas en el sema- 

nario Espana (6-Enero-1916) sobre el tema de si nuestra patria progresa 

decae, decia: 

"Yo no se si la vitalidad espanola progresara en todos sus aspectos y 

en todos en el mismo grado. En el que yo conozco y al que consagro todas 

mis energias, que es el cientifico, creo no equivocarme al afirmar que hay 

un progreso evidente. Me refiero no al valor variable de los individuos que a 

la ciencia se dediquen, sino a las condiciones generales de la vida cientffica. 




(1) V6ase Historia de Espana por el autor de este libro, Casa Callef a, pig. TI2, 

(2) Vtese la misma obra, p%. 814. 

(3) En una Facultad de Derecho ocurrid, no ha mucho, el slguiente caso: el catedrttico de BerediO' 
Mercantil opinaba que esta rama del Derecho es independiente del Civil 9 y el catedrttlco de Proccdimiciitos 
que no es sino una parte del Derecho Civil; ambos profesores examinabau Juntos, y los alamnos decaan una 
u otra opinion segun el catedratico a que contestaban. C6mo f onnar asi probiefad cfentificm? 

173 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

"Tambien nuestra ciencia padecla y aun sigue padeciendo del defecto 
general hispano: el Indlvidualismo anarquico, la incapacidad de solidari- 
dad; defecto que ha esterllizado la labor de tantos hombres trabajadores y 
en cierto modo inteligentes. Y en la ciencia (que es el producto mas armo- 
nico de la colaboracion de todos los pueblos y de los mas diversos indivi- 
duos) este defecto anula los mayores esfuerzos y lleva a las aberraciones 
mas esteriles. 

"Pero todo esto va poco a poco cambiando. En mi tiempo de estu- 
diante la comunicacion entre profesores y alumnos era una cosa rara y ex- 
cepcional; mientras que hoy es cosa coniente no solo la conversation, sino 
las excursiones con fines cientificos y los trabajos en colaboracion. Se va 
exigiendo poco a poco la investigation personal a profesores y alumnos. 

"Antes era imposible o imiy diflcil al estudiante salir al extranjero; le 
era igualmente dificil dedicarse aqui a la Investigation personal por falta 
de medios de trabajo y de vida colectiva cientifica; hoy ambas cosas son 
lianas, y los fratos de estas nuevas condiciones empiezan a tocarse." 

Comentando estas declaraclones, decla un antlguo catedratico de la 
Facultad de Derecho (Diario de Barcelona, 25~Enero-1916): 

"El nivel medio de los estudiantes ha descendldo muchisimo desde 
los tiempos en que yo cursaba. Los faabla entonces como ahora, muy des- 
aplicados; pero no abundaban tanto, y la generalldad, si no aprendia la 
asignatura, mostraba una cultura, superficial, si se quiere, pero positiva en 
religion, en los preambulos de la filosofia, en historia, en politica y en lite- 
ratura que, aunque dejase mucho que desear, los caracterizaba como ver^ 
daderos estudiantes. Hoy asombra la incultura de casi todos los escolares: 
aun los que obtienen buenas notas, y las merecen por aprenderse de co~ 
rrido los textos o los apuntes de nuestras explicaciones, y muestran empe- 
no en acabar su carrera para ganar dinero y tener una position en el 
mundo, ignoran las cosas mas senclllas y vulgares; parece mentira que 
faayan pasado cinco o seis anos cursando el bachillerato en los institutos o 
en buenos colegios. Y lo que quizas es peor: vienen a las universidades 
sin la inteligencia desarrollada; tienen veinte aiios, y por el desenvolvl- 
miento de su intelecto son como nliios pequenos. Lo mas que se les puede 
pedir es que conserven la retahila aprendida de memoria, para que la 
suelten como papagayos en el examea. Hace veinte o treinta aiios decla- 
mos: "los chicos nacen ahora con los ojos abiertos* 9 significando con esta 
frase que los casos de precocidad Intelectual eran frecuentes. En estos 
tiempos, cuando manifiesta uno su extrafieza por la gansada o la estupidez 
de un mozo que esta para enter en quiatas, o que ya es soldado, oye dedr. 
quiere usted de un chiquillo? 4 * 

174 



VI- INSTRUCTION PUBLICA Y^ACADEMIAS 

u A ml me veata diocando la diferencla entre las muchachas de ml 
juventud y las de ahora: aquellas, desde e! despertar de la pubertad ansia- 
ban pasar por mujeres hechas y derechas, y se vestian de largo moy pronto; 
las actuales prolongan Indelinidaraente la infancia, y no se vlsten de largo, 
del largo relative que hoy se estila, hasta qne cumplen o estan para cum- 
plir veinte anos. Despues, observando a mis alumnos, he caldo en la cuenta 
de que el fenomeno es comiin a los dos sexos. En lo que se distinguen es 
que las chicas quieren que las tengati por nifias, estando ellas perfeo 
tamente convencidas de que son mujeres, y los chlcos preteoden que los 
tengan por faombres, y aun por hombres corridos, siendo en realidad, al 
menos por lo que a la vida Intellectual se refiere, unos chlquillos. 

"De todo esto es conseoiencia que la generaildad de los estudiantes 
no solo carezcan de la cultura mas radimentaria, sino que no se les note 
el menor deseo de adqulrirla. El mgenlum curiosum que dijo Seneca, brilla 
en ellos por su ausencia. Muestran una desgana, un desamor por cuaoto sea 
ilustracion y saber, verdaderamente desconcertantes. Todo les parece fata; 
hablar de clencia o de artes, cursi pedanteria. Ni los dramas y comedias los 
atraen; el genero chlco, el genero infimo y el cine son sus deliclas; en ios 
periodicos los sucesos y la chlsmogralia personal, y si es escandalosa tanto 
mejor. Los buenos, en un aspecto de la vida si que tienen maravillosa pre- 
cocidad: en el sentido de lo positivo. Estudian Derecho Eomano, y ya sue- 
iian tenazmente con los plngiies registros y notarlas, tienen la obseslon de 
las treinta mil pesetas de ganancias anuales, y de ahi para arrlba, de la 
lujosa, del autom6vil a la puerta, del criado ofreciendole las cartas en ban- 
deja de plata. Sienten el horror a la vida modesta, de que faablo Leon XII! 
en una de sus enciclicas, seiialandolo coino uno de Ios m^s grandes 
del siglo. Y, prostituidos antes de haber amado, suefian en plena adolescen- 
cia con la novia rica que les abra las puertas de ese magico alcazar de la 
comodidad y del regalo, de la vanidad y de los placeres que consideran 
unica morada digna de un hombre de provecho. 

**Ya ve usted si tengo yo mala idea de la generalidad de los estudian- 
tes actuales. Pues, a pesar de todo, reconozco la exactitud de lo dlcfao por 
Menendez Pidal. La masa comiin ha empeorado; la 6lite, en cambio ha 
mejorado. Existe hoy un niicleo de estudiantes verdaderamente estudiosos, 
superiorisimo en cantidad y en calidad al que habia en otras epocas. Ena- 
niorados del saber, avidos de conocerlo todo y de estar al tanto de la ultima 
palabra dicha o escrita en Alemania u otras naciones, modestisimos en sus 
aspiraciones mundanas, no suefian con ser ministros ni caciques ni prohom- 
bres, sino con dedicarse a una especialidad doctrinal y agotarla, y descu- 
brir cosas nuevas; hallan todas sus complacencias en el estudio y su placer 

175 



SALCEDO^ LA LITERATURA BSPANOIA - TOMO IV 

en la literatura y otras bellas artes. Slempre hubo tipos de este genero, pero 
en menor niimero que ahora, y en los de hoy adviertese ese esplritu de 
solidarldad que Menendez Pldal senala, hijo del convencimiento de que la 
labor clentifica no es funcion Individual, sino colectlva, y una faumildad 
que antes era mas rara. Claro que son pocos, si se les compara con la mul- 
titud de los matriculados; pero no tan pocos como creen algunos, y la ten- 
dencia es a crecer en niimero. Y claro que a esos pocos se allegan tambien 
pedantes vanidosos y cucos que por tal camino buscan lo que la masa co- 
miin por olras vlas; mas siempre queda algo para constituir una esperanza." 
Por nuestra cuenta hemos de afiadir que no solo una esperanza, sino 
una realidad cierta, aunque dificil de percibir para quien solo se fija en las 
grandes masas. Hace anos que se ha iniciado ese movimiento regenerador, 
y muchos de tales estudiantes escogidos no son ya alumnos de las univer- 
dades, sino profesores o archlveros bibliotecarios o escritores o investiga- 
dores. Abunda la gente que sabe, y que sabe estudiar, mas de lo que se 
supone generalmente. La conespondencia directa con los grandes centros 
intelectuales extranjeros esta establecida y funciona con regularidad. En 
todas las Facultades existen estos niicleos; pero mas en las de Filosofia y 
Letras y Ciencias, por lo mismo quizas que no habiendo en su perspectiva 
las treinta mil pesetas para arriba de los registros, notarias y operaciones 
quiriirgicas a los potentados, queda el campo libre a los romanticos del 
saber, a los que se contentan con poder vivir para seguir estudiando. 

52. A) Extension universltaria. B) Extension confra-uni~ 

versitaria. A) Extension universltaria es una Institution de origen y 
nombre Ingleses (University extension) (I), tambien denominada en Ingla- 
terra Universidad de los pobres, la cual consiste en que los profesores ofi- 
clales dan lecciones fuera de la Universidad para instruccion de los obreros 
o de los jovenes de la clase media. En Espaiia iniciaron este procedimiento 
Instractlvo los catedratlcos de la Universidad de Ovledo (1898), primero en 
la misma ciudad universltaria, despues en Avlles, Gljon, Langreo, MIeres, 
Trabla y otras localidades del Prlnclpado, mas adelante en Bilbao (1900), 



(I) F iniciada en la Universliad de Cambridge, ttmcia 1867, por el profesor James Stuard; el pro- 
grama drfinltivo, aprobado por el Consejo unlveraitario,, lieva por titnlo Extension de la enseflanza uniuer- 
mtaria por m&dio de cenfros locale (1872). En 1874 sigtilo este camino la Universidad de Oxford. En 1875 
los Colegios de Manchester, Liverpool y LeecL, que faoy conslltayen la Unlveradad de Victoria. En 1876 se 
consfitiiy6 en Londres una Sociedad para coordinar e intensificar el esf uerao de los tres centres docentes 
cltados. Los profesores cobran de doce a quince duros por cada leccion. *Oclio o diez mil pesetas anuales a 
*cada profesor di-ce Beceiro de Bengoa por dos lecclones a la seaiana, durainte seis meses, en centros 
*an&logos a! Foment de las Artes, . .* En 1900 habia en Ingiaterra constitnidos 300 centros de Extension 
ttniyersMaria con StkOOdaloinxios. Aallogos a estos centros* pero no tguales, son los Uniuersify settlements 
dedicados especiaimeBte a las dases pobres. 

176 



PUBLICA Y 



y slendo Unas, conferencias para obreros (temas economicos e Indostria- 
les), y otras f para el pubiico en general (Derectio, Historia, Ciencia y Arte). 
Ei proiesor Becerro de Bengoa (I), segiin refiere en su libro La 
en el siglo XX (p3g. 201), did, en el transcuiso de treinta aios* variadas 

series de conferencias publicas en los clrculos de trabajadores, ateneos, 
centros de instruccion y recreo y escuelas de provincias y Madrid, no 
esta ensefianza exclusivamente oral, sieo con proyecclones fotograflcas las 
de lecciones de Historia y Arqueoiogia; con exhibicidn de ejemplares mine- 
rales las de mlnerla, etc. Los soclos del Ateaeo de Madrid constltuyeron 
Uniuersidad popular (31-Diciembre-1904) para expllcar a los obreros y or- 
ganlzar excursiones y visitas artlstlcas, y el mlsmo Centro* con subvencidn 
del Estado, f undo y sostiene Cdtedras de estudios superlores. 

Extension universitaria propiamente dicha extension did&ctica dice 
Becerro de Bengoa o algo semejante a eso, es lo cierto la 
cia es el genero de oratoria preferido actualmente; muchas socledades lite- 
rarias, ateneos y academias, que cultivaron durante largo tiempo la 
slon de temas doctrinales a la manera parlamentaria, sin dar de en 

absoluto a los debates, en que academicos y ateneistas jovenes se 
oradores a costa de su auditorio, dedlcanse prlncipalmente a la obra de 
las conferencias (2). 

El tlpo ideal del conferenciaote, en el momento actual, tiende al 
del vulgarizador araeno que al del profesor de ateneo. Las generalidades, 
a que suelen llamarse grandes siBtesis, gustan mucho menos que antes. La 
oratoria florida, asl como la vehemente y patetica de parrafos rotundos y 
pufietazos en la mesa o en la tiibuna, tamblen ha venido a menos; es 



(1) Nacio en Vitoria (7-Febrero-l845). Murio (l.*-Fcbrero-I902>. Catedritico de Fislca y Qaimlca pii- 

raero en el Instituto de Paiencia y despu&s en el de San Isidro. Academlco cie Clencias |10-DlcIcmbre-IWO|. 
Peiiodista y autor de muititud de obras clentificas^ literarias y artlstlcas. Dirigio la revista La Natumleza, 
Como escritor regional tienen sumo interes El Lib ro de Alaua, El J?omancero Alau^s j otros trabajos suyos. 
En Abril de 1917 ha empezado El Ateneo, revista alavesa, a pubiicar Excursiones de Alaua, Hbro en su mayor 
parte Inedito; uno de sus trozos vio la luz en el Boletin de la Sociedad Espafiola de Excursions, publlcado 
por D. Ellas Tormo. EI libro Ileva proiogo de D. Angel Apr^iz, unica cosa que heinos vistto de & al redactar 
esta nota. 

(2) Nuestro Diccionario no admite aiin de la palabra conferencia sino los dos senMdos de *tmfar 
mire dos personas alg&n negacio, y era algunas Universidades o estudios la leccidn gne llevmn los estu- 
diantes cada cfla". Los diccionarios franceses modernos sefialan el tercer sentMo de lecci&n pubUca y traea 
conferencier a el que habla en una reuni&n 1 ^. Creemos que la paiabra eonfenncia fu6 iisaiaporprinioa, vez 
en el sentido de discurso, aplicdndola a los seraiones de cuaresma organizados en Naesfm SH,om de 
Paris paxa expllcar los fundamentos de la fe y rebatir las argacias racionalistas, en estilo j lengaafe acomo- 
dados a lafilosofiay ciencias modemas. Maravillas de elocuencia han sido losfnitos de esa obra. admira- 
ble de las Conferencias de Nuestra Sefiora, y las series de algunas no cltamos m&s que los nombres inmor- 
tales de Lacordaire, el P. F61ix y Montsabre constiiuyeo, no solo el pmsto mSs elevadode la oiaboria 
sagmda en la 6poca moderna, sino las mas macizas y a la vez m&s bellas apologias de la Religion cat&lka 
en nnestro tiempo. 

Como es natural, dada la exoelencia de la obra y la resonancia de cuanto se bace em Paurfs, tos swnao- 

177 

SALCroo. La Utetitora j&pculote. - Towo IV. 12 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA TOMO _IV 



cada vez mas dificil fijar la atencion del piiblico a fuerza de tropos; y 1 
faablar del Oriente, de Grecia, de Roma y de los barbaros del Norte, ya no 
viste, a no ser en algunas cabeceras de partldo judicial de tercer orden. Lo 
que ahora quiere la gente que asiste a conferencias, es enterarse, y, por 
eso, prefiere al conferenclante que sabe verdaderamenfe alguna cosa, y la 
cuenta en una bora de amena peroraclon. Decir algo que sea desconocido 
para el auditorio y que le interese; decirlo con amenidad: he aqui los dos 
canones fundamentales del arte de dar conferencias. 

No es, como dice en profesor de la Universidad Central el Sr. Diaz 
Canseco que las gentes no se hat/an enterado aun del descubrimiento 
de la imprenfa, y busquen en su virtud quien les inlorme de lo que como- 
damente pueden leer en su casa, slno que no hay tiempo ni poslbllidad 
de leerlo todo. La cultura se adquiere asi: prlmero un cuadro o tintura 
general de toda ella, y despues cada uno especlaliza en el ramo a que se 
dedica. La especializacldn trae consigo el olvido creclente de las lineas 
generales del saber y la ignorancia de los puntos y materias extraiios a la 
espedalidad cultlvada. e,C6mo un medico, por ejemplo, al que falta tiempo 
para su ejercicio profesional y los graves estudios que requiere, por aficio- 
nado que sea a las bellas Letras o a las bellas Artes podra enterarse del 
desarrollo de unas u otras? Pues a ese medico viene muy bien oir una con- 
ferencla de Lamperez o de Tormo, de Rodriguez Marin o de Blanca de los 
Rios ? que en una bora de agradable audicion le entera de lo mas substan- 
tial sobre el punto expllcado, y sale tan orondo y satisiecho, con ideas 
nuevas, con puntos de vista que antes no tenia, restaurada, siquiera sea 
parcialmente, su cultura general, deleitado y complacido de haber hecho 
un viajecito por reglones del saber que no son las de su dominio habitual. 
El turismo mental no es menos grato, para quien sabe practicarlo, que el 
ferroviario o maritlmo. 



mes-conferencias se ban adimatado, mejor o peor, eo todas paries, y hoy son un genero admitido de predi- 
mci6n. En Espana hemos manf enido y tenemos dlgnos emulos de los nnejores conferenciantes de Notre 
Dame. Madrid recuerda todavia con fnilcldn las magistrates conferencias del P. Zacarias Martinez, hace tres 
o coatro cuaresmas, en San Gin^s; tratabase de punto tan interesante y nuevo en el pftlpito como las rela- 
ciones de la fe con la modema biologia, y lo trataba un eminente predicador que es a la vez insigne bio- 
logo de trafoajos de laboratorio y con obras escritas de esa clencta. 

De lo sagrado pasaron las conierenclas a lo profano, y antes de medlar el siglo XIX surgjeron dos 
Uposdeconfereneiante, el de Ateneo cpe da un curso cientiflco, juridico o literario, distribiiido en variaslec- 
ciones o dlscwsos que se iraprimlan luego en un tomo, formando tratado coropleto de la materiaexplicada; 
y el del vulgarizador de la ciencia que en an teatro o circulo, y cobrando a veces por la entrada, expllca los 
Alfimos adelantos de la Fisica, de la Q-uimica o de la Asironomia, en lenguaje sencillo y propio para el gran 
ptiblioo. Dd |Mimer Upo hubo machos ejemplares, y alganos de verdadero m6rito en EspaHa,* entre los 
prohombres del reinado de Isabel II y de la revolution del 68 abtmdaron los buenos conferenciantes de ate- 
neo. El segundo apenas si se did en miestra tierra; exp!0tait>nlo los yankis-, y como esta gente es de suyo 
industrial, hasta se dieton empresaiios que iban por el mundo con su sabio y elocuente vuigarizador dando 
conferencias de teatro en teatro. (Duzrio de Barcelona, 28-AbiiI-1915.^ 

178 



VI~INSTRUCCION PUBLICA Y 

B) SImeltaneamente con la extension uniuersttaria y extra-universita- 

ria tenemos otra que podria ser callficada de contra-unwersitaria. Creadas 
pensiones para completar sus estudios en el extranjero a los alomeos que 
terminen con aprovechamiento sus carreras en las Facultades, Escuelas de 
Ingenieros y Normales (Real decreto 18*Julio-1901), y para el profesorado 
(8-Mayo-1903), estableciose la Junta para ampliation de estudios e inues- 
tigactones cientlficas (Reales decretos ll-Enero-1907 y 22-Enero-1910), y 
aunque la mayorla de sus miembros (15 de 22 vocales) fueran catedraticos 
oniversitarios, constituy6se independientemente de la Unlversldad, con 
mayor capacldad juridica que esta (adquirir, poseer y administrar toda clase 
de blenes) y mas recursos oficiales. De esta Junta son dependences el 
Centra de Estudlos hlstorlcos, creado en 18-Marzo-1910, la Residencia de 
Esfudiantes (Real decreto 6~Mayo-1910), el Museo de Ciencfas Naturales, 
el Museo de Antropologia, el Jardin Botanic, el Laboratorio de Invest!- 
gaciones biologicas, el de Inuestlgadones fislcas, la Asociacion de Labora- 
torios para el fomento de inuestlgaclones cientiftcas y los estudios expe- 
rimentales, etc. Del mismo caracter contra-universltario es el Institafo de 
material cientifico, aunque sea su objeto proponer la adquislcion de 
material para los centres oficiales de ensefianza. 

Bajo los auspicios de estas instituciones, muchos estudiantes espaioles 
ban ido a las mas renombradas universidades extranjeras, tenemos bueeos 
cursos de ampliacion y se ban publicado excelentes libros. Solo las publi- 
caciones de la Residencia de Esfudiantes merecen, eo general, los 
calurosos elogios; distribuyense en cuatro series: Cuadernos de trabojo y en 
que ha visto la luz la edicion de Antonio G. Solalinde, de El sacrlficlo de la 
Misa, por Gonzalo de Berceo; Ensayos, donde ban aparecido las MeditaciQ- 
nes del Quljote, de Ortega Gasset; Al margen de los cldsicos, El licenclado 
Vidriera y Un pueblecito, de Azorin; Ensayos, de Unamuno; la Epopeya 
castellana, de Ramon Menendez Pidal; Biograflas; y Varla, con lindisimos 
discursos o platicas de Eugenio d'Ors: De la amistad y del dialog, y 
Aprendizaje y heroismo; y la Fiesta de Aranjuez en honor de Azorin. Al 
Centro de Estudios historicos pertenece la Revista de Filologia Espanola, 
dirigida por Ramon Menendez Pidal, y que aparte de sus trabajos monogra- 
ficos, algunos de capital importancia y todos dignos de aprecio, es indis- 
pensable para el conocimiento de la actualidad literaria, por traer la 
completa bibliografia extranjera y espanola sobre la materia. 

Son opuestos, sin embargo, a este movimiento didactico contra-univer- 
sitario: 1. Algunos catedrdticos oficiales, por ver ee 61 una oompetencia del 
Estado contra sus mismos establecimientos de ensenaoza. Y 2. Algunos 
elementos cat61icos por conceptuar que su direccidn esta en manos de los 

179 



SAICEDQ - LA LITERATURA ESPANOLA - IV 

racionallstas, y, por tanto, que la ciencla racionalista, laica o heterodoxa, 
es la que saca provecho de el (1). 

Respecto de la oposicion de los prlmeros, ya la asamblea general de 
las Facultades de Ciencias de Espaiia reclamaba de! Ministro de Instruction 
Publica (Diciembre-1912) *que se concedan a las Facultades las cantidades 
"necesarlas para atender a sus enseiianzas, y que sus claustros sean los 
*que determioen la distribution de esos londos entre sus catedras; y que la 
14 extension universitaria, la creacioe de laboratories para investlgaciones 
"cientificas y la adjudication de pensiones para ampliacion de estudios 
*sean funclones propias de la Universldad, que se ejerceran por las respec- 
^tivas instituciones docentes de cada distrito universitario, mediante una 
44 distribution de iondos proporclonada al niimero de estas y al de sus alum- 
'nos*. El catedratlco Sr. Bull6n, en el Coogreso (20-Noviembre-1912), pro~ 
clamo que todos esos organismos supra-universitarios son inutiles, y prlvan 
a las universidades de inedlos suflclentes para sus trabajos cientificos, asi 
como de la amplitud de atribucfones que necesitan. Don Adolfo Bonilla y 
San Martin, en su magnlfico dlscurso de apertura de la Central, varlas veces 
cltado en este libro (L-Octubre4914), expresase en el mismo sentldo, aun 
reconoclendo que los nue.vos organlsmos "cumplen celosamente sus ele- 
vadas funcloaes 4 * (2). Don Agustm Muraa y Valerdi, catedratico de la Uni- 
versidad de Barcelona, censura que solo disfruten de los benelicios de estos 
centros los estudiantes de Madrid, y que se gasten en ellos dos mlllones de 
pesetas, los cuales repartldos entre las diez universidades oficiales (200.000 
a cada una) les permitirian tener buenos laboratories, cuando ahora en la 
misma Barcelona, segiin cuenta, hay catedras de Quimica sin agua y sin 
gas sobre la mesa que debiera ser de experimentos (3). 

A todo esto replican los partidarios de los nuevos organismos que la 
universldad no es apta para desempeiiar estas funciones por la falta de 



(1) A consecuencia de la expulsion de las universldades de los catedraticos racionalistas (Giner, Sal- 
merdn, Azc^rate, Calderon, Linares, etc.), fundose la Inatitucidn Libre de Ensenanza (1876). Es nn colegio 
particnilar (l.* f 2L a y superior ensefianza), con conferencias ptiblicas, un Boletin, etc.; pero el grupo de sus 
profesores y protectores, dirigido, hasta su muerte por Giner de los Rlos, es Justamente considerado cen- 
troy focode la pedagogia y ciencia llbref^nsadora. Los hombres de la Instltucion son los que han tenido- 
mayor influencia en este movlmiento. 

(2) No dislmula' el Sr. Bonilla sii oposicloo a! gropo director de la Junta para ampliacion de Estu- 
dios, Ea 1915 ha fandado la exceiente Reuista critica hispaiiQ-americana, coidando de advertir en el pros- 
pecto que "es en absolute independient a todo espiiitu de partido, institucl&n o escuela, y no cuenta 
"dlrecta ni indirectamente con subwenci&n del Esfado"; palabras en que han visto muchos una punzante 
alusion a la InstltucMn Libre de Enseftanza y a la escuela que representa, y asi debieron entenderlo los 
redactores de la Reuista de Filologia E&pafiola, cuando al dar cuenta de la aparicion de la de Bonilla trans- 
cribieron dlcfsas palabras y las- comentaron asi: "Esto, que sin duda es garantfa de imparcialidad, no quiere 
*decir qtie la niieva revista carezca de Ideal delinido. En efecto: colaboran con el Sr. Bonilla escritores bien 
*califlcados,que en general formau un grupo con clerta tendencia nacionalista y casticista*. 

P) Discmrso en el Primer Congreso de Doctors espafioles* 27-Abril-i915. 

180 






esplritu corporative en sus catedraticos, y duplican los adversaries que 
falta es consecuencla de la de autonomia: de ser los estableci- 

mlentos de enseiianza meras oiicinas dependientes del Minlsterio de Ins- 
truction publica, y renaceran el esplritu corporativo y el de iniciativa. Los 
catedraticos de FliosoIIa y Letras de la Central sollcitado la 
universltaria, comprometlendose a un trabajo mayor y fecundo con 
los alumnos. Aun entre los partidarlos de la autonomia dos ten- 

dencias: la de los que conciben la universldad docente como reunion del 
cuerpo de catedraticos oficiales, y la de los que tlenden a dar voz y voto 
y cierta intervention dldcictica a todos los doctores (1). 

53. La Academia Espanola: A) Breve his ton a en la 
epoca confemporanea. Election de Breton de los Herreros. 
Enojo de Quintana. B) Menendez Pelayo aspiranfe a presi- 
dente: su eno/o por no haberlo conseguido. C) Oposicion a 
la Academia por la election de sus miembros. Defensa de la 
Academia por Azorfn. D) Elecciones rechazadas* La de 
Azorm. E) La de dona Emilia Par do Bazan. P) Oposicion 
por el ejercicio de sus funciones. Valbuena. G) Servicios 
posifivos de la Academia. Sus publicaciones* H) Creadon 
de las Academias Americanas. Espfrifu de estas Corpora- 
clones. A) La historia de la Real Academia Espaiola en la epoca 
contemporanea tiene su capital division cronologica el 10 de Marzo de I847 t 
fecha del real decreto que la reorganize, suprimlendo los academicos 
supernumerarios y aumentando hasta treinta y seis las plazas de iedividEOS 
de niimero antes eran veinticuatro obra del acadeinico Sr. Marques 
de Molins, primer ministro de Comercio, Instraccion y Obras piiblicas en 
el gabinete presidido por el Duque de Sotomayor. 

Antes del real decreto entrabase en la Academia por la categorla de 
acadmico honoraria; ascendiase luego a supernumerario, y, por ultimo, 
erase numerario. "Ha de saber usted escribia Breton de los Herre- 
"ros (2) que se me ha ascendido a supernumerario. jPeregrina denomi- 
! Cuando reclutas se nos honra (honorario), y al primer paso de 



(1) Iniciador de este movimiento f ue el doctor en Derecho, coronet de Caballeria y dfetingnido 
D. Francisco de Francisco. Ya no figuraba a su f rente cuando se verified en Madrid e! primer Congreso lie 
Doctores (1915). Algunos catedraticos oficiales no ven con gusto la intrasidn de los doctores no catedrtticos. 
En las dltimas elecciones senatoriales de la Central ha sido elegido el doctor D. Luis Ortega Mwefdn, al que 
apoyabam muchos doctores no catedrAticos como representante de su clase, 
(2) Al Marqufe de Molins (28-Junio-1839). 

181 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA ~ TQMOJV 

"nuestra carrera academlca se declara que estamos de mas (supernumera- 
K rio)." La Academla en aquellos afios, ni abundaba en las doctrinas que 
estaban de moda en el Parnasillo, ni ejerela en la opinion publica la 
infiuencia que este: era una obscura y casi Ignorada casa oficial. En vano 
su director Marques de Santa Cruz lo fue desde 24 de Agosto de 1828 
hasta su fallecimiento el 4 de Novlembre de 1839 , a gran apaslonado 
del teatro, antiguo actor aficionado en los ya Jejanos tiempos de su juven- 
tud" , D. Jose Musso y Vallente (1), D. Juan Nicasio Gallego y el Mar- 
ques de Mollns esforzabanse por Ilevar a la Academia a los literatos de mas 
renombre, como Espronceda, Ventura de la Vega y Breton de los Herreros. 
* ... no debo callar cuenta el Marques de Mollns que casi todos estos 
w se prestaban de mal grado a mis insinuaciones; alguno no condescendio 
"con ellas nunca; otros las contestaban con epigramas* (2). 

Breton, al fin, se dejo convencer. Molins escribio el memorial que a la 
sazon faabian de presentarlos aspirantes (3), y acompafiado por el mismo 
Marques faizo las visitas de riibrica a los academicos. Quintana, que vivia 
en ei entresuelo del num. 3 de la plaza de las Cortes entonces de Santa 
Catalina , recibiole con algun desabrimiento. Manifestose un poco sorpren- 
dido al oir que su visitante deseaba ser academico, y le dijo: Tuesto que 
usted aprecia eso en algo, yo lefelidto". Molins contesto: "Siempre esti- 
"mara el autor de Marcela sentarse donde Jovellanos y Melendez y junto 
"al autor del Pelayo". ^Siento que esto ultimo, repuso Quintana, no pue- 
* da ser, ni tampoco dar a usted mi voto; porque mi salud no me permite 
"salir de nocfae, y ha mucfaos afios que no voy por la calle de Valverde." 
Afiade el Marques de Molins que esto de la falta de salud era parte de la 
verdad, pero no toda ella. Quintana estaba resentido, ademas, con la Acade- 
mia por haberle desairado en laeleccion de secretario perpetuo, siendolo ya 
interino, postergndole a D. Francisco Martinez de la Rosa (4); quizas 
atendieron los academicos a la importancia politica del elegido, ya que a 

(1) ... egregio helenista y latinista, QUO de los mas laboriosos y estimables de la primera mitad de 
"naestro siglo (el XIX); dejo manuscritas gran niimero de traducciones de poetas griegos y latinos, entre 
"ellas el Ayax flagellfero, de Sofocles flargamente comentado), y el Ileamtontimonimenos, de Terencio " 
Men&ndez Peiayo, Homclo en Espana, edic. de 1885, tomo II, pag. 434. En las Memorias de la Academia Es- 
pafloia (tomo III, ano 1871) una poesla suya: A los espafiales en sus discordias cwiles. Su deudo D. Fermin 
de la Puente y Apecechea escribid su Elogio funebre. Murio Musso 8-Agosto-1838. 

(2) Bret&n de los Herreros; Reeuet^os de m vida y obms. Madrid, 1888. De este libro son las notl- 
clas y frases entresa'Cadas que van eo este parrafo sobre la Academia. 

(3) Era costumbre, a la sazon ineludxble, que el candidato presentase memorial. . . Por no sujetarse 
"a tal formalidad no tomd asienio en la Academia el CoBde de Toreno. . . BretdB no se hubiese allanado a 
"ftllo. si no hubiese yo puesto en prActica un subterfuglo. , . Queitn amigo, diganios padrino, escribia de su 
"letra el memorial, y el pretecdiente meramente firmaba. iCuantos, incluso el mio, escribio el celoso y ama- 
*b!e Mttsso! 0e letra mia fuefon los de Breton y Vega. . . * CMoiias, libro tiiado.) 

(4) En de 22 de Octubre 1833 muri6 0. Francisco Antonio Gonzalez, que era secretario desde 1814. La 
Academia eiiglo a Martinez de ia Rosa el 5 de Dfeiembre del mismo afio. 

182 



VLM^^ 

los cuarenta dias jostos de ser secretario unia de la a 

cargo el de ministro de Estado y presidente del ministerio. El de 

Quintana no cedlo nunca; al morir a la de la la 

corona que le faabia puesto la Relna en e! Senado; ni de 

niuerto quiso tener mas relaciones con la Espafiola. 

B) En iraestros dlas faemos visto otro caso analogo, y aim 
y cfiocante. A D. Rfarcellno Menendez Pelayo se ocurrlo en los 
afios de su gloriosa vida ser presidente o director de alguna academla. 
Puso primero los puntos en la de San Fernando, y fue desalrado. Preten- 
dio luego la presidencia de la Espafiola. ^Ha existido desde que se 
esta Real Corporacion, ni existira probablemente ea raucfaos anos, 
en siglos, faombre con mayores o iguales meritos para Ilgurar a su cabeza? 
Mas la mayoria de los academicos opinaron que una cosa es la lite- 

raria y otra las condiciones que debe reunir un presidente , entre las 
figttra como imprescindible la de ser personaje principal maEtener y 
acrecentar la iniluencia de la Academia en las esferas oficiales; sin duda las 
mismas razones que favorecieron en 1833 a Martinez de la Rosa; asi sur- 
g!6 la candidatura de D. Alejandro Pidal y Mon, uno de los m^s 
amigos y admiradores de Menendez Pelayo, y aim protector suyo ee los 
primeros pasos de su carrera y en lo poco que puede ser protegido quien 
se presenta en el mundo con sus portentosas y avasalladoras cualidades. 
Don Marcelino fue derrotado en la eleccion presidencial por mucfaos votos, 
entre los que se contaron algunos que creia el insigne maestro incondi* 
cionales suyos. 

"Esta derrota y estos desengaiios le hirieron mas profundamente de 
"lo que era de esperar. El pueblo de Santander realize una manifestation 
de desagravio en su honor. El Ateneo de Madrid, en Noviembre de 1906, 
"publico un Homenaje en su obsequio; tales muestras de simpatia atenua- 
"ron su atnargura, pero no la borraron por completed (1). Desahogd su 
coraje en el discurso de contestation al de D. Francisco Rodriguez Maria 
(27-Octubre-1907), ultimo acto academico de la Espanola a que asistI6. 
Todo el mundo vio alusiones punzantes a D. Alejandro Pidal en aquel ve- 
hemente parrafo donde decia: "Yo quisiera tener la elocuencia que en 
"otros admiro, no para realzar lugares comunes ni abultar meritos imagi- 
*narios sino para ensalzar dignamente este tan alto y tan inodesto (el de 
"Rodriguez Marin) de quien todo lo debe a la prolesion de las letras hunia'- 
w nas y en ellas solas cifra su estudio y ejercicio, sin que la arabici6n le des~ 



(i) BonilJa y San Martin: Marcelino Menendez Pelayo (Boletln de la Real Aeademta de to Hiatoria 
nftmero extraordinaiio, Mayo-1914). 

183 



a vele, ni le perturbe la codicia, ni le mortifique el iucimiento ajeno ? ni el 

u ansla vana de titulos y honores le ensoberbezca y desatine: que a solas 
"con la dulce poesia y con e! trato engaiioso de los muertos ha 

"logrado hacerse superior a las inepcias de los vivos, y ha esperado tranqui- 
"lamente a que la gloria llamase a su puerta, sin perseguirla con dollentes 
"clam ores ni requerimientos insensatos, como suelen las esteriles me- 
"dianias." 

Y alusiones vio tambien la geete a varios academicos, y muy espe- 
cialmente a D. Emilio Cotarelo, con cuyo voto contaba el maestro, en este 
otro parrafo del discurso: "Bien se yo que hay cierto genero de trabajo 
*erudito, muy honrado y respetable a no dudar, que de ningiin modo esta 
"vedado al mas prosaico entendimiento cuando tengala suiiciente dosis de 
"paciencia, de atencion, de orden y, sobre todo, de probidad cientifica, sin 
"la oial todo el saber del mundo vale muy poco. Aplaudo de todo corazon 
w a los tales, y procure aprovecharme de lo raucfao que me ensefian; pero 
M nunca me avendre a que sean tenidos por maestros eminentes, dignos de 
ft alternar con los sublimes metaflsicos y los poetas excelsos, y con los 
"grandes historiadores y filologos ? los copistas de Inscripciones, los amon- 
"toiiadores de varlantes, los autores de catalogos y bibliografias, los gra- 
"'maticos que estudian la forma de la conjugaci6n en tal o cual dialecto 
^barbaro e iliterario, y a este tenor otra Infinidad de trabajadores utiles, 
a laboriosisimos, benemeritos en la repiiblica de las letras, pero que no 
*pasan de la categoria de trabajadores, sin literatura, sin filosofia y sin 
"estilo/ 

jLibrenos Dios de reconocer en estos juicios un valor objetivo abso- 
luto! S61o se transcriben aqui como expresion de lo que sentia D. Marce- 
lino, y queria, en su initaclon, hacer comprender a los demas cuando los 
escribio. Lejos se halla este apasionamiento de la serenidad estoica, can- 
tada por Horacio, y que tan bellamente supo reflejar el mismo Menendez 
Pelayo: 

Que los corceles del rugiente trueno 
Lance el Saturnio por el aire vago, 
Y se estremezca desquiciado e! orbe, 
Mas nunca ei pecho del varon constante (1). 

Que los academicos de la Espanola creyesen que les convenia un di- 
rector con influencla polltica, y aun que D, Marcelino no tenia condiciones 
para la fancidn directiva de una corporacion, o de un establecimiento como 



(1) Epistola a Horado. 

184 



la Biblloteca Nacional, o de un Cuerpo como el de y 

carios, no era motlvo que el se El en 

cierto modo, a dar la a los que asi al su 

rencia por w el trato nunca engafioso de los moertos en 

"contra las inepcias de los vivos". El oficio de o no es 

para muertos, slno para vivos. Mas D. Marcelino 

de tener* como todos los faombres, sus incoesecuencias, sus y 

sus pequefieces; "solo Dios es grande*, dijo el de 

Luis XIV. Las pequefieces de Henendez Pelayo, por otra 

las incorrecciones del estilo de Santa Teresa y los lueares de las 

faermosas, de que hablo Terfuiiano, cosas que realmente no SE 

flgura moral, slno que la caracterizaban humanizandola, y a su 

mayor hechizo. Sus enfados erae violentos pero rapldos y no 

huella en su nobilislmo espiritu. 

C) Curiosa y entretenida seria una historia anecdotlca de la Real Aca~ 
demla Espanola y de sus relaclones con los literates y coo el ptibiico. E! 
caso de D. Nicolas Fernandez de Moratln (Tomo III-pag. 138) no se ha 
repetldo con frecuencia; casi todos los literates ban aspirado a ME en 

la Academia, y faartas veces los ataques y censuras a la corporacldn 
sldo aldabonazos fuertes dados en su puerta o gritos de impaclencla o des- 
pecfao, al observar que no se abrian para ellos tan pronto y facilmente como 
deseaban. Para muchos el ser academico es" mero honor: la solemnldad de 
la recepcion, la facultad de anadir a su nombre el glorloso mote: de la 
Academia Espanola. Porcion del publico literario, los autores y criticos de 
literatura amena y casl todos los perlodistas politicos suelen concebir la Aca- 
demia como la junta magna de los supremamente consagrados por 
niayores del arte de escribir en verso o en prosa. No se fijan en que si pre- 
dominara este criterio, es probable que no hublera casi nunca numero sufi- 
ciente de artistas de la palabra en ese grado excelso para llenar las treinta 
y seis plazas de academicos, y aun dando de barato que los hubiera, en la 
imposibilidad de la vida corporativa, fuera de algunas ocasiones senaladas 
porque, segiin acredita la experiencia, esos dioses mayores no suelen ser 
afectos a las tareas lingiilstlcas constitutivas del oficio de la corporacidn; 
la mayoria de ellos ni entienden ni quieren entender de esas cosas, y mu- 
chos no se avienen ni a la puntual asistencia a las juntas ordinarias del ins- 
titute. Lo principal es que la Real Academia ha de componer el Diccionario 
y la Gramatica, convocar y juzgar concursos y certmenes dirigir la publica- 
cion de obras, ejercer, en suma, funciones que son, por decirlo asi, admi- 
nistrativas del idioma y de las letras, y para esto necesita de un cuerpo 
permanente de gramdticos, de filologos, de eraditos, de hombres entendldos 

185 



SALCEDO ~ LA LITERATURA ESPANOIA - TOMO IV 

j laboriosos, aunque no sean Ingeolos de primera clase, slendo lo frecuente 
que mucfiGS de ellos merezcan el tltulo de emlnentlslmos en la esfera de sus 
estudios respectivos, si bien por la indole de estos mssnios estudios, inao 
cesibles a la generalldad, sean linicainente apreciados por los doctos, cono- 
cidos por los semidoctos e Ignorados por e! gran publico. 

Larga y empenada controversia sobre este punto se sostuvo por los 
periodicos y en los clrculos Hterarlos y polltlcos coando la eieccion de don 
Francisco Commeleran (17-Enero-1889). Fue su contrlncante D. Emilio Cas- 
telar. No podian muchos concebir siquiera que a un orador tan ilorido y de 
tanto renombre la generation de 1898 aiin no habla puesto en tela de 
juiclo su merito literario se coetrapusiese la candidatora de un catedra- 
tico de latin. iComo si los buenos catedraticos de latin no tuvieraa nada 
que hacer donde se trata de la lengua castellana! 

No; los gramaticos, los filologos, los investlgadores y eradltos de la 
faistoria de la lengoa y de la literatura, aunque no sean de primera magnitud 
en sus respectivas profesiones basta con ser prolesionales serios y no 
meros aficionados , tienen perfecto derecho a los sillones academicos, y 
la Academia necesidad de atraerlos a su seno porque constituyen ellos el 
cuerpo litil de la corporation. Y, por mas que algunos se escandalicen, en 
la Academia hacen falta tambien los grandes senores en el siglo xvni 
los aristocratas de linaje aficionados a las bellas letras, y en nuestros dias 
los hombres politicos que llegan a ministros y ejercen la funcion social que 
aquellos antano , porque su presencia es la que da a los literatos, y por 
ende, a las letras, el prestigio mundano que irapone a la multitud desco- 
nocedora del verdadero merlto intelectual, y que a la mayoria de los mis- 
mos literatos seduce, aunque algunos cultiven la pose de despreciarlo. Por 
lo demds, son muchos los literatos de viso que pueden quejarse de haber 
sido desdefiados por la Academia? 

Vease lo que ha escrito un testigo de mayor excepcion en este punto, 
Azorin: 

"Repasese dice un manual de nuestra Mstoria literaria en el 
"siglo xix; consiiltense las listas que la Academia tiene de sus miembros. 
Todas las personalidades que en la pasada ceaturia se ban destacado 
a brillantemente en las letras, en la oratoria, en la erudition, ban figurado 
*en la Academia. Han sido academicos, entre otros, Quintana, Gallego, 
"Lista, Alcala Galiano, Mesonero Romanos, Pacheco, Olozaga, Martinez de 
*Ia Rosa, Pastor Diaz, Garcia Gutierrez, Duque de Rivas, Ventura de la 
"Vega* . . ^Que literatos brillaban mas hacc veinte, treinta afios? Todos 
a han sido academicos. Lo ban sido Valera, Alarcon, Menendez Pelayo, 
"Campoamor, Nunez de Arce, Pereda, Ech^aray. . . La Academia ha lie- 

186 



VI : INSTJiUCClW 

M vado su compiacencia dos veces 

"segtiramente unico en los de . Zorri- 

M l!a en 1848, por primera vez, oo qulso tomar del cargo, y 

"segunda vez, en 1885, fee ilamado por la Academia. De ios 18 academi- 
" cos que ellgieron a Zorrllla en 1848, no quedaba sino uno e! 
44 de Moilns treinta y sets anos tarde, cuando se de EUCVO a! 

a poeta. De modo que Men poede afirmarse que Zorrilla fue dos veces eie- 
"gido academico. La Academia lleva su tolerancia no dar por cadu- 

a cados nombramleotos de personalidades que despues de haber y 

"solicitado la election, se dan el gusto tin poco infantil de dejar 
a pasar anos y afios sin querer poseslonarse de su silldn.* 

Aiiade Azorln que slempre habra disgustados, por creerse preteridos^ 
y que siempre podran deck escritores y periodlcos que la Hteratura no 
bien representada en la Academia, lo cual dimaoa de que no siendo 
que 36 sillones academicos, y habiendo en Espafia un promedio de 
personalidades raerecedoras de ocuparlos, ban de quedarse fuera 64. Y 
que nada se remediarla con aumentar las plazas hasta ciento, porque dis- 
mlnulrla el prestigio del cargo, y con esto relajado el rigor en la exigen- 
cia de condiciones, y aumentado el niimero de academizables. Si con 
academia de 36 hay clen personas en la nacion que merecen ser acade- 
micos, con una academia de ciento faabria doscientos ciudadanos dignos 
de ingreso. Y asi sucesivamente. 

Absurdo seria encomendar la election al sufragio universal, esto es r 
a la opinion, prensa y voto de corporaciones y sociedades literarias y ar- 
tisticas; porque la opinion maniiiestase siempre opuesta a las Innovaciones 
en el arte. "Se podran citar literatos y pensadores ilustres que no ban per- 
"tenecido a la Academia. No fueron academicos ni Larra ni Becquer. Murie- 
"ron demasiado jovenes; de vivir, lo hubieran sido. Pero ^quien se atrevera 
"a decir que en un regimen de sufragio hubieran sido designados para 
"academicos Larra y Becquer? Nosotros afirmanios rotundamente que no. 
"Tarapoco fue academico Pi Margall; no lo fue por un absurdo escriipulo 
"de amor propio; el mismo nos manifesto a nosotros en cierta ocasion que 
a no queria serlo si todos, absolutamente todos los academicos no le vo- 
"taban* (1). 

D) Claro que no todas las elecciones de la Academia son acertadas* 
En 1839 escribia Breton de los Herreros al Marques de Molins: *Despues 
"de la buena adquisici6n de El Cwioso Parlante, ha faecfao la Academia 
"otra.que no osare calificar tan ventajosamente. El nuevo iniclado es ei 



(1) Azorin: La Academia, articulo en el A B C |5-Febrero-1917). 
187 



SALCEDO ~LA 



tt Sr. Cavorreluz. Creo que han medlado compromises y consideraclones 
tf cuyo orlgen no puede ocultarse a la perspicacia de listed 44 . Y afiade el 
Marques por todo comentarlo: "Era maestro de la Reina Isabel IF (1). 
Tainpoco pueden parecer justificadas todas sus negatlvas de admlsion. 
Recientemente ban ocurrido dos casos de estas, ultimas muy comentados: 
uno el de Azorln, y otro el de dona Emilia Pardo Bazan. 

Cualquiera que sea e! julclo sohre las tendencies y opiniones de Azo- 
rln, en lo que parece debiera faaber unanimldad es respecto de sus condi- 
ciones para ser academico de la Espanola. Su lexico es de lo mas castizo y 
rlco que puede tener. un escritor espanol, su construccidn gramatical no es 
menos castiza aunque use deliberadamente del regimen directo que no 
ernplearon los literatos espaiioles del Siglo de oro, pero que tiene ya raices 
en nuestra tradicion, y nadie puede dudar de la importancia de sus tra- 
bajos crlticos y vulgarizadores de la buena literatura espanola antigea y 
moderoa. No es moralmente posible escribir un manual de historia litera- 
ria de Espafia, como este nuestro, sin citarle y seguirle o discutirle muchas 
veces. A pesar de lo cual encontro oposicion obstinada a su solicitu.d de 
ingreso en la Academia. Se refirio en algunos clrculos literarios que D. Ma- 
riano Catalina (2), a la sazon el mas infiuyente de los academicos en esto 
de las admislones, le dijo: 

No cuente usted con venir a la Academia. Los academicos pasamos 
por que se faabie mal de nosotros; pero no podemos pasar por que se hable 
mal de Cervantes. 

Si la anecdota es cierta, la inculpation no puede ser mas injusta; 
porque Azorin ha interpretado la obra de Cervantes, como le ha parecido 
razonable; pero no ha hablado nunca mal del Principe de nuestros inge- 
nios. Todo lo contrario: le ha enaltecido constantemente. Para desagraviar- 
le, tributaron sus amigos a Azorin el homenaje de la Fiesta de Aranjuez 
(23-Noviembre-1913) con discurso de D. Jose Ortega Gasset, poesias de 
D. Juan Ramon Jimenez y D. Antonio Machado y carta de D. Pio Baroja. El 
espiritu del acto esta bien expresado por D. Manuel Bueno en este parrafo: 
*Dejando aparte los vinculos de afecto que me unen con el esclarecido 
"prosista, quiero hacer constar que admiro sus paginas castizas, transpa* 

(I) En el Indlce de academicos que publica el Anuaiio de la Academia no figura este Sr. Cavorreluz 
de que no tenemos ningima otra noticia. 

C2) Don Mariano Catalina y Oobo, sobrlno del celebre D. Severn Catalina y del Amo, nacio en Cuenca 
(26-Julio-l84^ y murid en Madrid (2-Octubre-l9i3). Desgraciado camo autor dram^tico, araique Revilla elo- 
giase su drama No han &* fin por mal camw que tavo ^xito (1874), alranzo modesta reputacion como 
arttculista y mayor atta como editor j director intellgente de la Biblioteca de Autores Casteltanos. Acade- 
mico de la Espaficla desd^ 1578^ y secreiario de la mlsma desde 1896, se le suponia tanta influencia en la 
oorpoiaddn que era frecaentlsaiiiij oir en los circtilos Uterarios: &Quiere usted ser academico ?jPues g&nese 
a Catalina! 

188 






^rentes y tersas lo bastante la de la 

"iiola a franquearle sus umbrales me parezca un inexcusable de 

"rieion. Confio, sin embargo, en que la voz de la Juventud se 

14 oir en aquella Casa, y qoe no tardemos en ver al de Id 

*Rata de Don Quijote ocupando un sitial entre Galdos j 

*que son sus aimes en el reino del idioma" (1). Tardara o 

pero al fin y al cabo, Azorin, a nuestro juicio, sera acad&nico. 

E) Ms diflcll nos parece que llegue a serlo dona Emilia Pardo 
y no clertamente por f alia de meritos literarios, pees no creemos de 
academico que deje de reconoc&selos extra- 
ordinarlos; pero este caso se relaclona con la 
cuestidn del femlnlsmo. Doiia Emilia es femi~ 
nista: cree que ante la ley "no hay o no debe 
haber mujeres ni hombres, sino humanidad 
"tan s61o", que el sexo femenino gime en tra- 
dicional esclavitud, y que la justicia pide que 
las mujeres ejerciten todos los derechos y des- 
empefien todos los caigos, pollticos, adminis- 
trativos y literarios, siempre que demuestren 
merito y capacidad, ni mas ni menos que los 
hombres (2). Quizes al pretender un sitial aca- 
demico, su intento no ha sido tanto lograr un 
premio tan justamente debido a sus prendas de 
escritora, como poner su talento y lama al ser- 
vicio de la que estima causa de su sexo, abrien- 

do una brecha mas en la muralla que, segiin los feministas, defendemos 
obstinadamente los varones. quizas los academicos o la mayoria de ellos 
ban tornado la cuestidn por este aspecto, y no ban querldo prestarse a 
sancionar con sus votos este nuevo descalabro del Daronismo. 

En el siglo xvm hubo una academica de la Espafiola: dona Maria Isi- 
dra Quintana, Guzman y Lacerda, hija de los condes de Onate* duques de 
Najera. Conservase impresa la oracion o discurso que hizo esta senorlta a 
la Academia en el acto de su ingreso (2'&-Diciembre'1784) t asl como larela- 
cion de su recibimiento en 1785 como maestra y doctora en Filosola y Le- 
tras Humanas por la Universidad de AIcaM, de la que, ademas, fue noin- 
brada catedratica honoraria de Filosofia moderna y consiliaria perpetua en 




Jaclnto Octavlo Picon. 



(t) fferatdo de Madrid (28-Novierabre-19l3). Y en el folleto que sobre la Fiesta him la 
de Estudiantes. 

(^ Vfese A B C(13-Mayo-1917). Artfculo de la serie de D. Gregorio Martinez Sierra, 1 $/ 

la Espana que piensa. 



SALCEDO * LA LITERATURA ESPANOLA - IV 

la Facultad de Artes. Serrano Sanz asegura (Biblioteca de Escritoras Espa- 
nolas) que el. discurso de ia Ilustre academica carece de merito. Lo cierto 
es que dona Maria Isidra, despues marquesa de'Guadaicazar por su matri~ 
inomo, BO parece que volvio a acordarse en su vida nl del doctorado ni de 
su sitial academico. En el siglo xix, Gertradls Gomez de Avellaneda soll- 
cito ingresar en ia Academia a cubrlr la vacante de D. Juan Nicasio Galle- 
go (Febrero-1853); iia academico exclamo: gMujeres academlcas? . . . iPaes 
que entren en quintas! (1). La salida fue muy celebrada como expresion del 
buen sentido, a la sazon, dominante. Hasta Fernan Caballero, mujer muy 
femenina y nada feminista, celebro la frase. El femlnismo se ha desarrollado 
mucho desde entonces; pero el caso de dona Emilia acredita que no tanto 
como creen algunos* 

En vano hizo la Insigne autora de San Francisco de Asis y de tantos 
otros libros y artictilos admirablemente escritos, las gestiones oportunas 
cerca de los academicos solicitando su-admision: evasivas corteses o nega- 
tivas rotundas. En vano firaiamos pidiendo lo mlsmo centenares o millares 

de convencidos de la superabundante idoneidad 
de dona Emilia para ser academica: no se nos 
hizo ningiin caso. Distinguidos intelectuales ele- 
varon Instancia al ministro de Instruction Publica 
para que oficialmente declarase no haber en los 
estatutos de la Academia prohibiddn de admitir 
seiioras, y de haberla, que fuese derogada. El mi- 
nistro pasd la instancia, conforme al uso burocra- 
tico, a informe de Ia misma Academia; informd 
esta que no existe tal cortapisa, y transcribiendo 
los terminos del dictamen academico fue contes- 
tada la instancia de real orden. El domingo 28 de 
Junio de 1914 se celebro en la seccion septima 
del Congreso, cedida para ello por el presidente 
de la Camara D. Augusto Gonzalez Besada, una 
reunion publlca o mitin que presidieron dona 
Blanca de los Rios, las seiioritas de La Rigada y 

Asas Manterola y los Sres. Alvarez Buylla y Tolosa Latour. Dona Blanca 
leyo un primoroso discurso enalteciendo el merito llterario de dona Emilia. 




Blaiica de los Rios. 
<t863) 



(I) La Avellaneda creyo que el Conde de San Luis fti6 quieji princlpalmente influyo en la n^ativa 
de su Instancia, y por eso le llamaba SE enemigo. En una <ie sns cartas aCepeda (26-Marzo-1854) le decia: Ya 
*sabes que tenemos n el poder a tn ainigo (y enemigo mio) Sartorlus, que est4 Jiaciendo lindezas. Este po- 
*bre pals da lastima.* Vease Jaan P6rez de Guzman: articulos en La llastracion EspaAola y Americana 
415 j 22-Noviembre-!906) y Lorenzo Cruz <ie Faeistes: La Auellaneda (Anfobiogmfia $/ carfosj, segunda edi- 
ridii,p6g.291. 



190 







y declarando que su exaltacion al no un de 

justicia, sino una honra seiialada la 

Hablaron ottos oradores ee el mismo sentido y se una de 

que formaron parte D. Juan Vazquez de y e! de 

Todo inutiL De real orden ha sido nombrada dona de 

liferaturas romanicas modernas en la Facultad de de la Universi- 

dad Central. En Corufia le ban erigido una estatua, honor Fez 

otorgado a los vlvos que no son reyes, o por lo 

menos prohombres politicos de primera cate- 

goria. En Undo artlculo publicado en El Impar- 

tial, manifiesta la monumentalizada sefiora su 

complacencia por haber conseguldo este home- 

naje desusado; pero declarando, no sin clerto 

dejo de amargura, que ve en el una compen- 

saclon a injustiflcadas pretericiones. Sin duda 

se reiiere al desaire de la Academia. 

F) La Academia Espaftola no solo ha sido 

censurada y atacada por su criterio en la elec- J"" vizqucx de ciia 

cion de cargos y admision de academlcos, sino |!8Kf| 

tambien en el ejerciclo de su luncion literaria. 
Qulen mas sistematicamente y con mayor acritud lo ha hecho en 
tiempo, es D. Antonio de Valbuena (1), autor de la Fe de errafas del Die* 
cionario de la Academia, esto es de multitud de articulos publicados en 
varios periodicos, la mayoria de ellos en El Impartial, y coleccionados 
luego en los cuatro tomos que lie van dicho titulo comun. Muchas de las 
correcciones de Valbuena son atinadas ^en que obra humana no podraii 
cazarse gazapos poniendose a ello con mala intention y coraje? y no 
cabe dudar de que el espontaneo y acre corrector es hombre de ingenio y 
bien enterado del castellano que se faabla por el pueblo en SE region leo- 
nesa, asi como idoneo para escribir correctamente y con graciosa de-sen- 
voltura; pero extrema esta desenvoltura con lastimosa frecuencia hasta la 
gro-seria, abusando de los epitetos gordos, y muchisimas veoes yerra en los 

(I) Natural de Leon, abogado y carlista, estuvo en ei campo de D. Carlos, y a la conclusion de 
la guerra civil en la redaccidn de El Slglo Futuro, donde acreditd la seccidn Politico, menuda, semelante a 
las Afiacetdneas polfticas que durante muchos aflos escrlfoid en El Impardal 0. Enrique Hernandez y Gil de 
Tefada; pero harto mas destempladas y agresivas contra los adversarios <ie l&s ideas snstentmdas porel par- 
tido carlista. Despufes empezd en El Impartial, en series de articulos, sus campafias contra el Diccionaiio lie 
la Academia, y otros articulos sefialandb ripios de peetas y prosistas o ciiticando a! Instlteto Geogriico, 
que ban formado los iibros Ripios aristocr&tkos, Ripios. academico$ f Ripios ouiffares, .ffipfos mltmman- 
nos f Ripios geogrdficoS} Des-trozos Itferarios. Ha usado los seudonimos dc Miguel de Escalada, Raimundo 
Fernandez y Venancio Gonzalez; ahora usa el de Un cat6Uco t para combatlr desiie lascolu 
a Vazquez de Mella y a El Correo Espattol, por ser 61 opuesto a la germanofllla de ambos. 

191 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

reparos a consecuencla de su falta de conocimientos clentificos y de su 
equivocation fundamental de tomar el habla campesina de su comarca 
natal, no por una de las formas dialectales mas puras, aunque no de las 
mas poeticas del castellano, sino por el castellano mlsmo en su perfecta y 
unica expreslon: para Valbuena los labrlegos de su tierra son los autenti- 
cos y legltimos clasicos, y asi, v. gn, si ellos dicen estrapajo, ha de insul- 
tar a la Academla porque pone en SE Diccionarlo estropajo, cuando estro- 
pajo dicen los castellanos y los andaluces y asi lo escriblo Cervantes. Don 
Manuel Silvela escribio algunos artlculos contra los reparos de Valbuena. 
y bastaron para percatar al piiblico de la poca ciencia e indiscrecion del 
crltlco. 

G) Ni la campaiia de Valbuena, nl otras por el estilo, aunque menos 
insistentes, han meraiado el prestlgio de la Academia. Los servicios 
prestados a las bellas lelras por esta corporation son notorios y grandes. 
Ella es nuestro verdadero senado literario en su doble aspecto de camara 
conservadora de la buena tradition del Idloma y del estilo, y de gremio de 
los optimates, en cuyos elevados sitiales desean sentarse cuantos culti- 
van literariamente la lengua castellana; y si hay raras excepciones, son de 
las que confiraian la regla. No seran academlcos todos los que deben serlo, 
ni dejaran de colarse algunos Intrusos en el templo por las puertas excu- 
sadas del favoritismo o de la intriga; pero en que humano colegio no su- 
cede lo mismo? En tests general, la Academia recoge cuanto es digno de 
ser recogido, y dificilmente se probara de ningtin academico absoluta falta 
de condiclones y circunstancias para el puesto alcanzado. 

Las publlcaciones de la Academia contribuyen eficazmente al progreso 
y dlfusiOE de los conocimientos lingiiistlcos y literarios. Su Diccionarlo de 
la Lengua castellana (XIV edicion), su Gmmdtica, su Compendio de la Gra- 
mdtica, su Epitome de la misma, su Prontuario de Ortografia, son obras 
indispensables para todos, y que mejoran de edicion en edicion, recogiendo 
con flrmeza y pradente cautela los adelantos de la ciencia del lenguaje. 
Debemos a la Academia la publicacion de antiguos monumentos literarios, 
como El Faero Juzgo, en latin y en castellano, El Fuero de Aviles (1), las 
Cantigas de Alfonso el Sabio (2), y estudios magistrates de la lengua, 
como el Glosarlo de voces ibericas y latinas usadas entre los mozdrabes, 
por D. Francisco Javier Simonet; la Biblioteca histonca-de la Filologia cas- 
tellana, por el Conde de la Vinaza; Gramdtica y vocabulario de las obras de 



(I) Con el teacto en lacsimlle, sus concordancaas y vocabulario, por D. Aureliano Femandez-Gue- 
ira y OibcL 

C^ Con lntffodaccioii hM6ri( oitica y glosaiio, por ei Hanp^s de Valnjar. Y aparte un Estudio 

Msf&nc, erttioQ M fti&'l6gii&} por el mismo &e&z ^ etiicadB|. 

192 



de por D. Rufino Laochetas; el de Od (Texto, 

grainatlca y vocabulario), por D. Menendez Pldai; 1 vul- 

gar salmantino, por D. Jose de la Mano; el 
das en Alava y no incluidas en el Dlccionario de la o que 

lo en otras acepclones o por D. Federlco 

y Zumarraga; el Dlccionario de Caligrafos por D. Manuel 

y SInobas, con un apeedice sobre los caligrafos reclentes por D. 
Blanco, y el Vocabulario de refranes y el 

maestro Gonzalo Correas. 

No menos interesantes son sus ediciones de obras dasicas: 1 Siglo 
de Oro, de D. Bernardo de Valbuena, con el poema La Grandeza 
cana; Rinconete y Cortadillo, edicion critica de Rodriguez Marin; la Tia 
Fingida, edicion critica de D. Julian de Apraiz; el y 

el Coloquio de los perros, edicion critica de D. Agustin G. de Ameziia; la 
Araucana, con prologo e ilustraciones de D. Antonio Ferrer del 
dias escogtdas de D. Juan Ruiz de Alarcon, con prologo y Juicio de 

D. Isaac Nunez de Arenas; "Teafro escogido de ZX Pedro Calderdn de la 
Barca (dos tomos), con prologo y juicio critico por D. Patrick) de la Esco- 
sura; Obras de Lope de Rueda, con prologo y vocabulario de D. 
Cotarelo y Mori; Poesias de Baltasarde Alcazar, con prologo y vocabula- 
rio de Rodriguez Marin; Guerra de Cataluna, de M elo, con prologo de 
Jacinto Octavio Picon; La antigua version castellona del Callla y Dlmna, 
cotejada con el original drabe, con prologo de D. Jose Alemany; Teafro 
complefo de Juan del Encina, con un proemio por D. Manuel Canete, adi- 
cionado por D. Francisco Asenjo Barbieri; Farsas y Egtogas de Fer- 

nandez, con pr61ogo e ilustraciones del mismo Sr. Cafiete. Y sobre todo, 
la edicion monumental de las Obras de Lope de Vega (quince en 

folio): el primero contiene la biografia de Lope, por D. Cayetano Alberto 
de la Barrera, tesoro de eradicion y de critica historica a que que 

acudir siempre que se trate de conocer fundamentalmente a Lope y a su 
tiempo; los tomos del II al XIII inclusives llevan magistrales introducciones 
de Menendez Pelayo, de lo mas acabado, hermoso y sugestivo que ROS ha 
legado el maestro, solo comparables por el fondo y la forma a los prologos 
de la Antologia depoetas Uncos. Despues de la muerte de D. Marcelino (I), 
ha emprendido la Academla una Nueva edlcion economlca de las Obras de 
Lope van publicados dos tomos ; si con eso se pretende vulgarizar la 
copiosa production del rey de nuestra escena, vano juzgamos el intento: 
los que no compraban los tomos a veinte pesetas de la edicion monumeE- 

(1) Dej6 impresos los toroos XSV y XV; pero sin componer las respectlvas introdticci0iics. 

193 

SALCED0. La lifemfiim FspaMola, Tomo IF. *^ 



SALCEDO-LA LITERATUR A ^ESPANOLA ~JOMO t IV 

tal, tampoco adquiriran los tomos a mitad de precio de la edicion econo- 
mica, y los que gustaban de aquella no apreclaran esta. Ahora, si de lo que 
se trata es de rendir a Menendez Pelayo el homenaje que los atenienses 
tributaron a su buen rey Codro, no dandoie sucesor por estimar que no 
habia persona digna de sucederie, aplaudimos. La edicion academica de 
Lope sera siempre la que dlrlgio Menendez Pelayo. 

Debemos tambien a la Real Academla la publication de las Obras 
dramdticas del Duque de Frias, de las poeticas de D. Juan Nicasio Ga- 
llego f de las Poesias escogldas de Manuel del Palacio, con prologo de 
D. Jacinto Octavio Picon, y de una Antologla de poetlsas liricas, prolo- 
gada por D. Manuel Serrano Sanz, y una porcion de interesantisimas mo- 
nografias historico-literarias: Breton de los Herreros: Recuerdos de su vida 
y obras, por el Marques de Molins; Iriarte y su epoca, por D. Emilio Co- 
tarelo; El Padre Jose de Acosta y su importancia en la literatura cientifica 
espanola, por D. Jose Rodriguez Carracido; Biografia y estudlo critico de 
Jduregui, por D. Jose Jordan de Urries y Azara; Lais Barahona de Soto, 
por Rodriguez Marin; Pedro Esplnosa: Estudlo blogrdfico, bibllogrdfico y 
critico, por el mismo Insigne autor; Juan Rufo, Jurado de Cordoba, estudio 
biografico y critico por D. Rafael Ramirez de Arellano; Diego Sanchez de 
Badajoz: Estudio critico, bl ogrdft co y bibliogmfico, por D. Jose Lopez Pru- 
dencio, y Ambrosio de Morales: Estudio biografico, por D. Enrique Redel. 

Algunas de estas obras, como las sucesivas ediciones del Diccionario, 
son colectivas; toda la Academia toma parte en ellas, siendo objeto de las 
discusiones semanales las papeletas correspondientes a cada palabra. Otras 
son encargadas por la corporacion a cualquiera de sus individuos o a per- 
sonas extranas. Y otras son premiadas en los concursos o certamenes con- 
vocados al efecto, y que comenzaron en 1777, como queda dicho en el 
tomo III (pig. 137) (1). 

H) Para el debido encomio de la Real Academia Espanola bastaria el 
establecimiento de las Academias Americanas en las que fueron provincias 
de Espana y son hoy repiiblicas independientes de Ultramar. Constituyense 
estas corporaciones como correspondientes de la de Madrid, para que le 
ayuden con eficacia en la noble tarea de vigilar por la tersura, fijeza y es- 
plendor del comun idioma castellano; pero procediendo con libertad en su 
organization interior. El acuerdo de fundarlas fue tornado el 24 de Noviem- 



(1) Son tambien publication de la Academia sus Memarias (once tomos), que comenzaron a publi- 
carse em 1S70 9 y cuyo conocimiento, auuque sea somero, es indispensable a los amantes de nuestra lengua y 
iiteratura, y los discursos de recepcion, tambien coleccionados en tomos. En Febrero de 1914 salid el primer 
cuademo del Boli&tin de la Real Academia Espanola, esceiente revista literaria (cinco numeros al afio). El 
ultimo que tenemos a la vista es el cuademo XVII (Madiid-1917). 

194 



w^/^^^ 

bre de 1870, y exlstee hoy: Academia Fe de 

Academla Ecuatoriana (Quito), Mejicana (Mgjico), 

Salvadorena (San Salvador), Academia Venezolana (Caracas), 
Chilena (Santiago de Chile), Academia Peraana (I), 

temalteca (Guatemala) y Academia Argentina (Buenos Aires), La 
Cientifico-Literaria de la reptibtlca de Honduras es solo de 

la Espanola en las materias proplas de corporacloe. 

Las Academlas Americanas son otros tantos en las 

naciones espanolas de ultramar para defensa y de las 

clones de la patria comiin, y, por tanto, un elemento de 
mo, tan eflcaz para mantener los lazos sociales con la 
solar de la raza, como para sostener el ser y flsoEomia y carac- 

terlsticos de aquellos pueblos, nuevos por su organization tan 

antiguos como los europeos por la cultura en que se amamanfaron, o, 
mejor dicho, en que nacleron a la vida civllizada. He lo que el 

ilustre director de la Academia Colombiana, doctor Carras- 

quilla, en la sesion solemne celebrada para conmemorar el de 

la independencia de aquella republica: 

"Envlo hoy, al cumpllr Colombia cien anos de lda Independiente, 
^saludo de gratitud y respeto y filial carino a la madre Espaia f 
^nuestra nunca sulicfentemente pagada, porqee la debemos raza, religion, 
"cultura y lengua. Si nos emancipamos un dla de sus leyes, no rechazamos 
44 por eso ni su fe ni su idioma. Dejamos de ser siibditos de Fellpes y de 
"Fernandos, pero no hemos renunclado ni a ser disclpulos del Evangelic 
*ni vasallos de Cervantes y Jovellanos, de Riojas y Quintanas. 

^Para nosotros, en el presente dia, Espafia se personlfica en la 
^inajestad de la Academia, nuestra reina y seiiora natural en el orden lite- 
*rario. Autora f ue ella del pensamlento de fundar estos institutes correspon* 
"dientes en las naciones hispano-americanas; ella ha estimulado a los lite- 
^ratos de aquende el Oceano, los ha recibido por suyos, los ha colmado de 
*agasajos maternales cuando han ido en persona a visltarla; ella compile 
*las obras maestras de nuestros poetas, desde Mejico hasta Chile, y las 
*juzgar con benevola justicia por el Insigne Menendez Pelayo" (2). 



(1) En Junta de la Espaflola (ll-Abril-1917) fti6 aprobada la reorganizacion tie esta, a propaesla de sn 
pr^idente D. Ricardo Palma. Este Inslgne literate peniano Inconioddse en cierta ocasi6n con IB 

mia, y separdse de ella, por no haber admitido ^sta una porcion de palates hlspanoaraeiicanas 
habia ^1 recagido en el habla vulgar del Peru. 

(2) Otra de las obras Insignes de la Academia Espaflola es la Antologia de poetas htopantHuneri- 
canos; cuatro volomenes: I y II (1^3), III (18d4> y IV (1896). La refnndici6n de ios m^nlfic.os de 
Meefedez Pelayo constituye la Historia de la poesia hispano-amerieana, pabllcada ea las Oferos 

fas del maestro, dos tamos: I (1911) y II (1913&. 

105 



SALCEDOLA LITERATURA 



El academico D. Antonio Gomez Restrepo anadia: tf ios grandes horn- 
M bres, cuyo recuerdo celebramos en estos mementos, quisieron libertar a 
a su pals de la dependencia politica de Espafia; pero jamas pensaron en 
"que esa separation debiera compreoder tambien el qulmerico ensayo de 
a un Idioma proplo, formado sobre las ruinas del castellano. Entre todas 
"las repiibllcas americanas se distinguio Colombia, por el interes con que 
"desde la independencia se preocupo por poner a salvo el Idioma comun 
"delastendencias disgregadoras y anarquicas que pudieron temerse desde 
"entonces. 

"En La Misceldnea, periodico redactado por los benemeritos patricios 
a D. Alejandro Velez y D. Pedro Acebedo, se publicaron en el ano de 1825 
"unos importantes articulos, en que f con ocasion del proyectado congreso 
"de Panama, se indica la conveniencia de procurar tambien la formation 
Me una alianza o federadon llterarla que asegure a estos paises el goce 
perpetuo del bien inapreciable de un Idioma comun; porque, agrega el 
"autor, si no procuramos desde ahora precauernos del mal, de aqui a medio 
"siglo sera may dificll en Colombia enfender los periodicos de Baenos 
a Aires, y de aqui a uno sera necesario hacer traducciones de las gacetas 
"de Me/ico. . . 

U EI escritor de La Mlsceldnea prescindla de Espaiia, sin duda porque 
"los recuerdos aiin vivos de la magnagtierra hacian Imposible entonces 
*hasta el acercamiento intelectual; en epoca masserena la logica le habria 
"obligado a reconocer que el medio mas eficaz de asegurar esa unidad que 
*61 anhelaba s consistla en mantener un centro comiin de autoridad, un tipo 
Me casticismo, al cual pudieran referirse los pueblos americanos, para 
a comprobar los grados de fuerza o de corruption de las faablas locales. 
"Castillala Vieja continiia dando en el Idioma de su pueblo el ejemplar 
"mas autentico de lo castizo. Esta preeminencia, concedida por la naturaleza^ 
"merece respeto y acataoiiento. Asi los escritores americanos que ban 
"querido conservar en su estilo el aire de familia, la ejecutoria de la 
"nobleza literaria, se han remontado a las fuentes vivas de la lengua, y si 
Masico fue Miguel Antonio Caro, el paladin de la tradition, no menos que 
44 el lo iue Juan Montalvo, tieraldo de las ideas revolucionarias (1). Castizo 
. *Iue Bello, patriarca de las letras americanas; y tambien lo fue, casi a su 
*pesar, Juan Maria Gutierrez, no obstante sus erradas teorias sobre la inde- 
"pendencia del lenguaje en el nuevo mundo* (2). 

(1) *Uaa de las razo^es qoe Mcieron popular y famoso a un senior ecoafoiiano, genial, por otra 
"parte, D. Juan Montalvo, fue sa maiiera de escribir arcalca, su culto por Cervantes y por el Diccionario." 
RuWn Dario: El Viaje a Nicaragua. 

(2) El ST. G6mez Restrepo ha tenido la bondad de remltlmos los tomos II (1910-1911) y III del 
Anuarfo cie ia Academia Colombiana y la magnifies edicifa ofidal de las Poesias de Rafael Pombo, hecha 

196 



j/J^^^ 

De tales y afectos los discursos y me- 

qae se pronuncian o en la Academia e o 

semejantes a ellos son !os que Inspiran a las de America* En la 

junta por la Espanola el II de Abril de 1917 el don 

Manuel de Saralegui expuso el vivo de 

residentes en Manila, de fuodar una academia, filial de la 

mantener vivo el uso del Idioma casfellano en Filipinas, y 

cultlvo y progreso. La Academia comlsiono a! Sr. 

cir este asunto hasta lograr su satlsfactorlo termino. 

54* La Academia de la His for/3. De las aca- 

demlas es la de la Historia la que intima ha 

con la Literature, ya por la de con la hlstorla en ya por ser 

el Mstonco un genero literario de los (I 1 ), ya la 

Mstoria de las bellas letras es uno de los capltuios de la 

social y politica. 

Las raismas vicisitiides fundamentales ofrece que la 

Espanola por lo que se refiere a su organization, 
cada en ambas por el decreto de 25 de Febrero de 1847 (2). No 
rlgorosa esta corporation como su hermana la de la Lengua, en no 
a su direction o presidencia sino a personajes pollticos de 
alguno ha tenido como D. Antonio Canovas del Castillo (1882-1897), que 
fue el principal de todos en su epoca y que s a no haberlo sido, 
merecido de todas maneras presldir a los cultivadores de los histo* 

ricos; otros prohombres de la politica, pero a la vez de la erudition, como el 
primer Marques de Pidal (18534855) y D. Antonio 
otros menores en la esfera de los estudios que en la del gobierno y 
social, como el Baron de la Joyosa (18454849), el mlnistro D. Luis 
Ballesteros (18494853), el general San Miguel (1853 y el 

de la Vega de Armijo (18974908), y otros, itnalmente, que aunque de hue- 
nas carreras y decente position, s61o en el campo de las letras han 



bajo la direccion del mismo Gomez Restrepo en Bogota (tomo 1-1916 y IM017), asi como las y 

Verdades, del insigne Pombo (1916). La benevolencia de! Sr. Gomez Restrepo con el autor de este 
BO tiene otro fundamento que la extreniada con que ha jtizgacio la obra. Excasado nos parecc 
profnndamente lo agradecemos. 

(1) Vease sobre este punto el magmfico discurso cie recepcidn de Menendez Pclayo (13-Mayo-1883(> 
sobre el tema: La Historia considerada como arte bella* Reprodttddo en la R&vista de V, 1883^, 
p^gina 529 y siguientc) y en la primera serie de Estudios de criflca literaria (1884). 

(2) Para conocer Men la modificacI6n introdiicida entonces, vease Memorla haforica. tffi lo 
Academia de la Historia, por D. Juan P&rez de Guzm&n y Galto, en la de 12 de Abril de Iff? 

na 32), donde se trata a propdsito de constilta elevada a la corporaclon por el Coade de Cerragerfa de 

la sitnadon acad^mica de sa abnelo D. Antonio Cabanlllas y CeutL 

197 



LA^ LITERATURA ESPANOLA^ TOMO^JV 

alacumbre, como D. Martin Fernandez deNavarrete (1825-1844), el agus* 
tino Fray Jose de la Canal (1844-1845), D. Eduardo Saavedra (19084909), 
D. Marcellno Menendez Pelayo (1909-1912) y el P. Fidel Fita, elegido el 
28 de Mayo de 1912, y que felizmente reina. La elecclon de Menendez 
Pelayo tuvo clerto hermoso caracter de reparaclon o desagravlo por los 
desaires que faabia sufrido el maestro en las academias de San Fernando y 
Espanola, y dio motivo a mas de seteclentos admlradores suyos para ren- 
dirle el homenaje de la medalla de bronce, bellamente modelada por don 
Lorenzo Coullot Valera (25-Octubre-191G). 

Como en la Espafiola, en la de la Historla no ban ligurado segura- 
mente cuantos lo merecen, y algunos habran ocupado sus sitiales sin me- 
recimientos bastantes o muy discutibles tttulos para el Ingreso; pero es 
Indiscutible que a esta Inslgne corporaci6n han pertenecido y pertenecen 
los mas aventajados eruditos e Investlgadores espaiioles y que ella ha diri- 
gido efectivamente estos estudios, tan Importantes y serios en la epoca 
moderna. For real orden de 4 de Diciembre de 1833 fue autorizada la 
Academia para reconocer, coplar y extractar los documentos del Archive 
de SImancas, lo cual abrio una senda nueva para la investigation historica^ 
triunfal y provechosamente recorrida por eruditos espaiioles y extran- 
jeros (1). 

A las publicaciones todas de la Real Academia de la Historia tiene que 
recurrir constantemente el profesional y aun el simple aficionado a la litera- 
tura espanola en busca de noticias interesantes. El Bolettn, hoy en el 
tomo LXX (cada dos tomos corresponden a un ano), debe ser considerado 
como revista literaria, de tan imprescindible consideration y manejo coma 
el de la Academia Espanola, la Revista de Filologia y la Hispano-America- 
na. Ya en el curso de esta obra queda indicado algo de lo mucho que deben 
nuestros estudios a ese Boletin que nos ha servido de fuente hartas veces, 
especialmente al tratar de Qarcilaso de la Vega, Cervantes, Hurtado de 
Mendoza, Santa Teresa,, etc. 



(1) Vease tomo II, pag. 39. Despues de la antoiizacion a la Academia no se concedieron otras 
hasta 1843, en que por dos reales drdenes de*23 de Agosto se etorgaroii a! f ranees Melcfaor de Tiran y al cele- 
Mrrimo beiga Prospero Luis Gachard. Del primero no conocemos el fnito de las investigaciones, si es que 
Hego a verificarlas, Gacliard estuvo en EspaHa faasta Diciembre de 1844, y en 1848 salio en Bruselas el primer 
volomen de la Correspondence de Philippe II sw IBS affaires des Pays-Bos; el V vio la luz en 1879. Para 
oontinuar esta obra monumental ha venido varias veces a Slmancas el profesor de Braselas Henry Lonchay^ 
antor de la edicion criticsa y comentada de las Memorias del coronet Verdtigo y de La Rwalite de la France 
et de FEspagne aux Pa$}$~Bas (MBfrlTOO). CSachard es autor, ademas, de la Correspondance de Guillaume 
le Tadturne (lSI7-1886i), C&rrespondance de Marguerite d'Autriehe avec Philippe II (1867-1881), Correspon- 
dane d'Alexandre Famese (1853), Den Carlos et Philippe II (1863), etc. Sobre la contribucion de los belgas 
al esclarecirafento de la historia de Espafta vease el opusculo del autor de este libro: "Belgica y Espafia. Ar- 
flewlos publi&adas en el "D-iario de Barcelona" y otros peritidfaos. Madrid, Gran Imprenta Catdlica, 1916*. 

198. 






5 Ofras A) La de B) L^ de 

Buenas Lefras de Barcelona. C) La de 

Letras. D) La Hispano- Americana de y de 

Cadiz. A) Hermana la Literatera de las bellas artes, 
que aprender el literato en las publlcaciones y en los de la 

Academia de San Fernando. Muchos de los discursos reiierense de un 
modo muy directo al objeto de nuestro estudio* v. gr., La en la 

obra de arte (recepcion de D. Francisco Javier Amerigo, 2 i-Octubre- 1900); 
El anarquismo en el Arte (recepcion de D. Mariano Benlliure, 6-Octu- 
bre-1910); Circunstancias que deben concurrir en los que 

las bellas artes segun sus peculiares condiciones (recepcidn de D. Antonio 
C&novas del Castillo, 29-Mayo-1887); El reallsmo y d en las 

(recepcion de D. Leopoldo Augusto de Cueto, 25-Mayo-1872); 
de lo real y de lo ideal en el Arte (recepcion de D. Francisco Fernandez y 
Gonzalez, 12-Junio-l881); Lo que fue la estetlca de la Pintura y la 
pictorlca en los tratadlstas del Renactmiento, especialmenfe en los 
les (recepcion de D. Marcelino Menendez Pelayo* 31-Marzo-1901) (1); 
don y desarrollo de la zarzuela espafiola (recepcion de D, Antonio Pela 
y Goiii, 9-Noviembre-1902); Cudnto importa cuidar del sentimiento estitico 
en los pueblos; cudles son los pellgros que mas de cerca le y 

cudles las tendencies que deben seguir los goblernos para evif arias (recep- 
cion de D. Francisco Silvela, 20-Noviembre-1904); Eloglo del de 

Riuas, por D, Jose Amador de los Rlos (sesI6n 20-Mayo-1866); Gran ana- 
log fa, union y fraternldad que existe entre fodas las Bellas Arfes, por 
Francisco Asenjo Barbleri (sesion 10-Mayo-1874); El realismo en d 
por D. Francisco M. Tubino (sesion inaugural de 1879); etc. 

B) Mas apartadas las otras Reales Academias de la literatura, 
pueden ofrecer al literato el atractivo de la bella forma didactica de muchas 
de sus obras. No asl la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, 
cuyo fin es "cultivar las bellas letras en general, y especialmente aquellos 
"ramos del saber que mas pueden contribulr a ilustrar la historia de Cata- 
"luna* (articelo 1. de sus Estatutos), que se ufana de ser la mas antigua 
de Espafia, pues entronca su origen con la Academia de los Desconfiados, 
que funcionaba en el ultimo tercio del siglo xvn y dedico multitad de ele- 
gias a la muerte de Carlos II En 1729 tomo el car&cter que todavia con- 
serve, tuvo el encargo de hacer un diccionario cataldn-castellano y caste- 



(1) EstA rdmpreso el discurso de Meneudez Pelayo en la cuarta serie de Estmdlos de entica Ute- 
mria, 1907. 

199 



SAl^EDO^LA LITERATURA ESPAROLA^TOMOJV 

Ilano-catalan, sostenia tres catedras piiblicas y gratuitas, una de Lengua 
castellana, otra de Oratorio, y llteratura national, y otra de Historla de 
Espana con apllcacion a Cafaluna, son buenos su Archive y Biblioteca, 
cuenta entre sus glorias faaber forniado en Barcelona el primer Museo Ar- 
queologico que ha existido en nuestra patrla y que hayan sido miembros 
suyos los mas insignes catalanes modernos, como Balmes, Mild y Fonta- 
nals, Bofarull, Rtibio y Grs, Mane y Flaquer, etc,; actualmente, si no con el 
'estruendo de otros organismos de Indole mas batalladora y no tan expli- 
cltos en su adhesion a la unidad naciona!, sigue contribuyendo de un modo 
eflcaz a la cuitura de la opulenta y hermosa metropoll catalana. 

C) En Aadalucia, la Academia de Letras seviliana represenfa 

la mlsma tradiclon que su iaomonima barcelonesa en el Princlpado. En el 
tomo III de este libro (pag. 293 y slguientes) queda indlcada la iundacion 
de esta Academia y la aficion de los literates sevlllanos de fines del 
siglo xvin y principles del xix (Arjona, Matute, Reinoso, Roldan, Lista) a 
este genero de "reuniooes. Alii quedo tambien sefialado el aiio de 1751 
como el de la fundacion de la de Buenas Letras que, segiin la opinion 
comiio, celebro su primera junta el 16 de Abril del citado aiio, en casa del 
beneficiado de la parroquia de Santa Lucia, D. Luis German y Riboa; no 
falta, sin embargo, quien sostenga que tal junta no fue hasta el 16 de Junio 
de 1769. Lo positive es que la Academia actual esla que ha conservado 
en nuestra epoca el espiritu de la escuela sevillana en su doble aspecto 
poetico y erudito, que sus recepciones son acontecimientos sociales en la 
ciudad del Betis, que con sus medallas academicas se honran preclaros 
ingenios, y que en sus discursos tienen mucho que aprender todos los lite- 
ratos de la nacion. 

Antes de ser academico de la Espafiola, lo fue Rodriguez Marin de la 
Sevillana de Buenas Letras s y sus discursos en esta: De los refranes en 
general y en particular de los espanoles (recepcion 1895), En que cdrcel se 
engendrd el Quijote (8-Mayo-1905), y los leidos en las recepciones del 
Marques de Jerez de los Caballeros (1897), en la deD. Carlos Canal (1899), 
y en la de D. Emilio Llach y Costa (1902), son de los mas primorosos flo- 
rones de la corona del insigne maestro. Tambien son muy apreciables los 
citados academicos. De nacional resonancia y motivo de luminosa contro- 
versia el de recepcion de D. Antonio Rodriguez Jurado (vease tomo II de 
esta obra (p2g. 31). Honran igualmente a la Corporation entre otros muchos 
que por la brevedad hemos de omitir, el poeta lirico y dramatico, profundo 
conocedor de los clasicos, novelista, periodista y ' jurisconsulto D. Luis 
Montoto y Ranstentranch (nacio en 1851); su hijo D. Santiago Montoto de 
Sedas que muy joven ingreso en la Academia (4-Mayo-1913), con un nota- 

200 



b!e discurso sobre la poetisa dona Gregoria de la e en 

las Carmelltas Descalzas sor Gregoria Francisca de de 

el presbltero D. Jose Sebastian Bandaran, ha (29-Oc- 

tubre-1916), leyendo UE erudltislmo discurso La del 

Estudlo de la Campania de Jesus en Sevllla, etc. 

D) Debemos menclonar, por ultimo, la 

de Cienclas y Aries de Cadiz, lundada en 1910, de es de 

honor S. M. el Key, academlcos protectores los de las 

cas espanolas de America, y que tiene por objeto las 

intelectuales entre los espanoles de ambos contleentes, es, el es 
uno de los fundamentales de este libro. 




201 



LA LITERATORA 



PORANEA 



VII. - Y IER- 



TULIAS LITERARIAS 




7 Parnasillo. Ya queda indicado en el tomo III 

(pag. 425) que de la costumbre de Arriaza de tomar 
cafe o chocolate por las tardes en el cafe del Principe, 
salonclto donde hoy la contaduria del Teatro Espanol, 
derivose la mas famosa tertulla de la epoca moderna: 
el Parnasillo. Creia recordar el Marques de Molins que 
este tltulo, entre burlesco y encomiastico, fue puesto por D. Juan Nicasio 
Gallego. Es dificil reconstrulr la historia de la tertulia del cafe del Principe, y 
mucho menos, puntualizar las fechas de su desenvolvimiento (2). En su pri~ 




(1) 56. El Parnasillo. 57. El Ateneo de Madrid: A) Su fundacion. Predominia 
de los moderados. B) Predominio de los democratas. La Holanda espanola. C) Las 
conferencias. Indicaci&n de las que dlrectamenfe se refieren a la Literatura. D) Las 
secctones. Otros trabajos del Ateneo. 58. El Liceo. Su fundacion e idea general de 
su historia. - 59. La uida inferior del Liceo: A) Los aristooratas. El Duque de Rivas, 
ElDuque de Frias. Los banqueros. Lafamilia real B) Secctones: su caracter. Musicos, 
Escultores. Pinfores. C) El cuadro de los poefas. 60. Poetas especialmente relacio- 
nados con el Liceo: A) Zorrilla. B) Campoamor. C) Romero Larranaga. D) Rodriguez 
RubL 61. Otros hechos del Liceo: A) El triunfo de Gertrudis G6mez de Avellaneda. 
B) Homenaje a Calderon de la Barca. C) La revista El Liceo". 62. Otras sociedades 
I/ tertulias: A) Disolucidn del Parnasillo, El cuarto de Romea. B) El Instituto. C) Ter- 
tulias de Escosura, Canete, Fernandez-Gaerra, Nocedal. 63. Tertulias del Duque de 
Riuas y del Marqu&s de Molins: A) El Duque de Rioas como hombre de sociedad. 
B) El Marqu&s de Molins: caracter de su tertulia. C) "Eljuego de la quincena". D) Las 
tertulias del Marqu&s de Heredia. 

(2) Las dos f uentes principales para el conocimiento de! Parnaallo son las Memorias de un setenton r 
de Mesonero Romanos, y el libro Bret&n de los Herreros, del Marques de Molins. Es menester manejarlas 
con suraa discreci6n pnes en arabas se trata de recuerdos evocados en la vejez de tiempos ya muy remotos 

202 



perlodo fue pequefia de en de la por 

Arriaza y sus amlgos. El corro a o di- 

vidiose en tantas mesas como en el cafetucho, a los 

escritores joveneSj los pmtores Madrazo, Rivera, Texeo, 
Camaron, Villamil, Esquivel, Mendoza, de la Vega, etc,; ios 

tectos Marategui, Colomer y Alvarez (Anlbal); ios 
Castello y Ortega; Ios Impresore^ Burgos y Sancha; el y 

chas otras personas: aristocratas, politicos, Ingenieros, medicos, etc., 
nados a las letras y artes y al trato de Ios que las cultivan. Afios de 

inorir Fernando VII Mesonero no recordaba si el ano de 1830 o e! 31 , 
formallzose la reunion medlante un contrato con el del 

aumento las mesas, la lluminacion, el surtldo y los servidores del estableei- 
miento (1), y los concurreetes, ya muy numerosos, repartleronse los 
hubo varlas secciones o pandillas: los liricos, los dramaticos, los bucollcos, 
los criticos, los proststas, los satiricos, los aiines, los discordes, los entusias* 
tas. *Todavia, advierte el Curioso Pariaete, no se raventado Ios 

romantlcos*. 

Llego el Parnasillo a su apogeo en la epoca romantica, Llego en dla 
a en que el autor aplaudido, el artista premlado, el fogoso tribune, el perio- 
^dista audaz, no se dabaa por satlsfechos si no iban a deposltar sus laure- 
**les en aquel obscuro recinto y a reclblr en el la confirmacion o el visto 
^bueno de sus triunfos Hterarios o artlsticos 9 periodistlcos o parlamefita- 
a rios, . . El ministro cesante o dlmisionarlo, ai abandonar la dorada pol- 
"trona, tornaba a ocupar su silla en un rlncon del Parnasillo. . . Reconcea- 
a tr6se en aquellas estrechas paredes lo mas vital de nuestra sociedad. . . 
"De aquel modesto tugurio salio el renacimiento de nuestro teatro moder- 
**no; de alii surgieron el Ateneo, el Liceo y el Institute, j otras varias agra- 
**paciones Hterarias; de alii la renovaclon de las academies, de la 
"y de la prensa periodica; de alii los oradores parlamentarios y los fogosos 
^tribunos; en fin, una completa transformacion social. Este movimiento en 
**nuestra cultura se desarrolld en el periodo de 1835 al 40. . . a (2). 

Cuando Zorrilla se did a conocer en el entierro de Larra, Luis Gonza- 



de la Joventud Hay, sin deda, grandes equivocacioEes en estos relatas, v. gr. 9 la de Molins siiponiendo a 
Espronceda "no habiendo creado aiin la sociedad de los Numantinos, contentanetese con las de 

"guardia de corps, no habiendo aura tornado por raodelo a Byron, y consiiltando en el Pamaallo las nmgnl- 
**ficas octavas de su Pelayo**. Hay en estas noticias las confusiones mas lamentables: Esproncedaqiie 
fu guardla de corps, no pudo asistir al Parnasillo hasta que volvid de la emigraci6n, y eran ya 
das y aim reraotas en su biografia los Numantinos y el Pelayo. V^ase tomo III, pag. 446 y s%niente. 

(1) Aument6, dice, una lampara, reforzo el mobiliaiio, puso otro camarero- Pepe, a qaicn los co- 
currentes llaniaban Pipi , y establecio medios sorbetes, a dos reaies, y por este misino precio e! 

su plus o tosiada. 

(2) Memorias de un setent&n. 

203 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPANOLA^TOMO^IV 

lez Bravo le saco del cementerio de entre la multitud que le abrazaba y 
aplaudla, y lo Ilevo en coche a comer en ia fonda de Genyes, calle de la 
^Reina. "Desde aquella tarde fue para mi Luis, yo para el fui Pepe; la 

a suya fue la prlmera mano en que me apoye poner ml pie derecho 

"en el primer escalon del efimero alcazar de ml fama ? y desde entonces 
"no he tenldo mas bravo que Gonzalez Bravo... (1). Desde la 

"fonda me lievo Luis, orgulloso de llevarme, a! cafe del Principe, donde 
*hall6 a Breton, a Ventura, a Gil y Zarate, a Garcia Gutierrez, que me 
"reconocio y con quiee trabe pronto amistad, a! buen Hartzenbusch, a 
"quien quise desde aquella noche como a un hermano mayor. 

"No se quien me llevd a las diez a casa de Donoso Cortes. . . All! en- 
"contre a D. Nicomedes Pastor Diaz y a D. Joaquln Francisco Pacheco, que 
"con el jurisconsulto Perez Hernandez estaban tratando de fundarZ Por- 
"venir. . . Yo era on chico, no cumpll veiote aiios hasta cuatro dias despues 
"del de la muerte de Larra; estaba animado por el exito de aquella tarde y 
<r por los placemes y apiausos que acababa de recibir en el cafe del Princi- 
"pe; reciteles mi destartalada composicion A Venecia, el romancillo de 
a unos gomeles que corrian por la vega de Granada y unas redondillas a 
"una dueiia de negra toca. . . Se lascinaron con las circunstancias fantasti- 
*cas de mi aparicion y con la excentricidad de ml nuevo genero de poesia 
u y de mi nueva man era de Ieer s y me ofrecleron el folletin de El Poruenir 
a con 600reales inensuales, linico sueldo que en este periodico se debia 
*pagar, porque iban a escribirie sin interes de lucro s en pro de su politica 
"comunion 44 (2). 

Estos pormenores son extraordinariamente representatives dela epoca. 
Zorrilla, triunfador en el cementerio, junto a la fosa de Larra, es conducido 
por sus admiradores al Parnasillo, para que alii fuera confirmado, por de- 
cirlo asi, su ruidoso ingreso en el gremio literario, y del Parnasillo es 
llevado a casa de Donoso Cortes, donde obtiene colocacion en un periodico 
politico que va a fundarse, con 30 duros de sueldo mensual (3). El Parna- 
sillo era, de esta suerte, como el olimpo y el cuartel general de los litera- 
tos. Mucfaas tertulias brotaron en Madrid; todas eran secuela o derivacio- 



II) Nacid en Cadiz |8-Jiilio-181I). Estudio Le yes en la Central. En esta epoca era redactor de El Espa- 
rto! j de 1 Album. "No era m&s dice Zorrilla (Recuerdos del tlempo uiejo, pag. 38) que it/era en no 
*recuerdo qw6 periodico; pero segnin fu6 ascendiendo en la escala de la fortana, se volvio a ml desde cada 
"peldafio que subia, a tencierme aquella misma mano con que me sac6 del cemeuterio. . . .mi objetivo no era 
*la politica, y con tanta pena suya como desden mio, le cie]6 subir solo. . . Cuando volvi a Madrid en 1^6 era 
*presideiite del consefo de ministros, y decian que tenia la nacifki en sus manos; pero para mi fue el mismo 
""Luis Bravo. . , el primer amigo del poeta Zorfilla**. 

(2) Zorrilla: Recmrdas del tiempo Dittfo, 

(3) Lo que para ei en aqueila ocasion era, una fortuna. "Cuando Ilegaron a nuestras manos dice 
*mis primeros treinta duros de 1 JRoreienir, nos crelmos duefios del universo**. 

204 



nes de la centra! en el cafe del Principe. por enton- 

tt ces a menudo escilbe el de los de! 

tf en ml habltacldn, donde con mas se de y 

a con mayor vehemencia de literatura* (1). 

57. El Ateneo de Madrid: A) Su 

de los moderados. B) Predominio de los La 

Holanda espafiola. C) Las conferences. de las 

que dlrectamente se refleren a la Hteratora. D) Las seccio- 
nes. Ofros trabajos del Ateneo. A) El 

no y Artistico de Madrid fue inaugurado el 6 de Diclembre de 1835, en la 
casa-palacio del Duque de Rivas (plaza de la Conception Jeronima), SB pri- 
mer presidente, elegldo en la Junta preparatoria celebrada el 28 de Noviem- 
bre anterior. Surgia la nueva socledad como contlnuadora de la que con el 
raismo tltuio de Ateneo faabia tuncionado en el trienlo de (2), 

y como fundacion de la Sociedad Econdmica Matritense que f en 31 de Oc- 
tubre del mismo ano de 35, aprobo la proposiclon de D. de los 

Rlos (3) para fundarla y nombro una comision al efecto. El 
era, sin embargo, diferente del antiguo, careciendo del caracter de 
patrlotica que tuvo el del trienio, y la iniclativa de la Economica fue for- 
mularia: "el iniclador del pensamiento fue el Sr. Rlos; el verdadero autor 
*y promovedor del proyecto Mesonero Romanes, el cual a 

*la mayor parte de los concorrentes y buscado el local, que fue en la 
u del Prado, num. 28, esquina a la de San Agustin, casa llamada de Abran- 
a tes, en que a la sazon tenia su estableclmiento tipograflco D. 
tf Jordan, que cortesmente cedio sus salones" (4). 

Presidio el Duque de Rivas faasta que, con Alcala Galiano, 
del Ateneo, entro a formar parte del goblerno (15-Mayo-1836) ? 
que cayo estrepitosamente tres meses despues a consecuencla del motin 
de La Granja, habiendo de huir disfrazados el Duque y Alcala Galiano por 
temor a las Iras de los progresistas. Don Salustiano de Olozaga heredo la 



(1) Bretdn de los Herreros, pAg. 79. 

(2) V6asetomoIH,p6g*425 f nota2. 

(3) Rios nacio en Madrid hacia 180G. E! 4 de Marzo de ISM licenclado en Derecho ClvIL 

en Madrid <!S36). Trasladado a la Universidad de Sevilla en 1843. Fu6 acaci^mico de la Real de 

Buenas Letras y fundador y presidents de la Academia Sevillana de Legislacidn y Jiirlsfsradencia, En 2 lie 
Jimio de 1848 solicit6 venir a Madrid para acompafiar a sus ancianos y valetodioaiios padres. Escribid: *>e- 
recho Politico General espaHol y europeo, tres voltimenes, Madrid, 18C-4B" y m Cdig del 

imtruso de Jost Napoleon Bonaparte, Madrid, 1845 s *. Estos son los principales datos qae ha podMo 
el Sr. Labra, despues de proiijas invesiigaciones, y que llguran CE su monc^rafia El Aten&o, 

(4) Marqu6s de Molins: Discurso de apertura del Ateneo t!8-NovIembre-lS74| 

205 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPANOLA * TOMO IV 

presidencia; pero ni el, ni Rios, ni en general nlngiin progreslsta, vela con 
buenos ojos la naciente institution, tildandola de jovellanista o moderada. 
Era natural: los intelectuales de aquella epoca eran moderados y predomi- 
naban en el Ateneo. 

Tanto fue asl que Olozaga penso seriamente en disolverlo. Se opuso 
Mesonero diciendo a D. Salustiano que, lejos de hacerlo, habla que tras- 
ladar la socledad a mejor casa, aumentar la biblioteca e Invitar para dar 
-conferencias a las primeras notabilidades de la epoca. 

Pues ya que tan lelices se las promete usted, contesto D. Salustiano, 
traigarae una lista de esas notabilidades a quien varaos a encomendar las 
catedras. 

Al dia siguiente le llevo Mesonero una nota con los nombres de 
Donoso Cortes, Lista, Pacfaeco, Perez Hernandez, Benavldes, etc. 

Todo esto esta muy Men, dijo el presidente, pero veo un inconve- 
niente grave: todos ios que usted me indica son moderados. Si usted pu- 
diese hallar otros de distlnto color politico. . . 

Ya lo he pensado, repuso Mesonero, y no lo veo facil Si usted 
me autoriza, sin embargo, invitare a D. Fermfn Cabailero, a los eclesiasti- 
cos Rico y Santaella (que entonces pasaba por muy avanzado en sus opi- 
niones politicas y faasta teologicas), y a D. Fernando Corradi (1), que son 
los linicos entre los socios que estimo competentes, de ese color politico 
que usted desea. 

Por virtud de esta conversation, Corradi fue profesor de Literatura 
-extranjera, y el presbitero Santaella, futuro comisario general de Cruzada, 
dio conferencias sobre la Influencia de la Religion en la Politica. Teniase 
a este senor, corao ya se ha indicado, por tan regalista que mas bien mere- 
cla el calificativo de cismatico; pero en su primera leccion mostrose tan 
ajustado a la ortodoxia e ideas ultramontanas que Olozaga, muy contra- 
riado, no salia de su asombro, y Donoso Cortes dijo a Mesonero: 

Pues, senor, si este hombre es cismatico, tambien lo soy yo . 
Cerradas las cortes constituyentes (4~Noviembre-1837), los moderados 

caso raro o quizas linico en Espaiia ganaron las elecciones generates al 
{Jobierno progresista, y subieron al Poder (16-Diciembre). Este cambio tuvo 
su repercusion en el Ateneo: en las elecciones presidenciales fue derrotado 
D. Salustiano de Olozaga por D. Francisco Martinez de la Rosa, a quien 
sucedieron Ios tambien moderados Alcala Galiano, Pidal y Pacheco. En 
este periodo mejoraron extraordinariamente las condiciones materiales del 



(I) Escritor progresista (naci6' en 1OTS; murio el ^-Febrero-1^). Los ^Itiinos velnte anos de su vida 
dirigio El Clamor PAblico. 

m 






Ateneo, en de 1839, a la de la de 

esqulna a la plaza del Angel, del de y 

del Coosulado, y en 1840 a la de la de la 40, 

estuvo faasta la constracclon de su palacio, del 25; se 

formd la blblioteca cuyo primer catalogo, de es 

de 1840; y el predominio de los moderados, por la 

progresista, origino mas de una vez ruldosos incidentes. 

A fines de 1840, duenos los progresistas del Poder ptiblico, el 
nador de Madrid hubo de advertir a la Junta directive del que no 

toleraria que la sociedad f oese un foco de oposl- 
cion contra el Hberalismo exaltado. En 1842, en 
plena regencla de Espartero, de orden gubernati- 
va suspendieronse por algunos dias las sesiones y 
reuniones de la Casa. Don Fernando Corradi aspiro 
a substitulr a D. Antonio Alcala Gallano en la ca~ 
tedra de Polttica; la Junta directiva eledio la pre- 
tension suprlmlendo la catedra, pero creo una de 
Historia del gobierno y legislacidn de Espana, en- 
comendandola a D. Pedro Jose Pidal, que la des~ 
empeiio de 1841 a 1843; alborotaronse los progre- 
sistas acaudillados por Rios y Gonzalez Bravo, y 
hubo voto de censura, debate ardiente y votacidn 
favorable a los moderados. En 1850, D. Nicolas 
Maria Rivero (1) empezo una serie de lecciones 
sobre Filosofia moderna; sus ideas irreligiosas y 
exaltadas disgustaron a la mayoria de los socios; el presidente, 
Galiano, llamd la atencidn del profesor democrata, y este renuncid a con- 
tinuar sus explicaciones. 

B) Con la desaforada oposicidn al Conde de San Luis, el Ate- 




M. 

(1802-1858) 



(1) Nacio en Sevilla (3-Febrero-1815|. Murlo en Madrid <5-DkIembre-1878|. y mMIco, no 

]ercio ninguna de ambas can-eras, dedicandose siemprc a la politics como democrata de !os avanzados 
de su tiempo. En 1848 escrifola en El Siglo; en 1856 fundd La Discust&n. Fu6 alcaide de Madrid, 
de las Constltayentes del ffl y ministro de la Gobemacion con D. Amadeo. Tenla fama, quizes propateda por 
sus adversarios, de aficionado a las bebidas akoh6!lcas, y faombre de mucha energla de caracten 
que en una ocasldn Ilegd a Sevilia y salieron a recibirle en la esfacion multltod de correliglonasios; un 
sevillano le ofrecid un vaso de aguardiente, y Rivero comprendiendo la buria que pretendlas fiacerle, Se 
solid tan tremenda bo! etada que cayo rodando per e! anden. Don Juan Antonio ild6sola director die La Fe 
y honibre veridico, nos refirio que poco antes de la revolacidn del 68 fue ilevado a la circd del 
por carfista, y (|ue alii estaba tambi6n Rlvero por consplrador revolacionario; **nos hicimos ViM6- 

*sola ~ muy amfgos, y un dla me reveld que lo faafoia metido en la carcel Gonzalez Bravo, a insiancla 
*p0rque yo no podia ya tirar mas por falta de recursos, y necesltaba qite las correlfeionarios me vieraa 
*para que se acordaran de mandarme algiin dinero, comprendiendo que los qae nos sacrfflcamos por la 
*no vivimos del aire y hemos menester de elementos pecuniarios para luchar por la Ilbeiiad* 4 , 



SALCEDO ~ LA UTERATURA 



neo su color moderado. Don Pairicio de la Escosura, Gonzalez Bravo, don 
Joaquin M. Lopez, D. Antonio Canovas del Castillo y otros oradores prepa- 
raron alii el movlmiento revolucioeario de 1854 El gobernador civil lo 
cerro (22-Febrero-1854) por ser a una sociedad politica hostil en su mayoria 
al "gobiemo" . Si en 20 de Abril autoiiza ia apertura de la sala de periodicos, 
mantienela clausura de sus catedras, y asi ilego la revolution. De 1854 a 
1868 predominan en el Ateneo los elementos de la izquierda, no los anti- 
guos progresistas, sino los democratas. La filosofia krausista, las otras 
escuelas alemanas que tuvleroe proselltos en Espaiia, las doctrinas libre- 
cambistas, el materialismo y el posltivisrao toman aslento en sus catedras 
y se agitan en sus secclones con cuantos prepararon en la esfera intelectual 
la revolucion del 68. 

^En aquel espaclo, no mas,grande que el de una mediana iglesia ha 
"escrito Perez Qaldos en su episodio Prim , cabia toda la selva de los 
"conocimientos que entonces prevalecian en el mundo, y alii se conden- 
"sabala mayor parte de la acclon cerebral de la gente Mspanica. Era la 
"gran logia de la inteligencia que faabia venldo a desbancar a las antiguas, 
*ya desacreditadas, como generadoras de la accion iracunda, inconsciente. 
'Tor su caracter de canton neutral, o de templo libre y tolerante, donde 
"cabian todos los dogmas fllosoficos, literarios y clentificos, foe llamado el 
u Ateneo la Holanda espanola. En aquella Holanda se refugiaba la libre 
"conciencia; lo demas del ser espanol quedaba fuera del vulgarisimo zaguan 
a del 22 de la calle de la Montera. 

44 En los primeros dias de Abril de aquel ano (andabamos en el 65), 
* credo la animacion en las tertulias y mentideros de la ilustre Casa. Las 
"chacharasrumorosas casi llegaron a Invadir el primer espacio del sose- 
"gado salon de lectura, y aiin Ilego algiin eco de ellas al de sesiones o' 
"catedras, donde unas noches explicaba Paleontologia el sabio geologo 
44 Sr. Vilanova, y otras hacia Gabriel Rodriguez (1) la critica acerba del sis- 
"tema protector.* 

Durante el periodo revolucionario (1868-1875) en el Ateneo siguen 
predominando las ideas y tendencias que ahora llamamos vaga y generi- 
femente de la izquierda, si Men nunca sin algun contrarresto, representado 
por Canovas del Castillo y el Marques de Molins, que presiden la Casa, y 
en las discusiones poryarios oradores distinguidos, entre los que descuellan 



{1} Don Gabriel Rodriguez y Benedicte nacio en Valencia C9-Dic!embre-i829|. Mmio en Madrid 
|-Diclembre-I901). Ingeniero de Caminos, canales y pnertos, y abogado desde 1872, tomo parte activa en ia 
politica radical y en Ia defensa de las doctrinas librecambistas. Diputado en las Constituyentes del ^, sub- 
secretario de Hacienda, de ia comision qae fn6 a ofrecer Ia corona a D. Amadeo, no qiiiso ser ministro. Su 
hijo D. Auto-mo- Gabriel Rodriguez ha publicado., en 1917; "Gabriel Rodriguez; Libro en cuyas pdginas res- 
plandece el genio y el recto cardcter de un gran e&f*a$L Imprenta HeMnica*. 

208 



Moreno Nieto, que presidio, y el D. (1 ). 

La extrema derecha se abstiene de concurrir al Ateneo, al 

publico. Cuando D. Alfonso XII un en la 

mia de Jurisprudence (15-Noviembre-1880), improvisando por ua 

discurso que acredlto de orador a! joven monarca, en e! de de 

la casa de la calle de Montera, donde a la sazon eS 

asi como la Academla en el bajo, los atenelstas culdaronse de 

con su hosco silenclo y algun que otro ligero murmullo, el que 

les causaba el homenaje tributado a la monarquia- 

Suavizaronse estas asperezas con la subida al Poder de los 
y mas todavia con e! sentldo democratico que imprimieron a la 
restaurada las reformas de 1890. E! Ateneo ha conservado su 

caracter de Holanda del libre pensamiento (2), sin que por eso 
dejado de concurrir nunca catolicos a sus tareas o a servirse de se 
blblioteca. En el elemento Joen de la Casa ban predominado slempre las 
Ideas mas avanzadas o mas nuevas, lo mlsmo en filosofia y cienclas 
les y politicas que en arte y literatura. 

C) En la Irnposibilidad de dar Idea, siquiera fuera muy sucinta, delos 
trabajos clentlficos del Ateneo, Indicaremos algo de lo que particular'- 
mente se refiere a las bellas letras. 

En 1836 reanudo D. Alberto LIsta en el nuevo Ateneo las lecctoties de 
Literatura comenzadas en el Ateneo vlejo (1822); expllco en este perlodo 
la Mstorla del teatro espanol hasta Lope de Vega (3). En 1837 empezo a 
expllcar D. Jose de la Revilla; no faemos hallado sus lecciones, si es que se 



(1) Don Miguel Sanchez Pinillos (muri6 en Madrid 22-SeptIembre-!88J f ue periodlsta, en La Regene- 
ration, La Lealtad, El Siglo y El Tienipo, j autor de obras extensas como El Papa y los gobiernos popa- 
lares, en que trata de la cuestion del Poder temporal y unidad de Italia. Aueque de intflchable ortodoxla, 
f u6 combatido por elementos catolicos: por los carlistas a causa de su defensa de la Segitimidad de la dlnas- 
iia reinante, y por los Integristas Cjiie censurafoan su concurrencla al P teneo. 

(2) Al dlvidirse los Paises Bajos (1573) en Holanda protestante e independiente y Btigica catdlica y 
espaiiola, la Universidad de Lox r aina o belga continuo su tradicion catolica, y la de Leyden u hoiandesa, 
fundada por el prlncipe de Orange (I575K fue protestante. Los filosofos del siglo XVIII ponderaron la libertad 
cientifica que se disf rutaba en Leyden mlentras que la tiencla expllcada en Lovalna era, ellos, slenra 
del dogma catoSico. A esto se alude al llamar al Ateneo de Madrid Holanda esfta/lola: pero conviene aiiver- 
*ir que en Leyden no predomino ei librepensamiento, tal como se entiende hoy, slno el libre examea, 

del protestantismo, y que en Holanda han side perseguldos los catolicos, por ser catdlicos, hasta la 
moderna. 

(3) En la revista / Censor (21-Abri!-lS2I) habia piibllcado Reflexion&s mbre la dramdtica 

em los siglos XVI y XVIL En las Lecciones de Literatura espaAola explicadas en el Ateneo Ciemfifim, ate- 
rario y Artistico de Madrid (Madrid, 1853), inspirandose en el mismo criterio ecMctico de las R&fi&dome, y 
siguiendo o extractando en la parte hist6rlca los Qriffmes del teatro esipafiol de Moratin, expcine, a no graa- 
des concepdunes generales de factura moderna, apreciables y juiciosas observaciones criticas. Complemento 
de las Lecciones son los Ensayos literarios y crlticos, por D. Alberto Lisfa y Aragom, com an jorologo de 
D, JQS& Joaqmn de Mora, S&oilla, 1844: son una coleccldn de artlculos o estudios muy digues de ser 
Del sentimlento de la belleza, Del prindpio de imitad&n, Del nso de las f&balas mttoldglcas em la 
actual, De la influencia del Cristianismo en la literatura. . . , etc. 

209 

SALCEDO. Let Liter afara E&ptoftola. Tomo IV. "^4 



SALCEDO- LA ^LITERATURA ESPAROLA^TOMO IV 

imprimieron; antes de morir Fernando VII, en 8 de Abril de 1833, era 
miado por la Academla Sevillana de Btieeas Letras un Juicio critlco de 
D. Leandro Fernandez de Moratin, y comparacion de su merito con el del 
celebre Moliere, en que Revilla se manifestaba rigido moratlnlano; como 
profesor del Ateneo evoluciono, Ilegando a! encomio de algunos autores 
romdnticos. De 1843 a 1854 continua expllcando Revilla, y alternan con 
el D. Antonio Alcala Galiano (Historia llferaria del slglo XVIII), D. Patri- 
cio de la Escosura (Principios de Literatura), Garcia de Quevedo (1) (Len~ 
gua y llteratura italianas) y D. Manuel Canete (Literatura dramdtica). De 
1854 a 1868, Castelar (Historia de la civilization en los cinco primeros 
slglos del Cristianismo, de particular importancia 
historico-literaria por su forma oratorla), D. Juan 
Valera (Filosofla de lo bello), D. Alfredo Camiis 
(Latinistas espanoles del Renacimiento) y D. An- 
tonio M. Fabie (Historia y cardcter de la comedia). 
De 1876 a 1878, Camiis reanuda sus explications, 
ahora con el titiilo de Estudios sobre los humanis- 
fas espanoles del Renacimiento; Amador de los 
Rios da lecciones sobre Cultura literaria y artisti- 
ca de Espana durante la domination goda, D. Ma- 
nuel Canete sobre Algunos poetas hispano-ameri- 
canos, y D. Manuel de la Revilla sobre Literatura 
contempordnea de Espana. 

En 1886 fueron. las conferencias que constitu- 
yen La Espana del siglo XIX (tres gruesos volii- 
menes, Madrid, 1886). Las de asunto literario son: 'D. Angel M. Daca- 
rrete (2) (Martinez de la Rosa), Benot (D. Alberto Lisfa y la education de 
la jttventud). D. Antonio Vico (La escena espanola: Mdlquez, Latorre y 
Romeo), D. Leopoldo Alas (Alcala Galiano), D. Eusebio Blasco (Las cos- 




(1) Don Jose Heriberto Garcia de Quevedo, venezolano. Nacio en 1819. Murio en Paris (6-Junto-1871) 
a consecuencia de un balazo recibido en la calle, duraiste la revuelta de la Commune. Representd a Espana 
como ministro plenlpotenciario en Chile. Fue redactor de El Espectador (1S47), director de El Slglo XIX (1854), 
colaborador de La poca y del Semanarlo Pinforesco. Como poeta, tradujo a Byron, Filicaja y Manzoni, e 
imlto a Zorrilla (Corona po&tica de Maria, La fe cri$tiana, Delyrmm, El Proscripto, etc.). Colaboro con 
Zorrilla en los dramas Don Bernardo de Cabrera y Un paje y un caballero, que no tuvieron exito. Para 
defender caballerescamente a Isabel II de las insolencias del entonces Joven^ actaando de demagogo, Pedro 
ABlonio de Alarcdn, en 1 Latig, desaflo al despues tan faraoso, comedido y ciistiano literato granadlno, y 
en el terreno tnal llamado del honor perdono la vida al procaz mozuelo, con lo que no solo hizo una bonisi- 
ma acxion cristiana, sino que presto incomparable servicio a las Letras. 

(2) Nacio en Cadiz |14-NovIerabre-1827). Murio en Madrid |13-Octubre-1904). Fue peiiodista literario 
(El Teatr, S&namario Pintaresco f La Espaila Moderna), personaje conservador, academico de la Espafiola 
y poeta lirico. El P. Blanco (tomo II, pdg. 91) dice qae Beoquer no se desdeflaria de reconocer por suyos 
algunos versos de Bacairefe. Nos parece Mperbdiico este jtticio. ' 

210 



en el de los Herrero$, y AyaloJ, D. 

Silvela (Origenes, y de la y e! Mar- 

ques de FIgueroa (Ferndn Caballero y la 

En explicaron D. Eduardo Toda (1) de 

Cerdena desconocidos en Espana, j el de 

sfa gallega. En Menendez Pelayo (Alejandro y D. 

Campillo (Historia del pertddico). En D. Joan de 

(Origenes Msforlcos del periodismo en j e! 

cial de Historia de America, con motive del de su 

miento, en que nada pertinente a nuestro propo- 
sito es menester sefialar. A 1893 corresponde el 
curso especial sobre doiia Conception Arena!: 
D. Rafael Salillas y D. Gumersindo de Azcarate 
irataron en sendas conferencias de la jurista y de 
la sociologa; D. Antonio Sanchez Miguel, de Do- 
na Concepctdn Arenal en la literatura espanola. A 
1894 una conferencia de Menendez Pelayo acerca 
de El Marques de Villena. A 1896 otra de D. Luis 
Vidart sobre Bibliografia espanola del IV Cente- 
nario del descubrimiento de America. En 1897 did 
D. Mariano Aramburo y Machado sus conferen- 
cias sobre La Avellaneda, que forman una de las 
mejores monografias acerca de la insigne poetisa 
cubana (2). 

En Octubre de 1896 faabian comenzado los 
cursos de la Escuela de Estudios Superiores, subvendonada por el 
con. 50.000 pesetas anuales. Al primero (1896-97) pertenecen los 
poligrafos espanoles, de Menendez Pelayo; La nouela en el XIX, de 

D. Juan Valera; La literatura contempordnea, de dona Emilia Pardo Bazaa- 
y Origenes de la lengua castellana, de D. Ramon Menendez PidaL 
dez Pelayo continud en los curses siguientes hasta 1904 inclusive. Ea el 
curso de 1898-99 explico Menendez Pidal La leyenda del CM en la 
Media. 

En estos liltimos afios se ban multiplicado extraordlnariamente las 
conferencias, unas subvenclonadas por el ministerio de Instmccion piiblica, 
otras dadas gratultamente por sus autores. De algunas se ha hecho mee- 




Coacepcldn Arena!. 



(1) Don Eduardo Toda y GQell, de la can-era consular, autor de Intereantes estudlos de arqaeoltsgia 
histoiia, premiado por la Biblioteca Nacional en 1800. 

(2) La segunda edici6n es de 1SO& Comprende: "Dedicatoria a! Ayuntamiento de Paerto Prlndfw, 
Biogralia y poesia lMraTragedia, Dramas y comedias, Noveias y teyendas, Epllogo". 



211 



ESPANOLA TOMO IV 



cion honorlfica en este libro, v. gr., la hermosisima sobre Tirso de Molina* 
de doiia Blanca de !os Rios (23~AbriI-1906) (1). Notables son las organiza- 
das para celebrar el tercer centenario del Quijote (2). Y no menos en cuan- 
to al merlto, las que se ban dado en 1916 con motive del centenario de la 
miierte de Cervantes. 

D) Conforme a los Estatutos de 1836, el Ateneo se dividla en cuatro 
secciones: Clencias Morales y Politicas, Ctencias Naturales, Clencias Mate- 
maticas y Literatura y Bellas Artes (3). E! objeto de las secciones es discu* 
tir los socios sobre temas propios de cada una de dichas facultades. La 
manera de dlscutlr es la parlamentaria: un socio, generalmente el secreta- 
rio de la seccion, lee una memoria explanando el tema, que vlene a ser 
como el dlctamen de la comision en las camaras legislativas, y en pro o en 
contra de las conclusiones de la memoria van usando de la palabra los ora- 
dores; el procedimiento es adecuado para la agrupacion de los socios por 
ideas fundamentals de orden religioso, filosofico y social (derecha e iz- 
quierda), grupos semejantes a los partidos politicos en el parlamento, y 
para el desarrollo de la oratoria vana y ampulosa, del discurso retorico de 
tesis cerrada que es lo mas opuesto que cabe imaginar a la serena y seria 
investigation de las verdades cientificas. Con este sistema no es posible 
la verdadera colaboracion intelectual y erudita con el comiin objeto de 
esclarecer un punto o resolver un problema cientifico, filosofico, moral 
o literario. A lo que se tiende formalmente es a veneer al contrario con ar- 
gumentos o con argucias, y en realidad a lucirse el orador, o, a veces, a 
formarse a costa de su auditorio, como decia Macaulay, pues muchos jo- 
venes, ansiosos de figurar en politica, acuden a estos torneos para soltarse 
en el arte de la oratoria e ir labrando su fama de buenos parlanchines. 

La insinceiidad en la profesion de las ideas, la sofisteria en la exposi- 
tion y defensa de doctrinas, el abuso de la dialectica y mas todavia de la 
retorica, el sistematico cultivo de la frase rimbombante y llamativa, del pa- 
rrafo sonoro y de las Mtiles ingeniosidades, y, como consecuencia de todo 
esto, el engano de creerse y creer que se hace labor intelectual cuando 
realmente solo es un sport con pretexto cientifico, son los efectos de este 
discutir sin tino, igual en el fondo al de los sofistas de Grecia y al de los 
escolasticos de la extrema decadencia. Por este aspecto, las sociedades 



(1) V6ase tomo II, p^tg.360. En la pagina240 del mlsmo tomo se cita tambien la ingeniosisiraa de 
Rodriguez Marin sobre El Diuino Herrera y la Condesa de Gelues {l.-Junio-1911). 

(2) Publicadas en un graeso volumen con el titulo de El Ateneo de Madrid en el HI Centenario de 
la publicaci&n del Ingenwso hidalgo Don QuijQte de la Maneha, y que lleva por apendice varias canciones 
del siglo XVII, del libro de guitarra de Gregorio Sanz, arregladas por D. Cecllio de Roda, y una escena del 
Retablo de Maese Pedro, con musica del Sr. Roda y dibujos de Conrado. 

(3) Por el Reglaraento de 1900 son sels. La die Literatura es independiente de la de Bellas Artes. 

212 



clentiiicas y literarias, por el estilo del Ateneo, mas han en la 

epoca contemporanea al fomento de irresistible y cursi y 

table descredlto de los buenos estudios que al progreso de y le- 

tras. Beneficlo de la escuela critica, representada en per y 

Fontanals, Menendez Pelayo, Menendez Pldai, etc. (vease I, 

lo II), ha sido apartar a lo mejor de nuestra juventud de esta 

vana senda de la impertinente sofisteria y del retorlclsmo Siueco, encami* 
nandola hacla la investigation y critica serias. La llamada de 

1898, con su horror a los lugares comunes, ha contrlbuido tamblen, mas o 
menos inconscientemente, a este fellz resuitado. El tipo de! 
co va quedando un poco demode. 

La prlmera discusion literaria en el Ateneo no pudo ser 
^n 1837: Diferenctas entre la escuela cldsica y laromdntica, y a este tern a, 
el primero debatldo segun las actas s siguieron olros de no menor caracter 
de actaalidad: Teatro de Lope y Calderon, Inflvjo de la literatura en 
la espafiola, La moderna nouela hlstorica y las antiguas de ea- 

ballerias, etc., etc. De la labor de las secciones de Literature, 
intemimpida, v. gr., en 1844 y 45, y en ciertos periodos no breves amorti- 
guada, linlcamente citaremos los discursos-resumenes de D. Francisco de 
P. Canalejas, que son tres: La poesia dramdtlca en Espana (27-Mayo-1876), 
Del estado actual de la poesia lirica en Espana (16-DicIembre-lS76), y De 
la poesia rellgiosa (194unio-1877). Los tres, con otro leido ante la Academla 
Espafiola, en la sesion inaugural de 1875, sobre el tema Del cardcfer de 
las pasiones en la tragedia y en el drama, constituyen el libro La 
moderna: Discursos criticos, publlcado en 1877 (1). 

Contribuye, finalmente, el Ateneo al cumplimlento de sus fines con las 
veladas literarias y artisticas, con las sesiones o veladas necrologicas, con 
la publication de libros algunos tan interesautes para la Literatura como 
Literatura Religiosa, de Sanchez Moguel; Decadencia del teatro 
de Alcala Galiano (hijo), y Obras de D. Manuel de la Revilla y con la 
celebracion de concursos en que han sido premiados y publicados libros, 
como Estudio critico-historico de las novelas ejemplaresde Cervantes, por 
D. Francisco A. de Icaza y D. Julian Apraiz; Gramdtica y uocabulario del 
Quijote, por D. Julio Cejador, e Historla de la novela en Espana el 

romanticismo a nuestros dias, por D. Andres Gonzalez-Bianco (2). 



(1) En la Revista Contempor&nea (1876, 1877 y 1878) bizo D. Manuel de la Revilla la expwlcifki y 
critica de las discusiones del Ateneo en aquellos anos. 

(2) En este libro, premiado en 19(B y publlcado en 1909, el Sr. Gonzalez-Bianco, en HSO de supr- 
fectisimo derecho, o, mejor dicho, cumpliendo su deber de exponer sinceramenie lo que plensa, al 
P. Coloma entre los Novelistas menores, y en esta parte referente al autor de P&$mAeces, tieae la bondad dc 
citar y copiar un parraf o del autor de este libro, poniendo a su nombre el Esoniero epiteto de calf o crtfico y e- 

213 



SALCEDO_"LA LITERATURA ESPANOLA * TOMO IV 

58. El Liceo. Su fundacion e general de su histo- 
ric. En el Ateneo la literatura y las bellas artes ban ligurado siempre 
corno elementos constitutive^ esenciales de la cultura general. En el Liceo 
eran ellas, intimamente unidas, duefias unicas. No iueron los liceos a 
semejanza del de Madrid establecieronse otros en varias ciudades 
" academias o colegios, como parece indicar su noinbre, sino unas socieda- 
tf des cultas y amenas, en que piiblicamente los artistas pintaban, esculpian 
"y dibujaban, buscando asi en el simultaneo trabajo, estlmulo para sus 
"obras, y en la cortes y galana aprobacion de las gentes, y con especial!- 
"dad de las damas, recompensa de su tarea. Haclanse de vez en cuando 
"exposiciones de las obras artisticas de mayor importancia. Los poetas y 
"literatos leian semanalmente sus disertaciones y poemas; hastalos aficlo- 
"nados a la elocuencia la ejercitaban en discusiones sobre materias filoso- 
"ficas o historicas, y aun a veces remedaban las lides parlamentarias. El 
"arte dramatico contribuia a lapompa con representaciones escenicas, y la 
"miisica lo encantaba con operas y conciertos" (1). 

El Liceo de Madrid broto del Parnasillo, y puede decirse que no fue 
sino el mismo Parnasillo transformado de tertulia de cafe en sociedad for- 
malmente constltuida. Uno de los concurrentes del cafe del Principe don 
Jose Fernandez de la Vega un jueves a ultiraos de Marzo de 1837 reunio 
en su modesta habitacion Gorguera, 13, 3. a D. Juan Nicasio Galle- 
go, D. Antonio Gil de Zarate, D. Patricio de la Escosura, D. Miguel de los 



crit or catolleo D. Angel Salcedo. En otro libro suyo Antonio de Trueba: su vida y sus obras (Bilbao-1914) 
el Sr. Gonzalez-Bianco, recordando lo de novelista menor, escribe (pag. 61, nota): "For cierto que, a pro- 
posito de esia clasificacion puramente literaria. . . se ha revuelto poco ha en articulo publicado en El Pue- 
blo Vasco, de Bilbao, el pubiidsta catolico D. Angel Salcedo, irsdlcando o aludlendo despectivaraente a mi 
modesta persona en esia frase: Algni&n desde el Ateneo. . . * Afiade que no lo faizo en el Ateneo, sino en una 
obra premlada en el Ateneo, que no es lo mismo. . . y dice: "For lo deraas, el tono que emplea el Sr. Sal- 
"cedo en ese trabajo, donde debiera tratar con mas respeto a an cofrade en critica conio soy yo, esta muy 
*conforme con las practicas jesuitas**. Y conduye asegorando que los jesuitas hacen la conspiracion del 
silencio en torao de los escritores que juzgan malos, y pareclendo dolerle que el F. Ladrdn de Guevara, en 
su libro Novelistas buenos y malos, cite entre los malos a F61ix Lirnendoux y no a el. No creemos que los 
Jestittas fiigan en general, ni particulaimente con el Sr. Gonzalez-Bianco, la conducta que este supone. El 
autor de este libro recnerda que BO en El Pueblo Vasco, peri6dico en que no ha tenido nunca el honor de 
colaborar, sino en El Untoerso, publico mt articulo contra la, especie leida en otro dlario de haber sido cali- 
ficado el P. Colonia de novelista menor; sin duda confundio las cosas y tomo por dicho en el Ateneo lo 
escrito en libro premiado por el Ateneo. En aquel tiempo no conocia el autor de este iibro la abundante y 
eraditisinia labor critica del Sr. Gonzalez-Bianco, como la conoce ahora, apreciandola mucho y habiendola 
utilizado para la composition de LA UTERATURA ESPA^OLA. Nos consideramos muy honrados con que 
nos tenga por cofrade suyo en critica, y en aque! articulo pudo haber confusion, hija de la precipitaci6n en 
informarse, nnnca menosprecio ni proposito de cailar los meritos del Sr. Gonzalez-Bianco, lo que hubiese 
sido inocente, ya que 6ste es harto mas conocido en el mundo literario que quien esto escribe. Aproveche- 
mos la ocasidn para dar esta satisfeccion publica. 

(1) Marqu6s de Molins: Noticias sobre la vida y obras poliiicas del Duque de Frias. Obras del 
Marques de Molins (tomo III, pag. 363>. 

214 






Santos Alvarez, D. Ventura de la Vega s D. Jose de Espronceda, El 
Parlante, D. Antonio M. Esquive! (I), D. Genaro Perez (2), doe 

Jose Eibo (3), D. Vicente Camaron (4), y otros Mteratos y pintores, 
ios que, segun Mesonero Romanes, estaba tambien el joven D. Jose Zorrl- 
lla, nacido a la fama en el mes anterior, junto a la tumba de Larra, 
leyo versos y Ios pintores hicieron algunos dibujos. Pasaron un rato 

muy agradable, y se despldieron hasta el pr6ximo jueves. Asi 
"aquellos inolvidables jueves del Liceo, aquellas de 

artistica y literaria, aquellos jueg as florales, aquellos conclertos y 
sentaclones dramdtlcas y liricas, en que brillaban Ios 

antiguos campeones de la literatura y del arte con Ios nuevos que 

surgieron como par encanto en aquella epoca fecunda tt (5). 

A cada jueves asistian mas concurrentes. Fernandez de la Vega, entu- 
siasmado con el exito de su tertulia, arrendo para celebrarlascon 
el plso principal de la casa, y en este constituyose ya formalmente el Liceo 
Artistico y Literario, fijandose la cuota mensual de 20 reales. A las 
semanas, la naciente sociedad trasladabase al principal de la de 

Leon, num. 36; al muy poco tiempo a la calle de las Heertas, frente a la 
plazuela de Matute, y muy en breve, a la calle de Atocfaa, casa de 

Balmaseda. Ni alii paro el Liceo, sino que fue a instalarse en el 
palacio de Villahermosa, plaza de las Cortes, esquina al Prado, donde 
corrieron sus dias de mayor esplendor y sufrio su decadencla, rapida como 
su crecimiento. De 1840 a 1845 estaba en su apogeo; en seguida empezo 
a declinar. En el tomo especial consagrado por D. Pascual Madoz a Madrid, 
en su Diccionario Geogrdfico, impreso en 1848, se lee: 

"De tres anos a esta parte, por diferentes causas, habia decaldo nractto, 
"perdiendo el caracter artistico, base de su existencia; pero habieedo inten- 



(1) Pintor sevillano. Nacid el 8 de Marzo de 1806. Murio en Madrid (9-Abiil-1857). En concarso de pre 
mios de la Academia de San Fernando (1832) obtuvo la consideracI6n de academico de m^rito. Copialx 
admirablemente a Murillo, a la sazon el pintor espafiol mas apreciado en EurojM, y, segtin la ieyeada de si 
vida, hizo cuadros como de Murillo, engafiando a Ios mas Inteligentes hasta el punio de ser adqniiido uno d 
ellos para uno de Ios mas importantes museos de Inglaterra. Aicanzd tambMn gran fama en Madrid corns 
retratista y pintor de escenas andaluzas. 

(2) Pintor nacido en el Ferrol (3-Febrero-18Q7). Murid en Madrid (5Junio-1854). En Paris 1 1842) 
Espana artistica y monumental con texto de D. Patricio de la Escostira. Figaran conao de esfe artista 
merables obras; solo en Belgica se ban contado mas de 500 cuadros suyos. En suscarteras de]6 mAs de 1BJO 
apuntes, borrones y bocetos. 

(3) Pintor nacido en tfbeda (26-Mara>~!804). Murid en Madrid (4-Noiembre-1844). Tan di 
Parnasiilo que ya casi moribundo se hacia llevar dlariamente en una calesa al cafe* de la calle del Prfncip* 
y alii estuvo, como de costumbre, cuarenta y ocho boras antes de morir, Como pintor fu6 discipulo y p 
tegido de Aparicio. 

(4) Pintor madrilefio (murid 8-Abril4862). Acad6mico de San Fernando. Es amtor de ios frescos qc 
decoran la boveda del sa!6n de conferencias del Congreso. 

(5) Memorias de un setenton* 

215 



"tado regenerarle la junta directiva, ha tenido la fortuna de conseguirlo, 
"volviendo a la sociedad los artlstas y literates que se faabian alefado de 
Mia, y en la actualidad goza de una exlstencia tan prospera como en sus 
"mejores dias". Esta actualidad debio de ser muy pasajera. En otro libro, 
impreso en 1849 (1), se da el Liceo por cosa definltivamente concluida, 
indlcandose ademas que le hablan sustituldo una multitud de socledades 
o tertulias, llamadas liceos y que no merecian este nombre. 
Es curiosa pagina de Mstoria literaria y la transcrlbimos: 
"Bien quisieramos decir ahora cuatro paiabras acerca de nuestros li- 
"ceos; pero a le que la empresa nos parece un tanto ardua y delicada, por- 
"que nos falta materia en que ocuparnos. 

" jPues que! No hay liceos en Madrid, no hay ningiin clrculo lite- 
"rario donde se queme grato Inclenso y se rindan dlgnos holocaustos en el 
" altar de las Musas? 

Si y no, contestamos. 

"Hay, es verdad, en la corte, una especie de sociedades en que se 
*reune perlodicamente cierto niiraero de personas de clase mas o menos 
"elevada, mas o raenos distingulda, a representar y vercomo se represen- 
*tan, o mas blen a ejecutar y ver como se ejecutan comedias, a recitar y 
"oir como se recltan versos, coplas o composlciones poetlcas; en una pa- 
^labra, a divertirse y solazarse un rato, a costa de la gaya y divina ciencia. 
"SI a estas socledades se qulere honrar con el titulo de Liceos, no dlspu- 
"tarernos por el nombre, y confesaremos que Liceos hay en la corte. 

"Pero si por Liceos se entiende una reunion de hombres dedlcados al 
"sublime culto de las bellas letras y de las nobles artes, donde se presen- 
*tan a competir en inspiration y en ingenio los predilectos hijos de Apolo, 

* donde se estudien practicamente los grandes autores, donde encuentre 
a un estimulo la aplicacion y el merito artistico un premio; entonces, per- 
^donenos la coronada villa, pero debemos declarar altamente que no hay 
c en Madrid liceos. 

*Y sin embargo, no hace aun mucho tiempo que resonaba en toda la 

* peninsula el nombre y la celebridad del Liceo Artistico yLiterarlo de la 
"corte. Alii concurria la sociedacf mas escogida y elegante, las damas mas 
"distinguidas por su gracia y hermosura, los hombres de posicion mas 
"elevada, los grandes de Espana, los ministros, los banqueros, los altos 
"funclonarios piiblicos, en una palabra, todas las notabilidades madrilenas; 
tf Su Majestad misma se dignaba honrar con mucha frecuencia los mag- 



(1) Madrid al da^uerreotlpo. Coleccidn de cuadros potiticos, morales, literarios y filosdficos, sa- 
cados del natural . . , obra eserifa en espaftol por el Baron de Parla-werdades, y primer chismografo de 

la corte. Madrid, 1849. Imprcnta de Garcia. 

216 



Zl^ 

^niiicos salones de Villahermosa. Alii se alzaba e! eco tierno y 
a de Enrique Gil, la voz amarga y desgarradora de Larra (1), el 
^energfco y apaslonado de Espronceda, la cancion sonora y de 

*Zorrilla. A11I encantaba y conmovia a los espectadores la de ega ? 

M de Garcia Gutierrez, de Rub! y de Breton de los Herreros. AHi, en fin, ri- 
"valizaban dignamente los pinceles de Rivera, Esquivel, VilSaamll y Ma- 
'"drazo. [Oh!, aquello si que podia llamarse un Liceo, un circulo y 

^artistico, un templo levantado al genio coronado con el laurel de la glo- 
"'ria. Pero ya ese templo no existe; Enrique Gil y Espronceda en 

*la flor de sus dias; los demas poetas y artistes 
*"han arrojado sus liras y sus pinceles, o se ban re- 
^tirado al fondo de sus gabinetes de estudio, divi- 
"didos y diseminados por el tiempo y por la for- 
"tuna. La juventud nueva apenas brota dignos 
"herederos de sus lauros, y los Ltceos de Madrid 
"ban venido a reducirse a algunas tertulias don- 
^de, por todo tribute a las artes, se baila la polka- 
"mazurka, y se hacen comedias caseras. 

"En cuanto a este genero de sociedades, no 
*faltan seguramente en Madrid bajo diversos nom- 
^bres. No hay plaza ni callejuela donde no se en- 
'"cuentre alguna; ni hortera, modista o escribiente Antonio Garcia 
*que no pertenezca a ellas. jYa se ve! . . . [oire- (isia-isw) 

"cen tantos atractivos sus salones; reunen tantos 

^placeres, tantos momentos de solaz, tanta diversion y encanto! Las mamas 
*pueden llevar alii a sus hijas, a fin de buscarles una colocacion honrosa; 
41 los mancebos imberbes tienen ocasion de dar una cita a sus casquivanas 
"aniantes; los viejos solterones hallan medios de distraer agradablemente 
"los ocios de su solitaria vida; finalmente, los caballeros de Industria se 
^ocupan en pasar el tiempo ejercitando sus ingeniosas mafias. Pero sobre 
"todo hay una clase de gente, si tal gente pertenetiera a alguna clase, a la 
w cual son mas que a ninguna otra utiles las sociedades de que se trata. 
"Esta clase se compone de aquellos que se dedican al arte escenico, o para 
"hablar con mas propiedad, de los que a todo trance quierenserc6mtcos m . 

Parece colegirse que el Liceo debio de acabar por reyertas entre sus 
socios. tEran demasiados artistas los que alii se habian congregado! Y que 
se descompuso en multitud de liceos o sociedades literarias, de quefueron 




(1) El autor incurre aqui en grave anacronisroo. Larra se suicldo en Febrero de 1837* y basta ii!liia< 
de Marzo siguienf e no se inicio el Liceo. 

217 



_LA m LITERATURA ESPANOLA- TOMO IV 

ultimas y mas degeneradas muestras las tertulias caseras, a que se refiere 
el parrafo transcripto. La calda iue tan rapida como la elevadon: fundado 
en 1837, en 1838 era lo mas ruidoso y briilante de Madrid. Lamas linajuda 
aristocracia habialo tornado como centro de sus nobles placeres de cultura 
e instrumento de ejercer la elevada luncion de protectora y estimuladora 
de letras y artes. 

59. La vida interior del Liceo: A) Los aristocratas. El 
Duque de Rivas. El Duque de Frfas. Los banqueros. La 

familia real B) Seccfones: su caracter. Musicos. Esculfo- 
res. P/nfores. C) Elcuadro de los poetas. A) Al iniciador Fer- 
nandez de la Vega sucedlo en la presldencla el Duque de Gor, D. Mauricio 
Alvarez de Bofaorques, gran senor muy aficionado a la pintnra, autor de un 
cuadro no malo La muerte del general La Carrera en las calles de Mar- 
eta qne se conserva en la Academia de San Fernando, y el cual, durante 
su larga residencia en Granada, pintaba para las procesiones del Corpus 
algunos de los lienzos con que alii se adorna Bibarrambla, y era el pro- 
tector nato de la Academia de dibujo, a la que generosamente proveia de 
los mejores grabados y litografias publicados en Francia (1). Fue presidente 
luego el Marques de Pontejos, el celebre corregidor de Madrid en 1835, el 
que a pesar de haber sido calificado por el Conde de Toreno de notabili- 
dad de cal y canto (2) y de hacer constar su ninfa Egeria y apologista 
Mesonero Romanes que no era hombre de grandes estudios y conocimien- 
tos superiores, supo, haciendo caso de Mesonero, unir su nombre a la 
primera reforma urbana de Madrid (3) y a la fundacion de la Sodedad 
para propagar y mejorar la education del pueblo (4), y de la Caja de 
Ahorros de Madrid (5). Sucedio a Pontejos el Marques de Falces, y a este 
Roca de Togores, conocido por el tftulo de Marques de Molins, que no 



(1) Murio 9-Julio-1851, siendo presidente de la SeccI6n de Pintura de la Academia de San Fernando. 

Fue de la Junta para organizar el Museo de la Trinidad, y en el Liceo vicepresidente de la Seccion de 
Pintura (1839). 

(2) En una de las asoaadas entonces f recnentes, dtspuso el corregidor que se repartiera un refresco 
a los mllicianos que andaban por las calles. El Conde de Toreno, Jefe del gobiemo, di|o al saberlo: gQuten le 
mete a Pontejos en esos dibu/os? Que se eontente eon seruna notabilldad de cal y canto. De Carlos III tam- 
bi^n se dijo que padecia de mal de piedra. 

(3) En 1. de Enero de 1835 publico Mesonero Rdplda ojeada de la. capital y de los medios de mejo- 
mrla. A los pocos dias fue' a visltarle Pontejos, y las ideas siisteniadas en el op&sculo fueron las que puso 
en ejecucidn como corregidor. Mesonero adquirio el Diario de Madrid (15-Mayo-1835), duplicd su tamano y 
todos los dias msertaba una seccion de Boletin nmnidpal, 

(4) Para esta escribid D. Pablo Montesino un Manual, y Martinez de la Rosa su Libm 

" 



(5) Es oirioso detalle de 6poca"e! qiie cuenta D. Braullo Anton Ramirez en su Memoria historica del 
Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Madrid: Pontejos se emcarg6 de atraer a los aristocratas, Arratia a 
los ricos y Mesonero a los literates. 

218- 



heredo hasta 1848. Y al Marques que no lo era D. de la 

Escosura. 

En los recuerdos un tanto vagos que nos del Liceo, 

todos los aristocratas a la sazon en candelero. Para ser en el 

Liceo compuso el Duque de RIvas Solaces de un m 

tres jomadas, con el asunto hlstorlco de la prislon en de I, 

que si no es la mejor suya, si de las mas parecidas a las del de oro; y 
en el album regalado por el Liceo a Isabel II en los comienzos de su reiea- 
do efectivo (15-Diciembre-1843), puso la composicidn que 

Angel puro inocente, 
Que al regie trono de mi patria subes, 
Como el sol refulgente 
Sube al zenit, las borrascosas nubes 
Venciendo y disipando, 
Y bienhechora luz al orbe dan-do: 

Tii el amparo y consuelo 
De la angustiosa y abatida Espafta 
Seras: pues tu del cielo 
Tan solo puedes aplacar la sana, 
Y la tremenda ira 
Con que el Dios de veiiganzas lay! EOS mira. 



Y concluye: 



Si, tanta horrenda plaga 
Como Ianz6 en Espafia el hondo infiemo, 
Que un angel la deshaga 
Y la remedie ya quiere el Eterno, 
Y a ti el hacerlo fia, 
Y angel reparador a ti te envla. 

Logralo venturosa. 
Si fund6 esta nacion otra Isabela, 
Salvala tu gloriosa 
De la discordia insana que la asuela, 
Y la lama confunda 
La primera Isabel con la segunda. 



A los Juegos Florales de 1841 se presento el Duque de Fiias y obtuvo 
premio por su coraposlcion A Felipe II. a Fue muy de ver en medlo de lo 
"mas florido de la corte, ante el trono de una Reiaa nifia, con todo el 
"esplendor de la majestad y de la inocencia, cuando se presentd el Con- 
"destable de Castilla, engalanado con el faabito de Calatrava, casl heredado 
"de sus mayores, con las divisas militares conquistadas en la gueira de la 



219 



LA LITERATURA ESPAfiOLA * TOMO IV 

*independencia, y con el Toison ganado en las embajadas; y, sin embargo, 
"menos ufano de todo eso que de ponerse en la fila de los laureados, 
"pobres algunos, y de reciblr el galardon recabado por el a favor del ano- 
"nimo. Asl fue que al dar luego a nombre de todos gracias y consejos a la 
"coronada nina, cuyos derechos habla defendido con la espada y cuyos 
"abuelos acababa de vindlcar con la lira, en mucfaos asomaron las lagri- 
"mas, en todos brotaron los aplausos" (I). 

Con la aristocracia del linaje alternaban en el Liceo los nuevos proce- 
res de la banca, y entre los mas entusiastas concurrentes y protectores de 
la socledad contaronse D. Caspar Reraisa, a quien Arlbau habia dedlcado 
la celebre oda, Inlciadora del renacimiento de la lengua catalana (Vease 
tomo III, pag. 467), y D. Jose Salamanca, que gustaba extraordinariamente 
del trato de artistas y literates. Los reyes no solo asistian con frecuencia a 
las exposiciones y veladas, slno que tomaban parte actlva en la vlda del 
Liceo: la Reina gobernadora, regular aficionada a la pintura, y que como 
tal solia concurrir con copias de celebres maestros a las exposiciones de la 
Academia de San Fernando, envio a la del Liceo de 1838 una de Correggio, 
e Isabel II con otra de Tiepolo (1846). 

B) El Liceo se dividia en secciones y sostenia catedras; pero no pa- 
rece que tuvieran unas ni otras el caracter de las del Ateneo. Si alguna vez 
hubo debates oratorios fue como torneos de elocuencia. "A mi me cabe 
"en el presente ano escribia Breton de los Herreros a Molins el honor 
*de presidir la Seccion de Literatura, esto es, a los cuatro o seis individuos 
m de ella, que llegan a reunirse en las grandes solemnidades. Pero si la 
"experiencia me ha convencido de lo poco que puede esperarse de esta 
"seccion en cuerpo, como de casi todas las que componen el Liceo, ofrezco 
*prestar y espero obtener servicios personales que justifiquen en cierto 
"modo el titulo de literaria, que con el de artistica califica a la sociedad. 
*Siempre, por supuesto, habra en ella mas de espectaculo que de ciencia. 

* Las ultimas sesiones fueron brillantes, dos de ellas favorecidas de la 
"Reina, y todas con la ausencia y animadversion de Monsieur un tel" (2). 



(!) Marque's de Molins: Noticias biogrdficas del Dugue de Frias, tomo III de las Obras de Molins. 

Aunque e! Duque de Frias vivid hasta 28 de Mayo de 1851, este f u6 su postrer triunfo literario. Breton de los 
Herreros escribia a Molins |14-Febrero-1841i: "Ya sabra usted que el premie ultimo floral cupo a nuestro buen 
*Duque de Frias, y a mi el honor de adfudicaFSelo con Gallego y Hartzenbusch. Este sirvio de padrino al 
agraciado, circunstancia que el agraciado no echo en saco roto s epigramatizando sobre la fusion fraternal 
"del escoplo y el toison, menos Inverosimil y nefanda que otras y otras fusiones de que vamos siendo testi- 
"gos. Excuso decir a usted que el autor de Felipe II est con su rosa de oro como chiquillo con zapatos 
*nuevos, y se desespera por lo que tarda el Liceo en publlcar su bella, aunque algo rara, composicion en 
*letras de molde.** (Breton de los Herreros,, pag. 359.) 

(2) Asi califica Breton al general Espartero, a la sazon regente del reino. ^Sentiria el Regente la ani- 
mad&ersion que supone la carta? Quizas, si Espartero y los suyos creian que en el Liceo predominaban las 
ideas moderadas y los sentimientos favorables a la destronada reina Cristina. En este caso tambien podria 

220 



Esta carta da, indudablemente, mucha luz al Llceo. 

No era una socledad de ciencia sino de espectaculo; asi per- 

fectamente su objeto, poniendo a las artes y a las en 

nlcacion con la elevada sociedad y faermanando a !cs si. Era, 

pues, como ya se ha Indicado, la contlnuacion y el del 

Parnasillo, junta de los cultivadores de todas las bellas artes, 
tinuo de los esplendores de estas, abrazo intimo de las 
con las elegancias soclales. 

Nada de ciencia, ni de discusiones soiemnes. Habla un 
con decoraciones pintadas por Perez Villaamil. Don Antonio Gomez, 
escultor, y el adornlsta de mas credito en aquella epoca, regalo un 
de boca (1). Se daban conciertos, cantafaanse operas, se 
comedias y loas, recitabanse versos. Los socios formaban una or- 

questa y un buen cuerpo de coros. Don Basilio BasiSI 
con letra y miisica espanola. Se trajo para cantar a Rubini, el de 

Bergamo, como se le llamaba entonces; el Marques de la 

resonancia que tuvo en toda Europa la venida de Rubini, por la e! 
Liceo fue conocido y admirado en todas partes, Se trajo a la Paulina 
(Mme. Viardot); trajeronse a los concertlstas Lista, Talbergy otros Solo ea 
el aiio de 1841, la Seccion de Miisica puso en escena una opera y dos 
tatas originates, dos operas italianas enteras y tres actos de otras tantas dif e- 
rentes, presentando ademas la partitura de una misa. Si la escoltura no rayo 
tan alto, sostuvieron gloriosamente su pabellon D. Francisco Perez de! 
Valle (2), que obtuvo premio por la improvlsacion de una Nlnfa en 
e hizo para la sala de fiestas los bustos de Cervantes, el arquitecto Herrera 
y Alonso Cano; D. Francisco Elias Vallejo (3), que hizo con el mismo 
el busto de Velazquez; D. Sabino Medina y Peiias (4), a quien el Llceo 
encargo el busto del musico Salinas. El mallorquin D. Augusto Ferran era 
de la junta directiva de la sociedad, de los que mas se distlngefan en ios 
caracteristicos concursos de improvisaciones a la vista del piiblico, y 
celebrado por su obra Un mendigo con dos nlnos, expuesta en los 



suponerse que las burlas de Espronceda a costa de los profesores y conciurentes a! Llceo, en 1 Diablo 
Mundo, obedeciesen a! mismo movil, siendo Espronceda diputado de la mayoria esparterisia. Pero, 
tambien, lo que hubiera en Espartero, hombre de pocas o nlngnnas letras, 1 iEdiferencia. Es qut 

el Regente? soldado de f ortuna y heroe populachero, fuese de los qae Hainan m las 

veladas, y que encontrara muy aburrido eso de versos, cuadros, estatuas y miisica. 

(1) Nacio en Cadiz (lS-Octubre-1818). Murid en Madrid (17-Dideinbre-18i7). 

(2) Natural de Rivadesella (Asturias). Individuo de merito de la Acaclemia de San FcraaEdo 127-Ene- 
ro-1837). Escultor de camara (1843). 

(3) Nacio en Soto de Cameros (1783). Mario- slendo primer escultor de camara |22-Septiembre-1^8i. 

(4) Nacid en Madrid (20-Diclembre-l 814). Es el autar de la estatua tie Murillo, iunto al Moseo del Pdo 

221 



SALCEDO ~ LA LITERATURE ESPANOIA - TOMO IV 

del Liceo (1838) y que adquirio la relna Cristina; este mismo ano marcho 
a Paris, y fue luego profesor de Bellas Aries en la Habana (1). 

Los pintores, btillian tanto o mas que los literates. Vislumbrase a 
traves del tiempo que hubo sus pugnas entre los artistas del plncel y los 
de la pluma, creyendo algunos de aquellos que faabia en el Liceo de- 
masiada poesla, y estos que sobraba bastante de taller, modelos, concur- 
sos pict6ricos y cuadros. Concurrian asiduaraente a! Liceo D. Vicente 
Lopez, ya septuagenario (2), mas discutido entonces que ahora, y que 
conserve hasta la muerte el entusiasmo artistico de la primera jiiventud; su 
hijo D. Bernardo Lopez y Piquer (3), de gran credito como retratista; don 
Jose Madrazo (4), director y puede decirse que fundador del Museo del 
Prado, con sus hijos D. Federico (5), el de mas credito entre los pintores de 
su epoca, representante de la pintura romantica, fundador, con Ocfaoa, de 
El Arttsta (1835-36); D. Pedro (6), el literato de la familia, y D. Luis, enton- 
ces casi un nifio (7), pintor como su padre y hermano; el murciano don 
Rafael Tejeo (8), y, muy especialmente, Elbo, Esquivel y Gutierrez. 

Don Jose El bo, que como artista fue mas fecundo en esperanzas que 
en realidades, era un hombre original, de los que tienen cosas. A veces 
mostraba un orgullo a lo Fernandez y Gonzalez. Le colmo de alabanzas en 
cierta ocasion Cean Beraiudez, el mas reputado critico de la epoca, y Elbo 
dijo con un desdeiioso movimiento de faombros: 

I Ha elogiado injustamente a tantos! 

En una exposition hablaban mal de sus cuadros, cerca de el y de sus 
amigos. Uno de estos se lo advirtio, diciendole: 

Oye como te roen los talones. 

Dejalo, repuso Elbo; es lo linico que me pueden roer, porque estan 
a mis pies. 

Era un espanolista populachero y presuntuoso. 

^Por que prefieres siempre, dijole uno, las escenas populares? 
Y Elbo contesto: 

Soy espafiol y no encuentro compatriotas dignos de mi mas que las 
manolas y los toreros. 



(1) Alii murio (28-Junio-1879). 

(2) Habia nacido en Valencia (ld-Septiembre-1772). Murio 22-Junio-18M. 

(3) Nacio en Valencia (20-Agosto-1800>. Murio l.-Agosto-1874 

(4) Naclo en Santander (22-Abii!-"1781), Murio 8-Mayo-18. * 

(5) Naclo en Roma f9-Febrero-1815}. Murio lO-Junio-1894. 

(6) Nacid en Roma (ll-Octnbre-1816). Murio 20-Agosto-1806. 

(7) Habia nacido en Madrid en 1825. 

(8) Naci6 en Caravaca. Ossoiio y Bernard (Galena biogr&fica, de artistas espaftoles) dice que 
en 1800. Baquero Almansa (Catdlo&o de los profesores de las Bellas Aries murczono^ Murcla, 1913) recti- 
lica con ia partida bauttsmak naci6 27-Noviembre-l?^. Miirio S-Octubre-lSSfi, 

222 






En otra ocasion dijo: 

Los extranjeros no tieuen corridas de toros no hay 

ellos quten valga lo que el mas cobarde de se 

compare la cabeza de Murat con la de Montes. 

En el Liceo pinto SE cuadro Leda, y a la exposlcidn de 
sociedad (1838) llevo sus Un majo y Un contrabandist^ 
ridos por la Reina gobernadora. 

Esquivel, uno de los fuadadores y de los m^s entuslastas por el Liceo, 
tenia tamblen su aureola. Habla perdido a su padre, 61 dos 

en la batalla de Bailen; su orfandad fue mlsera; a los diez y era 

soldado y asistla a la defensa del Trocadero contra los de 

lema; precoz y facil en su arte, ganabase la vida vendiendo a la 

manera de Murillo, y alguoos, segiin queda indlcado arrlba, 
dolos pasar como de Murillo; casado a los veietiun afios, tuvo que 
plicar su esfuerzo, y en 1832 vinose a Madrid con su y 

D. Jose Gutierrez de la Yega. Ambos se presentaron al de 

de la Academia de San Fernando, y ambos triunfaron, 
academicos de merito el mismo dfa 1. de Julio del 

El Liceo fue para los dos artistas la consolidacloB del triunfo. 
pinto muchos cuadros en y para la brillante sociedad; su 

gloria literaria, y por la que merece figurar en esta Mstoria, es 
rado con una Dolorosa la poesia de Zorrilla la Vlrgen al pie de la Cruz, que 
tiene trozos tan bellos como este: 



Entonces, job Madre! 

recuerdo que ue dia 
tu santa agonla 
contar esciicM: 
contabala un honibre 
con voz iastimera: 
tan nlfto como era, 
postreme y I lore, 

El templo era oscuro: 
vestidos pilares 
se velan, y altares 
de negro cresp6n; 
y en la alta ventana 
meciendose el viento 
mentia un lameBto 
de Mgubre son. 



223 



SALCEDO-LA LITER AT UR A ESPANOLA - TOMO IV 

La voz piadosa 
tu historia contaba; 
el pueblo escuchaba 
con santo paver. 
Oia yo atento, 
Y el hombre decia: 
i'Y quten pesaria 
tamano dolor! 

El Hi jo pendiente 
de cruz afrentosa; 
la Madre amoroso. 
llorfmdole al pie. . . 

El llanto anudome 
oldo y garganta; 
con lastima tanta 

postr^me y More. 

La voz conmovida 
seguia clamando; 
el viento ziimbando 
seguia a la par; 
e! pueblo Iloraba 
postrado en ei suelo; 
contaba tu duelo 
la voz sin cesar. 

Mi madre a sus pechos 
mi pecho oprimiendo, 
posaba gimiendo 
sus labios en mi; 
y yo, Santa Virgen, 
en son de querella, 
no se si por ella 
Iloraba o por ti. 

jMi madre tan joven, 
tan bella y penada; 
mi madre adorada 
llorando tambi6n! 
Perdon, joh Maria! 
Soy hijo y la adoro; 
sn aliento y su lloro 
quemaban mi sien. 

Convolso, agitado, 
en ambito estrecho 

latir en su pecho 
senti el corazon; 



el nifio creia 

y ord al Crucifijo. . . 

E! nifto era iiijo 

y ahogo so oraci6n. 

- (1). 



En cuanto a Esquivel, puede decirse que iue e! - de la 
pictorica del Liceo. Hubo un dramatlco episodic en del 

pintor con la sociedad: el artista quedo ciego por afeccidn ei 

Liceo lo sostiivo y a su familia en aquella triste hora del infortuelo. Esqul- 
vel, desesperado, intento dos veces suicidarse airojdndose al 
y ambas fue sacado del r!o por manos amigas. Cur 6 al fin de los ojos s y em 
gratitud al Liceo y como rellgiosa ofrenda a Dios pleto el cuadio La 
de LuzbeL Todo esto se'desenvolvi6 en xnultitud de conmovedores 
dios de caridad, compasion y carino al artista sevillano, que se habia 
popularisimo en Madrid, no solo por sus cua- 
dros, sino por su caracter expansive y el en- 
canto de su conversacion. 

C) Servicio valiosfsimo prestd Esquivel a 
la historia literaria con su Cuadro de los poe- 
tas (2). Dejemos a Enrique Diez-Canedo que 
EOS lo describa. Dice: 

*En el Museo de Arte Moderno hay un 
cuadro Ileno de atractivo en el que se percibe 
todo el movimiento, en el que se oye todo el 
rumor de la'epoca rom&ntica. 'Es del sevillano 
Antonio Maria Esquivel, que bubo de pintariO' 
en 1846, y representa una lectura de Zorrilla wez-caeiio. 

en el estudio del pintor mismo. Vastos lienzos CI8?91 

de asunto religioso, evocadores retratos de da- 
mas cubren las paredes; unas esculturas cldsicas alzanse con gracioso 
empaque a uno y a otro lado de la puerta. Es invierno. Lo pregonan la 
vasta chimenea encendida, sobre la que se amontonan lustrosas las chime- 
neas solemnes, y en el otro lado de la habitaci6n la elegante copa metallca 
de un castizo brasero. Grande es el concurso. En medio del drculo que se 
ha formado, Zorrilla, con cenido frac negro, lee. Ya recordis su rostro *de 




t (1) Gutierrez de la Vega, a quien Zorrilla dedlc6 esta cx^mposidom, vivi* de 

Def-d dos Mj0s buenos pintores: D. Jo.s6 qiae tambite tom6 parte activa la labor del Oc0 y 
sobrevivid dos afios a su padre, y D. Joaquin. 
{2} Yease en la p&gina 43. 



. La IMeratura EsymiMa. -Tun* IV, 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOIA~TOMQ IV 

epoca 14 , melena corta, bigote y perilia, negros entonces, blancos del todo 
en la Imagen deiinltiva que de el guardamos. En primera fila se slentan los 
senores graves. Ved aqui a D. Juan Nicasio Gallego, Imponente en sus 
vestiduras sacerdotales; a Gil y Zarate, el legislador literario; al multlforme 
Breton de los Herreros; a Ros de Olano, con discreto uniforme azul; ved 
luego la bella prestancia de Martinez de la Rosa. El Marques de Mollns va 
a sentarse entre ellos. Detras, un alroso uniforme rojo hace resaltar la 
figura de Pezuela, que aun no ha empezado a traducir a los epicos italianos. 
Del lado de la chimenea, otros mas frioleros, un poco aparte: el Duque de 
Frias, que debla ser sordo, con la mano en pabellon junto al oldo; don 
Agustln Duran, apatlco, pensando mas en sus cancioneros y en sus roman- 
ceros que en los versos que oye y saltando en su aslento, nervloso y jovial, 
el Curioso Parlante, D. Ramon de Mesoneros Romanes. Ved alii aslmismo, 
de pie, frente al poeta, a un mozo apuesto, preso el talle en el justo corte 
de un frac azul, una mano en la cadera y apoyada en un baston la otra: es 
el "gaMn*, el mimado, el glorioso D, Julian Romea. Tras el se esquiva, un 
poco inactual, Quintana, cano y corpulento. Menuda, en cambio, la figura 
de Vega, que, junto a Zonilla, le devora con ojos llenos de admlracion, al 
lado de Esquivel, que se vuelve a escuchar, muy armado de paleta y 
plnceles. Y no aparteis los ojos del concurso sin reparar en aquel mozo 
moreno, de aspecto ultraromantico, que se yergue en un rincon y que tiene 
tamblen un momento, como un rinconcito, de celebridad: Gregorio Romero 
Larraiiaga. Y advertid, tras el grupo que preside Romea, ese joven, enguan- 
tado, de bianco chaleco y negra corbata, silueta eumplida de hombre de 
mundo; no olvideis su nombre: es D, Ramon de Campoamor. No en per- 
sona, pero si en efigle, asisten a la lectura dos grandes ausentes, muerto el 
uno, Jose de Espronceda; lejos de Espana el otro, D. Angel de Saavedra, 
duque de Rivas. Unid dos nombres mas, el del mas fuerte de todos, muerto 
diez afios antes, Mariano Jose de Larra, y el de un anciano, vivo aiin y por 
todos acatado, maestro de mucfaos, D. Alberto Lista, y no faltara ninguno 
de los que importan. ^Quienes son estos hombres? Estos hombres son los 
que ban hecho el romanticismo, propugnandolo unos, defendiendose otros 
y tenlendo paso a paso que ceder. Algunos se ban mantenido al margen, 
preludiando debilmente, como Campoamor. Pero el manana es suyo, y asi, 
en este cuadro de Esquivel tenemos al manana y al ayer, que representan 
algunos de esos senores graves, reunldos en tomo al hoy, a Zonilla, que 
con su clara voz va leyendoles unos armoniosos versos. . .* (1). 



(i) Enrique Diez-Canedoc conferencia dada en la Residencia de Estudiantes sabre los Poetas Ro- 

minticos. A esta signieron otras dos sobre los Poetas de la Restauracion y los Poetas posteriores a 1^8. En 
su galana descripcioii omite EMez-Can'edo a Ferrer del Rio, Harfzenfoiisch, Rnbi, Gil y Bans, Rossell, Flores, 

226 



60. Poefas el 

A) Zorrilla. B) Campoamor. C) Romero D) Ro- 

driguez Rubl. A) La resonancla social del Liceo y el que 

tuvieron en el literates y optimates contribuyo a que 

o muctios de los primeros obtuvlesen buenos destines, y aun 
carrera politica. Contribuyo, sin duda* aquella a que el 

afortimado de las bellas letras fuera en Espafia, un no 

breve, titulo suficiente para escalar las mas elevadas del Es~ 

tado. Asi lo dice Zorrilla, aunque anadiendo que el no saco de 

lo cual debe generalizarse y reconocer que, ademas del literario, 

faan sido necesarias para encumbramientos tales otras coedlciones coad- 
yuvantes. "El Liceo concluyd cuenta Zorrilla saliendo sus 
* notables para las embajadas, los ministerios y los destines impor- 
*tantes de la nacion: Mesonero Romanos se fue a su casa, de 

*memorias, y yo a la mia de coronas de papel recogidas en una 
*cion de obsequio que se me did, y con un album en cuya 
"'escribio S. M. la Reina Dona Isabel. Tal Iu6 el fin y el que yo 
Mel Liceo" (I). 

B) A ties poetas jdvenes edito el Liceo sus primeros tomos de versos : 
uno fue Campoamor (2), del que cuenta Ferrer del Rio, en 1846 (Galena 
de la Ltteratura Espanola), que en aquella lecfaa se habia revuelto 

la sociedad que le hiciera favor tamano: "Sus primeras poesias 
"empalagabao en fuerza de dulces: sus liltimos folletines son 
^amargos; entre aquellas y estos ha exhalado ayes su alma, ha 
^fdbulas, doloras y semblanzas. Abandono la carrera de por ser 

*poeta; luego ha renido con las musas para hacerse quejumbroso y anto- 
"jadizo; ya no es cancionero jugueton, sentimental y mallciosamente can- 
Moroso, sino folletinista degestos y melindres; descarga tajos y reveses 
44 contra las empresas de teatros, contra la Academia Espanola, CONTRA 
44 EL LICEO; contra todo el mundo. AM nos quedan sus poesias en memo- 
*ria de que no siempre anduvo por el campo de la literatura como 
^descarriada". 

C) El otro poeta, a quien el Liceo editd versos, o protegid de 
modo su publicacion, que en lo que consistia predsamente tal patraclnio. 



CronzMez Hipe, Esmsura, Ayguals, Pacheco, Gabino Tejado, Burgos, Amacior cic los Ricw, j CM- 

roga, Doncel, QQell, Ferntocl^ de la Vega, Oloaa, el mismo Esqtiwel, Diaz, Cafietc, Pedro Per- 

n&ndeB-GueRa, Noccdal, Ensebio Asqmemo y Durin. 

(1) Recuerd&s del fjempa viejo, primer torno, p%. 50, 

C^ Tonio titolado Tem&sas y Mores. 

227 



SALCEDO^LA LITERATURA _ESPANOLA * TOMO IV 

no lo sabemos (1), lue D. Gregorio Romero Larrafiaga. Nacido en Madrid 
(12-Maizo-1814), vlvio hasta 1872 (29~Novlembre), y fue realmente tin poeta 
del Liceo: poco antes de lundarse esta socledad coinpuso sus primeros 
versos; en ella los ieyo todos; bajo sus auspiclos publico Poesias (1841); en 
el mismo afio Cuentos Mstoricos, leyendas antiguas y tradlclones populares 
de Espana; de 1844 es Amar con poca fortuna, novela fantdstlca en verso, 
del mismo perlodo son su otra novela La Biblia y el Goran y sus dramas 
Dona Jlmena de Ordonez, Garcilaso de la Vega y Mistenos de honra y 
venganza; de 1837 a 1840 diriglo La Mariposa, periodico de literatura y 
modas y colaboro en El Semanario Pintoresco. Despues calld, y fue un in- 
teligente bibliotecario hasta su muerte. Su poesla mas aplaudida en el Li- 
ceo es la linica suya que recuerda la posteridad: El de la Cruz Colorada: 

Dime tu, el rey de los moros, 
El de ios bellos jardines, 
Ei de los rlcos tesoros, 
El de los cien paladines, 
E! de las tones caladas 
Con sus agujas labradas, 
E! de alcatifas moranas, 
E! rey de las medlas lunas, 
De los reyes soberano, 
El de la Alhambra dorada, 
El de la hermosa Granada, 
&En donde esta mi oistlano 
El de la cruz colorada? 



Yo soy la flor de Sevilla, 
Y en Jerez donde naci, 
Me Ilaman so maravilla, 
Y aqui en Granada la huri. 
No puedo darte, rey moro, 
El alma, que es del que adoro. 



(1) El Marque's de Molins, en sn infonne al Liceo sobre estas po-esias (Obras, tomo HI, pag. 213), dice: 
"Nuestro apredable colega D. (Jr^orio Romero y Larrafiaga intortaba dar a la prensa tma coleccion de sus 
*posias y alentado con laben^vola acogida que miichas de elias ban obtenido en nuestras sesiones, quisiera 
*antorizar con el respetable nombre del Liceo las obras mismas, que ha escrifo bajo su influencia y que ha 
leido en su bnna a . En la memoria sobre su gestion presidencial en 1841 (tomo citado, pag. 227), dice 
"... en el afio anterior se habian publtcado bajo Ios auspiclos del Liceo las poesias de Campoamoi; de igual 
"manera, y SIN COSTO ALGUNO, se honrari este ano nuestro cuerpo, poniendo su nombre al frente de dos 
*colecciones ritmicas, una de las caaies, la del Sr. D. Gregorio Romero, ha visto ya la luz publica". La 
frase sin. cosfo alguno parece indicar qtie la protection del Liceo no consist! a en editar por su cuenta estos 
libros aosfear to edldo^n como se viene repitiendo (vease P. Blanco, tomo I s pag. 29SJ. ^.En qu6 consistia 
entonces? No lo sabemos. Muy conveniente y muy ameno seria un estodio iwonografico sobre el Liceo 
basado en sus papeles o ojocumentos origiiiales, si es qae se conservan, y un examen detenido de Ios perio- 
dicos de la epoca. Animeiise los jovenes estudiosos. 

228 



Ml^^ 

Mas si en lo herirsosa soy perla, 
Tu, sultan, debes tenerla, 
Cual joya a tu fausto vano* 
En tus serrallos colgada. 
Ay, salve yo a ml cristiano 
El de la cms Colorado! 



- En el cerco de Antequera 
Prendi ese cristiano yo. 
Era su alcaide, y 61 era 
El que mas moros mato. 
En tanto que fuese vivo 
Jure" tenerle cautlvo. 
Mas tu amor templa mi safia. 
Que en mujer es cosa extrafia 
Guarde fe quien ama en varso, 
Y diera yo mi Granada 
For verte de mi prendada 
Como lo estas del cristiano, 
EL de, la cruz colorada. 

Hermosa, enjuga tu Iloro, 
Lluvia es que empafla tu sien s 
Sensible soy, aunque moro, 
Y espI6ndido soy tambi^n. 
No quiero, por ser piadoso, 
Me ofrezcas don tan precioso: 
Peleo yo con mi allange, 
Mas consentir este canje 
Fuera un trafico villano* 

Abran la puerta ferrada, 

Y a esa mujer desolada 
Entreguenla su cristiano, 
El de la cruz colorada. 



D) De otro poeta D. Francisco Gonzalez Elipe a qulea d 

Liceo igual merced que a Campoamor y Romero Larraiiaga, nada ha que- 
dado en la memoria popular (1). Famoso ilego a ser, ea cambio, D, 
Rodriguez Rubl (2), el cual, habiendo Ilegado muy joven a la corte, c0n 

(1) EI P. Blanco io menciona entre !os poetas f esiivos (tooio i p&g. 293); dice que j 
talento satirico, "aunque ei cMsfce que snele emplear tenga mas de f MI qiie de orbano**. No v> 
ninguna de sus poesias. 

(2) Nacid en Malaga |2W>idembre-18i7). Pm^rado su padre en la reamfe de 1823, por sas Mas 
liberales, hubo de residir, ^endo nffio, en Granada y Jafa, y , |K>r iiltimo, en <182S>. a w 
dicho padre nn d^tino. Vfeo Joven a la corte. Aparte de sn can-era tttemrfa, toe diputado a Gwtes, 

229 



SALCEDO-LA LITER AT URA ESPANOLA^ TOMO IV 

animo, como tantos otros, de abrirse camino por la seada de las bellas ie- 
tras, encontro el primer obstaculo en su propla dificultad para versiflcar; a 
fuerza de improbo trabajo desmlntio el adagio: el poeta nace y el orador 
se hace, y poeta, o, por lo menos, aceptabie versilicador se hlzo. Compuso 
primero la, en aquel tiempo, impresclndlble poesia del cruzado que vlene 
de Tierra Santa y ve a lo lejos un castillo con almenas, en que no suele 
ocurrlrle cosa de particular. Entro despues a colaborar en Las Musas, pe- 
riodico tan amigo de versos en que hasta los anuncios eran rlmados; no 
podia haber ballade mejor acomodo un mozo avido de soltarse en la rima. 
Intento luego publicar en el No me ololdes una poesia titulada La Insplra- 
cidn, y por mala se la rechazaron de piano. No se desaleeto Rubi, sino que 
redoblo su esfuerzo para domar el rebelde mezguino idioma, como dijo 
Becquer mas adelante. 

Al poco tiempo conseguia el joven malagueno componer una poesia 
titulada El espejo que parecio muy buena a sus amigos, y excitaronle estos 
a leerla en el Liceo. Mostrose entonces timido, escarmentado sin duda por 
sus anteriores fracasos, vacilo, pasaron las semanas, y cuando ya quizas 
empezaba a decldirse, se ocurrid a los socios del Liceo reformar el regla- 
mento en el sentido de no admitir como socio facultativo de la section li- 
teraria sino a los que considerase dignos una junta calificadora en vista de 
un articulo, poesia u obra dramatica que habian de presentar previamente* 
Rubi, en vista de ello, escribid otra poesia con el titulo de El Aguila, y la 
envio al concurso. No debia de ser ni muy buena ni muy mala cuando la 
junta calificadora se dividio en su juicio, y la votacion resulto empatada, y 
foe resuelto en definitiva que el aspirante presentase otra composition. 

Rubi considero esto como un triunfo, prueba de que no era tonto ni 
vano, y escribio Un recuerdo de la Alhambra que le abrio las puertas del 
Liceo. Y ya deotro, pronto se faizo alii puesto de primera importancia; acer- 
to con los cuadros de costumbres andaluzas escritos en verso: El jaque de 
Andalutia, Votes y juramentos, La venta deljaco, La aventura nocturna 
j Quien mal anda mal acaba fueron aplaudidisimos en el salon de la so* 
ciedad, reproducidos y elogiados por los periodicos literarios; y, coleccio- 
nados en un tomo, encantaron al piiblico. Quedabale, sin embargo, otro 
reducto que asaltar: el teatro. Tambien lo asalto en el Liceo. La noche pre- 
cisamente de la funcion a beneficio del pintor Esquivel, Gonzalez Bravo lo 
presento a Julian Romea, hubo la consiguiente entrega del manuscrito de 
la comedia Del mal el menos, y el actor cumplio su palabra al novel poeta; 



de Beneficencia, Td<grafos y Esiabledmlentos Penal^, ministro de Ultiamar en el ultimo gabinete de 
fcabd II, intendenie de Cuba dlespiies de la restauracidra. Muri6"i4-Agosto-1^0. Veanse sobre Rubi la Galena? 
de Ferrer del Rio, y Fable: Blscurso de recepcidn en ia Aiademia Espanola f24-Mayo-1891). 

230 



fue representada en El Principe, j tuvo y 

entusiastas a escena. Ya quedo D. Xomas, como se ha con- 

sagrado. 

Esta faistoria es ejemplar, y debe ser Men por re- 

con-en el aspero camioo que slguid Xoraas faace 

anos. Cuenta dona Emilia Pardo Bazan, en un primoroso 
Las recomendaclones (La Action 20-Mayo-1917), que reclbe 
siiplicas de poetas y escrltores deseosos de darse a conocer, que los 
recomiende a los perlodicos de gran clrculaci6n y a las 
y ella observa con suma cordura que este transito de lo desconocido a la 
fama no puede ser efecto de una recomendaclon, sino de la 
en el trabajo y de la persistencla en el ataque. Lo que hlzo 
poner tambien por moraleja la convenlencia de centres, como el Liceo, 
para que el verdadero talento y la apllcacion obtengan el 

61. Ofros hechos del Lfceo: A) El de 

Gomez de Avellaneda* B) Homenaje a C^/deron de la 
ca. C) La revista E1 Liceoy>. A) El ultimo suceso'literario del 
Llceo que com/iene referir, es el triunfo de Gertradis Gomez de Avella- 
neda. Venla figurando esta Insigne poetlsa desde 1840, como uno de los 
omamentos de la socledad. En 1841 publico sus Poestas con ua 
de D. Juan Nicasio Gallego (1). Transcribimos los primeros de 

eate prologo porque reflejan muy blen aquella epoca del floreclmiento del 
Liceo, y adviertese como Gallego, a fuer de claslclsta de la generacioo 
anterior, se burlaba con suma cautela y con linlsiraa guasa de la muche- 
dumbre de poetas y poetisas que brotaban entonces por todas partes: 

"Si para hacer versos reza el prologo son menester reposo y 
"tranquilidad de animo, segiin el dicho de Ovidio Nason, elevado a 
a ma por el asenso y conformidad de diez y nueve siglos, es preciso con- 
"venir en que los espanoles tenemos el asombroso privilegio de 
"aquel axioma, haciendo perder a las Musas el xniedo al y 

"horrores dela guerra civil y a las no menos ruidosas escenas de los dis- 
"turbios politicos que nos afligen hace no pocos anos. 

"Sin contar con los muchos poetas de reconocldo merito, de que se 
"gloria Madrid, apenas pasa un mes sin que las prensas periddicas BOS 
**ofrezcan nuevas composiciones y hombres nuevO'S, que aumentan el cre- 
tf ddo catdlogo de los alumnos de las Musas, no siendo menor profKircio- 

(1) En 1850 se tuzo segunda edicida aumentada que no c'Hoci6 el P. Blanco (tomo 1, !! 
pues supone que deques de la primitive, muy di^dente F se pablicd la sie 1880, fPrimer toxao lie la 
Coleccion complefa de sus Obras literarias.) 

231 



el niimero de los que su poetico en las capitales 

14 de Euestras provlnclas Xo es que una aficion, de suyo 

"contaglosa y se a! sexo, Ilegando ya, 

*por lo menos, a sets las que sabemos cultivaa la lengua 

*de losdioses. por y desconfianza, se con- 

M tentan con sus en la socledad de sus amigos, 

*o cuando en el y de! Liceo, donde estan segu- 

*ras de que las y aptaudan, y no censores que 

*!as 

"Pero no mucho que presento al publico tin tomo de poesias, no 

de una barcelonesa (1), y nos ban asegurado que 

de a luz las de otra extremeiia (2). SI a 

se las que contiene el presente volumen, fruto del gran 

y de la dona Gertrudls Gomez de Ave- 

de ya el ha visto muestras repetidas, podemos 

de poseer mayor eiimero de poetisas en este siglo que cuenta el 

"Parnaso en el largo perlodo transciiiTido desde Juan de Mena 

'hasta dias* 

en 1845, Tula, come se la llamaba fami- 

en el de su justa celebridad. Era tiempo duro y hasta 

de contra el goblerno constltuldo y de represiones 

del los tenaces consplradores y revoltosos. El 21 de Enero 

del afio de 45 en Logroio el general Zurbano, sus 

dos y Benlto, y sets de sus partidarios. Poco despues des- 

otra menos que por el general Prim, y 

en que, los como niimero del programa revolucio- 

el del del de ministros D. Ramon M. Nar- 

se no solo hizo Indultar a Prim de los seis 

de que le impiiestos por el consejo de guerra, 

sine que fu6 a verle, le sti y le nombro para un alto cargo. 

Ya en esta de la necesaria y polftica puesto que, segiin 

de 1843 a de 1844 hablan sldo fusila- 

das 214 reos a muerte obtuvieron el indulto. 

esta a D. de LIs, prindpalmente 

por evocarle la de SE D. Felix, ajusticlado por 

H t JV i ^"^ a ^ J0-Cl * ^^^ eis ISI ! y V vivid te^a fS8? s la cual, en este mismo afio 

tef0 CS * l ^ ^ N^tabnrfc s poesias casteUaim. M4s adetote 



f2| No Imsta ISA Pes .qui SC reffere a C0>ici0, nadda en 1823, y ctiyas prfmeras 

' Far 

232 



en Valencia (22-Enero-18I9) (1), y propuso ai la 

de HE certamen piibltco en homenaje a ia real 
muchas compositions: el jurado que dos de ellas eran 

y que en ia imposlbiiidad, por la regla del conotrso, de a las 

dos igualmente, adjudicaba el premlo a una y el a otra. 

los pliegos. Resulto con el premlo la flrmada por con el at> 

cesit una de Gertradis Gomez de Avellaneda. Nadie conocia al tal 
pero se descubrio el enigma al saberse que Gertrudis era de 

que habia flrmado la prlmera con aquel nombre y de HE 

suyo por parte de madre. El entusiasmo desbordose. Pastor 
que nunca, en nlngiin certamen, habla ocunido cosa se 

apresuro a renunciar a uno de los premios, bastando, dijo, a si 
cton el fallo de la comislon de censura; lejos de admitirsele ia Iiie 

acordado aiiadir a los ofrecldos galardones dos coronas de 
raia sesion solemnisima para eniregar a la bella vencedora su 
recompensa, y que la Reina presldiera la junta y coronase por su a 

la poetisa, Todo se hizo asi } menos la concurrencsa de la que no 

estaba en Madrid y fue substituida por el infante D. Francisco de 
(Junio-1845). 

Las dos poeslas premladas son de las buenas de 
de Avellaneda. Titulase la una Oda en ioor de la 
de S. M. la Reina dona Isabel II; comienza describiendo el 
de la capilla en que aguarda el reo el fiero instante de lamuerte y el 
casa del condenado. De repente, 

Un siibito clamor se eleva y crece 

En la mansion sombria: 

Crujiendo se estremece 
La frrea puerta, que tener debia 
Cual la de! reino del eterno llanto, 
Del fiero Dante la inscr!pcI6n tremenda. 



Es la Reina que viene con el perd6n: 
|Es ella, si, miradla! . . . pura y bella 
De sus plantas reales 
Slenta la leve huella * 
De la horrible capilla en los umforales, 
El angel santo de piedad ia guia, 
La majestad del solio la acompafla, 



(1) Vease Historia de Espana, Resumen critic, por e! antor de este i:biD ; publicacior: de ia 
j 

233 



SALCEDO * LA IV 

La a porfia 

Las y el amor de Espafta, 

Y huye a su la dlscordla impia. 



virgen real! Tu Imprime 

En la de! duelo; 

Ejerce la sublime 
Prerrogativa te el 

61, y la 
De los con tu 

Conserve en la memoria 
al emplear tan noble privilegio 
Dlspensan recogiendo gioria. 



De la son estrofas: 

Al del me Insplra 

en la meete, 

Cuai fervldo torreate, 
El iDadme Sa lira! 

no 

Con amblclon ml libre musa 

A eealtecer 

Las glorias de la guerra 
Cuyas palmas 
TeftlcSa en sangre la enrojecida tlerra! 

No al eco del clarin mi acento 

Ni al triste entonare mis cantos 

De gemldos y Hantos 

son de su sangrlento. 

Yo doy al vago vlento 
0ces del coro: 

Yo en lira dte oro 

La 

De el 

Y la gime. 



No, no es al leyes 

la de EH moaarca, 

NI en el inar abarca 

Al greyes: 

La de los 

Es de la domes, 



234 



1^^^ 

Es Ilevar corazoees 

For regia comitiva; 

Es alzar bendiciones 

Donde su voz patibulos derriba. 



B) No solo enaltecio el Liceo a !os poetas vivos, que 
honrar a los grandes maestros de las edades pasadas. Los restos de don 
Pedro Calderon de la Barca yacian en la parroquia de! Salvador 
Mayor, frente a la plaza de la Villa), una de las primltivas de dos 

lapldas de marmol, una con el retrato del autor de la vida es 
de D. Juan Aliaro, pintor del siglo XVH, y otra manlfestando que la Con- 
gregaclon de Presbiteros naturales de Madrid habla dedicado recuerdo* 
en 1682, al famoso dramatico que fue su capellan mayor. En 184! el Ayun~ 
tamiento Mzo derribar por ruinosa la iglesia del Salvador* Los de 

Calderon fueron trasladados al teraplo de las Calatravas. Y el 18 

de Abril del citado aiio al cementerio de San Nicolas. El Liceo que 

tuvieran decorosa sepultura, y para ello dio una de aquellas 
que eran su mas brillante manif estacion social. Ventura de la Vega 
para esta circunstancia una loa con el tltulo Tumba saluada. La 
produjo unos 9.000 reales. El Marques de Molins muestrase satlsfecho, 
escribe: "Hoy estan los restos del insigne poeta decorosa y santameiite 
"sepultados. ^Sucede otro tanto con los de Moratln. . ., etc.? a Las descrip- 
nes que conservamos de la sepultura de Calderon en el cementerio de San 
Nicolas aconsejan que a los de santo y decoroso se anada el califica- 
tlvo de modesto. Madoz, en su obra, dice que inmedlata al altar mayor de 
la capllla habla una lapida de marmol bianco con la inscripclofi 
de la Barca en letras doradas, y sobre ella el retrato de D. Juan de Alfaro; 
a espaldas del retrato una pequena pieza pintada y adornada con esmero, 
donde se guardan en elegante urna de cristal unos huesos que, segtin pa- 
rece, son los de Calderon. Sobre la hornacina un epitafio compuesto por 
Martinez de la Rosa: 

Sol de la escena hispana sin segundo* 
Aqui don Pedro Galderon reposa: 
Paz y descanso ofr6cele esta losa, 
Corona el cielo, admiracidn el mundo (I). 



(1) En 1880 fueron trasladados los restos de Calder6n a la iglesia del Hospital de SMI Pedro de los 
Naturales, calle de la Torrecilla del Leal. Hoy estan en el nuevo ediftcio de esta Congregadoa, de 

San Bernardo. 

235 



SALCEDO LA 



Q El Liceo, concluir, tuvo revista literaria, de que se publi- 

caron pocos niimeros; pero es lmporfante f por contener la profesion de fe 
de la sociedad en su periodistico: "No sera el Liceo 

*decia ni romantico ei el sentido de palabras; no 

*combatir al claslclsmo, porque respeta las de Solis, de Racine, de 

**Tasso y de Milton; ni al romantlcismo, EG desprecia a Calderoo, a 

* Shakespeare, a ni al Ariosto*. El Liceo no fue ciertamenie roman- 

si la y de la romdntica 

en 

62. O/ras y A) Disolucion del 

El de B) El Institute. C) Ter~ 

de Escosara 9 Cafiete* Guerra, NocedaL 

A,i El del fue, a expensas del Parnasillo; pero 

reunlones tiempo. EI Parnasillo acabo 

por de sus y en esta disolucidn tuvo parte principal 

el de de aquel cafe, atrayeedo a mucfaos que 

no eraa y que than all o a tono de tales o simplemente 

por la de los que lo eran. Los aficionados a 

las al trato de poetas y escritores, sin com- 

que ser esto muy a su aticlon, ya que les faace 

el de conenieHte el aprecio de la obra literarla y 

la los que las escriben, que es tambien un elemento de grato 

en las Vlstos de cerca, literates, artistas y politicos suelen 

es verdad que los mas no es por aflciones Itterarias por 

lo que se a los literates, sino por estlmar en su vaea necedad que 

les a Benavente Jacinfo, como antes Pepe a Zorrilla, y 

de tii o creer al coro que asi les hablan. A uno de estos 

oy6 no ha el autor del preseete libro: disgastado estd 

con lo que lo Ramon. ^Qulen es Jacinto?, pregunto el 

Benavente. ^Y quien es Ramon? iHom- 

bre!.. P6rez de Ayala, Pronto hubimos de convencernos de que no 

el a no ser de lsta 9 ni a Jaciato ni a Ramon. 

A los los hombres, y mas especialmente los 

el esa es su fuerza , pere 

en la Intromlsidn en sus circulos de los no profe- 

tedo si se observaclones y oiticas. El Parnasillo 

a las lebas, o mejor dicho, a los literates* y estos 

desertaron. F yo cuenfe Zorrilla nos quisimos y nos esfi- 

* pero diwersas rostumbres, aunque no las enti- 

23 



"biaron, hicieron menos Yo el 

"primero del cafetin del teatro del Principe, en nos y 

a me pase al de Solito, con Gil y Zarate, Garcia y otros, a 

"comenzd a importunar el elemento y que ail! se 

"en el literario* 4 (I). Mtichos se pasaron, y tras elios 

selectos, al cuarto de Romea, en el vecino teatro, en 1836 con 

Matilde Diez la luna de miel y aun la vida fue , 

y el cuarto de Julian fue un centre de reunion de los 

de la epoca. Ms o menos, segiin el caracter de los 

actores, este uso se ha perpetuado en aquel y 

otros teatros, y de el son derivacion o ensanche 

los saloncillos de los mlsmos teatros, asi como 

del cafe del Principe lo ban sido las tertolias de 

cafe, liltimamente mas de cerveceria, fuente co- 

piosa de chismes y anecdotas literarlas. 

B) En Abril de 1839, D. Basilio Sebastian de 
Castellanos (2), el Marques de Sauli y otros lite- 
rates fundaron el fnstituto Espanol, cediendoles 
el gobiemo para la instalacion de sus catedras, 
reuniones y salas de juntas el edificio de la Trini- 
dad, que fue luego Ministerio de Fomento; nece- 
sitandolo el Estado, en 1843, el Marques de Sauli 
construyo a su costa casa con teatro en la calle de 
las Urosas. Era sociedad con algo del Ateneo y 
algo del Liceo, y aun algo de beneficencla: soste- 

nia no solo catedras, sino dos colegios, uno de nlnos y otro de nifias, y 
escuelas de artesanos adultos; daba ftinciones dram&ticas, conclerfos, etc. 
Todo con menor brillo que las Instituciones que le faaMan precedldo, y 
slrviendole seguramente de modelo* 

C) De las tertulias Innumerables que siguleron al Liceo^ y muctias de 
las cuales no eran verdaderamente llterarias sino cursls reuniones caseras,, 
hubo algunas dignas continuadoras, y aun perfeccionadas por la selection 
de aquella tan numerosa y brillante. Tales fueron eetre otras: 

La de D. Patrlcio de la Escosura que, despues del pronunciamiento 
de 1843 y de haber sido subsecretario de Gobemacion, tenia ya su 




Matiidc Dfcz 



(1) Recuerdos del tiempo vbtfot tomo I, p&g. 49. 

(2) Fu6 periodista, usando los seuddnimos de Santos Bmn del CasMlo y EL fio PUill; 
importantes cargos, entre ellos el de director del Museo Arqneo!6gix& naciomal; essarlbid de Msterfa, 
logia, arte y religion. Pertenedd a 72 academias o sociedades nacionali y cstemjctms. Nacto en 1W. 
el 6 de Junio de 1891. 



237 



LA^ ESPA^OLA^TOMO IV 

de proiiombre politico unida a su fama literaria: "Xodos los miercoles 
dice Ferrer del Rio en su Galena se su casa en una academia 

de bellas letras, donde concurrent sus escritores tf . 

La de D. Manuel Cafiete, donde Ventura de la Vega, Campoamor y el 
amo de la casa Ician admirablemente versos, Morphy tocaba el piano y 
exponla sus disquislciones hist6rlco-muslcales f y daba a conocer no 

sdlo sus poesias sino las de Bello, Olmedo, Pardo ? Toro y otros hispano- 
americanos. *Qui6n escrlbld el Marques de Hollos si alii co- 
*menz6 a de nuevo, humilde como violeta, la fraternidad inte- 

*lectual cuyo aroma el amblente Hterario de los 

*dos pueblos? M (1). EE la tertulia de Cafiete, Arnao presento a Selgas. 

La de D. Aureliano Fernandez-Guerra (2), que tuvo desde sus comien- 
zos el caricter castlcista, de culto a! Ssglo de oro y erudito del dueno de la 
casa, y que se proiongd vivid este. 

La de D, C&ndido Nocedal, no muy numerosa pero selecta. Los tertu- 

Hanos leian y la Ventura de la Vega reconocla que alii 

su versidn en verso del libro prlmero de aquel poema. 

Don era en su cotiversacion* de agudas Irases, y enamo* 

de la dlccion espaiiola de las centurias xvi y XVIL A su faijo 

leer diarlamente un par de horas, por lo menos, de clasicos 

castellanos. Desde que se hizo ultra-moderado o neo-catolico, su tertulia 

fu6 la de los escritores de este baedo que lo siguieron en su evolucion al 

Como jefe de este partldo, fue rival de Aparisi Guijano. Tambien 

su nudeo de amigos incondicionales o admiradores, la mayo- 

ria de los no tan listos como los tertullanos de D. Caodido. Un 

dia de Aparisi el paeegirico de este, en casa de No- 

las mil tonterias propias de su corto entendimiento. Despues que 

se ido el panegirista, dijo D. Caedido: 

Tiene hombre. No hay en Espafia reputacion mas solida 

que la de Aparisi; porque hace anos que resiste sin conmoverse al 

de todos estos tontos. 

ea los de la politica fama de listisimo. Un 

dia le dijo se peecie esperar de un pais en que yo soy pa- 

y to 



11) de lot 

12) ea en f?~Septk:ibre-ll^ En sa ckudad fee redactor de La 
y en de El de Ferrer de! Rio decaa de &. en 1846: "Este in- 

j sa es y de no son de bulto los 

dc sus sin bay en y Hace occelentes versos como lo 

sus a luz cm La Athtunbra, j la pro^ para siis dmmas La hjja de 

* Cervantes j C&m, em y y Me en la crate*. 

238 



63* Terfullas del de y del de Mo- 

tins: A) El Duque de Rivas como de B) El 

Marques de Mo/ins: caracter de sii Q El de 

la gnfncena. D) Las terfulias del de 

A) Las tertulias del Duque de Rivas fueron constantes, ya en y 

Sevtila o en sus embajadas de Napoles y Paris, pues era el no solo 

aflclonadlslmo a la buena sociedad y devoto del ameno y 
sino cameur admirable, mezcla encantadora de gran seiior y de 

pura sangre. Durante la regencia de Espartero estuvo en alii lue 

su contertulio Pastor Diaz que ? "desfallecido y eniermo, el 

"cuenta, buscaba alre de salud y de vida en las pertumadas de! 

u Guadalquivir, bajo el sol vivificante de Andalucfa, y donde acaso mas que 
*la benignidad de la atraosfera, calmaron sus dolenclas los y 

"teraura de solicitos amigos". La tertulia del Duque alii era, las que 

describe Fernan Caballero en La Gauioia, idgnmas j otras de sus 
Pastor Diaz dice: "De sus labios mismos oi alguna vez la interesante 
*cion de algunas de sus vicisitudes y desgracias, en aquellas no- 

Belies de que solo pueden formar idea los que las hayan en los 

"encantados patios de Sevilla, entre columnas de m^raiol y de 

"flores, y arboles y fuentes, y en la sociedad de amigos y de hermosas, tan 
"amena como aquellos jardines*. 

Volvio el Duque a la corte a mediados de 1843 y aqui estuvo 
que paso a Napoles como embajador que fue mny pronto, no a 

Madrid hasta el verano de 1850. En 1856, enviaronle a la erabajada de Pa- 
ris, de donde volvio en 1858, para no salir en toda su vida. En todas stis 
temporadas madrilenas, la casa del Deque, en la Conception Jer6nima f 
fue centro de animadisima tertulia literaria. Don Juan Nicasio alii 

pasaba las liltimos aiios de su vida, agobiado ya por los achaques, 
en un sillon cerca de la chimenea; alii Alcala Galiano, Martinez de la 
Pacheco, Molins, Ventura de la Vega, Ocfaoa, GonzMez Bravo, Pastor Diaz, 
Valera; alii los extranjeros distinguidos que venfan a Espaia como Pros- 
pero Merimee; alii damas como la Condesa de Montijo, madre de la empe- 
ratriz Eugenia, y Sofia Paniega que fue luego Duquesa de Malakof. 
banse versos, se tocaba y cantaba buena miisica, se dlscutia y se 

El Duque teoia "un caracter franco, expansivo, verdaderamente popu- 
"lar. . . Nadie le igualaba en amenidad y jovi alidad de trato; gmstaba de 
"defender paradojas, menos quizas para lucir su ingenio que paradarora- 
a sion a que se animase el debate: llamaba a Moratin el clenguete; 

la tabla del Pasmo de Slcilia era buena para faacer una mesa de bi- 



239 



SALCEDO LA 



"liar; que la es el Impertleente de los ruidos; y era de ver con 

*cu^nto grace] o, con que y donosura defendia sus tesis; pero 

*si Hsonjero se de su parte, h&bilmente miidaba de position. . * 

"En no rival era ee la de describir; tal viveza daba a su 

*co!orldo y tal era el movimiento de sus que lo quereferia parecla 

*que se vlendo. . . He coaocldo a dos que pasaban por 

*los de y Dumas 5 padre s y Maximo 

M d f AzegIio f y si el era en la replica y e! segundo mas 

*melif!uo en el que e! Deque, nl UHO ni otro le Igualaban en lo 

^vivo de las y en lo de la conversation* (1). 

En La las de un dlplomdtico, del gadi- 

Conte, el o trato al Duque de Rivas; pero 

de sus cosas; cuenta que el Duque 
a sus tertulianos, y, entre ellas y 

que en la juventud, y que en una re- 

de no 61 HE ir al teatro, lo sustrajo de la 

de la ee vez de en ella su ofrenda. 

El hijo del del Don D* Enrique, protesto indig- 

especie, en al director de a Epoca (23-Octu* 

bre-l01) (2): *Lo que mi padre contaba con bastante gratia dice 
- ridlculizaiido las socledades secretas, era que dos amlgos suyos, cuyos 
^nombres omlto, masones, se encontraron una tarde en su casa, 

*despu6s de aslstido a la seslon de una logia s y hablando de lo que 

*ea ella ocurrido v uno de los compaiieros pregunto al otro; 

_ Y ttsted, ha sacado de la esportllla? 

* sacado? Yo he echado un duro. 

* Pies yo he otro, con el cual plenso ir esta noche al teatro*. 

B) Las del Marques de Mollns que se celebraban los mlerco- 

les, fueron del mismo caracter que las del Duque de Rivas. En unas y otras 

y poetas en el culto de las bellas letras, leianse 
de los a conocer los noveles, hermanabanse 

con la las nobles artes s preparabanse reformas litiles para 

los v, gr., la ley de propiedad intelectual y la reorganizacion de 

las y se perdla el tiempo amenamente en juegos de Ingenio 

que los de ofras epocas. En todo mos- 

las el espiiitu que habia inspi- 

rado al Liceo. Como en esta socledad, los tertulanos de Rivas y Molins 



(1) dm Im 421. 

12) en el l> y etrte: earfas y vtras de Z>, Enrique Ramirez 

dt df 

240 



V77 - SOCIEDJyTEULIS 



que venlan a ser los infsmos, dedlcabanse con a 

versos. Poniase un tema, y se abria certamen; e! que 

ganaba. 

Ejemplo. Para deflnir y celebrar Las de ajo de 

rapldos concursos. Breton de los Herreros concunio con soneto: 

Dame, Belarda, si agradarme quieres, 
no el pece raro, a qoe aludlo RIoja; 
no el costoso faisan de pluma roja, 
ni ostras del Havre, nl pastel de Amberes. 

Cortadas por tu mano, qoe a Citeres 
por la blancura y suavldad sonroja, 
en laminas me da, si no te enoja, 
el predllecto fruto de alma Ceres. 

Oleado luego el Iiquido bullente, 
las banara, que en rustica vasija, 
a tu hogar tribute risuena fuente. 

Y con sal, que de tl puede ser Mja, 
y el fruto que al buen Sancho hizo lnsolente f 
hay lo que basta al hambre que me aguija, 



Y Ventura de la Vega con estas octavas: 

Cuando el diario suculento plato, 

base de tocia mesa castellana, 
gastar me veda el rigido mandato 
de la IgSesia Apostolica Romana; 
yo, flel cristiano, que sumiso acato 
cuanto de aquella potestad emana, 
de las viandas animales huyo, 
y con esta Invention la sustituyo. 

Ancho y profundo cuenco, fabricado 
de barro (como yo) coloco al fuego; 
de agua lo lleno: un pan despedazado 
en rnenudos fragmentos lo faecho luego: 
con sal y pimenton despolvoreado, 
de puro aceite timido lo riego; 
y del ajo espafiol dos cachos mondo 
y en la masa esponjada los escondo. 

Todo al calor del fuego hierve junto 
y en brevisimo rato se condensa, 
mientras de aquel suavisimo con junto 

lanza una parte en gas la llama intensa: 

241 

SALCEDO. La Uferatura Espa/lola. Tomo IV. 






en su punio 

se advierte en torno, y los 
y colocado ei en fuente, 

se sirve asi c|tie este calienfe. 



Otras eces los eran forzados s v. gr. s el 

que se en del de en honor de HE retrato de 

la por que vleron por ez primera 

los el de Rivas, Breton, Ventura de la 

ega, Cervlno, y el de Cheste. He aquf el soneto 
de 

Basta que aqul nos quede tu disefto: 
vete, o derretiraste 

ei hurao de color castafto: 
vete, Marquesa, a disfrutar de! sueno. 

Para oir tanto verso 

a ese y al pa/Io; 

vete, que ya con tu me 

y fumador 

La y el papei, y la ftVita 

a tafeaco ya, y faasta la mania, 
y la bagatela 

Huye, Carmen, de como Atalantd, 

no huele al tocayo de Jacinta, 
y tu no menos que Infanta. 

C) ya de mano con eljuego de la quimena, 

de o de acertijo, que conslste en dar una respuesta con- 

a que se oculta, o qee sdlo se revela por otras que ponen 

en de a fuerza de persplcacla o ingenlo, a veces si se 

de de miicha erudiclon. Estuvo tan de moda en toda 

a del xix, como los colmos y chlstes de los prime- 

ros del xx. Los dlstlnguldos, como el Duque de 

Rivas, D. Qallego t D. Joaqala Francisco Pacheco, llegaron a 

ser ea el Juego de la y a D. Nicomedes Pastor Diaz 

el de tal que en el Casino hasta las alias 

boras de la practicdndolo. Tamblen Breton de los Herreros era 

muy aficionado; pero su amor proplo oiando no acertaba pronto con 

la que en temas era frecuente, por ser el poco 

erudlto. Uaa Fez, sin embargo, adivlno de golpe que le preguntaban por la 

242 






muerte de D. Pedro el Cruel, y satlsfecho exclamo: He a 

a tenazon. La frase no solo quedo entre los tertulianos, sieo qee hie 

da en la ll. a edicion del Diccionario de la Academla: "A o de 

tenazon se aplica a to qae de pronto se ocurre o se aclerfa. 

En las tertuilas de Rlvas y Moiins el de la 

raucho a los concurrentes. El Duque escriblo el tin 

EI juego de la quincena 
calculado por quinquenio 

para aguzar ei Ingenio, 
es ona cosa rauy buena. 

Pero el continuado uso, 
como en Espana vivimos, 
que da margen advertlmos 
a rauctio mas de un abuso. 

Y aunque suele acrecentar 
abuses ue reglamento, 
como lo demuestran clento 
que pudleramos citar, 

Reglameeto ha de tener * 

el juego, aiinque sea importuno, 
y no lo observe ninguno, 
como suele aconiecer. 

Y por mi, y de motu pmpio 
(como se gobierna hoy), 
un reglameBto a dar voy, 
y es el que en seguida coplo. 

Jueguese el juego entre dos, 
uno que ha de preguntar, 
y otro que ha de contestar 
bien y con tenior de Dios. 

Propdngase la cuesti6n 
siempre de asunto discreto, 
en grandisinio secreto 
enterando a la reunidn, 

Y el pregunt6n designado 
saiga de la sala afuera, 
en donde no olga siqulera 
el murmullo del estrado. 

EI respondedor se erapape 
bien de! caso, y lo rumle, 
porque el otro BO le He, 
y en un renuncio le atrape. 

243 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

Tamblen nonibrese un censor 

contar las preguntas, 
y Cfue haga juntas 

astuto preguntador. 

fiste* lo mejor 

vaya ensartando, 
y hable tie en 

ronsigo, se le concede. 

Mas no que cle !e 

conversation 
barer que el respondedor 

se y pierda pie. 

justo a las quince 
Lien; siempre ha 

lucido 
IF a de pavana. 

Qulen antes de las echo 
sea de tenazon, 
ovation, 
regalesele ue bizcocho. 

no ni a las quince 

no perjudicado, 

ni en lo docto, ni ee lo honrado; 
no se tenga por lince. 

En sllencio sepulcral 
y oyentes 

deben estar y pendienfes 
de la conclusion final. 

Y a ningtino se permita 
chiste, prot^ta o 

a la junta, 
ni latlnajo, ni cita. 

HI de discrete, 

exclamar: *Ya lo acert6", 

ni al el pie 

en secreto. 

Y hoy en 

la 
no 
a 

Made si 

o el 

el y el ddnde, 

6 si no 



244 



No se oiga niaiigna tos, 
ni monosiiabos; sea 

entregada la pelea 
completamente a los dos, 

Mas cuando ei Juego conduya 
ande la marimoreea, 
dlsputese enhorabuena, 
y cantese la aleluya. 

Y cada cual de su voto, 

y encaje critica arenga, 
ai respondon reconvenga 
y haga broma y alboroto, 

Estas reglas efectivas 
haganse sin condiciones 
en las discretas reunlones 
ya de Molins ya de Riuas. 



La Nocfaebuena solia festejarse en casa de Molins, de los or- 

dfnarios extraordinarlos de cena, etc., con los habltuales 
poeticos de la tertulia. En 1851, que cayo en miercoles, bubo de so- 

nelos de pie forzado, corao este de Hartzenbusch, Al rey 

jSoneto a Baltasar! ^Qulen dlantre eniiebra 
los catorce renglones a ese socio? 

Necesitaba yo mas tiempo y ocio; 
ml cabeza se vuelve una Ginebra. 



iSe trata del que fu6 montado en 

hasta Helen desde el confin behoclo 

para adorar ai Salvador, negocio 

que por favor de DIos saM6 sin qnlebra? 

^Se trata de! que en sucio cipizape, 

entre el vino y mudiachas, grita y jota, 
vi6 en ei muro su muerte sin escape? 

Yo no lo se: mas ruede la pelota; 
un verso falta, y como yo le at-rape, 

nada me importa el consonante en. . . 



Uno de los beneficios a las letras y a los literatos dispensados per el 
Conde de San Luis, jefe de la fraction moderada apodada de los polacos, 
fue la organization del Teatro Espanol (Real decreto 7-Febrero-1849) lie 
que fue Ventura de la Vega primer comisario regio. Sartoriiis y Vega 

245 



ggftigOL4 : TOMO W 

de y a este del Teatro el si- 

del segundo: 

Segunda vez me atranco* 

dar el 

tan me o C/HCO, 

y caliHGs, per fin, en un barranro. 

el 

a me arrojo con 

no por mallcia si delineo; 
no por nil rulpa si me pstanco. 

Quiero un teatro establecer muy cuco 
el torpe vicio disminuya a Baco 

y del billar y el /rueo: 

del y de! 

Juntos de Hernanl y de Nabaco 
el de Poloela y el 

De las del de Molins quedan, aderaas de las notlclas 

de las mas coplosas que dio el mis- 
mo en su libro de los Herreros, e! periddico El Belen j el 
Las ambos de 1857. 

Dj las tertulias del Marques de Heredia. 

(10-Febrero-1832) en la embajada de Espafia en Paris; faombre de 
y de la buena y disoreta socledad; poeta, como escribi6 

Pelayo, si de algo es de exceso de senciilez, dege- 
a en prosaico y de desigual; catolicx> fervlente y conserva- 

dor de la derecha s aunque muy tolerante con las personas, y asi 

sos a Carlos Rubio qee salvo de la persecution de la 

del 68 f en su propia casa, a D. Manuel 

y Persi y afios, en su casa de la calle de 

a la cie Relatores, tertolia, a que concunian hombres de 
las con Azcarate, Calvo Aseaslo con Cos Gayon, 

D. de P. CaEaleJas t Fernandez y Gonzalez (el catedratico y aca- 

y cos el P. Cefeiino Gonzalez; D. Car- 

los M. Peiier (1), D. Sanchez, el del Ateneo, etc. De la tolerancia 

alii da el de aquellas reunlones por Revilla. 



(I) y y cojtocrvaclor y dirigld 11872-1871^ la revisfa la D&- 

de la |14 Ea de Morales y Poiiticas. Fu6 dipntado, 

En 1887 miiri6 en Otrrfon lie los Condes (27 de 
de 

246 



Las tertulias del de de las de y 

Holms en no ser exclusivaraente o y 

tianse temas de cienclas morales y y no en y 

slno con solemnldad academica, y se 

presidiolas Pacheco en SE primera epoca, y el P. 

lez, Perler y Moreno Nieto; qulzas este las 

nes lilosoilcas y politicas, y las lecturas de versos y 
mente Mterarios se desenvolvieran llanameate. Pintores, 
tasy crltlcos fueron muchos (1). 



(I) V6ase Las reuniones del Marques de Heredia, por D. Pasaial cfe y ea el 

Morgues de Heredla: Poemas y Artlculos. Madrid, 1912. 




247 



LA LITERATURA ESPANOLA CQNTEM- 

PQRANEA * vin. - LENGUAS y LITERATU- 

RAS REGIONALES - VASCONIA. GALICIA {1) 







de espanolas en Ja 

por razon de las 
A) El de la diversidad 

de por $n aspecto Hterario. B) Le- 

de esta defend/da por 

' " "" ^ fa (Casfelar). C) Opi- 

de y de Oliver. D) La misma Question 

por D. PMal. E) Expansion y 

del sobre los Idlomas peninsulares. 

F) de los catalanlstas. A) Como en 

(1) 4. de en la epoca contemporanea por raz&n 

de las A) El de la de lenguas por sa aspecto literario* 

B) de esta por to Academia Espanola (CastelarJ. 

C) de y de D/ La fratada por D. Ramon 

E) y del sobre los idlomas peninsu- 

P) de tos eatalanistas. 65. Lengna y Kteratura ua&conga- 

dm; A) en la Navarm VUtoslada, Campidn, etc.). 

B) m de Iparraguirre. 66. Rena- 

de la y A) en el siglo XVIII (Feijdo, 

los de B) de Q Pastor Diaz. D) Elpronun- 

de E) la de (Aguirre, Pondai). 67. Regiona- 

m los y A) de Galicia: Vicceto y 

Bj Literanos. GmmMcas y Dicciona- 

nm, y de C) Obrm m$m redentes. 68* Poe- 

tas A) log di de la Carldad. B) Rosalia Castro y 

C) de la gallega. 

248 






la edad media, la Mteratura espanola en la se nos 

ofrece varia por razon de las leoguas. Algo ? hay de 

Mteratura vascongada; la catalana y la con la 

dentro de sus respectlvas regiones, e irradian la de 

algunos de sus insignes cultivadores. 

La coexistencla de literatures ha confribuido a de 

las lenguas, en si mismo ms politico que literario, e 
nado con el esenclalmente politico de la constltucldn y de! 

Estado espanol. Para !os eaclonalistas vascos y los 
lanes la persistence del Idioma y su cultivo son de 

praebas de que sus regiones no son regiones, y asi 

deben ser organizadas independieete o autondmicamente, 
serven una union federativa con las otras comarcas de 

esta conception y de este programa es la sustitucidn del 
por el Catalan y el vascuence para todos los usos de la ex- 

cepto las relaciones con el Poder Central, la de los 

Idlomas locales y la tendencla a desterrar el castellano o 
de la comarca a la condlclon de cualquier Idioma el 

ces por ejemplo. En Gallcia no han llegado a tanto las a ello 

se tiende por algunos. El movimiento naclonalista vasco, 
en ciertos medios (1), no resueoa iuera de la region como el En el 

momento actual ptiede ailrmarse que la cuestion del 
tico regional en Espafia es la cuestion catalmisia. No hay que en 

este libro slno literarlamente. 

Apuntemos, sin embargo, aunqoe a la esfera politica que 

nada tan absurdo y tlranico por contrarlo a la eaturaleza, al caracter, 
voluntad y derechos legltimos del hombre, y a la conveniencia de la 
como querer fundar y garantizai la unidad de esta sobre base de 
cion forzosa de todos sus ciudadanos a un patron determlnado por el 
Central Esta Idea que ha predominado durante mucho tiempo en 
es en el momento actual insostenlble hasta en Francla, donde fue 
un dogma y de donde la tomaron los liberates espafioles. 



(1) En 1915 se celebro en Ginebra un congreso de naczones opiiwlctes, al qae 

tantes de polacos, irlandeses, Judios, etc., y, segiin los periddicos estranferos, alguaos y 

lanes. El autor de este libro, en ona cronica politica, protestd contra la liffima afirmacidis,, 

inexacta, Recibid a los pocos dias carta de un respetable caballero de Vizcaym, dlgno de 

por sus sentimientos religiosos, por su outturn y por su poslcion social; en la carta, confirmmba !a lie 

los periodicos extranjeros, citando los nombres de los dos vascongados qme habian concanido at 

international, y aftadia estas palabras, tan dolorosas e irritautes para nn amaiite de la 

nola: "Nuestra situacidn es mil veces peor que la de Irtanda: Irianda oprimida, pero por ana 

*fuerte y progresiva como Inglaterra* Nosotros lo estam^s iambife, pero por y emi- 

*lecida como Espafia". 

24Q 



B) *Nosotros dijo D- Emilio en de la 

*' Academia por la de conservar 

41 su lengua, no las por el 

*movlmlento eterno y el de la vida. funda- 

"mental ni ir las leyes soclales, 

*en se funda. lo vario lo existe, 

*seria las la o como su- 

tf prlmlr los a su vez las naciones. . . ^Quien sera 

tf osado a el vasco, el gallego y 

*cl La no a su en las y en los pa- 

"latios; el la oda cadenciosa se olvlda y 

*empolva en el volumee de las e! romance volandero t 

*cuyo es lo faae clen generaciones, vuela 

*de en por de sus asonantes, y llena del espiritu 

"patrio la *atm6slera Es que la gente sencilla pueda 

'componer con la que las aves, y oir sus versos 

"y stts con el qiie al y al follaje. Y esto no lo 

si las riquisimas de la lengua naclo- 

*nal f con feilcidad sus sentimlentos, sino en 

no en como la leche nutritiva del 

en de Una madre* (1). 

C) no conozca el Catalan, de que Verdaguer, porejem- 
plo, no en castellano; pero consuelese peesando que solo eo su 

pudo componer el los Idilis y cants mlstichs; si 

lo en el Idioma de Castilla, serian seguramente Inferiores, 

a las tradiicclones castellanas que hoy poseemos. Un perlo^ 

al catalaeismo, ha dicfao reclentemente: a Un 

*tiempo crel que d'Ors no en castellano por mera pose y 

a Prat de la de siis arfioilos en Espana me 

"explico su Los que le leldo en lengua castellana, 

*no a Ore. No traduclrse. Es un esciitor para Catalufia**. 

D. atribuye el fenomeno a al am- 

de ee qne se ie en Barcelona que no es el mas ade- 

y en castellana* (2). El hecho 

tlene* sin Lo que Maisillach llama *ambiente de 

j que no es sino la explosion del naclonallsmo cata- 

14n, no ha sido del renacimlento dela bella literatura ca- 



di CH la de D. Victor (25>Febrero-1883). 

|2| De J, eo a de f3-Agosto~l15|. 



250 



j^ 

talana, sino uno de los efectos o menos de 

Harto mejor, aunque, a nuestro juicio, coo de 

este punto otro escritor, Catalan por ser y de de los 

periodicos de Barcelona de mas clreulaclon, lo que no le por 

ser uno de los mejores literatos castellanos de por el 

fondo cultisimo y razonador como por la forma y Hos 

mos a D. Miguel Santos Oliver (1). Para Oliver, la de! 

Catalan *no es un retroceso a la barbarie ni una de las 

tendencias a la unidad y al cosmopolltismo 1 *, ha 

slno una consecuen^ia natural "del nexo que el 

a y la esencla o contlouidad intima de los pueblos". Con la 
realizada por los Reyes Catollcos y la inversion de por 

el Renaclmlento, predomlnaron en Catalufia la y la de 

CasQlla que hasta entonces habian crecldo en con 

Catalufia se sometio con abnegacion al predominlo, su 
faabla popular, en posiclon semejante ante el a la de las 

tes lenguas romanlcas ante el latin; pero por 
denciales el idioma dominador no alcanzd a el la 

dad linguistica viviente en el alma del pueblo. Lo es, 

notado yJamentado Sismondi, Fauriel y Boutterweck, 
de las literaturas meridionales, como lloro Ticknor, el de la 

tura espanola, que "la parallsis del Idioma se tradufo en del alma*. 

Cataluiia, mientras que sus literates ban escrlto en no ha 

producido un grupo de poetas, un teatro, una novellstlea, de 

arte puro y vivo, digno de la tradicidn catalana medloeval y 
con los de las provlnclas que faablan castellano. NI Boscan fue 
flgura de las letras castellanas mas que por el aspecto de su ex- 

terior y tecnica, semejante a la de Navagero, en la reforma de la 
que triunfo merced a Garcilaso (2); ni Capmany, a pesar de sus de 

purismo, dejo de ser artificioso y desabrido a los oidos 
nos, como advirtiemn Quintana y Alcal& Galiano (3); de Cabanyes tf ha po- 

(1) Hijo del periodista mallorquin D. Juan Luis Oliver, fundador de la la 
direccidn de este peiiddico a la muerte de su padre (27-Jun!o-I897). En 1901 public^ caa Ha 

libro de historia contemporanea: Mallorca dumnfe la prlmera remtaci&m La de la 

Historia ie nombro cowespondiente en Barcelona {Itt2)* Hoy dirige La de y 

bora o ha colaborado en e! A B C, de Madrid. 

(2) V^ase tomo H-IX-69 (pAg. 1). AIM dedmos qae, en decto, Boscan cm mm! al 

y nada f adl; pero anadiendo que, como Cervantes, es proslsta castellano sm tim- 

ducci6n de El Corfesano. 

(3) Vease tomo III-XI-Q7 (pag. K7). A nuestro eistender, AlcalA Gmliano y se 

bien al acento que al lenguaje de Capmany. AlcaM Galiano (Hlaforta de fa Ufentfara em el *I- 

glo XVII) dice que Capmany, por haber aprendido a hablar y escriblr en c! es 

cierto modo como extranjero. Bias adelante volvereinos sobre esto. 



LA t IV 

fue ue sin lengua, como si sintlera el prurito 

^doloroso de un ala que no se abre tf (1); a Balmes debe leersele en fran- 
ces, de un gran (2). Catalurta no ha dado 

a Espafia durante las centurias de castellana una sola gloria 

legitima en el aspecto rigurosamente estetico. Debe, pues, volver al cultivo 
de su idloma propio, ya que es este, faablando en el terreno de la estetica, 
la vAlvula de verdadera para el de un pueblo. 

fl No conozco todavla concluye Oliver entre todos los generos 

que constltuyen el arte puro y sin utilitarias, ninguna gran apari- 

portento, de nombre ? transportados 

desde ua medlo linguistico habitual y para la vida a otro medio 

artificial y de gabinete. Ee esa atmosfera naufragara la vocation, 

completamente cuaeto y original la supOBgamos. Y esto 

es lo que ocurrI6 aqul ea Cataluna los slglos tatiturnos a que quie- 

re que **regresemos* el autor de En al casticismo parallbrar- 

de esa otra regresldn y atavismo es formula estampillada de todas 

las de nuestro renacimleeto* (3). 

D) Todo esto justified cumplidamente la glorlosa resurrecclon de la 

en todos los de puro y sin allanzas uttlitfr 

rios, D. S. Oliver con envidiable precision de lenguaje; 

no por cierto que se pretenda llevar esa resurreccion a los generos 

que no son de puro arfe, v. gr. s los trabajos cientiiicos y las in- 

vestlgaciones eraditas que nada ganan con aparecer en Catalan, y les quita 

esto lectores slempre escasos para semejante clase de estudios; mucho me- 

EOS que se a que los catalanes no aprendan u olviden el castellano. 

Don Pidal califica tendencia de muy peligrosa y un 

asi; "^Acaso dice no le basta a Cataluna 

*la de stt carfcter, de SE lengna materna, de su brillante lite- 

*ratnra renaciente, de su arte, de SE industria? . . . Pues el que mas admire 

II) <tese tomo III-XVHI-171 4XIgnoramo: ha dicfao de Cabanyes lo que apunta Oliver 

y, no to lie poefa sin ni tampoco la im^en de que faera eso tan 

por Cabamyei el de an ala no se abre, Cabanyes, como escribid Menendez 

Peiay la ^en con y correcci6n t a veces con atrevimlentos, pero 

*. 

1 2 La es dc Vale, a a en la receix;i6ii de Jordan de Urries en la 

de 4e el y a casi todlos los escritores castella- 

n0s lie $11 Uno de los qoe lay qne es el Pllerrer. eserfMa D. Joaquin Fran- 

De ao ha> que pr ei P. Coloma sabemos qae escribid sus novelas 

ea ing en y las traiiaio al casteBano, a un mai cas- 

dc Mis {pagi 1321 qme **en caanto a la forma, en el esttio 

lie e! s uyo". 

|3| a 1 1^-Eaero ISIS. Se el mas de ocbo aftos antes en e! mis- 

mo y fu* por la o Cufnlawfl, como ciesagravio a las des- 

c0nsMmc!cH! y de qac f ue ea el por los 

252 



V7//- ENGUAS F 



"todas estas cosas admirables, que reconocer que el por su 

*exigua difusion, no serla nunca suficlente para la de m 

* Cataluna recibe con la lengua uno de los de 

*comunlcaci6n, de comerclo faumano, y 

"medida que tendlese a embotar este instrumeiito, 
"mente a la misma Catalufia". 

La tradlcion o faistoria que ha dotado a de un 

y de una bellisima literature, es la que tamblen la ha una 

bilingiie y a sus letras intimamente reiaciooadas con las No 

ahora, ni como consecuencla de la iinidad politica que los 

Catolicos, slno slempre. Alcanzd el Principado su 
del reino de Aragdn, y la region aragonesa, que aombre a la 
quia, era region de lengua castellana. Los de 

Catalan, como Jaime I, Pedro III el Grande y IV el 

(siglos xiii y xiv), en casteliano escribian a los reyes de y 

y a los musulmanes de Granada y Marraecos; se que 111 

ria el casteliano al Catalan, su lengua materna; que el D. 

hablaba con su padre en casteliano* aun en Jaiiva,citidad de 
La union lingtiistica y literaria acrecentose con la Las 

canciones populares de Cataluna en la edad media, a pesar de la 
en contrario del Conde de Nigra que las relaciona las y 

piamontesas y de haber algunas de positive origen frances, 
mente en el Rosellon, revelan un parentesco estrecho con las 
unas y otras usan el romance octosllabo monorrimo como 
muchas catalanas son, por el asunto, de origen y en 

castellanismos, EE el Romancero Catalan, de Mili, las hay 
tellanas con algunas voces catalanas. 

Si asl acontecla en la edad media, cuando el radio de accidn del 
llano era seis o siete veces mayor que el del Catalan, ^c6mo no ha de acoi- 
tecer hoy, "cuando el casteliano ya no se habla en untenitorio tf siete* 
"veces mayor que el de la lengua catalana, sino "doscientas cuarenta" 
"veces mayor? 

*Esto signilicarla un achicamiento en los Ideales de y de 

u influencia. Cataluna, hablando como lengua supletoria el 
" ejercer un influjo preponderante en Espana y en el mundo. 
"en el uso exclusive del Catalan, se condenaria al aislamieato No 

"le conviene, como nunca convienen los egolsmos*. 

El casteliano es hoy una de las tres o cuatro leoguas 
de las llamadas a influir mas en el mundo. No hay que hablar de sus COB- 
diciones intrinsecas como lengua: Mila y Fontanals la elegio con 



- ESPAf$OLA- n TOMOjy 

I de Mbro, 22), y un tan dodo e 

como ei Federico Wulf f ser la araioniosa, 

y de las sin exceptuar el italiano. 

Xarapoco de su Mstorica prlnclpalmente representada 

por el Mio Cld 9 ei Quljofe 9 la en Europa durante los 

xvi y y el influjo de su poetlca en la Iniciaclon y explo- 

sion del 

*Pero de su Pldal , tiene nues- 

*tra una preseete, y ha de tenerla, sin duda, 

*mucho mayor en lo future. 

*Ya hoy, tiablada por 78 de fiombres, constituye un 

*medlo para el comercio y las relaciones universales. Se faabla 

tt en de 12 de kilometres cuadrados, 

e exteosi6e, se ve, mayor que la de Eiiropa cetera. Solo le 

*aveitajan, en respecto, el y e! raso. 

*Pensemos ahora en el dla en qme las repiibllcas sudamerlcanas 

*tengan de poblacion como la de Espafia. Entonces 

en de 400 raillones de hombres. ^.Nos damos 

"Men cttenta de inmenso porvenir? La America espafiola es tan grande 

*como velntltxes veces Espafia*. 

E) La creciente del castellaeo se manlfiesta dentro de la 

peninsula* Todavia en e! siglo xv tiablabanse en Aragon y en Leon 

dlalectos, castellanos si, pero qee pare clan por sus diferenclas con el 

de la central dlferentes. Recu&rdese lo apuntado en 

(tomo II, 26), la extraiieza admiratlva que causaba a Lope 

de Vega la correction castellaea de los Argensola: m han venido de Aragon, 

a el castella/jo* . Hoy se aplica la frase justamente a Mariano 

de C^vla; pero en el seetldo de u homenaje a lo perfectamente 

que la de regiones, no porque parezca extrano 

a que por ser aragones haya tenldo elngiin obstacuio para Ilegar a la 

en ese coaocimlento* Antonio de Valbuena, por su parte, ha 

el de SE regidn leon^a como el castellano en su expre- 

sI6n m^s perfecta cap. 1 de este tomo, F). 

Lo HO s61o con los dlalectos, sino con las verdaderas 

en su con el eastellano. "Sea cualquiera la 

^iniiieacia, grande, Fitzmaarice-Kelly, que haya tenldo el vas- 

*oience sobre el ha hoy, y actualmente es el caste- 

el que tiende a stiplantar o completar al Yascuence* (I). a El vascuence 



|I| ttistQiia rfe In 



I/T/?^ 



44 se extingue, exclama Unamuno, sin que que 

a impedir su extincion; muere por ley de vida. . . E! se 

* se pierde muy de prisa, y se plerde de dos en y en 
"intensidad. Se plerde en extension, en se ya en 
"pueblos en que no hace aiin veinte anos se y 
*perdida va acrecen&ndose de dia en dia. Y se en en 
*cuanto el vascuence que hoy se faabla dia de 
44 vocables de origen castellano por una y por se y 

* pierde cada dia mis car^cter* (1). 

Dona Emilia Pardo Bazcin nos el ha 

en Galicia una vitalidad a del que ser de 

permanente (2), El valenciano D. con 

honda melancolia de como va la 

regional ante la invasion del castellano; **cada dia, son en 

"niimero las coplas valenclanas que a los 

tf mayor niimero las castellanas que llevan por alia las del 

"chico" (3). En la misma Cataluna, a pesar de los y 

esfuerzos de los politicos nacionalistas, de de 

extraordinarias condiciones para la propaganda, de de 

literatos de merito,de favorecerles las circunstancias de la 

de contar con la poderosa organizacion de la y de 

el movimiento que dirigen, por lo menos en el y 

a mucfaos cataianes, es el hecho que en Barcelona se un 

importante en Catalan La Yen de Catalmija 9 que los 
sentan piezas castellanas y por compaiiias castellanas, siendo alii el 
Catalan, aunque de tan subido valor artistico, una o 

de gran capital; los buenos dramas catalanes no Hegan al 
cuando son traducidos al castellano, y los insignes de la 

como Borras y la Xirgu, se castellanizan, asi como los 
que no estan bajo la influencia de la Lliga, escriben en 
de ellos tan bien y con tanto brillo como el Sr. Oliver. 

F) Tal es la realidad, y lo de lamentar que se de torcer este 
natural de las cosas. Gloria de Espaiia es la bella literatura 
que se conceda completa libertad al uso del cataldn, justo que los y 
predicacion sean en lengua catalana, la vulgar del pals, aunque 
no desatender espiritualmente a los muchos espanoles no que 

residen en Barcelona y otras poblaciones del Piincipado; que a 



(1) La cuestidn del Vascuence* En e! tozno III dc Eiuayos. Madrid, 1916L 

(2) Demitierra. 

(3) El amerl&anismo en el idioma castellan (Revista de Archimm, a 4e 



255 



: LA L 

(jueces, escribanos, notaries, empleados de 

etc) se exlgiera el conoclmiento suficiente de la lengua cata- 

con los no casteliano; no es justo que se 

casteliano a esa considerable de hombres que no 

del idioma elevadas fslosoflcas nl para proper- 

placeres de estetico, sino sencllla- 

vivir (1), y a los cuales, esa ignorancia, se faace 

un serviclo de Cataluna a buscar trabajo en 

mejores condlclones. Ya dlcen los y cuantos se interesan por la 

suerte de los obreros que es ua indirecto pero muy eflcaz para 

a los a! yugo de la faurguesla cata- 

lana. Tampoco es conveniente los e investigadores se crean en 

la necesldad de el fruto de su labor en Catalan, como 

en los Unlversltarls Catalans. Lo unico que con- 

es que no SE sino a parte minima de los que deble- 

ran de ella. 

La en punto es o debe de ser tan fuerte como revela el 

el docto Investigador y arqueologo valenciano, canonigo 
D SIvera, publico en Barcelona (tomos VI y VII de los Estndis) 

su Pintores medloevales en Valencia, j se dlsculpa, como si 

un pecado, de haberla esorlto en casteliano: "... laraen- 
M tamos no haber redactado nuestro trabajo en la hermosa lengua 
, que es la nuestra y hablamos continuamente, por no tener 
de escrlblr en ella. Falta es que no nos perdonaremos 
rogamos a nuestros lectores que lo faagan, pues no es 
"debido a de carino (que se lo profesamos), sino a nuestra 

M Incompetentia, Dlcho esto por via de disculpa. . . * 

Tlene D. Pidal: aqui se descubre una tenden- 

cia y un poco pueriL Coniamos en Dios y en el buen sen- 

tido de los que sera pasajera. 

65. Lengua y wascongadas: A) Liieratura caste- 

en la region (Tnteba, Nawarro VHIosIada, Campion, etc.) 

B) Literafura en Canclonero de Manterola. Ipa- 

no r^uene fuera-de la region como el catalanis* 

mo f no deja de si el mseo, uno de cuyos 

f 1 1 *'La sie tos se poco en las ocapados en sms tareas ordi- 

*nmrias 3 4 y coiner siss sin desenvoiver sos facultades intdectnales 

- roAs alia de 10 sa y elemental, Etica, Cap. XXVUL 

256 



el es ? no la del o 

o que 

literaria, pees no lo fue su en 

Ya Indlcado I, 7) que el da 

literarios, 

del xv. 

4) En el xix las un 

nal, Antonio de Trueba (2), *Por del y la 

"sencilla Inoculo, es la en la de los que la 

"fiel y exacta de los de las cos- 

"tumbres, de las escenas del y del 

"vascongado. Trueba inoculd en la e! 

"sabor vascongado, a sus 

"el sello del puro vascoaismo y el 
"del amor a su patria como jamas se tie- 

"cfao en libros axiteriores* 1 (3). "Si ee SB 

* escribe el notable crltlco D. Andres 
*BIanco ? el reglonallsmo hublera tenido 
^pujanza y vigor, Traeba hublera sido un 
"despertador del alma nacional; y si los Juegos 
"Florales hubiesen sido Instalados en su patria, 
"como lo eran en Cataluna ya por eatonces, 

* hublera sido en su patria como Balaguer o de 
"Giilmera en la suya. . . a (4). En todo caso ha- 

*biia podido ser un Aribau o un Rubio y Ore; 

"pero Traeba, tan enamorado de Vasconia, era por la 

"Como hljo de las Encartationes, apuato Becerro de no 

*vascuence, y esto fue para el constante pesar su 

"remedial semejante deficiencia imponi^ndose cuanto pudo, ao en la 




(1) *'La acentuacion esdrujula no reproduce la del vasciience, ya que en el 
"dario tiene tanta fuerza que en realidad sueaa algo asi como emker^ f con dos acenios. . . 
*6sta ona convencion razonable de la ortografia adoptada para eaiblr el 
*poco apenas escrito y en que no leen la Inmensa mayoria de ios que lo hablan. . . Ea el foado,, y 
"mconscleiitemente, usan la k por dar aire exdtlco a ios vocables, Emgrnem o m al 
*al que lo habla eusqueldun o euscaldun; al pais e& qae sc habla, Emcaiem. m lot 
"cos equivale a liamar sanscritos a los antiguos indtos. . . " (La del 

(2) Nacid en Montellano, concejo de GaMames (Encartadio&es)L Bnt sns N@ias 
blicadas en La. Ilustraci&n EsjtMzHola y Americana (S^Enero-l^^ esafbid: **MI psftiiia de 

"nad en la Nochebuena de 1819; pero tengo razoues pajttcnlaresqiie omito del 

*para creer que soy un afSo o dos menos viejo**. Muii6 en BEbaO' (10-Abiil-1889)L 

(3) Fermin HenAo: Trueba Ilterato y oa^ngado |Dlscaiso tie la 1 15 de No^ 
viembre de 1891). 

(4) Antonio de Tr<*: 5 wlrfa y $09 &ra$ fP&gina* 



SALCSEK>. La lifemftira j^nj|0la. ro0 IT. 



r iMP IV 

y traduccIoE de esa lengua, en el estudio de su grama- 
"tica, en e! die sus y en el de su estructura, 

*hasta consigulo conocer el signlficado, el origan o deri- 

*vacI6n de la mayor de sus ilustracion necesaria para el 

*que se a coeocer la y e! vascongado, cuyos pueblos, 

*caserios monies, de y despobJados, tienen todos 

*UB que su o sus caracteres" (1). Seguramente que 

si Trueba eo 1 Libro de los Cantares y los 

de color de rosa, ni a gente la emoclon 

po6tica de sus de la y de los nogales y 

en yo 

con mis 

ni de Vasconia, la simpatica significacion que ha con- 

seguldo* 

Otro y artistlco en el manejo del casteilano que 

Traeba D. Francisco i!loslada (2) , despues de haber aspi- 

y no sin en su juventud, a ser el Walter Scott del antiguo reino 

de Navarra, Intentd, ya en el liltimo periodo de la vida, condensar en su 

novela o los en el VIII (1879) todas las tradiciones 

o menos autenticas de la region vascongada. una especle 

de epopeya en , pero en buena prosa castellana. 

Don Campion, navarro en 1854), uno de los mas entu~ 

y y el inteligente acaso, como dice Una- 

fu6 eB su Juventud y tomo el fusil para combatir 

a los La abolicidn de los fueros (ll-Agosto*1875) did nuevo ram- 

bo 4 siis Ideas, convirtiendole en ardoroso fuerista y reglonalista; por amor 
a la aprendid el vascuence, y se faizo filologo, como acreditan 

sus los blzeaina, y labortano, el Ensayo 

de las de la y la Gramdttca de los 

De Campion viene la especie de que no hablendo en 
el de ii Basconia, Nabarra y Bizcaya 

ea de Vasconia, y Vlzcaya* 

Lo que no ha con vascuence es dejar de escribir 

y igorosameate en castellano. Campion es de nuestros 

bmenos escaitores, tento en sus estudlos de critica literaria, como La Poesia 



(I) de de Fmefea. |En La spa^a Mctdema. Repr0ducido 8 como el discurso de 

m. el tomo I de Tasmngada: En Hamor de Trueba. Bilbao-1896.> 

C2) en de tl e! 3&-Agosto-18Q6. 






D. Felipe de en sus de 

como j en los de y 

tradiclones, en sus 

que su de *en de 

"tan escrtblo fPc- 

y Literarios, VI de , 

"stiire de y ve a su y 

"vencldo, acorralado, de en la de 

tf lueta de Andla, en un hoyo donde los que el 

M SumakiIa arrojan el del Rico-hombre de Y el 

"novelista, alia en el londo de su ser 

"de buenas entranas), diriase que aplaude el al los pe- 

tf drascos sobre los del 

^empleado fe esfd. 

Posteriores son y y La D. de 

Echegaray las juzga muy favorablemente de los Es- 

fudios vascost, no ponlendoles otro que el de de 

en algunos trozos. 

Los vascongados ee general han en 

rosamente a la gloria de la literature de Castilla; D. Vicente don 

Miguel de Unamuno (1), D. Ramlro de Maeztu, D, PIo D. 

M. Salaverria, D. Justo Zaragueta, D. Juan Arzaclun, D. J. de 
y otros varios* solo se distinguen de los buenos por 

figurar a su cabeza. En lengua castellana escriben los 

e hlstoriadores, como el cronista de las ties Provinclas D. de Ecfae- 

garay y el Inspector de Archives municipales de Guipiizcoa D. de 

Miigica. Lo mlsmo los que descrlben el terrltoilo o sus 

naturales, sus recuerdos historicos o sus glorias llierarias de 

Bengoa, D. Jose M. de Arteche, D. EmlllaEO de Olano, el de Casa- 

Torre, D. Pablo de Alzola, D. Jose M. de Lizana y D. Juan E. los 

jurlsconsultos forales como D. Bias Lopez, Hormaeche, Lecaada, 
y D. Mateo Moraga; sin contar los ya mas antlguos, aunqiie mo- 



(1) Ya en SE dlscnrso del doctorado de Filosofia y Letms (20-Juiiio-1684) que cl 
interesante Idioma de estudio, carece de conocimlentos para. lengmi moderna, L0 en SB 
ensayo sobre El elements* aUmigena en el idioma vasco jRemsta de Vlscaya, j 

Contest6 en la misma Revlsta D. ToinAs Escriche y Meg; replied Unamano (15-Abiil-188^. 

estas opmiones Campion. Ju^os Florales de Bilbao <2fkAgasto-1901): cUscniso de que 

dice UEamnno, "no pocas protestas de parte de mis paisanos* y Ins to piovocmdo^ y per 

*estar todos alii, en mi pais, convencidos del Jteefto <ie que el vascneace w va y de qe se va fin 

Todo lo anterior resumido y explanado en la ya citada Caesflto cftl Vasotenctf. 

(2) Presbitero y autor dc on tomo de herniosas Pottia* de n 
Bilbao (18G6), con un prdlogo magMral <te "D-. Caraielo de 



SALCEDO^LA ESPA^OLA - TOMO /V 

como Zamacola, Noia de Salcedo, Aranguren, Vedla, Eguia y 

En castellano escriben los modernos apologlstas del vascuen- 

ce, como D. Carlos de la Plaza y D. Fermln Herraa (1), escritor insigne de 

historia, de llteratura y de todo s fundador y director de la Bibliotecv Bas- 

(1896) que sdlo tiene de la esa B en vez de V con 

qiie por adi vascuence, vascoegado, Vizcaya y vlzcalno* lo que 

no le impide ser un monumento de Importancia. 

B) La bella llteratura en reducirse a las poesias con- 

en el Canclonero por D. Jose de Manterola v director que 

file del Diano de San y fundador y director de la revista Euskal- 

3-Marzo~18S4). Flguran en el Cancionero versos de Agustln 

Ituniaga, el P. Arana, Baroja, Arzac, Ramon Artola, Claudlo de 

Otaegui, de Suescum, Bizcarrondo, conocido por Vilinch, 

Arresse, de Azcue, el P. Uriarte, J. EMzambuni, M. P. Men- 

Jose M. de Iparragulrre, Juan Ignacio de Iztueta, el P. Domlogo 

de Echapare, Jose Joaquin de Ormaechea, Francisco 

de Egafia, J. A. J. U. de Echcgaray y Luis de Iza; no todos 

aunque si la mayoria. Algunos de ellos solo ban cultivado 

el en las recogidas por Manterola, escribiendo siempre 

en castellano. Los unices notables son los uersolari o coblari, improvisa- 

de zoreicos* cuyo tipo m^s interesante es Iparraguirre. 
Siendo todavia un nino t escapose de su caserio, o mejor dicho, no 
volvld EH dia de la escuela, adonde le habia mandado su madre, y anduvo 
por el mucttos afios, primero en las lias carlistas durante 

la y ganandose la vida como improvisador y 

de vascongadas (letra y miisica). Iparraguirre acudia y 

en las de Europa y America, a los cafes, tabernas y demas Pala- 

is donde se sus conterrineos; poniase a cantar, entusiasmaba al 

y sii colecta. Cobro fama. Cercaya de los treinta aiios 

al pais. A pie dirigidse al raserio a dar a su madre un tiemo abrazo. 
La al verie venir, pardse a la puerta, y por todo saludo le 

en tono: 

lEs la faora de olver de la escuela? 

El de conotid a Iparraguirre, ya muy anciano, en Ma- 

drid, en de miisicos vascongados de quienes no recuerda ni los 
lHace tantos aios! Pero nunca se ha borrado de su imaginacion 
la del bardo popular. Tenia Iparraguiire uni^ barbas blancas, laigas 



|!| en lie f Aka) e! 7-JnlIo-lffiZ en los pmwficos de Vtioria. Trasla- 

a Bilbao. 






j que con la a la 

San Pedro, en el las y 

los ojos de un y se a 

HE vlejo, CE la de la 

su y eran de BO a un 

que se con la del sine a la qtie se 

eoardece con las del mas que y 

evocador y depositario de las de su asi sin e! 

juglar la de en la de as! 

cantaron los bardos (2). Slempre que en de los 

pasados tiempos, el de este libra se los coo la la 

actitud varonll y guerrera, la potente voz y ios y 

mente elegantes de Iparraguirre. 

For io demas, a pesar del de los en dar a 

esta venerable lengua, monumeeto vivo de las 
ha dicho el P. Fita (3), un valor literario que ni ya 

fuera de la canclon a lo Iparragulrre; a pesar de las por 

las Diputaclones y de las gramticas y dictionaries que se a 

del amor, slempre legitlmo y noble, aunque en que 

sienten todos los vascongados por su tierra y de 10 que al 

extravio Ios naclonallstas catalanes; a pesar de los juegos y de to- 

dos los pesares, tiene razon D. Miguel de Unamuno: "El 
M sante idioma de estudlo, carece de cpndlcioees intrinsecas de 

^medio de expresion a un pueblo en la vida y 

"ye un grave obstaculo para la difuslon de la cultura ea el . . 

"Asi se pierde sin remedlo, y se perderia aunqtie los vascos na- 

^clon independiente, y pretendlesen imponerlo como (4). O 

lo que es igual: que en el momento actual el naclonalismo pa- 

recer mas peligroso por su aspecto politico que por el 

66. ftemcimlento de la lengua y 

A) Precedenfes en el sigh XVIII (Feijoo* Sarmienfo los cu- 
rds de Pruime). B) Pardo de Andrade. C) Pasfor 
D) El pronunciamlento de 1846. Fara/do. E) La 
de 1854 (Aguirre, Potidal). En el tomo I el 



(!) Vfiase tomo I, pdg. . 

(2) Vase tomo I, |>g. 6. 

(3) Discurso 4e re|K:i6n en la Aoideinia de la Kistoria el 

(4) La cumfidn del Vamumce. 



261 



de la galaico-portuguesa, comiin a Casiilla en la edad 

VIII-73-74-75-76-77, pag. 179 yslgiiientes)Ja signification de 

X de poesfa en el siglo xin 

(cap, XII' 119, 250 y y su decadencia y desapaiiclon en 

en el xiv (cap. XIV- 125 y 128, pag. 305 y siguientes). En el 

II (cap. IH-24, 72) fue eS de llteratura regio- 

nal, de las 

/I) El no fue Los campesinos siguleron 

en y de la region no dejaban de compo- 

ner de en en el popular. A Feijoo se atribuye una poe- 

sia a la flota, que comlenza: 

Pols que sempre malsln 

tacha a mlfla boa ley 
deixenme chorar sin fin 
en que nacln 
na en me criei. 



E. Areal f que ha publlcado las Poeslas meditas del P. Fei~ 
joo, que sea suyo el Uanto a la flota, a pesar de hallarse en el ma- 

con las otras atitentlcas del celebre benedictino. Del padre 
ya sabemos (tomo HI, pag. 46) que compuso muchos ver- 
sos y que no parece tuviera otro objeto slno recoger y conservar 
en rlmada los vocablos campeslnos oldos en sus excursiones. Tan 
y mal en galaico como en castellano: 



Frangullas de pan t 
de qpelxG, 
mamofas 
on do tempo. 

Se na vila 

por 

e 

E earamt!x0s 

compran por centos, 
on 
tea 



262 



AH os escorhan 

con man on con ferro, 
os chuchan oo comen 

con multo soseso. 



Los dos curas de Fraime, clasificados en III, 

como poetas anodinos del siglo XVIII, no lo en e! 

regional que en el de Castilla. Zernadas de Castro si es 

tar, a la Marquesa de Camarasa; 

Co o desexo de acordarvos, 
que en Galicia o seu ftinduxe 
ten a rosa nobre fruxe, 
vou en galiego a falarvos. 

De esto no hay que extranarvos; 
antes ben, facendo 
de esta nacion, estimate, 
e si porque moyto dista, 
HOB a conoces de vista, 
coeocedea po-ia fala. 

O que n'o raeu peito pasa 
decervos qnlxera agora 
niiila rauy nobre siftora 
marquesa de Camarasa, 
mals se ha de ser po-la tasa 
do men reconoceinento 
non e posibre o que intento 
pois para eso, a ben ser, 
me facia falla ter 
todo o voso entendemento. 



De D. Antonio Francisco de Castro es la siguiente cancion de Noche- 
buena, mas agradable: 

NOITE BOA 

Brinquen todos d'alegrla, 
salten todos de contento 
o 9 golpe das castafiolas f 
o 9 son do (Mfre e pandeiro. 

Chegou o EOSO console, 
chegou o noso remedio: 
& nUcIo o M^Ias: homes 9 

festejade o Nacemento. 

263 



Amiguiftos, e boa, 

na 
o ceo entelro, 

Unha graciosliia 

o neno; 

os cantan, 

cantemos. 

iQue neno tan garridifio! 

jai! luceiros 
os ceniellanies 

que d'amor o peito. 

jAi! iQue tan rosifto! 
jAi! carrillos tan tersos! 
jAi! iQue boquina de rosa! 
E* HE iman, an embeleso. 

iJesus! E saltanlle as bagoas, . . 
amor,, che faremos?. . , 
Toma unha rosquifta de ovos, 
me!, e queljo fresco. 

Mantelga, on leitifio. . . nada; 

o Neno; 

corasons bumildados, 
quer un amor verdadeiro. 

E! y de y LIteratura en la Uni- 

de D. Victor Armesto, prematuramente arrebatado 

por la al de las 12-Julio-1914), ha descublerto 

de los xvi, xvii y xviii. Ninguna es 

de 

B) EE el de IV y la guerra de la Independen- 

cia, un poeta llam^mosle asi f Pardo de Andrade, 

de 4 la de Al de Trafalgar, A la 

de fos ^ lord etc., los temas de todos los 

de en de las anacreonticas, elegias, so- 

y que eran de rigor; escriMo tamblen 

de las en el Teatro de la Co- 

y pe se ban Era iauy y sii popularidad a unos 

que la Tltulanse Rogos de un 

a do 60 para 9ue llfere a term da inquisition. 

era la pero los de Pardo de Aiidrade son induda- 

a de lo caal popularislmos en Galicia. 

264 



^ 

He aqul algunas muestras de lafamosa 
de prosaica y desdicfaada: 



s, peixes e homes, 

de distinta casta son: 
Aqueles cdmese asados, 
pero os rationales? Non. 

Mifla Vkge, vos que 
madre de conso!acI6n 
libradenos dos nubeiros 

da maldita Inquisition, 

Da Inquisicidn, que de 

de espias e de vlsios 
enchen a terra, e de loito 
cubren a casa de Dios. 

Libradenos, Virge Santa, 
pols que sempre o pecador 
achou na \ r osa boedade 
madre, amparo e proteccion. 

Dadelles pols bon acerto 
a' os homes bosquejuntou 
a Espana, para formar 
a sua leglslaclon. 

Cristo morreu por salvarnos, 

e m6nte como un iadron, 
o tramoyeiro qoe dlga 
que o v6so fillo a fundou. 

Dios fixo para os ruls 
o Inferno; e o Ceo crlou 
para os bos: esto e verdade, 

o denials 6 unlia invenddn. 

Demos, pols ? ja que nacemos 
no seo da religion 
verdadelra, muitas graclas 
a Cristo Noso Seftor. 

O hireje tan s61o ofende 
a Dios: a nosoutros, non; 
^porqu6 logo He quitamos 
a Dios a prisdlclon? 

iChamuscar a os homes vivos 
en esfe raundo! |Meu Dios! 
jAi que judiadai Non-pdde 
inventarse ootra peor. 



265 



- IV 

SI os judios nos queimaran, 
pase; porque DIos 

que 
a 1 os nos traicion. 

^Pero EOS os quelmemos, 
e lies a nosoutros 
Inda somos mas Judlos, 
(jue os mlsmos judios son. . . 

C) Las de D. Nicomedes Diaz, publicadas en 1840, con 

A en idloma gallego. Lleva la fecfaa de 11 de Mayo d^ 

eo que D- Nicomedes dlez y slete afios de edad. Es digna d< 

composicion en una HIstorIa de la Literature, no por su merit* 

ni por el justo renombre de su autor como poeta y proslsta cas 

tellano, ejemplo de la diflcultad, aun para verdaderos Ingenios 

de versos en que no se aprende y cultiva literarlamente 

La de y el giro castellano de la composicion pa 

denunciar Pastor Diaz escrlbio ^4 Alborada en lengua de Castl 

lla f y fue substituyendo las palabras por oiras gallegas. 

Es asi: 

iAi mifta pequenlfla! 

olios bunitos tes! ;Que briladores! 
iCase salta a alma mlfla! 
jE vendo os teiis colores, 
ver me parece todo!-os amores! 

Agora que a 

0s dulces paxarinos ja cantaron, 
e da orvallada 

nas os ramlflos se plntaron, 

dlvinos 
briarai! os tens crlstalinos! 

iAi! luces, 

a esa ventana, rolfla hermosa s 
ti reliices 

con testrosa 

Luna sllenciosa. 



cantando 

xunto de nas areas; 

ver^sme agardando 

qae se as cadeas 

da que me aparta 

de a alma se viu larta. 






Mirame, si, querida, 

cando do braedo sono te levantes, 

mats fresca e mais garrlda 
que estas frores fragantes, 
que a escuma de ondas resoantes. 

^E alnda non parecen 
eses alliflos teus? ^Dormes rosifla? 
^Dormes, e resprandecen 
os campanarios altos da Marina? 
^Alnda non oiche 
aquela dulce voz que me aprendlche? 

i.Deixasme que aqui solo 
a as augas lies dirija os metis acentos, 
e non ves o meu c:6!o 
fartarme de contentos* 
e amante aproveitar estes mementos? 

Desd^aqul vexo os mares 
serenos, estenderse ala no ceo; 
oio d'aqui os cantares 
da piilara fugaz, d*o merlo feo; 
pero o ten seno Undo 
non ovexo, men Mn qu" estas dorm Index 

Xa se fol o luceiro: 

desperta de esa cama, mifla rosa; 

desperta, e ven primeiro 

abrlr a ventorosa 

ventana d'o ten carto: ven graclosa. 

Sal como sempre sales, 
mats dlvifta qu'a diosa de Citera 
saliendo dos cristales, 
mais galana qu*a leda primavera 
esparciendo resales: 
Venus pra min, amante, 
primavera, maflan, e Iror fragante. 

Xa te vexo salindo 
mlrarme, e retirarte avergonzada. 
, de qu^n vas f uxindo 
tontina arrebatada? 
do ten amor que canta n'a enramada? 

Non fuxas, non, querida; 
ven aqui: baixa a escaia sin temores: 
esa f rente garrida 
a mina man a cubrira de frores; 
xa as teflo aqui xontiftas; 
iqu6 venturosas son! iQu6 bonltinas! 



267 



Yen despeinada ainda 

o prlmelro abrazo, darm*a vida 
; canto es asi mats linda! 
ven qu'a maflan 
solo pr'os que se queren fol nacida, 

Non, non durme, descansa, 

turbe o reposo d*o ten peito: 
placida quietud mansa 

sin cesar vele o ten leito: 

durnie, que tes penas, 
e en min te 



os teus olios, 
olios dlvifios, venenGSGs; 

iios 

por recelosos. 

SI* mifla prenda 

en domes. 

;Ay qu'o Landro 

e Taxo; nin o Tonnes 

o retire! 
durme, si, durme, tnentras qu'eu susplro. 



y En Abril cie 1846, el aflo de las bodas reales de Isabel II, hubo 

ea un pronuaciamiento progreslsta coetra elgobierno moderado, al 

de Junta Central, Cortes Mttlcia nacional y Fuera ex- 

con ultimo al de que la Reina no se ca- 

con de la de N^poles, slno con el Infante D. Enrique, 

n0 fue a la Empezo el dia 2, y coEcIuyo el 26 

coa el en la de Carra! del teniente coronel Soils, coman- 

Veiasco y doce 

al palsanos de los mas de- 

y los cuales constituyeron una junta re volu- 

sin 6xlto de levantar al pals en defensa de la 

o sea ea del omstituido, y en esa Junta figuraron 

ya conocldos del mas ardlente progresis- 

mo: 1100 de file D, Ortiz (1); y otro D. Antolin Faral- 



P) en de IM-Mayo-18221. de Eterecho en su cludad natal, fundo el 

y a y 1 Hamedw. Desde !4 eu Madrid, siifriendo las altemativas de su 

y de j Justlcia en el 'gobieroo provisional de 1868. Con- 

t te del Be IS79 a 1881 presidi6 ia Asodaclon de 

y del lie Caldertio. 

268 






do (1), joven periodista de las en las 

oas democratlco-cristianas de y En 

1841 mostrado de y 

revolutionarias en 1 de y en el de pe~ 

riodlcos por el fundados. Como de la 

de que asise tltuIabalareFolucIonarla, 

(15~Abril~1856), en que a mas de las de la ley 

la necesidad de que de ser el ana de la 

e Mciese por si mejorar su que 

este algo era nada que la iodependencia. No hay 

Don Manuel Morguia le consldera el y el de los 

cursores del actual regionallsmo: un politico, dice, que se a 

su tiempo. 

Emigrado en Portugal, despiies de la de Sos 

"halld, por de pronto, los mismos faombres* la las 

^Institutiones, en una palabra, la imagen de j 

* de perder, sin duda, algo de las llusiones Juveniles, de sus 

M de patriota" (2). Es lo clerto que ya no trabafo en la 
como Oamaba el a la de emancipar a Galicia, por el de la de- 

mocracia, y que resldiendo en Andalucia, los encantos de las 
Mcieronle comprender que en el reino del amor no hay que 

valgan. Qulzas, si nos % atenemos al relato de su admirador lo com- 

prendio demasiado y se paso de la raya en este terreno y 

Murid prematuramente. "Llego, dice Murguia, el diatriste en que, 
"de Madrid y buscando bajo el cielo de Cordoba el nido de amor que alii 
*faabfa dejado, vio lucir en el fiorizonte la ultima hora de su vlda. 
"breve y cuan fecunda!* 

E) Tuvo Galicia su generacion liter aria del 854, o mejor dicho ? polltico- 
literaria, pues a toda ella inflamaba el m^s extremado y 
Preferente lugar corresponde en este grapo a Aurelio Aguirre (3), 
imbuido en Las palabms de un creyente, de Lamennais, a lo 

tiaiio, o a lo seudo-cristiano, como Faraldo, que gan6 ripidamente, 
acababa casi de cumplir los velnte anos, una ^traendosa 
literaria. Se puso en contacto con los obreros, los visitaba s iba de en 
taller, de reunion en reunion, y al decir de Murguia^ tf los huMera 
w rartires de una causa, despues de contarlos como soldados en sus 



(1) Naci6enBeteim>s(1823}. 

(2) Biblioteca Gallega; Manuel Murguia, Los Precanrores. La Corofia, 

(3) Naci6 en Santiago (23-Abrtt-1833). Muri6 en Junto de 1857, bafitodDsc en In de &n 

de La Corufla,, a cuya cludad habta ido tras la jovaoi de que estaba eoaiiioraiio. 

2 



derAS", Chcvi con la ainoridad a de un 

brlndis en que iiarno :t de an car- 

hubo revui'Io, e! a al 

ios que el de Su 

a! de! lo es que de 

con el el no que se y a Ios 

en el la sus -4 mis 

en 

Pura la religion guardo en mi peclio 
De! Hombre justo qu rnurio ^n la Cruz, 

la fue 

en a la un de era facll, espontaneo, 

y no una 

se la !os y 

se la de que de una asl no 

hoy que un no de Ios versos, del 

un a Vigo, y le con y vitores. Aplausos reco- 

gid en las tablas, al frente de dramtica, organlzada 

por 61, que did en Padron, Vlllagarcla, Gambados y otros lugares. 

Para Ios de fue HE idolo. Los de ultimo ano de Dere- 

cho con la de sus Ensayos poeti- 

no a luz Ios cuando murio el 

Un el de hombre singular: 

de la a que sus A huerfana, decl- 

di6 la ser y eso resolvio no ser mas que 

la del hogar, de para susten- 

la de la o sea de Ios ersos, no puede ocu- 

a un de el aguirnsmo , 

qae afiii se escribleron Los Pi*eair$ore$. Era un hombre 

de ojos y con triste; Ios labios desdeiio- 

sos, y, por A pesar del carino 

y de sis y como preso en Com- 

dijo en *no es ni sera nunca mas 

mn de viuos*. j despues no ha 

de a (Campanela) en su 

La Garni 

A la Sanchez Dens, que des- 

de a las y pollticas de Santiago, en el 

se hizo- !ne de Ios mil de Marsala, ayudante 

270 



de de y en se a 

sus era en anticlerical y ee HE viaje a Gall- 

cia, de la a mil 

del que a los a sn 

las e! que y de qce eS 

en el lite- 

es la de Pondal, el y de 

en la democratica, en el con los en el de 

la de! periodlsmo y de la oratoria y en e! de la 

Pondal, como Aguirre, escribid ea 

So que le de su es que los en 

La composition suya en es /I 

"para nosotros sonora que la de Schiller", de Villar 

(1), lefda en un banquete politico: es ei de us 

tivo en Oran que recuerda su aldea nativa, en SE 

reminiscencias de los mejores romances de con el o eS 

influjo del false Osslae. SI Galicia es y lo es 

penso, sin duda y Pondai , el tono es el que a la 

locorrecta y plagada de castellaeismos (2), sin 

por la fuerza del sentlmieoto que la Insplra. su 

conclusion, refirlendo qoe al ser leida en el 

Concluye asi: 

Oh naida vida, 

adios, adios, ineu pal; 
prenda de min querlda, 
adios, oh mifla nai: 
sombras dos metis avos, 
rlo da Ponte-ceso? 
pinal de Telia espeso. . . 
acordavos d'hun preso 
como el o fai de vos: 
campana de Anlloes, 
noites de lunar, 
iuna cfue te pos 
detras do plnan 
Adids. . . 
Ad!6s. . . 
AdI6s. . . 



II) 1 JVorte de Galicia, lO-Marzo-1917. 

(2) Y aun palabfas castellanas cuando le liacian lalta para el verso, v. ir.: 

E ti ffol&ndrima errante 
das tongas campos cl'Argel, 
GoI0nd!rina en galtego es andu riJie* 



271 



que en las cie PGH- 

dal, a de si 

y (1). 

67, e/7 70s 

y A) de y 

B) Gra- 

y y de Lite- 

C) En e! 

hay que las que claslflcarse en 

de las Y aun los libros de bella literature, 

y en qee tieoen por 

la del y novelas de 

y del de La Casa de la Troya, 

de de Victorlano Garcia Marti; 

de Rivas, etc. Dejamos, sin embargo, la menclon 

de se de sus respectivos ee la parte 

a la 

A) libros de de la particular de sus be- 

lias y de sus institutiones juxidicas, de su sociologia y de las 

ha el galalco. gene- 

cuatro: de de Verea y Aguiar, de que s61o 

se publlco la (Ferrol-1837); y des- 

de de de Galieia, 

de Ferroi 1885-1874). Este Sr. Vicceto tue 

EE en el Ferrol (31-Mayo-1824). Murio en la mlsma 

(2S-Hay0-187S). Era hijo de un coetrabandista de profesidn; 

en el de Fernando VII, de la cortedad de nuestros 

armadas en corso, dedic^banse 

a por la de Galitia, no SEbreptlciamente, slno 

a haciendo a ios del resguardo. Foadeaban 

de la Isla de Urosa, sin se atreviese a ir a desalojarlas de 

su el a contrabandistas los carea- 

Ea 1823 a 10s recogiendo abordo a los que huian 



|lf Volume* VH de la ya any amciaao, ha sniacrto en La Gorufia 

En Im Im el de sa poenw InMIto Os Hts, pro- 

y 4e las !o es EB la Academla se consorvan otos 

del versos impiovisados por Pondal en 

de 0oo del el 2 de Enera de 1917, que pare 

sex Im lie Pcu 

272 



da los y de Ei que a 

COB Clio*, el induJto, y en a 

de sus 

El '-arcaman. de Vicceto, con dei 

y nunca did un a sus , y y 

sin se oio en la y en in 

no f tie y de en 

de los de su 

a lo Walter Scott 1 rfe fa 

o de los de oro, Victor Los 

de etc, , casl en o 

ras de liberal o los de 

dieronle la reputation de que dlsfruto: y la en 

(1851) en su hicieronse dos 

y por 1 de su 

la dio folletin y en se ee E! 

(Los Los sus 

* A escrita y un lite- 

ft rario en novela la raejor de su en 

si foera mejor, lo seria. Nosotros que, de! 

ioiletinesco, apreciar en os de la 

comuoican a toda obra las paslones politicas y regionales, 
\ r eliemeetes como eran en Vicceto. 

Ee cambio f Murguia trata de la Hlstorla de Galicia a 

juicio corresponde: u . . . es una de las 

44 de la decadeecia intelectual de SE autor. Complaciase el en 
- y de todas las que seguirla, cuacdo ee 

*suma ni nada Importa el conoclmleEto de No 

*llbro triste, ni que impresione No a 

rt explicarse como fue posible que su publication de los pri- 

M meros cuadernos . . . ** Murguia tiene razon, a de de 

es tu El de tu oficio; porque su de Galicia, a 

en 1862, y que ha editado el Centra Gallego de la (1), es 

la mejor que poseemos: una verdaderamente seria. 

De D. Manuel son tambien el en la 



|l | **. , . la prSttwra de su geiiero en el mundo. que no contenta con a los *a 

*sas > la conveniente Instmccioa, ha protcgldo to4o lo 

de Gullela, de Murguia; construyd el bermoso 
"de enjng6 Ins iftgrimas de t>xios IDS perjadlcados por inuttdaciones, 

a 

Z73 

i - romo IF, W 



SALCEDO ~ LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

obra Espana, sus monumentos y sus artes, su natumleza e historia (Bar* 
celona-1888), Don Diego Gelmirez y la colecclon de artlculos titulada En 

Prosa. Del sablo canonigo D. Antonio Lopez Ferreiro la Historia de la 
Santa M. Iglesia de Santiago de Compostela (Santiago-1898) y El Portico 
de la Gloria (Santiago-1893) (1). De D. Jose Villaamil y Castro la Descrip- 
tion historico-arqueologica de la Catedral de Santiago (Lugo-1886) e Igle- 
sias gallegas (Madrid-1904). 

De estudios jurldicos, ademas de los numerosos y algunos notables 
a que ha dado ocaslon la cuestion de los foros (2), son dlgnos de mencio- 
narse los dedicados a Derecho usual, como las dos inemorias de D. Alfre- 
do Garcia Ramos premiadas por la Academla de Ciencias Morales y Poli- 
ticas: Estilos consuetudinarios y prdcticas economico-familiares y mariti- 
mas de Galicia (1909) y Arqueologia juridico-consuetadinario-econdmica 
de la region gallega (1910) y El Derecho Consuetudinario de Galicia, por 
D. Manuel Lezon (1901), tambien premiada por la misma Real Academla. 
De cuestlones sociales gallegas, especialmente la agraria, se ha escrito 
mucfao y bueno: de bellisima prosa didactica es El Campesino gallego, de 
D. Pradenclo Rovira, y de completa y maciza doctrina La Emigration ga- 
llega, de D. Javier Vales Failde (Madrid-1902). Este fenomeno social de la 
emigracion que deja desiertos los campos galaicos y en anticipada viudez 
y orfandad a multitud de mujeres y nifios, reflejase intensamente en la 
moderna poesia regional. No ha rayado esta tan alto ni se ha difundido 
tanto como en el tristisimo desesperado lamento de Rosalia de Castro que 
es lo unico de toda esta Hteratura que se ha hecho lugar comun en Espaiia 
entera: son muchisimos los que del movimiento literario en lengua gallega 
solo conocen la energica, expresiva y dolorosa frase viudas de viuos: 

Este vaise y aquel vaise 
e todos, todos se van; 
Galicia, sin homes quedas 
que te poldan trabaliar. 
T6s en camblo orfos e orfas 
e campos de soledad, 



(1) "Ldpez Ferreiro era un modelo de investigadores, a quien solo perjudicaba una excesiva tenden- 
"cia apologetica respecto de las tradiciones de su iglesia**. <M. Pelayo: Historia de los Heierodoxos Espano- 
les, segunda ediclon, tomo I). Hay ademas muchas historias locales: Artaza, Recuerdos de Muros; Abella, La 
vida de Noya; Santiago y Nogoeira, Bayonet antigua y moderna; Macineira, Crdnicas de Orfigueira; Me- 
raedano, Antiguas parroquias de Rivadama; Montero, Historia del Ferrol; Martinez Santiso, Historia 
de Betanzos. 

(2) En las Memorias de la Academia de Ciencias Morales y Politicas (tomo IV) hay una coleccion de 
informes y votos particulares sobre Foros del Marques de Reynosa, Martin Carramolino y Alonso Martinez. 
De D. Eduardo Vicente es La Propiedad f&ral en Galicia itomo XI de la Biblioteca Gallega), 

274 



yill-LENGUAS Y LITER AT UR AS REGION ALES 

e nais que non tenen fillos 
e fillos que non tenen pals. 
E tes corazons que sufren 
longas ausencias mortas, 
viudas de vivos e mortos 
Que ninguen consolara. 



For mas consoiador, pero no menos poetico aspecto, trata del mismo 
asunto e! Marques de Figueroa en su bellisima poesia Almas e corpos: 

jEndeben, s'apartados os corpos 
se xuntan as almas! 
SO pior e cand'os corpos se xuntan, 
e as almas s'apartan! 

jQu6 poucos xa quedan; 
cantos son os qu'a America vanse! 
os que deixan a donas e nenos, 
chorando n-o lare, 

entr'as bagoas, moi tristes, d'a bretema, 
e os mais tristes queixumes d'os arbres, 
probe a terra, que a man d'as mulieres, 
non e pr-a coidare! 

Terr'allea consume o traballo, 
a forza d'os homes, 
e se os frutos d'as leiras non suas 
parecenlles doces, 
e que n-elas d'a santa esperanza 
c'o alento, recolien 
a vision d'a Galicia distante 
gasalleira e, nobre, 

de onde chegan, c'os rires d'os nenos, 
os sospiros d'as nais que os envolven! . . . 

jAnque os corpos estan apartados, 
asi as almas se xuntan o lonxe! 

Cando volven pr'o lar e n'atopan 
o ben que lies compre, 
mais escura, sin lume a lareira, 
os eidos mais probes; 
os rapaces, sin graceas de nenos, 
nin feitos de homes; 
a muller, que nin sombra e siquera 
d'a moza d'antronte; 
realida que a esperanza dourada 
asi corresponde, 

275 



- TOMO IV 



trae por suma de ma!,' 

o mais grande que o mundo conoce, 

o de ver c-o a esperanza caldas 
tantas Ilusioes! . . . 

|E qu6 triste, qoe os corpos s'acheguen, 
e asl as almas. . . s'aparten o lonxe! (I). 



B) Estudios gramaticales, iilologicos, dldactlcos, criticos, historicos y 
folk-15ricos de la lengua y literatura galaicas abundan. El presbltero don 
Juan Saco y Arce es autor de Una Gramdtica gallega. Don Jose Lopez Ba- 
Hesteros, director que fue del Institute de la Coruna, escribio un Dicciona- 
no gallego-castellano (2) y un Refranero gallego y publico el Cautioner 
popular gallego y en particular de la provlncia de la Coruna, con prologo 
de Teofilo Braga (Madrid- 1886; tres tomos). De caracter lingiiistico y folk- 
Idrico, ademas del poetico que no les falta, son tambien sus dos coleccio- 
nes de versos tituladas, una Versos en dialecto gallego y correspondent 
eastellana de sus principales voces (Madrid- 1878) y la otra Foguetes (Co- 
rana-1888). Foguetes son unas composiciones cortas, como epigramas, en 
que se contienen cuentecillos y modos de decir propios del vulgo. Marti- 
nez y Gonzalez, castellano galleg6filo, cultivo la poesia en lengua regional, 
siendo premiado en los Juegos Florales de Pontevedra (1884), y publico 
Poenias gallegos seguidos d'un tratado sobfo modo de falar e escribir 
con propiedade o dialecto (Pontevedra-1883). El idloma gallego: su anti- 
fflledad y ulda (tres tomos: Coruna-1886) es obra notable de D. Antonio de 
la Iglesia (Vol. Ill de la Biblioteca Gallega). 

Don Augusto Gonzalez Besada, actualmente politico tan en candele- 
ro (3), obtuvo en Julio de 1885 premio del Ayuntamiento de Santiago por 
su Cuadro de la Literatura gallega en los siglos XIII y XIV, publicado 
por la Diputacion de Pontevedra; de 1885 a 1887 publico la Historia critica 
de la Literatura Gallega (dos tomos), que ha sido traducida al ingles y al 
aleraan; en su discurso de recepcion en la Academia Espanola(7-Mayo-1916} 



(1) Del solar galaieo: Relembranzas e trasacordes fBftadrid, 1917). E! Marques de Figueroa es de los 
pocos gallegos optimistas, esto es, que no ve las cosas de su tieira tan negras y desconsoladoras como la ma- 
yor parte de los escritores sus conterraneos. Esta poesia resplra un optimismo sano y discrete. Merecen 
tambien mencion especial los libros del actual Arzoblspo de Tarragona: El gran gallego (Fr. Martin Sar~ 
miento) f Los escritos de Sarmiento y el sigla de Feij&o y El semorio temporal de los obispos de Lugo. 

(2) No sabemos si se ha publicado. El Dlccionario gallego que lo est positivamente es el de don. 
Juan Cuveiro PinoL 

(3) Nacio en Tuy (23-Junio-l^K Estudio Leyes en Santiago, licenciandose el 22 de Junlo de 1885. 
Durante la carrera escribio en los periodicos La Cruz, El Libredon y El Pals Gallego. Ministro de Hacienda 
con Villaverde (19-Julio-1903). De la Gobernacion (27-nero-1905). Disuelto el grupo villaverdista, ingreso en 
el partido coEservador bajo la Jefafura de Maura (I7-AbriMS06K Ministro de Fomento (25-Enero-1907). De 
Hacienda a4-Septiembre-1908). Sigiiid a Dato. Presidente del Congreso (Abril-1914). 

276 



trato de la poesia regional y especlalmente de Rosalia de Castro; final- 
mente, a ultlmos del mismo ano de 16, la Biblioteca HIspania ha dado a loz 
su librito Rosalia de Castro: Notas biogrdficas. A Rosalia refierese tarn- 
blen la conierencia dada en Madrid (Asoclaclon de conferenclas para se- 
floras) per D. Javier Vales Failde (12-Mayo-1906), que forma un interesante 
libro, en que es estudiada prlncipalmente la insigne poetisa en relaclon 
con sus creenclas religiosas y con el estado social de Galicia, 

Al conoclmiento de esta literature contrlbnyo Mil6 y Fontanals con un 
artlculo en La Romania (tomo VI de las Obras complefas del autor) titu- 
lado De la poesia popular gallega. El Marques de Figueroa con dos lumi- 
nosas conferenclas: De la poesia gallega (Ateneo de MadrId-1889) y de la 
tlerra gallega y de su poesia (en la Reunion de artesanos de la Coruna 
(20-Febrero-1916) (1). 

Al fomento de estos estudios ban contribuido: Primero. La fimdacion 
de la Biblioteca Gallega por el Inteligente y cultlsimo bibliotecario y aca- 
demlco correspondiente de la Historia D. Andres Martinez Salazar. El 
tomo I que contiene Los Precursors, de Murguia, salio a luz en 1886. Se- 
gundo. La publication de periodicos, especialmente re vistas dedicadas al 
estudio de la region por todos sus aspectos, como Galicia (1860-66), La 
/lustration Gallega y Asturiana (1879-1882), Revista de Galicia (1880), Ga- 
licia diplomdtica (1883), fundada por D. Bernardo Barreiro y a que slguie- 
ron Galicia historica y Galicia revista regional de Ciencias, Letras, Artes, 
folk-lore, etc., fundacion tambien de Martinez Salazar. Tercero. El estable- 
cimiento de sociedades c centros cientificos y literarios importantes, como 
las dos Sociedades Arqueologicas de Orense y Pontevedra: la primera tiene 
por organo el Boletin de la Comision de Monumentos, en que ven la iuz 
interesantes trabajos de historia eclesiastica y civil; la segunda, de que 
parece ser alma D. Casto Sampedro, ha publicado tres voliimenes de Do- 
cumentos, inscripciones y monumentos para la historia de Pontevedra. En 
la Coruna funcionan la Hermandade de Amigos da Fala y la Real Acade- 
mia Gallega con su Boletin, en que colaboran varies erudites de la region 
y ha empezado a publicarse una Coleccion diplomdtica. En Madrid existe 
la Agrupacion propagandista de la intelectualidad gallega que da confe- 
rencias en el Ateneo sobre temas regionales, publica Estudios Gallegos, 
revista bilingiie de lenguaje, finanza y turismo, y trata de fundar la Reunion 
d' Estudios Gallegos, divididaen siete secciones: arqueologia, arle, derecho, 
filologia, hacienda, historia y ciencias naturales de Galicia. 

Y todo es efecto del impulso regionalista, estimulado especialmente 

(1) Incluido en el ya citado libro Del solar galaico. 
277 



SALCEDO ^LA L1TERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

por los catalanes. Los gallegos o gallegulstas siguen la corriente, reclaman 
el reconoclmlento de Galicia como personalldad superior y comprensiva 
de las actuales provincias, representation parlamentaria exclusivaineBte 
gallega, antonomia municipal, etc. Los que asi piensan no son, sin embar- 
go, todos los gallegos, y aun los mas extremosos en el regionalismo hacen 
constantes protestas de su amor, no solo a Espana, sino a Castilla; en la 
Fiesta gallega celebrada en el Teatro de Orense (ll-Junio-1917), el presi- 
dente D. Manuel Casas, alcalde de la Corufia, recrimino a los catalanistas 
por zaherir a Castilla, lo cual, dijo, equivale a ultrajar a la patria, entono 
un himno a la region castellana, madre de America, y acabo con estas 
bellas palabras: "Unamonos todos, poetas, artistas, politicos honrados y el 
"pueblo, para laborar por la redencion de Galicia, ofrendandola a la madre 
"comiin, Espana" (1). De tan sano y patriotico regionalismo solo tienen 
que temer por ahora los espaiioles no gallegos aspirantes a diputados- 
cuneros por Galicia, pues contra el cunerismo van principalmente los tiros 
de los galleguistas, a pesar de que los grandes caciques de la region, ga- 
llegos ellos y prohombres de primera importancia en la politica national, 
no dejan de fomentar ese mal, de que tanto se quejan en las fiestas, juntas 
y centres regionales. 

C) En la esfera literaria, linica que aqui nos interesa, el regionalismo 
gallego es serio y elemento de progreso y gloria para la nation. Pasaron 
ya los tiempos, que alguna vez enfadaron a Menendez Pelayo, en que todo 
se volvia a los eruditos y escritores galaicos hablar de los celtas y de los 
suevos. Ahora se estudia y se trabaja muy Men. Prueba de ello son las sa- 
bias conferencias de D. Aurelio Ribalta (2) en el Ateneo de Madrid, sobre 
lilologia galaica. En el mismo piano estan, cada uno en su correspondiente 
sector regional, D. Rodrigo Sanz, D. Luis Porteiro, D. Eloy Luis Andres, 
D. Andres Laxe Carbajal, etc. Garcia de Diego ha empezado a publicar 
una Gramatica fonetistica, de que ha salido a luz la Primera parte (Foneti- 
ca y Morfologia). Aspira este grapo a que se ensene el gallego en la Uni- 
versidad de Santiago (Lengua y Literatura de Galicia), en los institutes y 
en las escuelas. Los literatos se quejan amargamente de los politicos de la 
region por este respecto. 

Ribalta escribe: "Si non estiberamos asoballadospor caziques, xa esto 
estaria feito. Si os nosos diputados a cortes foran coma os diputados cata- 
las, serbidores do seu pais e non dos mandos, xa estaria remediada esta 



(1) Vease El Norte de Galicia (Lugo) de 12 de Junio de 1917. 

(2) Pertenece, hace tiempo, a la prensa de Madrid, fu6 director de El Pais Gallego, de Santiago, y de 
la Revista Gallega, de la Conifia. Premiado por poesias en varios Juegos florales. Cultiva la prosa gallega. 
En 1894 puhlico en la Corana el cuejjto Flerruxe. 

278 



V11I- LENGUAS Y LITER ATUR AS REGION ALES 



tremenda falta de cultura. Si as nosas Diputazios, antros da pfilitica local 
qe nin xlqera se comunlcan unha coa outra, estiberan xuntas-coma edebl- 
do, pra loitaren polo interes de Galizia, a catedra de Leogua e literatura 
gallega serla un feito, tal e como en Barzelona funziona unha catedra de 
Lengua e literatura catalana, desempefiada polo sefior Rubio y LIuch, fillo 
do famoso Rubio y Ors, e paga pola Mancoraunida de Catalufia. 

"Non podemos contar co os nosos puliticos. NOB podemos contar coas 
nosas Diputazios, catibas. Pro a necesida d'istaurare en Galizia estudios 
de gallego e cada dia mas patente. Fagamos un 
chamamento aa boa bolunta dos omes. Ai sozie- 
das que fundan escolas. Ai particulares que as 
fundan tamenqe. Pidamoslles a to dos eles qe is- 
tauren en Galizia estudios de Gallego. Pidamos a 
Dios qe ilumine os seus entendementos, qe amo- 
lente o seus corazos e qe lies faga abriren os seus 
petos pra unha obra tan boa, tan perzlsa, tan 
santa" (1). 

Otras pruebas decisivas de la solidez de los 
estudios galaicos en el momento actual son: el li- 
bro del franciscano P. Atanasio Lopez: Estudios 
critico-historicos de Galicia. Prlmera serle. 
Estudios hlstoricos. Literatura gallega. Bi- 
bllotecas y codices liturgicos de Galicia (Santia- 
go-1916); y las obras de D. Eugenic Carre Aldao, 

La Literatura gallega en el siglo XIX (1903) e Influemia de la literatura 
gallega en la castellana (Madrid-1915), que son, indudablemente, lo mejor 
que poseemos de critica literaria en este punto. 




Rosalia de Castro. 
(1837-1885) 



68. Poetas contemporaneos: A) Los poetas del Album 
de la Caridad. B) Rosalia Castro y Curros Ennquez. 
C) tiltimos poetas. Situation actual de la poesla gallega. 
A) Para el desenvolvimiento de la poesla gallega fue importante la insii- 
tucion de los Juegos Florales. Solemnislmamente celebraronse los prime- 
res en el teatro de San Jorge, de la Coruna (Ii-Julio-1861) promovidos y 
costeados por D. Jose Pascual Lopez Gorton. La pomposa fiesta esta des- 
crita con insercion de las composiciones premiadas en la prlmera parte del 
Album de la Caridad: Juegos Plorales de la Coruna en 1861, seguldo 



(1) Estudios Gallegos (Madrid), Diciembre de 1916. 



2;7 



SA^EDg JL LA_JJTERATURA JESPAJ^OLA^ TOMO IV 

de un mosalco poetlco de nuestros Dates gallegos contempordneos (La Co- 
ruiia-1862). En esta coleccion figuran, ademas de los ya citados Pondai y 
Perez Baliesteros, Juan Manuel Plnfos (naclo en 1811, murio en Ponteve- 
dra, Junio-1876), abogado, perlodista y desigual poeta de genero predo- 
mlnantemente quejumbroso, autor del libro A galta gallega (Ponteve- 
dra-1853), y Francisco Anony Paz, conteiraneo, contemporaneo y compa- 
nero de carrera y profesion de Plntos (nado en San Pedro de Ontas-1819); 
stis ideas avanzadas Ilevaronle a la prensa madrilena de furibunda oposi- 
cion revolucionaria, lo que le costo larga y penosa emigracion, y al triunfar 
los suyos en 1868 dieronle por recompensa un destino modestislmo que le 
quitaron a los pocos raeses. Afion murio en Madrid, en el Hospital (20- 
Abril-1878). De Plntos es este soneto A Galicia: 

Ou Gaiicia, Galicia, boi de palla, 
jcanta lastlma ten -de tl o gaitero! 
O aguillon que che m^ten e de aceiro 
e con el moita forza te asoballa. 

No lombo teu, zorrega, bate e malla 
fasta o mais monicreque lerranclielro, 
e calesquer podenco forasteiro 
te vafa, te devergonza sin migalla. 

Agarima alleira eses ingratos 
ou vivoras que postas o teu peito 

con ferrete che rompen mi! buratos! 

SI o sangre teu refugas do ten leito, 

malas novas, madrasta de Insensatos, 
dos fillos teus o amor non t6s direito. 



De Anon, tan desigual o mas todavia que Pintos, y al que daba por 
lo humoristico, esta Inocentada con pretensiones, Ante a forre d'Hercules: 

Esta tone fay mil anos 
que a fijeron os fenicios. 

- Tamen hay alguns indicios 
de que 6 obra de romanos. 

Sodes n'a historia profanos 
e en sentenciar moy ligeiros, 
pois nin foron os primeiros 

Bin os segundos, japosto! 

Tiranos de duda, Agosto: 
di quens foron? 

jOs canteiros! 

280 



* 



v LITER AT (JR AS 



Cosas mejores hizo. Dona Emilia Pardo Bazae elogiasus aclertos en 
De ml tierra (I). 

B) Despues del grapo que podemos llamar del Album de la Caridad, 
surge la grande, la Incomparable ilgura de Rosalia Castro, cuya gloria, 
aunque de Galicia por el nacimiento, la residencia, el amor regional y el 
uso del idioma galaico en muchas de sus poesias, es mas Men de toda 
Espafia, no ya por haber empleado el castellano en otros de sus versos, 
sino por su misma grandeza. En este libro sera presentada entre las 
Inslgnes o principals de la literatura espanola 
contemporanea. 

Para muchos Manuel' Curros Enriquez esta 
en el mismo piano que Rosalia. Sera, tal vez, 
ignorancia de la lengua galaica, o costumbre de 
oirla como instrument de los sentimientos de- 
licados y suaves, o quizas, antipatia engendrada 
por el espiritu antireligioso de Curros, o sim- 
ple capricho del gusto; lo cierto es que, recono- 
ciendo el ingenio de este poeta, su potente estilo, 
las muchas bellezas que se faallan en sus com- 
posiciones, y que despues de Rosalia no hay en 
la literatura gallega quien le aventaje, nos pa- 
rece Curros, lo mismo en castellano que en ga- 
llego, inferiorisimo a la poetisa de los Canta- 
res, Follas novas y En las orillas del Sar. 

Nacio Curros en 1851. A los diez anos hubo de huir de la casa pater- 
na, y poco despues de la patria por unos versos contra el general O'Don- 
nel, subiendo en Londres y otras ciudades del norteaquellatriste escalera 
del exfrano, de que hab!6 Dante con tan honda tristeza. Liberal exaltado y 
y, sobre todo, furibundo anticlerical, escribio en periodicos de esta cuerda 
y pocas de sus poesias no contienen entre las declamaciones contra los 
tiranos y ditirambos a la libertad, ataques a la Iglesia o sarcasmos de las 
creencias catolicas mas o menos directos o violentos. Durante la segunda 
guerra civil fue redactor de El Impartial y corresponsal de este diario ea 
el teatro de la guerra; consiguio tal destino escribiendo su oda quintanesca 
La Guerra civil,, que man do bajo sobre al Sr. Director de los Lanes 'de El 
Impartial, la cual gusto tanto que no solo fue publicada con elogio, sine 
que a los pocos dias insertaba el periodico en su seccion de anuncios este: 




Ctirros Enriqaez. 
aS5t - 1908) 



(1) En el .torao XIX de ia Biblioteca Gallega (1889) estan publicadas las Poesias gaUegas y cosfe- 
lianas, de Aft6n. 



281 



^ 

Se saber el domlcilio de D. Manuel Cams Enriquez. Acudio el poeta 

y le dip D. Eduardo Gasset y Artlme (1): "quien escribe odas como la que 
Busted nos ha mandado, tiene eonquisfada yet su reputation de poeta, y 
"en esta redaction tiene nn puesfo desde hoy u . Estando de corresponsal 
en el Norte, escribio y vio la luz en El Impartial La Cancion de Vilinch, 
que es, a nuestro gusto, su mejor poesia castellana. Vilinch era el seudo- 
nimo del poeta vascongado Indalecio Vizcarrondo, al que sucedio lo que 
cuenta Curros: 



En la sorabria falda del alto cerro, 
Monstruo que una corona cine de hierro, 
Al pie de Mendizorrot, en cuyo lomo 
Se abre un volcan que arroja candente plomo, 
Hay una pobre choza, sencilla y bianca, 
Nido de golondrina rustico y breve, 
Cuya puerta, al herido soldado, franca, 
Jamas para cerrarse sus goznes mueve. 

Campestres florecillas son el adorno 
De la casita blanca de aquel contorao; 
Nadie de sus linderos cerca transita 
Que no bendiga el nombre del que la habita. 
Y es que, desde que al viento se izo en Espana 
El estandarte negro de la discordia, 
De la florida choza de la montana 
Sale la voz que dice: /Miserlcordia! 

"iOtra vez a la puerta de mi vivienda 
"Ruge la maldecida civil contienda! 
"Venid y orad conmigo, mis pobres ninos; 
"iDios acepta y comprende vuestros carinos! 
"Ved, comienza de nuevo la horrible lucha; 
"Suena otra vez el grito de la discordia. . . 
*|0rad por los que quedan! jDios, que os escucha, 
"Tendra de los que mueren misericordia!" 

Dijo VILINCH; y ronco, del negro fuerte 
Cantando por los aires himnos de muerte, 
Un proyectil avanza que hunde la choza 
Y al misero poeta hiere y destroza. 
Aquella bala el triunfo por fin decide; 
El sol de la victoria refulge santo, 
Y el vencedor, tranquilo, los lauros pide 
Que el vencido, insepulto, rego con llanto. 



(1) Nacio en Pontevedra (13-Jnnio-1842). Se did a conocer como poeta en el Semanario Pintoresco 
Espaftol, de que fue director en 1857. Fundo Bi Eco del Pais (1862) y El Impartial (1867). Mlnistro de Ultra- 
mar en el reinado de Amadeo. Mario (20-Mayo-1^4). 

282 



VY/7 : LENGUAS YJ.IJERATURAS REGIONALES 

iGuerra civil funesta! iDeidad Impia, 
A coyo espectro aun tlembla la patria mia! 
sCastigo de los hombres y las ideas, 
Pues no respetas nada, maldita seas! 
Tii de VJLINCH las quejas has desoido 
En que de ti Imploraba paz y concordia; 
lYa que del pobre vate no la has tenido, 
Nadie te tenga nunca miserlcordia! 

De 1887 a 1893 estuvo Curros en Madrid, y de 1895 a 1905 en la 
Habana diriglendo La Tlerra Gallega. En esta revlsta publlco su celebrada 
poesia La Mujer Cabana, de que es la slgulente estrofa: 

jOh, yo la vi! En las noches tropicales 

VI aparecer su imagen peregrina, 
VIrgen de fuego, envuelta entre cendaies 
De nivea gasa y rosea muselina. 

Murio Curros en 1908. 

Aderaas de las citadas, son dlgnas de mention entre sus poeslas cas- 
tellanas: El Maestre de Santiago, larga leyenda que, aunque publlcada 
en 1892, fue escrita por su autor a los diez y ocho a&os, y que es una 
imitaci6n de las de Zorrilla. Es interesante lo que a proposito de esto 
escribio el mismo Curros: 

"Escribir dice una leyenda y no dejarse influir por Zorrilla, es 
"imposible: el y solo el tiene las Haves de los "tiempos viejos", el secreto 
"de la evocation, la vara de los conjuros. Desde Larraiiaga hasta Nunez 
"de Arce y Manuel del Palacio, todos coinciden con el maglco autor de 
"Margarita la Tornera, mal que pese alatendencia monometrica con que 
^el autor de El Vertigo y de Herndn el Lobo trata de dislrazar su marcado 
u proselitismo. Todos los caminos de la leyenda estan tornados por el coloso; 
"todas las maneras de cantar el pasado, ensayadas poderosamente por ese 
"Proteo de la rima, que ha elastizado como nadie, dislocandola a veces, 
"pero haciendola saltar siempre luminosaytriunfante, como una fiera do- 
tf mada, la rica lengua espanola. 

" Yo sigo sus huellas en El Maestre de Santiago, y las sigo a sabiendas, 
"porque creia al escribirla, y sigo creyendo ahora, que el genero que tanta 
"gloria ha dado al insigne Zorrilla, y que el hizo tan national, lejos de estar 
"llamado a desaparecer como piensan algunos espiritus poco atentos, ha de 
"tener un segundo florecimiento, que acaso se inicia ya, y que, por raro 
M privilegio, parece destinado a presidir en su venerable ancianidad el 
*fecundo maestro de tres generaciones de poetas". 

283 



El Padre Feijdo es una loa dramatics, escrlta por Curros en pocas horas 
ser representada en Orense por la compafiia infantil de Luis Blanc (1), 
en funcion que se hlzo (3-Junlo-1879) con objeto de allegar fondos con que 
erigir la estatua del famoso benedlctino del siglo XVHL El antlclericallsmo 
del poeta campea en esta pieza a todo su gusto: el argumento son los 
amores de un rellgioso profeso ordenado de mayores, apadrinados por el 
P. Feijoo, y que acaban en boda, previa dispensa pontificia de los votos y 
de la ley del celibate. Hobo una batalla en la representacion y con motivo 
de ella Curros escriblo que asistieron a ver, o mejor dicho, a protestar 
contra la obra, mas de una docena de clerlgos a cuya presencia en aquel 
"sltio se justified mucfao menos que el desenlace de mi obrita, no solo 
"desde el punto de vista de los canones, de las leyes de Partida y de la 
*disclplina que prohiben jmal prohibido! a los curas asistir a estos 
*espectaculos, sino tambien desde el de la estetica, del ornato y la salu- 
"brldad publica" (2). 

Las poesias gallegas contienense en el libro Aires da mina terra, 
publicado en 1880 y aumentado en la tercera edition (1886). Son de vario 
cardcter: unas de terrible anticlericaiismo, como A igrexa fria, Mirand'o 
chau, Pelegrlnos a Roma, Diante unha image de Intgo de Loyola, N'o 
conuento, y fuera de la coleccion, el poema O diulno sainete (1888), viaje 
satirico a Roma, en que el autor se supone acompanado por el poeta Anon. 
A virxe cfo cristal, en cambio, es una leyenda zorriOesca, mas original que 
El Maestre de Santiago, y de asunto piadoso, piadosamente tratado. He 
aqui, como muestra de estilo, algunas estrofas de la Introduction: 

Almas ardentes pra chorar nacidas 
onha cencla que Dios non quixo darvos; 
volveretas xentis, esparexidas 
arredor d-unha Ins que ha de queimarvos; 
almas cheas de doda, de le espidas; 
de unha eterna inorancia eternos parvos; 



(1) Este Luis Blanc, de que apenas si tiene vaga memoria la generacion actual, es un escritor revo- 
lucionarlo, republicano federal, que antes del 68 fu6 condenado a presidio por la publicacion de periodicos 
clandestinos como El Reldmpago, El Punal y la ffoguera, etc. En el periodo revolucionario dirigio La Re- 
p&blica Federal y La Espafta Federal, f ue diputado a Cortes y Jefe de los batallones de la milicia nacional 
de Madrid ras avanzados. Los que ya soraos viejos, le vimos muchas veces a caballo desfilando por las 
calles a la cabeza de sus batallones que se distinguian por la desarrapada vestiraenta de los milicianos, 
Escribia tambien piezas para el teatro, siempre del mas subido color revoiucionario. En la Restauracion 
organize una compaMa dramatica de niflos y nifias, con la que recorrio muchas veces toda Espafia repre- 
sentando obras del mismo color. Muiio en La Almunia (Octubre-1887). 

(2) Las poesias casteikuias de Curros Enriquez estan coleccionadas en el torao II de sus Obras com- 
pletas (Madrid, Heraando, 1909> con una carta de Salvador Rueda. El Maestre de Santiago lleva un prdlogo 
de D. J. R Cairacido. 

284 



VIII- LENGUAS Y LITER ATURAS REGION ALES 

vermes envoltos n-o monton aceso 

de "dsos de mortos, que chamas progreso. 

Parade un pouqulchino o fatigoso 
paso, en que vades a rodar sin tino, 
e non 6 vento dedes enganoso, 
a balbucente vos de un pelegrino, 
sombra de un sol que nace esprendoroso; 
pola esgallada de xigante pino, 
recordo vivo de unha Ida pasada 
entre o polvo dos tempos enterrada. 

A vos amiga que hasta vos se astreve 
e de xente de paz. En son vos ave 
de pio morosino e aas de neve, 
que so anlnar n-os campanarios sabe. 
Dende eles colle luz, dende eles debe 
o incenso en ondas que rubiu d'a nave, 
e cando cay esborrallada a torre 
mirra as alinas, e piando morre. 

Cando tinades esta voz ouido, 
cat eco de fantasteca viola, 
xa esta sombra tera desparecido, 
cinza solo quizais sera esta pola; 
entonces, que tral-ultimo quelxido, 
solo sera un cadavre esta ave tola, 
jalmas, volvede o voso afan, voade, 
buscand'o fin d'a cega humanidade! 



Pocas veces vlbra en los Aires d'a mina terra la cuerda verdadera- 
mente lirlca que es el encanto de Rosalia Castro, y, menos aiin, se hace Cu- 
rros, como aquella en los Cantares gallegos, voz personal de todo el pue- 
blo, interprete de sus tradiciones, de sus gustos, de sus alegrias y dolores 
colectivos. Tiene, clertamente, aniraadisimos cuadrcs y versos muy hermo- 
sos, cuando no le extravia la declamation tribunicia caracterfstica de los 
poetas politicos. Hasta en el habla apartase del genuine idloma gallego, 
tal y como lo usan los campesinos en la actualldad y aparece en las me- 
jores poesias regionales. La lengua de Curros parecese mncho a la portu- 
guesa, y por eso ha podido decir el Marques de Flgueroa que los vates 
Portugueses y gallegos "semejan pulsar la misma lira, o al menos arrancan 
*acentos y sones apenas desemejantes, cuando esos poetas se llaraan Gue- 
"rra Junqueiro y Curros Enriquez" (1). 



(1) Del solar galaicQ, pag. 201. El P. Blanco (La Literatura Espanola en el siglo XIX, tomo HI, p&- 
gina 254) dice: "Si hubiese de condensar mi juicio, diria que en Curros Enriquez se urien dos personaHcIades: 
*una, la del espiritu culto y delicado; otra, la del clerofooo impenitente que extravia el vuelo de la primeara". 

285 



SALCEDO * LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

C) Despues de Rosalia Castro y Curros Enriquez, la poesla gallega 
oirece todavia figuras estlmables. 

Valentin Lamas Carvajal (1849-1906), de Orense, conocla muy Men el 
lenguaje y el alma de los aldeanos; para ellos redacto su periodico O Tio 
Marcos d'a Portela que parece escrito por ellos mlsinos, y su modo de ser 
reflejase con remlniscencias de Zorrilla y Becquer en Espinas, follas e fro- 
res (dos edlciones en Orense. La tercera en Madrid- 1878); en Desde la reja: 
cantos de un loco, colecclon bllingiie (Orense-1878); y con amargo y des- 
consolador peslmismo en Saudades gallegas (Orense-1880). Fue ciego des- 
de su juventud. Fundo El Eco de Orense. Dona Emilia Pardo Bazan le de- 
dica un bello artlculo Poesia labrlega en sus Polemicas y Estudios 
Literarios. 

Benito Losada (18244891) era picarescamente socarron, reflejando asi 
uno de los aspectos del alma gallega; descarnado en la expresion de pa- 
siones y escenas que el pudor debe ocultar, y epiciireo en la description de 
paisajes (Soazes d'un vello, tomo IV de la Biblioteca Gallega). 

Dos poetas ban vertido al gallego versos clasicos. Uno, D. Florencio 
Vaamonde, autor de un breve Resume da Historia de Galicia y del poema 
Os galaicos, que ha traducido las Odas de Anacreonte. Y otro el profesor 
del Institute de Orense D. Jose Garcia Mosquera (1810-1868), que tradujo 
el Beafus Hie, de Horacio, o sea la vida del campo; "version muy aprecia- 
ble* 4 , segiin Menendez Pelayo, la cual comienza: 

jFeliz quen vive, cal os d'outro tempo, 
Lonxe de barafundas, 
E labra os eldos que seu pai labraba, 
Con xugada de sen, libre d'ustiras! 



Saco y Arce, el autor de la Gramatica gallega, ha cultivado tambien 
la poesla, ya con originales composiciones como Arrepentimiento, ya con 
traducciones a la lengua regional de salmos e himnos eclesiasticos. 

Aureliano Pereira (m. 1906) refleja con realismo mas gracioso que re- 
catado las costumbres aldeanas, tantas veces descritas por los poetas de la 
region (Comas d'aldea, Biblioteca Gallega, 1891). Alberto Garcia Ferreiro 
(murio en Santiago -9-Febrer 0-1902) era un anticlerical furibundo, siempre, 
como dice el P. Blanco, en descomunal batalla con la fiera ultramontana, 
a la que lanzaba tan agudos lanzazos como decir que en las primeras horas 
de la manana se ven por Madrid 

Madrogadoras beatas, 
Cregos e burras de leite. . . 

286 



VIII - LENGUAS Y m JL/TERATURAS n REGION ALES 

Piiblico Voluoretas (1) (Orense-1887), Chorimas (2) (La Corana-1890), 
Leenda de groria (Orense-!891) ? Follas de papel (Madrid-! 892). 
la Defensa de Galicia, fue corresponsal de El Liberal, j en 1898 colabora- 
ba en ia Reulsta Cristiana, lo que hace sospechar de su anticlericalismo 
que fuese protestante mas Men que librepensador. De varios literates mo~ 
demos de Galicla cabe la misma sospecha. Don Juan Barcta Caballero es 
autor de Rimas (Biblloteca Gallega-l8Ql), en que se reileja la inspiration 
de las de Becquer, y se ostenta gran riqueza de lexlco galaico. 

De los mas mo demos cltaremos a Manuel Leiras Pulpeiro, que ha vi- 
vido hasta 1913; Arluro Vazquez (1852-1907); Alfredo Branas, facil y su~ 
gestivo poeta que considera la situation de los campesinos gallegos Iguai 
que la de los irlandeses y los estimula a redimirse como aquellos lo van 
haclendo (3), y el Marques de FIgueroa, que hasta hoy no se ha dado a co- 
nocer como poeta gallego con su coleccion de versos incluida en el libro 
Del solar galalco. 

Muchos mas podrlan ser citados, y siempre quedarian algunos omiti- 
dos. Es muy numerosa la pleyade de poeticos cultivadores del Idioma ga- 
laico. Sin embargo, segiin observa D. Eugenlo Lopez- Aydillo, en su colec- 
cion Las mejores poesias gallegas (Madrid-1914), el momento actual es de 
decadencia. Lo es, sin duda, y, a nuestro entender, no solo porque los 
poetas de ahora valgan menos que Rosalia Castro, Curros Enrlquez y a!gu- 
nos otros de los que florecieron en los liltlmos afios del siglo xix, slno 
principalmente por agotamiento de temas. Hay ya en la poesia gallega de- 
masiadas romerias, demasiada emigration, demasiada mallcia y socairo- 
neria de campesinos, demasiada tristeza celtica y demasiadas declamacio- 
nes de cardcter social y politico. La generation anterior agoto estos argu- 
mentos. Y todos ellos estan tratados y condensados por superior manera f 
imposible no ya de superar, sino de igualar, en Rosalia y en Curros. Quien 
faaya leido a los dos, no espere hallar ninguna emotion distinta en los 
otros vates. Mientras no surja alguno de poderosa originalidad que abra 
nuevas vias a la inspiration, los poetas gallegos se ban de contentar con 
moverse en el circulo trazado por los que les precedieron; su situacion es 
igual a la de los ultimos trovadores que llenaron los cancioneros del si- 
glo xv: estan condenados a repetirse siempre con mas o menos ingenio. 

En cambio, el regionalismo galaico en los estudios lingtiisticos, Mst6~ 
ricos, critico-literarios y sociales es hoy mucho mas serio, fundamental y 
rico en promesas y realidades que lo ha sido nunca. 

(1) Mariposas. 

(2) Flores de tojo. 

(3) Su poesia Como en Irlandal 



287 






PQRANEA # IX. - LENGUAS y 



RAS REGIONALES - CATALUflA, VALENCIA, 



MALLORCA (1) 




La lengua catalana: A) Su extension. 
B) Analogies y diferencias con la casfella- 
na. C) Co/wo agrandan esfas diferencias 
IDS cafalanistas, segun los escritores con- 
frarios al catalanismo: Unamuno, Salave- 
rria, Marsillach. A) La lengua catalana es ha- 
blada en toda Cataluiia, excepto el valle de Aran, en algunos pueblos 
aragoneses fronterlzos con los catalaiies y en el Rosellon, tan del Prin- 




(1) 69. La lengua catalana: A) Su extension. B) Analogias y diferencias con 
la castellana. C) Como* agrandan estas diferencias los catalanistas, segun los escri- 
fores contraries al caialanismo: Unamuno, Salauerria, Marsillach. 70. Origen de la 
"Renaixensa": A) Movlmienfo literarlo en Catalana durante la epoca romdntica. Va- 
riedad de tendenclas. Ribot y Mor de Fuentes. B) Regionaltsmo y romanticismo. Mild 
y Fontanah. Rabid y Ors: Su importancia coma iniciador del catalanismo literario. 
71. Stntesis de la literatura catalana. Opiniones de Plana y Montoliu. Diuisidn en 
perlodos y gmpos. 72. Grupo Catalan castellanlsta: A) Mild y Fontanals. B) Pife- 
rrer: Su importancia como poeta y prosista castellano. C) Consideracion especial 
de la obra u Reciierdos y bellezas de Espana ( . D) Otros escritores del grupo (Coll y 
Vehl, Bofamll, Labernia, etc.). E) Persistencia del castellanismo en Catalana. 
73, Grupo tradicionalista catdlico. A) "La tradicid catalana" , de Torres Bages. B) Vich 
y los poetas de la Garba. Verdaguer. 74. La obra y la persona de Verdaguer: 
A) UAtldntida. B) Verdaguer como poeta religioso. C) La persona de Verdaguer y 
las tribulaciones que padecid en el ultimo perlodo de su vida. 

288 



clpado hasta la conquista francesa, en e3 siglo xvn, como el Ampurdan 
o ei Panades; aunque declinando siempre bajo la sugestiva y avasalladora 
influencia de Francia, el antlguo ser Catalan se ha mantentdo por los rose- 
Iloneses con la perilnacia de los muy arraigados germenes histdricos, y 
todavla en los Juegos Florales de Barcelona, celebrados el 3 de Mayo 
de 1914, el Obispo de PerptMn, monsefior Carselade, actuando de presl- 
dente del Consistorlo, proclamaba en su discurso, escrlto en Catalan a pesar 
de no ser este su idioma nativo, la hermandad de ambos pueblos y decla: 
Los Plrineos no pueden romper la nactonalldad cafalana* Curioso recuerdo 
de la domination aragonesa en Cerdefia es que en la cludad de Alguer sea 
ei Catalan todavia habla popular. 

Los catalanlstas consideran el valenclano y el maliorquln como meros 
dlalectos de su lengua. La diferenciaclon, sobre todo respecto del valen- 
ctano, es, sin embargo, muy marcada, y los castellanos como llamas los 
catalanes a todos los espafioles que hablamos la lengua de Cervantes la 
percibimos muy bien, y ademas notamos la gradaclon progreslva del apar- 
tamiento de nuestro modo de hablar viajando de sur a norte en la region 
levantina: entendemos perfectamente a los alicantinos, pareclendonos su 
lenguaje un dialecto del nuestro; ya encontramos mayor dificultad para 
comprender a los de la provincla de Valencia, y mayor a los castelloneses; 
en Tortosa creemos que nos siguen hablando en valenciano, y en Gerona 
nuestro oido acusa la perception de un idioma extranjero. Los escritores 
valencianos hablan de su hermosa lengua ualenclana, y no quieren que se 
confunda con la catalana. Admitiendo, sin embargo, qne sea toda una 
misma lengua, pueden calcularse en cuatro millones de personas las que 
la hablan; pero es en Espana un niimero insignificante el de los que no 
conocen y usan tambien el castellano. En Austria- Hungria y en Belgica la 
cuestion politica o nacional de las lenguas dimana de que son muchos los 
que no hablan mas que una. En Belgica, por ejemplo, mas de la mitad de la 
poblacion es flamenca, y solo una pequeiia minoria de los flamencos sabe 
trances, de donde resulta la necesidad de haber llevado la descentrallza- 
clon lingiiistica hasta el punto de que no solo los jueces, notaries y funtio- 
narlos publicos usen en Flandes el idioma del pais, sino que los jefes y 
oficiales de soldados flamencos les den en su lengua las ordenes de mando. 

En nuestra patria no sucede asL Los catalanistas no alegan que los 
catalanes ignoren el castellano, sino que lo hablan mal el dialecto cas- 
tellano que se habla en Cataluna, aun por los mas cultos es, segiin ellos, 
detestable , y usando un idioma que no es el nativo, el aprendido en el 
materno regazo y en el que piensan y sienten, no pueden expresar bien 
su pensar y sentir, y aunque tengan ingenio, ban de resultar malos poetas 

289 

SALCEDO. La Literatara Espafiola. Tomo IV. 19 



SALCEDO^LA UTERATURA ^ ESPANOLA ~ TOMO JV 

y escritores. Necesitan, pues, del Catalan, que es el verbo propio de su raza 
o naclonalidad. 

Es el argumento, ya expuesto, del Sr. Santos Oliver, y que el insigne 
y simpatico Juan Maragall formula asi: "A Catalunya - dice , durent se- 
*gles, per causas Mstoriques encare no prou enfondides, inentres el catala 
"ha sigut el llenguatge viu 1 corrent, el castella ha sigut el llenguatge de les 
"Idees generals i'l literari. Aquesta dlvisio es contra naturalesa, perque les 
"idees generals, la poesla, no son pas cosa dlferent de les idees practiques 
"i concretes, sino que'n son, com aquell qui diu, la vaporlsaclo i'l resplen- 
"dor: l'esser-ho tambe en el llenguatge es lo que'n constitueix la vida 
w normal i feconda, la unitat; el no esser-ho es descomposicio, es mort Un 
"poble amb aquella doble expressio es un poble esguerrat, es un monstre; 
"i'ls monstres solen tenir la vida curta I miserable, i en tot cas no fructifi- 
"quen, son esterlls: aixi ha estat, durant segles, el poble catala en quant a 
* liter atura, 

"Als Catalans amb aptltut 1 vocacio ideal i literaria, els ha succeit que ? 
Mintre d'ells i en el seu contacte amb la realitat, se trobaven amb un llen- 
* guatge Intim i afectiu propi, i que al sentir-se impulsats per la seva vocacio 
*a sublimar-lo, a fer-lo vibrar i resplendir i llengar calor, la inercia, la forga 
"adquirida per les generacions el duia a cercar la sublimacio en una llengua 
"arrelada en altres intimitats d 1 expressio que ells no havien sentit. La evo- 
"lucio de la idea-paraula que per naturalesa ha d'esser dins d*una meteixa 
"atmosfera, ells la havien de realisar passant-la d'una atmosfera a un altra; 
"i en aquest pas la vibracio del sentiment s'extingia, la idea's refredava i ; l 
"verb naixia apagat, mort" (I). 

B) Los modernos gramaticos catalanistas esfuerzanse en poner de 
relieve las diferencias entre el Catalan y el castellano. Tienen ambas len- 
guas grandes analogias, como todas las lenguas neo-latinas; pero no ma- 
yores que las existentes entre otras, y menores que las que separan al 
castellano del portugues y al Catalan del antiguo provenzal. Para conoci- 
ralento de nuestros lectores transcribimos la sintetica exposicion de estas 
diferencias por D. Pompeyo Fabra, del Institut d'Estudis Catalans y autor 
de una Gramdtica Catalana en castellano, en el niimero que el semanario 
Espana dedico al catalanismo (22-Junio-1916). 

La evolucion, dice, que han sufrido los sonidos latinos en el Catalan 
difiere en rauchos puntos de la que han experimentado en castellano. 
Limitemonos a notar, por lo que respecta a las vocales, que mientras el 



(1) El Caiatanismo en el llenguatge: Obres completes de Joan MaragalL Serie catalana, 11: Elogis, 
discursos, necrologies. MCMXff, Gili, Barcelona, pg. 73, 

290 



REGIONALES 



castellano conserva (como el portugues) las vocales de las sllabas finales 
en forma de a, e u o (salvo la e detras de determfnadas consonantes), el 
Catalan (como el provenzal y el frances) las suprime todas, excepto la a 
(asi, a oro corresponde or; a siete, set); y que mientras aquel convlerte 
regnlarmente la e y la o breves latinas en los diptongos le y ue (ejemplo; 
piedra, rueda), esta las conserva siempre sin diptongar (ejemplo: pedra, 
roda), lo que no hacen ni el frances, ni el italiano, ni aun el mismo pro- 
venzal. De todos los idiomas neo-latinos el Catalan es el que se separa mas 
del castellano en el tratamlento de dichas vocales, hasta el punto de que en 
los pocos casos en que el castellano las conserva intactas (ejemplo: pecho f 
oyo), el Catalan las cambia respectivamente en t y u (ejemplo: pit, ulf). 

Del tratamiento distinto que han experimentado en ambos idiomas 
diferentes consonantes y grupos de consonantes latinos, da una Idea la 
comparacion de voces como luce y lluu, lino y III, llueue y plou, huevo y 
ou, hoz y fal$, ocho y unit, hice y flu, nace y mix, fresno y freixe, macho 
y mascle, mucho y molt, yerno y gendre, enjambrar y eixamenar, recibe y 
rep, veo y velg, ojo y ull, mango y manec, yedra y eura, echar y glfar, 
liendre y llemena. . . 

Al mismo tiempo que se producen en las voces latinas las diveigen- 
cias foneticas que ponen de manifiesto estos ejemplos, modificandose a 
menudo de diversa manera sus significados, los sustantivos adoptan no 
pocas veces generos diferentes, la flexion se desenvuelve de dlstinta ma- 
nera. El verbo Catalan prendre, de igual origen que el castellano prehder, 
significa tomar; treure, filial, ciuada, correspondientes a traer, hijuelo, 
cebada, significan sacar, ahijado, auena. Diente es masculine, su corres- 
pondiente, dent, es femenino, f rente es femenino, su correspondiente, front, 
es masculino. La prlmera persona del plural pierde en Catalan (como en 
provenzal) su 5 final, que conserva el castellano (al igual que el portugues 
y el frances): perdemos es perdem; perdiamos, perdiem* 

Si el Catalan y el castellano dan a veces significados distintos a pala- 
bras del mismo origen, con mucha mayor frecuencia expresan una misma 
idea con vocablos de origen distinto; por ejemplo, querer se traduce por 
voler; vacio, por butt; queso por formatge; jabali por senglar; trigo por 
blot; a los pronombres castellanos nadte y nada corresponden los pronom- 
bres catalanes ningii y res; a las preposiciones con, hacia y hasta, las voces 
amb, cap y fins. 

El niimero extraordinario de vocablos catalanes no parecidos a sus 
sinonimos castellanos, demuestra cuan erronea es la afirmacion de aquellos 
que dicen que el Catalan se entiende perfectamente sin necesidad de estu- 
diarlo. Para cualquier castellano que no conozca mas que su propia lengua* 



291 



ESPANOLA - TOMO IV 



han de ser evldentemente inlnteliglbles voces como galfa, auenc, clot, 
parany, aixecar, eixerit, esuoranc, badall, rosf, manyd, de las cuales el 
Catalan posee a centenares. 

La flexion verbal catalana difiere profundamente de la castellana y 
portuguesa. A las desinencias -mos e -is, comunes a estos idlomas, opone 
las desinencias ~m (con perdida irregular de la s final latina) y -a; a las 
desinencias -o, -asfe, -dsteis, etc., del perfecto, las desinencias -a, -ares,, 
-area, etc. Carece del futuro de subjuntivo y presenta un preterite periiras- 
tico formado con voces procedentes de uadere y el infinitive (va perdre: 
perdw>). En el presente de infinitivo distingue las cuatro conjugaciones 
latinas (como el fiances, el provenzal y el italiano), a diferencia del caste- 
llano y el portugues, que dan la misma termination, er, a los verbos de la 
segunda y tercera latinas. Como aquellos idiomas y separandose de estos* 
posee el Catalan la llamada conjugation incoativa, que adopta para la 
mayoria de sus verbos en ir: el indicative de dormir es dorm; pero el de 
florir, exigir, aplaudir, es floreix, exfgefx, aplaudeix. El castellano presenta 
pocos perfectos derivados de los latinos en ~ui, y en ellos la u, atraida por 
la vocal de la radical, acaba por fundirse con ella (ejemplo: hubo; en portu- 
gues, houve); en Catalan, por el contrario, dichos perfectos son numerosi- 
simos, y en ellos la u se ha consonantificado en gu (como en provenzal); 
asi, hague, hubo; degue, debio; mogue, movio; valgue, valio; rigue, rio; 
corregue, como; etc., etc. 

La sintaxis catalana difiere tambien en inuchos puntos de la castellana: 
a He visto a tu hermana opone He vlst ta germana (sin preposition); a Los 
tengo nuevos opone En tine de nous; a Vivo en Pans opone Vis a Paris; 
a Llegaron a aquella casa opone Arribaren en aquella casa; a La he visto 
(con participio invariable) opone L'he vista (en que el participio concuerda 
con el complemento directo); tiene una negation simple y una compuesta 
(no. . . pas); conserva los pronombres hi, en y horn, correspondientes a y, 
en y on, franceses (I). 

C) Los escritores anticatalanistas propenden a sostener que si bien 
existen diferencias notables entre ambas lenguas, los catalanistas ponen 
exquisite cuidado, no solo en hacerlas resaltar, sino en agrandarlas, y aun 
en crearlas de intento. 



(1) Otros muchos trabajos tratan de esta materia. Aunque ya relativamente antiguo, es notable La 
tl&ngua catalana, discurso presidential en los Juegos Florales de 1894 por el docto helenista D. Jose Balari 
y Jovany, vulgarizado por la Biblioteca Popular (Biblioteca d'autors Catalans). Balari nacio en Barcelona 
el II de Novlenibre de 1844. Murio el 2 de Julio de 1904. Fu6 profesor de Griego y de Latin en el Colegio 
Peninsular, despues abogado y relator substituto de la Audiencia, profesor de Taquigrafia en el Institute y, 
por ultimo, catedratico de Griego en la Universidad. Escribio: Etimologias catalanas (1895). Tradujo al 
Catalan obras alemanas. Era un insigne taquigralo. 

292 



REGION ALES 



"Hay en Cataluna un sujeto escribe Unamuno o lo faabia no ha 
mucho, empenado en la desatlnada empresa de reformar la ortografia cata- 
lana en sentido etimologico, restableclendo ies griegas, tes, baches y otras 
letras bien muertas (mythologia, v. gr.), y entre las razones que en abono 
-de su proyecto daba, callabase la principal, y es que as! se dlferenciarla el 
Catalan escrito del castellano escrito mucho mas aun de lo que hoy se dlfe- 
rencian ambos entre si, que es bastante. Del mismo genero es el cuidado 
que algunos escritores catalanes ponen cuando se encuentran con dos 
sinontmos de escoger el que mas se aparte del vocablo castellano corres- 
pondiente, aunque el otro se parezca al frances, como quien escoge indret, 
en frances endroit, lugar" (1). 

Don Jose Salaverrla, vascongado como Unamuno y tan buen escrltor 
castellano como el profesor de Salamanca, indfgnase contra esta obra de 
'diferenciacion sistematica del idioma, hasta el extremo de califlcar al Ins- 
iltut d'Estudis Catalans de Un nldo separatists Asi titula el articulo, escrito 
en Barcelona (Junio-1916), publlcado en el A B C, y de que transcrlblmos 
algunos parrafos para que nuestros lectores conozcan esta cuestlon desde 
lodos los puntos de vista: 

"La impresion externa dice que produce el Institut d'Estudis 
Catalans no puede ser mas recomendable. Se observa alii verdadero orden, 
amor silencioso al trabajo y cierfo lujo en las instalaciones. El visltante 
adivina, detras del Institut, la existencia de un alma organizadora que no 
jepara en gastos, que hace uso liberal del dlnero. 

w Pero la impresion Interna, lo que se refiere a la honda signiflcacion 
del Institut, ya no es tan halaguena. Vemos ahl una obra consecuente, sis- 
lematica y sagaz que utiliza to dos los sentimientos particularistas secula- 
res, todos los instintos de rebeldia local, todos los impulses de secesion 
lingtilstica, literaria, ideologica; espiritual, en suma. Es ahi donde se esta 
fraguando el arma de separacion mas evidente: el idioma. 

"Me han mostrado galantemente toda la casa, y he visto airiba, en el 
piso superior, el gabinete que pudieramos llamar catalanista. El estudio y 
la purificacion de la lengua catalana esta llevado, ef ectivamente, por exac* 
ios procedimientos cientificos. Hay una perfecta instalacion de aparatos 
foneticos, introducidos de Francia y Alemania. Varios jovenes estudiosos 
iaeron enviados al centro de Europa para adquirir la tecnica y el practlcis- 
mo, y ellos se encargan hoy de realizar las experiencias en el Laboratorio 
de Fonetica Experimental. Consta el gabinete de varios aparatos curiosos, 
como son el Kimografo y el Pategrafo, que sirven para apreciar y retener 

(1) La cuestion del Vascuence. (Citado en el capitulo VII.) 
293 



SMCBOO^L^JTERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

en discos adecuados las distintas modulaciones de la voz humana, los mul- 
tiples matices de las vocales y las dlferencias dialectales de la fonetica ca~ 
talana en Cataluna, Valencia, Baleares, Cerdana y Rosellon. 

"For otra parte, en esas mismas oiicinas se estalabrando el Gran Dic- 
cionario de la Lengua Catalana, que comprendera todas las formas dialec- 
tales, y ha de ser como una enciclopedia de Cataluna. Se ha empezado por 
el esprago e impresion del diccionario, verdaderamente copioso, que deja 
inedito el docto fildlogo Mariano Aguilo. 

"Se ha transformado, pues, considerableoiente la lengua catalana. Los. 
jovenes escritores catalanistas suelen hacer buria de aquellos ingenuos 
Juegos Florales de antafio, en que la lengua aceptaba timidamente ciertas 
concomitancias castellanas. Se reconoce, es verdad, el buen servicio que 
prestaron aquellos Juegos Florales a la causa del renacimlento Catalan; pero 
hoy se desdena el slstema. Ahora, mediante la ayuda de un empaque cien- 
tifico y pedante, logrado en Alemania y en Paris, los escritores procuran 
decorar su lengua con un aparato abrumador. Cuando se les ve asi afana- 
dos, parece que se tratara de un idioma profundo, y, sobre todo, transcen- 
dental y utilisimo a la ciencia, como es el vascuence. (Ese idioma que in- 
teresa de veras y fundamentalmente a Espaiia, a Iberia.) Tambien parece 
que se tratara de un idioma matriz, como el germano, receptaculo de una 
cultura universal. 

"En esos gabinetes filologicos catalanes, como se comprende, no reali- 
zan sus adeptos una obra desinteresada y cientifica. Por dentro ronda la 
politica. Se procura en primer termino robustecer el principal agente de 
separation: el lenguaje. Mediante el lenguaje, Cataluna podra pensar, o 
cuando menos matizar, su idea distintamente que el resto de Espana. Ha- 
cese, al efecto, lo mas dificil posible ese lenguaje Catalan. Se le quitan to- 
das las intromisiones que el castellano habia logrado allegar en dos siglos 
de influencia. 

"Pero los filologos catalanes habian encontrado a su lenguaje en una 
position medioeval. Era un lenguaje contemporaneo del poema del Cid, 
que no podia desenvolverse mas que en una direction puramente dialec- 
tal; y poco a poco, realmente, el Catalan, que fue un idioma en su dia, pa- 
saba a ser un dialecto castellano. La gente introducia modismos, palabras, 
inflexiones de Castilla. El Catalan se subordinaba lentamente, y contra esa 
tendencia aproximadora se levantan los innovadores. 

"Primeramente se esfuerzan en reavivarlos elementos adormecidos del 
babla que latian aiin en las aldeas. Despues, para encarnecer la osamenta 
medioeval del idioma, arramblan con todos los terminos habiles que pue- 
den hallar en los idiomas cultos. Nada de castellanismo; entran a saco en 

294 






el frances y el itallano, y con se slenten felices. Asl un idioma, 

cientifica y mecanlcamente. Han trastornado la gramatica y la orfogralia, 
compllcandolas mucho, para que scan mas dificiles. En vez de pamtila, 
dicen mot, y son asl dlchosos. Hasta tal punto, que algunos lectores de la 
Veu deCatalunya se quejan del nuevo lenguaje: no lo entieaden casi tf . 

Con mas vehemencia, sin duda por refiejar ll apasionamiento de las 
disputas locales, viene a dear lo mismo el Catalan antlcatalanlsta D. Adol- 
fo Marsillach, en artlculo titulado El tdioma castellano. Lainentase MarsI- 
llach de los esfuerzos que se hacen por desterrar de Barcelona el Idioma 
de Castilla, y llega a manifestar temores por su desaparicion. "Mas que de 
nosotros, dice, la culpa es de Castilla, que habiendo ejercido la hegemonia 
durante cuatro siglos, no ha tenido vigor para absorbernos, ni para impo- 
ner su idioma a una region tan relativamente pequena como la nuestra*. 
Anade: "En definitiva los catalanes pagaremos las consecuencias, puesto 
que siendo tan espanoles como cualquier vecino de Avila, de Madrid o de 
Burgos, nos colocaremos respecto de estos en condiciones de inferioridad 
para luchar en todos los 6rdenes de la vida. Es un favor que habremos de 
agradecer a los promotores del movimiento catalanista. . . * Traena contra 
los intelectuales catalanistas, especialmente los jovenes, que alardean, 
segiin dice, de no saber castellano y de no conocer siquiera de nombre a 
literatos como Perez Galdos, siendo ademas el hecho falso; afiade, que 
laboran constantemente contra el idioma castellano, y para evitar que 
sean leidas en traducciones castellanas las obras maestras extranjeras, 
vierten al Catalan estas traducciones u otras francesas. Lo mas pertinente 
al punto tratado en este parrafo, es lo que sigue: 

"Otra cosa hace esa juventud nacionalista, llevada de su celo apos- 
tolico por el idioma de Bernart Metge: se ha entregado a una arbitraria 
depuracidn de la lengua catalana. Como esta dejo de ser cientifica y casi 
literaria hasta el siglo xix, carece de mucfaas palabras de invencida 
moderna, y esta cuajada de castellanismos, que ban tornado carta de na- 
turaleza entre nosotros, como "llamar la atencion*, "gemelos de teatro", 
"butaca u , u taquilla a , "enrojecer", "deber" y una iniinidad mas. Pues Men, 
todos estos castellanismos, que usamos en nuestras conversations, y que 
hemos oido en labios de nuestros padres, son despiadadamente sacri- 
ficados por el pelotdn intelectual, y sustitmdos por palabras y rnodismos 
arcaicos, cuando se encuentran, y cuando no, por sus equivalentes en 
frances, de manera que huyendo de castellanismos que a todos nos son 
comunes, hemos venido a dar con una de galicismos que hace imposible el 
que nos entendamos. 

*Pero por todo se pasa menos por que nuestro idioma tenga concomi- 

295 



SAWEDO^LA LITERATURA ESPANOIA- TOMO^ IV 

tancias con el castellano, o que se pueda decir que a este le debe tal o 
cual palabra" (1). 



70. Origen de la ^Kenaixensa^: A) Movimiento hferarlo 
en Cafaluffa durant^ la epoca romantica. Variedad de fen- 
dencias. Ribot y Mor de Puentes. B) Regionalismo y roman- 
f/cismo. M/Ia y Ponfanals. Rublo y Ors: Su importancia 
como inlciador del cafalanismo liferario. Queda senalado en 
el tomo III (X!X-179~pag. 465) como al calor del romanticismo historico o 
tradlclonalista el de Walter Scott y Manzoni y no el de Byron y Victor 
Hugo renacio la poesia catalana con la oda de Aribau (24-Agosto-1833), 
un mes antes de comenzar la epoca contemporanea. En el mismo ano, 
D. Juan Cortada (2) publico La noya fugitiva, traduccion en octavas rea- 
les catalanas poco felices de una novelita milanesa en el mismo 
metro de Toraas Grossi. Hasta 1839 no se encuentra ya nada digno de 
mention en el Idloma regional. 

,4) Lo cual no significa falta de movimlento literario en Cataluiia, ni 
tampoco que el sentlr reglonalista dejara de manifestarse. Barcelona, como 
Madrid, tuvo su Liceo Filarmonlco Dramdtlco, primeramente establecido 
en los terrenos del Convento de Monteslon; en 1844 fue autorizado para 
trasladarse al solar del derruldo Convento de Trinitarios Descalzos con la 
condition de construir un gran teatro, que es el del Liceo de la ciudad 
condal (3). Actuaban alii la escuela filosdfica, a que nos faemos referido 
mas atras (pag. 127); otra de jurisconsultos que, apoyandose en la doctrina 
de Savigny (4), defendia la conservacion del Dcrecho foral Catalan contra 
las tendencias unlficadoras de los liberales, empenados en imponer a la 
nation entera un solo codigo, Insplrado en la legislation castellana; y 



(!) El Liberal, de Madrid. Enero de 191 4. 

(2) Nacio en Barcelona (21-Marzo-18G5). Murio en San Gervaslo (9-Julio-1868). En 1839 redactor del 
Diario de Barcelona, despues de El Telegrafo y otros diarios. Catedratico, histariador y escritor muy fecun- 
do en los mas variadosgeneros. 

(3) Se puso la primera piedra el 11 de Abri! de 1845, Inaugurandose el 4 de Abril de 1847 con Don 
Fernando de Antequem, de Ventura de la Vega, representado por Arjona, Latorre y Teodora Lamadrid. 
Incendiose el teatro el Q de Abril de 1861 y en 20 de Abril de 1862 inaugurose de nuevo reconstraido. Be la 
sociedad El Liceo proceden tambien el Conservatorto del Liceo y el Circulo del Liceo, ambos instalados 
en el niismo edificio. 

(4) Federico Carlos de Savigny, jurisconsulto aieman de origen f ranees que florecio de 1779 a 1861, 
f andador de la liamada escuela historica, segun la cual no debe la legislacion de un pueblo inspirarse solo 
en lo que parezca al legislador mas razonable o lilosofico, sino en sus tradiciones y costumbres. Los enciclo- 
pedistas revolutionaries franceses, inspirados en un criterio filoi?&fico, querian que toda nacion tuviese un 
codigo unico o sean las mismas normas juridicas. La escuela historica aconseja respetar la variedad legisla- 
tiva alii donde es reflejo de una verdadera variedad social. 

296 



LITER ATURAS REGION ALES 



otra escuela o pleyade de apologlstas catollcos, de que Balmes era, natu- 
ralmente, el principal campeon (1). 

En la esfera mas propiamente dicfaa literaria la activldad era tamblen 
mucha. El romanticismo hizo, como en el resto de Espafia, su explosion 
suprema. Don Andres Fontcuberta saludo con entusiastas versos en El 
Vapor el estreno del Don Aluaro, y el Duque de RIvas, Garcia Gutierrez, 
Espronceda y Zorrilla triunfaron en Barcelona no menos que en Madrid; su 
influjo parecio cubrir la corriente de romanticismo tradicionalista, iniciada 
en El Europeo por Aribau y Lopez Soler. Lo linico que consiguio realmente 
f tie niarcar dos tendencias distintas, o quizas mejor, producir la confusion 
caracteristica de la epoca roniantica, en que todos se crelan romanticos, y 
cada cual lo era a su modo. Don Antonio Ribot y Fontsere (2) concebia el 
romanticismo como el anarquismo literario; en su extraiio libro Emancipa- 
tion literaria didactica (Barcelona-Imprenta de OIiva-1837) escrlbla: K Mi 
"Didactica no es didactica; pero es una didactica que ensena a despreciar 
"todas las didacticas, y yo soy un maestro que aconsejo no hacer caso de 
"los consejos; en una palabra, que enseno a no ser enseiiado". Las pren- 
sas de Barcelona lo publicaban todo: en 1836 el editor Bergues daba a luz 
el Bosqaejillo de la vida y escritos de D. Jose Mor de Faentes delineado 
por el mismo, tan contrario al romanticismo o romanfismo, como decia el, 
que disparaba bala rasa contra Victor Hugo y demds plara de barbarizan- 
tes; llamaba llordn a Lamartine y decia: Parece innegable que en el dia no 
hay un poeta ni un orador eminente en toda la Francia; a pesar de este y 
otros galicismos, Mor de Fuentes seguia el mismo uso que D. Serafln Este- 
banez Calderon de espanolizar todos los nombres extranjeros, y asi, con- 
tando su estancia en Paris, refiere como vagaba por la plaza de Vendoma, 
por el baluarte de la Magdalena y por el paseo de los Tejares (Tullertas), 
y como encontro a Godoy en Campos Largos (Longs-Champs). Azorin 
considera que Mor de Fuentes hizo dar un gran paso a la prosa caste- 
liana, pues la que uso en el Bosquejillo y en la novela Seraflna no es la 
lenta, desvaida y uniforme, empleada generalmente por sus coetaneos, sino 
la viva, energica, real, plastica y pintoresca, que mas tarde habia de des- 
envolverse por escritores mas cercanos a nosotros (3). 

(1) De esta escuela trazalos caracteres Rublo y Lluch. (Memoria presentada para el centenaiio 
de Balmes.) 

(2) Medico y escritor natural de Barcelona. Murio en Madrid (25-Octubre-1875). Por sus Ideas revo- 
lucionarias fue deportado en 1848 y diputado constituyente en 1^5. Escriblo tarablen poesias en la epoca a 
que el texto se refiere, que influyeron en Rubio y Ors y otros po^tas de aquel tiempo. En 26 de Febrero 
de 1837 publico, en El Vapor, El Trovador de Laletania, primero en orden cronologico de los cantores que 
se alzaron poco despues con estos seudonimos locales, recordando y queriendo representar a ios trovad0res 
de la edad media. 

(3) Mor de Fuentes, en Lecturas Espaftolas, por Azorin. Mor de Fuentes era de Monz6n. Esiudio en 

297 



SALCEDO^ LA UTJ^TURA^PAftOLA - TYMfO IV 

B) Entre estas eoniuslones y contradlcciones de ideas, el regionalismo 
Catalan ibase abriendo su camino, slempre de la raano de Walter Scott, y 
de este modo, segiin ha observado Menendez Pelayo, el sentir (poesia) era 
escoces, como el pensar (filosofia de la escuela catalana). Con motivo de 
la publicacidn del Estatuto Real (1834), el Ayuntamiento de Barcelona abre 
un concurso o certamen poetico; Lopez Soler ve en este faecfao la evocacion 
del Gay Saber y de IDS Juegos Florales. En 1838, Mild y Fontanals (1) pu- 
blica su primer opiisculo (Algunos esfudlos literarios de M. M. Imprenta de 
Joaquin Verdaguer; 68 paginas, en 8.); en el libro hay cuatro composiciones 
en verso, y una escrita en octavilias, titulada El Trovador del Panades, 
dice: 

De tus labios oiga aniores 
En el habla de tu villa, 
En habla de trovadores 

Te responda yo despues; 
Y ml anlma abatida 
Cobrara frescura y vida 
Cual si la hirlese de subito 
El aura del Panades. 



Que tal vez yo cante un dia 
Tus recuerdos, patria raia, 
Tu hafolar, tus villas y ferias, 
Jardlnes, nieblas SIB fin: 
Y libre de triste olvido 
Tus Virgenes y tus Condes . . . 



El 16 de Febrero de 1839 publico El Diario de Barcelona una poesia 
en cataldn firmada por Lo Gayter del llobregat (2). A esta siguieron otra 
f otras hasta la mitad de 1840. Tuvleron en Cataluna, y aon fuera de ella, 

Zaragoza, y despife Ingenleria en Francia. !agr6 en la Marina, y dlrigia en Hellin una corta de maderas 
Ira la armada ciiando estaba d^ierrado all! Floridablanca, **tm hombre dice en extreme superficial y 
un ignorante; pero despejado, aga^ador y, sobre todo, ciesmteresadisimo u . Tradujo aTucidides, el Werter y 
Las e&taciones de Thomson. Escribid de ingenieria. Asistio a! 2 de Mayo y al primer sitio de Zaragoza. En 
Febrero etc 183J foe a Paris. A la vtielta es so estancia en Barcelona, de que se habla en el texto. Completa- 
mcate arrtiinado, se retire a Monzon, ck>mie un sastre le rec<^io por caridad y muri6 miserabljeiiietite. Azo- 
rfn dice qpe represents en nnestia literatura un caso tiplco dc prof undo indlvldualismo: *el idolo de mis 
entrufta& escribid el fn& siempre la adsotofa imdependenc!a M . 

(1) Vemse tomo I, pag. 34. Nacio en Vlllafranca lie! Panadas (4-Mayo-1818). Estableciose con su fami- 
lia en Barcelona (1827). Empczo la carrera de Leyes en Cervera (1835), terminandoia en Barcelona (1841). 
Liceodaclo en Filosofia y Letras (1815). Catedratico de LIteratera C1847). Marid en su pueblo natal (16 de Julio 
de 1884). En 10 de Mayo cle 1 903 se puso en Viilairanca la primera piedra del monumento en su honor que 
fue inaiigorado cuatro aftos despues, Ahora se trata en Barcelona, y ya se han tenido varias juntas con tal 
objeto. de celebrar s01ernnerente el centenario de su nacimlento el 4 de Mayo de 1918. 

(2) No comprendemos por que el P. Bianco ttomo IH, pag. 47} califica esta firma de algo prosaica. 

298 



IX-LENGUAS Y IITERATURAS REGIONALES 

un exito extraordinario. Era el ultimo periodo de la guerra civil: Cabrera 
faabia tenido que evacuar el Maestrazgo y retirarse a las montaiias del 
Principado, donde unido a las partidas carlistas de la region ofreda deses- 
perada resistencla final al numeroso ejercito cristino acaudillado porEspar- 
tero. Don Juan Mane y Flaquer (1), que, como rniliciano national tairaco- 
nense, tomaba parte activa en aquellas operaciones militares, escribio 
muchos anos despues: "Cuando llegaba una nueva composition de Rubio, 
todas extranas a la pasion del momento, pero todas impregnadas de espi- 
ritu Catalan, nos la arrebatabamos de la mano, se sacaban cien copias de 
ella, se leia en alta voz en los cuerpos de guardia y se daban al olvido los 
graves aconteciniientos del dia; es decir, que por un momento la suerte del 
caballero cruzado de Lo Gayter nos interesaba mas que el paradero de 
Cabrera, recien entrado en Cataluiia, y con quien tal vez tendriamos que 
batirnos al dia siguiente" (2). 

Don Joaquin Rubio y Ors nacio en Barcelona (13-Junio-1818) y 
muri6 en la mlsma ciudad (7-Abril-1899) tiene imporfancla capital eo la 
literatura moderna de Cataluna. Pasan de ochenta las obras originales o 
traducidas que dio a la estampa en mas de sesenta anos de intensa y fecun- 
disima labor intelectual (3). Profesor de Historla universal, primero en la 
Universidad de Valladolid (de 1846 a 1858) (4), y desde este aiio hasta su 
falleclmiento en la de Barcelona, publico excelentes libros de texto, eradi- 
tisimas y sagaces monografias, como Branequilda o la sociedad franco- 
galo-romana en la segunda mitad del siglo VI y las Consideraciones hlstd- 
rico-criticas acerca del origen de la independencia del Condado Catalan, y 
buenos trabajos de vulgarization de estudios prehist6ricos (5). De Mstoria 
literaria produjo la Breve resena del actual renaclmiento de la lengua y 
literatura catalanas (1877) que ha servido de guia a cuantos, como el 
P. Blanco, ban tratado de esta materia, y contribuyo a la difusion de los 
antiguos textos poeticos catalanes (CoUecctd de obras antlgas catalanas 
escullidas entre las de nostres mtllors poetas, por J. M. de G. y J. R. 0. 



(1) Famoso periodista Catalan. Nacio en Torredembarra (Tarragona) el 15 de Octubre de 1823. Miirio 
en Barcelona (8-Julio-1901). Recomendamos a cuantos quieran deleitarse con una oellisima obra litenuria y 
soltarse en la lectura de la buena prosa catalana modema, que lean la biografia de Mane y Flaquer por Juan 
Maragall. (Obres completes (Ten Joan Maragatt, Serie Catalana, Escrits en pmsa, II). Mafie entro en el 
Diario de Barcelona (1847) como critico teatral, en 1853 f u& redactor politico, y en 1866 director, cargo que 
desempeiio hasta su muerte. 

(2) Diario de Barcelona, 8 de Septiembre de 1878. 

(3) La bibliografia de Rubio esta publicada por su hijo D. Antonio. Real Academia de Buenas Letras, 
Sesion inaugural (12-Enero-1902). 

(4) Durante su estancia en Valladolid, nacio en esta ciudad (24-Julio-1856| su hijo D. Antonio Rubio 
y Lluch, el companero y amigo intimo de Menendez Pelayo, y el primero de los erudites catalanes con- 
tempor^neos. 

(5) Doctor Parpal: Rubid y Ors historiador* Barcelona, 1^9. 

299 



^ 



Obras poeticas de Pare Serafi-1840). apologista catolico, ademas de 

serlo en todos sus discursos y escritos, slempre que se presentaba ocasion 
propicia, y de haber colaborado como infatigable apostoi componiendo y 
traduciendo, en la Bibliofeca Cafolica, en la Biblloteca Popular y en mu- 
chos periddicos,- dej6 dos discursos inaugurales, uno en la Unlversidad de 
Valladolid (1848) sobre este tema: Los humanos conocimientos han de ten- 
der a robustecer las ensenanzas del Cristianlsmo; y otro en la de Barcelo- 
na (i860): Necesidad de qm las Uniuersidades, manteniendose oatdlicas, 
sean en Espana las principales encargadas de impedir que el error se de~- 

rrame por niiesfro suelo. Alcanzo, iinalmente, 
uno de los cuatro accesits concedidos por la Real 
Academia de Cienclas Morales y Pollticas en el 
concurso para premiar la mejor refutacion de la 
obra de Draper: Confltctos entre la Religion y la 
Ciencia (I). 

Rubi6 cultivd la poesia castellana desde 1835. 
En 1836 publicd versos en El Vapor y en El 
Guardia National. En 1838 dio a liiz un tomlto: 
Primeros ensayos poetieos* Despues siguio con 
sus versos castellanos, unos publicados en dia- 
rios o revistas, otros en opuscules o pliegos suel- 
tos, y otros que conserva ineditos su hijo. El ca- 
tedratico D. Jose Jordan de Urries y Azara ha 
estudiado a Rabid y Ors como poeta easfella- 
no (2). Como poeta Catalan lo estudio y ensalzo 
Jaclnto Verdaguer en el Recort Necrologich leido ante la Academia de 
Buenas Letras (12-Enero-1902). No fue, ciertamente, Rublo gran poeta en 
una nl en otra lengua; pero, como advlerte Jordan de Urries, es f en caste- 
llano, *un poeta muy estimable, con dotes no comunes de imaginacion, y 

(1) William Draper, positivista yankee. De su obra que Men^ndez Pelayo (Heferodoxos, tomo III, pa- 
,gina 8241 callfica, a no de vulgorlzaclon aim de vulffttrismo eientlfleo', se hlzo gran propaganda en Europa 
Y America. En Espafia dos traducctones: Ena del iraorts y 0tra dlreeta del Ingles con prologo de D, Nicolas 
Salmerdn. El concurso para su refotacion fue promovido a sos expensas por e! Marques de Guadlario; pero 
la Academia de Cienclas Morales teoo despnes gue hacerlo stij/o fffiesrnmen historic de la Academia leido 
por D. Eduardo Sam y Esmrfin m s^idn de 7 de Feiwro de Anuncidse el concureo el 13 de Julio 
4e 1877, Present&ronse 51 memories; EO se conceclid premio sino cuatro accesits, sin prelaclda ninguna, a las 
memorias tie que resultaron autores 0. Joaquin Hubio y Ors, D, Miguel Mir, D, Abdon de Paz y D. Juan 
M, Orti-Lara. La de Rubio tiMlase los suftmsios conflietos entre la Religion y la Ciencia o la obra de Draper 
ant l tribunal del mntid coman r de la razon y d la kistoria (1881 1. Don Miguel Mir reanntio al accesit y 
pubiico iuego ffarmonia entre la Ciendayla fe, que choco mueho por su estilo casilcislmo y por la/f 
puesta en la palabra annoaia contra el uso corrieate, aunqiie no contra las prescrlpciones de la Academia 
Espaaoia. De estecoacuRO se, kabld muchisimo y ptifrilcaronse despues varies libros escritos sin duda para 
*1 Menendez Peiayo trata del concurso en la cltada p^ina de los ffeferodoxos. 

(2) DIscurso de recepcidn en la Academia de Buenos Letras fS-Febrejro-lil2). 




, R. P. Maestro Francisco 
Blanco Garcia. 

(1864) 



m 



F LITERATURAS REGION ALES 



que en ocaslones produjo obras de mayor perfection que otras de vates 
muy conocidos"; y en Catalan, "sus meritos son mayores de lo que algu- 
nos piensan". Los modernistas, o mejor dlcho, los nouecentlstas Catalan es, 
afectan menospreciarle: tentativas timldas de Rabid, esaibe D. Alejandro 
Plana (1). No fueron timldas clertamente las tentativas de un hombre que ? 
como ha dicho so ilustre hijo con cetera justicia, fue el unico de su gene- 
raclon Ilterarla que two conflanza en la vitalidad y porvenlr de la lengua 
catalana, y "solo, con sus debiles fuerzas, lucfaando con Inveteradas pre~ 
ocupaciones, y quizas con el ridicule, acometlo la empresa de su restatura- 
ci6n. . . Nadle tenia confianza en la eflcacia estetlca del idloma regional, 
el cual tenia que lucfaar con su aplebeyazniento o funestas tradidones de 
escuela". Capmany habia conslderado perdido el pleito de la naclonalidad 
literaria de Cataluna, y lo inlsmo pensaban Mil 4, Aribau, Plferrer y Qua- 
drado, en cuyo periodico Palma se daban como inhablles e tnadecuadas 
para la literatura todas las lenguas regionales de la Peninsula. 

Al aparecer las poesias de Lo Gayter del llobregat, prlmero en el 
Diana de Barcelona, y despues colecclonadas (1841; 2. a edidon, 1858), 
ieeron censuradas porque el Catalan usado en ellas no era el Idloma vivo 
o que faablaba el pueblo en Cataluiia; hoy soy censuradas precisamente 
por lo contrario, o sea porque su Catalan es un Catalan castellanizado. Est0 
indica como el Catalan literario, a fuerza de sabias depuraciones historicas 
y filologicas, se va rapidamente apartando del popular; y de segulr ese 
camino, llegara pronto el dia en que no sea entendido aquel sino por los 
iniciados en los Estudls Catalans, repitiendose asi el fenomeno del serma 
nobilis latino de la epoca de Ciceron que faabian de aprender los niiios 
romanos con un preceptor, aprendizaje largo y dificil, y del provenzal de 
los trovadores medlo-evicos, que era lengua especial y solo para la poesia 
y prosa literaria. Si Rubio se hubiese arrancado con el Catalan castizo o 
super-castizo que ahora se usa, nadie hubiera hecho caso de los cantos del 
Gayter. Como fue comprendido, falzo su efecto. Hasta en el fondo de aquella 
poesia, la comprension permltio la admiracion y la difosion, y desperto el 
deseo de imitarlo. El Gayter HQ es un autentlco trovador de la edad media T 
aunque Rubio quisiera que lo fuese, sino un poeta romantico de 1839 que 
reflejaba en su Catalan castellanizado, que entonces no parecia castellani* 
zado sino en demasia castizo, la Inspiracion de Victor Hugo y de ZoniUa. 
Asi pudo tener y tuvo tanto exito. La lectura de este libro sugirio a Traeba 
la Idea de hacerse cantor regional de las Vascongadas (2), y El Llbro de 

(1) Espana (semanario) 22 de Junio de 1916. 

(2) Jose Perez Ballesteros: Antonio de Trueba y Lo Gayter del Llobregat Articulo en la ReoMe, 
Contsmpordnea <15-Septie 



301 



SALCEDO : LA LITER ATURA^ TOMO ^ IV 

los Cantares sugirio a su vez a de Castro el pensamiento de los 

Cantares gallegos; Teodoro Llorente, en Lo Gayfer del Llobregat, reciblo 
tambien el impulse inicial para restaurar la poesia valenclana (1). 

En el prologo de la colecclon de 1841, Rubio y Ors ^levanto con va- 
lentia la bandera de la indepeedencia literaria de Cataluna* (2), y pidlo el 
restablecimiento de los Juegos Florales. Aunque no se realize este pensa- 
miento faasta 1859, empezaron desde luego los coecorsos o certamenes 
poeticos que fueron los precedeetes de los Juegos. En 1842 era el mismo 
Rublo premlado por la Academia de Buenas Letras con su poema Rondor 
de Llobregat, o sla los Catalans en Grecia. En suma, D. Joaquin Rubio y Ors 
no es el precursor, slno el Iniciador de l&Renaixensa. 

7L Sfntesis de la literature Catalans. Opiniones de Plana 
y Montolfu. Division en perfodos y grupos. Don Alejandro 

Plana, en el prologo de SE Antologia de poetas Catalans modernes (Socle- 
fat catalana ^editions, 1814) y en el artlculo Renaclmlento literario (Espa- 

na, 22-Junio-1916), presenta el desarrollo de la Renaixensa, o sea de la 
restauracion de la llteratura en idioma Catalan, como un fenomeno evolu- 
tlvo que se ha desenvuelto bajo una ley de unldad. Es, dice, el "moviment 
de la inconsciencia a la consciencia, de Finstint a la cultura, de rimagina- 
cio donada a tots els vents a una ordenacio dels conceptes*. Esa ley de 
unidad es la personalidad catalana que estaba capitidiminuida por haber 
dejado los catalanes de escribir en su lengua, aceptando una extrana que 
solo podia expresar o traducir en parte su pensamiento. Aribau dijo en su 
famosa oda: "Cuando estoy solo, hablo a mi espiritu en lemosin porque no 
comprende otra lengua, y mi boca entonces no sabe mentir ni miente, pues 
las razones salen del centre de mi pecfao* (3). Aguilo decia mas tarde: Po- 
ble que sa llengua cobra, se recobra a si metelx. 

Inconscientemente, instintivamente, los catalanes se ponen a escribir 
en Catalan. Lo faacen en verso, porque la poesia precede a la prosa en todo 
desenvolvimiento literario. Los Juegos Florales son el refugio de la lengua 
renacida, Los cantos hinchados, declamatorios, un poco hueros, por una 
parte, ayudaban como ejercicios retoricos a la reconstitucion del idioma 
como lenguaje literario, y, por otra, contribuian a devolver la intuicion de 

(1) Carta de Uorente a Rnbl6 s extractada en la Emm msefia del actual renacimiento de la lengua 
g ttteraturn catalanm. 

(2) Antonio Rabid Lliich |D^irso dtado^. 

(3) Pensamiento oonple<amite faiso; porque si no se pwMese mentir ni engafiarse en el idioma 

queaprendimos de na^ras madres, ique poms mentiras se dirian n el mundo! En el idioma nativo engana- 

mos a los tlemas, y nos ^fafian a aos0tros mismos el amor propio y las paslones, 

302 



IX-LENGUAS Y LITER ATURAS REGION ALES 

la personalidad national. Del verso se paso a la prosa, y hubo teatro, no- 
vela y periodlsmo catalanes; en la misma poesia se dlferencian los generos 
epico y lirlco. 

"Con el afio 1900 se inlcia en el renaciraiento literario un desarrollo 
pleno y armonico. La lengua alcanza su primer grado de purification y 
se incorpora a la corriente universal del pensamlento. Maragall preside el 
gran momento de transition y ven sus ojos maravlllados un ilimltado es- 
patio. Unos anos antes habian penetrado en Espana, a traves de su ver- 
sion catalana, las mas agudas manifestaciones de inquietud espiritual: 
Maeterlinck e Ibsen, Nietzsche y Tolstoy, Gorki y D'Annunzio. Se agita el 
aire reposado de los cenaculos. Verdaguer, Federico Soler, Victor Balaguer, 
pasan a representar un valor historico. Pero aquel extranjerismo motiva s 
como reaction, que se ahinque con mayor fuerza en la concieocla propia. 
Crece el sentimiento de catalanldad a medida que disminuyen las cltas 
historicas. Los castillos, las ruinas, las leyendas pirenaicas, las cruzadas, 
todo el elemento plastico medioeval cede ante la claridad del mar y los 
paisajes montaiieses. Los pinos y los olivos dejan de ser simbolos para ser 
contemplados puramente. El novecientos dignifica el retorno a la realidad; 
el fin del periodo sentimental; la initiation de los puros valores literarlos. 

"La literature catalana adolecio, en los principios de su renacimiento, 
de haber nacido de un impulso romantico y de haberse orientado despues 
hacia un lirismo subjetivo, en sus manifestaciones mas fuertes, incluso en 
el teatro, de lo cual Guimera es el mas alto ejemplo. Posteriormente se ban 
multiplicado los cauces del idioma. El dominio de la prosa, limitado al 
principio, se ha extendido considerablemente y ha ganado todos los cam- 
pos de la ideologia, desde la critica hasta la especulacion filosdfica. El ins- 
trumento literario ha ascendido a instrumento de cultura. Los Juegos Flora- 
les, el primer refugio, han pasado a tener una signification anecdotica 
dentro del libre desenvolvimiento de la lengua. Hoy nos sentimos fuertes, 
seguros de nuestro idioma: nada hay en el mundo que no pueda tener en 
el una pura expresion, al mismo tiempo que sentimos c6mo nada podria 
vivir en nosotros si no fuera capaz de contenerse en el. El idioma es ya el 
cuerpo joven que gobierna sus movimientos y que contiene en la fuerza 
de sus miisculos todas las posibllidades de la belleza" . 

Hay, a nuestro juicio, en esta teoria tres mconvenientes graves: uno 
el de confundir el movimiento literario con el politico, hasta el punto de 
considerar al primero como mera manifestation o aspecto del segundo. 
Que porque hoy el nacionalismo politico Catalan alcance un grado de in- 
tensidad que no tuvo en la segunda mitad del siglo xix, rebajemos a la 

303 



SALCEDO ~ LA L1TERATURA BSPANOLA * IV 

literatura catalana de aquel tlempo juzgandola Inconsclenfe y decretando 
que Verdaguer no tiene ya mas que tin valor historlco, no es loglco, justo 
ni exacto. Las bellas letras pueden influir, e influyen mttchas veces, en la 
polltica; pero tienen su fin propio y se desenvuelven en su peculiar esfera, 
sin segulr un movimiento paralelo al politico. Segoramente que el nacio- 
nallsmo en Aiemania es hoy harto potente que cuando florecian 

Schiller, Goethe y Heine; a nadie se ocurrir, sin embargo, que los poetas 
alemanes de hoy, alguno tan intensamente nacionalista como el autor del 
fainrao El Odlo a Inglaferra, ocupan en la evolucion literarla germanica 
puesto mas excelso que aquellos grandes vates. 

El segundo Inconveniente dimana del caracter partidlsta de la teoria. 
Que porque a D. Alejandro Plana glisten los modernistas o novecentistas 
como Xenius los ha bautizado en Catalufia se les tenga por tan superlo- 
res a los que fueron antes, es en realidad excesivo. La literatura catalana, 
mirada en conjunto, no esta hoy decadente como la gallega; pero somos 
muchos los que todavla preferlmos a los de la generation pasada, o, mejor 
dlcho, algunos de ellos. 

El tercero, por ultimo, arranca de aplicar el criterio positivista de la 
eYoIucion al movimiento literario. Admirablemente lo expone el critico don 
Manuel de Montoliu. ^No ha advertido dice que siendo la poesia un 
fenomeno de caracter fundamentalmente individual, no hay propiamente 
evolucion en ei movimiento poetico de un pais determinado. Hay, si, la 
idea que evoluciona, pero con una evolucion perturbada esencialmente por 
cada una de las grandes personalidades que se la incorporan y la transfor- 
man incesantemente. 

"Tratdndose de verdaderos poetas solo hay un fenomeno de creadon, 
cuyo valor es independiente en cada uno de ellos. La evolucion que ven 
todos los sistemas positivistas en los movimientos espirituales, queda asi 
reducida a un puro juego de reacciones entre individualidades, y el llama- 
do medio ambiente solo sirve para alimentar a poetas mediocres que man- 
tienen con mas o menos tesdn la tradicion de un gran maestro, pero que 
en resumen nada pesan en la valoracion definitiva de una poesia nacional. 

"Es indispensable tener bien presentes estas sanas ideas, si no quere- 
mos ver convertidas las grandes personalidades poeticas en meros eslabo- 
nes de una gran cadena arrastrada por una ciega y anonima fatalidad. De 
Verdaguer a Maragall, de Maragall a Garner, no hay evolucion propiamen- 
te dicha, no hay movimiento de inconsciencia a conciencia ni viceversa; 
solo hay tres personalidades poeticas fuertes cuya presencia espiritual una 
freate a otra, o cuya sucesion en el tiempo, ha engendrado una serie de 
reacciones y contrarreacciones mas o menos manifiestas en su obra, pero 

304 



1X-LENGUAS Y LITERATURAS REGIONALES 

que jamas han desviado esta del camino senalado por el temperameeto de 
cada uno ni pueden Interpretarse como fases de ona evoluci6n anonlma y 
fatalista..." (I). 

Sin salir del campo literario creemos que la literatura cafalana nos 
ofrece ires perlodos bien determlnados: 1., Periodo del verso; 2., Periodo 
del verso y de la prosa, y 3., Periodo de los novecentistas. Para facilldad 
de la exposition sintetica a que obligan los limites trazados a este libra, 
preferimos, sin embargo, dividir la materia senalando antes que nada los 
principales grupos en que ha ido desarrollandose el catalanisino Ilterario, 
y dando cuenta luego de las principales manlfestaciones de so Ilore- 
cimiento. 

72. Grupo Catalan castellanisfa: A) Mila y Pontanals. 
B) Piferrer: Su importancia como poeta y prosista castel la- 
no. C) Consideration especial de la obra Recuerdos y be- 

Ilezas de Espana^. D) Ofros escritores del grupo (Coll y 
Vehf, BofaruII, Labernia, etc.). E) Persistence del casfella-* 
nismo en Cafaluna. Mila y Fontanals, Piferrer y Carbo son, a juitio 
de D. Antonio Rnbio y Llull, los ultimos representantes en Cataluiia de 
una verdadera escuela literaria castellana (2). A ellos cabe unir Coll y Vehi, 
y, en general, todos los literatos de la primera generation catalanista, in- 
cluso D. Joaquin Rubio y Ors. Caracterizase, en efecto, este grupo, por un 
intenso amor a la patria espanola y a la lenguay literatura castellanas, que 
todos ellos cultivan, y de que son los mas insignes del grupo maestros es- 
clarecidos; pero uniendo a este intenso y fervoroso espanolismo un fervor 
especial por su region. Mila repetia con frecuencia el dicfao de Capmany: 
no puede amar a su nation quien no ama a su prouincia. Y todos los de 
esta escuela sentlan lo mismo. Tambien sostuvo sienipre Mila que los tra- 
bajos cientificos debian escribirse para su mejor difusion en castellano s re- 
servando la lengua regional para la poesia. 

Y tal era el sentir y fue la practica constante del grupo. A pesar de este 
castellanismo asi lo calif ican los catalanistas de otras tendentias t estos 
escritores han prestado un inmenso servicio al particularismo Catalan, no 
solo haciendolo simpatico y amable fuera de Cataluna, sino despertaodo 
dentro de ella el patriotismo local, o sentimiento de la personalidad catala- 
na, que dice Plana. 



(1) I.Q Vanguardia (5-Julio-1914). 

(2) Discurso en contestacion al de Jordan de Urries. 

305 

SALCEDO, La Literatura Fspanola. Tomo IV, 20 



- LA LITERATURA ESPANOLA^ TOMOJV 

A) A D. Manuel Mild y Fontaeals muchisimo por este coecepto 
el catalanismo. Ya se ha dlcho como antes que Rublo expresaba en su poe- 
sia castellana El Trovador del el ansla sentimental y romantlca 

de restauraclon del habla regional En otra poesia castellana formelo lapi- 
darlamente el argumento que todavia es capital de los catalanistas, al de- 
cir que 

Del saber el alto cetro 

que ei Catalan empyftaba 

cayo tambi6n de su diestra 

al olvidarse su habla. 

Asi pudo ser; pero Mila es una praefaa de que no necesltan los catala- 
nes usar de su habla para empunar el alto cetro del saber, ya que en el 
orden o esfera de los esttidios llterarios lo empuno el en Espafia escriblen- 
do en castellano. En 1853 publico el insigne maestro el Romancerillo Ca- 
talan, por donde la poesia genulnamente popular del Principado vino a 
fecundar y vlvlficar la cortesana y retorica de los antiguos trovadores, em- 
presa continuada por Pelayo Briz con sus cinco voliimenes de Cansons de 
la terra (1), por Beltran y Bros (1854-1890) con sus Cansons y follies 
popular, y por el mallorquln Mariano Aguild. Fue Mila presidente de los 
primeros Juegos Florales, celebrados en Barcelona (1.* Mayo -1859), cui- 
dando con los iniciadores de la institution (2) de que fuera esta puramente 
literaria, sin mezcla ninguna de caracter o fin politico por lo que sin 
duda no es simpatica a los actuates catalanistas , y de proclamar clara- 
mente que no creia adecuado el cataldn sino para la poesia, como ya se ha 
indlcado, Finalmente, compuso poesias catalanas, castizas, sabias y senti- 
das; merecen singular mencion sus cantares de gesta: La canso del pros 
Bemari, fill de Ramon, La mort de Galind, La Complanta d'en Guillem, 
etcetera. 



f I) 0on Francisco Pelayo Briz (183d-18ao> hie eataianlsta tan Intranslgente que no quiso ser acade- 
mloo de la de Bisaas Letras por ser en etla iengua oftcial la castellana. Public^ el Calendari Catald (de 1865 
a 1882) y la revista Lo Gay sober <de 186S a 1869 y 1878 a 1882). Reimprimid las obras de Ausias March y Lo 
ttibn de les donca, de Jaime Rolg. Ordend la c0Ieeci6n Lo lUbre dels poefes, cansoner de obras rimadas 
dels igl@& XII td XVllL Tradujo en vereos calalanes la Mirny a, de Mistral. Cbmpuso dos poemas, La masia 
d A amon (18661 y La arientadm |t882| y los Ebros de po^Ias Flors y vtobu, Primamras, Lo ttlbre dels 
ningel f Lots balada y o Uibre del car meu. Era. catoEco tradicionaiista y poeta de momentos felices 
de tos|>!racl6n diluidos en vii|gaiiclKies frecoentes de fond y de forma, 

(2) A la pr0piiesta de restaracn de los Juegos hedia por Rnbi6 en el prefacio de Lo Gayter del 
Lloforeffat respondio la Academia cie Baenas Letras coovocando frecaentes coiicursos. Balaguer, en su pe- 
riodico La Viotetet de Om, Aondado em IS, y Bofarall, en el Diano de Barcelona (1854), hicieron insi^ente 
proigaiida per la restmuraei6iL En 9 de Marzo de 185& la solicttaron de! Ayuntamlento de Barcelona los 
e^xitores. citados con Cortada, Pans y Gafiaraa y Miguel V, Amer. Ei Ayuntamiejito despacM la instancta 



306" 



IX-LENGUAS Y LITER AT URAS REGION ALES 



He aqul una muestra de su estilo: 



LA COMPLANTA D'EN GUILLEM 
A ma caret esposa. 

I 

Planyeuvos, camps de Dela, serra dTEspill! 
La vostra flor mes belia no la teniu; 
Farbre de verdes branques caygue y mori! 

II 

Los dos barons pugnaven de temps aeticfa; 
tronava la tempesta per vails y elms. 
On jora 1'arch de bonansa verem lluhir. 

II! 

Era Huillem de Dela galiart fadri, 

en arts de pan y guerra fort y subtil, 
y Is cavaliers II deyen lo rey dels nins. 

IV 

Serventa de la Verge Blanca d'Espill, 
era conort de pobres y pelegrins, 
per tots anomenada la flor de llir. 

V 

D'Espill pubilla y dona, obre m ton pit; 
coneixes ai de Dela, lo rey dels nins: 
^Per senyor lo voldries? Oh mare, si! 

VI 

Hereu de mon Ilinatge, Guillem, raon fill; 
Be sabs quina es Na Blanca, la flor de llir: 
^Per fembra la voldries? Oh pare, si! 

VII 

Reberes als de Dela, palau d'Espill! 
Ensems Guillem y Blanca foren aci; 
que un sol mot se diguessen no s va sentir. 



307 



SALCEDO^LA LITERATURA ESPANOLA- TOMOJV 

VIII 

Mes sembla que la sala de Hum s'omplii, 

y que olor se movla de Paradls, 

y ella s torna mes bella, ell mes gentil. 

IX 

Ay! de la sort del home qui sab la fi? 
Vingu^ una tonrentada de sarrahins, 

trencant castells y pobles y mooestirs. 

X 

Del pout major de Dela ja son al mitj; 
Gulllem surt ab sa massa fortraent ferint, 
mes tremolant sageta se n'hi va al pit. 

XI 

Adeu, vassalls de Dela, feels amichsl 

adeu, pare, adeu, Blanca, pregao per mi, 
cpe cap a Jesus vola mon esperlt! 

XII 

Are, ben Ihmy plantada de sa rahil, 
a dins d'ombrivol claustre benedict! 
a! eel son perfum Ilansa la flor de llir. 

XII 

Plany&uvos, camps de Dela, serra d'Espill! 
La vostra flor mfe bella no la teniu; 
rarbre de verdes branques caygu6 y mori! 



B) SI Mila y Fontanals desmintlo con su ejemplo que necesiten los 
catalanes escrlbir en Catalan para empuiar del saber el alto cetro, D. Pablo 
Piferrer (18184848) desmintio, a su vez, la especle de que los catalanes no 
puedan, aunque se lo propongan, ser grandes escritores en iengua de Cas- 
tilla, cosa de que aiardean afaora tantos de ellos, no ciertamente por hu- 
mildad, sino como titalo justlficativo de su gusto por escribir en Catalan; a 
nuestro enteeder s el propio gusto es en este ptmto titulo snficiente, pues 
nlnguna repiiblica es de mas iibre constitucion que la Hteraria. En el caso 
de Piferrer, hasta un esaitor y critico castellano de la talla de D. Juan Va- 
lera vino a complacer a los catalanistas que alegan eso de la Incapacidad^ 
como si necesitasen alegar algo para segulr ejercltando un derecho que 
Badie puede razonablemente negarles. *Yo no quisiera equivocarme 

308 



IX t - LENGUAS t Y L1TERATURAS REGION ALES 

escribio Valera , "pero lo mismo en los versos de Cabanyes, que en los 
u de Piierrer, Carbo y otros, me parece advertir cierta dificultad que, si bien 
*vencida y si bien prestandoles originalidad y concision poco frecuentes en 
*los versos castellanos, les presta tambien alguna sequedad y dureza 44 (1). 

For mas que Valera fuese muy perspicaz, no deja de ser chocante que 
advirtiera esa dificultad despues de vencida, esto es, cuando ya no era tal 
dificultad, y habiendo dado a los versos que cita dos cualidades tan dignas 
de estima como la originalidad y la concision, raras ademas en la poesia 
castellana, y que lo advirtiese en cierta sequedad y dureza que suelen ser 
inseparables de la concision. Lo positivo es que los versos clasicos de Ca- 
banyes son superiorisimos en todo a los versos clasicos de Valera, y que 
la prosa primorosisima del autor de Peplta Jimenez es por su mismo pri- 
mer menos natumlmente castellana que la suelta y elocuente de Piferrer 
en Recuerdos y bellezas de Espana. Si Piferrer, en lugar de nacer en Bar- 
celona, hubiese venido a este mundo en Madrid o en Sevilla, los catala- 
nistas nos dirian: a Ya lo veis, tenemos que escribir en Catalan; porque aun- 
que nos volvamos micos trabajando no podemos hacerlo en castellano, 
como lo hizo Piferrer, pongamos por caso*. Es lo que sucede sienipre, 
cuando se quieren forzar los faecfaos o casos particulares para que entren en 
la teoria preconcebida, en vez de dejar a las teorias brotar espontanea- 
mente de los hechos. La teoria que ahora se sustenta en Cataluna sobre la 
incapacidad del Catalan para ser gran esaitor castellano, y a que por cor- 
iesia inter-regional debemos los castellanos alguna deferencia, exige que 
Piferrer escribiese en lengua de Castilla siquiera con alguna sequedad y 
dureza. Y no hay escape: seco y duro tuvo que ser. 

E pur si muove. Piferrer era Catalan, muy Catalan; catalanista, muy 
catalanista, como enamorado de las glorias historicas y artisticas y del 
modo de ser antiguo y moderno de Cataluna. A pesar de lo cual no escri- 
bio una linea en Catalan, ni aun en sus cartas familiares, y a fue un maes- 
tro de la critica y de la lengua (castellanas) en su libro de Clasicos espa- 
noles* (2). Bajo este titulo solo comprendio a los que escribieron excelsa- 
mente en idioma castellano, incluyendo entre ellos al Catalan Capmany. 

Poco nos ha dejado Piferrer en verso: una traduccion de El Canto del 
ultimo trouador, de Walter Scott (1843), y las composiciones que publico 
Mila tres afios despues de su muerte (3). Rubio y LIull proclama que tf en 



(1) Florilegio de poetas castellanos del siglo XIX, tomo V, 1904. 

(2) Men&ndez Pelayo: Semblanza de Mila y Fontanals. 

(3) Composiciones po&ticas de D. Pablo Piferrer, D. Juan Francisco Carb6 y D. Jose Semis y 
Mensd. Barcelona, 1851. De Carbo no conocemos mas poesias que las leyendas contenidas en esfce tomo: La. 
torre de Villalba, Montroig y Miramar, Jolonda y Ana Maria, Guillermo y Rosa Florida. 

309 



~ LA t L1TERATURA ESPANOIA - TOMO IV 

ninguE aspecto de su persoBaiidad literaria se grabo con tanta fuerza su 
genio original y vigoroso como ee su Inspiraclon poetlca, alimentada por 
la savia de la humilde musa del pueblo y de la legendaria anglo-sajona. 
Los dioses mayores del romanticismo Catalan, Walter Scott, Schiller, 
Goethe y Osslan y los sones del arpa de los cantos populares, alimentaron 
se Hitmen (1). Elogla especlalmente La canclon de la Primavera, de la que 
ha dicho el colombiano Gomez Restrepo, que K es una dultisima balada, 
de forma nueva en nuestra literatura y digna de cualquier gran poeta ger- 
manico* (2), que Meii^ndez Pelayo incluyo entre las cien mejores poesias 
de la lengua casfellana, y de que Azorin, poco entusiasta de esta coleo 
cion, ha escrlto: tf nlnguna de las poesias de ella mas delicada, mas fina, 
mas emocionadora que la del poeta Catalan 4 * (3). Es asi: 

CANQON DE LA PRIMAVERA 

Ya vuelve la primavera: 
Suene la gaita, ruecle la danza: 

Tlende sobre la pradera 
El verde manto de la esperanza. 

Sopla callente la brisa: 
Suene la gaita, raede la danza: 

Las nubes pasan aprisa, 
Y el azur muestran de la esperanza. 

La flor rie em su capullo: 
Suene la gaita, raede la danza: 

Canta el agua en su murmullo 
El poder santo de la esperanza. 

^La ois que en los aires trina? 
Suene la gaita, raede la danza: 
^Abrid a la golondrina, 

One vuelve en alas de la esperanza*. 

Nina, la nlfia modesta: 
Suene la gaita, raede la danza: 

El Mayo trae tu fiesta 
Que el logro trae de tu esperanza. 



ft) Disciwso anterkmnente citado. 



. 

0) Pifamry tos ctejfco. En el Ibro lew oalores literanm, pag. 191 y sguieiite Este articulo de 
Azcrin es, a utiestro jwdo, imo de los racjotes suyos. 



310 



IX-LENGUAS Y L1TERATURAS REG1ONALES 

Cubre la tierra e! amor: 
Suene la gaita, - ruede la danza: 

El perfume engendrador 
Al seno sube de la esperanza. 

Todo zumba y reverdece: 
Suene la gaita, raede la danza: 

Cuanto el son y el verdor crece, 
Tanto mas crece toda esperanza. 

Sonido, aroma y color 
(Suene la gaita, ruede la danza) 

IJnense en liimnos de amor, 
Que engendra el himno de la esperanza. 

Morira la primavera: 
Soene la gaita, ruede la danza: 

Mas cada ano en la pradera 
Tornara el raanto de la esperanza. 

La inocencia de la vida 
(Calle la gaita, pare la danza) 

No torna una vez perdlda: 
jPerdl la mia! jay mi esperanza! 



Como prosista son tres sus libros: Cldsicos castellanos: colecclan de 
trozos de nuestros autores antiguos y modernos que pueden servir de 
muestra para la lectura y el andllsis en el curso de retorica (1846). Lleva 
al frente una noticia historlca, breve pero muy substanciosa resela de la 
literatura espaiiola, y luego trozos de Hurtado de Mendoza, los dos Lui- 
ses, Mariana, Cervantes, Jovellanos, Capmany, Moratin, Qulntana y Marti- 
nez de la Rosa, al final de muchos de los cuales insertanse observaciones 
criticas. 

C) Postumos no salieron hasta 1859 son sus Estudlos de Crttica, 
f ormados por sus artlculos en el Dlario de Barcelona, donde le sucedlo en 
este ejercicio Mlla y Fontanals; pero la obra maestra de Piferrer es Recuer- 
dos y bellezas de Espana, de que tuvo la idea, trazo el plan y escribio la 
parte correspondiente a Mallorca y la mitad de Cataluiia. El siglo xvm nos 
dejo el celebre Viaje por Espana, de D. Antonio Pons (1787), en que se 
propuso su autor *hablar de los edificios y obras piiblicas que existen en 
Espana, manifestando el artificio y excelencia de algunas, asi como lafalta 
de inteligencia y propiedad de otras*. Rigido clasiclsta, del claslcismo res- 
taurado por D. Ventura Rodriguez, Pons reconoce que la arquitectura tu~ 

311 



SALCEDO ~ LA LITERATURA ESPANOLA - IV 

desca, como llamaba el a la ojival por creerla originaria de Alemanla, tie- 
ne mucfao de admirable; pero su gusto es el arte del siglo xvi, y el churri- 
guerismo que lo estropeo su capital enemigo; el libro de Poes no es sieo 
una serie inacabable de palmetazos a los churrigueristas, dados con petu- 
lancia de domine que solo sabe un libro, sin Inteligencia estetica, sin calor 
de artista ni elocuencia de escritor. Coetaneas de los Recuerdos y bellezas 
son otras dos obras: El Museo Espanol de Anfiglledades y Los Monumen- 
fas arquitectonicos de Espana. Ambas son HE conjunto de monografias de 
las obras de arte que conserva nuestra patria; el inventario artistico de 
Espana (1). 

Recuerdos y bellezas es cosa muy distinta: es la vision poetica, o, me- 
jor dicho, romantica de Espana: la historia en intimo abrazo con la leyen- 
da, el paisaje unido con los monumentos, las costumbres como expresion 
viva de lo que fue y no ha muerto en el modo de ser de los pueblos. Asl 
los concibieron Piferrer y Quadrado, unices que sintieron y realizaron cum- 
plldamente el programa propuesto entre los varios notables escritores que 
trabajaron en esta obra. Como description arquitectonica de edificios mo- 
nuinentales tiene un defecto, senalado por Lamperez: "las plumas de Qua- 
tt drado y Piferrer dice desoiben poetizando, y el que pretenda averi- 
*guar la disposicion y estructura de un monumento, se vera mil veces per- 
^plejo y vacilante. Quien esto escribe puede decirio practicamente, por 
^haberse visto precisado en ouchas ocasiones a empreeder largos y no 
*comodos viajes para estudiar un edificio sublimemente descrito e histo- 
"riado, pero medianamente visto y comprendido desde el verdadero y 
"exacto aspecto arquitectonico" (2). Desde el punto de vista literario o 
poetico esto no es deiecto, sino que contribuye al hechizo de un libro que 
excito y difundio en Espana el amor al paisaje, a los recuerdos y a las be- 
llezas artisticas de la tierra, y en un periodo en que no solo era todo ello 
menospreciado por el Hberalismo intelectual, nivelador y cosmopolita, sino 
que la guerra civil y la desamortizacion hablan convertido en ruinas la 
mayor parte de nuestros monumentos. Uno de los aspectos mas interesan- 
tes y sugestivos de la personalidad literaria de Becquer, aquel que tan be* 



(1) A ^stas pcwlria anadlrse la Esparla arfistica y monumental, de Villaamil y Escosura, publicada en 
Paris (1842-46), citada |x>r Etilart como luente de inforroadon de la arqiiitectera espanola en Histoire de 
FArf (Michel), y de que se ha hecho mlgnna indicac!6n al tartar del Lkeo de Madrid, Los dibujos de Villaamil 
son, sin emiMiso, poco exactos, diynos tan solo dice Lamperez de ilustrar una Espana a lo Teoftlo 
Gcuitier. Del Cat&logo Monumental de Espafia: Inventari general de las monumentos historicos y artis- 
tleos de la nation* mandado liacer por el mlnisterici de Instrticeion Mblicm, y de que hay concluidos varios 
tomos, algimos qoe deben ser de merito, atetidiencio a los autores que los han escrito, unicamente se ha 
publicado Alarn, por B, Cristobal de Casfro <1915). 

(2) Laraperez: ffmtona de ia Arqaii&cfum Cristiana Espafiola en la Edad Media (1908), tomo I, 
p&gina 17. 

312 



IX ~ LENGUAS Y LITERATURAS REGION ALES 

Ilamente se refleja en casi todas sus leyendas y artlculos, y en varias de 
sus rimas, como aquella hermosisima que empieza: 

En la imponente nave 
Dei templo blzantino vi la gotica tumba 
A la Indecisa luz 
Que temblaba eo los pintados vidrios, 



precede directameete de Piferrer y Quadrado. 

De la manera como escribio Piferrer estas cosas, de su sentido roman- 
tico del paisaje, de la Mstorla y del arte y de su estilo castellano dan cum- 
plido testimonlo su tomo Mallorca y la parte de Cataluna. Escojamos como 
muestra cualquiera de sus parrafos; este del prologo de Cafaluna? en que 
despues de haber hablado elocuentemente de la tierra y monumentos ca- 
talanes, dice: 

* Si estas bellezasy estos monumentos ya Hevan en si mismos aquel 
seilo sagrado de poesia que les atrae el respeto y los faace manantlal abun- 
dantisimo de las bellezas mas puras, los recuerdos histdricos dan nuevo 
valor a las fabricas y a los sitios, y las sombras del pasado pueblan los 
desiertos y las comarcas. El genio popular fainche de armonia los bosques, 
y por encima de las cumbres la tradition une la cadena de las generation 
nes. Desde estas rocas nuestros padres lidiaron por su independencia; es~ 
ios pasos fueron teatro de aquellas hazafias que hicieron famoso el nom- 
bre Catalan; aqui dominaron con terror aquellos hombres a quienes las 
practicas de la lucha y el esplrltu de libertad y flereza heredado les pusie- 
ron el arcabuz en la mano y lanzaron a los peligros y trabajos del saltea- 
miento. Estos monasteries bizantinos se erigieron a la voz de nuestros 
condes; y desde el humilde valle, que el Ter riega y por donde comenzo la 
restauracion de Cataluna, fueron senalando en todas partes los progresos 
de la reconquista, y creclendo en numero y hermosura a medida que la 
corte cristiana crecia en cultura y poderio. Desde este recinto la religion 
suavizo la rudeza de aquella generation guerrera, y abriendo poco a poco 
las puertas del santuario a las ciencias y a las artes en el refugiadas, di- 
f undio la civilizacion y resucito la agricultura. En esas naves solitarias, en 
esos humedos corredores, las casas mas ilustres escogieron su postrera 
morada: estos medio borrados epitafios dicen sus nombres; estas lueogas 
espadas de piedra traen a la memoria sus altos hechos. Ya en las salas de 
los castillos no suena aquella dulce habla hecha para las trovas y la corte- 
sania: el baron y el nobte fueron descendiendo a vivir en las tiudades; el 
trono domino a la aristocracia; las leyes hicieron deponer las annas y ni- 

313 



SALCEDO - LA LITERATURA - TOMO IV 

velaron los fueros y los derechos; y las fainillas esclarecldas se ban 

ido perdlendo entre el movimlento y desborde de las clases, o vinieron a 
confundlrse y aunarse en Unas pocas. la poesia viiela alrededor de los 
hendldos torreones, y vuelve a poblar las abandonadas; las moho- 

sas saeteras de las atalayas parece que aun se observan mutuamente y 
truecan entre si las sefiales de aiarma, y coaedo el viento, estreraeclendo 
la yedra que sube por las grietas y agitaado las plantas que cuelgan de los 
antepecfaos* finge movimiento y voces en las ruinas, entonces place evo- 
car las memorias de los antlguos castellanos* o escuchar los cantares y la 
tradicion que narran sus contiendas, su estlrpe y sus faazanas. Castlllos de 
Vilassar, Cerdaiola, Clurana, Arampranya, MonsoIIu, Ager, Oris, Montes- 
quiu, San Quirsede Basora, Bramalla, Castellet y San Martin Sarroca; to- 
nes mas humildes, que coronals las colinas donde el noble tuvo su feudo; 
casales luertes, que convertidos en vastas masias sois los restos preciosos 
de aquellos hombres de Pamige, de aquellos propietarios deudores de II- 
bertad y nobleza al denuedo y fidelidad con que sus antepasados acudie- 
ron a su conde; en vuestras piedras mudas oimos el lenguaje del sentl- 
miento f los recuerdos que despertals enternecen el alma y humedecen los 
ojos, vuestro aspecto hace renacer o revivir en nosotros aquel deseo de lo 
infinito, de abarcar a un tiempo lo pasado y lo luturo, de domlnar las epo- 
cas y las distancias y las. geoeraciones, a que la parte inmortal del hombre 
asplra confusamente, como si dentro de la carcel del cuerpo conservara 
una Impresion vaga de la Sterna Sabldurla de su origen* (1). 

Piferrer murio a los treinta anos. **En sus retratos escribe Azorin 
!e vemos con una faz ovalada, un bigote caldo y una barba encrespada y 
primeriza; lleva un anchuroso, ablerto y doblado cuello bianco, como los 
que nos muestran en sus efigles Byron y Shelley*. 

D) Al grapo castellanista pertenecen iamblen: el docto catedratico 
Don Jase Colly Vehi nacio>en Barcelona (4-Agosto<4823), murio en Ge- 
rona (29-Dlciembre-1876) periodista, ferviente catolico, cultivador de 
la poesia en Catalan (2), y de qulen dijo Menendez Pelayo: "Las obras de 
Coll y Vehi son la flor de la antigua preceptiva, y nadie, excepto el ameri- 



(1| Al moviraiento iniclado por Pilerrer, y los Recuenios y Bellezos de E&pafta que ha ido aumen- 
iando siempre, d^bcnse las socaedad^ de eocoirsionistas que son hoy uno de los principales factores de 
cultura dentifica, Kteraiia y artistka en. nuestra patria. En Barcelona se fnndo la Assoeiacid catalcudsta de 
exairsimes dmtiim$ t en 1878, y eo 1878 la Associacld d'excursiones catafarea. FuQ'diero-nse ambas (22-Sep- 
tiaaibre-l^WI 1 en el Centre Excnrtionista de Catal&nya. Los bolettoes, memonas, anuarios y biblioteca 
popular o de folk-lore de estas woedades son interesastismios. 

(2) En Les cent minors poesias de la. Umgna Catalana ( Antoni Lopez. Barcelona. Sin fecha) esta 
fwcliiida su compo^don Les fires de Samt TTiomas. 

314 



IX- LENGUAS Y LITERATURAS REGIONALES 

cano D. Andres Bello, le ha igualado en el analisis prosodico de la versi- 
ficacion castellana* (I). 

Mucfao debe la renaixensa al eradito D. Antonio Bofarull (1821-1892). 
Figure en la juventud entre los mediaoos poetas que Intentaron emular en 
los teatros de Barcelona las glorias romantlcas del Principe y de la Cruz de 
Madrid (2). Tradujo al castellano y anoto las cronicas de D, Jaime, de Ber- 
nardo dez Coll y de Ramon Muntaner (3), y escribio la historia de Cataluiia 
(nueve tomos). Entusiasmado con la restauracion literaria del Catalan, es- 
cribio muchas poesias en esta lengua, colecciono las de los Nueuos tro- 
uadores sus contemporaneos, compuso el libro titulado Esfudios, slstema 
gramatical y cresiomatia de la lengua catalana. La lengua catalana con- 
slderada histoncamente (1864), y tomo paite activisima en el restableci- 
miento de los Juegos Florales. Fue secretario de los primeros (1859), pre- 
sidente de los de 1865, laureado en varios, Mantuvo siempre la doctrina 
de que los Juegos eran puramente literaiics* y sobre este punto sostuvo mi- 
dosa polemica con El Contempordneo, el celebre periodic madrileno fun- 
dado y dirigido por Albareda (1860-1864) en que escribian Valera, Fabie f 
Correa y Becquer. 

Don Pedro Labernia, profesor de latinidad y humanidades e individuo 
de la Academia de Buenas Letras, publico en 1844 el Dlcclonarlo de la 
lengua castellana con las correspondencias catalana y latino (tres volume- 
nes), y en 1848 oiDlccionari castelld-catald (4). Estorchy Siques, Gramd* 
flea y Poetica (1857). Pers y Ramona, Historia de la lengua y de la litera- 
tura catalana desde su origen hasta nuestros dias (1857). 

E) El grupo castellanista no se ha extinguido nunca en Cataluiia. Aun 
en estos mementos, siendo tan vigorosa la presion politica, social y litera- 



ti) Semblanza de Mild. 

(2) ES primero que lo intento fue D. Jaime Tio con sus dramas El Castellano de Mora, Alfoms Hide 
Arag&n el Liberal o leyes de deber y amor y El espejo de las venganzas. Siguio Bofamll con Pedro el Cato- 
/ico, Roger de Flor y El Conse/o de los clento. Victor Balaguer y Juan de Alba compusteron Vifredo el Ve- 
lloso (dos paries). Balaguer fue, ademas, autor de Los amantes de Verona, Don Enrique el Dadivoso j Juan 
de Padilla. Anos despues cultivaba el mismo genero en Barcelona D.Francisco Luis Morera (Fizemsy dma~ 
fueros, El Castellano de Tamarit o los Bandos de Catalufta, etc.). 

(3) En el tomo I cltamos a Muntaner como poeta (pag. 29^); pero omitimos hablar 4e su Cronka 
que, ademas de su buena prosa catalana, es una de las niejores cronicas de la edad media, superior por va- 
ries conceptos a las de Joinville, Froissart y Ayala; comprende desde el reinado de Jaime I hasta la corona- 
cion de Alfonso IVj su mas Interesante episodic es la expedicion de aragoneses y catalanes a oriente- El saMo 
chantre de Barcelona D. Cayetano Barraquer nos advirtio la omision, que deploramos de veras, en. cariflosa 
carta particular, a la vez que nos colmaba de elogios en las columnas de El Correo Catalan. iQue oondocta 
tan cristiana y caballeresca, y como contrasta con la de muchos criticos, para los oiales su oficio se reduce 
a pescar omisiones o gazapos que a todo autor se escapan y darse tono de sdbelo-todo en los pefi6dks 
mientras que se discuipan en privado con el zarandeado autor, achacando las censuras publicas, a veces 
injustas, a exigencias del director, caracter del periodico, etc., etc.! 

(4) No sabemos si este titulo y fecha que tomamos del P. Blanco {Liieraiura, tomo M pag* 63) indlca 
una obra distinta o segunda edicion de la anterior, que poseemos, con el titulo en Catalan. 

315 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA ~ TOMO JV 

ria del catalanlsmo intransigent^ la mayorla de los literates catalanes usan 
el castellano, algunos lo escriben bien tampoco en Castilla lo escrlbimos 
bien todos, ni mucho menos , no sonpocos ios protestan contra los que 
califican de exageraclones catalanistas, algunos con vehemencla suma, sin 
que por ello dejen de Interesarse y admirar la beila literature en lengua re- 
gional, esto es, que aspiran al equilibrio de que Mila y Fontaaals sera stem- 
pre tlpo ejemplarlsimo. La raza de los boenos y entusiastas catalanes, 
enamorados de su tierra y de su Iiteratura catalana, pero que coordinan 
este amor con el de la patria grande, no se ha extinguido, ni probablemen- 
te se extinguirg nunca, Como en la epoca de Rubid y Ors y Mila y Piferrer, 
los mismos literates catalaeistas son bilingtles; con ligera excepcidn, el 
mas faraoso, y digno de serlo, entre los que solo cultivan el Catalan (1), el 
insigne poeta Jose Garner, proiundo conocedor de la literatura castellana, 
y que niega a esta una verdadera tradition poetica, reconoce que el idioma 
de Castilla es mas justo para la prosa que el de Calalufia, y es un enamo- 
rado de nuestras novelas. Con una novela castellana estrenose Jose M. de 
Sagarra, y si luego, por influencia de Garner, abandoao nuestra lengua, 
otros poetas catalanes, v. gr., Marquina, prescinden absolutamente del ca> 
tal&n, y Joaquin Montaner, si en la poesia es digno emulo de Machado, 
Ramon Jimenez y Villaespesa, en la critica literaria y en la buena prosa 
con que la escribe, *por poco que se esfuerce, rauy pronto podra codearse 
con Azozin, su maestro 48 (2). A nuestro juicio, se codea ya. 

"Nuestro moYimiento literario catalanista, decia Maragall a Leon Pa- 
gano, no alcanza gran amplitud, pero es dense. . . Ha de saber usted que, 
a pesar de que la lengua catalana viva en cuatro millones de persopas, 
cuando se ha vendido la corta edicion de un libro, dificilmente vuelve a 
reimprimirse' 4 (3). Es cierto que en toda Espafia se lee poco; pero no hay 
proportion entre lo que este dato revela y lo que se difunden las obras de 
los buenos escritores castellanos. Los editores catalanes son inteligentes y 
activos, y a poco que hallaran acogida en el piiblico de Cataluna y en las 
numerosas colonias catalanas de Madrid y America, trabajarian el libro ca- 
talan. No trabajan sino el castellano. Las librerias de Madrid estan inunda- 
das de libros castellanos editados en Cataluna, escritos o traducidos por 
catalanes; el libro en Catalan no es para eflos articulo de comercio. Ni por 
casualidad encuentrase uno. Hay que pedirlos a Barcelona. iQue significa 



(1) AI menos en los Ubros suyos qne conocemos. Joaquin Montaner dice: **. . . ha escrito muy po-co 
en <^steliano por el armlgo que tlene en mi espitite la catatanMad**. (21-Octiibre-i9i5>. 

(2) Ado-!fo Maisinach: 1 IJb&ml de Madrid, 4e 3 de Agosto de 1905, Monfaner nacio en Extrema- 
dura; pero, oomo GHIJB^ ea. Canarias, criado en Catalnfia, es En literate cafai&n. 

(3) Al trams d la Espafia lifemria* por Jose Leon Pagauo (3. a edicion, sin fecha), toino I, pag. 71. 



316 



IX* LENGUAS Y LITERATURAS REGIONALES 

todo esto? Que el castellanismo, como por alii dicen, aun execrado, sigue 
predominando en Cataluna. 

Al espiritu catalan-castellanista debe atribulrse tambien la fundacion 
de una de las institnciones de cultura mas importantes en la capital del 

Principado: el Ateneo. Con el tftulo de Ateneo Catalan fue inaugurado 
(21 -Mayo- 1860), y al fuslonarse con el Casino Mercantil Barcelones 
(ll-Abril-1872) tomo el nombre de Ateneo Barcelones. Divldese en siete 

secciones: LIteratura, historia y antigliedades; Bellas artes; Ciencias morales 
y pollticas; Ciencias exactas y naturales; Agrlcultura; Industria; Comerclo. 
Distinguese del de Madrid en comprender en sus fines estos economico- 
practices, y en tener algo de casino. Un artlculo del reglamento prohibe 
tratar de religion y de politica; ya sabemos como son entendidas tales pro- 
hibiciones en esta clase de sociedades. En el Ateneo Barcelonfe disciitese 
de todo; pero desde las cumbres. All! cfaocan cientifica, llteraria y cortes- 
mente lo europeo y lo Indigena, lo espafiol y lo Catalan que conviven en 
la hermosa ciudad mediterranea. Los catalanistas que lucen como elocuen- 
tes oradores y formidables polemistas en las cortes, v. gr. 5 Cambo, ban so- 
lido formarse para las luchas de la palabra en las discusiones del Ateneo. 
La biblioteca es excelente; ban venido gastandose en libros, faace ranches 
afios, mas de doce mil pesetas anuales por termino medio. 

A este elemento, muy Catalan, pero Incapaz de pronunclar y menos de 
sentir la frase que se atribuye, a nuestro juicio equlvocadamente, a don 
Teodoro Baro (1), fue siempre apegado Menendez Pelayo, el cual recor- 
daba con placer y orgullo haber estudlado en Barcelona y ser dlscipulo de 
Mild y Fontanals: en Barcelona escribio en la Mtsceldnea cientifica y lite- 
raria (1874-75), fundada por algunos profesores y alumnos de la Universi- 
dad, y alii publico varias de sus primeras poeslas (2). 

73. Grupo traditionalist catolico. A) La tradido cata- 
lanayy, de Torres Bages. B) Vich 7 los poetas de la Garba. 

Verdaguer. No menos Interesante nl de menor Importancia llteraria, 



(1) Lo cuenta e! Sr. Royo y Villanova: En resumen dice que dijo el Sr. Baro , si usfed me pn- 
gtinto. si los catalanes odian a Espafia, le dire que no. Si usfed me vregunta si Los catalams aman a &- 
pafia, le dire que tampoco* Conviene advertirque el Sr. Royo y Villanova, amante lervoroso de la nnidad 
naclonal, es de los que ven con un recelo, a nuestro parecer extremado, e! movlmieoto particularista de 
Cataluna. Vease a este proposito su conferencia sobre las Bases doctrinales de! Nacionalismo f en la Aca- 
demia de Jurisprudencia de Madrid (12-Enero-1916). Asi como existe en Cataluna el catalanism, en Gastilla*. 
o sea en el resto de Espafia, no deja de actuar un anticatalanismo que, como aquel, es muchas veces extre- 
moso e injusto. No solo el Sr. Royo; puede verse tambien en esta tendencia el libro de D. Jos Martes 
O'Neale y D. J. Amado y Reygondand: Peligro national: Estudios e impresiones sobre el catalanismo (1901). 
Hasta se ha llevado al teatro en Madrid, aunque sin exito, este anticatalanismo apaszooado. 

(2) Juan Maluquer y Viladot: Menendez Pelayo, Kecuerdos dejuwentud (Dfario de Barcelona, 12 de 
Julio de 1912). 

317 



SALCEDO^LA LITERATURA | - IV 

ya que Cataluna le debe su inas famoso poeta, es el grupo o tendencia 
catdlico-tradicionalista. La restauracion catalana que apetecen eilos es in- 
tegral o completa: quieren el resurglmiento del antiguo Principado, no solo 
con sus condes, concelleres, usatges, fueros, lengua y literatura propias, 
sino principalmente con la unldad catolica como base fundamental de la 
constitucidn politica. No conciben una Catalufia autonoma, libre-cultista o 
libre-pensadora. La verdad es que ni en los recuerdos hlstoricos, nl en las 
traditiones llterarias, ni en los moEtimentos artisticos catalanes, encuentrase 
nada que no este insplrado o intimamente relacionado con la religion cato- 
lica. Nota caracterlstica del grupo es tambien SE espanolismo: la serie de los 
condes de Barcelona no debe interrampirse; pero desde Ramon Beren- 
guer IV, el Conde de Barcelona es a la vez Rey de Aragon, y desde Fer- 
nando el Catolico une a la corona de las cuatro barras la de los castillos y 
leones. Catalufia no es una dependencia o provincia de Castilla - feso 
nunca! ; esta unlda a Castilla por un matrimonio el de Fernando e 
Isabel ; pero ese matrimonio es un matrimonio cristiano, y por tanto 
indisoluble (1). Los tradicionalistas catalanes son entusiastas de la catolica 
literatura castellana, aman a Cervantes, a los misticos, muy especialmente 
a Santa Teresa, de que Catalufia fue siempre devotisima; pero quieren rezar 
y que se les predique en Catalan, y que en Catalan se escriban bellos ver- 
sos y fauenas prosas; porque esa es su lengua vulgar. 

A) La doctrina catalanista de esta escuela encuentrase sintetizada y 
depurada en el libro La tradielo catalana, del sabio y santo obispo de Vicfa 
D. Jose Torres y Bages (2). Comprende dos partes: la primera (coleccion de 
articulos escritos por Torres y Bages antes de ser obispo) defiende el regio- 
nalismo como forma politica adecuada para encauzar la vida de un pueblo 
y la natural y tipica de la antigua Cataluna dentro de Espana; esa forma 
necesita de un espiritu que la anime, y tal espiritu es el del pueblo Catalan, 
el principio vital de su ser que es la religion cristiana. En la segunda parte 
(tambien coleccion de articulos) praeba la tesis de la primera con aigumen- 
tos sacados de la historia, estudiando las grandes figuras de Oliva y Beren- 

(1) As! lo escriblo el autor de este libro en un articulillo publicado en La I lust radon Catolica, de 
Madrid, con motivo de la restauracidn de! Monasteiio de ffipoll, y tuvo la honra de recibir una carta del 
obispo restaiuador, Hmo. Sr. Morgades, felldtindole caliirosamente por la frase, y diciendole que expresaba 
perfectamente el pensamiento de toda su vida. f 

(2) Nado en Villafranca del Panades (l^Septiembre-iaiQ. Murio eo Vicfa |7-Febrero-ldl6). Estudio 
Leyes y Filosofia y Letras en Barcelona y Teologia en Vich. Varon de grandes virtiides e Infat^able en el 
trabajo, poco antes de expirar firmo la pastoral que estaba escriblendo en esta forma: En mi lecho de agonia 
a 7 de Febrer de 1916. Sus pastorales, escritas en Catalan, todas admirables fx>r el fondo y por la forma y 
que versan sobre los mas varfados as-untos (Teologia, Mistka y Asc^tica, Filosofia, educacion, interpretacion 
cristiana de los hecfaos Msloricos, espclalnieiite los oontempor&necKS, coestiones sociales, Estettca aplicada 
a la vida, etc.), estan coleccionadas y traducidas al castellano por el Jesulta P. Ignacio Casanovas (Bar- 
celona, 1913). 

318 



IX-LENGUAS Y LITERATURAS REGION ALES 

guer, San Raimondo de Peiiafort, Raimundo Lulio, San Vicente Ferrer, 

Eximenis, Auslas March, Vives y Balmes. Aflrma Rovira (1) que Torres y 
Bages representa la entrada de las doctrinas tradlclonallstas en el campo 
del nuevo ideal Catalan. No es exacto: si por nuevo ideal Catalan se ha de 

entender el particularismo en general, las doctrinas tradicionalistas, de que 
el libro del Obispo de Vich es la ultima y acabada expresion, son el niicleo 
inicial muy anterior al actual nacionalismo que sustenta el Sr. Rovira; si se 
ha de entender este nacionalismo, nada mas opuesto a el que La tradido 
mtalana, en que se da por base substantial al ser colectivo Catalan la reli- 
gion catolica, cuando aquel tieae por principio prescindir de las diferencias 
religiosas para constituir una unidad puramente politica o national, la 
union sagrada de los catalanes para emancipar a Cataluna. 

B) En laesfera puramente literaria, el tradicionalismo catolico, exten- 
dido por el Principado, ha producido flores y frutos en todas sus comarcas 
y localidades. Singularmente interesante es, sin embargo, por este concepto, 
la episcopal ciudad de Vich, sede de los dos grandes prelados catalanistas, 
Morgades el restaurador de Ripoll y lundador del admirable Museo vicense 
de antiguedades artistico-eclesiasticas, y Torres y Bages, que acabamos 
de mencionar: patria no solo de Balmes, sino de rauchos otros catalanes 
famosos, eclesiasticos y seglares que han brillado en el partido carlista o 
en otros de la extrema derecha, como D. Ramon Vinader (2), el obispo de 
Segorbe D. Francisco de A. Aguilar (3), etc., donde los estudiantes y semi- 
naristas visten todavia el tipico traje de capa y sombrero de copa, coinbi- 
nado con alpargata, segiin se les ve en el interesante cuadro de Julio 
Moises F. Villasante, premiado en la Exposition nacional de 1915, y ranches 
de ellos, de pobrisimas familias montafiesas, hacen la can-era sirviendo de 
maestros de primeras letras a los ninos de las masias esparcidas por el 
llano de Vich: la retribution suele reducirse a casa, coralda y ropa limpia; 



(1) Don Antonio Rovira Virgili, uno de los escritores mas activos, tnteligentes j cultos del actual 
nacionalismo, autor de Historia dels moviments nacionalistas (tres tomes), La nacionalitzacio de Cata- 
lunya, Debats sobre el catalanisme. 

(2) Nacio en Vich (1832). Estudio Leyes en Barcelona con grandes trabajos, dando lecciones partial - 
lares y corrigiendo pruebas de imprenta. En Madrid fue pasante del celebre Sagredo, y despues abogacio de 
mucha reputacion. Como carlista, escribio en Barcelona una Vida del Conde de Montemolin, que two gran 
difusion; fue diputado de su partido en las eortes de 1^7, 1869 y otras posteriores. Escribio, ademas de varws 
discursos, conferencias y prologos, un libro de Arqueolvgia Espanola, encainlnado a qwe los sacerdotes 
conocieran la riqueza artistica de los templos confiados a su custodia. 

(3) No nacio en Vich, sino en la inmediata villa de Manlleu, pero en Vich hizo sus primeros estndios. 
Fue rector en Madrid de los Estudios de la Asociacion de Catdlicos; despues capellan del Asilo de San Ber- 
nardino, rector del Seminario de Cordoba, siendo obispo el P. Ceferino Gonzalez, y obispo de Segorbe. Es- 
cribio niucho en los periodicos catolicos y varios libros: Vida del P. Claret, gDe que siruen los mo^jes? El 
Pose Regio, Libertad para imprimir libros de rezo, Historia eclesiastica (dos tomos}. Era bacMEer en 
Cienclas Naturales, y su opusculo El Hombre jes hijo del mono? es de lo mas antiguo, o, qnizas lo mfe 
antiguo publicado en Espana sobre las doctrinas de Darwin. 

319 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANQIA - IV 



todas las mananas vlenen andando al Seminario, a veces dos o tres leguas 
de caminata. En esta juventud suele haber entusiasmo: entusiasmo por la 
religion, por las ideas tradicionalistas, por el catalanismo, por bacer su 
carrera, y llegar a raosen; disputan entre ellos como en los buenos tiempos 
de la esooldstica, faacen grandes proyectos de controversia con los liberales 
para lo por venlr. A veces surgen en aquella estudiantina ejemplares raros 
de corazdn ardiente y exaltada imagination, con talento y sin juicio, que 
en las vlcisitudes de la vida pasan repentinamente del mas fervoroso misti- 
tismo a la mas desenfrenada impiedad: un caso de estos es D. Segismundo 

Pey Ordeix, a quien tuvieron que echar de El 
Slglo Futuro por demaslado integrlsta, y que ha 
ingresado luego en la redacclon de El Motin; no 
recordamos ahora en que periodlco anticatdlico 
ha escrlto Pey Ordeix una paglna vlgorosamen- 
te descriptiva del medio-arabiente de Vlch que 
nada tiene que envldiar a las similares mas sa- 
nudas de Perez Galdos. Hay tamblen en la ciu- 
dad levitica de Cataluna graves canonigos y 
doctos profesores que continiian dignamente la 
tradicion balmesiana. El palacio episcopal tiene 
una excelente biblioteca. 

Vich fu6, desde los principles de la renai- 
xensa, en tiempo que no po demos precisar, uno 
de los mas actlvos focos del catalanismo lite- 
rario. En torno de la Catedral y del Seminario 

agitose la idea de escrlbir en Catalan. Poetas y versificadores apresura- 
ronse a usar el idioma vulgar como instramento de poesia. En 1860 se 
fundo un Circulo Literario. En 1865, uno de los concurreotes a este circu- 
lo, pero muy poco notadd en el, estudiante de Teologia, de los estudian- 
tes pobres que se ganan la vida ensenando primeras letras en las masias 
del llano, lector aslduo en la biblioteca episcopal, del que nadie sospe- 
cfaaba que tuviese talento ni que pudiera tener porvenir, se gano un 
premio en los Juegos Florales de Barcelona: era Jacinto Verdaguer, pri- 
mera vez laureado per su romance Els minyons (fen Vectana* Habia 
nacido en Folgaroles, aldea del contorno (17-Mayo-1865). Su inesperado 
triunfo le convirtio en una celebridad local. Los poetas jovenes orga- 
nizaron una sociedad para componer y declamar versos al aire libre; 
salon de seslones, el campo junto a una f uente (Font del desmay) a que 
da sombra un sauce; la sociedad se Hamo Esbart vlgatd. Estos son los 
poetas de la garba, o mejor dicho, de La Garba montanyesa, que asi se 




Jaelnto erdagiicr. 
11845-1902) 



320 



titulo el recall de del Esbart de Vich, publicado en 1879 ? coleccion 

en que dlez y siete autores, unos y otros copleros. El 

dia primero que se juntaron junto a la fuente, Verdaguer los con 

tin elocuente discurso, y ellos entusiasmados Se proclamaron su jefe. El 2 
de Octubre de 1870 canto misa Verdaguer f y fue mandado por el 
Obispo de coadjutor y economo al pueblecito de Vinyolas; contrajo una 
cefalalgla y le aconsejaron que viajase por mar: el primer de 

Comillas, el celebre naviero D. Antonio Lopez, satisfizo a esta necesidad 
dando colocacioo a Verdaguer en los vapores de la Trasatlantlca. El sacer- 
dote-poeta recorrlo muchas veces el Mediterraneo y el Oceano Atlintico. 

En Mayo de 1877 los Juegos Florales de Barcelona, premlando el 
poema La Atldntida, ponian a Verdaguer a la cabeza de los poetas catala- 
nes. La celebrldad local se faabia convertido en gloria de la region y 
national. En Octubre fue a Barcelona Menendez Pelayo, de paso para Fran- 
da, y encontro al mundo literario entusiasmado con el poema y con su 
autor; lo leyo el tambien, y el dia 4 escribia a Laverde: "Es (Verdagier) 
a vate de grandes alientos, potentisimo en las descripciones, y tal, que 
Centre los modernos tiene pocos rivales. He leido su obra, con admiration 
tf en muchos trozos". A los pocos dias deciale en otra carta: u Verdaguer 
u estuvo a verme y me regalo su Atldntida. Piensa hacer una segunda 
"edicion, aumentada con dos cantos. Es a no dudarlo s uno de los poetas 
Me mas brios que ban aparecido en Espana en lo que va de siglo*. 

Ya en Paris (29-Octubre) relataba el argumento del poema a su pro- 
fesor e intimo y fraternal amigo: U EI argumento dela Atldntida tiene sen- 
"cillez y grandeza. Verdaguer ha teeido la feliz idea de enlazarle con un 
w gran acontecimiento nacional. La introduction empieza con el combate 
44 de dos galeras, una veneciana y otra genovesa: esta ultima se va a pique, 
"salvandose solo un joven piloto que, asido de una tabla, Hega a clerta 
"isla del grupo de las Canarias. Alii encuentra a un viejo ermitano que le 
"refiere las tradiciones de U Atldntida y su hundimiento. Esta narration 
"llena diez cantos, donde en robustos alejandrlnos se describen los por* 
"tentos del jardin de las Hesperides, las proezas de Hercules, el venci- 
"miento de Gerion, y, finalmente, la catastrofe, Fenfonzament: todo esto 
"mezclado con algunos trozos liricos de gran precio, entre ellos dos bala- 
"das en distlnto metro. El joven genoves (que no era otro que Colon), al 
"oir tales relatos, se Inflama en deseos de volver a unir los dos continen- 
ts que un dia enlazaba la Atlantida, y en la conclusion, que es bellfsima, 
"y esta adornada con una linda poesia Ifrlca: Le sompnl d* Isabel, marcha 
"a borrar los limites del mundo, como dijo Campoamor. El poema, aunque 
"mas descriptivo que narrative, es realniente esplendido, Su autof es HE 

321 

SALCEDO. La Literatura Espaftola. Tamo IV. 21 



SALCEDO* m LA LITERATURA ESPANQIA - TQMO IV 

^modesto presbltero de Vlch, que anduvo algiin tiempo de capellan en uno 
"de los vapores de Antonio Lopez. Mistral, el famoso autor de Mlreya, ha 
"ilegado a corapararle con Milton". 

Para los poetas de Vich el triunfo de Verdaguer lue como propio; pero 
el vate, tan supremamente consagrado, salio por su misma universal cele- 
bridad de los terrainos de la escuela en qiie habla nacido. La escuela con- 
tinuo (1), y su principal representante ha sido mosen Jaime Colell nacio 
18*Diciembre-1846 , premiado en los Juegos Florales de 1869 por su 
poesia A la gent del any vuyf, en que canto a los heroes catalanes de la 
guerra de la independencia f fundador (1878) de La Veu del Monfserrat, 
donde acreditose de prosista y polemlsta, coleccionador de los poetas de 
la Garba y autor de los dos libros: Failles y slmlls que per ensenyanca de 
minyonsy esbargo de agentmadura ha escrit Mossen Jaume Colell, mestre 
en gay saber (1879), y Ftoralia: Versos de Mossen Jaume Colell, mestre en 
gay saber, canonge de la Sea de Vich (1894)* 

74. IM obra y la persona de Verdaguer: A) LAtlantida. 
B) Verdaguer como poet a religioso. C) La persona de Ver- 
daguer y las tribulaciones que padecio en el ultimo perfodo 

de SU vlda. A UAtldntida, cuyo argumento ya conocemos por la fami- 
liar y admirable sintesis de Menendez Pelayo, siguieron: Idilis y cants 
mistichs, con un prologo de Mila y Fontanals (1879). Cansons de Montse- 
rratj Llegenda de Montserrat (1880). Caritat (1885). Canfgo, llegenda p!re~ 
nayca del temps de la Reconquista (1886). lo Somnl de Sant Joan (1887). 
Jesus infant, que comprende tres poemitas: Befhlen, Nazareth y La Fugi- 
da a Egipto; el ultimo es de 1894, en que aparecio tambien Roser de tat 
Cany: dletan de pensaments rellgiosos. San Francisco de Asts. Verdaguer 
vivio hasta 1902. 

A) El exito de L'Atldntida hie de veras extra ordinario. Al aparecer 
en libro acompanaba al texto Catalan una traduccion en prosa castellana 
de D. Melchor de Palau (2), calificada por Verdaguer de Undo y primoroso 



(1) Vi^j&s yj&Denes:: Lo poetas de la Garfwi se titnla tin precioso articnlo de D. Mario Verdaguer 
(la Vaiif uartfla, H-Mayo-19l7). Recnerda, entre los cie la Garba, al poeta C^.mps, un campesino, un hljo de 
la Plana s qiie muild en plena adolescencia, y del que sus compz^eros gfiiardaron iina memoria que fu6 un 
culto Heno de desinteres. Protesta conte la divfeito cie los poetas en Jovenes y viejos, afirmando que Verda- 
guer, Mamgail y Camer Ile^raa a ser aniigiios, pero nunca vfejos. Elopa a mosmi Coleil, *ese viejo poeta 
*qae fue antaflo de la Garbm de moss^n Onto y de Camps, Heno de la gran fuerza catalana, hlfa de la tra- 
"dfcidn y del amor a la tierra; fuerza qiie se- retraeva, que caaibia de aspectos y matices, y que sin embai^o 
*es siempre la mlsma y aempre |Tren*. 

(2) Ingeniero de Gamines, abogad s academico de la Espafiola, escritor y poeta, natural de Mataro. 
Coino ingenlero consfruyd nradias sarreiera^ pray ecto el de Canfranc, y fu6 profesor en la Escuela de su 

322 



REGIONALES 



de plafero, j la carta de Mistral, a que alude Henendez Pelayo en 
el pairafo arriba transcrlpto. "Despues de Milton, en su Paralso Perdldo, 
"decia Mistral a Verdaguer, y de Lamartlne en su Calda de un angel, 
"ha tratado de las prlmitivas tradiciones del mundo con fuerza y tanta 
"grandeza. 

Tarecerae vuestro magnlflco poema como uno de esos asonabrosos 
^anlmales que faallan los mineros en las entraiias de la tlerra, y que, recons- 
"tituidos por los paleontologos, nos revelan los misterlos que oculto el di- 
*luvio. La concepclon de La Atldntida es colosal, y esplendida su ejecucidn. 
^Nunca produjo Catalufia obra de tal poesia, de tal majestad, tan grande, 
"tan vigorosa y tan cientifica. . . 

"lOh, insigne aotor! Habeis colmado con creces las promesas que nos 
^hizo vuestra juventud. Recuerdo aquellas soberblas fiestas de Barcelo- 
^na (1) en que con tanta gracia y tanto entusiasmo os acercasteis a mi, 
*Erais un modesto estudlante que cubria la cabeza con la morada barre- 
*tina; pero todos me acuerdo rauy bien confiaban ya en vuestro 
*valer. Todos os decian: jTH Marcellus eris! Y faabeis cumplido centupll- 
*cadas las esperanzas que tenla en vos puesta la patria. 

*De todo corazon ml felicitation y gracias. La soberana epopeya que 
"acabats de sublimar a las regiones del ideal, pertenece no solo a Catalufia, 
*slno al renacimiento de nuestra lengua, y para todos los fellbres es gloria 
* vuestra obra*. 

En 1884 aparecieron dos traducclones francesas del poema: la de 
Alberto Savlne (en prosa) y la de Justino Pepralx (en verso). En el mis- 
mo ano salio en Madrid la de D. Francisco Diaz Caraiona (2) en verso 



Cuerpo. Corno abogado publico un comentario a la Ley de Aguas que alcanzo segunda edition. Conic 
iilologo prepare un Diccionario de Catalanismos. Como poeta tuvo una doble personalldad: la de poeta 
popular que supo imltar perfectamente las copias del pueblo (Cantares, 1866; Nuevos cantares) y ia de 
poeta cientifico que canto A la Geologia, Un secreto de las f lores, A la Imprenta, La unidad de lasfuerzas, 
Al carbdn de piedra, Las planfas insectiuoras, etc. Los versos de este genero estan coleccionados en e! libro 
Verdades poGticas (1881), de que conocemos seis ediciones; lleva un prologo del prof esor D. Jos& R. Carracido 
y un post-scriptum de D. Federico Rahola; la oda que lo encabeza, la Poesia de la Ciencia, esta reprodiicida 
por Valera en el Florilegio de Poesias castellanas en. el siglo XIX. Compuso, ademas, Palau una leyenda 
piadosa (De Belen al Calvario) y tradujo al castellano, no sdlo L'Atl&ntida, sino en verso Batalla de reinas, 
En libro, no tan cefiido como este, mereceria Palau m^is amplia y razonada noticia. 

(1) Las fiestas a que se refiere Mistral fueron las celebradas en obsequio del gran poeta provenzal en 
Mayo de 1869. Fueron con Mistral Paul Meller, Roumieux y el principe Bonaparte Wyse. Coucuniercm los 
valencianos Llorente y Querol y los castellanos Zorrilla, Nunez de Arce y Ruiz AguHera. 

(2) Profesor y literato catdlico; nacio en la provincia de Granada hacia 1847. Murio en Septiembre 
de 1916. Profesor de Historia en los institutes de Gijon, Ciudad Real, Cordoba y Granada. Sus iibros defexto 
son muy apreciados: Compendio de Historia Universal, Historia Universal presentada en cuadros de sus 
mds importantes sucesos, Elementos de Geografia universal y especial de Espafia, Element de Historia 
-de Espafia. Compuso una Hisforia de la Santa Iglesia para uso de las familias. Tradujo las Saiiras de 
Juvenal y Persia. En La Ciencia Cristiana (1884-85) publico una serie de articulos titulados La novela TM- 
trnratista, refutando La cuesti6n palpitante, de dofia Emilia Pardo Bazan. V6ase: El traductor casfettano de 
La Atldntidat Francisco Diaz Carmona (Diario de Barcelona, 17-Octubre-1916). 

323 



SALCEDO^LA LITERATURA ESPANOIA ~ TOMO 7V 

casteilano, con un estudlo prellmlnar. A Verdaguer agrado esta version. 
"Gracias mil decia al traductor (Vich, 27-Septiernbre-1883) per 

"la buena obra que usted me ha hectic. Algun critico casl me ha lanzado 
"el reproche de no faaber escrito en verso castellano, lo que yo no podia 
"pensar slno en mi lengua materna, que por espaclo de mas de ires siglos 
"ha sido, sin merecerlo, como la Cenicienta de las lenguas neo-latinas. La 
"traduccion que listed ha faecho es preciosa. Al verier mis radas y algo- 
*selvatlcas estrofas, ha sabido poner en boca de mis heroes versos que no 
^desdenarian Garcilaso y Herrera; y guardando la debida fidelidad en el 
*traslado del concepto, ha sabido usar de una discreta libertad, dando a 
**sus versos un colors do natural y un movimiento espontaneo que mas yo 
*no pudiera desear. 

"Dirlase, ademas, que usted, como hijo de la oriental Granada, en 
"cuya hermosa vega plugome colocar el episodio final de mi poema, ha 
"cubierto los desnudos y musculosos hombros de mis Titanes con el bri~ 
"llante velo de su rica y exuberante fantasia. 

"Crea usted que al pasar mi obra de un idioma a otro, ha ganado en 
"belleza en algunos pasajes, como fuente enriquecida con nuevos e ines- 
"perados caudal es; y por lo que toca a su material estructura, la misma 
M variedad de metros que usted eraplea, se aviene mucfao mejor a los varios 
^tonos de mi composition que no el machacon alejandrino a que me ceiif, 
"como obligado por imperiosa necesidad, pues en tal metro habia yo 
tf vaciado, alia en mis primeras mocedades, la leyenda que fue como el 
a embrion ? y quizes mejor, el sumario de mi poema. 

"Con amore ha hecho usted su obra, y afortunadamente para mi ha 
*salido airoso del empeno no liviano. Dios se lo pague ; y reciba usted esta 
"sencilla expresion deini carifiosa gratitud que duraratanto como mi vida. 
88 Que no es favor para olvidado de un autor, el ver una obra siiya, no mu~ 
^tilada en el lecfao de Procusto de una version ramplona y trabajosa, sino 
tf llbre y desembarazada mostrarse en extraia lengua con el nuevo y hoi- 
*gado ropaje de uoa traduccion fiel y esmerada*. 

La traduccion italiana de Luis Sugner es de 1885 (Roma), y la proven- 
zal de Juan Monne de 1888 (Moiitpellier), ambas en prosa. 

Don Manuel de la Revilla censuro acremente el argumento del poema. 
Opinaba que Verdaguer debio dejaise de sobrenaturalismos y confusas 
leyendas y cantar la formacion del globo terraqueo, tal y como la ciencia 
moderna la concibe. Decia que las fabulosas hazanas de Hercules carecen 
de interes humano y de Interes cspanol o nacional en el siglo actual. Que 
hoy no creemos en los dloses de la mitologia- Y que la mezcla de lo ma- 
ravilloso gentil con lo maravilloso cristiauo es absuida e inaceptable. 

324 



*\. . la labula de Atlante corabinada cop el crlstlanlsmo no tiene 

tt nl explication poslble. Concillar el Dlos crlstiano con los TItanes, e! 

A Dragon de las Hesperides y Hercules, es de lo que a un 

"tolerarse. Hercules, obrando de acuerdo con el Angel exterminador del 

"Apocalipsls y haciendo milagros bajo la Inspiration de Jehovah, es peor 

* que la isla llena de nlnias que depara Venus a los Portugueses en la epo- 
*peya de Camoens". 

Esta ultima objeclon es aceptada por un admirador de Verdaguer, mon- 
sefior Joseph Tolra de Bordas, autor del notable librito Une epopee cata- 
lane au XIX siecle, L f Atlantida de D. Jacinto Verdaguer, y por critlco 
f ranees Stephen Liegeard , en un estudio publicado en Le Pays. Diaz 
Carmona sale a estos reparos con la observation de que Verdaguei se 
propuso contar las tradiciones fabulosas de los griegos, y que no lo hizo 
directamente a los lectores sino poniendolas en labios del ermitano, que 
viene a ser como el genio de la leyenda. No es demerito, aiiade, lo apun- 
tado por Revilla de que el autor de La Atlantida caate con la inspiration 
-de un gran poeta y la candidez de un niiio de cinco anos. ^Donde hay 
mayor candor que en las tradiciones de la infancia de ios pueblos? Verda- 
guer comprendio que solo a fuerza de candor e ingenuidad infantil podia 
ser la narration eco fiel de las antiquisimas narrationes. Y dice: 

"No es Verdaguer quien relata la rebelioa y lucha de los Titanes, las 
"hazanas de Hercules y la destruction de la Atlantida; es la tradition misma 
*Ia que habla, personificada en el anciano; es la tradition, ingenua, can- 

* dorosa, credula como un nino de cinco anos, y que ha ido a pedir al poeta 
""aladas estrofas, ora centelleantes como el relampago, ya mansas, apaci- 
*bles y murmuradoras como las ondas de cristalino rio. El merito de Ver- 
^daguer consiste en Tiaberselas podido dar. Donde Verdaguer habla por si 
*m!smo, es en aquellas estroias aureas de la introduction escritas con la 
^potente fantasia de un asiatico y la austera sobriedad de un espartano; en 
^aquella balada del sueno de Isabel, mezcla de miel y de leche, que no 
^puede traducirse a lengua alguna; en aquella misteriosa evocation deue 
"mundo "envuelto en las nieblas del misterio, ab celisties y Hum d 'altre 
* hemisferi" . Donde esta el alma de Verdaguer, el ingenio de Verdaguer, 
*la potencia poetica de primer orden de Verdaguer, es en la armonlosa sin- 

* tests, que ha llevado a cabo, uniendo en un mismo cuadro, poniendo anna 
"misma perspectiva, acontecimientos y cosas tan separadas por los siglos 
M y por el espacio. 

"Esta disposition y traza de la obra le ha permitido reproducir la tra- 
"dicion, no tal como la veria un hombre del siglo xix, sino tal cual es, vaga, 
""nebulosa, contradictoria en apariencia, en la realidad eonforme siempre 

325 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO_ IV 

^consigo mlsraa, De este caracter especial nacen todas las cosas chocantes a 
"prlmera vista en el poema; nace la mezcla de lo sobrenatura! 5 pagano y crls- 
"tiano, que tanto ha sublevado a algunos crlticos y especialmente a Revilla; 
"nacen las proporciones Indeterminadas de los personajes, mitad faombres, 
"mitad slmbolos, las aparentes contradicciones en los hectics de esos mis- 
"mos persona} es, y por ultimo, lo vago y obscuro a veces de la narration". 

En lo que convienen todos los crlticos es en la forma escultural de los 
versos de Verdaguer* en su Inspiration varonll que rehuye los afeites y aci- 
calamientos de la retorlca y busca con certero instinto la frase adecuada, 
preclsa y mas breve, siendo agreste UBas veces y otras tlerno y suave. 
Menendez Pelayo lo juzgo asl deflnltivamente: 

"Fantasia brillante y poderosa, llena de plastlcldad y colorldo; inven- 
"tiva rica yvariada; inspiration espontanea, potente y entusiasta; fuerza 
*extraordlnaria de conception; tales son las cualidades que constltuyen el 
*numen poetlco de Verdaguer. Admirable en las descripciones, que si de 
tf algo pecan es de exuberantes, sabe trazar cuadros de tan firme diseno y 
^vlgoroso colorido, que iMs parece obra de plntor que de poeta. Qrafico, 
"atrevido y grandioso en las Imagenes (aunque no slempre se libra en 
Bellas de tierta origlnalldad que suele pecar de mal gusto), da a sus con- 
*cepc!oEes formas verdaderamente escultorlcas que se graban de un modo 
^Indeleble en la fantasia del lector. Vivo y animado en la narration, elo- 
tf cuente en el estllo, castizo y algo arcalco en el lenguaje, brillante, abundo- 
W so 9 rico en su versification sonoray grandlosa, el Sr. Verdaguer es uno de 
*esos maravillosos artistas de la palabra que saben dar a la poesia los colo- 
^res de la pintura y las armonias de la miisfca, mostrando hasta que punto 
*puede el lenguaje humano trocarse en espejo fidelisimo de la realidad y 
tf en verbo magnlfico del pensamiento. Bajo este concepto La Atlantida es 
*un gran moiiumento poetlco y una legitlma gloria de la poesia catalana". 

Respecto del arcaisrno notado por el maestro conviene advertir que 
Verdaguer no pudo llbrarse de ello; porque la lengua literaria catalana que 
hablo el, dlferentiabase muy poco todavia del Idloma popular plagado 
de castellanismos, raejor dicho, castellanizado por los tres siglos sin litera- 
tura propia- Verdaguer para catalanlzar su poema tuvo que buscar en los 
escritores medioevales y en los estudios de D. Tomas Aguilo vo^blos y 
giros desusados, y, por tanto, arcalcos. Hoy, despues de tantos estudios lin- 
guisticos, encaminados no sdlo a dar al Catalan todo su caracter, sino a dife- 
rendarle lo mis posible del castellano, el lenguaje de Verdaguer, comparado 
con el de cualqulera de los poetas contempor^neos, v. gr*, Garner, el mejor 
de todos ellos, resulta coiriente y popular. Garner es, sin embargo, clarisi- 
mo y moderno si se le compara con esos otros jovenes a que se refiere 

326 



IX -J^ENGUAS^YJJTERA TURAS 

Mario Verdaguer en el articulo arriba eitado, que a fuerza de querer ser 
modernlstas "buscan una lengua que no es la de la tieira ni la del pueblo, 
"y la tierra y el pueblo dice son las dos fuentes inagotables en cuyas 
a aguas bebleron nuestros grandes poetas* 4 . 

B) Prescindiendo de las otras obras de Verdaguer,, aun de Canigo, que 
es la mas semejante a L'Atldntida por stis proporciones y caracter, diremos 
que los idtlis y cants mistichs, tanto los publlcados en el libro de 1879 
como los poemitas posteriores, muchos de ellos desarrollo de temas ya 
tocados en aquel, son en su linea y eslera lo mejor de la poesla modema 
espafiola, y de lo mejor de la poesla universal; y por lo que a la nuestra se 
reflere, sin precedentes coraparables, ni aun de lejos, desde que callo la 
sagrada lira de los grandes misticos castellanos del Siglo de oro. En UAt- 
lantida y en Canigo, Verdaguer es un excelente poeta, un gran poeta si se 
quiere; en este genero de poesia religiosa es el poeta, y no hay otro que se 
le parezca. Empieza por tener una profunda, inconfundible origlealidad. 
Los misticos castellanos del Siglo de oro eran misticos en el sentido teolo- 
gico de la palabra; aspiraban a ver y adorar a Dios en sus almas raiien- 
dose a El por aquellas misteriosas vias que la Mistica, ciencia y arte de los 
espiritus, descubre y senala; y en cuanto a la forma poetica eran clasicos, 
literates educados en el estudio de los grandes modelos latinos, revividos 
y bien comprendidos por el Renacimiento. Verdaguer ni es mistico en sen- 
tido estricto, sino piadoso o devoto, ni tiene nada de clasico; mas bien es 
de la edad media, o mejor, genuinamente popular. Hay, ademas, en sus efu- 
siones piadosas, y mas todavia en sus cuadros o poemitas divinos, una 
encantadora vaguedad en los contornos, como de ensueno, junta con la 
rigorosa sujecion al dogma, linicamente ampliado por las antiguas tradi* 
ciones o poeticas leyendas populares que la Iglesia no rechaza, sino antes, 
por lo contrario, apadrina en las representaciones artisticas, plasticas y 
oratorias. Llega el arte a tal primor que parece no haber arte. El misterio 
de lo sobrenatural no se desvanece por el realismo de la composicion, ni 
el profundo sentimiento religiose se mezcla con el espiritu de polemica. 
Verdaguer nos transporta a una esfera de fe sencilla, ingenua y consola- 
dora, en que no hay impios ni incredulos. He aqul unas muestras de tan 
deliciosas composiciones: 

JEStJS ALS PECADORS 

Mirau mon cor de pare amorosissim 
en creu morint d'espines coronat 
no n'hi claveu cap m6s al Cor dolcissim 
que tant vos ha estimat! 

327 



SALCEDO-__LA LITERATURA ESPAROL^TOMOJV 

Sota ses ales core de verge hi nian; 
veniuhi a 1'ombra, pecadors, veniu; 

los serafins mes rossos quan someian 
somnian ferhi niu. 

Llengau, llengau Io calzer d'amargura, 

que dol^a bresca angelica us porti; 
si teniu set d'amor y d'hermosura 

veniu, 1'aygua es aci. 

Tinch per les verges palmes y corones, 

pel jove somnis, musira y amor, 
gloria y recorts pels avis y matron es, 
pels infantets dolc;or. 

Veniu, dare consolacio a qui plora, 
medecina suao a! malaltis, 

y a! pit de tots abocare abans d'tiora 
plahers de! paradis. 

Mes ay! vos enamoran !es I loretes 
qu'en calzer enmelat regalan fel, 
y ningii assaboreix mes amoretes, 
# mfe dolces que la me!. 

T6 la nina aymadors, Io lliri abelles, 

lo mes petit verger son rossinyol, 

iy jo, que lliris flu floor y estrelles, 
tinch de plorar tot sol! 

Per mes que Is brakes nit y dia axampie, 
ningu fay de mi! ningu s'hi ve a llen^ar; 

per tot se troba e! colisseu poch ample, 
y es jay! desert !' altar. 

jAmors del Cel, veniu a fermhl festes, 
que Is de la terra ja no son per ml! 
iTaet que 1'estimo! y sols me gcarda arestes 
mon blat que at) sancli regui! 

Aqueix amor del mon per qui m dexSreu 
amara fins a la creu com Jo? 
paradis obrirvos que tanc^reu 
pren mort y passlo? 

us he fet ab mos dsculs y abra^ades? 
U en que us he pera dexarme axi? 
donaeme altres a^ots, altres Han^ades, 
mes no fugiu de mi. 

Jo so la via, veritat y vida, 
so herm6s de cara humil y dol^ de cor, 
de flors mon jou suau y enlleugerida 
ma c^rrega d*amor. 



328 



A amar y ser amat vingu! a la terra, 
let un anyell sols per poder mori t 
jo, Deu de les venjances y la goerra 
que trono en Sinai, 

Quan baxo en carro flamejant de bromes 

tremola encara 1 firmament de por, 
que I nuvol so dels Hamps, mes jay! pels homes 
so 1'astre del amor. 

Ja un roch no tinch hout reclinar ma testa, 
que tot vos ho doni sind la creu; 
mon. cos per pa, per vi la sanch que m resta; 
<i,que darvos mes?. . . preneu. 

Preneu mon ser y tot, dolca primicla 
del esplet que a la gloria us tinch guardat; 
no tornareu a! Cor d'hont sou delicla, 
fillets que m'heu dexat? 

Si no hi toraau, qu& fare jo? us sabria, 
bocins de mes entranyas, aborrir? 
amarvos, sempre amarvos, si podia, 
fins a torn a a morirl 



LOS TRES L1RIS 

Un monjo del Cister, en son cenobi, 
perd6 la pau del esperit un dia, 

unglejat per lo dubte 
de si la Mare de Jesus es verge! 

Llegi grossos infolis 
hon mot per mot buydaren sos estudis 

teoleche de cap-d'ala. 
Ne consulta de vies, qui dintre Forde 
de Sant Bernat son pous de sabiesa. 

Con mes parers consulta 
mes los ulls de sa fe s'enterenyhian. 
>,Qui tornara la pau a la seva anima 
Jliurantla del viguer que li rosega? 

Un jorn 11 estreny lo siti 
I'esperit infernal fora de mida. 
Ell, ies ones veyent damunt les ones 
arrestellarse al seu voltant ab luria, 

temer6s del naufragi, 
va a demanar socors al frare Egidi, 
de Sant Francesch angelical dexeble. 



329 



SALCEDO-LA LITE ft AT UR A ESPANOLA f - TOM IV 

Al acostarse a! ronech 
convent se posa larfallos y tr^mol. 
^Com 1! dira? <<Ja gosara esbrinarll 
punt per agulla Is pensaments her&tichs 

que per sa testa bullee? 

lY un podra atuirlos 
quan no ha pogut un reguitzell de sabls? 
Son esperlt branqueja com en roure 
dins un temper! escabellat y riifol; 

sos pens s'enfexuguexen, 
apar que se li arrelan en la via. 

Quan, ven^ut en la Huyta, 

va a girarse en rodo, veu a fra Egidi, 
qui ab los brac,os oberts sortia a rebrel. 
Pregant ara matelx en 1'oratori, 

com dins la Hun d'un mirall clarissim 
en Deii ho vege tot; he vist al monjo 

martiritzat pel dupte s 
de si la Mare de Jesiis es verge, 
que al see voltant bninzeix com vespa xana 
sovint clavantli 1 fible diabolich. 
" f Y tot segvlt, per traorel del suplici, 
ab cara sonirihent surtli al encontre. 

Nostra Senyora abans del part fou verge, 
per Deu-vos-guart li diu de bell entuvi, 
ensemps que ab son bastd ferelx la dura 
terra d'faon brota un lliri blanch. Maria 
verge fou en lo part y un altre lliri 

al cop de son basto surt de 1'arena, 

Fou verge apres del part y en testimoni 
de sa puresa un tercer lliri brota. 

Devant del liech serafich 
de pedra s queda I monjo 
com ombrat per la cellca guspira, 
mes sa pensa, de boyres escombrada, 
roman com un espill pura y serena, 
y I eel de la seva anima estelif er, 
may mes se toma a ennuvolar pel dopte. 



ROSALIA 

Bematl se n baxa al faort 
na Rosalia, 
a cullir los clavellets 
y satalies; 



330 






n'ensopega un ros Infant 
que Ja n cullia; 

A defora, rinfantd, 
les fiors son mies. 

^.Que n fariau de ies fiors, 
na Rosalia? 

Les volia per Jesus, 
que tant m'estima. 

Si les voliau per Ell, 
jo per 1'aymia. 

Si per i'aymia es lo ram, 
daoli d'ortigues, 

que si no me I dan a mi 
jo us el pendria. 
Tot prenenili 1 ramellet 
lo veu somriure; 
bou Jesus prou les eute"n 
vostres joguines, 
ab les joguines d'amor 
vos conexia. 

Donaume les flors, si us plau, 
preneu les mies. 

La flor que volia jo, 
ton cor de nina. 

Si m dau la vostra d'infant 
be us el daria. 
Mentre's cambian los cors 
s'es defallida, 

que ja no pot obehir 

tanta delicia. 

Lo traydor del rossinyol 

canta y refila; 

ab cansons y refilets 

tot ho espia. 

La mareta qu'entra al hort 

plora y sospira 

quan la veu entre Is rosers 

tan esllanguida: 

Fill eta, que f ha fet raal, 
ma dolsa filla? 

Cullint roses y clavells, 
dolseta espina. 

Una agulla tinch d'or fi 
que la trauria. 

Ni que fos de diamant 
sera prou fina. 

Filleta, ^.que t gorira, 
ma dolsa filla? 



331 



SALCEDO - LA | UTERATURA ESPANOLA^ TOMO^IV 

Mare f exes roses y flors 
que m'han ferida. 
Tot espargintleshi al pit, 

sent que sospira. 

~ ^Doncfas que t toman a punyir, 

ma dolsa f ilia? 

Sa filleta no respon, 

embadallda 

ab qui fuig entre Is ciavells 

y satalies. 

Tot fugintli, riallos 

los ulls II gira. 

Lo ce! se va asserenant, 

l^erba floria. 

C) Tanto o mas que stis obras interesa, o vlene Interesando faace tiem- 
po, la persona de Verdaguer. Hubo en e! ultimo periodo de su biografla 
una serie de raros sucesos que aiin no han podldo expllcarse de un modo 
sati&factorio, nl en si mismos, ni por lo que revelan del caracter, o psicolo- 
gia, como ahora se dice, del gran poeta, De aqul apasionadas controverslas 
e Interpretaclones muy distinfas de esa psicologfa que resulta enlgmatica 
o mlsteriosa. 

Los hechos conocldos son los slgulentes: Verdaguer, apreciadlsimo y 
protegldo por los dos Marqueses de Comillas, padre e hijo, llego en la casa 
a desempefiar el oficio de llmosnero. Perdlo despues este cargo: se dijo 
por unos que, llevado de su buen corazon, se habla excedido en el reparto 
de las Hmosnas; por otros, que Shabian abusado de su senclllez personas 
avidas de lucro; indlcose tamblen que se habia metido a aconsejar a la se- 
iora de la casa que se dedicase al ejercicio personal de la carldad en ter~ 
minos incompatibles con la vida domestica. Verdaguer sintlo mucho este 
Incidence, y empezo a murmurarse que estaba loco. El sencr Obispo le pres- 
crlbio que se retirase al santuarlo de la Gleba para que descansase su en- 
iendimiento y reposara su espiritu. Algiin tlempo permaneclo en el cam- 
pestre santuario mosen Jacinto; pero un dia se sallo de alii, vlnose a Ma- 
drid, y el prelado le retlro las licentias para ejercer el ministerio sacerdo- 
tal Todo esto tuvo resonancia Hteraria y aun politica: los poetas feltbres 
del mediodf a de Francia protestaron en prosa y en verso contra el atropello 
de que suponian amenazado al mayor felibre de su raza. 

"Cuando Italia y toda la crlstiandad, declan en vereo a Verda- 
**guer, ensalzan los tlempos de Qodofredo de Bouillon y de San Raimun- 
*do de Saint Giles, y al gran poeta que los canto, es job hermano! muy 
**doloroso saber "que tamblen a ti reseivaban la celda de un manico- 

332 






(1). A ti, mayor poeta el Tasso; primer de tu raza; que 

incensastes con la gracia de tu lengua, en nombre de Cataluna, ei marmoi 
de nuestro prior Favre (2); y a quien qulsimos alzar al mas alto puesto de 
HE fetibrige sin otros llmites que los del miindo latino, 

a iOh ? poeta!, canta la gloria de San Francisco de Asfs, alta que la 
tf de otros santos de aquel siglo y los siguientes. Para enmudecer a sus per- 
a seguidores ? S6focles no Mzo mas que recitar el divino dialogo de Edipo 
a en Colonna, y, al punto, el juez, los medicos y los hijos, admirdndolo de 
a nue0 ? trocaron en amor el escarnio de las airentas 44 . 

No tan poetlcamente, los periodicos de Barcelona, y aun los de toda 
Espana, trataron el asunto con mayor o menor templanza. Para la prensa 
de la izquierda, Verdaguer era una victima de la tiranfa clerical. Los me- 
dicos JIne (Juan), Rodriguez Mendez, Vivo, Galceran, Serenana, Jaques, 
Rlbas, Pubill, Rodriguez-Morini, Gine (Arturo) y Ribera, emitleron un infor- 
me (Barcelona, 17-Octubre-1395) (3) que con tres artlculos firmados por Un 
alienlsta (D. Ramon Turro), insertos en La Publicidad mucho antes del 
Informe, y la protesta de los felibres de Montpellier, forma el opuscule 12 
defensa de mosen Jacinto Verdaguer (Barcelona, 1895). La tesis es rebatlr 
los cargos que se hacian al poeta, y demostrar la integridad de sus facul- 
tades mentales. Lo mas interesante para la Mstoria es el juicio de los cita- 
dos doctores sobre la persona de Verdaguer. 

Fislcamente lo describen como de medlana robustez, tirando a dellca- 
da, y de salud habitual. Temperamento nervioso sosegado, equilibrado por 
el slstema linfatico. Estatura mediana, facciones regulares, pelo negro y ya 
entrecano, ojos azules, vivos y expresivos. En su semblante reinan la cal- 
ma y la afabilidad; muy rara vez la paslon ha debido de reflejarse en su 
cara, expreslon constante del altruismo y de los mas puros goces del 
esplritu. 

Habla suave, reposada, modesta y cariiiosamente, en Catalan puro y 
castizo, sin incurrir nunca en los amaneramientos arcaicos de que, hasta 
en la conversation familiar, hacen gala algunos catalanistas. Sonrle bene- 
volamente, y siempre pende de sus labios la expresion gratulatoria de vis~ 
ca molts anys que encanta y atrae por lo leal y genuina. Contra los que ie 
hacen mal reacciona diciendo: "a buen seguro que no es por maldad, slno 
por equivocation*. No esquiva los ultrajes, sino que parece atesorarlos 



(1) Tasso, autor de la Jemsaten libertada, estuvo siete afios recluido como leco en una celia del 
Hospital de Ferrara. 

(2) El abate Favre, descendiente de catalanes, poeta provenzal Verdaguer, inviiado p&i los felftres^ 
fn6 a bendeck la lapida fimemria de Favre (1888). 

(3) Publicado en La Indep&ndmcia M$dica> 31-Octubre-!8^v 

333 



SALCEDO-LA LITERATURE ESPANOIA^JQMO IV 

para atemperar su alma en el perdon y en el olvido. Devotisimo de San 
Francisco de Asls, tiene a este santo por dechado de perfeccioii cristiana. 
Es candoroso en grado sumo. En todo perclbe la grandeza, bondad, belleza 
y gloria del Creador. Se le resiste la nocion de! mal, y esto le perjudica 
mucfao; porque no conoclendo el mal, no lo recela, y resulta extremada- 
mente sugestlble. Se fia de todos y en todos confia. Qui mal no fa, mal no 
pensa, suele decir cuando se equlvoca. Hombre sin energla de voluntad, 
no podra tener jamas en el amblente social lugar suficiente para vivir 
tranquilo, segsin apetece, y por eso tan solo anfaela que le concedan, como 
a los pajaros, Hbertad para cantar a Dios desde tina rama. 

En 1916 se ha publlcado la ultima blografla del poeta, de que tenemos 
noticla; Mossen Jacinto Verdaguer por Valerio Serra y Boldu* Esta for- 
mada por los recuerdos intlmos del autor, que lue gran amlgo de Verda- 
guer. Las conclusiones del Sr. Serra no difieren de las de los medicos que 
acabamos de extractar: las dos cualidades morales que se destacaban en 
mossen Jacinto, son la humlldad y la falta de voluntad. El distinguido cri- 
iico D. Manuel de Montoliu, examinando este libro (La Vanguardia, 
5-Abril~1916), hace consideraclones muy dignas de tenerse en cuenta. 

Sienta, en primer lugar, que desde que actua de critico literario, ape- 
nas ha pasado un ano en que no faaya tratado de alguna nueva obra sobre 
la persona o la personalidad de Yerdaguer. "Esta abundancia de estudios 
^verdaguerianos indica que en el alma catalana se agiganta cada dla mas 
*Ia figura del vate. . . No tememos equivocarnos presagiando que la bio- 
. ^grafia de Verdarguer constltuira un tema secular de investigacion*. Causa 
-de este interes creciente no es sdlo la belleza de los poemas y poeslas, sino 
la aureola de leyenda que ha envuelto a su autor, y que es un enigma pa- 
voroso; Verdaguer parecia predestlnado a gozar en esta vida de las em- 
briagadoras dulzuras del triunfo, y, sin embargo, su existencia terrena fue 
amaigada como por la sombra de un destlno tragico. No bastan para expli- 
carlo, segiin el Sr. Montoliu, ni su huniildad ni su falta de voluntad; aparte 
de que no se aviene el critico a creer en esa falta de energia volitiva, ni 
aun en esa humildad. 

*Los grandes dolores ejemplares dice como este que aniquilo al 
"poeta, no pueden existir sin la base de una voluntad ferrea y de un noble 
"oigullo, o en otras palabr^, sin una conciencia clara del valor exceptio- 
*nal de la propla personalidad. Y efectivamente, al traves de la flaqueza 
41 de voluntad y de la humildad fraaciscana del gran poeta, no es dificil 
* para nuestra mano sentir la dureza granitica de su voluntad, y para nues- 
*tros ojos columbrar la sublime altura de su sentimiento de dignidad per- 
*sonal, hijo de la plena condencia de su superioridad". 

334 



Lo que admite e! Sr. MontoMu, o deduce de la Mografia del Sr. Serra, 
es la falta de sentido practice que caracterizo a Verdaguer. "Resalta 
dice ^esta falta con extraordinario relieve en los recuerdos de SE actual 

* Mografia. El mlsmo confeso a ete con ingenua sincerldad en una coHver- 
^sacion que esta reproduclda en el libro: u i veuseaqui que jo no he pogut 
"apendre a mirar amb un nil al eel I amb un altre a la terra!" Y esta cuali- 
a dad o defecto personal existfa en Verdaguer en un grado herolco, en el 
*grado fatalmente necesario con que ha de existir en todos aquellos espl- 
"ritus cuya mision es sembrar ideal en la dura realidad. La falta de sentido 
"practice es en Verdaguer un rasgo espiritual que le hace hermano de los 

* sublimes Inforfunados que se llamaron Dante, Tasso, Milton v Cervantes, 
u Byron y Beethoven. Y si en la familia no figuran todos los hombres ge- 
44 niales del pensamiento y del arte, es por la sencilla razon de haber sido 
"algunos de cllos hijos mimados de la fortuna. Porque, que hubleran sido 
M Rafael, Goethe y Wagner a no haberles deparado la suerte la mano mag- 
"nanima de Leon X, del Duque de Weimar y del Key de Baviera? Que 
*hubiera sido la vida de cada uno, sino una batalla a muerte con todos los 
*monstraos de la realidad? a A nadie debo gratitud sino a ti, decia Goethe 
44 a su egregio protector, yo que me conotia, como buen poeta, con tan poca 
*aptitud para ganarme el sustento*. 

Exciisase el Sr. Montoliu de dar una opinion personal sobre los con- 
flictos o cuestiones que amargaron la vida de Verdaguer, manifestando que 
no se halla para esto documentado. Lo mismo sucede al autor de este libro. 




335 



PQRANEA * X. - Y 



RAS REGIQNALES - 



. 



MALLORCA 




7 catalanismo liberal: A) Don Victor Ba- 
laguer. B) El catalanismo federal: Pi Mar- 
gall. AlmiralL C) Cafalanismo anticafolico: 

Diego Ruiz. Bartrina. D) El cafalanismo 
de Pompeyo Gener. A) El catalanlsmo liberal 
ofrece distintos aspectos. Seialaremos cuatro: el pro- 

gresista, el federal, el impfo y el europeizante o antiespanol. 

Del primero fue Iniclador y es tipo representative D. Victor Balaguer. 

Naclo en Barcelona (ll-Didembre-1823). Murlo en Madrid (14~Enero*J9Ql). 




(1) 75. EL coialanismo liberal: A) Don Victor Balaguer. B) El catalanismo fede- 
ral: Pi Margatt. Mmiratt. C) Catalanlsmo antlcat&Kco: Diego Ruiz. Bartrina. D) El ca- 
talanismo de Pompeyo Gener. 76. Mamgall: A) Semblanza de Maragall: coma 
hombre, como catdlico, como cafalanisfa, como conservador y mondrquico. B) Obras 
de Maragatt. Maragall como proslsta castellano. C) Como prosista Catalan. D) Como 
poeta. E) Fama de Maragall. 77. Prlmera gpoca del teatro Catalan; A) Precedentes. 
B) * 'Seraft Pitarra** C) Otros autores. D) Caracteres generales de la primera gpoca. 
78. Segunda 6poca: A) Guimerd como poeta llrlco. B) Sm tragedias. C) Sus dramas 
contempordneos. D) Ofms aatores (Rusinol, Mestres, Iglesia^). 7. Lapro&a: A) No- 
vela. Nardso Oiler g otro& autores. B) Prosa artlstica, C) Prosa diddctica. Rubio y 
Llmh* 80. Xenim: A) GlosarL B) La. Ben Plantada. 81. La poesia lirica catalana 
en el momento presents (Gamer, Seg-arra, Ldpez Pic6). 82. EL teatro. Crisis por que 
atravlesa. $3. Litemtara en walenciano. 84. Uteratara en mattorquin o catalana 
en Mallorea. 



^J^ 

Personalidad exuberante y de la Inteesa actividad, desde ses 
tiernos aios diose a la literature: casi HE nino componia dramones roman- 
ticos en castellano que lueron representados en 3a cludad condal. En caste- 
llano escriblo tamblen una porcion de novelones histdricos, ultima dege- 
neration del genero: La guzla del cedro, El doncel de la fterra, La 
del muerto, El capuz Colorado, etc. Colaboro en las publlcaciones de 
Ayguals de Izco (1). Inflamado de igual ardor por las Ideas progreslstas y 
por amor a la tierra catalana, confundiendo en su culto a la Hbertad, como 

con gracia el P. Blanco (2), a Espartero, a Olozaga y a Garibaldi (3) 
con el rey D. Jaime, Roger de Flor y el principe de Viana, lundo 1 Cata- 
lan (1847), La Corona deAragon (1854), El Canceller (1856); did conferen- 
clas en la Sociedad Filarmonica y Literaria de Barcelona sobre Bellezas de 
la historia de Cataluna (impresas en 1853), y escribio golas, impreslones 
de vlaje, dramas, folletos, articulos, todo encamlnado a la exaltaclon de la 
libertad politica y de las glorias catalanas que para el eran glorias liberates, 

Jamas, a nuestro juicio, se contamlno la propaganda de Balaguer con 
fermento de separatlsmo. Y eso que el fue quien escriblo Los quatre pals 
de sanch, en que sirve de estribillo el terrible 

jAy Castella castellana 
No ti hagti^s conegut may! 

Mas hay que tener en cuenta las circunstancias en que fue escrito tal 
exabrupto. Era en los tiempos inmediatamente anteriores a la revoluclon 
de 1868. Balaguer, como buen progresista, hacla la oposiclon al gobierno, 
valiendose principalmente de poesias populares en Catalan que alcanzaron 
una gran dlfuslon. El ultimo gabinete moderado de Isabel II, o para suprl- 
mir esta molesta propaganda o por mal entendlda Idea de unidad natio- 
nal, prohiblo escrlbir en la lengua regional, coincidlendo tan tlranlca e 
impolitica medida con uno de los muchos conflictos de orden economico 



(1) Wenceslao Ayguals de Izco nacio en Castellon (18-Octubre-1801). Murio en Madrid f!7~Enero-t873). 
En su Juveniud resldlo en Barcelona, donde, durante el ultimo decenio de Fernando VII, a!canz6 alguna 
fama como poeta lirico, imitando a Quintana y a Moratin; a la muerte de este ultimo compuso uua oda raan- 
zoniana. Surgio despuds en Madrid dirigiendo periodicos satiricos: La Guindllla (1842} La Risa (1843-441, 1 
D&mine Lucas (1845-46), / Fandango (1846), La Linterna Mdgica (1849-50); y alcanzando grandes teltos de 
libreria y no poca popularidad con sus novelas del genero de Eugenio Sue: Maria o la hija de unjornalero, 
Pobres y ricos o la bruja de Madrid, etc. Las novelas de Aygtiais de Izco, imporfantes para apredar el 
movimiento de las ideas en el periodo de 1840 a 1880, carecen de toda importancia desde el panto de 
vista Hterario. 

(2) Liferafura...,tomoIII,pag.79. 

(3) Aparte del entusiasmo de todos los progresistas por Garibaldi, Balaguer tuvo larga y especial 
ocasidn de ensalzar a este personaje en sus correspondencias a El Telegmfo, escritas en Italia dttrante la 
revofadon y guenas wnitarias, 

337 

SALC3SDO. La Literatura FspaflQla. Tomo IV. 22 



SALCEDO^ LA ..... Ln^RATURA_ESPA TOAfO IV 



que han alterado las btienas relaciones entre Cataluna y el de la 

peninsula: la amenaza de tratados de comerclo iosplrados en un criterio 
librecambista y peligrosos para la coino 

tantas otras veces la politica y la deiensa de los Intereses materiales, pro- 
diijose un estado de nerviosa excitacion colectiva, y Balagtier fue enton- 
ces, con sus poesias revolutionaries que circulaban subrepticiamente a des- 
pecho de la prohlblclon gubernativa, de la Indlgnaclon general: a 

estas clrcunstancias responden sus composiciones La canso de la bandera, 
LOB quatre pals de sanch, Una canso nova sobre un ayre mil, Las cinch 
diadas de amor y mucfaas de las tituladas en comiin Lluny de ma terra. 
Balaguer declare despues repetidas veces que nunca fue su pensamlento 
atacar a Castllla slno al centralfsmo, para los catalanes representado por el 
' gobierno residente en Castilla, y fue un madrileiio de pura sangre: *aun- 
*que Catalan de corazon, se avlno tanto con la vida cortesana que sentia un 
*resquemor al dejar a Madrid, donde en el Senado y en el Congreso, en casa 
*de Castelar, en la de la Duquesa de Denia y en la de D. Fernando Puig 
*se hallaba como el pez en el agua, y antes de su donation a Vlllanueva 
*y Geltni s en las tertulias vespertinas de su casa, en medio de su vasta 
"biblloteca y de sus vallosas colecciones artlstlcas y arqueoldgicas" (1). 

La indole misma de las ideas progresistas, centrallzadoras de suyo, 
impedian a Balaguer la profesion de un separatismo mas o menos radical. 
En una velada literaria con que le honraron en Valencia (26-Julio-188Q) 
explico cual habia sldo la tendencla de toda su vida, y la que habia soste- 
nido en sus periodicos La Corona de Aragon y El Canceller. *La corona de 
^Aragdn, dijo, como recuerdo, modelo y ejemplo de patrias libertades. 
*Espana constitucional y regenerada como patria comun. La unidad iberica 
"como Ideal y aspiraclon suprema". Solo disintio polltlcamente de su par- 
tido y de su jefe Sagasta, a qulen queria y veneraba como a un Idolo, 
cuando se trato de defender la Industria nacional contra los ataques del 
librecambismo. 

Contribuyo eficazmente Balaguer a la instauracion de los Juegos Flo- 
rales, y su destierro en Provenza (1866-67-68) fue lecundo para establecer 
vinculos de compafierismo y amistad enfre catalanlstas y provenzales, 
Como eradito su tribute a la renalxensa no ha sido menos importante; es 
el autor de la Historia de Cataluna (5 tomos), de la Historia potttca y 
literaria de las trouadores (6 tomos) y del dlscurso de recepdidn en la 
Academia &panola. La erudlcion de Balaguer era mas extensa que inten- 

(1) Don Antonio X Bastlros con la colabomddn de D. Antonio Baro y IX Ramon Pomes; El Arte 
dramtmzQ eapaltol mntempor&m. Barodona, 1914, El ST. Basttnos foe amigo y parimte de Balagu^ 

338 



X* 



sa y depurada; generalmente de segunda mano. Ya quedo Indicado en el 
tomo I como creyo en la auteeticidad del canto de Altabiskar (pag. 8), 
cosa imperdonable en un erudito que escribia en 1883; como did tin senti- 
do histdrico demasiado literal a las cortes de amor de la poesia tiwado- 
resca (pig. 162); y que su Historic de las frouadores, aunque util, es de los 
Hbros que es menester manejar con precauciones (pag. 175). En cuanto 
vulgarlzador, sus servicios son sin embargo muy estimables. 

Su primera poesia catalana, publicada en /Cojzce//er(21-Mayo~1857), 
es A la Verge de Monfserrat. Siguieron a esta otras mucfaas coiectionadas 
en Lo Llibre del amor, Lo Lllbre de la fe y lo Lllbre de la patria, y las obras 
dram&ticas La mort d'Anibal,. Saffo, Conoid, La morf de Neron, L'ultima 
hora de Colon, Las esponsallas de la morta, Lo quant del degollat, etc. El 
maestro Pedrell puso miislca a su trilogia Els Plrlnens. 

No era Balaguer un gran poeta: sus poesias estan repletas de lugares 
comunes, o, mejor dicho, suelen ser de la cabeza al pie un lugar comiin 
continuado, y, como poeta politico o civil, es deciamatorio; pero era facll 
y sugestivo ? sobre todo para la multitud. Transcrlblmos A la Verge de 
Montserrat, que tuvo un gran exito: 

A LA VERGE DE MONTSERRAT 

Verge santa d'amor, patrona mia, 
dels pobres y afligits guarda y consol, 
mes pura que la Hum quan naix lo dia s 
mes hermosa que I eel quant surt lo sol 

Tal com se veu a 1'aliga orgullosa 

en la roca roe's alta fer lo can, 

tu la serra mes alta y mes hermosa 

vas escullir per feme ton palau. 

Reyna dels eels, Mare de Deu, perdona 
si fins auvy no t dediqui, un recort, 
sols quan veu son vaxell presa de Fona 
buscan los ulls dels navegants lo port; 

Sols quan se veu en la preso angustiosa 
sa llibertat recorda lo catiu; 
sols quan la tempestat brama furiosa 
i'aureneta s recull dins lo seu niu. 

Jo vinch, com lo catiu entre cadenes, 
un consol a buscar per mon dolor, 
jlos plors mon front han arrugat 1 jles penes 
me han, Mare meva, rosegat lo cor! 

339 



SALCEDO ~ LA LITERATURA 5PMOL OMQ IV 



Com soldat que fugint a toda brlda 
les armes va per lo cami ISeosant, 
axis jo pel cami d'aquesta vida 
a tro^os lo meu cor lie anat dexant. 

Verge cie Montserrat, casta madona, 
perla de les montanyes y dels eels, 

a qui Is Angels per fer una corona 
arrancaren del eel un puny cfesteis. 

Ta grandesa, senyora, no repare 
si avuy te parla en catala ma veu, 
que 1 catala es la ilengua en que ma mare 
m'ensenya un Jorn a benehir a Den. 

Ta Imatge en los palaus y en les cabanyes 
se veu voltada d'or com un joyell; 

tothom voi visitar exes montanyes 
que son de tes espatlies lo mantell. 

Ton nom Invoca ;oh santa Verge pura! 
Forte lent de pena y desconsol, 
ton nom la mare ensaya a la crlatura 
quaii 1'adorm carinyosa en lo bre^ol. 

iQuan dols es lo tea nom! Tota la terra 
cants t'eleva ab accent adolorit 
que ton mon es ;oh Verge de la serra! 
dels estranys y dels propis benehit 

Ton nom recordan, quan lo vent estalla, 
los qui perduts caminan per la mar, 
ans d'afiar son ferro en la batalia 
Invoca ton nom Falmogavar. 

TOE nora, un jorn. Ion Festandart de gloria 
que de la gloria nos mostra I eami, 
y fou ton nom lo crit de la victoria 
qu'en Napols axec^ Vilamari. 

jHermos era aquell temps, hermos de veres y 
quan era Catalunya una naci6, 
quan, reynes de la mar, nostres galeres 
passejavan les barres d'Aragd! 

Quan tu, Reyna del pla y de les montanyes, 
de genolls postrats veyes als teus peus 

los reys qne drets a cent naclons estranyes 
postrades veyaii de jenoils als sens. 



340 






Y no es estrany que per la lionra y gloria 
unesca dos recorts ab lias d'amor 
qu'unida esta a la teva la sua historia 
y escntes son les dos ab Metres d'or. 

A fe qu'eren brillants los temps gloriosos 
en que Is Peres, los Jauraes, los Ramons, 
dictaven lleys, monarques poderosos, 
fins del remot Orient a les regions. 

Mentres Valencia y les Balears, salvades, 
se veyan lliures ja dels sarrahins 
lo peno de les barres venerades 
veyan trionfar los m6s reniots confins, 

Senyors del mar los Catalans, a ratlia 
tenir sabian Fenemich peno, 
y ni Is pexos passavan si en sa espatlla 
no portavan les armes d'Aragd. 

Dels soldats Catalans les altes proeses 
eran tan clares com del sol la Hum, 
desfellan les armades genoveses 
com prest dissipa Fhuraca lo fum. 

Aterrada Venecia Is contemplava, 
Napols los dava son jardi de flors, 

la Calabria als seus pens s'agenoliava, 
Sicilia Is proclamava sos senyors. 

L'almogavar a foch, a sanch y a mines 
entra un dia FOrient abrasador, 
contemplaren los turcfas ses concubines 
en los bragos folgar del vencedor. 

Caigu6 Constantinoble, caigu6 Atenes 
quan sentiren lo ferro despertar, 
al grech y al turch cargaren de cadenes 
qu'era alii lo sol rey Falmogavar. 

Per jas a son caball, moltes vegades, 
ell dona de grans priceps los mantells, 
dels richs palaus dels turchs leu ses morades 
y ses mesquites convert! en tinells. 

iHonor al catalai Si ses galeres 
recorrien del mar tot lo contorn 
sos aguerrits exercits, ses banderes 
passejavan triunfants per tot lo mon. 



341 



SALCEDO-_LA LITERATURA ................ ESPmOLA ....... - ....... TOMO ........ IV 

Y tu, llavors, oh Verge de victoria, 

lo ten nom sempre veyes in vocal, 
que Is Catalans anavans a la gloria 
cantant lo Virolay de Montserrat. 

La montanya en que vius tambe en son dia 

fou io baluart del poble catala, 
del serralii la ferma valentia 
jamay tes brenyes escalar gosa. 

Y en temps ja mes propers, pocfas anys fa apenes, 
quan Io crit de la patria independent 
ensenyar al francos feu les cadenes 
per contesfar al toch de somaten; 

Los nostres s'amargaren en tes brenyes 
to pend de la patria enarbolat, 
y liavors feren t Moetserrat, tes penyes 
lo temple de la santa libertat. 

Mont de la Verge, en tos recorts jo miro 
que unldes van la llibertat, Sa creu, 
dos slmbols sants que Jo 1 primer admiro; 
1'aznor dels pobles y 1'amor de Den. 

La llibertat! la creu! simbols dels pobles, 
Tuna es Fesprit de Deu f i'altre es sa mort; 

1'una es la aspiracio dels homens nobles, 
y dels homens cristlans Faltra es io port: 

La llibertat! la creu! sobre les tumbes 
dels cristlans martirs jauen sos penons; 
de Roma en les obscures cataeumbes 
confongneren per sempre sos blassons. 

Castes verges d'amor, santes germanes, 
iguais en tot, grandeses y poder, 
son dos riques poncelles que, galanes, 
nodreix la branca d'un mateix roser. 

Inspiran tote dos sentiments nobles 
inspiran totes dos glories amors, 
que Fana es la religi6 dels 
y 1'altra es la religio dels cors. 



Oh! Jo us conecb, montanyes 
recorts de gloria y pera ml 
que sent jo taut petit, moites v^ades 
Ymgul a la .Varge a coronar de flore. 



342 



Jo exes serres conech, jo se sa historia, 

30 recordo qu'un dla 1'he Earrat; 
si gloria me dona, tua es ma gloria, 
jo so io trobador de Montserrat. 

Quan naix del sol Io paveilo de grana 
com si volgues donarte tin bes d'amor, 
ta montanya vesteix y la engaiana 
ab son ropatge de diamants y d'or. 

Y en los rochs van, contents de veure I dia, 
a restregar son b6ch los pardalets 
y lays y serventesls d'alegria 
antar en coro sents als aucellets . 

Y quan la fosca cau sobre la plana 
de ton temple en la nail la Salve sents, 
y al eel s'eleva Foraci6 cristiana 
entre nuvols d'aromes y d'encens. 

Postrat me tens devant la gloria teva; 
fugint Io mon y ses miseries vinch; 
conteraplam als tens peus, Mareta meva. . . 
ime sento ma! Io cor, ferit Io tinch! 

Ja que tu sabs donar, oh Verge pia, 
cants als aucells, aromes a la flor, 
IUQ trobaras, oh santa Mare mia, 
un balsam de consol per mon dolor? 

Molt terrible es la pena que m destroga; 
un moment de repds may he tingut, 
ser& precis que baxe jo a la fossa 
pera trobar la pau y la quietut? 

Son tan sols per la febre que m devora 
brasse de fdch mos nils de tan plorar; 
digasme, per pietat, Reyna y Senyora, 
l\o repds que desitjo m pots donar? 

Jo s6 que aqui han vingut reys y princeses^ 
y en cambi del consol que Is dona Deu 
de joyes fhan cubert; For y riqueses 
ells han fet ploure de ton trono al peu. 

Mes jo que t donare, Verge adorada, 
si no so m6s qu'un pobre trobador? 
Mes joyes son mos cants; pren, Mare amada, 
de mos cantars Io que far6 millor. 



343 



SALCEDO'LA LITERATURA ESPAffOLA - TOMO^ IV 

Y quan arribe de la mort lo dia, 
lo dia del repos del desterrat, 
a consolarlo vina en sa agonia 
angel da Catalunya y Montserrat. 

B) Al grupo liberal pertenece tambien Jose Clam (1824-1874), 

no ya progresista sino republlcano, famoso por la iundacion de la sociedad 
tllaraionica La Aurora (1845), a que sucedlo La Fraternidad (1850), de 
donde proceden los coros que Ilevan el nombre del fundador. Escribio 
medianamente en castellano y en Catalan Mmnos revolucionarios y varias 
zarzuelas; entre ellas Laplech del Remedy. 

PI Margall es una prueba mas de que no es obstaculo ser Catalan para 
escribir el castellaao correcta y brillantemente; en su estllo sintetico, rapl- 
do, grave y sentencioso, castizo sin alectacioE, no hubiese podido hacerlo 
mejor el famoso federal de haber nacido y crladose en Toledo o en Valla- 
dolid* En su lengua regional no creemos que haya dejado otra cosa sino 
la Cronlca de ios Juegos Florales de 1901, donde sostiene que la llengua 
cafalana no es tan dolza como la de Castella; pew es mas energica y 
ferrenya. A nuestro entender, en mucfaas poeslas catalanas, de las bnenas 
(Maragall, Garner, etc.), el Catalan derritese en dulzuras melodicas, a que 
sera dlficll hallar en castellano pasajes correspondientes ? y la prosa de 
Pi demuestra de cudnta energia es capaz nuestro idioma, Quizas esto de 
la dulzura y de la energia dependa mas que del fnstramento, de qulen 
lo toca. 

Segiin Rovira, en el pensamiento y en la obra politica de Pi Margall 
hay un profundo sentido Catalan. DIficil nos parece la demostraclon de tal 
aserto; lo posltfvo, a nuestro juitio, es que la doctrina de la federacion, 
ubstancialmente Indlvldualista y humanltaria, pues su celula es el indivi- 
duo, no como Catalan, andaluz o castellano, ni slquiera coxno espaiiol o 
frances, sino como hombre, tal y segiin la explicaba Pi, al reflejarse en 
pueblos de intenso caracter regional, tenia qee transformarse en regiona- 
lista. Asi, en Cataluna esa doctrina fue adaptada, no sin violencia y sin 
deforaiacion, al particularismo Catalan por Valentin Almirall (184O1904). 
Barcelones fervoroso lego a la cludad su casa valuada en 90.QGO duros 
para establecimientos de ensefianza , Jurisconsulto enamorado del De- 
recho foral que defendio en el primer congreso de jurisconsultos espano- 
les, oi^anizador del coagreso catalanlsta que Ilego a reunir mas de 1.200 
congresistas, republirano federal en 1868, director del periddico El Estado 
Catalan y fundador del Diari Catald, uno de Ios primeros en esta lengua, 
Almirall fue HE disdpulo de Pi; pero un dlsclpulo de los que entienden la 

344 



Y 



doctrina del maestro, no segiin la mente del maestro, a la luz de sus 
propias preocupaciones. En realidad, no era sino un Catalan, a! que pre- 
ocupaba poco que !os individuos fueran autonomos y que 3a especie hu- 
se organizase libre y f ederalmente; lo que deseaba es que los cata- 
iueran libres. Tal es el sentido de su Hbro El 
Cataluna y nada mas que Cataluna. 

C) Cataluna, en la que, como ya queda expuesto, es tan vivo y 
el espiritu catolico tradlcional de Espaia, es tambien en la epoca contem- 
poranea foco de la mas radical oposicion a ese mlsmo espiritu. Sucesos 
tremendos, como la degollina de los frailes e incendio de conventos en 1835 
y la semana trdgica en 1909, lo atestiguan. Del Principado han salido los 
ires hombres que, quizas, han escandallzado mas a los catollcos espanoles: 
el medico Sufier y Capdevila, que vino a las constltuyentes de 1389 a pro 
clamar que sus tres enemigos eran DIos, los reyes y la tisis; el anarqulsta 
Francisco Ferrer, fundador de la Escuela moderna de Barcelona, y el poeta 
Joaquin Bartrina Aixenius, "el linico entre los espanoles, como dice el 
P. Blanco, pesimista resuelto a la manera de Heine, Leopardi y Leconte de 
Lisle*. "Ires son las notas anade que dominan en sus versos: el ateis- 
"mo, el materialismo y la misantropia. Su aversion a Dios se manifiesta 
"de soslayo en forma de dudas o de bur!6n y grosero cinismo, con base 
44 pseudo-cientifica, pero en realidad muy poco desemejante de la blasfemia 
*tabernaria. Pasman e indignan sus alardes de impiedad. * . En una com- 
"position contra Darwin le reprende sus aseveraciones sobre la descen- 
"dencia simiana del hombre, quien, en concepto de Bartrina, es mucho 
*menos sensible y caritativo que el mono" (1). 

El germen de materialismo, o de tendencia al materialismo, que vemos 
aparecer en los principios de la epoca contemporanea con el Dr. Mata y 
D. Mariano Cubi (vease pag. 125), no ha dejado nunca de manifestarse en 
Cataluna: hoy aparece con la forma modernisima de estudios biologicos, 
psiquiatricos, fisiologicos, etc.; predomina en la Societat de Biologia, cuyos 
Irabajos edita la Section de Ciencias del Institut d'Estudis Catalans, e ins- 
pira a Turro que, en Los Origenes del conoclmiento (1914), sostiene que el 
conocer es un fenomeno de nutrition: en el curso de la asimilacion nutri- 
tiva el organismo adquiere una experlencta trofiea, punto de partida de 
la sensorial, base a su vez de la logica humana; a Gine y Partagas que, 
como dice Ingenieros (La Cultura Fllosofica en Espana? 1916), *en docti- 
simas obras y conferencias ha introducido el criterio cientifico moderao en 
la patologia national", segiin el cual las enfermedades mentales dependen 



(1) Historia de la Literatum, tomo II, pgf. 349. 

345 



de alterations qnlmlcas del ceiebro; y al tamblen alienista Diego Ruiz, e! 
cual comblna el materialismo con la tendencta de Nietzsche, y expresa la 
mezcla en tono lirico, y alambicado y torturado estilo modernlsta o ultra- 
modernista: en sus raros ensayos rarameEte titulados Kosmogogischer, 
Das Ueberwtrbeltier, etc., ve en e! genio la fuerza social de resistencia 
contra la degeneration determinada por la imitation y la rut!na ? a que nos 
abandonamos fatalmente el vulgo de los hombres; esas personas eminen- 
tes, llamadas genios, reacclonan y nos faacen reaccloear a todos contra 
el medlo domesticador, e infunden el que es el creador de la 

Moral (la Moral estetica con otro r6tulo); finalmente, Ruiz no se contenta 
con el Superhombre y anuncia el advenimiento del Ultrauertebrado. 

He aqul corao juzga Ingenieros a Diego Ruiz (Revista de America, 
Paris, AbriI-1914): "En su liltima forma, el tono lirico y e! estilo torturado 
*dan la Impreslon de nietzctieisrao literario. Ruiz, que habia comenzado 
*por donde pocos termlnan, parece terminar por donde muchos comlen- 
tf zan. El bello decir, original y dionlsiaco, priva ahora sobre el grave pensar; 
*y en vez de escriblr obras de illosofo, ha creldo m^s sencillo aniinciarse 
a como filosofo antes de escribirias. Hay volcado en todo ello mucho cora- 
tf zon e inspira mucha slmpatla. Se comprende asl que la elicacla de su 
rf reciente propaganda sea mayor entre las gentes de letras, Incllnadas 
*slempre a reemplazar los valores 16gicos por los valores esteticos, como 
*si las vlas fntultivas de la Belleza pudieran substituir a los camlnos expe- 
"rimentales de la Verdad. Pasar de estos a aquellos, como ocurre a Diego 
* Ruiz, restilta Interesante y permlte una mayor originalidad personal; pero 
^lafilosofia corre el rlesgo de ser tanto menos fllosofica cuanto mas se 
*adentra en el estetlsmo. Esto no slgnifica que un mal filosofo sea pre- 
*ferible a HE buen poeta, ni lo contrario, slno que la literatura y la filo- 
41 sofia son cosas distintas por su metodo y por su finalidad". 

No lo entiendea asi empero ranches moderalstas, para los cuales no 
hay otra poesia que la Illosofica ni otra filosofia que la poetica, y su filo- 
soia ha de ser a base clentiflca, lo cual aplaude Ingenieros, siendo la cien- 
da para todos ellos, como para Littre, la negacloa radical o el presclndir 
de la Teologia y de la Metaflsica. Don Manuel de Montoliu (Estudios de 
Llfemtura catalana) advierte una profunda desproporcion entre el floreci- 
miento literario y la cultura tientffica en Cataluna; el profesor argentine 
opone a esto que tambien se trabaja intensamente en la ciencia, aunque la 
originalidad no pueda ser igual en uno y otro campo: tf La inspiracion artis- 
tt tica, dice, puede ser episodica o acddeatal; las mvestigadones cientificas 
"esdgea institutos, m^todos y disciplinas de trabajo. En un poema vuelca 
*su ingenio un hombre excepdonal; en la determinacfon de una ley den- 



346 



"tifica eolaboran generaclones. Unamuno escribe lo que de su 
"nada podrla descubrir Cajal si otros no faebieran perfeccionado el 
tf coplo y organizado los metodos histologicos. . . La 
tf es slempre y necesariamente distinta de la literaria, y absurdo 
"igual medlda a dos asnntos tan heterogeneos. For lo cua! creemos licito 
w atribulr tanto valor cultural a los estudlos psiquiatrlcos de Glue y Parta- 
""gas, a los bacterlologlcos de Ferran, a los pedlatricos de Martinez Vargas, 
a a los blologicos de Turro, a los fislologicos de PI Sufier, que a las poeslas 
* de Verdaguer y Garner, o a los dramas de Golmer^ y Rusifiol*. 

Lo que a nuestro proposito en este libro Importa sefialar es que 
coiriente cientifica, antimetafisica y antiteologlca, esto es, positivista y ver- 
daderamente atea s es la inspiradora de nracfaa y buena parte de la litera- 
tura catalana actual. Pompeyo Gener es un positivista. Eugenlo D'Ors se 
muestra en ciertos trabajos suyos de ralgambre biologica, y en el sentido 
esoterico de casi todos ellos, pensador naturalista. No era extraiio a esta 
tendencia, a nuestro entender pseudo-cientifica, el poeta Joaquln Barfrlna, 
aunque perteneclese a otra generation: nacid en Reus (26-Abril-1850) y 
murio en Barcelona (4-Agosto-1880). En los versos de Bartrlna abiindaa 
los de este genero: 

S6 que el rubor que enciende las facciones 

Es sangre arterial, 
Que las Idgrimas son las secreciones 

Del saco lagrimal; 
Que la virtud que al Men al hornbre inclina 

Y el vicio, solo son 
Particulas de albumina y flbrina 
EB corta proporcion. 

Fue Bartrina hombre de suma actividad literaria. En Reus escribio en 
los diarios La Redeneion del Pueblo y Las Circanstancias, y en los sema- 
narios El Crepuscalo, El Mosquito y El Abate. En Barcelona, en La Re- 
nalxensa, La Gaceta de Cataluna y El Diarl de Catalunya. Era republlcano 
federal. Como poeta no escribio mucho, o quizas tuvo el buen sentido de 
no dar a luz sino lo que le parecia selecto. Publicd un tomo de versos tita- 
lado Algo (1876; 4 a edicion, 1884). En 1881 aparecieron las 06ms en prom 
y verso de D. Joaquln Maria Bartrina, escogidas y coleccionadas por 
J. Sardd. La mayor parte de sus versos son castellanos; en Catalan tienc 
una coleccioncita de amorosas y la Epistola premiada en los Juegos Flora- 
les de 1876, tradutida al castellano por el poeta reusense J. Marti Folguera 
(en esta forma esta en el tomo Algo) e incluf da en su original en Les eeni 

347 



ggPMOLA :M TOMO IV 

millors poesies de la llengua catalana, Su habitual pesimismo contienese 
en la Episfola dentro de !os limites de la satira social, y algunos trozos de 
ella autorizan a sospechar que quizas Bartriaa alardease por pose del 
<esceptic!smo, o, quizas, que su espiritu, naturaimente recto y asplraiido a! 
Men, tal y como el lo concebla, estaba extraviado bleu que fntuna** 
mente pervertldo por las doctrloas que abrazado. El defecto capital 

del autor de Algo, como poeta, es el exceso de raclocinio combinado con 
la clentlflcomanla que le hace degenerar mucfaas veces en insoportable 
prosalsmo. Sus cualldades son la franqiieza, la concision y el nervio poetico. 
.He aqul la 

EPiSTOLA 

Amaro e no la 
la vita, altro mai nalla, e fango e II mondo. 

LeopardL 

Amlch, si encara ho ets, mon plany escolta; 
si sols fho dins, si Famlstat antlga 
pel cuch del egolsme rosegada, 
com tronch corcat al apoyarshi s trenca, 
no llegeixis. . . imes prou, si ets egolsta, 
al venire versos Hensaras la carta! 

Dupto. Vetho aqul tot. Dupto, y no m sento 
ni ab voluntat ni ab forsa pera creure. 
Tot lo que mlro es fals; may lo ser intim 
sabre comprendre be de! que aqui m volta. 
Del infinit jo pucti ISegl Is prodigis 
analisant la Hum de les estrelles 
qoe alia d'alla, en lo eel, Milan perdudes. . . 
y anallsar la Hum d'una mirada 
y llegir en lo cor jm'es Impossible! 

^.Com no duptar del mon, qui en ell hi troba 
solsament falsetat ^ Mpocresia? 
Renoms brillants se fan ab falses glories 
com ab cartro daurat se fan cuyrasses, 
y de Uuny tot es or pel curt de vista, 
Vergonyos y modest_s*amaga 1 m^rit 
y atrevida s'eleva la IgnoraBcia; 
aixi 1 que la poch pes en lo mar sura 
y es en son fons taut sols que hi ha les perles. 

jElevarsef iPujar! Si faltan ales, 
recor^ar tothom sab que a les aitores 

no FMiga taut sols, tambe hi arriba 
lo reptil, y es prou ficll arrastrarse, 

348 



X - LENGUAS Y LITERATURAS REGION ALE 

Y quail, pujat al elm, raes ambiclona 

encara remontars', te senipre le medl 

de logra'ho rebaixant lo que 1 rodeja. 

jY alxo ho fan tants! Y may ningii Is censura 

;Prou ells tindrian por, si por no fessln! 

Altres n'hi ha, del ambicios escaia, 
qu'homens de be per tot arreu se diuen, 
y, per debilitat, del crim son complices 
inirantlo indiferent. Lligar no saben 
la causa ab los efectes, y no veuen 
que 1 ma! d'altre en son mal pot transformarse. 
Tranquil mira 1 pages que is boscos talan; 
no s'hi oposa, al reves, se n'aprofita, 
pero poch temps despres, ies plujes venen 
y en la montanya a Faigua res detura 
y corre monts avail, y Is riiis desborda. 
los camps inunda. . . jy al pages ofega! 

Ab sa estranya Indolencla y apatia 
los uns, ab sa mallcia Is altres, deixan 
o fan que la mentida en 'queis mon regni. 
^Mes lo j u vent, que hi diu? Si es 1'egoisme 

qualitat sols dels veils coni no s prepara 
a transformarho tot, en be dels pobles? 
iQue fa al menyis del jovent la part m6s alta, 
la part qoe per sos titols o fortuna 
ha de donar a las denies exemple? 

Vestit ab la librea de la moda, 
ridicula com sempre en sos capritxos, 
aqui n teniu un d'ells. De son cap cuida 
molt me"s lo perraquer que 1 catedratich; 
amich de bailarines y toreros 
protegeix sempre 1'art, y tots diriam 
qu'es fill d'un monstre acas, no d'una mare, 
segons lo mal que parla de ies dones. 
Entre visitas, jochs, passeigs y teatres 
ni te temps per pensar. Treballa sempre. . . 
jAqueix es Yhomo sapiens de Linneo! 
jSi tots con aqueis fossin, fins al dia 
del Final, no hi hauria al mon judici! 

Al veure com aqueix y aqoells tants hoxnens, 
jveritat y virtut, ahont puch trobarvos! 
^Que en lo poble, tu m dius? Y ahont es lo poble? 
^Es la munio de gent que alegre xiscla 
y en la plassa de Toros te Ateneo? 



349 



^Es la que per carrers y plassas corre 
jvisca la llibertat! cridant contenta, 
y es esclava primer de sa Ignorancia, 
despr&s de sas passions, despres dels Idols 
que ? per dema cremar, avuy aixeca? 

Jo crech que hi ha virtut, perque hi ha vici, 
mes no la se trobar per ationt la cerco; 
pots6 ho fa que ha fugit de les grans viles, 
jtan petltes per ella, acostumada 
a viure dintre 1 cor dels hoinens justos! 

Y alxo deo ser. Com la virtut pot veure 

sens que tinga desltjos d'apartarse n, 
1'espectacle ridicol que a tot'hora 

las grans ciutats als ulls dels bons presentan. 
S'hi vehuen sempre Is Deus del veil Oiimpo, 
que, d'aquell desterrats, per aqai voltao: 
Momo ha tret a Talia dels teatres; 
las Musas ban piantat quiiicalieria, 
Venus de cap artista es la modelo 
qu'are les grans belieses son las Furies. 
Vulcano fa contentes a les Parques 
treballant dfa y nit engynis de guerra, 
y Mercuri en la Bolsa, que es son temple, 
embadallt aguayta com Cupido* 
ja sense vena als ulls, treu sempre comptes. 

Y Cupldo fa be, que sols los honiens 
ab interns los Interesos miran; 
y tots, fora de For, tots los que n tenen 
no creuen en res mes que en si mateixos, 
jqu'es creure, per ma Id, en ben poca cosal 

^.Y no hi haura un remey? ^.Es per ventura 
un cercle lo progres qu*ara us retorna, 
despres de haver passat segles gloriosos, 
al prime' estat salvatje d'ahont sortlrem, 
com toma al mar pe Is rius la gota d'algwa 
que del mar puja al eel dintre del nuvol? 
L'home, que, per unir als Ilunyans pobles 
ha fet esclau a! llamp ^no podr^ HE dia 
estrenyer la distancia, avuy inmensa, 
qoe hi ha enire 1 cap y 1 cor? No pcnM treure, 
com del carb6 1 diamant, del 'Cgoisme 
1'amor pera posario en sa corona? 

iTanf de bo que aixis fos! Llavors serian 
los homeEs iiomens y les dones angels. 
Mes per am no ho son, Si alguna para 



350 



Idea o virtut tenen, prest la esborra 
1'egoisme que va creixent, semblatne 
sos efectes Fefecte cTon Incendl 
que I fum embrata lo que I focii no crema. 

iDItxos tu! Bitxos tu que en ta masia, 
lluny del brugit del mon, vius en la calma, 
y en 'quexes nits d'hivera, per ml tan tristes, 
prop de la liar d'ahont ios tlons encesos 
claror y Hum escampan per la cambra, 
mentres ta dona al nen mes petit bressa 
cantant doises cansons, tu a! altre mostias 
a creure en Deu y a respectar als pares: 
y 1 vent que voi enter per les escletxes 
rutllant de tos fillets Ios cabells rossos, 
te porta I perfum aspre, que aqui anyoro, 
dels rehlnosos pins de la montanya. 

D) Ya hemos tratado (pag. 155) de Pompeyo Gener como positivista, e 
indlcado Ios titulos de sus libros mas conocidos. El ultimo de que tenemos 
notlcia es Miguel Servet, estudio, no proplamente historico, sino critico- 
iendencloso en que presenta la figura del famoso heresiarca espanol como 
una victima del fanatismo catolico y del protestante, esto es, la ciencia 
sacriiicada por la religion. Es escritor trilingue: en francos, en castellano y 
en Catalan; esto ultimo poco; no hemos visto citado mas que un opuscule: 
Ios Cent con$eil del Congeil de Cent Segiin declaro a Leon Pagano, *si no 
tf fuese por la America latina, cesarla yo al momenta de escribir en lengua 
M de Castilla; alii, a mas de agotarse ediciones de mis libros, algunos perio- 
^dlcos las publican en folletin, mientras que en Espana, Fernando Fe s con 
^tener la exclusiva de mis obras, solo vendio 200 ejemplares de Lite* 
"mtums malsanas, imi obra mas popular! * Aiiadio que habiendo empezado 
a publicar en El Liberal el diario, dice, de ideas mas avanzadas en Es- 
pana el capitulo Cristologia de su libro Inducciones, al primer fragmento 
le comunico la direction que no podia continuar porque mermaban Ios 
suscriptores. "Hay mas: estudios mlos que se traducen y aplauden en Ale- 
* mania y en Francia, en Madrid solo dan motivo para que se me instruyan 
*causas oiminales y que se recoja el periodico Vlda Nueua, que se atrevio 
M a publicarlos" (1). 

No hay que maravillarse por esto, pues Ios espanoles de la meseta 
central y del mediodia, sin una fortisima dosis de humildad colectiva o des- 
precio de si mismos, no pueden leer Ios escritos de Gener sin sulfurarse* 



(1) Pagano: Al frau&s $e lot Espana literarta, p^g. 50 y 51. 

351 



SALCEDO B: LA UTEMTURA ESPAftOLA^ TOMO IV 

Nos referlmos a los relatives a la cuestion del catalanismo y del castella- 
nismo, contenidos princlpalmente en Herejias y en Inducclones, y sinteti- 
zados en las citadas declaraclones del autor a Leon Pagano. 

Segtin Gener, hay en Espana cuatro pueblos: el Catalan, el castellano, 
el galaico-portugues y el vascuence. Primitivamente, toda la Peninsula 
estuvo poblada por unaraza procedente de la Iberica del Asia, y la cual se 
conserva bastante pura en Vasconia; pero en el centre y mediodia se 
mezclo, en el mismo periodo prehistorico, con otra casta bereber o africana* 
felsima (color obscuro, narlz chata y pomulos salientes), y de esta gente des~ 
cendemos castellanos y andaluces; para colmo de males, los berberlscos 
quc vinleron con los arabes en el siglo vn mezclaronse con nuestros ante- 
pasados, y asl se formo nuestra casta que no tlene el dlablo por donde 
desecharfa. En camblo, los ascendientes de galaico- Portugueses y de cata~ 
lanes juntaroase con los celtas que poblaban Francla, Suiza y el norte de 
Italia, personas mucho mas finas y regulares que los malditos bereberes 
que nos ban estropeado a los castellanos para siernpre. Y despues fueron 
a Cataluna los griegos jnada menos que los cultisimos griegos! , los 
romanos, que hlcleron su principal asiento en la Provincia Tarraconense; los 
godos, que Instalaron alii su monarqula, y si asomaron tamblen los arabes y 
echaronlos Inmediatamente, uniendose con los francos. Resultado: que en 
los catalanes de hoy predomlna la noble sangre celta, griega, romana y 
goda y franca, y en los castellanos la vil e Inmunda de los bereberes, 
cartagineses, moros, etc. Cataluna es un pedazo de Europa incrustado en 
la peninsula; Castilla una colonia africana ingerlda en nuestro continente- 

Pero hay mas: el centra de la peninsula es una meseta elevadlsima, 
de yermos y desoiados paisajes, con poca preslon atmosferica, el aire 
pobre de oxigeno ozonizado, y, segiin se ha visto reclentemente, falto 
tamblen de helio. iQue ha de resultar? Que la nutrici6n es Imperfecta, y 
las gentes son raqulticas; faasta los que tienen el raai gusto de ir al centre 
desde las comarcas costeras, se desmedran y degeneran. La terrible meseta 
tiene un centra natural que es Madrid, a 650 metres del nlvel del mar, y 
que de toda esta tlerra enferma es la mas enferma de to das. Vease, si no, 
dice Gener, el escaso niimero de madrilenos que ban alcanzado algiin 
renombre en el mundo de la ciencia y de las letras. La raza castellana, 
aislada de Europa, profesando la rellgidn catolica con fanatism africano, 
haciendo una seleccion al reves, o sea sacrificando a los que piensan 
llbremente, dedicada a la guerra y a la holganza pastoril, haretrocedido al 
tipo primitive, y como domina sobre las portiones escogidas (Cataluna, 
Valencia, Mallorca, Qalicia y Vasconia), produce la decadencia national. 
Solo Cataluna y Mallorca han podido resistir y florecer algo, mirando hacia 

352 







adelante, comunicandose con Europa y America, y haciendo caso de 

Espana. En Madrid no florece el pensamlento; all! solo se ocupan de cama- 
rillas pollticas y chulaperlas. 

De todo lo cual deduce Gener que Espana es un regreslvo, fatal- 
mente destinado a sufrir una larga serie de evoluciones tendeafes a la 
disolucion; que, dlga lo que quiera Max Nordau, un renacimiento solo es 
posible en las provintias selectas; y que Cataluiia huye de Espana por ser 
I uerte, rica e inteligente, esto es, un cuerpo vivo que no quiere estar atado 
a un cuerpo muerfo. Espana es una mancha negra. "Los catalanlstas somos 
"o nos declaramos supernacionales porque tendemos a ponernos a la altura 
"de nuestro siglo. Lo que nos divorcla del resto de 
"Espafia, ademas de la raza, es el desnivel inte- 
'"lectual... Las demas provincias consideran a 
44 Madrid como superior, y van alii a recibir la en- 
a seianza. Los hijos de Cataluiia van, faace ya niu- 
*chos aftos, a Francia, Inglaterra, Belglca y Ale- 
a mania. Esto ha prodocldo una comunicacidn con 
"Europa, mientras que Espana se ha quedado en- 
"casillada en sus sistemas antiguos y en sus ideas 
*aGticuadas*. De literatura espanola no hay que 
hablar, segiin Gener, porque no existe. Hay, si, 
algunas personalidades aisladas: Perez Galdos 
un elemento sano, casl unico , la Sra. Pardo Ba- (1847) 

zan, Valera, Palaclo Valdes, Picon, Campoamor, 

Nunez de Arce, Salvador Rueda, Marquina que aunque escriba' en cas~ 
iellano hay que considerar como Catalan , Maeztu, Menendez Pelayo; 
pero no hay niicleo. La literatura catalana, en cambio, tiene lo que a la 
castellana falta: esta sostenida por generaciones brillantes que se renue- 
van, y no por figuras aisladas. Gener reconoce, sin embargo, que el cata- 
lanismo literario ha sido mas importante que hoy hace algunos aiios; 
porque ahora las energias conscientes parecen atraidas por el catalanismo 
politico. A pesar de esto, Guimera es el unico poeta dramatico verdadera- 
mente grande que tenemos en Espana. 

No es menester analizar ni menos refutar estas aseveraciones que, en 
conjunto, ningiin catalanista razonable se atreve a sostener. Algunos de 
sus aspectos, v. gr., la idea de la meseta central poblada por una raza de 
origen y caracter africanos, y contrapuesta al temperamento europeo de 
Cataluna idea ya expuesta en el libro de Almirall , aparecen, mas 
o menos velados o desnudos, en muchas expansiones del catalanismo 
actual. 

353 

SALGE0O. La Uteratura Espaftola. - Tomo IV. 23 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 



76. Maragall: A) Semblanza de Maragall: como horn- 
bre, como catolico, como catalanista, como conservador y 

monarquico. B) Obras de Maragall. Maragall como pro- 
315 fa castellano. C) Como prosista Catalan. D) Como 

poefa. E) Pama de Maragall. Para los novecentlstas, Maragall 
es un precursor o el enlace de la poesia de ios Juegos Florales, cortesana, 
erudita y artificiosamente simbolica, con la que ahora se cultiva en Cata- 

lufia. Nosotros creemos sencillamente que Mara- 
gall es uno de los poetas mayores que ban floreci- 
do en Espafia. Asl como Verdaguer es el primero 
de los poetas religiosos espaioles en la epoca 
*moderna, entendlendo a este efecto por epoca 
moderna toda la que cone desde que dejo de so- 
nar la lira de los misticos del Siglo de oro, Mara- 
gall es de los pocos grandes y verdaderos liricos 
de que nuestra literature puede gloriarse, y a to- 
dos ence por algunas cualidades, v, gr., la muy 
excelsa de la sinceridad. 

A) Juan Maragall era Mjo de un rico ciuda- 
dano de Barcelona, el cual, teniendo una idea 
exacta de la irtud del trabajo para la formacion 
del caracter y preservar a -los jovenes de las co- 
rruptiones del vicio, cuando tuvo su bijo la edad 
conveniente f le manifesto que no habia de contar 

con su riqueza mientras que el Ylvlera, sino ganarse la lda como cualquier 
Mjo de vecino. A Juan pareclo muy bien esta determlnaclon de su padre, y 
se puso a trabajar con resolucidn y brios, sin contar para nada con el cau- 
dal paterno. Asf bubo en su vida dos epocas distintas: la del literato que 
se gana el sustento con el esluerzo de su labor intelectual y la del literato 
rico que cultiva las bellas letras por afitidn: en ambas trabajo Maragall 
con la misma nobleza, sin envilecerle la necesidad n! emperezarle la 
fortuna. 

Estuvo durante muchos anos en el Dlario de Barcelona como redactor 
y secretario del director, D. Juan Mane y Flaquer. Era este, segiin lo ha 
descrito admlrablemente Mar^all, un hombre que con humildad evidente- 
mente excesiva, considerabase de inteligencia inediana; pero que tenia en 
mucfao la f ueraa de su caracter, y estaba orgulloso de faaber sabido dominar 
slempre que quiso los impulsos de su corazon o de sus nervios. En la 
juventud fue literato, y luego las circunstancias le determinaron a ser 




Juan Maragall. 

(1880-1911) 
un dibujo de Casas.) 



periodista politico. Yo creo, decia, que si la me a 

$er zapatero, habria llegado a hacer COE ta! estoiclsmo 

juntabase, sin embargo, en el alma de Mane y Flaquer un singular senti- 
mentallsmo: las artes y la naturaleza producianle faondas Irapresiones, tt y 
*eran de ver los estremeclmientos de ternura serpear cual relampagos las 
"duras lineas de sus facclones abultadas, y empaiarse el brillo acerado de 
44 sus ojos pequenos". 

"For este camiEO sigue Maragall pude llegar yo a la Intima 
raacion de D. Juan Mane. El, hijo de la voluntad, vio en ml un hijo de la 
fantasia. Y tras algunas tentativas, tan cariiiosas como vanas 9 para educar 
ml voluntad en su escuela, resolvio que yo era solamente un poeta, y se 
resigno a mi compaiiia. En la entonacion, un poco ambigua, con que el 
pronunciaba la palabra "poeta*, estaba todo el secreto de la complejidad 
de su temperamento. Poeta, en su boca, parecia querer decir algo sublime 
e infeliz al mismo tiempo; un ser que veia mucfao mas y mucho menos 
que los demas hombres; un hombre a quien habia que considerar mucho, 
pero con quien se podia contar poco. 

"Con todo ello, a mi me tuvo muy en su corazon; en los mementos 
mas solemnes de mi vida temblo por mi como un padre; los acentos de SE 
corazon yo los oi de sus labios como pocos, creo, los faayan oido; hizome 
todo el bien que supo, y mi trato y compaiiia yo se que llegaron a serle 
muy caros. . . 

"Este era mi D. Juan Mane: un D. Juan Mane que no era el de todo 
el mundo, y cuyo espiritu invoco sobre estas paginas, las primeras mias 
en el Dlario que no habran revisado sus ojos mortales" (1). 

Fue sincera y fervorosamente catolico. "Sintiendo proxima su muer- 
te ha contado en el Ateneo de Madrid D. Luis de Zulueta (2) t pi- 
dio que le fuese administrado el Viatico. "Que no se avise a la gen- 
te dijo . iPQT que molestarles? A los vecinos, si; es la costumbre". 
Cuando el sacerdote fue a darle la comunion, exclamo dirigiendose a su 
companera y a sus hijos: "Acordaos de este momento en vida y ea muer- 
* te. Asi nos querremos mas". Atendio luego a algunos detalles para des- 
pues de muerto. No quiso ser amortajado con los vestidos usuales, de 
levita, porque dijo: "jEstaria tan ridiculo! a Pidio que se le envolviera en 
el sayal franciscano. Y asi descansa eternamente. iQue su pensamiento 
intimo, el pensamiento religioso del poeta, quede tambien como su cuer- 



(1) Mi Don Juan MaM. Articulo en el Diario de Barcelona (26-Septierabre-19W) eaito al reanudar 
sus trabajos perio-disticos despues de una no breve inteirupdon impuesta por qtnebranlos de salnd atotes 
de moiir Mafle. 

(2) Discurso en la sesion-homenaje a Maragall. 

355 



SALCEDO * M LITERATU-RA^ ESPANOLA : TOMO IV 

po, cubierto bajo el piadoso amparo de los cristianos habitos de San 
Francisco!" 

En todos los escritos de Maragall palpltan su entero acatamlento a la 
ortodoxia y su profundo sentimiento crlstlano. En aquellos especlalmente 
dedicados a temas religiosos, se ve como en su alma la pledad y la este- 
tlca estaban tan raiidas que eran, en realidad, misma cosa. Tales son,, 
entre otros mucfaos, sus artlculos sobre El Corpus (castellano) y La Iglesla 
cremada (catalan), emoclonante descripcion de la Misa oida en una de 
las iglesias que partlciparon de los incendlos de la semana traglca. 

Era tamblen integramente moral, no solo por no haber hecho nunca 
directa o indlrectamente la apologia del pecado ni del vicio, por no haber 
admitido y cultivado en su jardin ninguna de las Flares del mal, tan inci- 
tantes para los literatos modernos, y por ser pudoroslsimo^en su expresion, 
sino por su misma vida enlazada coif su obra. "Goethe, que tuvo un solo 
"hijo, conto, en cambio, mas de una docena de mujeres; Maragall conto 
*una sola raujer, y deja, al morir, todavia joven, mas de una docena de 
"hijos sobre la tierra. . . Es porque Maragall fue toda su vida un eteroo 
*enamorado; si su musa no fue erotica, debiose a que fue epitalamica. . * 
*Goethe dilapido el amor en amorios* como quien gasta, cambiandola en 
'calderilla, una moneda de oro; en tanto que Maragall enriquecio con to- 
w dos los amores un linico amor, a la manera de aquel mercader de perlas- 
a de que faabla la Escritura, que las did todas a cambio de una sola mas 
^hermosa y mas perfecta* (1). En plata, que no s"e le conocio mas amor 
que el de su novia, luego $u mujer, la cual era, por cierto, castellana, y 
que fue honradlsimo esposo y padre de familia; para ser poeta, y vivlr 
como fal y asl como no sintio la necesidad de ser bohemio, esto es, de no 
trabajar metodica y ordenadamente, tampoco la de ser calauera o echarse- 
las de libertino. 

Era Maragall catalanista fervoroso. Su catalanismo no se parecia al 
de Almirall, ni, mucho menos, al de Pompeyo Gener; porque no iba unido 
al menosprecio de los demas espanoles, sino m&s bien al de Verdaguer, o 
sea al carino a la patria comiin, y dentro de ella, como un afecto especial 
de familia mis allegada, a Cataluna. No se Hbro, sin embargo, en esta es- 
fera de algunos extremos injustificados. En su articulo La Capital (15-No- 
viembre^QOO) cuenta un viaje a Madrid: despierta el viajero en el tren, y 
eitcuentrase en la inmensidad de los yeraios la tan acareditada meseta , 
banada por un sol brlllante; *alli nada de matices, ni gradaciones; todo es 
"bratalmente brillante. . . Una belleza dura. . . Todo a la vez grande y Ms- 



(1) Zolueia: D1SOU90 dtado. 






*te. . . Los poblados terrosos surgen brascamente* sin alrededores, sin ex- 
tf pansion de vida. . . Todo adusto enmedlo de la soiedad inmensa*, a Todo 
a iba lienandose de sol, haciendose ei 

*de UB cielo sin nubes. Sin piedad reinaba alii ei sol abrasando el 
M qm calcieado lo reilejaba, desplegandose Indellnldamente y sin esperan- 
*za de teraiino*. lAl leer-estas cosas diria cualqulera que venfa a 

Madrid de Noruega, o de Escocia o de cualquier otro pals brumoso del 
septentrion, y no de Barcelona cuyo sol es tan achicharrante y absolute 
como el de Castllla! 

Madrid estd formado por grandes constracclones pobres; es ciudad 
vasta y populosa, pero sin majestad: ni la de los siglos ni la de la industria 
moderaa. Su gran palacio es demasiado grande. "For cualquicr lado que os 
apartels del centro de la poblacion, al volver de una esquina, surge aque! 
inmenso esqueleto de paisaje que circunda a la capital*. Los madrilefios 
tiuyen de la vista de este paisaje, como de una obsesion siniestra, y por 
eso se amontonan en el centro, desde el cual es gobemada la nacldn; pero 
cntre la capital que gobierna y la nation que es gobemada hay ese de- 
slerto amarillo que las aisla, en cuyo seno duermen algunas hermosas ciii- 
dades rnuertas. De aqul el malestar: w No ? no es la culpa de la capital, no 
son culpables las provlncias; la culpa es del desierto que las separa". VI6 
Maragall en el Retiro M a la aristocracia, recostada en sus blasonados ca- 
rruajes, palida y silenciosa ({Silenctosa una aristocracia que se pasa la 
uida charlando!) como ramlando antiguas grandezas y recientes catdstro- 
fes**. Le choco mucho que los carruajes diesen majestuosamente la vuelta 
alrededor del Angel caido. "Nunca supimos la razon dice de aquel 
""singular monuraento*. 

Encontro, sin embargo, una gran seduccion en la capital: el trato y 
amabllidad de sus moradores. "Esta es, escribe y en ello puede que tenga 
razon, la superioridad suya en la politica, en la administracion, en la cien- 
ia, en el arte y en todo*. Los madrilefios, segiin el poeta Catalan, os ha- 
blan de cualquler cosa, pero siempre la que mas os agrade, y os faablan de 
un modo agradable. Pero aun esto es defecto: es la ligereza con que esta 
gente puede hablar de todo y hacerlo todo. Es iniitil venir a Madrid de 
provincias con serios propositos; hay un ambiente deleitoso que disipa 
toda seriedad y Irastra toda obra sana. Huyamos de el s! queremos conser- 
var algo de nosotros mismos. Maragall huyo: "Caia la tarde: toda la ciudad 
^reflejaba el sol poniente: encima de ella, en el cielo terso, flotaba una 
"sola nube roja. Y entonces, al alejarnos hacia la estatidn magniflca, sen- 
^timos por primera vez el siniestro encanto: sentimos que habiamos empe* 
*zado a amar a la capital, y que algo, muy poco todavla, pero algo, se des- 



SALCEDO - LA LITERATURA ^PANOLA- TOMO IV 

^garraba en nosotros al arrancarnos de ella- Y en aquel momento de 
"en canto la absolvimos desus culpas enmedlo del dla moribundo". 

lAhL . . Si se queda una temporada, se hace tan madrileno como don 
Victor Balaguer. 

En otro artlculo El sentimlento catalanista (l.-Enero~902) nos 
dice que el catalanlsmo es un sentimiento de amor y desamor a la vez: 
amor a Cataluna que es desamor a Castilla (Espaiia castellana), slendo de 
tener en cuenta que el desamor es la levadura popular, lo mas sentido por 
la masa, mientras que el amor es ya producto de un desarrollo de cultura 
y de un mayor refinamiento espiritual. La clase culta, que ha creado, fo- 
menta y dirlge el movimlento, slente mas el amor a Cataluna; la masa po- 
pular del campo y de la cludad, tiene poco vivo o poco consclente este 
amor: su resoiie esta en el odio al empleado, al investigador, al polizonte,. 
a cuantos le vejan o estorban en nombre del Estado, que son precisa- 
mente los que le hablan castellano. De tan prosaica explication del odio al 
castelld en el pueblo Catalan, elevase Maragall de repente a cumbres ne- 
bulosas de filosofia historical Castilla ha gobernado a Espaiia por personifi- 
car el Renacimiento francamente, no sabemos lo que significa esto en 
canto llano ; pero como ha concluldo ya el Renacimiento, y estamos en 
una epoca industrial, Cataluna que es industrial es la que ha de dirigir de 
aqul en adelante, y asl se restablecera la concordia en los esplritus, o sea 
la unidad moral de la nacion. 

Lo positivo es que Maragall propendia naturalmente a esta concordia ,. 
que nunca renego de la unidad nacional y que su catalanismo, concebido 
como un movimiento romantico y desinteresado, o me] or dicho, contra el 
interes egoista de Cataluna (1), fue siempre de amor y no de odio. En los 
momentos de la mayor exaltation de la lucha escribio su admirable ar- 
ticulo Visca Espanya (2). 

Don Luis de Zulueta, en su citado discurso en el Ateneo de Madrid, 
escribio: *Decir como se ha dicho que fue conservador, me parece rebajar 
"aquella espMtualidad delicadisima poniendola una de esas etiquetas con- 
"vencionales que tanto le repugnaron siempre. Lo cierto es que no queria 
"destruir nada, sino crear ideales nuevos bajo las formulas venerables trans- 
"mitidas por la tradition. Gustaba de encerrar el vino nuevo en los odres 



(1) "... porque ei interes del egoismo Catalan estaria, no en desligarse, sino en ligarse, en ligar cada 
dla mas foertemente a su produccion el consume de Espaiia toda. . . Las bases de Manresa son todo lo con, 
trario de un programa de industiiales egolstas; son la constitacion ideal de un pueblo que piensa mas en su 
alma que eo su cuerpo. . . de un pueblo sonador que aspira a integrarse en su historia, en su derecho, en su 
car^cter, en una poradn de cosas Inmateriales que constituyen su poesia^ descuidando, menospreciando- 
calcular las consecuencias practicas que su poetica integracion pudiera acarrearle". (Articulo citado.) 

(2) Escrits en prosa, torao I, pag. 192. Obras completas. 

358 



X-LENGUAS Y LITERATURAS 

"viejos. Pensaba que lo linico importante era producir un espiritu nuevo 
*que intensamente vivificase toda la complejidad del organismo social, or- 
"ganismo social que creia Iniitil tratar de correglr exteriormente con artifi- 
" ciosos aparatos ortopedicos y juzgaba peligroso querer salvar por medio 
"de craentas operaclones quirurgicas*. 

Precisamente, los que asi piensan y sienten son los verdaderamente 
conservadores, y aun tradicionallstas, palabras que no son etiquetas con- 
vencionales, sino expresivas de un pensar y de UE sentir que trasciende de 
la politica y del derecho a todas las esferas de la vida; teniendo en cuenta, 
sobre to do, el espiritu nuevo que trataba de infundir Maragall: espiritu de 
ortodoxia, en religion; de armonfa y amor s entre las clases sociales y entre 
las regiones espaiiolas; de orden garantlzador de la Hbertad y de libertad 
que no degenere en licencia. Y como buen conservador espanol, era pro- 
fundamente monarquico y profundaraente democrata, esto es, amigo del 
pueblo. 

iQue hermoso articulo el que escribio a proposito del telegrama del 
Key a Jacinto Verdaguer comunlcandole haberle concedido la gran cruz de 
Alfonso XII! (1). 

*El Rey a Mosen Jacinto Verdaguer. |Que grandeza en esta simple 
"direction de un telegrama, que parece cabecera de un mensaje legen- 
"dario! 

"Para sentir la emotion de esta grandeza, es necesario poder sentir 
"aiin esta palabra: Rey, y esta otra palabra: Poeta. El prestigio casi sobre- 
*hurnano del nombre de Rey ya no es capaz de sentirlo por completo sino 
*ei pueblo. . . El prestigio semidivino del poeta solo pueden sentirlo los so- 
"fiadores del gran sueiio. 

tf . . . Al aparecernos estas palabras "El Rey a Mosen Jacinto Verda- 
"guer", sentimos vibrar cuanto de atavismo popular y de anfaelo poetico 
* del porvenir duerme y sueiia en el f ondo de nosotros mismos, y queda- 
*mos como encantados. 

" Algo asi nos sucedio muchos anos hace, una de las veces en que el 
"rey D. Alfonso XII estuvo en Barcelona. Estudiabamos, no teniamos aun 
"veinte anos, y nuestras convicciones eran republicanas. Acudimos a la 
a parada militar que se daba al Rey, bien penetrados de que ibamos a ver 
- un hombre como los demas, de que asistiamos a un simple espectaculo. 
"Un estudiante de veinte anos no se deja engafiar facilmente: lo tiene todo 
"juzgado: todo. Pero he aqui que se oye un agudo toque de corneta, se 



(1) El Rey y el poeta (ll-Junio-1902). Obras completes: Articulos, tomo III, p%. 300. 

359 



SALCEDO-LA L1TERATURA 



"Inicia un gran movimiento de atencion en la multitud, las tropas presen- 
"tan las araias, las miislcas rompen a tocar la Marefaa Real; y, al trote de su 
"caballo, seguido de brillante cabalgata, avanza UH joven. . . que no es un 
*hombre como los demas: es el Rey. Y el estudlante de arralgadas convic- 
" clones republicanas siente un horaiigueo en todo el cuerpo, una oleada 
Me emotion, y descubre su cabeza, y de su pecho arranca un grito, un 
*iviva! tan involuntario como sincere. Ei Rey ha pasado. El estudiante se 
"siente monarquico sin haber perdldo ni una sola conviction republicana. 
"iEraelRey!...* 

Salvo lo de las convicclones, que ya no eran republicanas como a los 
veinte anos, sino monarquicas, asi sucedid a Maragall al leer el telegrama 
de D. Alfonso XIII a Verdaguer. 

Y asi sentia siempre el gran poeta Catalan, nacido en 1860 y que paso 
de este mundo el 20 de Diciembre de 191 L 

B) En 1914 ha publicado la Casa Gili, de Barcelona, las Obras com* 
pletas de Maragall. Son once voliimenes distribuidos en dos series: catala- 
nay castellana. Literariamente se nos ofrece el autor por un triple aspecto: 
prosista castellano, prosista Catalan y poeta. 

De su prosa castellana ya hemos ofrecido al lector varios trozos, al 
trazar su semblanza en el parrafo anterior. Los escritos castellanos de Ma- 
ragall son articulos, casi todos publicados en el Diario de Barcelona, don- 
de durante aiios fue, ademds de redactor, colaborador semanal, o sea autor 
de un articulo firmado, y en La Lectara, de Madrid. Posela el arte dificili- 
simo del articulo breve, sencillo en la forma y de honda substancia en el 
fondo, en apariencia espontaneo y producto en realidad de largos y en* 
cumbrados estudios, casi siempre con un punto de vista personal fruto de 
la meditacion y engendrador de ideas propias; los tiene de todos los gene- 
ros: politicos o de circunstancias, de critica literaria, necrologicos, etc. Dos 
son singularmente notables. 

Uno es el titulado Confesion de poesia (La Lectura). La poesia nos 
dice es el resonar del ritmo creador a traves de la tierra en la palabra 
humana, esto es, una revelacion de Dios en el hombre. Lo que se revela 
es el ritmo, lo que vulgarmente Hamamos forma, o, mejor dicho, el con- 
cepto viene por el ritmo, y asi no hay verdadera distincion entre el fondo 
y la forma. Uno y otra surgen en su indivisible unidad, como una llamara- 
da de luz o como un irresistible impulso de amor, en la mente del poeta, 
y cuando la embargan por completo, cuando determinan el deseo linico de 
expresar esa emotion intima, ha llegado el momento de cantar o compo- 
ner. El poeta debe esperar ese momento emotional, sin provocarlo artifi- 
ciosamente; menos todavia simularlo; y su expresion debe ser sincera y 

360 



X-LENGUAS Y LITERATURAS REGIONALES 

fiel, sin adornos iniitlles semejantes a una mfsera guirnalda contrahecha. 

El otro articulo es el que se titula De la pureza en la poesia (Diarto 

de Barcelona, 3-AbriM902). "Todo Maragall dice Azorin esta aqui; 

todo Maragall son estas llneas escritas en una faoja fugitiva, que ha de 

revolar por escritorios, tiendas, oficinas bancarias, fabricas, para ir a per- 
derse, a los dos dias, en lo preterito" (1). Tomase aqui lapalabra pureza, 
no en el sentido de castidad, slno en el de slmplicidad: las cosas son puras 
cuando no son mas que lo que deben ser conforme a su naturaleza sin 
mezcla de otras que a su ser repugnan. Es puro el pan cuando solo es pan, 
esto es, trigo amasado; es pura la leche cuando no se la ha mezclado agua 
u otro llquido que no salio con ella de la teta de la vaca; es puro el amor 
cuando no va mezclado con el Interes. La poesia sera pura cuando solo 
sea poesia, esto es, la emotion venlda de lo alto, a que se ha referido en 
el otro artlculo, sin mezcla de ningiin fin utilitario o distinto de ella misma, 
aunque tal fin sea muy bueno y muy noble, como la caridad, la liberfad, 
el enaltecimiento del trabajo, de la virtud o de la ciencia. Este desinteres 
no justifica la escuela del arte por el arte, ni a los parnasianos que, *en- 
castillados en sus torres de marfil, despreocupados del mundo palpltanfe, 
ban cantado con una pureza hija de la*frialdad. 

No es esta, no, la pureza de la poesia. La pureza de la poesia, es una 
pureza amante. Sin amor, no hay vida, y sin vida la poesia no es mas que 
un nombre. iQue me importa a mi, ni que importa a nadie, un precioso 
soneto de Jose Maria de Heredia, por ejemplo, sobre un escarabajo de oro 
o las pupilas de Cleopatra? Su artificio es sumo, pero su belleza Ma como 
la de un brazalete que brilla en el estuche. 

"iOh, la pureza del amor, la pureza viva! lOh, la Virgen Madre! jLo 
que hay mas puro, con lo que hay mas amoroso! Esta ha de ser nuestra 
peosia, porque esta y no otra es la poesia. Todos nuestros enternecimien- 
tos, y todos nuestros ideales, y todos nuestros fines ban de desaparecer 
iundidos en la emotion poetica. Hemos de ser alquimistas para convertir 
lodo ello en oro puro de poesia. Todo esto estara alii, pero en poesia res- 
plandecera solamente". 

Y esto para el poeta no es dificil, es lo natural. Pero este natural ha 
de rehacerselo por elimination de tanto como tiene sobrepuesto. Desdene 
ante todo su vanidad de poeta, olvide modelos, olvide proposltos, ponga 
n la vida practica todo el amor que Dios le haya dado y el que el pueda 
acrescer, y no haga profesion de cantar. . . no cante sino impensadameate* 
y su canto sera puro, y en el estardtodo su amor". 



(1) Maragall. (En ABC, tS-Marzo-1914.) 
361 



SALCEDQ-LA LITERATURA ESPANOLA * TOMU IV 

C) Como prosista Catalan tiene Maragall todas las excelencias que 
avaloran su prosa castellana, y, ademas, un tono dulce y familiar, artlsti- 
camente sencillo, que no falta en aquella; pero que en el Idioma nativo- 
parece mas precise y continuado. A lo menos para oidos castellanos. Diez- 
Canedo advierte en su prosa castellana cierto arcaismo; nosotros adverti- 
mos mas blen moderaismos y muchas incorrecciones que, a veces, se an- 
tojan un poco alectadas, ya para simular mayor espontaneidad de expre- 
sion, ya para recalcar las notas descrlptlva o emocional, y galiclsmos de 
mal gusto, v. gr., lajoven llteratura castellana. En sus escritos en Catalan 
no advertimos ninguno de estos defectos; quizas sea por nuestro inferior 
conocimiento de la lengua. 

Los escritos de Maragall en prosa catalana son de mas variado carac- 
ter que los castellanos. En las Obras Completas liguran a su frente unas 
Notas autobiogrdflcas que compuso el autor al cumplir los veinticinc0 
anos con otras complementarias escritas al cumplir los cincuenta; tan pre- 
cioso documento fue publicado por el P. Miguel de Esplugas, en 1912, con el 
tftulo de Notes intimes (I). Contiene, ademas, dos cuentos: Una calaverada 
y Per curt de genii cuyo pensamiento inicial parece estar en una novela 
de Alfonso Karr (2); deliciosos relatos breves de viajes o excuisiones, diva- 
gaciones poeticas, articulos de circunstancias, discursos y necrologias. Son 
especialmente notables: la conferencia sobre D. Jaime I, en la Lliga Re- 
gionalista (Junio-1908); el discurso de apertura del Ateneo Barcelones 
como presidente de la corporation (Curso de 1905), titulado Elogt de la 
pamula, oration catalana del genero de aquellas latinas de los grandes 
humanistas del Renacimiento, v. gr., Erasmo (Elogio de la locura) y de 
que acaba de dar Bonilla San Martin a la lengua castellana un ejemplar 
muy notable con su Elogio de la Guerra (3); y la biografia-semblanza de 
Don Juan Mane y Flaquer, quizas lo mas extenso que escribio Maragall f 
y, a nuestro juicio, lo mejor en prosa, no solo por la suave correction y 
gratia de su lenguaje y estilo, sino por las cualidades internas de objetivi* 
dad, imparcialidad, mesura y proportion artistica. Maragall, que hizo en 
castellano el precioso articulo sentimental o romantico Mi Don Juan Mane 



(1) En 1916 se faan publicado de iraevo, coiregidas., en el libro Semblances, que contiene ademas la& 
monografias del cardeiial Vives y del obispo Torras y Bages. 

(2) El cuento de Maragall es ei de un joven raontanes que va a Vich, se enamora de la hija de un 
comerciante, la pretende, pero por una equivocadon creen en la casa que la muchacha pretendida es otra, 
y el joven, por cortedad de genio, no se atreve a deshacer la equivocadon y se casa con la que no queria. 
En Alfonso Karr es el joven provinciano qne va a Paris, y por cortedad de genio, tambien se queda sin- 
novia y sufre maltitud de comicos contratiempos. 

(3) El Elogi de la Paraala fue leido, blen traducido al castellano, en la sesion-homenaje del Ateneo- 
4e Madrid. Vease en La Lect&ra ^Enero-1912). 

362 



X-LENGUAS Y LITERATURAS 

y Flaquer, ya citado, faizo en Catalan con esta semblanza una obra histdrica 
verdaderamente clasica. 

D) Coino poeta, que es el aspecto principal de Maragall, el que los 
domina y ennoblece a todos, no escribio mas que en lengua catalana. Y, 
flel a la doctrlna estetlca expuesta en Confesion de poesia j en De la pu- 
reza en la poesia, no se afano por acumular versos. a Su obra poetlca 
ha escrito Dfez-Canedo no es larga. Todo ella cabrla con holgura en 
un tomo de 300 paginas, y hay que tener en cuenta que abarca velnte 
anos justos, desde la fecha de su primer libro (1891). Esto nos ofrece 
primera consideration: la de que Maragall no escribio nunca esos versos 
ociosos que casi todos los poetas escrlben. No hay, en sii obra entera,, 
poesia que carezca de un alto destello" (1). 

Enamorado de lo espontaneo y popular, esto es y de lo sencillo, y con* 
vencido de la intima compenetracion, o, mejor dicho, de la union substan- 
clal del fondo y de la forma, lo que supone fntimo predominlo del primero 
sobre la segunda, no es Maragall un orfebre del estilo, como ahora se dice, 
sino mas Men, atendiendo solo a la forma, un poeta incorrecto que mezcla 
consonantes con asonantes y no guarda siempre la medlda del verso; sobre 
todo eso brilla su sentimentalismo esplrltual, la luz de lo ideal que le guia, 
y lo que en otro espiritu prosaico seria prosaismo, es en el altfsima y hon- 
da poesia. Conviene advertir que Maragall era poeta popular por aflclon y 
convencimiento: su educacion artistlca dabale sobrados medics para ser 
clasico, pues habia estudiado profundamente a los grandes maestros anti- 
guos y modernos, y tal elemento academico reflejase, como es natural y 
aun sin el pretenderlo, en sus obras, a las que Infunde sobrledad y preci- 
sion con la medida que solo llegan a poseer los que de veras domlnaa 
el arte. 

Maragall tradujo muchos versos de Goethe y otros poetas alemanes. 
En sus ultimos anos, y por encargo del Instltut d'Estudis Catalans, los 
Himnos Homericos, aunque no directamente del griego sino de una tra- 
duccion literal catalana (2). Sus poesias liricas respiran paz Interior, amor, 
religiosidad y un sano y penetrante optimismo de la vida. Esta muy en lo 
justo Azorin cuando dice que Maragall no es un espiritu inquieto y tremulo 
ante el insondable misterio del universo. Las cosas, al reflejarse en el, pa- 
recen no darle otra emocion que la de su belleza, Todo es para el motivo 



(1) Maragall, poeta. 

(2) Himnes Homerics. TraducciG en vers de Joan Maragall, y tex grec amb la traducclo literal de 
Pedro Bosch y Gimpera. Casi a la vcz o poco antes el catedratico de Lengua y Uteratara Giiega de la Uni- 
versidad de Barcelona publico, en esta ciudad, los Himnos homericos mrtidos direcfa y literalmemte al 
castellano. 

363 



SALCEDO-LA LITERATURA^ ESPANOLA^TOMO 7V 

de una admlraclon ferviente. Dlos, al ir creando el mundo, encontraba 
bueno cuanto iba surglendo a su flat dlvino de la nada al ser; Maragall se 
pone en este mlsmo punto de vista del Creador. Tal optimismo ha sido 
tachado de poco cristiaeo por algunos, especialmente considerando su 
poesla Cantico Espiritual, una de las ultimas que compuso y, sin duda, 
de las mas hondamente llricas del Parnaso espanol. Dlez-Canedo dice 
a proposito del Cantico: a Su amor a este mundo, compendio de todos sus 
amores, se exalta en el. Hermosura mayor, su mente de hombre no la 
concibe. Por vez primera se advierte en su poesia un estremecimiento pa- 
recido a la duda. Pero el creyente se sobrepone al fin y espera un naci- 
miento mayor". A su vez Zulueta escribe: "No fue el librepensador, fue el 
poeta, el que en el Cantico Espiritual reniega de la otra vida, y no quiere 
mas cielo que este cielo azul ni otro mundo que este faermoso mundo lleno 
de encantos y de sensuales maravillas*. 

Equivocadisimas juzgamos estas "interpretaciones. Veamos en primer 
lugar la poesia que las ha ocasionado, y para completa claridad inser- 
temosla, no en su original sino en la traduccion castellana de Joaquin 
Montaner: 

CANTO ESPIRITUAL 

Si el mundo es tan hermoso, si se mira, 
Sefior, con vuestra paz en nuestros ojos, 
ique mas nos podr^is dar en otra vida? 

Por esto de los ojos tengo celos, 
y del rostro y el cuerpo que me disteis, 
y el corazon, Senor, que late fuerte 
en 61. . . iy tiemblo tanto ante la muerte! 

^,Con qu6 sentidos mas hareis que vea 
aqueste cielo azul sobre los monies, 
y el mar inmenso, el sol que en todo brilla? 
Dadme ia eterna paz en los sentidos 
y no querr6 mas cielo que este cielo. 

Quien "Parate* 4 no dijo a algun momento 
sino a! que de su muerte lue' ocasion, 
no le entiendo, Seftor; jyo que querria 
parar tantos momentos cada dia 
y eternizarlos en mi corazon. . . ! 
^O es que este *hacer eterno" es destniccion? 
Mas entonces la vida qu6 seria? 
^Fuera sombra no mas del tiempo que huye, 
y del lejos y el cerca la ilusidn, 
y lo cabal del mucho, el poco, exceso, 
porque ya todo es todo, engafiador? 

364 



X- LENGUAS F UTERA TURAS KEGIONALES 

jEs igual! Este mundo, como sea, 
tan diverse y extenso y temporal; 
esta tierra con to do Io que cria, 
es mi patria, Seflor; u no podria 
set tambien una patria celestial? 
Hombre soy y es humana mi tempianza 
por cuanto creer pueda y esperar: 
si aqui mi fe se cifra y mi esperanza 
rne !o tendr^is en culpa mas alia? 

Mas alia veo el cielo y las estreilas 
y aun alii todavla qulero estar: 
si hicisteis cosas a mi ver tan bellas, 
y ojos y sentidos para ellas, 
^por qu6, buscando un como, los cerrar? 
jSi para mi como esto nada cabe! 
Ya se que sols, Sefior; ^donde? jquien sabe. . . ! 
Mirando todo se os parece en mi. . . 
Dejadme, pues, creer que estais aqui. 

Y cuando venga esa hora de temor 
en que pierdan mis ojos moviraiento, 
abridme otros mas grandes, job Sefior!, 
para ver vuestra faz de eterno aumento. 
jSea mi muerte un alto nacimiento! 

ha podido ver el Sr. Zulueta que Maragall renegase de la vida 
futura, y no quisiera mas cielo ni mis mundo que los que aqui vemos? 
e,D6nde el Sr. Diez-Canedo que esta slncerisima y hermosisima poesla 
refleje un estremecimiento de duda? El Cdnfico espirifual es la obra de ua 
catolico ortodoxo y creyente en la vida de ultratumba, el cual no puede 
explicarse o comprender como siendo este mundo tan faermoso, aun lo es 
incomparablemente mas el cielo que su fe le promete para despues de la 
muerte. Lo mismo nos sucede a todos los catollcos: sabemos por la fe que 
hay cielo; no sabemos como es el cielo. Para representarnoslo de algun 
modo hemos de pensar en lo mas bello que hay en el mundo, acumularlo- 
y decirnos: aiin el cielo lo es inucho mas. Sabemos perfectamente que no 
es el cielo como lo fingimos, asi como que en nuestra vida presente, 
unido el espiritu a la materia y en cierto modo dependiendo de ella, pues 
nihtt est in intellectu quod prius non fuerit in sensu es absolutamente im- 
posible que nos lo representemos mejor. 

El amor a la vida, a la belleza del mundo y a los legitimos goces aun 
sensuales que nos ofrece, no es un sentimiento anticristiano* La religion 
solo anatematiza el pecado, que no es la vida sino su corrupcion. Maragall^ 
hombre de moral austerisima, que no amo mas mujer que la suya, nunca 

365 






conf undlo la licencla del vivir con el vivlr mismo, ni las f lores del mal con 
las muy buenas y fragantes que liorecen en el mundo. En este, o en lo que 
este tlene de pure, vela a DIos como lo vieron tantos contemplativos y 
misticos, como debemos verie todos los cristlanos. For eso sentia tan pura 
y profundamente la hermosura de la tierra, y pareclale que pudiera ser el 
centre definitive de las almas; pero, fiel a la ortodoxia, ponia sobre este 
sentir suyo la fe en el mas alia, y pedia al Senor unos ojos mas grandes, 
esto es, un conoclmlento mas perfecto para ver aquella otra Belleza su- 
prema o absolute, de que aqul no podemos tener slno un ligerisimo vis- 
lumbre. 

E) Son muefaos y de indlscutlble valer los panegiristas o encomiado- 
res de Maragall; creemos que cuantos le ban leldo y entendido. Cuentanse 
entre ellos el poeta Jose Pijoan (La Veu de Catalunya, Enero-1912), el ya 
citado P. Miguel de Esplugas, Diego Ruiz, Unamuno que ha escrito varies 
articulos y prometido un libro especial sobre el poeta Catalan, Joaquin 
Montaner, Azorfn, Diez-Canedo, Zulueta, etc. Don Hermenegildo Giner de 
los Rios ha dicho: * . . . aunque se boirase toda su historia, tendria bas~ 
tante Cataluiia para su gloria, inraarcfaitable y perenne, con que no se 
perdieran dos nombres en los fastos de su literatura: Jacinto Verdaguer y 
Juan Maragall* 1 (1). 

A pesar de lo cual, el autor de este libro recorrio en vano todas las 
librerias de Madrid buscando las obras, o siquiera un libro de MaragalL 
En todas oyo a los respectivos libreros: "no tenemos nada, nadie pide aqul 
eso; si usted quiere, lo encargaremos a Barcelona" , Cosa digna de notarse; 
porqiie aunque los castellanos no compren los libros de Maragall, que 
hace la colonia catalana en Madrid, tan numerosa y tan culta? Los monta- 
neses, aun los iletrados, compraban los libros de Pereda. 

77. Primera epoca del teairo Catalan: A) Precedenfes. 
B) <Seraff Pitarra^ . C) Ofros aufores. D) Caracferes gene- 
rales de la primera epoca. A) Al eclipsarse la literatura en ca- 

talan, el teatro no daba en todas las lenguas romances otras muestras de 
vida que los autos Mtiirgicos y pastoriles. En Catalufia los hubo tambien, y 
aun se perpetuaron bajo la dominacion literaria del idioma castellano, 
como una dramatica incipiente, menos que popular, campesina o lugarena, 
siendo durante aquel periodo casi la unica manifestacion escrita de la 



(1) Hisforia critica abreviada de Literatura national y extranjera, antigua y moderna. Barcelo- 
na, 1910. Tercera parte, p%. 15. 

366 



X^LENGUAS Y LITERATURAS 

lengua regional. se representaban las piezas antiguas, o de cuando en 
uando, a largos intervalos, se componla una nueva. En e! xvin, 

Fr. Antonio de San Jeronlmo compuso la Passio y morl de Nostre 
Jesucrist, que alcanzo cierta resonancia. 

A principios del xix, Jose Robreno, comico en el teatro de Santa Craz, 
de Barcelona, escribio y represento varies sainefes, unos bilingiies, como 
Ei Trapense, Lo Hermano Burial, etc.; olros en Catalan, como 
de Catalunya, Lo Jayo de Reus, Sermo en vers y Sermo de la mormoracid. 
Gustaron al publico. Los expositores que siguen a Ixart (1), tratao a Ro- 
breno con acre severidad: de tliteraiio el P. Blanco; "pobrislmas 
dice Antonio J. Bastinos a en que no hay verdadero ingenio, ni apenas 
*!nstinto del teatro, escritas casi en Catalan, teatro bajo y grotesco, burdos 
^sainetes, etc/ (2). Algo mas benevolos se muestran con el arquitecto 
Renart y Ariis, que tambien compuso sainetes a lo Robreno. El cultisimo y 
ecuanime Burgada sostiene, en cambio, que la tecnica sainetesca de Ro- 
breno esta, cuando menos, a la altura de D. Ramon de la Cruz, y que Renart 
no fiie tan escenico como el pero si mas literate (3). 

El mismo distinguido critico afirma que Robreno y Renart fueron dos 
casos aislados y de ningun modo los iniciadores del modemo teafro en 
Catalan. "La prueba esta dice en que carecen de continuadores inme- 
"diatos, y cuando despues de una extensa laguna, aparece Federico Soler, 
^ f el teatro Catalan comienza de nuevo, pero comienza, no por evolucidn, en 
"el punto donde lo habian dejado Robreno y Renart, sino muy por debajo, 
"como si no existieran precedentes. De El sarau de la Pafacada a La buti* 
"farm de la llibertatva, de arriba a bajo, inmensa dlstancia: la "gatada* de 
*SoIer no ha tenido generacion, es completamente primitiva, y artistica- 
"mente, representa un ba]6n colosal respecto del sainete de Robreno. 

" En Soler observamos ya las caracteristicas de to da obra evolutive. 
44 Vemos a este autor ascender en sus producciones, perfeccionarse, y llenar 
epoca. Hasta la aparicion de Guimera, Soler es todo el teatro cata- 



(1) Teafro cat aid: Ensaig historich-critich, por Jose Ixart, premiado en los Juegos Florales de Bar- 
celona (1879). Nacio Ixart en Tarragona (lO-Septiembre-1852). Muri6 (25-Mayo-1895). Buen poeta catalto, 
como acredita su poesla Papallones, incluida en Les Cent millors poesies de la LUngna Catalana, autoi 
de preciosos cuentos y novelas cortas, escritot castellano de los que desmienten la especie de no poder los 
catalanes escribir correcta y literariamente en la lengua de Castilla, ejercio Ixart en Barcelona una verdadeia 
dictadura como critico de bellas letras y bellas artes (La Vanguardia y otros periodicos), semejante a la de 
Revilla en Madrid, si bien el se parecia mas a Ciarin. Publicaba anualmente sus criticas coleccionadas con e! 
titulo de El ano pasado. 'Mas atento Menendez Peiayo a lo pasado que a lo presence, Ixart era sin dispute, 
el primer critico espafiol contemporaneo". (Salvador Canals: El ano teatral, 1895-98). Maragall consagro a la 
muerte de Ixart (Junio-1895) un precioso articulo (Bscrits en prosa, II). En la Btblioteca Art e y Letras pubiico 
Ixart: Fortuny: Ensayo biogrdfico-Grttico, 1882. Es Ixart de los autores a que sentimos de veras no poder 
dedicar mas amplio espacio en este libro. 

(2) Arte dramdtico espafiol contempordneo. Bosquqjo de aufores y artistas. Barcelona, 1914 

(3) De teatro cataldn. En el Diario de Barcelona. Febrero-1914. 

367 



SALCEDO ~ LA LITERATURA^ ESPANOLA^ ~ TOMO IV 

"Ian. Este ofrece dos etapas principals, simbollzadas en ios dos nombres: 
"Soler y Guimera. El primero sabe responder a Ios gustos de su pals y 
"de la epoca en que vlvio, y hay que glorifi carle por esto y por haber 
"sido el inlciador, no de una manifestation aislada, como sus predeceso- 
a res, sino de la personalidad Mstorlca del teatro Catalan. El segundo ha 
*vlsto mas alia en el tlempo y ha traspasado las fronteras, y por ello su 
"gloria es mundial. 

"Alrededor de estos dramaturges han brIIIado otros entre Ios que 
"descuella Rusiiiol por su orlginalldad y moderaismo que nos ban ofre- 
"cldo multiples aspectos de la dramaturgia, unas veces personal y otras de 
"imltaciOD, pero solo como tentatlvas no bien orientadas, a pesar de haber 
"producldo algunas obras maestras. Demasiadas tentativas, que han ener- 
"vado al piiblico y le han hecho desviar, con injusto desden, la atencion 
"hacia otros espectaculos". 

B) Federico Soler, mas conocido por el seudonimo de Serafi Pitarra 
con que firmo sus prlmeras producciones, nacio en Barcelona (9-Octu- 
bre-1839), Murlo (4-Julio-1895). Huerfano de padre a Ios nueve afios de 
edad, hubo de abandonar Ios estudios de segunda ensenanza que habia 
ya comenzado, por el oficlo de relojero, y ejercialo modestamente en la 
calle de Escudillers, cuando la guerra de Africa, de gran resonancla en 
Cataluna por haber sldo el general Prim su heroe mas popular y por las 
hazanas de Ios voluntaries cafalanes a las ordenes de aquel caudillo, de- 
termino la representacion de algunas piezas teatrales de circunstancias en 
Catalan que agradaron al piiblico, como Ios apropositos de D. Jose A. Fe- 
rrer y Fernandez: Al Africa minyons, Ja hi van al Africa, Minyons, Ja 
toman, etc. Soler, o excitado por esta ocasion o aprovechandola, se lanzo 
al teatro con Ios disparates, o astracanadas que diriamos hoy, La butifarra 
de la llibertat y Las pildoras de Holloway, a que siguieron otras y otras, 
calificadas por el todas ellas de singlots poeticos (hipos). El 24 de Febrero 
de 1864 tuvx) un gran exito con La esquela de la Torratxa, gatada en dos 
actos, y en versa y en Catalan del que ahora se habia, pieza que no es slno 
la parodia de La campana de la Almudayna (1). En pos de esta gatada 
fueron las parodias de El Tromdor (Lo Cantado), de Venganza catalana 



(1) Drama historic del mallorquln D. Juan Palou y Coll, uno de ios may ores ^xitos teatrales del 
agio XIX. Su argument se basa en supnestos hechos acaecidos en las turbulencias civiles de Mallorca 
durante el reinado de Pedro IV de Aragon. El confiicto dramatico viene a ser el mismo que el de Guzman 
el Bueno: un cabaliero apellidado Centelias se ve en el grandisimo apuro de o dejar que maten a su Mjo o 
laltar &. a su palafora y a Ios deberes de su cargo. En toda Espaita fue representado muchas veces y quedo 
largo tiempo de repertorio. Soler aprovech6 esta popalaridad para su parodia, cuyo titulo traducido al caste- 
llano significa La esquila de la azotea. Palou compuso ademas La espada y el laud, de que es protagonista 
Ausias March, En las Obras crificas & Uferarias de GuiUermo Forteza CPalma de Mallorca, 1882) hay estu- 
dios cxiticos de ambos dramas de Paiou, obras a la verdad de merito, aunque actualmente pasadas de moda 

368 



t F LITERATURAS_ 

(La Venjasa de la Tana), de Flor de an dia (Ous del dia), etc., etc. 
Pitarra se faizo amo y senor del publico, a fuerza de disparates y groserias 
segiin los cultos, a pesar de eso y por condiclones indudables de ftierza dra- 
matica y habilidad para Ilegar al pueblo, segiin los discretes. Don Francisco 
Pelayo Briz trono contra el populacherlsmo triunfante del poetastro. Don 
Antonio Bofarull, presldiendo los Juegos Floral es de 1865, protesto indlgna- 
do contra la burda y juglaresca literatura que cautivaba al piiblico Catalan* 

Soler se pico, y en la villa de Hostalrich compuso Las Joyas de la 
Roser, drama sentimental estrenado el 6 de Abril de 1866 para inaugtirar 
el Teatro Catala del Odeon, y que arranco a los espectadores tantas lagri- 
mas como risas habian provocado las gatadas. Y ya no descanso nunca de 
lanzar al teatro nuevas obras dramaticas: con todos ios generos se atrevia, 
y, por lo menos, faasta 1888 tuvo siempre al piiblico de su parte, aunque 
siempre tambien enfrente a los de paladar literario refinado y exquisite. 
Era catalanista liberal, del gnipo de Balaguer, y en la oposlcion revolucio- 
naria provocada por el absurdo decreto de Gonzalez Bravo prohibiendo 
escribir en Catalan, mientras D. Victor componia luribundas canciones 
anticastellanas, Pitarra daba irremisiblemente en sus dramas el papel de 
traidor a un castellano. De su ignorancia religiosa e irreverencia dan tes* 
timonio su poema escenico Judas de Kerioth (1889) y su drama sacro 
Jesus (1894). 

"Su fecundidad dice Salvador Canals puede emparentarse con 
la de Lope de Vega, y es desde luego superior a la de todos los autores 
contemporaneos. Pitarra dejo 104 obras dramaticas con unos 300 actos, 
ademas de siete u ocho tomos de versos y no pocos trabajos disperses al 
azar en los periodicos que se disputaron su inspiration*. Y expllca su in- 
menso exito de este modo: " . . . Pitarra tenia lo que faabla menester en su 
catalanismo vigoroso, y lo que no hubieia hecho, por no ilegar a la entrafia 
del pueblo, un gran lirico ni un irreprochable artista, hizolo aquel genio 
exuberante no bastardeado por el estudio, Catalan genuine en ei corazon 
que sentia, en la imagination que obraba y en la lengua que rezaban sus 
labios. No solo en los dramas en que eran catalanes personajes, costum- 
bres y ambiente, Catalan el pensamiento austero, catalana la palabra justa; 
tambien en aquella misma Esquella, parodia de una obra castellana, como 
todas las gatadas base de su reputacion, es Catalan el humorismo, cata- 
lana la satira noble, Catalan el chiste rudo y a veces grosero. . . Ese fue el 
caracter de Soler, el que le llevd de su chiribitil de relojero a la escena 
popular, y por esto triunfo" (1). 



(1) El Afio teat ral, 1895-96. 

369 

SALCEDO. La Literatura Espafiola. Tomo 



SALCEDO - LA UTBKATURA^ ESPMOLA^TOMO__JV 

Aunque muchas veces refiido, su triunfo fue completo. En los Juegos 
Florales de Barcelona faabla sido, como ya se ha dicfao, solemnemente 
anatematlzado, y el, en sus gatadas, se burio mil veces de los Juegos Flo- 
rales. Acudio a los Juegos de 1875, y de una vez se gano doce premios, 
entre elios los ties ordinarlos que le valieron el diploma de maestro en 
gay saber. Premio la AcademiaEspafiola su drama Batalla de reinas (1888), 
y aunque algunos murmuraron en Barcelona de que hubiera aceptado el ga~ 
lardon de una acadeniia que tiene por fin el mayor esplendor de la lengua 
castellana, y otros, en Madrid y en todas partes, vieron evidente despropor- 
cion entre el premio y la obra premiada, quedo entonces consagrada la espe- 
cie de que su produccion copiosa, considerada en conjunto, refleja, mejor que 
otra ninguna, al pueblo Catalan, y que el es el literate Catalan por excelencia. 
Por iniciativa del Centre Catald fue honrado Soler, 1887, con el sin- 
gular homenaje de colocar una lapida en la casa de Hostalrich, donde 
compuso Las Joy as de la Roser. Y el 28 de Septiembre de 1897 poniase, 
frente al Teatro Principal de Barcelona, la primera piedra del monumento 
conmemorativo de su gloria; la estatua de Serafi Pitarra, inaugurada el 26 
de Diciembre de 1906, es una de las bellas obras de Querol, y, por tanto, 
de las buenas de nuestro arte contemporaneo. 

C) No consienten las proporciones de este libro sino una rapidisima 
referencia de algunos de los autores pertenecientes al ciclo representado 
por Soler. Citaremos a Eduardo Vldal de Valenciano (de Villafranca del 
Panades, 1838-1899), autor de la zarzuela Qui tot ho vol, tot ho pert (1859); 
de las comedias A boca tancada y Tal hi va qui no s'ho crea (1864); del 
drama Tal fards, tal pwbards, estrenado y aplaudido en el teatro Principal 
de Barcelona (4~Abril-1865), esto es, un aiio antes que Las Joyas de la 
Roser; del drama Paraula es paraula (1868), escrito para desafiar y contra- 
venir la prohibicion del Catalan por Gonzalez Bravo, etc. Semejante a 
Soler, lo vencio este por su fecnndidad. 

Francisco de S. Vldal (de Villanueva y Geltni, 1819-1878) acreditose 
con la comedia Una noya com un sol (1861) y con La malvasia de Sitjes, 
que fue de repertorio mucho tiempo. El popularisimo Camprodon nacio 
en Vich (1816) y raurio en la Habana siendo administrador de Loterias 
(1869) , tan conocido como autor castellano por Laflorde un dia (1851) 
y por sus libretos de zarzuela (Marina, Los diamantes de la corona, El 
domino azul f etc.), cultivo la lirica en Catalan Recorts de Finfantesa y 
Recorts t estan induldas en Les cent mlllors poesies de la llengua catala- 
na y dio al teatro dos piezas muy aplaudidas: La Teta gallinaire (1865) 
y La tornada d'en Tito (1867). Bastinos califica esta ultima de donosa y de 
moral relativa. 

370 



X^LENGUAS Y 



Jose Maria Arndu (de Areyns de Mar, 1832-1913) did al de 

1864 a 1880, tina serie de piezas en que son de notar el de! 

y de los caracteres. En La pubilla del Valtes, que alcanzo mas de 200 re- 
presentaclones, vese el contraste entre la presumida y coquetuela 
barcelonesa y la criada en el campo, todo ingenuf dad y candor. 
como Pereda, como Benavente en Al natural, y corao Gabriel y Galan, era 
un aldeofilo convencldo. El juez Eduardo Aules (de Barcelona, 1839-1913) 
foe tan fecundo en la production de piezas catalanas que Pitarra dijo de el: 
cuando se agoten todos los asuntos teatrales, Aules los encoatrara 
en abundancia. Francisco Pelayo Briz colaboro con Soler en la Tats (1878) 
y escribio solo varias piezas y dos dramas muy medianos* Ferrer 

y Codina, autor del drama las reliquias de ana mare de Otger 

{1885), traducido al castellano por Marcos Zapata, y de multitud de produo 
clones teatrales de todas clases, algunas muy aplaudidas, es ahora muy 
discutido, por suponersele plaglario de obras nacionales y extranjeras, 
Francisco de Asis Ubach y Vinyeta (de Barcelona, 1842-1913), a pesar de 
$11 prosaica ocupaclon de tenedor de libros en una fabrica, donde entro de 
merltorio y acabo en gerente, consiguld, como poeta, 350 premios en cer- 
tamenes y Juegos Florales; mestre en gay saber (1874), colaboro en La 
Barretina, Lo Gay Saber y La Renaixensa, fue academico de Buenas Le- 
tras y correspondiente de la Historia, presldente del Centro excursionist^ 
fundador de Lajove Catalunya (1); como dramatico, son notables su pri- 
mera obra, Honra, patria y amor (1867), varies dramas historicos y los dos 
de tesis jurldica: Uultima pena, contra la de muerte, y Los Hereus (1863), 
contra esta institucion del Derecho foraL Termlnaremos esta incompleta 
resena citando a Jose Feliti y Codina nacio en Barcelona (1847) y raurio 
en Madrid (1897) , el cual, antes de ocopar tan elevado y glorioso puesto 
en el teatro castellano con La Dolores, Maria del Carmen y Mlel de la Al- 
carria, fue en Catalan poeta festivo y satirico, colaborador de la Pubilla, 
Lo Nanci y Lo tros de paper, escribio dos novelas sacadas de obras esce- 
nicas de Pitarra (La Dida y Lo rector de Vallfogona), hizo con el mismo 
Soler una comedia, La filla del marxant, y dio al teatro (de 1875 a 1882) 
varias obras originales de distintos generos. 

D) Las notas caracteristicas generales de toda esta primera faz del tea- 
tro Catalan son: l. a Los argumentos y los personajes son siempre catalanes; 
los pocos forasteros, castellanos por lo comiin, que aparecen en estas pie- 



(1) Existid esta sociedad de 1870 a 1874, y su origen fug un grupo de iiteratos jdvenes que con Ubw* 
paseaban por los portales de la Plaza ReaL Semejante al Pamasillo, de Madrid, tuvo su centro tfe reunite 
en el Caf6 de Francia y despues en el Suizo. 

371 



SALCEDO'LA LITERATURA ESPAftOLA^TOMO JV 

zas teatrales son para representar los papeles odlosos o ridiculos. 2. a Los 
argumentos son, invariablemente, o sacados o inspirados en la Mstoria de 
Cataluna (dramas romanticos), o pinturas de las costumbres populates, pre- 
firlendo las de aldea. Estas costumbres aldeanas se preseetan unas veces 
satiricamente, pero con satira en el fondo benevola, para hacer relr a costa 
de las ridlculeces inherentes a la vida faumana en todos sus medios, y no 
con un Intento trascendental de crftica y destruction; otras veces ideallzan- 
dolas. En La Casa Payral, de Ferrer y Codina, aconsejase al campesino que 
no haga senores a sus hijos si quiere que honren a lafamilia. 3. a Los auto- 
res no se preocupan de la depuracion del Idloma Catalan, ya por el estudio 
de los textos claslcos, ya de las leyes lingilistlcas a cuyo conoclmlento son 
extranos, sino de rellejar con exactltud el faabla popular. 4. a Catalanistas 
fervientes estos mismos autores, no son, sin embargo, Integros o sistemati- 
cos, y asi, por ejemplo, no tienen reparo en combatir la institution del 
Hereu, aunque jurisconsultos y sociologos la consideren como una de las 
fundamentales de la prosperldad del Principado. Ya hemos visto que 
Ubacfa escrlblo Los Hereus en un sentido de acerba critlca, y en muchas- 
plezas el hereu es siempre un personaje antipatico. 

Ixart, en su citado estudio de 1879, pronosticaba muerte por agota- 
miento al teatro cataMn si no rompia sus moldes, y se orientaba resuelta* 
mente hacla las mas amplias concepciones del teatro moderno. 

78. Segunda epoca: A) Quimera como poets Ifrico. 
B) Sus tragedies* C) Sus dramas contemporaneos. D) Otros 
autores (RusinoL Mestres, Igleslas). A) En Santa Cruz de Te- 

nerife (1847) vino a este mundo D. Angel Guimera. Muy pronto fue con 
su padre, que era Catalan, a Vendrell (Tarragona), y en su juventud entro a 
colaborar en La Renaixensa, revista cuyo primer mimero aparecio en L de 
Febrero de 1871, y que, diez anos despues, elmismo Guimera, como direc- 
tor de ella, convirti6 en diario. Pocos aventajaran a Guimera en fervoroso 
e intransigente catalanismo. Leon Pagano dijo a este proposito algunas- 
cosas terribles que escandalizarian a quien no sepa de cuantas enormida- 
des de frase somos capaces los espanoles de todas las provincias del reino> 
cuando nos proponemos agotar la energia en la expresion de nuestras 
convicciones y sentimientos. En su faoja de servicios como catalanista f igu- 
ran dos discursos resonantes: uno, el leido como presidente del Ateneo 
Barcelones sobre La llengua catalana, por haber sido el primero que se 
dijo alii en el idioma regional contra la tradicion y costumbres de la Casa; 
otro, el pronunciado presidiendo los Juegos Florales de 1889, en que fran- 

372 



X~LENGUAS tt F UTERATURAS 

camente abogo por el mas ampllo regimen autonomlco, sosteniendo las 
conclusiones que fueron luego acuerdos de la junta o asamblea de 
Manresa. 

Sus primeros versos aparecleron en La Renaixensa, En !os 
Florales de 1875 dieronle accesit por la poesia Indibil y MandonL En los 
tres anos sigulentes los premios necesarios para ser mesfre en gaj/ 
En 1887 aparecio el libro: Poesies de Angel Gulmerd (1870-1887), ab un 
prolech de Joseph /jca/i, llustradas porj. LI Pelllcer y A. Fabres. 
dez Pelayo escribio a Guimera: 

"Escribo a listed despues de una iectura muy detenida de su magnlflco 
^tomo de Poesias, y deslumbrado aiin por la Impreslon de tantas 
*como en sus paginas se suceden. Hacia anos que nlngiin libro me prodit- 
*cia un efecto semejante. Yo no tengo autorldad nl credito para 
*aqui otra cosa que mi impresion personal; pero lo que de ella deduzco es, 
* que no ya Cataluna, sino Espaiia entera, cuenta desde hoy con un 
*poeta mas, a quien ni siquiera perjudica lo poco divulgado de la 
*en que escribe. Sobre todo, me asombra en la dicclon poetica de 
fi tan maravlllosa fuerza plastica con que sabe dar bulto, realce y color a 
41 todo lo que describe, ya pertenezca al mundo de la realidad sensible, ya 
*al de los caprichos fantastlcos. La poesia de usted es imagen siempre, y 
"*como imagen vive de un modo mas energico y distinto que aque! con que 
"suelen vivir las creaciones poeticas, mas o menos penetradas siempre por 
*un elemento social y abstracto. Lo que usted nos pone delante de los 
^ojbs, por excentrico y por imposible que sea, lo vemos, lo palpamos y lo 
"sentiraos inmediatamente. Yo no creo nl sostengo que esta sea la linica 
"poesia, pero esta la ha alcanzado usted completamente sin distincidn de 
"asuntos, ora pinte escenas de la antigiiedad clasica^ como en Indibil y 
*Mandonio y en Cleopatra; ora rasgos biblicos, como en Jael 9 en David y 
"en Maria de Magdala; ora cuadros de la edad media, como en el incom- 
parable y sublime Ano mil; ora emociones propias de las mas dificiles de 
"trasladar al papel, y de las que en manos de otro cualquier artista menos 
"sincero y menos amante de la naturalidad perfecta, no podrian escribirse 
u sin que la retorica las profanase. No voy a enumerar todas las bellezas 
"que encuentro en el libro de usted, que es en gran parte una serie de 
"obras maestras, a las cuales ira dando su justo valor el tiempo, que abate 
*lo mediano y dignifica lo grande. 

"Tampoco me detendre en hacer ciertas objeciones que usted, si me 
"conoce, comprendera facilmente que ban debido ocurrirseme, ya sobre el 
"catalanismo un tanto feroz y militante de algunas rarisimas composicio- 
"nes, entre las cuales no contare por cierto Lo cap d'en Joseph Mora* 

373 



SALCEDO- LA LITERATURA ESPANOLA : TOMO IV 

*gas (1), que es belllsima, que es una de las perlas del tomo, y que en 
u medic de su energla selvatica y tremenda, no traspasa !os limites del 
"recto, aunque durtsimo juicio que la Historia ha formulado ya sobre 
"aquellos acontecimientos y sobre el triste monarca que abrlo entre nos- 

"otros el siglo xvin; ya sobre el sentido rellgloso de algunas composlcio- 
*nes, en lo ciial tampoco insistire, porque esta atenuado por el de otros 

*muy pnros y porque ademas serla rigor excesivo juzgar con un criterio 
"estrictamente teologico vagas aspiraciones poeticas. No extranara listed 
"tampoco que faaga ciertas reservas (estas ya enteramente literarias) sobre 
*el humorismo patibulario de algunas composiciones, especialmente la 
*confesion del verdugo, en la cual, como en otras, se nota cierto amor 
*desmesurado a la antltesis (estilo Victor Hugo) que algunas veces con- 
*duce a lo sublime, pero que puede dar tambien en lo comico. 

^Todo esto es secundario y de ningiin modo puede obscurecer ni por 
a un momenta las resistentes e inmortales bellezas del libro, que, a mi en- 
gender, quedara como una de las ms brillantes pruebas de que nuestra 
*edad no era tan prosaica como algunos se la imaginan" (2). 

Nada es menester afiadir al juicio de Menendez Pelayo. Para mejor 
conocimiento de los lectores diremos, sin embargo, que la inspiration de 
las poesias de Guimera es vigorosisima y grandiosa; pero vaga, indeter- 
minada, con la confusion de las imagenes en la pesadilla o en la fiebre, y 
tendiendo siempre al dolor y a la muerte. "La muerte escribe Leon Pa- 
gano domina en todo el libro, y la palabra mas usada en el, como en los 
Poemas bdrbaros de Leconte de Lisle, es la palabra negro*. Si quiere can- 
tar a Catatuna, no evoca sus dias gloriosos y risueiios, sino que pinta con 
muy obscurecidos colores y refinamiento de craeldad sus desastres y los 
sufrimientos de sus heroes. Sus efusiones Iiricas son amarguisimas; la fell- 
cidad no es mas que un recuerdo; el presente es la casa paterna solitaria y 
abandonada, el corazon sin ilusiones, la mujer amada en brazos de otro 
hombre a quien llama tiernamente su esposo. 

El P. Blanco Garcia, comentando las frases con que Cleopatra excita 
a Marco Antonio a suicidarse ambos: 

Morim! Los cors que veneer no saberen 
Ilensem del pit, y unint las fredas bocas 
si al bes primer la terra nos partirem 
partimse avuy Fimperi de las ombras!, 



(1) Es la desoipdon del soplicio y muerte bajo el gobiemo de Felipe V de tmo de los catalanes par* 

Hdarios y defensores del ArcMdtique en la gnerra de suceslon. 

(2) Esta carta estd publicada, segiin dice Leon Pagano, por piimera vez en d tomo I de A traute de 

la Bspafla Utemria (pag. 1 y slguiente). 

374 



JiT :H LjWGUASjrjLITERA TURAS 

dice: "El impede de las sombras es cabalmente donde ejerce Gulmer^ 
supremo dominio. . . donde sus fosforescentes ojos de iluminado sorpree- 
den los misterios de la muerte, animan el polvo de los sepulcros y acom- 
paiian en su mudo y silencioso viaje por la tierra a los fantasmas que en- 
gendran la fatalidad y la superstition 44 . 

Es, ciertamente, una poesla legitima dentro del arte esta de las lugu- 
bres fantasmagorfas, y admirable este desbordamiento de la imaglnacidn 
que sugestiona a los lectores; pero, a nuestro juicio, es por lo mismo una 
poesla malsana y capaz de producir en las personas de temperamento 
nervioso y delicado, en los propensos a las divagaciones imaginativas, 
especialmente en las mujeres y en los niios, verdaderas enfermedades 
mentales. 

Si la examinamos a la luz de la doctrina de Nietzsche (vease pag. 9), 
tan llevada y traida como mal interpretada por algunos, faabremos de con- 
cluir que es un invalor; porque lejos de estimular a la voluntad para la 
action de la vida, la enerva, disipa y destruye. Los cantos epicos de Ver- 
daguer, no solo serenan el animo y lo apartan del monotono y latigoso pro- 
salsmo del vivir ordinario, sino que lo excitan e impulsan a la realization 
de grandes empresas. Los cantos de Guimera, por lo contrario, infunden 
terrores iniitiles, pueblan nuestro mundo interior de fantasmas Mgubres y 
nos ponen en el camino del manicomio. Y al manicomio es triste cosa ir, 
aunque sea de la mano de un gran poeta que nos vaya entreteniendo y 
encantando con la magia de sus versos. 

B) Mucho antes de la publication del tomo de Poesias, pero cuandc 
ya eran conocidas la mayoriadeellas, y Guimera tenla muy bien asentada 
su justa fama de poeta, y era el Idolo de los cenaculos literarios de Barce- 
lona, en 1879, sorprendio el director de La Renatxensa a sus amigos con 
la noticia de que habia compuesto una tragedia. Fue un acontecimiento. A 
Ixart ocurriose la idea de no encomendar la obra a los actores de profe 
sion, sino representarla por entusiastas aficionados. Asi fue estrenada Gah 
Placidia en el Teatro de Santa Cruz despues de mas de un mes de ensayoi 
en casa del medico Blanch y Presa y en el Teatro del Olimpo: el arquitectc 
Vilaseca hizo de Ataulfo, Ixart de Sigerico, Blanch de Vernulfo, y asl fueroi 
repartidos los papeles entre literatos y amateurs de la literatura. Del pape 
de Gala Placidia encargose dona Carlota Mena de Tutau. El exito fue ex 
traordinariamente favorable. Gala Placidia, la infortunada reina y empera 
triz que corrio tantas e incongruentes aventuras faasta el punto de no pa 
recer su biografia historia ni poema sino una novela de folletin, en la tra 
gedia de Guimera corre la de enamorarse, estando casada con Ataulfo, d 
un tal Vernulfo. Algunos encuentran en esta obra de Guimer& infensida 

375 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

y matices shakespirianos. Nosotros creemos que a Shakespeare nunca se 
faubiese ocurrido hacer declr a Ataulio a su esposa: 

iRelna mia! Y tii rae perdonas. . . ei ser godo? 

Porque nos figuramos que Ataulfo esiaria muy ancho y orondo con ser 
godo, y no le pasaria por las mlentes que tiadle tuviera que perdonarie eso. 
Lo cual no signif ica que desconozcamos ei vigor teatral de esta obra de Gui~ 
mera, como de casi todas las suyas. Lo que, a su vez, tampoco se opone a 
que la tragedia sea convencional* declamatoria y repleta de grandllocuentes 
dlscreteos: todo lo contrario a la rigida y exceslva sobriedad caracteristica 
de las producclones del autor ea su segunda epoca. 

En 1880 presento Guimer^ otra tragedia Judith de Welp a los 
Juegos Florales para optar al premlo ofrecido a la mefor tragedia catalana. 
El Jurado, compuesto en su mayorla de amigos intlmos del autor, no falzo 
caso de Judith slno que otorgo el galardon a la obra de Ubach y VInyeta, 
tltulada Almodis* Los Incondlclonales de Gulmera, que eran la flor y nata 
del catalanismo llterario s Indignaronse, y resolvieron estrenar Judith de 
Welp por el mlsmo procedlmiento que se habia hecho con Gala Placidia; 
hicteronlo, aunque no en teatro piiblico, sino en la casa de los hermanos 
Domenech y Muataner, en Canet de Mar s representandola Ixart, Eduardo 
Toda, Blanch y otros amigos; Agustin Querol salio en la escena final, ves- 
tido de monje benedictlno, alumbrando con una antorcha el clerre del se- 
pulcro del emperador (1). Aslstio toda la Intelectualidad catalanlsta, y Fe- 
derlco Soler dlstingulose por el entusiasmo y los aplausos, Don Melchor de 
Palau y D. Manuel Mata y Maneja pusleronse desde luego a traduclr la 
obra al castellano. El piiblico barcelones no la vlo en las tablas faasta el 22 
de Enero de 1884, en que fue estrenada en el Teatre Catald. 

Judith de Welp, nombre de la segunda esposa de Ludovico PIo, es ya 
Mstoricamente uno de esos personajes lugubres que brillan con siniestra 
luz entre los barbaros horrores de la primera edad media. Guimera, para 
qulen lo horrible nunca es bastante, acumulo sobre la lejana figura histo- 
rica y leyendaria tan enormes maldades que son realmente para espantar 
a cualquiera: hermanos que incestuosamente se aman, hijo que mata a su 
padre con la circunstancla de que, despues de haberle herido con su puiial, 
como el moribundo gritase fhljo!, [hijo!, lo ahoga entre sus brazos para 



(1) "Por coincidendia singular, veintislete afios despnes era Querol amortajado en Madrid con los 
mismos Mbitos al fallecer en 1910*. Arturo Masiiera: DC mi rebotica, coleccion de predosos articulos anec- 
dofic^s piiblicados en La VamgtianMa |1914). Estas noticias y las dernas anecdottcas referentes a las dos 
primeras tragedias de Guimeia estan tomadas de! articiilo XI (7-Junlo). 

376 



X : LENGUAS u Y LITERATURAS REGIONALES 

que los magnates no oigan aquellas voces. En Madrid estreaose la traduc- 
cion de Judith, cuando el publico estaba ya un poco faarto de los espeluz- 
nantes dramones de Ecfaegaray, y fue protestada la obra. En Barcelona se 
incomodaron, tomando la protesta no contra los Infames personajes y sus 
barbaros crimenes, sino contra el autor catalanista partidario del mas am- 
plio regimen autonomico, y tributaron a Guimera un estruendoso ho* 
menaje con motivo de otra representation de Judith en aquella ciudad 
<7-May<M892). 

El terrible poeta siguio dando tragedlas, todas pavorosas, iodas con 
indiscutible e indiscutida fuerza teatral: Lo fill del Key (1886), Mar y 
Ce/(1888), Rey y Monjo La Boja (1891), L'antma morta (1892). La 

mas famosa es Mar y Cel, que tuvo Inmenso exito en Madrid (Novlem- 
bre-1891) traducida por Enrique Caspar y representada por RIcardo Calvo 
en el Teatro Espanol: es un drama romantico basado en un supuesto epi- 
sodlo de las plraterias argelinas en el Mediterraneo. Blanca, la doncella 
crlstlana de exaltado mistlcismo, que se sentia con vocacion al estado re- 
iigloso, cae en poder de Said, un moro tan gallardo y tan bueno como el 
Malekh-Adel de Mad. Cottin. Said no era bueno sino en el fondo, pues sobre 
su natural generoso habiase fijado el esplritu de venganza excitado por 
el abominable crimen de que fueran vlctimas sus padres. No es poslble 
extractar en dos lineas el argumento: baste declr que la evolucion de las 
paslones en esta obra revela un profundo estudio o una genial adivina- 
lon de la fauraana psicologla, y que la habilldad del dramaturgo esta a la 
altura de la fuerza sugestiva del poeta. 

C) Dos piezas comicas La sala d'espera y la Baldirona fueron 
intercaladas por Guimera en la serie de sus hermosas y terribles tragedias; 
y desde 1893 cambio el autor de rumbo, prefiriendo a los argumentos his- 
toricos y leyendarios los sacados de las miserias y lucfaas contemporaneas, 
Yempezaron en dlcfao aiio los atentados anarquistas en Barcelona: la bomba 
tirada por Pallas. a los pies del caballo de Martinez Campos que volvfa de 
una revista militar; la que arrojo Santiago Salvador desde el paraiso del 
Liceo causando la muerte de 18 personas y muchisimos heridos. A los 
pocos dias de esta espantosa tragedia de la realidad, estreno Guimera La 
festa del blat, eh que el faeroe es un anarquista que faabia tirado una bomba; 
el piiblico, justamente indlgnado con lo que acababa de suceder, protests 
ruidosamente. La funcion fue una batalla. El autor sostuvo la obra en los 
caiteles. Leon Pagano asegura que llego a imponeria; lo cierto es que no 
ha quedado de repertorio La festa del blat (I). 

(1) Leon Pagano con Teresa Rasi la tradujo al italiano, y fu6 representada en ei Teatm Dramdtico 
National, de Roma; segun Pagano, con extraordinario exito, 

377 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPANOLA : TOMQ IV 

Los principales dramas de esta tendencia son: En poluora, Maria Rosa* 
Tlerra baja, Jems de Nazareth, Mosen Janot, de terra, Aygua que 

cone, La Miralta, La pecadora, Jesus que vuelue* Muestrase Gulmera en 
todas ellas tan poeta, tan exaltadamente romdntico, tan habll en el manejo- 
de los recursos y efectos teatrales s tan amigo de lo liigubre y sombrio, de 
aterrar a los espectadores y de estropear la digestion a los burgueses, coma 
' en sus tragedias, y a la vez racioaalista y anarquista sentimental. Ya siem- 
pre por ei camlno que separa el campo del teatro psicoldgico, de bien tra- 
zados y vigorosos caracteres, de logica en el proceso de las pasiones*. 

moBstraosas muchas veces, y de la accion sobrla 
y artlsticamente desarrollada, y el campo del me- 
' . lo drama ilogico y espeluznante; el autor entra en 

ambos alternatlva o simultaneamente, y es co- 
mfin que en sus mas felices momentos de gran 
tragico reeiba salpicaduras de melodramatico, asi ' 
como que en sus peores caidas al melodrama ilu- 
minelo un rayo siquiera de la poesia grande o ver- 
dadera. 

Marta Rosa, que tradujo al castellano Echega*- 
ray, tiene un primer acto magnifico, y, como jus- 
tamente observ6 D. Eduardo Bustillo (1), se me- 
lodramatlza luego, aun manteniendo en tension 
hasta el final, si no la emoclon estetica, los ner- 
vlos del espectador. En Tierra baja el confllcto y 
la catdstrole son realmente grandlosos y hoadamente dramaticos; pero su 
preparadidn es artificial o coa despredo de todos los canones de la vero- 
simiiitud literaria. 

El 23 de Mayo de 1909 tributose a Quimera en Barcelona un ostentoso* 
homenaje popular. Para la fama del poeta, no ya en Cataluna, sino en 
toda Espana, y aun fuera de ella, innecesario. Guimera es de los suprema- 
mente consagrados. A pesar de los reparos que podamos poner a su obra 
los catdlicos, los conservadores y los que gustamos en arte de las emocio- 
nes apatibles y suaves (2). 

D) De lamentar - repltamoslo una vez mas es que los Hmltes en 
que debemos encerrar nuestro libro, no nos consientan sino la rapida cita 
de algunos de los autores correspondientes a la segunda etapa del teatn> 




(1) Campafias f ea f rales fCHtica drcundtica), Madrid, 1001. 

(2) Vtese sobre el homenaje el arficulo Angel Gulmer^ de Francos Rodriguez, en El Teatro en 
fomo //, afto 1909. A proposito del estreno de Las moajas de Sanf'Aym&n, en Barcelona, tiene- 

Salvador Canals un bnen estndlo sobre Angel Guimer&> en El afto foatredf 1^^-Sfi, 

378- 



X-LENGUAS F LITBRATURAS i < REGION ALES 

Catalan. Nombremos en primer lugar a Santiago Rusifiol (nacio en Barce- 
lona, 1861), que, como Guimera, se ha abierto de par en par las puertas del 
teatro castellano, siendo tan aplaudldo en castellano por las gallardas tra- 
ducciones de Gregorio Martinez Sierra, como por sus originales en Catalan. 
El mismo Rusliiol hublese podido traducir sus obras o escribirias en nuestra 
lengua, pues la domina como acredltan sus fmpresiones de uiaje y de la 
vida en Paris, publicadas en La Vanguardia. Con su maravllloso plncel 
tenia ya conqulstada a toda Espana, cuando la ha vuelto a conquistar con 
la pluma. Tlene en su hoja de servlclos preciosos libros: Anant pel man, 
Oracions, Fulls de la uida, El poble gris, El jardin abandonat En 
empezo su carrera de autor dramatico con su aplaudidfsimo monologo 
Uhome de la orga, y han seguldo: Llibertat, L'hereu escampa, La bona 
gent, La mare, Uheroe, Los Jocks Florals de Camprosa, La intelectual, La 
lletja, El pati blau, Els savis de Vilatrista, El Redentor. Las mas sonadas 
de su repertorlo son: La alegria que pasa y El mistico. La primera perte- 
nece, y quizas sea Iniciadora de un grupo de comedias espafiolas en que 
flguran obras de tanto valer como El genio alegre, de los Qulntero, y Los 
Buhos, de Benavente, prodiglo esta ultima de tecnlca teatra! y la mejor de 
su tendencia o genero, que consiste en el contraste entre las personas y 
medlos soclales obscurecidos y entristecldos por la devoclon o el cultivo 
de las clenclas con el vivir alegre de los que no tienen graves preocu- 
paclones. En El mistich han querido ver algunos una semblanza de Ver- 
daguer. 

Una novela tiene hace tiempo publicada: Varna del senyor Esteve (!) 
y en el momenta de escribir este capitulo (Julio-1917) esta representdndose^. 
con extraordinarlo exito, una comedia de Rusino], en cinco actos, del 
mismo tltulo, y suponemos que con el argumento de la novela, en el Tea- 
tro Victoria de Barcelona. Rusifiol es tin inoderaista simpatico a los adver- 
saries del modernismo. Sus infantilidades y su pose de artista y literate, de 
corte mas parisien que Catalan o castellano, hacen gracia a las gentes. 

Apeles Mestres (nacio en Barcelona, 28-Octubre-1854), tambien artista 
gr^fico, aunque no del pincel, sino del Mpiz con que ha ilustrado bella, 
original y humorlsticamente multitud de libros y periodicos, buen poeta en 
sus Poemes de mar, Margarido, Lillana, IdiUs, Balades y Abril, como 
autor teatral es un nouecentista, ya que hasta 1900 no estren6 su primera 
obra, La Rosons, comedia lirica escrita con el proposito, comiin a otros lite- 



(1) Aaca, en Catalan es el pliego de aleluyas que contiene la vida de on persona] e. Sa^or Estme es 
un nombre g^idiico con que suele designarse al pueblo de Barcelona, por el esfflo de John Bull a los 
ingleses, Jacques Bonkomme a los franceses y Jonathan a los yankees. 



379 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - IV 



Tatos catalanes, de desterrar de Cataluna el genera chlco castellano. No lo 
consiguid; pero si un gran exito, y ha escrito despties hasta veintidos obras. 

Las mas aplaudidas Iiieron: Nit de Keys, que alcanzo 150 : representatives 
consecutivas en el Teatro Principal, y La Sirena, que se ha puesto en escena 
centenares de veces y en casi todos los teatros del Principado. En todas 
sus obras, incluso las en prosa Recorts y fantasies, La Peresa, La casa vella, 

etcetera, es Apeles Mestres poeta, aunque no terrible como Gulmera, slno 

con esa mezcla de dulce sentimentalismo romantico y acre faumorismo 
ironico tan grata al gusto modernista. 

Diez anos antes que Mestres, en 1890, did al teatro su primera obra 
Jgnacio Iglesias, hijo del pueblo, empleado en los tranvias, y que antes de 
estrenar seriamente en Barcelona, lo habla becho sin resonancia en varios 
pueblos de Cataluna* Titulase aquella L'escorsd, j la ban seguido Fructi- 
dor, La resclosa, La mare eterna^ Los veils, Las garsas, Lo cor del poble, 
Flors de cingle. . . , etc. Es de los autores que aspiraa a reflejar en la escena 
un trozo de vida f esto es, un cuadro real con SE psicologismo y su trascen- 

dentalismo social. Antonio Palomero tradujo Las 
garsas (Las urracas), que fue representada con 
extraordinario exito en la Comedia (25 de No- 
viembre de 1905). 

79. La prosa: A) Novel a. Narciso 
Oiler y otros autores. B) Prosa artfsti- 
ca C) Prosa didactics* Rubio y LIuch. 
A) Despues de la renaixensa de la poesla y de la 
naixensa del teatro vino el renacimiento de la no- 
vela, que, cofflo sabemos, ya tenia sus preceden- 
tes.en la antigua literatura catalana. Don Antonio 
Bofarall, en 1862, publico LOrfaneta de Menar* 
gues o Catalunya agonissant, relation historico- 
novelesca muy tendenciosamente catalanlsta en 
que quiso presentar un triste cuadro del Principado por efecto de haber 
subido al trono aragones la dinastia castellana representada por D. Fer^ 
nando de Antequera. Pelayo Briz escribio la no vela Lo eoronel d'Anjou 
(1872) y dos libros de nairaciones cortas: La Panolla y La Itoja. Vidal y 
Valendano (Cayetano) fallecio en 1893 intento hacer cuadros de cos- 
tumbres aldeanas por el estilo de los vascongados de Traeba y de los an- 
daluces de Fernan Caballero. Martin Genis y Aguilar del Esbart de Vich, 
en cuya ciudad nacio (21-Junio-1847) f y ejerce la profesion de farmaceU" 




Anton! Palomero. 



380 



X-LENGUAS Y LITERATURAS REGIONALES 

tico, ademds de cultivar la poesia lirica, es autor de Farias noveias y 
novelitas, idealistas a lo Chateaubriand, y de un Catalan que ha parecldo 
obscuro por el uso de voces antlcuadas; pero que hoy, despues de los- 
trabajos filologicos del Institut d'Estudis Catalans, va pareciendo muy 
claro. Jose Piu y Soler, nacio en Tarragona (1842), autor de comedlas 
(Sogra y nora, 1890; La viudeta y La tia Tecleta, 1891, y La Sirena, 1892) s 
de las que se dice ser las primeras en que aparece la clase media en el 
teatro Catalan, debe so mayor reputaclon a! genera noYelesco. En ties 
novelas suceslvas conto al modo naturallsta la hlstoria de tres genera- 
clones de la misma familia: la famllia dels Garrigas (1887) en que apa- 
recen el amo de la massia con sus dos hijos, el hereu, que, como de 
costumbre en la literature catalana, es malislma persona, y el secundon^ 
que es un simpatico aventurero amigo del arte; Jaume (1888) nos presenta 
las peripeclas paslonales de dos de los hijos del anio; y en la tercera, 
Nlobe (1889), se reflere al nieto del protagonista de la primera. 

Otros nombres deberian ser citados en Mbro de mas extension. Nos li- 
mitaremos a Narclso Oiler, que es en la novela catalana lo que Guimer^ en 
la dramatica, advirtiendo que aquella no ha tenido un Serafi Pitarra. Nacldo 
en Vails (I0-Agosto~1846), Narciso Oiler estudio la carrera de Leyes en 
Barcelona, que ejercio algiin tiempo, haciendo luego de procurador. Cuenta 
Pagano que cuando fue a visitarle, pregunto al portero por el piso en que 
vivla, y el portero le dijo: suba usted y ya lo verd. Subio sin otros dates, 
fue viendo las puertas de los pisos hasta que vio en una de ellas, sobre 
una plancha de cristal, este rotulo: Narclso Oiler, Procurador. 

Se encontro en su despacho con un cliente, y lo primero que le oyo- 
decir fue: Ya lo ve usted. No siempre se pueden hacer novelas. Toma- 
mos, a pesar nuestro, a los buenos tiempos antiguos en que cabia ser a 
la vez picapedrero y escrltor. 

A Pereda tambien choco mucho la prosaica profesion del novelista; 
pero mas chocante es, sin duda, que un novelista sea rico heredltario como* 
lo era Pereda. Como los Rohan escribieron en su escudo: rey no puedo, 
duque no quiero, Rohan me quedo, el literato deberia esaibir en el suyo: 
rico no puedo, bohemto no quiero, y buscarse desde luego una ocupacion 
decorosa, aunque sea prosaica, para atender a sus necesidades materiales, 
con lo que gana no solo la persona, sino la literatura misma, pues el pro- 
ducir a destajo y con el ansia de acabar pronto para cobrar, no es bueno. 

Primo hermano de Jose Ixart e intimo y camarada amigo suyo. Oiler 
empezo a escribir muy pronto. Primero lo hizo en castellano, y cuando te- 
nia treinta y dos aiios, en 1878, se convirtio al catalanismo. En 1879 publi- 
co Croquis del natural, perfectamente recibidos por el publlco y por la 

381 



SALCEDO - LA UTERATURA_ ESPANOLA^ IV 

critica. En ios Juegos Florales lueron sucesivamente premladas sus noveli- 
tas Sor Sauxa, Isabel de Oalcerdn j L s escanj/a-pobm$. De 1882 es la 
Papallona (1), a que puso prologo Emilio Zo!a s en que declara no ser 
Oiler de su escuela y critlea algunas sltuaclones de la obra. Posteriores son 
La Febre dor, Vilanin, Notas de color, La Bogueria, Pilar Prim (galardo- 
nada con el premio Fastenrath), De tots colors, Figura y Pal/sage. Oiler ha 
traducido al Catalan La desconsolada, novela de Alejandro Dumas (hijo); 
las Memorias de un nihtlista, de Isaac Paulowsky; Un libra triste, de Leon 
Tolstoi, y Poemltas en prosa, de Joan Turgueneff. 

Oiler, come advierte Zola, no es naturallsta; pero tiene de Ios buenos 
autores de esta escuela, no solo el estudio acabado de Ios asuntos en la 
realidad de la vlda cosa s por otra parte, comiin de todos Ios buenos au- 
tores , sino ms particularmente el estudio del medio en que se mueven 
sus personaj es y de como Influyen en estos las circunstancias exterlores 
que si no anulan, como el naturalismo pretende, coartan o atan mas o 
menos nuestro libre albedrlo. Diflere del naturalismo en no ser pesimlsta 
con relacloa a Ios actos humanos, ni tampoco optimista, sino considerarlos 
-con un criterio muy equillbrado que admite lo bueno y lo malo, prisma 
que es el mejor refractor de la realidad, pues en este mundo ni todas las 
acetones de ios santos son santas ni perversos todos Ios actos de Ios ma- 
Ios, Sin que su pluma retroceda ante ningun asunto, por escabroso que 
sea, procura siempre tratarlos con honest! dad y decoro, annque pueda dis- 
cutirse si lo consigue en todos Ios casos. Nada mas lejos de Oiler que la 
impasibilidad seudocientifica de Ios natoralistas; por lo contrario, su espi- 
ritu est^ constantemente abierto a la emoclon y dominado por ella, asi en 
el orden moral como en el estetico, siendo por este aspecto sus obras de 
una suave poesia gue sugestiona y de una noble honradez que atrae. Corn- 
pone muy bien, con arte y sin artificio; rara vez encuentranse lances o epi- 
sodios que faagan decir al lector, como en el ultimo encuentro de Luis y 
Toneta (La Papallona); a esto es forzado, Imposible o muy dificil que pase 
realmente*. Su Catalan, sin ser descuidado ni verdaderamente popular, es 
sencillo y poetico. 

B) En Ios generos proximos a la novela (relaciones de viaje, descrip- 
ciones de paisajes y monumentos, cuadros de costumbres, periodismo, et- 
cetera) tambien se ha cultivado con arte la lengua catalana. Recordemos a 
Joaquin Ruyza (nacio en Gerona, 1858) por su libro Marines y boscatges; 
es, ademas, buen poeta, periodista y autor de dos preciosas novelitas: Les 
senyoretes del mar y Jaeobe. Al periodista revolucionario Roberto Robert 

(1) JLa manposa. 

382 



X- LENGUAS Y L1TERATURAS 

{nacio en Barcelona, 12~Septiembre-1830, y muri6 en Madrid, 18-AbriH873), 

tan conocido por sus dtatribas, desplantes y satfras en lengua castellana, 
publlcadas en El tio Crispin (1855), cuyo primer niimero costo a un 

ano de circel en el Saladero; en La Discusion, en el Gil Bias y otros pe- 
riddicos, y por su libro Los cachivaches de antano; en Barcelona fue direc- 
tor del almanaque El Tibur6n y colaboro en varies dlarios, escribiendo 
articulos de costumbres, muy celebrados, que coleccionaron iuego con su 
tltulo comiin de Barcelonines. A Carlos Bosch de la Trinxeria, de 

Recorts dun excursioniste (1887). A Emilio Vilanova que lo es de Quadros 
popular, Escenas barceloninas, etc, 

C) La prosa dldactica es la ultima cultivada por los escrltores catala- 
nes, y, a nuestro juiclo, la qiie no necesitaba serlo. Creemos sinceramente 
que mas gana Cataluna en la universal estlma con los libros referentes a 
su arqueotogia, a sus bellas artes, a su historia politica y a su literatura, 
escritos en castellano, como los ya cltados de D. Cayetano Bairaqtier (pa- 
gina 32) y los de PIferrer, Pulg Cadalalch (Historia general del Arte, 
y multitud de monografias), Gudiol (Arqueologia sagrada catalana, M. C. 
M. II, y Cafdlogo delMuseo arqueologico-ariistico episcopal de Vich, 1893/, 
ios trabajos historicos de Rubio y Lluch, etc., que con los, indudablemente, 
de gran merito que ahora publica el Instttut d'Estudls Catalans. Cada cual, 
sin embargo, puede hacer de su capa un sayo. 

Entre los cultivadores de la prosa didactica catalana citaremos: D. An- 
tonio Aulestia (nacio en Reus, 17~Enero~1849, y murio en Barcelona, 10- 
Marao-1908), presidente de la A$soclaci6\Catalanista d 'excursions cienfift- 
ques, es autor de la Historia de Catalunya (1887), escrita con metodo, 
claridad y galanura. Debensele, ademas, Quadros d f historia catalana (lee- 
clones en La Jove Catalunya), La tradicio llteraria catalana en eh se~ 
gles XVII y XVIII, Noticia general de la prosa desde su apancio fins a 
fermenar el segle XVI, Noticia historlca dels Catalans que infervingueren 
en el descobriment d' America y mucfaas monografias de monumentos. 

Don Jose Puig y Cadafalch, en Catalan viene publicando sus liltimos 
estudios hlstorico-arquitectonlcos, tan notables como los muchos que antes 
habla escrito en castellano; orientase ahora al examen de las Influenclas 
del arte drabe en Cataluna, limitadlsima, por no decir nula, en el arquiteo- 
tonlco, y apreciable en la escultura labrada desde medlados del siglo xii 
al XHL 

Don Jorge Rubio colabora con los arabistas madrilenos (Ribera, Asm, 
etcetera) en el estudio de las fuentes arabigas de las ideas filosollcas de 
Raimundo Lulio, examinando sin decidirse por la opinion de aquellos, en 
un trabajo de solida erudicion y cientffica imparcialidad, La Loglea de 



SAU3EDO ; LA LITER AT URA ESPMOM- TOMO IV 

Gazzali, posada en rims per en Ramon Lull, j sienta que Ramon Lulio 
conocio a Aristoteles por Agacel. Don Manuel Monfoliu hace profundos es- 
tudios crlticos sobre los codices y origenes o precedentes de la Cronica de 
Jaime I. 

Coo los mas aventajados erudites catalanes compile ventajosamente, 
y en ia parte literaria descuella sobre todos, D. Antonio Rubio y Lluch, a 
quien con entera justicia califica D. Hetmenegildo Giner de los Rios de 
Menendez Pelayo de Cataluna (I). EE 1882 publico Rubio El sentimiento 
del honor en el teatro de Calderon, con prologo de Menendez Pelayo: en 
este prologo elogia D. Marcelino las dotes de investigador y critico, juicio 
penetrante y firme, sentldo personal de la belleza, vasta cultura y facil y 
ameno estilo del catedratico de Barcelona. Hay en el, decia, un cierto re- 
poso y elevacion moral, caracteristicos de la escuela en que fue educado y 
de la gloriosa tradicion de su padre Rubio y Ors. "Mi objeto, anadia, al es- 
cribir este pr61ogo es que nuestros nombres queden unldos, como lo ban 
estado siempre, desde que la suerte quiso juntarnos en aquella catedra 
del Dr. Mila s donde cada palabra era una semilla, y cada pensamiento una 
revelation*. 

Los trabajos de Rubio y Llucfa, de una erudition solidisima y rara que 
sabe el exponer con maravilloso arte a semejanza de su incomparable con- 
discipulo, son tantos que exigirian un estudio monografico no muy breve 
para dar cuenta de ellos, De su labor de catedra tenemos sus luminosas 
Explicaciones de Lengua y Llteratara Espanolas reproducidas por Parpal 
y Marques. De su modo de escribir en castellano, aunque sea el tambien 
de los que dicen afaora no poder los '.catalanes ipobrecitos! expresarse 
con soltura en e! idioma de Castiila, poseemos su Discarso inaugural en la 
Universidad de Barcelona (Curso de 1901-1902) sobre Algunos de los ca~ 
racteres que distinguieron a la antlgua literatura catalana, los leidos en 
varias recepciones de la Academia de Buenas Letras (el ya citado con- 
testando a Jordan de Urries y los de contestation a Parpal y Marques, a 
D. Cayetano de Vidal y Valenciano, etc.), La lengua y la literatura catalana 
en Greda en el siglo XIX (Homenaje a Menendez Pelayo), La Acropolis 
de Atenas en la epoca catalana (1908), etc. 

Sobre este punto de la Mstoria de Espana tan poco conocido, aun por 
los mas eruditos, ha hecho y hace Rubio y Lluch, el cual es consul general 
de Grecia en Barcelona, no sabemos si a causa o por efecto de tales estu- 
dios, los mas sorprendentes e interesantes trabajos eruditos: Catalunya a 
Grecia. Estudis histories i litemris (1916). Traditions sobre la caiguda del 



(1) Historia critlca abre&iada de Liferatura national y extraryera* aniigua y modcmct, 1910. 

384 



X - LENGUAS Y LiTERATURAS REGIONALES 

contat Catalan de Salona (1910). La Grecla catalana desde la mort de Ro- 
ger de Lluria fins a la de Federic III de Sicilia. Rubio nos describe con vi- 
visimos colores la turbulenta existencla de los catalanes en la Grecla bizan- 
tina, nos revela como se trato seriamente de anexionar aquel pais a Cata* 
luna, como era ezitonces Atenas, y como alii se hablaba y escribfa en 
Catalan. 



80. Xenius: A) G/osari. B) La Ben Plantada. A) En 
ernpezo La Veu de Catalunya a publicar una seccidn diaria titulada Glo~ 
sarL Estas glosas eran a modo de gacetlllas o notas del dia, en que su 
autor firmaba Xenlus toman do pretexto 
de cualqulera de los asuntos que ofrece la ac~ 
tualldad cuotidiana, ponla su comentario que 
no era un chiste, sino una breve lection de 
filosofla, sociologia, estetica o literatura. Cho- 
caron desde luego estas compendiadas leccio- 
nes por lo bien escritas y por la profundldad 
que tenian casi siempre, o, por lo raenos, por 
tocar directamente y con raano de maestro a 
los mas graves problemas que a la mente hu- 
mana se ofrecen en nuestro tiempo. A unos 
pareclan bien y a otros mal las soluciones que 
indicaba Xenius como adecuadas a los diff tiles 
puntos que en pocas palabras, pero con mucfaa 
intensidad en el concepto, exponia en las glo- 
sas. De aqui debates domesticos o de cafe y 
casino sobre las complejas y encumbradas ma- 
terlas tratadas por Xenlus, y que unos tuvieran 

de golpe a este por uno de los mayores fllosofos y escrltores de Barcelona, 
de Cataluna, de Espana y del mundo entero, mlentras que otros oponian a 
estos himnos, tan faciles de cantar para nuestro temperamento meridional, 
mil reparos, objeclones y hasta burlas. El caso es que Xenius fu6 pronto 
uno de los literatos mas populares en la cludad condal, no, claro es, en ese 
pueblo, numeroso como las arenas del mar, que se deleltaba con las gata 
das de Serafi Pitarra, sino en lo que hemos convenldo en Hamar la inte- 
lectualidad, esto es, las gentes aficionadas a llbros y a discurrir sobre las 
ideas que suelen manifestarse en los libros, desde los graves doctores que 
no lo son solo de nombre o tltulo, hasta los estudiantillos, que tampoco lo 
son unicamente por estar matriculados en el Instituto o en la Universldad. 




Engenio D'Ors (Xeoios). 



SALCEDO. La Literatura EsfrnfLola* - Tomo IV. 



25 



SALCEDO-LA LITER ATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 

El autor de este libro, faallandose una vez en on cafe de Barcelona, 
noto cierto revuelo en los concurrentes, como si algo extraordinario suce- 
diese, y preguntando a un joven, estudiante por su aspecto, que tenia cerca, 
a que obedecia el movlmiento, obtuvo la siguiente respuesta: no es nada, 
es que ha entrado Eugenio D'Ors. Todos o casi todos los concurrentes al 
estableclmlento volvieron la cabeza para ver a D'Ors, que es el verdadero 
apellldo del periodlsta de La Veu, y despues de rendido tal homenaje, 
slguieron con sus cfaarlas momentaneamente Interrumpidas. 

He aqul como Xenius o Eugenio D'Ors explica la razon de su popu- 
laridad en la conlerencia que did en la Resldenda de Estudiantes de Ma- 
drid (20-Enero-!915). El tema del discurso fue Aprendizaje y Heroismo, y 
su tendencia demostrar que cualquier oficlo es noble y puede ser heroico, 
cuando qulen lo ejerce pone en ello su espiritu, esto, es, su alma y su vida. 
Pone varios ejemplos para Ouster la tesis: el de un dibujante, caricaturista 
en un periodic ilustrado, que hablaba con asco de su oficlo, diciendo: 
/Si yo pudlese ser pintorf, y el de un periodlsta, obligado a escribir gace- 
tillas, que se lamentaba igoalmente de no hacer fina literatura. Las carica- 
turas del dibujante, segiin Xenius, son realmente tontas, y aun viles; pero 
es porque su autor no pone en ellas su alma, sino que las desprecia. Las 
gacetillas del periodista no son literarias por la misma razon; porque el, 
apartando el espiritu de su labor, no las transforma en cosa bella y encum- 
brada, Y a este proposito dice: 

"Yo se de otro periodista que esta orgulloso, y con razon, de haberlo 
cumplido asi, con un trabajillo cotidiano y humilde que le fue encargado 
en sus comienzos. Para entrar a trabajar en los diarios, cuando aun era 
mozo, acepto la carga de una section tenida hasta entonces en gran bajeza. 
Su mision era la de redactar notas cortas, de las que sirven para divertir al 
lector del negoc!o y reposandole de las cuestiones serias y de las preocupa- 
ciones del dia, con la narration bajo titulo de Section amena, De aquiy 
de alia, Carlosldades u otro por el estilo de cositas Mgeras y grotescas: 
del caso del mentecato que anda con la cabeza, de los divorcios comicos 
o de las apuestas Imbeciles en los Estados Unidos, y otros asuntos de la 
misma entidad. Pero ese escritor que te digo tomo sobre si la carga con 
alegria. Procuro llevar al oficio espiritu y amor. No le tuvo por vil, sino por 
redimible, si voluntad y paciencia a ello se ponian. No se avergonzo, mas 
aspiro al elogio por camino de aquel. Espiritu y amor no tardaron dema- 
siado tiempo en cumplir el milagro que se solicitaba: secretamefite, por un 
insensible cambio, el linaje de la labor se transforma Hoy esta descono- 
cida, siendo la misma, sin embargo. Los que no recuerdan su obscuro 
origen la tienen por un genero nuevo. Hoy, el trabajo en los periodicos, 

386 



X - LENGUAS^ F LITERATURAS^ 

del escritor que te dlgo, es tenido por los unos en Men, por los otros en 
mal; mas por todos, coino trabajo de Filosofia, que es la eleada y 
dificil de las activldades intelectuales, Pero yo te dlgo que cualquier oficio 
se vuelve Filosofia, se vuelve Arte, Poesla, Invencion, cuando el trabaja- 
dor da a el su vida, cuando no permite qoe esta se divida en dos mitades: 
la una, para el ideal; la otra, para el menester cotidiano; sino que convierte 
cotidiano menester e Ideal en una misma cosa, que es, a la vez, obliga- 
ion y libertad, rutina estricta e Inspiracion constantemente renovada*. 

Expllcados quedan en este parrafo el origen Mstorico y el psicologico 
de las glosas de Xenius, y de un modo Indlrecto pero tamblen expresivo 
su caracter. Las glosas son articulitos, breves y aun brevisimos por su ex- 
tension, de mucho y condensado-contenido ideologico y doctrinal, en que 
un periodista-filosoio aprovecha la actualidad de cualquier suceso para 
discurrir en piiblico sobre cosas trascendentales e intelectualmente intere- 
santes. El conjunto de las glosas estan coleccionadas, primero las de 
1906 y despues las de 1907 a 1914 olrece como un curso completo de 
filosofia individual social, basada principalraente en la estetica. Para D'Ors 
todo lo que es bueno o util, es bello, o puede serlo cuando el hombre lo 
realiza con entendimiento y entusiasmo: "Una gacetilla, nos dice, puede 
ser bella, como puede serlo un trabajo de carpinteria, y una faja de perio- 
dico bien puesta, y una recogida de basuras llevada a cabo con perfeccion 
y encendido gusto por la limpieza que asi se obtiene". De Nietzsche, de 
Ruskin y de muchos otros autores modernos hay reflejos en el filosofismo 
de Xenius: del primero ha tornado la exaltacion de la voluntad. En el pa- 
rrafo arriba transcrito vemos como para el querer es poder, si se quiere con 
espiritu, esto es, con toda el alma; idea falsa, aun en el ejemplo que pone 
de sus propias glosas, pues no hubiera podido el escritor alcanzar el exito 
que ha obtenido, por mucha y fuerte voluntad que hubiese puesto en la 
einpresa, a no poseer el don del talento, que no es en nadie obra o efecto 
del querer. Se ha de aplicar la voluntad a que la razon triunfe del instinto 
y la cultura de la naturaleza, pensamientos que ya parecen mas razonables; 
pero ya no tanto que la cultura consista en un intimo maridaje de la cien- 
cia y del arte, siendo aquella trabajo y este juego, y ambos manifestation 
del buen gusto entendido a la manera helenica, o sea de la limitacion y de 
la medida. To das estas ideas son para D'Ors las propias del noucentlsme 
(del siglo xx-1900), y se resuelven en un libre pensamiento sentimental, 
henchido de exquisiteces y suavidades, que reemplaza la dogmatica reli- 
giosa y la moral objetiva por la cavilosidad individual engendradora de 
sutilezas. 

Mas lo que a nuestro objeto mas importa, es la forma literaria, e indu- 



SAICEDO-LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

dable que la perfection de esta contrlbuye mas que nada al deslumbra- 
miento producldo por los escritos de Xenius. Aparente senclllez de estilo 
Intimamente unida con una profundldad en el pensar que es tambien mu- 
chas veces aparente; un tono dogmatico con algo de sibilino y misterioso^ 
como oraculo delfico que Impone y sugestiona; un aire elegantisimo de 
aristocratiqulsmo filosofico y literario que rechaza lo chabacano y aun lo 
vulgar; palabras muy bien escogidas, construction de frases y periodos 
tendiendo siempre a lo mas expresivo y con sefioriles desprecios de la 
gramatica. . . Tales son, a nuestro juicio, las notas caracteristicas del estilo 
de Xenlus y en las que radlca su f uerza. He aqul como muestra una de sus 
glosas, escogldas al azar: 

"PROTESTA 

Havien somiat d'un millorament en Fambient esplritual de Barcelona 
en tal proporcio, que ja un homenatge a un home de Testructura social i 
literaria del senyor Blasco Ibaiiez, ja no hi los possible. Haviem trebaFat 
en tal reforma del gust, en tal millorament de les exigencies morals i de 
ciutadania, que ja inspiressin una aversio mateixa certs procediments artis- 
tics que certs procediments de politica pintoresca i comercial . . Amb 
gran pena ens ha calgut de veure ara com la protesta venia unicament de 
Huclis populars i de partits. Amb gran pena i forta vergonya em vist la 
Intel-ligencia inhibirse, tolerant que es fingis el comptar amb ella per als 
actes d'interessat ajupimenl 

No importa. Mai sia una sola veu que en protest!, nosaltres som segurs 
que ella expressa la protesta dels millors. Ells millors no ban canviat aqui 
son pensar. Ells millors segueixen judicant el senyor Blasco Ibaiiez igual 
que en aquell temps que tots els nostres periodics playien la germana Va- 
lencia d'haver de soportar la tirania grollera d'aquesta jalifa. Els millors no 
tolerarien que adhuc es tractes de la mes unanimement volguda de les 
causes un personatge aixi vingues a Catalunya a jugar-hi el paper de 
petit D'Annunzio. Els millors ja no sabrien f er apostasia d'enga que amb 
Fexit que es vulgui, en Fextensio que es vulgui una conciencia patrio* 
tica i ciutadana ha vingut a sublimar els nostres valors de conducta, i una 
certa infomiacio, un cet refinament estetic, son vinguts a fer mes exigent 
el nostregust". 

Ya se ha dicho mas arriba que Xenius empezo en el semanario Espana 
a publicar Glosas castellanas, y que un Catalan Adolfo Marsillach las 
encontro inferiorisimas a las de La Veil. Titulaba la section Las Obras if 

388 



LENGUAS 



los dias, y realmente, no resultaron, Vease la breve dedlcada a D. Fran- 
cisco Glner de ios Rlos con motivo de su muerte: 

"ADIOS A DON FRANCISCO 

iAdios, D. Francisco, padreclto nuestro! \ Adlos, viva lucecita de alber- 
gue, encendida en la gran no die moral de Espaia! 

Te has apagado para condenarnos a la larga tiniebla, a nosotros, pe- 
regrinos pecadores? iQ bien, acaso porque ya en el oriente dirlase que 
apunta una indecisa clarldad? 

C6mo fue tu voz, oh D. Francisco , aquella voz con que EOS declas 
mlentras tus brazos se levantaban al cielo: "iPero, hombreP. . . "iDios 
mioP. . . "iQue cosasl". . . ; tu voz, que nunca suplmos si cantaba 
cancion de alborozo o una elegia?" 

Mas no atribuiremos este fracaso, como Marsillach, a falta de conoci~ 
miento o condiciones de Xenius para escriblr en castellano. Desmienten 
esta suposicion las dos conferencias en la Residencia de Estudlantes, de 
Madrid: la que acabamos de citar (Aprendlzaje y herolsmo) y la que tiene 
por titulo De la amistad y del didlago (16-Febrero-1914). En ambas en- 
cuentranse todas las cualidades de iondo y de forma que avaloran las me- 
jores glosas catalanas. 

Xenius mo solo ha influldo e influye sobre casi todos los literates jo- 
venes de Cataluna, y es, ademas de inventor del vocablo novecentismo 
caporal de los noveoentlstas o modernistas catalanes de la ultima hornada, 
sino que va formando escuela: notable es el libro Closes femeninas (1914) 
de su disci pulo Miguel Peal Aregall, discipulo en la forma y en el fondo, 
y que es la preconizacion de la Elegancia como base de la moral. 

B) Es costumbre de Xenius agrupar una serie de sus Glosas bajo un 
titulo comiin, por referirse todas ellas al mismo asunto. Una de estas agni- 
paciones forma la novela psicologica y social tltulada La Ben Planfada 
que coleccionaron y publicaron en forma de libro los amigos y admirado- 
res del autor, en 1911. Pronto llego la obra a la tercera ediddn; la elogia- 
ron D. Miguel de Unamuno en Los Lanes de El Impartial (tres artfcu- 
los, 1912), Montoliu en La Vanguardia y Azorin (A B C 21-Agosto-1913}* 
La ha traducido al castellano, muy bien por cierto, Rafael Marquina. 

La Ben Plantada es una muchacha de la clase media que se llama 
Teresa, nacida en America pero de padres catalanes, y que con estos vuel* 
ve al Principado. El autor nos la presenta formando parte con su familia 
de la colonia barcelonesa veraniega en un pueblecito de la costa* La cua- 



SALCEDO * LA LITERATURA ESPANOLA * TOMO IV 

lidad extraordinaria de Teresa es la hermosura; una hermosura formidable 
y honesta que "no trasciende a tumulto en torno suyo, sino a serenidad y 
slmpatla. . . La presencia de Teresa lo aqttleta, serena y ordena todo en 
muchos, . . Desde lejos solo narrando una gratia de la Bien Plantada, ya 
puede encenderse una pasion, y con solo recordarla, se slenten en el cora- 
zon las mordeduras de la sierpe; pero al acercarse a ella, el hombre mejora 
moralmente- Es una belleza que no enloquece, que no trastorna, pues en 
tomo de ella es todo acuerdo y orden. Lo cual mana tambien de las cuali- 
dades esplrituales de Teresa: no es loca, no es apasionada, no es romanti- 
ca, no es una persona de original y poderosa individualidad, sino del pue- 
blo, equilibrio y sensatez, sometida espontaneamente a la ley, a las cos- 
tumbres, a las condiclones del ser colectivo en que florece su esplendida 
hermosura, y en que no esta llamada a producir arrebatos, choques, vio- 
lencias ni tragedias pasionales, sino a la dulce y honrada vida del hogar, 
a la perpetuldad feliz de la raza en el doble aspecto material y moral: re- 
production de la especie y continuation de la historia. El ideal de Teresa 
es casarse y tener hijos. Tan sumisa es al Imperio de los faabitos que, sien- 
do la costumbre de aquel pueblo dar Iimosna los martes, se asombra de 
que un pobre llegue a pedirla otro dia. 

El encanto de La Ben Plantada, que es grande, esta en la hermosura 
del tipo; en la claridad luminosa con que lo ha concebido el artista; en el 
exquisite primor con que lo presenta originalmente desde todos los puntos 
de observacidn, no en relato seguido, sino jugueteando con gratia en tor- 
no de el, cambiando el objetivo a cada paso, y siendo cada camblo motivo 
para una breve, substanciosa y sugestiva cronica; en la naturalidad con 
que lo engrandece, a la vez que lo pinta de mano maestra en su realidad 
concreta o individual, mostrandolo en su aspecto superiorisimo de tipo ge- 
nerico, fuente y deposlto de las virtudes fundainentales de su pueblo. Te- 
resa es el amor honesto, es el hogar honrado, son los hijos de que no se 
averguenzan sus padres, es la tradition que se transmite a todas las gene- 
rationes en la renovada primavera de sus buenas doncellas hermosas, es 
la flor de ese fruto sin par que se llama una excelente madre de familia, es 
d poetlco elemento conservador de las sociedades humanas. 

Honra a Xenlus y a la moderna literatura catalana la concepcion de 
este tipo, o, mejor dicho, haber acertado a verle y pintarle con tanta fideli- 
dad y tanta poesia. En lo que Xenius se ha equivocado es en su preten- 
sion de acaparar el tipo para Cataluiia. La Ben Plantada no es catalana; 
porque es de todos los pueblos, por lo menos de todos los que conocemos 
nosotros, y, por tanto, de todas las regiones dela Peninsula. Con estospar- 
ticularismos sistematicos y cuidadosamente cultivados que ahora privan, 

390 



qoe haran reir a !os proximos descendlentes de los que hoy los sustentan, 
Hegan los mas listos a tomar por cosas singulares y privativas de su fa- 
milia, pueblo o region las que son de todas las familias, de todos los pue- 
blos y comarcas. Una zumbona copla andaluza se buria donosamente de 
este error de perspectiva: 

El patio de mi casa 
es muy particular; 
cuando llueve se moja 
corno los demas. 



Xenius incurre en ello. No solo por lo que se refiere al tipo, sino al 
nombre de Teresa. Oig&mosle: 

"Ahora va a declararse el nombre de la Blen Plantada. . . C5mo te 
llamas, Bien Plantada? Me llamo Teresa. 

Teresa, nombre lleno de gracias, cuando se pronraicia a la manera de 
los catalanes. 

Teresa es un nombre castellano. Alia es un nombre mfstico, ardiente, 
amarillo, aspero. Es un nombre que rima con todas estas cosas de que 
afaora se habla tanto: la fu&rte tierra castellana, el palsaje austero, desnu- 
do, pardo, los hombres graves uestidos de fosca bayeta, Avila de los Ca- 
balleros, el alma ardiente de la santa, Zuloaga, plntor de Castilla, El reta- 
bio del amor. . . 

Pero llega el mismo nombre a nuestra tierra, y de pasarlo por laboca 
de otra manera, adquiere otro sabor. Un sabor a un mismo tiempo dulce y 
casero, caliente y substancioso como el de la torta azucarada. Teresa es un 
nombre que tiene manos capaces de Ja carlcia, de la labor y del abrazo. 
Teresa es a la vez un nombre modesto y muy fino. Teresa es un nombre 
hacendoso*. .. 

^Que significan todas estas sutilezas? Pues que Xenius conoce a las 
Ben Plantadas de su tierra que se Haman Teresa, y no conoce a las Teresas 
tan bien plantadas, como las catalanas, que hay en Castilla, en Anda- 
lucia, en todas paries. En todas viene a significar lo mismo el nombre de 
la Santa de Avila, que nada tiene que ver con Zuloaga, sino con la devo- 
cion religiosa y a una mujer, aun en el orden humano, incomparable. 
iAh! ... Si Xenius hubiera presenciado, como nosotros el ano del cente- 
nario teresiano, la llegada de unos peregrines catalanes a la estacion de 
Avila. . . Abundaban las catalanas, entre las que, seguramente, irian no 
una sino varias Teresas. . . iPicara incredulidadl Es la peor de las 
ticiones. 

391 



SALCEDO -L4 UTERATURA ^ESPANOLA : TOMO IV 

81. La poesfa Ifrica Catalans en el momenta presente 
(Garner, Segarra, Lopez Pico). Cuenta hoy Cataluna con un 
gran poeta lirico que solo puede parangonarse en la historia de las letras 
catalanas con Verdaguer y con Maragall. Tal es Jose Carner. Como los dos 
insignes poetas citados, es catolico, apostoiico, romano, y tan ferviente ca- 
talanista que hasta el anticatalanismo de algunos catalanes pafeceie un 
catalanismo sul generis. Para Carner, luera de Catalufia nada hay en Es- 
pana; la Espafia interior, dice, no opone a! espiritu coiectivo de Catalufia 
mas que el privilegio y el Instinto de su salvaguardia. Escribe de politlca 
en La Veu. Lee conferencias. 

En 1903 publico su primer libro: L'ldili dels uianyes. En 1904 el Llibre 
dels Poetes. En 1905 el Llibre de sonets. En 1906 Els Fruits saboroses. 
En 1907 el segundo Llibre de sonets. En 1909 una traduccion en prosa ca- 
talana de las Florecillas de San Francisco con un prologo del capuchino 
fray Ruperto M. de Manresa. En 1910 La Maluestat d'Qriana. En 1911 
Verger de les galanier. En 1912 Monjotes. En 1914, Auques i Ventalls y 
La paraula en el vent. Carner es rico y casticisimo en su Catalan, de los 
que rebuscan vocablos en los autores de la edad media y en el habla cam- 
pesina, y los adapta cientificamente para enriquecer la prosa; no se hace 
obscuro sin embargo, o, al menos, en el grado que otros de sus contempo- 
r&neos, por su tendencia a lo popular y su fino instinto de verdadero poeta. 
Es clasico por la medida, templanza y reflexion de su musa, con algo de 
melancolia y otro algo de humorismo a la inglesa. 

El proselitismo catalanista de Carner hizo abandonar a Jose M. de Sa- 
garra el cultivo de las letras castellanas, en que se habia inaugurado con 
una novela picaresca. En 1911 publico su Primer llibre de poemes, y en 
1916 ha publicado El mal cagador. Joaquin Ruyra ha visto en Sagarra al 
sucesor de Maragall. De Maragall hay algo en el; pero tambien de Carner, 
de Jammes y de Baudelaire, con cuyo ultimo nombre queda indicado su 
pesimismo. Sagarra es, ante todo, paisajista; el hombre ocupa un lugar 
muy secundario en la naturaleza esplendida que pinta y canta en sus 
versos. 

El literatismo excesivo efecto, por una parte, del empeno de ser 
muy catalanes y de que la catalanldad sea cosa muy distinta de la castella- 
nidad, y, por otra, del afan de refinamiento y exquisitez caracteristico en 
los literates modernistas es el achaque comiin de los poetas catalanes 
contemporaneos. En unos es mas fuerte la general dolencia que en otros. 
Como en la 6poca trovadoresca, hay vates que deliberadamente troban 
clus (vease tomo I-VII-69-pag. 163). J. M. Lopez Pico es el maestro del 

392 



X-LENGUAS Y^LITERATURAS 

moderno trobar clus Catalan, y en tal concepto ei polo opuesto de Garner 
Su libro Espectades i Mitologia nos ofrece la muestra de esta 
decadentista. 

En general, y a pesar del generoso esfuerzo de Garner por ser popular 
para cuya realization cumplida es.siempre un obstaculo el mismo castlcls 
mo y clasicismo del poeta, los catalanes modernos dlcen, como el trovado: 
provenzal Signaure: Wo me place hacer versos que scan apreelados 
tintamente por todo el mundo: yo no compongo para los necios: no quien 
que los necios me hagan caso: que solo me admiren los enfendldos. Tra 
tando de Verdaguer, en articulo anteriormente cltado (La Vanguardia, 5 d< 
Abril de 1916) escribe D. Manuel de Montollu: 

"iQue leccion mas sana y mas oportuna nos da la popularldad d< 
Verdaguer en el periodo actual de la literatura catalana! Nuestra literature 
se halla al borde de un escolio gravislmo en el que corre peligro de estre 
llarse. El progreso formal de la Hteratura catalana es innegable: el buei 
gusto ha hecho estos liltlmos anos una obra de purification en nuestra 
letras, que nunca sera ponderada en todo lo que se merece. Mas este pro 
greso se halla neutralizado en nuestros poetas y escritores por su aleja 
miento general del pueblo. La tendencia en la actualidad es hacer de li 
literatura un coto cerrado, un cenaculo de iniciados, un recinto secreto ei 
que no tenga cabida el vulgo profano. La literatura catalana esta amena 
zada de un contagio de narcisismo agudo que acabaria por inmovilizarli 
en la contemplation de si misma. Verdaguer se yergue frente a nosotro 
con esta eterna leccion de la popularidad. Su genio pudo volar hast 
aquella sublime altura ideal porque anidaba en la misma entrafia del pue 
bio, y, como el gigante Anteo, cobraba nuevas fuerzas cada vez que posab 
su planta en la tierra". 

82. EI teatro. Crisis por que atmviesa. A pesar de s 
gloriosa aunque breve historia, de los grandes autores con que hoy cuenfe 
de la pujanza creciente del catalanismo politico y del talento y actividad d 
Adrian Gual, el teatro Catalan atraviesa tan cruda crisis que puede escrib 
el Sr. Burgada en el Diario de Barcelona: "Hoy por hoy el teatro catala 
no existe. . . Hay algo peor: no se ve por donde haya de resurgir la luz. . 
Uauca del senyor Esteve es un triunfo para Rusiiiol; pero un iracaso par 
su intencion; porque lejos de convertir a los Esteves en idealistas, ha en$< 
nado a los idealistas el camino por donde se llega a senyor Esteoe*. Alud 
a los escritores que antes se dedicaban a componer comedias, y que ahoi 
estan colocados en las oficinas de la Mancomunidad, de la Diputacion 
del Ayuntamiento o en el Institut d'Estudis Catalans. Ciertamente que 

393 



SALCEDO^LA LITERATURA ESPANOLA ~ TOMO IV 

destine alcanzado a titulo de catalanistas no ha sido la causa del abandonee 
sino al reves, un efecto del abandono no por ellos del teatro, pero si de 
ellos por el teatro. La honda crisis, segiin D. Federico Oliver (El Dia Grd- 
fico, 16-Mayo4917), ha sido producida por carencia de patriotismo, quese 
tradujo en frialdad y abandono por parte del piiblico, y esa fue la causa de 
la decadencia que aumento con la desertion de los actores*. Otro efecto y 
no causa: si Enrique Borras y Margarita Xirgu, que son los actores a que se 
alude, ban dejado de representar en Catalan y pasadose a la escena caste- 
liana, ha sido seguramente por necesidad de vivir moral y materialmente, 

esto es, de ganar dinero y nombradia que los 
artistas de teatro, como todos los artistas, ape- 
tecen tanto o mas que el dinero. Es cosa que 
'debiera hacer pensar a los catalanistas extre- 
mosos, como el Sr. Rovira por ejemplo, el he- 
cho de que los dos generos literarios que mas 
necesitan de la oolaboracion y ayuda del pii- 
blico el teatro y el periodismo , no pue~ 
dan ser catalanes en Cataluna sino como com- 
plemento o variedad del castellano. 

Si fuera posible hacer permanente y regu- 
lar la existencia del teatro Catalan en Cataluna, 
hubieralo conseguido Adrian Gual, que en esta 
esfera tiene tanto o mas empuje que Prat de la 
Riba y Cambo en la politica. Autor de merits 

insigne, muy modernista, si pudo equivocarse en su primera obra AToc- 
turn moraf y su triunfo en Darnell qul cerca muller^ y aunque no tan deci- 
sive, en Silenci, La culpable, Mtsferi de dolor, jPobra Berta! y La ft d'en 
Tomds Reynals, acreditanle cumplidamente. Siente Gual por el teatro 
ese amor intenso que, segiin Benavente, es condicion indispensable para 
los triunfos escenicos. Antes que autor fue director de escena y organiza- 
dor de companias en que transformo a los aficionados en buenos acto- 
res. Promovio la creation de la oatedra de arte dramatico Catalan en el 
Conservatorio del Liceo, y es su profesor. Fundo el Teatre intim y el Audi- 
torium, que comenzo bajo los mejores auspicios, e infundid grandes espe- 
ranzas de que el teatro cataMn iba por fin a ser un hecho. El fracaso atri- 
biiyese ahora a la guerra europea. Lo cierto es que la manifestacion actual 
regularizada de ese teatro rediicese al vodevil Catalan. He aqui como el 
Sr. Burgada describe este espectaculo: 

"De algiin tiempo a esta parte esta infestando los teatros del Parale- 
lo ya de suyo no muy purificados eso que ban dado en llamar * vode- 

394 




- LENGUAS FL/rC//?/! 



vil Catalan" y que no es sino una especle de * selection al reves* de cuanto 
de abyecto, viilano y desmoralizador producen algunos aufores franceses 
para cierta clase de piiblico que les es bien conocldo. Escritorzuelos de por 
ac, incapaces de comprender la dignidad de una proleslon en la que 
nunca lograron contarse por derecho propio, cuidan de verier al Catalan 
aquella inmundicia parlslense, y en lugar de siiprimlr la procacidad, de* 
jando s61o el ingenlo, como hacen los arregladores que saben serlo, recar- 
gan la inmoralidad y la chabacaneria con las frases mas grotescas de 
la lengua catalana, envileclda por el calo de la gente soez s que ultraja 
nuestra lengua, al emplearla. Ni por asomo una delicadeza de lenguaje 
usual, ni el mas leve refinamiento literario, ni la mas pequena manifes- 
tation del perfeccionamiento a que ha llegado el idloma. iQue saben 
ellos de eso? Ni es probable lo sepan nunca, porque son racapaces de- 
sentirlo. 

Anadase el descoco por no decir desfachatez de los actores; su 
torpeza en subrayar, sus descoyuntados ademanes y su gesto grotesca- 
mente lascivo. Esos se llaman artistas y quieren ser respefados como tales; 
y no hay mas que verlos. Son preclsamente los fracasados del arte, que 
en lugar de volver a su primitive oficio para ganar honestamente su 
vida, prefieren prostituirse en esta forma a coger de nuevo el escoplo o 
el mazo. 

lY a representar tales obras llaman ganar su vida ^honradamente*! 
Con solo leer en los carteles los titulos de esas producciones que no son 
los titulos originates, sino otros peores basta para sentir el sonrojo de la 
vergiienza" (1). 

83. Literatura en valencmno. Para los catalanes el Valencia- 
no no es sino una forma dialectal del Catalan. Para los valentianos tanto 
derecho tiene su habla al titulo de idioma como el Catalan. Tan grave 
herejia, dice D. Jose Nebot, es eatalanizar el valenciano como castellani- 
zarlo* (2). Los escritores que usan el idioma regional, lo hacen de dos ma- 
neras: o procurando restaurar la lengua de Ausias March y de Muntaner, 
o empleando el valensid que ara's parla. Don Teodoro Llorente procuro 
mantenerse en un termino medio, y aun intento con exito feliz sanear el 
lenguaje popular haciendolo literario en sus Cartes de soldat, escritas du- 



(1) Vease tambien sobre la situacion actual Del Teatro Catalan el artlcialo asi titelado de J. Mas> 
Ventos, en La Vanguardia (27-Diciembre-1916). 

(2) Don Jos6 Nebot Perez, bibliotecario de la Universidad de Valencia y ex-vicepresidente de lo 
Rat-Penat, autor de Apuntes para una Gratndtica valenciana popular (1894) y de Orf&grafta 

clasica (1910). 

395 



SALCEDQ'LA UTERATURA ESPANOLA * TOMO IV 

xante la guerra de Cuba. El Cura de Benicot, capelld de missa y olla, ex- 
plica a sus fellgreses lo que es la patria en versos como estos: 



es la patria? Pron y massa 
Que ho sent, mes una ciencia escasa 
No vos ho pot explicar: 
La patria es la propla casa, 
Nostre bresol, nostra liar, 

Nostra mare, nostra dlda; 
La campana que vos crida 
A Missa, gerraans devots; 
Esta terra benehida 
Hon ser6m soterrats tos. 



En Galicia la clase ciudadana, de que salen los escritores, habla caste- 
llano. En Valencia la lengua regional es la que usan todos, lo mismo en las 
ciudades que en las aldeas, y sin embargo, son pocos, contadisimos, los 
cultivadores literarios del valenciano. "Nadie ignora en este recinto decia 
Castelar en la Academia Espanola (reception de D. Victor Balagaer) que 
Aparisi Guijarro, nuestro inrnortal compafiero y caro deudo mio, a quien 
os venideros consultaran como un oraculo de la sintaxis y analogia caste- 
liana, faablo toda su vida en valenciano. Quince aiios llevaba el de vivir en 
Madrid, yo mas de veinte; y nunca le oi dirigirse a mi sino en el idioma de 
su infancia". Los valencianos son exaltados amantes de su tierra natal, y 
muchos y de merito los literatos que consagran sus talentos y estudios 
al enaltecimiento de la region; pero todo lo escriben en castellano, y en 
este idioma son premiados por los Juegos Florales, como lo fue el Diccio- 
narlo de artlstas ualencianos, por el Baron de Alcahali (1897). Nunca se ha 
ocurrido a los valencianos alegar que no puedan escribir bien en la lengua 
national, por no series familiar, y ciertamente que seria ridicula la disculpa; 
porque de alii han salido y salen a toda hora eximios cultivadores del habla 
de Castilla. El uso de la regional no es alii mas que una curiosidad, una 
rareza, una variedad del uso comun. 

El renacimiento linguistico valencianista no ha sido ni es, como escri- 
bio D. Teodoro Horente, sino una secuela del Catalan. No faltaron nunca 
en Valencia algunos poetas, no populares sino populacheros, que se apro- 
vechaban del sermo vulgaris para divertir a las gentes. La ciudad de Valen- 
cia tuvo, como casi todas las espanolas, su Liceo por el tipo o a semejanza 
del madrilefio, y este Liceo publico una revista (1841-1842) en que se pu- 
blicaron poesias serias en valenciano por D. Tomas Villarroya, a quien 
amitaron el escolapio P. Pascual Perez y D. Juan A. Almela. Como ya se 

396 



X : LENGUAS Y^ UTERA ffiflAS 

ha dicfao, la lectura de Lo Gayter del Llobregat inspire a hombre de 
merito como D. Teodoro Llorente la idea de seguir por este camino. Era 
entonces bibliotecario de la Universidad valenctana el inallorquin D. Ma- 
riano Aguilo, de quien hemos de hablar muy pronto, y Llorente, con su 
condisclpulo e intimo amigo Wenceslao Querol, pas^base las tardes en la 
biblioteca universitaria, estudiando bajo la direction de aquel maestro la 
literatura lemosina espanola de la edad media. 

For iniciativa de Aguilo establecieronse los Juegos Florales(1859), no 
como en Barcelona exclusivos para el habla re- 
gional, sino bilingfies. Triunfaron en aquella don 
Victor Balaguer y el joven Llorente por su poe- 
sia La nova Era. Poco despues fue Llorente a la 
ciudad condal, y en el Diario de Barcelona era 
publicada su poesia Valencia y Barcelona. Volvid 
en 1869, cuando las fiestas a que asistio Mistral 
De Querol solo conocemos cinco poesias en cata- 
Idn, como detia el, siendo el linico valenciano 
que adopto esta denominacion, y probablemente 
las linicas que compuso; los catalanes las tienen 
en tanto aprecio que dos de ellas figuran entre 
Les cent millors poesias de la Llengua cafalana; 

_ ^^ Teodoro Lloreatc, 

una, Als poetes proven^als, y otra, Patria, Fides, 
Amor, leida en los Juegos Florales barceloneses 

de 1872. .Uniose a Llorente y Querol un hombre de potente iniciatlYa que 
habia abrazado con entusiasmo la causa del valencianismo; tal fue Cons- 
tantino Llombart (18484893). Obra de Llombart, entre otras varias de pro- 
paganda, fue la creacion de Lo Rat-Penat = societat d'amadors de la tten~ 
gua valenciana (1878). Lo Rat-Penal se apresurd a restablecer los Juegos 
Florales, interrumpidos desde que Aguilo salio de Valencia, y todos los 
anos -se celebran siendo en la hermosa ciudad del Turia uno de los nii- 
meros mas bonitos de los festejos de Julio. 

Por lo demas, aparte de las cinco poesias de Querol ya citadas, lo im- 
portante en el orden literario de la renaixensa valenciana rediicese a los 
versos de Llorente y a las piezas comicas de Eduardo Escalanie. Los pri- 
meros coleccionaronse por primera vez, en 1885, con el modesto titulo de 
Llibmt de versos: 

iPobre llibret, que vas a mans estranyes, 
Com la mtistiga flor quel vent s'en du! 
iQui sab, fill de mon seny y mes 
Lo que sera de to?... 

397 ' ' 




SALCEDO^LA_ LITERATURA ESPANOLA - TOMO W 

Posterior al Llibret son las Cartes de soldat 

"El Llibret, escribio Menendez Pelayo, por si solo bastaria para impe- 
dir, o, a lo menos, para retardar la muerte del habla expresiva y dulcisima 
en que ha sido compuesto. Y si es ley fatal que esta lengua desaparezca 
-de las margenes delTuria, todavia los versos de nuestro autor, enlazando- 
se a traves de cuatro siglos con los del profundo y sublime cantor de Na 
Teresa, conservarian en la memoria de las gentes los sones de una lengua 
que llego a ser clasica antes del Renacimiento, y que ni el abandono de 

hijos, ni la parodia vil, ban logrado despojar de su primitiva nobleza". 



84. Liter atura mallorquina o Catalans en Mallorca. 

En las Baleares, el renacimiento literario de la lengua popular ofrece al- 
gunas figuras muy notables. Tambien se produjo aquel por influjo directo 
del Catalan, y formando parte de el vive todavia, mas intimamente unido 
al de Cataluna que al de Valencia. A D. Jomds Aguilo nacio en Palma 
<3G-Mayo~18!2) y murio en la misma ciudad (1882) , ejemplarisimo caba- 
llero, buen poeta que habia hecho ya brillantemente sus ensayos en la len- 
gua de Castilla, excitaron a usar la regional los versos de Rubio y Ors, mas 
fecundos que ningunos otros en tales excitaciones. Hemos oido decir o 
leldo no recordamos donde, que ya componia Aguilo en mallorquin cuando 
aparecio Lo Gayter del Llobregat Lo cierto es que el merito del poeta 
balear empieza hoy a ser mas ensalzado que antes. Sus Poesias fantdsti- 
cas en mallorquin (1852) son, segiin Miguel Santos Oliver, un modelo to- 
davia no superado por ningiin otro poeta de la renaixensa ni en fuerza de 
imagination, ni en energia, ni en vaguedad y sugestlvo misterio. Estan 
traducidas al castellano, en verso, por D. Jose Francisco Vich (Madrid, 1858). 
Prescindio de las variedades dialectales de sus islas, escribiendo en Cata- 
lan legitimo El 25 de Octabre y Constanta d'Arago, galardonadas en los 
Juegos Florales de Barcelona. 

Don Mariano Aguilo y Faster, primo de D. Tomas nacio en Palma 
(16~Mayo-1835) y murio en Barcelona (6-Junio-1897) , estudio leyes en la 
ciudad condal, y por influjo de Piferrer consiguio una plaza de oficial en 
la biblioteca de San Juan; a la prematura muerte de Piferrer que era el di- 
rector, ocupo su vacante. Trasladado a la Universidad de Valencia (1858), 
ya hemos visto la parte que tuvo en la iniciacion de la reinaxensa en 
aquella ciudad. Vuelto a Barcelona (1861), alii permanecio hasta su muer- 
te, Don Mariano era buen poeta; pero sus grandes servicios al catalanismo 
esten principalmente en sus trabajos de erudito: Catdlogo de obras impre- 
sas en Catalan desde 1474 hasta la fecha, premiado por la Biblioteca Na- 
tional (182); Biblioteca Catalana en que publico notables obras me- 

398 



X^LENGUAS Y LITERATURAS 

dioevales como Tirant lo Blanch, Fets del Key en Jaume, etc,; 
Catalan que ha empezado a publicar tlnstitut d'Estudls Catalans: Roman- 
cero Catalan, coleccion de refranes, etc. Los trabajos de Agullo sobre la 
lengua fueron la preparation de Verdaguer para formarse su estilo castlzo. 

Es simpatico por extremo el matrimonio Amer-Pena: ambos 
desde la infancia, ambos religiosisimos, que sostuvleron largas relaciones 
amorosas en verso, y que casados slguieron siempre cuitivando la poesia. 
Victoria Pefia nacio en Palma (23-Marzo-1827). En 1860 cas6 COB Jos Vic- 
toriano Amer, tambien mallorquin pero residente faacia aiios en Barcelona, 
donde habla contrlbuido a la restauraclon de los Jtiegos Florales. El pres- 
bltero D. Miguel Costa y Llobera publlco en 1860 un tomo de Poesias, 
elogiadisimas por Ixart, Menendez Pelayo, el P. Restituto del Valle Ruiz y 
el P. Blanco. Don Ramon Pico y Montaner nacio en Pollenza (Septlem- 
bre-1848) ha sido uno de los favoritos de los Juegos Florales, de Barce- 
lona, lugar de su residencia desde los once aiios. Don Juan Alcober na- 
cio en Palma (3-Mayo-1854), tambien muy elogiado por el P. Restitute del 
Valle, es tan buen poeta en castellano como en Catalan. Otros ranches me- 
recen honorifica mencion: citemos unlcamente a D. Gabriel Maura, hernta- 
no mayor de D. Antonio nacio (4~Junio~1842) y murio (29~Marzo-1907); 
al insigne escritor castellano D. Miguel Santos Oliver, y a D. Lorenzo li- 
ber _ nac i6 en Campanet, Mallorca (14-Septiembre-1882). 




LA LITERATURA ESPANQLA CONTEM- 
PORANEA * XI. - LA LENGUA CASTE- 



LLANA 




E/ idioms castellano en la epoca content- 
poranea. Consideration general sobre 
la vitalidad, persistencia y movilldad de 
nuesfra lengua. Son los idiomas organismos 
vivos: nacen, crecen, se reproducer! y mueren. La 
vida no es quietud, sino movimiento perenne. Nues- 
tra lengua castellana es hija de la latina, sera madre de otras lenguas y 
morir, cuando le Ilegue su faora, como fenece todo lo que vive. Lo cual 
no signilica que tal acabamiento este proximo ni que debamos procurar 




(!) 85. El idioma casfellano en la epoca confempordnea. Consideration general 
sobre la uitalidad, persistencia y movilidad de nuestra lengua. 86. Estado actual 
del castellano: A) Castellano literario y caste llano popular. B) Relaciones entre am- 
bos. C) Caso tipico de una composicidn literaria tomada como suya por el pueblo. 
D) Influencia del lenguaje popular en el literario, y cdmo determina en este formas 
diversas de escribir literariamente. E} Enfermedades o views del lenguaje literario 
cuando se aparta del popular. 87. ^Para qu& sirue la Gramdtica?: A) Opinion de 
Azorin y de Unamuno. B) Examen de esta cuestidn. C) La Gramdtica latina y la Gra- 
mdtica castellana de D. Andres Bello. 88. Filologia moderna: A) Antecedentes. 
B) Rufino Cuervo. C) Estudios filoldgicos en la Espana contempordnea (Hanssen, 
Mugica, Ramdn Menendez Pidal). D) Alemany. E) Otros fildlogos y gramdticos. Don 
Raimundo Miguel 89. Los arabistas: A) Don Jose Antonio Conde, el P. Artigas, 
Gauangos. B) Codera. C) Saauedra. D) SimomL E) Rivera. 90. Los hebraistas: 
A) Garcia Blanco y sus discipulos (D. Severn Cafalina, Mateos Gago, Rodriguez Ma- 
rin. B) Don Mariano Viscasillas. C) Ndcar Faster. 91. La lucha contra los galicis- 
mos: A) Est&banez Calderdn, Galtardo y Usoz. B) Baralt y su "Diccionario de gali- 
cismos". C) El P. Juan Mir. D) Sus libros archicasticistas. Por casticista, enemigo de 
Cervantes. E) Todos los buenos escritores modernos f a galiparleros" . 

400 



apresurarlo. Rulino Cuervo, el gran filologo, ha 

al castellano ese termino por disolucion el latin; 

ciando con no menor rigor cientifico la lejanla de tal desenlaee 

Ya en el siglo xvoi consideraron algunos Forner (Emqnias de la len- 

gua castellana) y Vargas Ponce (Declamacidn contra los abusos Intro- 

dacidos en el castellano) a nuestro idioma tan corrompldo y descom- 

pnesto que podia darsele por acabado. Hoy repiten este cortcepto elegia- 

camente los casticistas, y con alegria ciertos americanos, especlalmeale 

argentlnos o argentinizados, v. gr., el doctor L'Abeiile, profesor de la Es- 

cuela Politecnica de Buenos Aires, los cuales dan ya por ioraiado en aque- 

lla nacion un nuevo Idioma sobre las ruinas del castellano. 

Asi co mo para los neo-escolasticos anteriores a Mercier, la filosofia 
tuvo un periodo de preparation, otro de apogeo representado por Santo 
Tomas y otro de corrupcion o decadencia (desde Santo Tomas hasta aues- 
tros dias), y no hay otra manera de restaurar los buenos estudios f ilosoficos 
que cinendose a los textos del Doctor Angelico (vease pag. 147 y signien- 
tes), para los casticistas espanoles la lengua castellana va perfeccion^ndo- 
se y ascendiendo hasta el Siglo de oro; en este venturoso periodo llegd a 
la cumbre de su majestuosa grandeza, y despues ha sido todo Ir rodando 
hacia el abismo. Tambien, como los neo-escolasticos, juzgan los casticistas 
que no cabe otro modo de volver a escribir en castellano sino haciendolo 
como los maestros de aquella epoca; palabra o giro no autorizados por el 
uso de estos, son vitandos, singularmente si el vocablo o la constracclon 
son o parecen ser de origen frances. Los casticistas o puristas tienen horror 
al galicismo. 

Los modernistas, en cambio, no solo no sienten este horror, sino que 
se complacen en afrancesar mas y mas la lengua. linos, porcjue literaria- 
mente formados en la lectura de poetas y prosistas Iranceses, hacen sus 
oidos a la cadencia o armonia del frances, llegando a parecerles ordlnario, 
soso e inarmonico el castellano. Otros, por creer ver en esta manera de 
apreciar suya, hija de la costumbre, un signo cierto de europeizacion o 
universalizacion del lenguaje, en que cifran un positive progreso. Alguoos 
americanos, figurandose que hablando y escribiendo mal en castellano com- 
plementan su independencia politica. En la Argentina, a cierto gnipo de 
intelectuales se ha metido en la cabeza la idea de crear un vigoroso nacio- 
nalismo argentine: "Propongamonos, escribe D. Jose Ingegnieros, viir 
a una vida propia, enorgullecedora. Aspiremos a crear una ciencla naclo- 
"nal, un arte national, una politica national, un sentimiento national, 
"adaptando los caracteres de las multiples razas originarias al marco de 
^nuestro medio fisico y sociologico. Asi como todo hombre aspira a ser 

401 

SALCEDO. La Uteratura E&paftota, - Tomo IV. 26 



SALCEDO : LA LITERATURA ESPANOLA^ TOMOJV 

"alguien en su familia, toda familia en su clase, aspiremos tambien a que 
"nuestro pueblo sea alguien en la huraanidad" (1). SI todo ha de ser natio- 
nal en la Argentina, por que no ha de serlo el idioraa? 

Esta diversldad de opiniones y deseos se manlfiestan, sin embargo, en 
un terrene donde la voluntad faumana no es reina y senora; porque no se 
hacen y deshacen las lenguas a caprlcho. Ni los casticistas pueden impedir 
que invadan nuestro idioma galicismos, anglicanismos ni germanismos, 
como en el Siglo de oro lo invadian latinismos e italianismos traidos 
muchos de los ultimos por el mismo Cervantes y en America, desde los 
tiempos de la conquista, por el influjo de los idiomas indicos; ni alcanzaran 
jamas a que se hable y se escriba como hace tres centurias; ni los moder- 
nistas lograran incorporar de un modo permanente al castellano sus locu- 
ciones y slntaxis francesas; ni los nacionalistas argentinos crearse un idio- 
ma propio, antes de tiempo. Don Miguel de Unamuno proclama que cada 
cual debe escribir como quiera- el quiere y puede hacerlo muy castizamen- 
te : "escribe, dice, como te de la real gana, y si dices algo de gusto o de 
provecho y te lo entienden y con elio no cansas, bien escrito esta como 
este; pero si no dices cosa que lo valga o aburres, por castizo que se te 
repute, escribes muy mal, y no sirve darle vueltas, que es tiempo perdido". 
Anade que por el uso y abuso de esta libertad se va formando el sobre- 
castellano, lengua espanola o hispano-americana, y que "la anarquia en el 
lenguaje es la menos de temer, que ya procuraran los hombres entenderse 
por la cuenta que les tiene, y el que se empene en lo contrario, en su pe~ 
cado llevara la penitencia" (2). Muy cierto es todo esto, y tambien lo es 
que a la indSscutible libertad para corromper y atropellar el idioma, corres- 
ponde otra no menos indiscutible para censurar a los que lo atropellan y 
corrompen, pues en la repiiblica literaria, la mas libre de todas, no hay 
carceles ni horcas, y los delitos y sus castigos se reducen a dimes y diretes: 
el que f alta gravemente a las leyes naturales de la lengua en que escribe, 
tambien lleva en el pecado la penitencia. 

Rufino Cuervo fue calificado de separatista en materia de idioma por el 
castizo escritor argentino D. Ernesto Quesada, a causa de haberreconocido 
la innegable verdad cientifica de que el castellano, al cabo de los siglos, 
dejara de ser lengua viva, y el contesto: "No porque uno crea que nuestros 
cuerpos, sin remedio, ban de venir a ser pasto de gusanos, deja de asearse 
y aderezarse lo mejor que puede\ Esto es, Hegara un dia, muy remoto aiin r 
en que el castellano acabe, como Ilegara otro dia aiin mas remoto en que 



(1) Al marffen de la ciencia (Sampere y Compafiia, Valencia), p4g. 252. 

(2) Sabre la lengua espaXola. Ensayos, tomo III, pag. i(^. 



402 



CASTELLANA 



se apague el sol; pero mientras no llegue aquel, debemos estudiar este pu- 
jante y hermoso idioma, extendido por gran parte del planeta, de 

tantas naclones, instramcnto de una rlqulsima literature, y procurar 
lo y escribirlo bien. Los que no lo hacemos as!, es porque no podemos. No 
es la voluntad, sino el arte, lo que EOS falta. 

86* Estado actual del castellano: A) Castellano 
y castellano popular. B) Relaciones entre am bos. C) Caso 
ffpfco de una composition liferaria tomada como suya 
el pueblo. D) Influencia del lenguaje popular en el literario, 
y como determina en este formas diversas de escribir cla- 
sicamenfe. E) Enfermedades o vicios del lenguaje literario 
cuando se aparta del popular. Las lenguas que alcanzan el gra* 
do de perfeccion y tienen la dlfusion Invasora del castellaEO incorporate 
dialectos que, abandonados a su natural evolucion, bubiesea llegado a ser 
idiomas independientes, y cercenan los dominios de las lenguas limitrofes, 
modificandolas por su Influjo; ya queda dicfao como el casteilano se ha in- 
corporado los dialectos leones y aragones, e invadido los territories del 
vascuence, del gallego, del Catalan y del valenclano, castellanlzandolos, a 
la vez, mas o menos profundamente (vease pag. 254). Mas, como los gran- 
des imperios conquistadores, pagan esta extension desmesurada con una 
dispersion o disgregacion interna, en cuya vlrtud cada region o comarca del 
inmenso conjunto en que se habla la misma lengua, lo hace de un modo 
distinto, resultando asi otras diferenclas dialectales. Dimanan estas de 
tres principales causas: una lisiologica, o sea la manera de pronunclar y 
acentuar. Otra, psicologica, que es el predominio de uoa u otras facultades 
espirituales, pues no es igual el habla de los pueblos en que predominan 
la imaginacion y el sentimiento que la de aquellos en que preponderan 
el juicio y el sentido practice. La tercera, por ultimo, es el infiujo ma- 
yor o menor de idiomas antiguos y limitrofes: asi en Andalucia las pa- 
labras de origen arabe son mas que en las otras comarcas peninsulares, en 
toda la Peninsula es mayor el influjo del frances que el del ingles, y en 
America mayor el del ingles por la vecindad con los Estados Unidos, y ex- 
perimentase una influencia desconocida para los espanoles peninsulares: 
la de los idiomas indicos. 

A) Para mantener la unidad de la lengua, o, quizes, la ilusidn de que 
tal unidad existe, f ormase un dialecto especial que llamamos lenguaje life* 
rarlo. La ultima obra que acometio Rufino Cuervo, y que muri6 sin dejar 
concluida, es sobre Castellano literario y castellano popular. Formado 

403 



SALCEDO^LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO II 

aquel por los hombres de Letras, representa una depuracidn del faabla del 
pueblo, slntetizacidn de sus variedades dialectales, enriquecimiento de su 
lexico por el tecnicismo clentiflco tornado de las lenguas sablas, especial- 
mente del griego, y por la introduction de vocablos aproplados admltidos 
o construldos con arreglo a las leyes de la lingiilstica; los fines a qne tien- 
de o debe tender este idioma selecto son la claridad en la exposition que 
supone la brevedad y cierto grado de amenldad, indispensable en todo es- 
crito, por arido y prosaico que sea su objeto, y la realization de la belleza 

por medio de las palabras si se trata de obras 
esteticas o artisticas. El lenguaje literario es el 
oficial, o sea el de los gobiernos y el de las 
leyes, el de la ensenanza oral y escrita y el de 
la bella literatura (1). 

B) Las relaciones entre el lenguaje lite- 
rario y el popular son intimas y permanentes; 
ambos siguen un movimiento paralelo y se 
influyen sieinpre reciprocamente. El literario 
atrae a su orbita a las personas educadas e 
instraidas, y asl acontece que lo genuinamen- 
te popular se va replegando y condensando 
en las mas bajas capas sociales, en la plebe y 
no en el verdadero pueblo que comprende to- 
das las clases. A su vez lo popular influye en 
mucfaos escritores, ora, enamorados de lo.cas- 
tizo y espontaneo de las vulgares formas del 

lenguaje, o de la belleza de la poesia genuina del pueblo coplas, dichos, 
modismos, refranes, relaciones en verso o prosa (cuentos) , moldean su 
estilo en la imitacion de lo popular, ora exageran y falsean en la imitation 
los rasgos populares, y los devuelven a la multitud exagerados y falsea- 
dos, y la muchedumbre asi los admite, dandose de esta suerte algo popu- 
lar que no lo es por su origen sino unicamente por su adaptation. 

De estos fenomenos de coirespondencia o relacion hay muy notables 
ejemplos en la historia de la Literatura contemporanea. El flamenquismo 
y el chalismo, v. gr., proceden remotamente de lo popular andaluz y de lo 
popular madrileno; pero falseados por la literatura, ban sido aceptados a 
pesar de su falsedad por parte del pueblo. Algunas coplas de Ventura Ruiz 




Juan Menendez Pidal, 



(1) El aleraan Federico Hanssen, catedr^tico de la Universidad de Santiago (Chile), sostiene que el 
castellano literario fu6 creado en las candllerias de San Fernanda y Alfonso el Sabio, tomando por base el 
dialecto hablado en Toledo. Es opinion contradicha por otros filologos. 



404 



CASTELLANA 



Aguilera (1), de Melchor de Palau (2) y de otros poetas Imltadores de la 
poesia popular, se ban hecho tan verdaderamente populares que a cual- 
quiera se ocurre la duda de si fueron en realidad ideadas por los poetas 
literates. Caso notable, tipico y comprobado de estas relaciooes, es el que 
pasatnos a exponer. 

C) En el Almanaque de la /lustration Espanola y Americana para el 
no 1899 publico D. Juan Menendez Pidal su poesia Lux ceterna, que 
asi: 

jAiilla un perro, madre, 
junto a la puerta; 
en cuanto aclare el dia 
ya estare muerta! 

Si ya vas mejorando; 
no digas eso. . . 

j Madre mia del alma, 
dame otro beso! 

No temas nada. . . 

Por ti y por Juan lo siento 
madre adorada. 



(1) Verbigracia, esta copla: 

En tu escalera mafiana 
he de poner un letrero 
con seis palabras que digan 
por aqui se sube al cielo, 

El pueblo la adopto enmendandola asi: 

En la puerta de tu casa 
he de poner un letrero 
con letras de oro que digan 
por aqui se sube at cielo. 

Don Emilio Lafuente Alcantara lo incluyo asi en su Cancionero creyendolo de cepa popular. Ventura 
Kuiz Aguilera protesto airado, en su libro Armonias y cantares, contra esta profanation, estimando desdi- 
chada la enmienda. Rodriguez Marin (La Copla, conferencia en el Ateneo de Madrid el 6 de Abril de 191 0> 
hace notar que el anonimo poeta popular mejoro en tercio y quinto el cantar de Ruiz Aguilera. 

(2) Por ejemplo, esta copla: 

Pajarillo, tfi que vuelas 
por esos mundos de Dios, 
dime si has visto en tu vida 
un ser mas triste que yo. 

El pueblo tambien la tomo y la modifico de este modo: 

Pajaritos que volais 
por esos mundos de Dios, 
decidme donde hay un hombre 
mas desgraciado que yo. 

*Con lo cual ha ganado no poco la copla*, dice Rodriguez Marin (lugar citado en la nota anterior). 
405 



SALCEDO-LA LITERATURA ESPANQLA-TOMO IV 

. . .,Que ruido suena, madre? 

Los rondadores; 
es sabado, y cortejan 
a sus amores. 

La voz de Juan no escochas 
entre esos cantos? 

Alguna igual te engana, 
porque son tantos. . . 

No, madre mia. . . 
]Y el perfido juraba 
que me queria! 

jSabe que estoy muriendo. . . ! 
No, no me qulere. 
jQu6 triste se ve el mundo 
cuando se muere! 

Mirame: abre los ojos; 
es mi deseo. . . 

jMadre, dentro del alma 
que claro veo; 
si quiero alzarlos, 
negras sombras, muy negras, 
me hacen bajarlos! 

. . . i Madre mia del alma, 
la muerte es cierta; 
vuelve a grunir el perro 
junto a la puerta! 
lQu6 sola en este mundo 
vas a quedarte! 
^Quien en tu desamparo 
va a consolarte. . .? 
Madre querida, 
tan sdlo por ti siento 
perder la vida. 

^.Quien trenzara amorosa 
tus nobles canas, 
sentada al sol contigo 
por las mananas; 
y qui^n hasta la tarde, 
bajo el castano, 
a par de t! cosiendo 
pasara el ano. ..? 
jAflos enteros 
con mis recuerdos s61o 
por compafieros! 



406 



XI -LA LENGUA CASTELLAN A 



A! amor de la lumbre, 
buscando abrigo, 
creeras, estando sola, 
que estas conmigo. 
Recuerdos importunos 
de mis canciones 
fingiran en tu oido 
debiles sones. . . ; 
ieco apagado 
del canto de la dicha 
que se ha alejado! 

Juan vendra, como todos, 
a verme muerta. 
No le dejes que pase 
de aquella puerta. 
Dile que ya muriendo 
sent! su canto; 
que, ni muerta o!r quiero 
su necio llanto. . . 
iQue ame a Dolores; 
que a mi me basta, madre, 
que tu me llores! 

Visteme de mortaja 
la ropa toda 
que en el area tenia 
para mi boda; 

y despu^s que me hubieres 
amortajado, 
quitame estos corales 
que Juan me ha dado, 
por que no crea 

que aun he muerto queri6ndole, 
cuando me vea. 

Vendrn todas las mozas, 
menos Dolores, 
a poner en mis andas 
cintas y flores: 
sin ella, vendran todas 
al cuarto mio 
por besar en mi rostro 
ya duro y Mo. * . 
jMadre; si muero, 
sin su beso y su cinta 
marchar no quiero! 



407 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

Dile, madre del alma, 
que la perdono: 
que olvide tambien ella 
su injusto encono; 

que yo siempre la quise 
mas que a nlnguna; 
que no hubo de mi parte 
traicion nlnguna; 
que ya le olvido. . . 
jY que culpa yo tuve 
si el me ha querido! 

En los robles obscures 
solloza e! viento; 
se apagan las estrellas 
del firmamento; 
el rio entre los alamos 
reluce y pasa; 
ni crujir una viga 
se oye en la casa; 
la candileja 

que ardio toda la noche, 
de lucir deja. 

Se oyen dulces tonadas, 
risas y bulla. . . 
La nina da un susplro, 
y el perro aulla. . . 

Al volver de la ronda 
los rondadores, 
murio la pobre nina 
sonando amores. . . 

Cuando moria, 
en las cumbres lejanas 
amanecia. 



En muy pocos aiios esta composition se faizo popular en todas las 
regiones peninsulares, cantandose y recitandose como poesia anonima, 
en unas partes, v. gr., en Asturias, segiin el texto literario, aunque supri- 
miendo los tres liltimos versos de cada estrofa, y en otras variandolo. En el 
Bierzo, por ejemplo, el texto popular es distinto: 

Madre, un perro aulla 
junto a la puerta; 
antes que venga el dia 
ya estare muerta. 

408 



Xl-LA LENGUA CASTELLAN A 



La pobre anciana 
llora y se desespera 
junto a la cama. 



En la provincia de Sevilla, los desconocidos copleros ban introducido 
una notabilisima variante en el argumento. Donde dice Menendez Pidal; 



que olvide tambien ella 
su injusto encono; 
que yo siempre la quise 
mas que a ninguna; 
que no hubo de mi parte 
traicion alguna; 
que yo le olvido. . . 

iY que culpa yo tuve 
si el me ha querido! 



Al anonimo poeta sevillano parecio esto, sin duda, muy complicado, 
y en aras de la sencillez, tan grata a la musa popular, hizo que Dolores 
f uese, no la primera novia de Juan, a que quito el novio la nina que mmre, 
para perderlo luego por una resurrection del primer amor, sino la que 
quita el novio a la protagonista del relato (1). 

D) Tres grandes escritores del Siglo de oro nos ofrecen ejemplo de 
los tres tipos sanos y nobles de influencia del lenguaje popular en el 
literario. Santa Teresa es escritora popular en el mas genuine sentido de la 
palabra; escribe para expresar conceptos, sin otra preocupacion que la de 
la claridad, sin recrearse ni siquiera releer lo que ha escrito, esto es, afoan- 
donandose a su instinto, y sin mas cuidado que el de que 
bien lo que dice. La fuerza y la gracia de su prosa dimanan de su 
gratia natural y de lo bien que domina los asuntos de que trata 
religiosos y domesticos). Seguramente que hablaba como escriMa* 
conversaciones tenian el mismo estilo e Igual encanto que sus cartas y sus 



(1) Esta version la recogio el autor de este libro de labios de una sefiorita sevillana, la cual habiala 
aprendido de una criada de su casa, natural de Dos Hermanas, y que estaba convencidisima de que era un 
espontaneo brote de poesia popular andaluza. Fue para ella un asoinbro el oir que el poeta ni era anonimo 
popular ni andaluz, sino un asturiano, doctor en Derecho, academico de la Espaftola, jefe del Archivo Hlsto- 
rico Nacional, redactor jefe de la Reuista de Archives, periodista politico, diputado a cortes en varias legis- 
laturas, gobernador que habia sido de varias provincias y literate de campanulas. Otra version, muy ajus- 
tada al texto literario, recogio tambien de iabios populares el autor de este libro en El Escorial 

409 



SALCEDO - LA LITERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

relaciones. Conviene advertir que esta espontaneidad popular de Santa 
Teresa no es la del pueblo bajo, sino la de las mujeres, o, como diriamos 
hoy, de las senoritas bien educadas de la clase media en la Castilla del 
siglo xvi. 

Cervantes es tambien escritor popular; pero de otro tipo que la Santa 
de Avila. Es un literato de raza que ha estudiado Humanidades, aunque sin 
llegar en ello a la curabre de la perfection, que conoce laliteratura antigua 
y de su tiempo y tlene la preocupacion de escribir bien; lo intento primero 
imitando el estilo y la manera de los novelistas del genero pastoril, tan afa- 
mados en su epoca; pero en contacto luego con el pueblo, durante mucho 
tiempo y en Andalucla, de donde era originario y donde residia su familia 
paterna, enamorose del habla popular, y deliberadamente trato de hacerla 
nervio de su prosa. Tal es el Quijote, monumento el mas acabado de lite- 
ratura popular en este sentido, incomparable museo de refranes, historietas 
y dichos populares agudos, pintorescos y graciosos, y en que la prosa corre 
libre y desembarazada de todo artificio academico, en que cada clase social 
habla su lenguaje propio: los caballeros como caballeros, los letrados como 
letrados, los campesinos como campesinos. Cervantes no hace del purismo 
una abstraction deducida de estudios linguisticos, a los que era casi 
extrano y que en su tiempo apenas si existian: toma por lengua pura la 
que oye a las gentes que hablan con espontaneidad, y asi no tiene miedo 
a los italianismos que plagaban la lengua vulgar de entonces, traidos por 
los muchos espanoles que venian de Italia y por los libros italianos que se 
leian en nuestra patria, nS a los latinismos difundidos por clerigos y letra- 
dos, como en nuestro tiempo no hubiera sentido el horror al gallcismo de 
que alardean los clasicistas actuales. Tampoco teme reflejar el influjo de la 
literatura en el cuerpo social, y mientras que Sancho es inagotable fuente 
de refranes y dichetes, y refiere deliciosos cuentecillos, como el de las 
cabras que pasaban el rio, del mas puro sabor folk-lorico, los que han es- 
tudiado o son aficionados a la lectura, discurren gravemente sobre los mas 
graves y trascendentales temas literarios. Don Quijote, a quien han vuelto 
loco los libros de caballerias, no es menos comico que por hacerse caba- 
Ilero andante, por el enfasis oratorio, por la rimbombancia literaria de que 
ha contarninado a su conversation este leer excesivo. Como es hombre de 
talento y de cultura, brillan estas cualidades excelsas en su conversar, y 
admira a los capaces de comprenderle; pero no por eso se libra de la 
inoportunidad y de la impertinencia. 

Cervantes emplea en ocasiones la prosa entonada, literaria y oratoria 
peculiar de su epoca, y especialmente de los libros de que se burlaba (des- 
cription del amanecer a la salida de Don Quijote de su aldea, discurso a 

410 



XI" LA LENGUA CASTELLAN A 

los cabreros, etc.); pero aun cuando lo hace a maravilla, y esos trozos figu- 
ran dignamente en las antologlas de la lengua, es para burlarse de tales 
maneras de hablar. La del Principe de los ingenios espaiioies es la liana y 
popularisima, repleta de giros y vocables usuales en Andalucia, y en 
particular en tierra de Cordoba. En el Persiles y Segismunda, este habla 
popular aparece mas literariamente depurada, y por eso algunos literates 
deleitanse con sus parrafos y dicen: esto es mejor que el Quijofe; pero 
nadie les hace caso. 

Fray Luis de Leon representa el tercer tipo de literato del Siglo de ore,, 
a que nos referimos. Fray Luis no es, como Cervantes, un hombre culto en 
Humanidades, sino el humanista mas insigne de su tiempo. Conoce pro* 
fundamente no solo las lenguas y literaturas clasicas, sino las hebraicas. Es 
un sapientisimo profesor. Vivio en centres universitarios y en monasteries 
que eran una prolongation de la universidad. Su trato fue siempre con 
catedrdticos y sabios; su piiblico, estudiantes de Facultad mayor. Todas 
estas circunstancias se ref lejan en su lenguaje y estilo. No pueden ser estos,. 
ni el espontaneamente popular de Santa Teresa, ni el literariamente popu- 
lar de Cervantes; son el habla y la manera del artista sabio, para quien son 
familiares, y como habitual morada, las cumbres del pensar y del decir. Tal 
es el modelo del estilo literario propiamente dicho, o que, en cierto sentido- 
amplio y elevado, pensando en el jardin de Academo y no en las acade- 
mias modernas, se puede llamar academico. No hay en el nada de popu- 
lar? Si que lo hay: la claridad, la sencillez y la subordination perenne 
de la forma al fondo. Fray Luis habla en el idioma de los dioses, de 
los verdaderos dioses, que son la claridad suma y la sencillez mfsma* 
o que odian la afectacion retorica, y no se escuchan ni deleitan con la 
ridicula vanidad de sus propias palabras. Los complicados, los obscures,, 
los retoricos no son los dioses, sino los hombres presumidos que quieren 
pasar por tales. 

E) Estos tres modos de escribir son los realmente clasicos; cuanto se 
asemeje aellos mas o menos, en este mismo grade de aproximacion, es 
mejor o peer literatura; cuanto se aparte de semejantes modelos es corrup- 
tion y decadencia. El tipo popular, representado por Santa Teresa y Cer- 
vantes, tiene sus degeneraciones peculiares en la vulgaridad, la ordinariez 
y la chabacaneria. El tipo literario o academico las tiene, y muy variadas. 
Pompeyo Gener, en su libro Literaturas malsanas, senala como enferme- 
dades indigenas de nuestra literatura, el gramaticalismo y el retoncismo. 
"Bello ideal del primero es escribir el castellano tomando la lengua, no 
como un medio, sino como un fin, y fin de toda literatura posible, en vez 
de escribir en castellano los conocimientos, ideas o sentimientos que tenga 

411 



SALCEDO ~ LA LJTERATURA ESPANOLA - TOMO IV 

el literate" (I). El segundo, "consiste en no ver en las obras mas que el 
^stilo, y en el estilo, mas que las flores y la hojarasca" (2). Ambos se redu- 
cen al literatismo, de que fueron manifestaciones en el Siglo de oro el cul- 
teranlsmo y el conceptismo; y en nuestro tiempo lo son el arcaismo casti- 
/sto, o sea la tendencia a escriblr como lo faicieron los maestros del Siglo 
de oro, imitando su estilo hasta que se confunda con el de ellos, y el 
modernismo afrancesado que es el prarito de escribir en castellano, imitan- 
do a ciertos modernos literates franceses, especialmente a Verlaine y otros 
poetas y prosistas de su raanera. 



87. ^Para que sirve la Gramatica?: A) Opinion de 
Azorin y de Unamuno. B) Examen de esta cuestion. C) La 
Gramatica latina y la Gramatica casfe/Iana de D. Andres 

Bello. "^Para que sirve la gramatica?", pregunta Azorin, y se responde: 
"Hay en la vida moderna pequenas supersticiones que han reemplazado a 
las antiguas. ^Quien no se avergonzara de que le descubran una falta de 
orfografia? Y sin embargo, jcuantos permanecen indiferentes cuando seles 
demuestra que han pensado con inexactitud respecto de determinado 
asunto! La ortografia es una supersticion. Juzgamos de un hombre segiin 
ienga o no ortografia. De las mujeres pensamos sonriendo indulgente- 
mente que son incapaces de elevarse a nuestro rango, entre otras cosas, 
porque no tienen ortografia. jY que importa la ortografia! Es decir, si 
importa; pero su importancia es muy relativa. Hay muchos hombres inteli- 
gentes, veraces, buenos observadores, que cometen faltas de ortografia, y 
muchas cartas de mujeres podremos leer, primorosamente escritas, con 
agadeza^ con finura, con sensibilidad, plagadas de faltas de ortografia. 

Li gramcitica, para que sirve? ^.Habra algiin profesor de primera 
esseianza que crea que la graniatica es una formidable remora en la ins- 
trac^cidn del niiio? Aun teniendo tal conviccion, pocos seran los que la 
declaren. Hay cosas que las pensamos y que no nos atrevemos a decir- 
las. . . hasta que un hombre de autoridad las dice primero. Raros son los 
escritores sinceros; nos asusta el aparecer solos diciendo lo que nadie dice, 
Siempre el autor de estas lineas ha tenido en poca estima los estudios gra- 
maticales; diferentes veces lo hemos manifestado asi. . .* 

Azorin expresa su satisfaccion por haber visto confirmado su sentir en 
este punto por autoridad filologica como la de D. Americo Castro, profesor 



(1) Literaturos malsanas, cuarta edicion, 1900, pag. 12. 

(2) Idem id., pag. 17. 



412 



XI -LA LENGUA CASTELLAN A 

de Lengua Castellana, en la Universidad Central, el ciial declara la inutili- 
dad de la Gramatica para aprender una lengua (1); que la Gramatica es el 
ultimo reducto de los prlncipios medloevales; y que concebir la Gramatica 
como el arte de hablar correctamente es copiar de un modo servil la defi- 
nition que se daba en el Renacimiento de la gramatica de las lenguas 
muertas, sobre todo de la latina. "Para aprender el Latin, lengua muerta 
anade el Sr. Castro , podia set de cierta utilidad conocer su estractura; 
pero esto no hace ninguna falta para hablar el castellano" (2). 

Tratando de esta misma cuestion dice Unamuno: *Escritor hay que 
afirma muy en serio que a los espanoles nos hace mucha falta aprender 
gramatica, cuando lo que necesitamos es tener que decir, y causa general- 
mente asombro el que se declare la inutilidad de la gramatica para hablar 
y escribir con correction y propiedad. 

"Es, sin embargo, la gramatica qae se ensena (y a que se contraen los 
que nos la predican, porque de lo que no ensena casi nadie habla) una 
disciplina meramente clasificativa y descriptiva, algo notariesco o inven- 
tarial; rediicese a poner motes, rara vez adecuados, a las formas del len- 
guaje, llamando, por ejemplo, pluscuamperfecto al habia amado, y a des- 
cribir en que casos se las emplea. Suponer que eso sirva para maldita la 
cosa de provecho, si en ello queda, es como suponer que quien sepa Ilamar 
melolontha vulgaris al abejorro sanjuanero, sabe de este mas que quien le 
conozca por nombre popular, o no le conozca por nombre alguno especl- 
fico. Fuera de esto, no es la gramatica mas que el ultimo abrigo de la ideo- 
logia escolastica, con sus enmaranadas y abstrusas definiciones del sustan- 
tivo, del adjetivo, del adverbio y demas categorias, no ya del lenguaje- 
mismo, sino de la logica aristotelica; una casuistica mas en que se precep- 
tiian aplicaciones que no ha menester encasiilarlas quien lea a los que 
bien escriban u oiga a los que bien hablen. Veamos, por via de prueba, 
un hecho y sea el tan controvertido caso de si ha de decirse le dijo a ella 
o la dijo. Los que por la Gramatica al uso y al abuso le tratan, contentanse 
con aducir autoridades en pro de sus respectivos pareceres, sin entrar en el 
fondo de la cosa, en el estudio del principio de herencia o etimologia y el 
de adaptation o analogia reducidos a este caso especial. Asi verian que 
si le es etimologicamente la forma correcta de dativo femenino, lo misma 
que del masculino venida, por un elle, y luego lie del latino f/ff, dativo 



(1) Refierese Azorin al articulo del Sr. Castro: La ensefianza del casteUano en la eseuela (Boletin 
Escolar, Suplemento at ntimero 2. Publicacion de la Casa Editorial Calleja) en que dice a este proposito: *Nk> 
se ha dado nunca el caso de que un niflo aprenda a hablar y a escribir correctamente su propia lengua 
mediante el estudio de la Gramatica; lo que si acontece es que a la edad en que se aprende de memoria el 
Epitome de la Academia, todos hablan correctamente el castellano*. 

(2) La Gramdtica. Articulo de Azorin en La Vanguardia, de Barcelona (26-Junio-1917). 

413 



SALCEDO^LA LITERATURA ESPAftOLA ~ TOMO IV 

de los tres generos , la es la forma adaptativa o de analogla, y faabrian 
de meterse por aqul en el conocimiento del resorte de esas dos acciones, 
la etimologica y la analogica, cuyo mutuo juego empuja en su marcha 
progresiva al lenguaje. 

"Esta